1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

EL ALA IZQUIERDA DEL PARLAMENTO

Eutanasia y crisis de representación

El 91% de los votantes del PSOE, el 89% de los de C’s y el 66% de los del PP están a favor de la regulación de la muerte digna, un tema donde el abismo entre los representantes y sus representados es inmenso

Víctor Alonso Rocafort 17/05/2017

<p><em>L'enfant malade,</em> de Edvard Munch.</p>

L'enfant malade, de Edvard Munch.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

----------------------------------------------------------------------------------------------------- 

El pasado lunes se cumplían 6 años del 15M, del no nos representan, de aquella impugnación social al sistema de representación política emanado de la Transición.

Este mismo lunes 15 de mayo por la noche el representante de Ciudadanos en el Congreso Fernando de Páramo decía lo siguiente sobre la eutanasia en el programa de radio de la Cadena SER Hora 25: “Hace falta una ley humanitaria, rigurosa y de consenso”. El representante socialista Eduardo Madina añadía: “Es justo reconocer que no lo hemos hecho bien por la complejidad jurídica y por la aproximación moral en este asunto”. Carles Campuzano, representante en el Congreso por PDeCat, tras apostar directamente por la despenalización, admitía: “Se ha avanzado en la legislación de los testamentos vitales, pero las leyes se nos quedan cortas”. Para finalizar, Andrea Levy, diputada del Partido Popular, llegó a afirmar que los últimos estatutos de su formación contemplaban ya cómo afrontar la eutanasia y afirmaba: “Es cierto que hay que dar una cobertura y un amparo legal a los enfermos y también a los profesionales médicos”.

Eso de la postverdad se me quedaba corto al escucharlos.

Las declaraciones en esta tertulia radiofónica se produjeron al hilo de la campaña por una muerte digna que ha emprendido Luis de Marcos, un enfermo grave de esclerosis múltiple. De Marcos relataba en una entrevista que adelantaba la propia Cadena SER que los dolores insoportables que sufría estaban convirtiendo el final de su vida en un horror: “Esto es peor que una cárcel, esto es una cárcel dentro de mi propio cuerpo, lo único que me funciona es el cerebro, al que todavía no le ha atacado la enfermedad”. Solicitaba así explícitamente la regulación de la eutanasia y el suicidio médicamente asistido (SMA): “Que mi sufrimiento tenga algún sentido y que todo esto que estoy pasando sirva para algo, que los políticos despierten porque lo pienso y me indigna que no esté legislado”.

Desde concepciones solidarias la gran mayoría de los católicos españoles, se pone del lado de la despenalización 

A la mañana siguiente de las compasivas declaraciones de aquellos representantes públicos en la radio, el martes 16 de mayo, durante la reunión que en las semanas de Pleno realiza la Mesa del Congreso para organizar la actividad parlamentaria, se decidía prorrogar el plazo de enmiendas a la Proposición de Ley (PL) de Ciudadanos, llamada orwellianamente de derechos y garantías de la dignidad de la persona ante el proceso final de su vida. La decisión se tomó tras una petición expresa de aplazamiento por parte de PP, PSOE y Grupo Mixto.

¿Qué significa políticamente esta acción burocrática dentro del Congreso?

La admisión a trámite de la PL de Ciudadanos parecía haber retirado en principio la posibilidad de regular la eutanasia. El articulado es una copia literal y desordenada de diversas leyes autonómicas ya vigentes donde se abordan aspectos básicos de autonomía del paciente, cuidados paliativos o declaraciones de voluntades anticipadas. Recordemos que De Páramo (C’s) era precisamente quien pedía “una ley rigurosa”. El Congreso había decidido por mayoría unas semanas atrás tumbar la PL presentada por Unidos Podemos-ECP-EM y que sí regulaba la eutanasia. Apenas unos días más tarde casi todos los grupos decidíamos tramitar la de Ciudadanos. La llamada triple alianza entre PP, PSOE y C’s había funcionado perfectamente coordinada en esta como en otras veces, con el apoyo esta vez de PDeCat. Efectivamente Madina, una vez más no lo habíais hecho bien.

Ante este bloqueo encontramos sin embargo un resquicio. La vida parlamentaria te enseña que hay que conocer el Reglamento a fondo para tratar de usarlo creativamente. Es algo parecido al control previo de constitucionalidad solicitado para el CETA. Si existe en el Reglamento, no te lo pueden negar.

El caso es que contemplamos que si registrábamos una enmienda a la totalidad de la PL de Ciudadanos, donde mediante un texto alternativo mejorásemos lo propuesto en paliativos por la formación naranja –la clave para una cobertura universal es la inversión pública o la garantía de asistencia a domicilio todo el año, no la palabrería legislativa-- y si además reintroducíamos con modificaciones nuestra propuesta de despenalización de eutanasia y SMA, entonces tendría que volver a debatirse en el Pleno todo de manera conjunta. Podríamos así tener una PL de eutanasia este mismo año.

La prórroga de la mañana del martes retrasa una vez más la posibilidad de este debate y, por tanto, la posibilidad de la ley. Postverdad, Orwell o pura hipocresía, como prefieran.

Según una encuesta de Metroscopia publicada este mes de febrero, el 91% de los votantes del PSOE, el 89% de los de Ciudadanos y el 66% de los del PP están a favor de la regulación de la eutanasia. Estamos ante un tema donde el abismo entre los representantes y sus representados es inmenso; donde los primeros no escuchan, no se sienten vinculados con los segundos. Su debate público me está recordando al tratamiento de los refugiados y el asilo: un lenguaje humanitario que pretende lastimosamente empatizar y a la hora de la verdad produce acciones políticas que refuerzan los muros y siguen provocando muertes en el Mediterráneo.

Sugería Hanna Pitkin en su clásico sobre el Concepto de representación que la falta de este vínculo entre representantes y representados impedía adjetivar la representación política como democrática. Su ausencia es lo que nos ha permitido hablar del dominio de una representación oligárquica en nuestro país, pues era con esta oligarquía con la que la mayoría de los gobernantes mantenía relaciones antes que con la ciudadanía. El fenómeno de la corrupción, tanto la legal como la ilegal, es lo que nos ayuda a visualizarlo de manera más clara.

La vida parlamentaria te enseña que hay que conocer el Reglamento a fondo para tratar de usarlo creativamente

Por otra parte, una cosa es defender cierta independencia del representante respecto a votantes, programa y colectivos sociales en el tráfago de las decisiones diarias, conociendo en el fondo y respetando sus compromisos públicos adquiridos --lo cual en ningún caso es lo idóneo--, y otra mantener una posición política radicalmente contraria al 90% de tus votantes.

Teniendo esto en mente, desde Unidos Podemos-ECP-EM decidimos que íbamos a construir una ley que surgiera de la sociedad civil y sus saberes.

Contactamos así allá por el mes de noviembre con la asociación Derecho a Morir Dignamente, dirigida por Luis Montes y Fernando Marín. Les planteamos nuestra iniciativa, que recogíamos de legislaturas anteriores, y comenzamos a conformar el grupo de trabajo que nos ayudaría a redactar la PL desde el principio.

No era un campo fácil. Al no ser un área de amplios colectivos de base y sí estar dominada en cambio por especialistas, temíamos guiarnos en exceso por los expertos. Con estas precauciones escogimos a cerca de 20 referentes profesionales y sociales en campos tan variados, pero necesarios para esta propuesta, como el médico, el jurídico, el filosófico y el bioético, la enfermería, la psicología o el sociológico. Catedráticos y catedráticas, profesionales sanitarios destacados por su experiencia, prestigio y compromiso, miembros de asociaciones, fundaciones y comités que llevaban décadas luchando por la despenalización de la eutanasia, algunos con persecuciones judiciales y políticas detrás, iban así a estudiar el asunto desde perspectivas distintas.

Mantuvimos las primeras reuniones formales en el mes de diciembre. Tras trabajar un borrador durante las Navidades, celebramos un encuentro para discutirlo y corregirlo ya en el mes de enero. En estos meses leímos informes, estadísticas, libros y artículos, leyes internacionales pioneras en la materia. Discutimos sobre los pros y contras de cada medida una y cien veces. Las diputadas del Grupo Confederal ensayaban un modo de funcionamiento que queríamos extender: había una presente por cada espacio político, fomentando la generosidad y la colaboración, el trabajo confederal, pactando de manera transparente lo que suele ser más complicado en el Congreso, cada aparición, cada participación en prensa.

Organizarnos así ha provocado contrastes con las propuestas de  otros partidos como el siguiente. Mientras el artículo de definiciones de la PL de Ciudadanos estaba copiado tal cual de la Ley de Andalucía de 2010 sobre muerte digna, nosotros habíamos invitado a Madrid a uno de los redactores de aquella Ley. Propiciamos su encuentro en el grupo de trabajo con profesores del Comité de Bioética de Catalunya que tenían criterios de definición diferentes. Y tomamos nota, escuchamos las sugerencias generales de unos y otros. E íbamos decidiendo.

Cada vez que surgía una controversia penal contábamos con catedráticas de prestigio con años de compromiso en el Grupo de Estudios de Política Criminal. Sabíamos de las opiniones de los pacientes, conocíamos los dilemas de los paliativistas y enfermeras, contábamos con estudios no solo cuantitativos, también cualitativos, sobre la evolución del apoyo a la regulación de la eutanasia en nuestro país.

Quizá de las primarias del PSOE salga una nueva dirección más proclive a reducir el abismo que les separa de aquellos a quienes dicen representar

De esta manera supimos que un núcleo pequeño de población mayor, predominantemente rural y sin estudios, de fuertes convicciones católicas, era el que se oponía a la eutanasia defendiendo la sacralidad de la vida. Conocimos que desde concepciones solidarias la gran mayoría de los católicos españoles, sin embargo, se ponía del lado de la despenalización. Aprendimos a distinguir entre aquella población urbana, joven y con estudios, que desde valores liberales e individualistas defendían la eutanasia como un asunto de autonomía individual, de propiedad del propio cuerpo, y aquel otro segmento urbano cercano al 15M y la izquierda que elaboraba un discurso más republicano, que giraba en torno a una concepción relacional de la autonomía, a nuestra vulnerabilidad compartida, donde se vislumbraba la eutanasia como un derecho a una vida digna hasta el final, como un hito por el que la ciudadanía nos dotamos de nuestras propias leyes sin tutelas, como un proyecto de vida en común, sin políticos que nos digan si estamos preparados o no para hablar públicamente de la muerte.

Pudimos debatir sobre aspectos específicos de las leyes internacionales con quienes llevaban años estudiándolas y habían escrito sobre ellas. Bélgica, Países Bajos, Luxemburgo, Canadá, cada vez más estados en Estados Unidos… Teníamos la suerte de contar con un equipo de diputadas donde la representación descriptiva pasaba la prueba: enfermera, médico, filósofa y socia de DMD. Aprendimos a distinguir entre enfermedad incurable que lleva a la muerte de lo que es el sufrimiento físico que la propia persona --no el médico, ni tú ni yo-- considera insoportable. Tuvimos grandes debates sobre el sufrimiento psicológico que finalmente fue incluido en esa primera PL. La sala se llenó de silencio y congoja al abordar el tema de los menores, cada cual recordando seguramente a sus pequeños, y me di cuenta de que legislábamos desde la emoción y la verdad, no solo desde la razón. Decidimos en este caso, no sin cierto dolor, aparcar este debate para después de que se aprobara la ley. Se llevaron verdaderos estudios comparados sobre las comisiones de evaluación en las diversas experiencias internacionales para escoger la más conveniente, la más garantista, la que mejor podía blindarse ante cualquier intento de boicot.

Las diputadas del grupo de Unidos Podemos-ECP-EM una vez registrada la iniciativa comenzaron una ronda de entrevistas, de difusión de artículos, de actos de encuentro con ciudadanos y ciudadanas a quienes explicarla, de quienes recabar críticas y sugerencias. La prensa se revelaba fundamental para dar a conocer la PL. También el uso de medios propios, por lo que creamos una página web y grabamos un vídeo.

Y llegó el momento de pelear desde el ala izquierda del Parlamento con las triquiñuelas burocráticas de unos y otros. En primer lugar, una vez registrada la PL el Gobierno disponía de un plazo de dos meses para decidir si vetaba la iniciativa por considerar que alteraba los ingresos o gastos del ejercicio presupuestario en curso. Al mismo tiempo había que calcular dentro de un Grupo Parlamentario, que aún estaba engrasándose, los huecos que nuestro cupo de presentación de iniciativas permitía en los Plenos por venir, así como la idoneidad de su presentación frente a otras PL.

La Ley de eutanasia se está convirtiendo en un emblema de la crisis de representación que sufrimos

Una de nuestras preocupaciones entonces era presentar la PL antes que la de Ciudadanos. El mismo día que anunciamos en prensa la ronda de reuniones con el grupo de trabajo, a inicios de diciembre del pasado año, la formación naranja decidió registrar su PL de dignidad de la persona al final de la vida donde, como se ha dicho, no se contemplaba la eutanasia. La presentación de su iniciativa antes que la nuestra podía impedir que la defendiéramos. No dábamos crédito, pero así estaban entendiendo esto del Parlamento nuestros adversarios.    

Finalmente logramos esquivar los diversos obstáculos de la burocracia parlamentaria y se llevó a Pleno la PL. La defendieron en una tarde épica de marzo Marta Sibina, Alberto Garzón y Pablo Iglesias. Se mencionó a Ramón Sampedro, a José Antonio Arrabal, enfermo de ELA que se suicidaría en la clandestinidad unos días más tarde. Votó en contra el PP, se abstuvieron Ciudadanos, PSOE y PDeCat. Hasta un partido de raíces democristianas como el PNV votó a favor, pero no fue suficiente.

Una semana después sería el turno de la PL de Ciudadanos. Ya habíamos pensado el recurso de la Enmienda a la totalidad, y así lo anunció Eva García Sempere en la tribuna. Esta fue ya fácil elaborarla, teníamos el trabajo prácticamente hecho. Hemos así incorporado la retirada del sufrimiento psicológico intolerable como condicionante para solicitar la eutanasia. Hemos recogido las conclusiones del Índice internacional sobre la calidad de la muerte de 2015 publicado por The Economist que concluye que lo esencial para una cobertura universal de paliativos son los recursos públicos y la formación integral de los profesionales sanitarios en ellos, no la escritura de leyes superfluas.

El PSOE ha reconocido en la ponencia marco de su próximo Congreso que, ahora sí, la sociedad está preparada para el debate sobre la eutanasia. Quizá de sus primarias salga una nueva dirección más proclive a reducir el abismo que les separa de aquellos a quienes dicen representar. Quizá les deje de importar menos quién presenta las cosas y más lo que piensan, solicitan y necesitan los ciudadanos. A menudo el Congreso te hace perder el norte. Es una institución difícil, recorrida por el narcisismo y la competencia, por intrincadas burocracias donde creen ganar los más listos. Por eso hay que transformarlo en fondo y forma, pero eso es ya otro asunto.

Lo que hoy quería destacar es cómo la Ley de eutanasia se está convirtiendo en un emblema de la crisis de representación que sufrimos. Muestra de manera clara el no nos representan que gritábamos hace no tanto en las calles. Y a la vez quiero creer que nos ayuda a atisbar lo que podemos lograr si intentamos poner en marcha una representación más democrática, honesta y rigurosa.

Y mientras, seguimos esperando. La próxima prórroga de enmiendas se ha llevado al 29 de mayo. Si ese día cierran el plazo, el siguiente Pleno tendremos de nuevo la posibilidad de que se tramite una Ley de Eutanasia en nuestro país.

Y si a lo largo de estos meses esta se consigue finalmente aprobar, habremos sorteado un punto de inflexión fundamental a la hora de acercarnos a ese país soñado por el que tanto luchamos. Un nuevo país donde los representantes no nos calmarán con buenas palabras por la noche en la radio para, a la mañana siguiente, hacer justo lo contrario desde las sombras de la institución. En este país que anhelamos se lograrán en cambio leyes que mejoren la vida de gente como Luis de Marcos sabiendo escuchar, estableciendo vínculos más fuertes y cercanos con la ciudadanía, dejándole cada vez más el protagonismo.

Creyéndonos, al fin y al cabo, la democracia.

Autor >

Víctor Alonso Rocafort

Profesor de Teoría Política en la Universidad Complutense de Madrid. Entre sus publicaciones destaca el libro Retórica, democracia y crisis. Un estudio de teoría política (CEPC, Madrid, 2010).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Senecabis

    Le falta una cosa: la presión a los diputados de la jerarquía de la Iglesia Católica. De todo orden: mediática, económica, etc. Y es que esta cuestión -y muchas otras- va de la mano del establecimiento del laicismo en España.

    Hace 4 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí