1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Periodismo Blow Job

Panorama para matar (al secretario general)

Pilar Ruiz 31/05/2017

<p>Roger Moore<em> </em>(1917-2017) en<em> La espía que me amó </em>(L.Gilbert, 1977).</p>

Roger Moore (1917-2017) en La espía que me amó (L.Gilbert, 1977).

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Crecimos así, con los malvados soviéticos espiando y asesinando a mansalva, comandados por ese general de nombre literario, Anatol Gogol, interpretado por Walter Gotell, escogido por su parecido físico con Beria, jefe de la policía secreta estalinista. Desde 1973  (El hombre de la pistola de oro) a 1985 (Panorama para matar) el agente secreto más famoso del mundo fue interpretado por Roger Moore: el inglés de la ceja levantada murió la semana pasada después de haber servido a Su Majestad en siete películas de la saga y apuntalar el icono popular.   

Moore encarnaba un 007 alejado del mito oscuro y contradictorio creado por Ian Fleming: tras coger el testigo de Connery, convirtió al asesino a sueldo de la monarquía británica, al matón vestido de príncipe de Gales, en un elegante y simpático defensor del mundo libre amenazado por la guerra fría. Aunque no por ello menos cínico: su sentido del humor exhibía una ironía autoconsciente alejadísima de las versiones recientes de la franquicia, ahora una parodia de la parodia fúnebre y pretenciosa. Podría decirse que la rebeldía de Bond le hacía más laborista que tory, sobre todo cuando no contestaba el teléfono a Margaret Thatcher por estar ocupado en menesteres sexuales. (Inolvidables los gags con la primera ministra y su marido Dennis).

Nuestro James Bond bebía martinis y sobrevivía a piscinas con tiburones o asesinos letales sin despeinarse ni sudar mientras nos mostraba microchips letales antes de Wannacry; gadgets futuristas que luego pasaban a formar parte de nuestro paisaje, como la moto acuática, y nos hacía viajar a través del mundo antes de la existencia del vuelo low cost. Junto a él aparecía siempre un magnate terrorista a gran escala. Porque lo que también aprendimos con 007 es que algunos millonarios estrafalarios pretenden controlar el mundo: todos comparten psicopatías diversas, mucha pasta y armas de destrucción masiva.

“Los tambores de guerra de Trump ponen a bailar en Bolsa a la industria armamentística”

“El presidente de Estados Unidos ha puesto el foco de la política exterior y militar en Siria y Corea del Norte. La empresas del sector defensa del S&P 500 han aumentado su valor un 15% desde el 8 de noviembre” (Bolsamania,  17-4-2017).

“La gran industria armamentística se alza con fuerza desde que Trump ganó las elecciones”

Las principales compañías de fabricación de armas del mundo mantienen el repunte con que recibieron la victoria del magnate americano, que insiste en su mensaje aislacionista y anti OTAN (El Confidencial, 24-1-2017).

El Gobierno responde a Trump que el gasto de España en defensa es superior al que reflejan los Presupuestos” (Europa Press, 26-5-2017)

Lo cierto es que Trump, tan aficionado a hacer cameos, encarnaría a un villano de Bond de manera impecable; incluso comparte un cierto parecido con Goldfinger. Sin embargo, encontrar un buen 007 siempre ha sido algo más difícil; casi como encontrar un buen secretario o secretaria general.

“¿Puede la actriz Gillian Anderson encarnar al nuevo agente 007?”

“La actriz famosa por Expediente X protagoniza una campaña para encarnar a James Bond”.

“Soy Bond, Jane Bond. Gracias por vuestros votos”. La actriz Gillian Anderson se ha convertido en protagonista de una campaña de recogida de firmas para convertirla en la próxima agente 007.  “Las mujeres pueden disparar, beber y tener sexo como cualquier hombre y es hora de ir a ver eso en una película de Bond”, pide la campaña, impulsada a través de la plataforma Care2. Si Anderson u otra actriz es finalmente elegida como nueva agente 007 rompería la tendencia de más de cinco décadas en las que solo hombres blancos han interpretado a James Bond” (El País, 26-5-2016).

Como bien sabemos, nunca hubo Jane Bond ni secretaria general. El papel más codiciado del cine popular está reservado para un hombre, heterosexual, blanco y a ser posible, inglés. (“No somos dioses pero somos ingleses, que es casi lo mismo”. Sean Connery, el otro Bond, en El hombre que pudo reinar. J. Huston, 1975).


Aunque 007 es humano y no inmortal, resulta imposible matarle. A Pedro Sánchez le han intentado matar –políticamente-- muchas veces, pero con los burdos efectos especiales de una película setentera: dada la edad de algunos de sus enemigos, no es de extrañar. Está visto que la Gestora y sus afines saben muy poco de castings y menos de narrativa y espectáculos de masas, por eso no supieron entender a su público. A 007 han de quedarle bien los trajes y es indudable que a Pedro le sientan como un guante. También debe ser traicionado por una mujer: una agente enemiga. Y mostrar una enorme resistencia física y mental ante las torturas, ya sean sofisticadas o groseras. Por tanto, era inevitable que Sánchez volviera a salir elegido para interpretar esta secuela.

“Rodéate de seres humanos, mi querido James. Es más fácil batirse por ellos que por unos principios. Pero... no me defraudes volviéndote tú mismo humano. ¡Perderíamos una magnífica máquina!” (Casino Royale, Ian Fleming).

Rodeado el agente Sánchez más por personas (indignadas) que sustentado por principios, se reveló como una “máquina magnífica” hasta hacer fracasar a otra máquina: el animatronic susanista lanzado desde las grandes cabeceras a las más recónditas tedetés. Tan seguros estaban del triunfo, que la sorpresa por la elección produjo que algunos perdieran el oremus junto a la conexión.

“La 1 de TVE suspendió el avance informativo cuando supo que el ganador era Sánchez” 

“El Consejo de Informativos ha pedido explicaciones de forma urgente y de forma pública a la dirección de informativos” (Público, 22-5-2017).

Pero el fragor mediático no escampa y los analistas siguen sin ponerse de acuerdo, enzarzados en si la elección de nuevo intérprete resulta buena o mala para Unidos Podemos, más allá del futuro incierto de la socialdemocracia (“El PSOE cede la socialdemocracia a PP y C's”, El Economista, 1-9-2016). Este parece ser el quid de la cuestión. Unos dicen que la ultraizquierda-antisistema-bolivariana-separatista quería como ganadora a Susana; otros, en cambio, que prefieren a Sánchez. Nadie se pone de acuerdo: ¿Tiene Sánchez licencia para matar? ¿O es él quien está en el punto de mira?

“Levy a Pedro Sánchez: «Ten mucho cuidado, a Podemos lo que le gusta es la purga del PSOE” (ABC, 28-5-2017)

La pesadilla Sánchez

“Si Sánchez logra devorar a Podemos habrá prestado un gran servicio al país, no cabe duda, pero entretanto puede poner en grave riesgo la estabilidad política y económica”. (El Mundo, 28-5-2017)

Salto al vacío

“El antiguo --y nuevo-- secretario general ha cimentado su victoria en la oferta de un liderazgo vertical, directo, asambleario, populista, y pocos dirigentes dudan de que se empleará a fondo, purga incluida, para cumplir lo prometido. Como el rey nazarí Muhammad V, que tras ser derrocado volvió a la Alhambra y colgó en la puerta las cabezas de sus enemigos.” (Ignacio Camacho, ABC, 22-5-2017).

Lo que sí está claro es que al protagonista Sánchez lo eligieron los fans más enfervorecidos de la franquicia PSOE, eso que la gente de orden llama la “turba roja”.

“Es comprensible que la militancia del PSOE crea que con Pedro llegarán antes, porque la turba es de brocha gorda, y más la turba izquierdista. (..)  Ganan las primarias. Gana la antipolíticaGana la demagogia de la urna, gana la turba. Las masas están para mirar y aplaudir; y no para exhibirlas como fuerza bruta ni para cederles el protagonismo ni mucho menos el liderazgo político.” (Salvador Sostres, ABC, 22-5-2017)

“El Brexit del Psoe”

“La propuesta programática y organizativa de Sánchez ha recogido con suma eficacia otras experiencias de nuestro entorno, desde el Brexit hasta el referéndum colombiano o la victoria de Trump, donde la emoción y la indignación ciega se han contrapuesto exitosamente a la razón, los argumentos y el contraste de los hechos. En este sentido, la victoria de Sánchez no es ajena al contexto político de crisis de la democracia representativa, en el que se imponen con suma facilidad la demagogia, las medias o falsas verdades y las promesas de imposible cumplimiento.” (Editorial de El País, 22-5-2017).

“Madre mía, el editorial de El País”: la reacción en las redes a la opinión del diario de PRISA (Público, 22-5-2017).

La destrucción de la democracia está cada vez más cerca por culpa de los militantes y sus votos, de las primarias, de lo asambleario, del populismo que todo lo infecta: felicísima idea de la democracia, la de algunos. La prueba es que para la mayoría de los medios de comunicación, el secretario general Pedro Sánchez ha irrumpido en el panorama político interpretando un papel de agente doble: de obediente funcionario a bolchevique vendido a Beria. En cambio, para sus admiradores, llega como El Santo o el agente 007 en versión simpática, al servicio de Su Socialdemocracia. Pero entre el público que ha pagado muy cara la entrada para ver esta película, muchos ciudadanos solo vislumbran el remedo pop de un icono apolillado, conscientes de que todos los mitos son herencia del pasado: en el siglo XXI ya no se crean, solo se consumen.

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Pilar Ruiz

Periodista a veces y guionista el resto del tiempo. En una ocasión dirigió una película (Los nombres de Alicia, 2005) y después escribió tres novelas: "El Corazón del caimán", "La danza de la serpiente" (Ediciones B) y "El jardín de los espejos". (Roca, 2020).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí