1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La Portugal socialista conquista Bruselas

Lisboa cierra ocho años de estricta vigilancia económica de la UE con una felicitación pública al haber reducido su déficit por debajo del 3% “en una forma duradera”

Alexandre Mato 28/05/2017

<p>El Primer Ministro de Portugal, Antonio Costa</p>

El Primer Ministro de Portugal, Antonio Costa

FraLiss

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

El día de su elección, el 26 de noviembre de 2015, Antonio Costa  dejo claras las dos claves que regirían su futuro gobierno: quería “dejar atrás las políticas de austeridad” y ser una alternativa “realista, cuidadosa y prudente”. El primer ministro de Portugal, que logró la segunda posición en las elecciones, había negociado y conseguido el apoyo del Partido Comunista y del Bloco de Esquerda, el Podemos luso. En la UE muchos auguraban un futuro negro para el país, ante el riesgo de que diese marcha atrás en las reformas y recortes del anterior gobernante, el conservador Passos Coelho. En el interior del país hubo quien aseguró un breve futuro a ese “gobierno de la geringonça”, débil o inestable, por no contar con una mayoría parlamentaria suficiente.

Y, sin embargo, este pasado lunes 22 de mayo, Lisboa cerró un capítulo oscuro de su reciente historia, los ocho años de estricta vigilancia económica por parte de Bruselas. Y lo hizo además con una felicitación pública del comisario comunitario de Economía. “Portugal ha reducido su déficit por debajo del 3% en una forma duradera”, aplaudió Moscovici. La Comisión recomendó al Consejo, el órgano que reúne a todos los países de la UE, el cierre del procedimiento por déficit excesivo luso, abierto hace 9 años. Sólo falta la confirmación en junio.

Portugal es el ganador de las Country Specific Recommendations, los informes económicos país por país de la Comisión Europea, destinadas a ‘recomendar’ la adopción de medidas en el mercado de trabajo, en las pensiones, en el gasto público, en el sector financiero y hasta en la lucha contra la corrupción. Francia y España están entre los perdedores.

En 2017, “no se requieren nuevos compromisos”, relata el informe luso de la Comisión, “tras la derogación del proceso de déficit excesivo, Portugal está en el brazo preventivo del Pacto de Estabilidad y Crecimiento”. Traducido, el país cumple con el déficit, escapa a futuras multas y las exigencias de Bruselas se relajan. Sólo cuatro estados permanecen dentro del brazo correctivo, el de las sanciones: Reino Unido, que no puede ser multado al estar fuera de la eurozona, Grecia, bajo una situación especial por su rescate soberano, Francia y España.

Mientras que Portugal cerró 2016 con un déficit del 2% --y según las previsiones lo reducirá hasta el 1,5% en 2017 y al 1% en 2018--, el agujero de las cuentas españolas es más abultado. Bruselas pronostica un 3,2% este año y un 2,6% para el siguiente pese a “la velocidad de crucero de la economía” de la que suele hacer gala Luis de Guindos. Más discretos, los portugueses han adelantado a los españoles por la izquierda tras escapar ambos países a una multa europea el verano pasado. La situación de partida de España era peor, pero los informes de la Comisión no sólo hablan de cifras.

Mientras que Portugal cerró 2016 con un déficit del 2% --y según las previsiones lo reducirá hasta el 1,5% en 2017 y al 1% en 2018--, el agujero de las cuentas españolas es más abultado

Menos paro y menos precariedad en Portugal

Aunque España y Portugal tienen estructuras económicas parecidas, con un sector servicios hegemónico donde la hostelería y el turismo son claves en la ocupación de la mano de obra, el desempleo luso baja desde 2014 y “el número absoluto de parados de larga duración también está cayendo”, explican en la Comisión. El país vecino no solo tiene un paro del 9,8%, sino que además es donde más se ha reducido en la UE en los últimos meses. “El empleo crece al doble que en la zona euro”, presume Mario Centeno, su ministro de Finanzas. En España, la tasa de paro es del 18,2%, la segunda más alta en la UE tras el 23,5% de Grecia, según los últimos datos de Eurostat.

La reducción del desempleo tiene mucho que ver con el impacto diferenciado de la crisis. En España afectó a sectores intensivos en mano de obra como la construcción y sus industrias auxiliares. En  Portugal, sin embargo, buena parte del desempleo llegó de un sector bancario que precisamente estaba en manos españolas. El economista Antonio Sanabria, profesor asociado en la Universidad Complutense de Madrid, apunta para CTXT otro dato interesante, Portugal habría ajustado más vía salarios y España en empleo.

El salario medio en España ha crecido durante los años de crisis, aunque parezca una paradoja, porque los millones de despedidos procedían en gran parte “de empleos menos remunerados”, explica Sanabria, “lo que hace subir la media al desaparecer los valores más bajos”. En Portugal, asegura el economista del Colectivo Novecento, “el salario medio nominal cayó entre 2010 y 2015". Es decir, España ajustó destruyendo puestos de trabajo y Portugal vía salarios. Por eso el pico del paro luso fue sólo del 16% en 2013, el mismo año que en España alcanzó un pico del 26%.

La diferente situación de partida favorece también que Portugal pueda ahora centrarse en mejorar las condiciones de los trabajadores, mientras que en España los mordiscos al paro son gracias a la temporalidad y los contratos a tiempo parcial. Comparando los informes de la Comisión, la gran diferencia aparece en la precariedad laboral y la capacidad para crear empleo. Sobre Portugal, Bruselas explica que “las condiciones del mercado laboral han mejorado” mientras que a España le da un severo toque de atención porque el desempleo “sigue estando entre los más altos de la UE, en particular el juvenil o el de la gente con baja cualificación, implicando riesgos de una desvinculación del mercado laboral”. Y todo ello con “una de las tasas de empleo temporal más elevadas en la UE y donde muchos de esos contratos son de muy corta duración”.

La temporalidad española es un cáncer del mercado laboral español. La movilidad hacia contratos permanentes está entre las más bajas de la UE, sólo superada por Polonia. Y este problema genera otro, el del subempleo, un concepto que engloba a los trabajadores a tiempo parcial que quieren trabajar más horas. En España afecta a 1,4 millones de trabajadores, el 7,7% de la población ocupada, según los datos de Eurostat. De nuevo, en el furgón de cola europeo, en este caso junto a Chipre.

La agenda progresista del gobierno luso funciona

Año y medio después de la llegada al poder de Antonio Costa, las inversiones y exportaciones lusas crecen en torno al 10% y el PIB cabalga, tras trece trimestres consecutivos de expansión, a ritmo del 1% trimestral. El ministro Centeno no solo tiene claro que estos datos son el “reflejo de la confianza iniciada en 2016”, sino que además defiende que estos demuestran que las políticas seguidas por su ejecutivo eran “correctas y que era posible hacer más y mejor”.

Lisboa ha subido por tercer año consecutivo el salario mínimo, reducido la jornada laboral para los funcionarios a 35 horas y, una vez que las cuentas cuadraron en 2016, aplicó nuevos incentivos fiscales para la conversión de contratos temporales en indefinidos y rebajas en las contribuciones a la seguridad social para los nuevos empleos juveniles.

Lisboa ha subido por tercer año consecutivo el salario mínimo, reducido la jornada laboral para los funcionarios a 35 horas y ha aplicado incentivos fiscales para la conversión de contratos temporales en indefinidos 

Para el economista José Carlos Díez, redactor de la ponencia económica del PSOE, también ha ayudado al gobierno portugués la “política monetaria ultraexpansiva del BCE”. Algo que comparte el economista Sanabria, quien añade a esto “el fin de las medidas de la troika, porque al mejor contexto se unió poner fin a medidas contraproducentes”.

Díez insiste además en que la política fiscal de Costa ha sido neutral con ligeras subidas de impuestos, como los pequeños incrementos en las tasas al combustible o al tabaco, para recaudar 400 millones de euros, o en el impuesto a la circulación a los automóviles, y ligeros recortes. Es decir, que no se han puesto frenos al crecimiento.

Portugal se ha ganado el reconocimiento de la Bruselas de la austeridad, que tiene que admitir que las políticas de Costa y Centeno ofrecen resultados. “Una parte significativa de los nuevos empleos creados son indefinidos”, se lee en el informe de la Comisión. Un guante que se apresuró a recoger el ministro de finanzas luso. “El compromiso con las mismas políticas debe seguir”, reivindicó en la capital comunitaria el día en que se presentó el informe.

Todavía hay más de 300.000 desempleados más que en 2007, lo que lleva a Sanabria a advertir de que Portugal todavía está mal, tiene una deuda pública enorme, lleva arrastrando problemas de productividad desde antes de la crisis y el sector bancario está tocado. Eso sí, al menos sus políticos parecen limpios de toda duda, algo que no ocurre en España

La lacra de la corrupción

Más allá de los palos propinados al mercado laboral, a la precariedad o a que su vecino luso haya salido ya del proceso de déficit excesivo, la gran diferencia entre España y Portugal es la corrupción. La Comisión menciona esa palabra cuatro veces en el informe luso para destacar “el aumento de la transparencia y la lucha” contra la corrupción al tiempo que destaca que “se ha convertido en una prioridad real de los servicios de la fiscalía”.

La palabra maldita aparece sólo una vez más en el informe sobre España, pero Bruselas duda de las verdaderas intenciones de sus gobernantes. Pese a un aumento de las investigaciones por corrupción a nivel local y regional, “no se han desarrollado estrategias preventivas a medida para mitigar los riesgos de esos gobiernos y tampoco existe una estrategia preventiva compartida entre los diferentes niveles de la administración”, se afirma en el informe de la Comisión. Además, se reprocha al gobierno de Mariano Rajoy que la enmienda a la Ley de Enjuiciamiento Criminal de 2015, destinado a reducir el tiempo de las investigaciones, “podría derivar en la impunidad en casos de corrupción complejos en los cuales la limitación de tiempo no sería suficiente para construir un caso”. El peligro del sobreseimiento está presente y en la Comisión advierten a Madrid.

La cuarta potencia de la eurozona sale señalada de los informes de Bruselas. Portugal está de moda, sus políticos de momento parecen inmaculados. La depresiva socialdemocracia europea mira al ejecutivo de Costa como un ejemplo a seguir y, además, se ha ganado el respaldo de sus ciudadanos. “Las políticas sociales deben estar funcionando bien a juzgar por la distancia que le saca a la derecha en intención de voto”, destaca Díez sobre el actual gobierno portugués.

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Alexandre Mato

Periodista por la UCM, donde cursó un Máster en Relaciones Internacionales.
Antiguo editor jefe de cierre de 'Mercados', ha pasado por la Cadena Ser, Informativos Telecinco y 'El Confidencial'. Colabora con la TVG o Telemadrid. Vive en Bruselas.

 

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

8 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Frane

    Jaajja me imagino al de guindos en su yate diciendo !!vamos ponlo a velocidad de crucero... pringaos!! Y descojonandose jajajajja

    Hace 4 años 3 meses

  2. Pedro de Matos Padilla

    Lo cual demuestra de una forma fehaciente que hay otras salidas a las que impone la derecha. El socialismo no llegara nunca al poder por si solo. Esta condenado a entenderse con podemos si quiere gobernar.

    Hace 4 años 3 meses

  3. Jose

    Disculpe, Enri. No olvide que en Portugal no gobierna solo el partido socialista. De hecho, si lo hiciese en solitario, probablemente lo haría de mal como en otras ocasiones. Necesita más definición y que lo orienten un poquito para hacer los deberes, justo lo que los partidos de izquierda han aportado en su coalición con el socialita portugués.

    Hace 4 años 3 meses

  4. charly

    Esto hay que contárselo a pedrito y alos p$$ebreros

    Hace 4 años 3 meses

  5. Enri

    Pues claro que sí,.---en las izquierdas moderadas, o sea el Socialismo español y otros hay gente bien preparada y hace las cosas como debe ser.---Ahí tenemos el ejemplo de PORTUGAL.---pues adelante.---!!!!

    Hace 4 años 3 meses

  6. Le Progressier

    La movilización radical, maximalista, es una forma de fortalecernos en la negociación. La pregunta: es lo que se ha hecho en Portugal a lo que secretamente aspiramos (lo que secretamente estamos dispuestos a aceptar al final de la negociación, aunque digamos que queremos mucho más para fortalecernos en ella)? Tengo mis dudas. Creo que algunos quieren recoger frutos demasiado pronto, cuando estos todavía no han crecido lo suficiente. Sin soberanía monetaria, aceptamos el actual marco europeo y estamos indefensos ante la mundialización salvaje, que nos ata de pies y manos al empujar hacia abajo exigencias fiscales, laborales y ambientales. Por cierto, Portugal es masculino.

    Hace 4 años 3 meses

  7. Comunero 1521

    Que nadie olvide que la derecha portuguesa con sus votos acudió a prestar la ayuda que el gobierno socialista le había solicitado, ante la imposibilidad de poner en marcha el plan económico, pues contra la unión de las fuerzas represoras de la extrema izquierda no podía obtener la mayoría que necesitaba. Los resultados a los que puede conducir una cooperación democrática entre partidos sensatos que anteponen el bien de la ciudadanía a los intereses personalistas o de ideologías, esta a la vista... ¿Verdad que si sabe lo que digo Sr. Sánchez?

    Hace 4 años 3 meses

  8. Florentino

    El socialista Pedro Sánchez junto con su economista J C Díez, fueron a Portugal y nos le debieron convencer mucho; sobre todo que tenían que hacerlo con Podemos.. Siempre la misma cantinela!. El Socialismo puro, no puede mezclarse con nadie ( lo estropea ). Estos listillos de salón acomodados, nos hacen pasar por idiotas, y por todo lo que tienen pactado con el PP, C,S, PNV. Llegará el día que no les valga la alianza mediática. A cada cerdo le llega su San Martín!. A ver si es pronto.. Portugal nos espera, dando ejemplo de honradez y firmeza de soluciones. Si , se puede.. Si se quiere!.

    Hace 4 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí