1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La labor destructiva del PP, paso a paso

Un viaje desde el empobrecimiento y robo a los ciudadanos hasta la ocupación y destrozo de las principales instituciones

Cristina Fallarás Madrid , 18/06/2017

<p>El ministro de Justicia, Rafael Catalá.</p>

El ministro de Justicia, Rafael Catalá.

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Los asuntos complejos se entienden por pasos, porque crecen paso a paso. Las agresiones avanzan a pasos, al principio temerosos, de tentativa, y después ya a zancadas. La destrucción, también.

En el caso de la destrucción institucional que está llevando a cabo –y con notable éxito– el Partido Popular, recorrer algunos pasos evidentes deslía la sensación general de que todo aquello que parecía sólido se está desmoronando de forma espontánea, fruto de una “crisis” que llegó como aparece una seta en la esquina húmeda de la casa sucia. Nada más lejos de la realidad.

A grandes trazos –no tenemos todo un libro para extendernos–, los pasos son los siguientes:

Paso 1: Empobrecimiento de la población.

Paso 2: Control de los ciudadanos: Ley Mordaza.

Paso 3: Control del Aparato Judicial.

Paso 4: Abuso de Interior y descrédito de los investigadores.

Vamos allá.

Paso 1. Empobrecimiento de la población.

Dado que el paso está más que sabido por cualquiera que acceda a este texto, baste recordar que el empobrecimiento de la población –en este caso española–, también llamado “crisis”, se puede reducir a tres patas básicas:

Pata A: Corrupción. El robo perpetrado por partidos políticos y sus empresas afines desde el Gobierno central, los autonómicos y los locales, o sea la corrupción, supone a los españoles 90.000 millones de euros al año, según la Cámara Nacional de Mercados y Competencia (CNMC). De los atropellos de corrupción más sonados en la última época, todos perpetrados por el PP, cabe destacar Gürtel, Púnica, Lezo, Bárcenas, Noos, Aquamed, Taula, Guateque, Imelsa, Naseiro, Palma Arena o Auditorio, por no extendernos en varias decenas más. En la inmensa mayoría de ellos son partícipes necesarias las grandes empresas españolas.

El dinero que se han repartido entre unas y otros sale de los fondos públicos que estaban destinados a sectores como Educación, Sanidad o Asuntos sociales, precisamente los que han sufrido los mayores recortes con la “crisis”. La pobreza es hija directa de la corrupción y algunos ayuntamientos ya están demostrando que eliminar los procedimientos corruptos elimina también la deuda.

Para ampliar el número de casos de corrupción, y mucho, entre aquí.

Todo el dinero prestado al “sistema financiero” español procedía de fondos públicos, de modo que la actuación podría describirse como una privatización de los caudales de los ciudadanos

Pata B: Fiscalidad. El pasado 9 de junio, el Tribunal Constitucional anuló por unanimidad la amnistía fiscal aprobada en 2012 por el Gobierno del PP, en un mazazo considerable a Mariano Rajoy y su ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. El Constitucional afirmaba que dicha amnistía supone una perversión que afecta “a la esencia del deber de contribuir al sostenimiento de los gastos públicos, alterando sustancialmente el reparto de la carga tributaria a la que deben contribuir la generalidad de los contribuyentes, según los criterios de capacidad económica, igualdad y progresividad”. Sin embargo, más allá del varapalo, dicha sentencia no tendrá ningún efecto práctico.

La fiscalidad llevada a cabo por el PP, que castiga a las rentas del trabajo y premia las rentas del capital, empobrece y exprime a los trabajadores en lo que podríamos llamar Efecto sheriff de Nottingham, en honor del malo de Robin Hood y sus recaudaciones a los pobres, o sea a la mayoría de los ciudadanos españoles a día de hoy.

Pata C: Privatización de dinero público. El pasado viernes 16 de junio, el Banco de España hizo público un informe en el que admitía que el Estado –o sea, los ciudadanos– no va a poder recuperar al menos 60.000 de los 76.410 millones de euros en ayudas concedidas para “salvar” al sistema financiero. Los especialistas en la materia ya han denunciado que serán más.

Todo el dinero prestado al “sistema financiero” español procedía de fondos públicos –o sea, los ciudadanos–, de modo que la actuación podría describirse como una privatización de los caudales de los ciudadanos. Escribir en sencillo, como el sheriff de Nottingham, también ayuda a entender. Y eso sin necesidad de remontarnos a otras privatizaciones, ampliamente tratadas en CTXT para las que también habría que hacer mención del PSOE.

Cierto que, para completar este resumen del empobrecimiento de los ciudadanos, deberíamos detenernos también en las puertas giratorias y las conexiones de los gestores de lo público con empresas implicadas en el saqueo. Aquí está minuciosamente detallado.

Paso 2. Control de los ciudadanos: Ley Mordaza.

La llamada Ley Mordaza, que entró en vigor el 1 de julio de 2015, supone –y así ha sido denunciado por varias organizaciones internacionales de Derechos Humanos, entre ellas Amnistía Internacional– convertir en delito algunas libertades fundamentales, como las de expresión, información o manifestación. Sin embargo, lo más perverso de dicha legislación se encuentra en las multas.

El castigo al ejercicio de dichas libertades se aplica directamente por la policía, sin pasar por los juzgados, y depende del arbitrio de los agentes. Las multas que conlleva incluyen, entre otras: de 30.000 a 600.000 euros por manifestarse junto al Congreso o al Senado, por fotografiar policías –con lo que ello supone de merma de pruebas en los casos de abusos– o por el ejercicio de resistencia pacífica y “sentadas”. Con multas de entre 600 y 30.000 euros se castiga lo que un agente considere “desobediencia o resistencia a la autoridad”, perturbación de la paz ciudadana y desórdenes en la calle.

El hecho de usar la multa económica como castigo, en lugar de la denuncia ante un juez, requiere haber empobrecido antes a la población (Paso 1), y por lo tanto usar su falta de medios como elemento disuasorio en caso de plantearse llevar a cabo una protesta.

Paso 3. Control del Aparato Judicial.

Paralelamente a la desactivación de la capacidad de protesta de los ciudadanos, el PP procedía a la ocupación de todas las instancias judiciales que sigue su curso a día de hoy. Si el empobrecimiento de los ciudadanos se silencia en la calle, el castigo de la corrupción que la ha provocado se frena en los tribunales.

El pasado miércoles 24 de mayo, el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), de mayoría conservadora nombró a Concepción Espejel presidenta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional. Dicha sala es la encargada de juzgar las grandes causas de corrupción y delincuencia económica, y no son pocas las abiertas en este momento contra el PP: Gürtel, Púnica, Bárcenas, Lezo…

Da la casualidad de que Espejel –apodada Cospejel por su íntima relación con la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, quien afirmó de ella “para todos es Concha y lo va a ser siempre”– fue recusada por sus propios compañeros del Tribunal que enjuiciaba los Papeles de Bárcenas y el caso Gürtel, una de las mayores causas de corrupción de los populares y en la que tendrá que declarar el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en calidad de testigo. No ha servido de nada, quizás todo lo contrario en la explicación que nos ocupa, que Espejel haya sido apartada de hasta siete causas por su vinculación con el PP.

Espejel recibió 11 votos. Diez por parte de los vocales Ángeles Carmona, Nuria Díaz, Juan Manuel Fernández, Rafael Fernández Valverde, Fernando Grande-Marlaska, Carmen Llombart, José María Macías, Juan Martínez Moya, Gerardo Martínez Tristán y Wenceslao Olea. Y uno, el más significativo, de Carlos Lesmes. Lesmes fue dos veces director general –de Objeción de Conciencia y de Relaciones con la Administración de Justicia– en gobiernos de José María Aznar. Por si el dato fuera pequeño, Lesmes ha participado en cerca de una veintena de cursos organizados por FAES, lo que lo convierte no en un técnico, sino en un ideólogo orgánico del Partido Popular. En este momento es presidente del Tribunal Supremo y presidente del CGPJ, el órgano que gobierna a los jueces

Con ellos dos, Espejel y Lesmes, el PP se asegura la Audiencia Nacional, el Supremo y el CGPJ. Pero es que, además, al frente de la Sala II del Supremo tiene colocado a otro fiel servidor, quizás el más ferviente, y mano derecha del ministro Rafael Catalá, Manuel Marchena. En sus manos están los juicios a los aforados.

Y si alguien alberga la ilusión de que, frente a los magistrados, actúe la Fiscalía General del Estado, abandone toda esperanza. En los siete meses que José Manuel Maza lleva como Fiscal General del Estado, ha nombrado a Manuel Moix como Fiscal Jefe Anticorrupción, cargo en el que no duró tres meses al descubrirse que tenía una sociedad en un paraíso fiscal. Dimitió. Lejos de rechazarlo, Maza declaró el pasado viernes 16 de junio que volvería a nombrar a Moix. En esos mismos primeros siete meses de Maza, ha tenido que ver cómo eran reprobados él mismo, su protegido Moix y el mismísimo ministro de Justicia Catalá.

La cuarta y última pata del Poder Judicial controlada por el PP es el Tribunal Constitucional, donde solo 4 de los 12 vocales son considerados “progresistas”. Lo preside el ultraconservador Juan José López Rivas.

¿Queda algo más por ocupar? Nada.

Queda solamente la queja constante de las asociaciones de jueces por las injerencias políticas en su labor y la falta de medios con la que trabajan. Efectivamente, un magistrado comentaba hace unos días, tras el nombramiento de Espejel, que, si Justicia contara con el sistema informático con el que se ha dotado al Ministerio de Hacienda, la mitad de las causas pendientes estarían resueltas.

Paso 4. Abuso de Interior y descrédito de los investigadores.

Una vez empobrecidos y controlados los ciudadanos, ocupados y sometidos la Audiencia Nacional, el Supremo, el Constitucional y la Fiscalía, la única arma que parece quedar son las investigaciones que Policía y Guardia Civil van destapando, y sobre las que es más difícil ejercer control o censura. Por lo que solo cabe utilizar contra ellos el descrédito y el sometimiento del Ministerio de Interior, ya bastante tocado, para beneficio del Partido.

En un informe fechado el 1 de marzo de 2017 y dado a conocer el pasado 16 de mayo, la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (UCO) consideraba la participación de la presidenta de la Comunidad de Madrid en “supuestos delitos de prevaricación continuada y cohecho”. La acusación no era baladí, ya que, tras el encarcelamiento del expresidente Ignacio González y la dimisión de Esperanza Aguirre, Cristina Cifuentes aparecía como el mirlo blanco del PP, la “incorrupta”. La presunta corrupción venía de un contrato adjudicado en la Asamblea de Madrid al empresario afín al PP y expresidente de la Patronal madrileña Arturo Fernández.

No tardó en llegar la respuesta de Cifuentes, y el mismo 16 de mayo, en cuanto se conoció la noticia, respondió en un tuit: “El informe que se ha circulado hoy a los medios es un juicio de valor sin fundamento jurídico”. Inmediatamente después, publicaba otro tuit en el que afirmaba: “Lo único que tengo es mi honor, y no voy a permitir que nadie lo manche. Quien lo intente, me tendrá enfrente. En política no vale todo.”

La respuesta de Cifuentes no era inocente e intentaba matar dos pájaros de un tiro. El primero, desautorizar a la UCO como central de investigación, y acusarla de emitir “juicios de valor”. El segundo iba implícito en aquel “En política no vale todo”. Venía a decir la presidenta de la Comunidad de Madrid que la denuncia de la Guardia Civil procedía de un ataque político, con lo que eso implicaba para el PP –“fuego amigo”, lo llaman– y para los investigadores.

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) respondió a Cifuentes que si se investigaban casos de corrupción era gracias a la UCO, y que su trabajo “no es partidista ni actúa a conveniencia”. El malestar en la Policía Nacional y la Guardia Civil ha crecido por la forma en la que se ha puesto en duda su relación con el Partido Popular, casi nunca para bien. Tanto la UCO como la Unidad contra la Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) se han quejado en los últimos tiempos de la injerencia política y judicial en sus investigaciones.

Justo un mes después del episodio de Cifuentes, se dio a conocer una nueva información sobre la presión contra las llamadas Fuerzas de Seguridad desde una institución gobernada por el PP. Si en aquel momento fue la presidenta de la Comunidad de Madrid, este último episodio lo protagoniza el ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido.

En las grabaciones del Caso Lezo destapadas por El Confidencial, aparecía una conversación entre el expresidente Ignacio González y el empresario Enrique Cerezo.

El diálogo se mantuvo el pasado 18 de noviembre de 2016. En él, González le decía a Cerezo acerca de una conversación mantenida con el recién nombrado ministro de Interior: “Vamos, entre tú y yo, yo me llevo muy bien con él. Yo le llamé a felicitarle y me llamó él y me dijo, ‘oye, yo me tomo un café que quiero hablar contigo' y no sé qué. Yo digo, 'bueno, cuando tengas todo organizao, llámame. Yo solo te doy un consejo, tío. Limpia como Paquirri, doctor, corte todo lo que haga falta, hasta dentro, macho, porque como no lo hagas, te comen en el minuto uno’. Y ha cambiado a todo Dios, y ya le están dando leches, macho, es una cosa... puff”. Se refería a hacer una “limpieza” en los cuerpos policiales. Y añade: “Todavía les queda la gente de los juzgados, que es quien filtra los asuntos”.

A la conversación mantenida entre el ministro Zoido e Ignacio González, habría que añadir la reunión del hermano y socio de este último, Pablo González, con el secretario de Estado de Seguridad y número dos en el Ministerio, José Antonio Nieto. Ambos contactos se producen a las puertas de la Operación Lezo.

Cierto es que el tufo que desprende el Ministerio de Interior no llega con Juan Ignacio Zoido, y que los tejemanejes de su predecesor, Jorge Fernández Díaz con su policía política y su Operación Cataluña, dejaron en estado de descomposición una institución ya de por sí con tendencia a descomponerse. Sin embargo, las recientes conexiones entre Interior y Justicia para armar una barrera protectora en torno a las innumerables corrupciones del PP suponen ya no pasos, sino zancadas hacia la destrucción de las instituciones.

Baste para ilustrar dicha descomposición, el lapsus –o no…– de Zoido al afirmar en el Congreso, sobre la reunión de su número dos con González, que no había nada que ocultar: “¿O usted se cree que somos tan tontos de pretender, si queremos destruir, si queremos hacer alguna de las barbaridades (…) lo vamos a hacer a las nueve y media con un registro en su despacho o procuraríamos en todo caso ocultarnos como hacíamos antes?”.

En fin

Tal y como arrancaba esta información, la destrucción se lleva a cabo paso a paso, minuciosamente, y se acaba a zancadas.

El pasado lunes 12 de junio, en declaraciones al programa Las Mañanas de Cuatro, el juez Joaquim Bosch, de Jueces para la Democracia, afirmó: “Lo que me preocupa es que haya profecías que se cumplan”. Se refería al expresidente de la Comunidad de Madrid, hoy encarcelado por el Caso Lezo, Ignacio González, que ya presuponía el nombramiento de Manuel Moix al frente de la Fiscalía Anticorrupción con seis meses de antelación, cuando ni siquiera se sabía que Rajoy sería elegido presidente del Gobierno. Eso sí que podría considerarse la madre de todas las zancadas.

 

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

17 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. manuel

    gracias cristina ,espña es cuando mas os necesita, atodos los periodistas no voceros del pp

    Hace 3 años 10 meses

  2. Jesús Díaz Formoso

    Periodismo, no; BUEN PERIODISMO; del que significa Servicio Público; interés general. GRACIAS!!

    Hace 4 años 2 meses

  3. Gulliver

    Este artículo explica porqué elegir un partido político con un inconcreto y ambiguo plan de gobierno es la mejor fórmula para ser oprimidos por el poder.

    Hace 4 años 2 meses

  4. 2772nes

    Tiene razón Damocles, falta la cuarta pata : ell poder mediático. Fijaos el cabreo que se ha cogido el País hoy porque Podemos no los invitó al desayuno informativo, hasta un editorial.

    Hace 4 años 2 meses

  5. Ernesto

    Ernesto 15M Creo que la pasividad es uno de los mayores logros del sistema. La cesión de derechos que se produjeron durante toda la transición, ha sido criminal. Producido el empobrecimiento bien detallado por Cristina, acaudillado por los primeros gobiernos al son de las palabras “democracia y libertad” en donde la firma nos dejaba sin las conquistas laborales, por ejemplo, entramos en esta etapa de destrucción del entramado legal que se opone al saqueo desmedido y la esclavitud de las personas por los patrones. Volvemos en la era de la informática, que encandila, al siervo de la gleba de los mujiks y los garimpeiros sudamericanos. La feroz realidad de las ciudades, en las cuales se ha impuesto el régimen de los somatenes que hacen uso de “la justicia por su mano”, plantea el germen de las poblaciones y los grupos sin ley ni normas -las están destruyendo- regidas por el poder absoluto de las decisiones de los patrones empresarios: financieros, tecnológicos, industriales, del deporte, del transporte, etc. Los vemos venir y no les hacemos frente, estamos agarrotados por un miedo que no deberíamos tener. Las víctimas de la burbuja inmobiliaria no se atreven a denunciar a los bancos. ¿Y cómo quieren recuperar lo que les han robado? Los votantes cómplices, cobran sus inexistentes dividendos de la virtualidad especulativa y su egoísmo alimenta al molok que los devorará en el momento de la definición de situaciones. Aunque parezca una ingenuidad, hay que defender todas y cada una de las letras de las leyes, acuerdos internacionales y principios humanistas que nos hemos dado. El liberalismo que se está implantando, es el nazismo que nos quiere exterminar hasta que decidan sus calenturientas cabezas, que no hay que asesinar a más personas. Debemos cuestionar a la vez, todo lo que hacen, derogando sus conquistas nazis. En las calles, mal que llueva o haga calor, nos maten o nos dejen vivos. En esas estamos.

    Hace 4 años 2 meses

  6. Ernesto

    Ernesto 15M Creo que la pasividad es uno de los mayores logros del sistema. La cesión de derechos que se produjeron durante toda la transición, ha sido criminal. Producido el empobrecimiento bien detallado por Cristina, acaudillado por los primeros gobiernos al son de las palabras “democracia y libertad” en donde la firma nos dejaba sin las conquistas laborales, por ejemplo, entramos en esta etapa de destrucción del entramado legal que se opone al saqueo desmedido y la esclavitud de las personas por los patrones. Volvemos en la era de la informática, que encandila, al siervo de la gleba de los mujiks y los garimpeiros sudamericanos. La feroz realidad de las ciudades, en las cuales se ha impuesto el régimen de los somatenes que hacen uso de “la justicia por su mano”, plantea el germen de las poblaciones y los grupos sin ley ni normas -las están destruyendo- regidas por el poder absoluto de las decisiones de los patrones empresarios: financieros, tecnológicos, industriales, del deporte, del transporte, etc. Los vemos venir y no les hacemos frente, estamos agarrotados por un miedo que no deberíamos tener. Las víctimas de la burbuja inmobiliaria no se atreven a denunciar a los bancos. ¿Y cómo quieren recuperar lo que les han robado? Los votantes cómplices, cobran sus inexistentes dividendos de la virtualidad especulativa y su egoísmo alimenta al molok que los devorará en el momento de la definición de situaciones. Aunque parezca una ingenuidad, hay que defender todas y cada una de las letras de las leyes, acuerdos internacionales y principios humanistas que nos hemos dado. El liberalismo que se está implantando, es el nazismo que nos quiere exterminar hasta que decidan sus calenturientas cabezas, que no hay que asesinar a más personas. Debemos cuestionar a la vez, todo lo que hacen, derogando sus conquistas nazis. En las calles, mal que llueva o haga calor, nos maten o nos dejen vivos. En esas estamos.

    Hace 4 años 2 meses

  7. José

    Todo esto que está ocurriendo lo es bajo el paraguas de unos 8 millones de votantes del PP. Para esta gente, cuya mayoría son personas mayores, lo importante a la hora de ir a las urnas es saber si votas a los tuyos (los fachas) o a los comunistas, que para eso ya te metieron miedo y te comieron la cabeza durante la dictadura de que los rojos eran los malos y de que había que repudiar todo lo que fuera izquierda. No piensan más allá. Son votantes tan poco críticos que las noticias de los medios de manipulación van dirigidas a ellos, para que no cambien su voto, para que no piensen. No hay otra explicación. Si fueran personas normales, el PP sería hoy un partido residual y venido a menos en los últimos años, casi al punto de desaparecer. La gente puede ser de derechas si quiere, pero es que no hay en España un partido de derechas como los hay en otros países de Europa. La derecha en España ha estado dominada por los falangistas y por la Iglesia católica y sus sucedáneos. No tiene nada que ver con la europea. La gente de derechas en España está atrapada. Es gente que no va a cambiar su voto. Aunque el PP mañana admitiera todo lo expuesto por Cristina en este artículo, si el mes que viene hubiera elecciones, seguro que sacarían mayoría absoluta. Lo que nos cuenta Cristina no es lo importante para ellos. A nivel sociológico, no veo otra explicación por la que el PP siga obteniendo millones de votos en todas las elecciones a las que concurra.

    Hace 4 años 2 meses

  8. elisa

    nuestros hijos se queman las pestañas estudiando millones de horas y se deben ir fuera del pais a buscar trabajo y los corruptos con solo firmar un papel un contrato reciben millones de euros la garantia de la impunidad y de que se le pondra todas las trabas a la justicia , para que nunca se descubra , eso es JUGAR A LA RULETA RUSA con las instituciones

    Hace 4 años 2 meses

  9. Antonio

    La labor destructiva de PODEMOS paso a paso.

    Hace 4 años 3 meses

  10. David

    Yo creo que la sociedad española está en un momento crítico. De los partidos que ahora sustentan al gobierno del PP y de la presión popular depende si en España se normaliza o no la corrupción. Si se acepta o no con resignación que un partido organizado criminalmente para saquear el dinero público, capaz de dejar que los niños estudien en barracones o sufran lipotimias porque ya no queda dinero para comprar aparatos de aire acondicionado, es apto para recibir un solo voto electoral. En mi opinión, una sociedad que acepta esto con normalidad, es una sociedad enferma. Una vez que la ciudadanía asimile esta aberración ética, echar marcha atrás costará muchos años. Sobre los hombros de los votantes del Partido Popular y de los partidos que ahora le sustentan en el gobierno, PSOE y Ciudadanos, recae la responsabilidad de esa decisión.

    Hace 4 años 3 meses

  11. David

    Yo creo que la sociedad española está en un momento crítico. De los partidos que ahora sustentan al gobierno del PP y de la presión popular depende si en España se normaliza o no la corrupción. Si se acepta o no con resignación que un partido organizado criminalmente para saquear el dinero público, capaz de dejar que los niños estudien en barracones o sufran lipotimias porque ya no queda dinero para comprar aparatos de aire acondicionado, es apto para recibir un solo voto electoral. En mi opinión, una sociedad que acepta esto con normalidad, es una sociedad enferma. Una vez que la ciudadanía asimile esta aberración ética, echar marcha atrás costará muchos años. Sobre los hombros de los votantes del Partido Popular y de los partidos que ahora le sustentan en el gobierno, PSOE y Ciudadanos, recae la responsabilidad de esa decisión.

    Hace 4 años 3 meses

  12. Blanca

    Gracias Cristina por dar voz a nuestros gritos, por apoyar y defender nuestro clamor. El clamor de la gente "normal" que esta harta de tanta mentira, corrupción y manipulación. El caos de nuestras instituciones y el morir de nuestra democracia debe ser denunciado. Gracias por seguir luchando. Tu palabra nos da un poco de esperanza cada día. GRACIAS!

    Hace 4 años 3 meses

  13. Rebel

    Certero. En la diana

    Hace 4 años 3 meses

  14. Damocles

    Cristinaaaaa! Falta un cuarto bloque fundamental. La información y los medios de comunicación. El cuarto poder. La gestión de la mentira y la manipulación con la contaminación total de los medios.

    Hace 4 años 3 meses

  15. Carmen

    En los casos indicados arriba se te olvidó poner Alcasser y... Algunos más! Un saludo.

    Hace 4 años 3 meses

  16. nickenino

    "Como lo hacíamos antes" dice...

    Hace 4 años 3 meses

  17. salcoiz

    Gracias Cristina por este articulo, pone los pelos de punta, ¿hasta donde llegaran estos mal nacidos si los siguen apoyando tantos votantes cómplices?

    Hace 4 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí