1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

  310. Número 310 · Julio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Testimonio

“Volvería a ser piquete”

Rubén Ranz, que se enfrenta junto a José Manuel Nogales a una posible pena de 7 años de cárcel por delitos relacionados con la huelga general del 29-M de 2012, relata aquella jornada en la calle y el trato recibido en los calabozo

Miguel Ángel Ortega Lucas 20/06/2017

<p>Ruben Ranz, sindicalista de UGT, enfrenta una posible pena de cárcel de 7 años por participar en un piquete.</p>

Ruben Ranz, sindicalista de UGT, enfrenta una posible pena de cárcel de 7 años por participar en un piquete.

Manolo Finish

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

----------------------------------------------------------------------------------------------------- 

El 29 de marzo de 2012, día de huelga general contra la reforma laboral del Gobierno de Mariano Rajoy, el piquete de la Unión General de Trabajadores de Mercamadrid se congregaba en el recinto a primerísima hora para estar al quite de los camiones que llegasen con el reparto diario. Era un grupo nutrido de gentes de todas las edades, con el objetivo de frenar en lo posible la actividad comercial, casi inexistente aquel día. 

Todo transcurrió con normalidad, con un solo incidente reseñable, cuando algunos trabajadores arrojaron piedras desde el otro lado de una valla a los huelguistas. En cualquier caso, ahí estaba la policía en todo momento, con quienes el piquete había negociado sobre las condiciones de su actividad allí esa mañana. “La misma policía que nos detiene después”, relata Rubén Ranz, sentado ahora, más de cinco años después, en una cafetería de la plaza del Museo Reina Sofía, en Madrid. 

Ranz era uno de los responsables del piquete. Tenía entonces casi 37 años, y llevaba desde 2001 como encargado de UGT en negociaciones colectivas. Eran semanas convulsas, de decretos-leyes casi de continuo por parte del Gobierno, con las medidas derivadas de la crisis encrespando y deprimiendo por igual a gran parte de una población española que asistía estupefacta al derrumbe de todo un estado de cosas. “El comercio”, sostiene Ranz, “fue el primer campo de pruebas para la reforma laboral”, donde primero “se cargan la negociación colectiva, porque prioriza los convenios de empresa frente a los sectoriales”. “No había más que ERE y nos habían quitado la competencia de negociar, sólo se limitaban a informarte del despido. No tenían intención de llegar a ningún acuerdo. Sólo con hablar de pérdidas [financieras] te justificaban el expediente”. “Cada artículo de la reforma laboral se merecía una huelga”. 

Ranz era uno de los responsables del piquete. Tenía entonces casi 37 años

El piquete en el que participaba Rubén trataba no sólo de interrumpir la inercia comercial aquel día; también de “señalar a los culpables de la crisis”. Por eso, una vez dejaron Mercamadrid, bajaron por la Avenida de América hasta el Barrio de Salamanca –siempre seguidos de la policía–, para “hacer ruido” frente a los hoteles de lujo (suponiendo que los ‘culpables’ durmieran allí en ese momento). El problema empezó al llegar a la Plaza de la Lealtad, aledaña al Paseo del Prado, a la altura de Neptuno. Ante la acción del piquete (le gritó“¡Esquirol!”),un camarero se les encaró. “Yo estaba tranquilo”, dice Ranz, “porque no iba a pasar nada. Un bar no era ningún objetivo”, más a aquellas horas de la mañana (las 7). Incluso el dueño salió a tranquilizar al camarero. En ese momento, sin embargo, los antidisturbios que les habían seguido durante todo el recorrido salieron de la lechera y “cargaron a ciegas”, por detrás, contra los manifestantes. 

“Empiezan a cargar muy duro”. Algunos salen corriendo, otros se tiran al suelo para evitar los golpes, otros aguantan de pie. En un momento dado, “el jefe de la Unidad tropieza con [otro manifestante, José Manuel] Nogales. Y al levantarse dice, el jefe: ‘Éste, detenido’. Yo lo vi, y dije ‘Hombre, a él no que es mayor’. Al oír esto, otros que estaban dando [golpes] más allá vienen a pegarme a mí. Vinieron cinco de golpe. Yo no me tiré al suelo, aguanté de pie, y me dieron todavía más. En las rodillas, en las piernas... Un antidisturbios bajito le gritaba a un compañero nuestro, mucho más alto: ‘¡Venga, pégame, no tienes huevos!’. Yo me fui a ayudar a Nogales. Que si tú le ves, un señor mayor... ‘Cómo vais a detenerle’. Las detenciones fueron completamente aleatorias”. 

Eran todos trabajadores “del comercio y la hostelería”.  También estaba su mujer. “Había gente jovencilla, pero también muy mayor. Como el 40% del piquete sería mayor de 45, 50, 55... Era muy diverso y sobre todo muy pacífico. Y con la policía detrás todo el tiempo tampoco se te ocurre hacer una barbaridad. Un bar no es ni para perder el tiempo como lo perdimos”. Iban camino de Sol, para encontrarse allí con el resto de manifestantes y continuar por las calles comerciales del centro de Madrid.  

Un antidisturbios bajito le gritaba a un compañero nuestro, mucho más alto: ‘¡Venga, pégame, no tienes huevos!’

Les retuvieron, les tomaron nota, a Nogales y a él. (Mientras, “el jefe de la unidad se movía todo el rato, se metía en el bar y metía banderas, pasquines... Nosotros nunca llegamos a entrar en él”, asegura). Llamaron al Samur, para que atendiera a los heridos –ninguno de gravedad mayor, más allá de los golpes repetidos de las porras contra espaldas y extremidades–. Ranz y Nogales fueron trasladados a la comisaría de Moratalaz, donde les atendió “un comisario muy amable. Al rellenar la ficha nos dijo: ‘Vosotros tranquilos, que después de comer os iréis’... Lo normal en esos casos”.

Todo eso había ocurrido entre las 7 y las 8 de la mañana. Pero a las 11 les volvieron a llamar. A esas alturas aún no sabían los delitos que se les imputaban –sostenidos sólo por el atestado policial–, se enteraron allí: lesiones, agresiones a la autoridad, y el artículo 315.3 del Código Penal (“...[de seis meses a tres años de cárcel y multa de seis a doce meses] se impondrán a los que, actuando en grupo o individualmente, pero de acuerdo con otros, coaccionen a otras personas a iniciar o continuar una huelga”). El comisario, entonces, “ya no era tan amable. Estaba mucho más serio”. Tuvieron que rellenar otra vez la misma ficha, volvieron al calabozo, y empezó a llegar gente (más huelguistas), siempre de dos en dos. “Todos los que pedimos parte de lesiones dormimos en el calabozo aquel día; eso es algo que no se me olvidará”.

El ‘pasaje del terror’ de Plaza de Castilla  

Tampoco se le olvidan a Ranz muchos otros detalles de aquella jornada, larguísima, del 29 de marzo de 2012. La tensión para ellos iba in crescendo porque “no sabíamos lo que pasaba”. Horas después pidió de nuevo la atención del Samur, “porque tenía un siete en la espalda, para que me hicieran otro parte”. El enfermero también tuvo “problemas” con uno de los policías: preguntaba a Ranz, mientras era atendido, “¿Pero esto dónde te lo has hecho?”, y el enfermero le decía “que no tenía por qué estar allí, que se abstuviera de preguntar”. Al terminar, el mismo enfermo dijo a Ranz: “No se te ocurra darle el parte a los policías”. Eso, dice ahora, “no se me olvida tampoco”. 

A las 5 de la tarde les bajaron para hacerles la ficha policial: “De forma militar. Nos bajan a un sitio para hacernos las fotos, como en las películas

A las 5 de la tarde les bajaron para hacerles la ficha policial: “De forma militar. Nos bajan a un sitio para hacernos las fotos, como en las películas. Mientras, se oía a un policía gritar: ‘¡Viva Blas Piñar! ¡Viva Franco! ¡Arriba España!”. También les hicieron subir y bajar al trote unas escaleras “de manera absurda”, porque los calabozos estaban “a dos metros del despacho de los abogados”, “no sé si por una especie de guerra psicológica”. Los abogados les atendieron a las 8 de la tarde: doce horas después de haber ingresado allí. 

Pasaron la noche en la celda. “Hay otra sensación que tengo: todos los que pasamos la noche allí pedimos el Samur”. Otros que no lo pidieron quedaron libres, dice, sin necesidad de testificar ante el juez. Su teoría es que al día siguiente los hematomas producidos por las lesiones serían menores en caso de ser vistos por el forense. De cualquier manera sus abogados les recomendaron no declarar en la comisaría sino al día siguiente, en el juzgado. Aquello, dice ahora Rubén, fue a la postre “peor”; quizá les hubiera convenido hacer lo mismo. Ranz consiguió dormir algo; Nogales no. Al día siguiente les trasladaron a los juzgados de Plaza de Castilla, donde “sí que se me cae el mito del Estado de Derecho. Era, yo qué sé, cómo el pasaje del terror”.  

“Nos metieron en una sala, hacinados, más de 50 personas. Sólo con un poyete para sentarse, y como te levantes pierdes el sitio”. Allí estaban algunos de los huelguistas, y también delincuentes comunes, detenidos por narcotráfico o por robo... Alguno tenía que pasar una rueda de reconocimiento y le habían encargado que “se buscara a cuatro como él” para pasarla, de entre la gente allí recluida. “Era...”

“Nogales tenía que estar en mi celda pero estaba en otra”. El ánimo “por los suelos”, igual que la mayoría allí hacinada. “Lo bueno fue que tuvimos a los abogados cerca desde el principio. Nos atendieron varias veces”. También estaba allí el actor Guillermo (Willy) Toledo, cuyo comportamiento califica Ranz de “ejemplar”: “El único que nos mantenía con ánimo. A él habían ido a buscarlo a su casa. Fue el único que se preocupó por todos, iba hablando con cada uno, con ánimo de escuchar y con una humanidad que... Porque yo pasé miedo. Estaba completamente perdido... Entraba una señora y decía: ‘Fulanito, ¿tomas droga, necesitas algo?’ [para el síndrome de abstinencia]. Toledo le dijo: ‘Oiga, no cree que debería hacer estas cosas en privado’...”.

“Pero lo peor fue la declaración ante el juez. Ni  los abogados sabían lo que nos iban a decir. Declaramos, salió el fiscal, y dijo que el comportamiento fue violento y que el castigo tenía que ser ‘ejemplarizante’. Todo basado en el atestado de la policía. Pidió prisión preventiva porque ‘la organización nos iba a ayudar a fugarnos’. Yo me quedé alucinado. Lo miraba pero él no me miraba a los ojos. 

Lo peor fue la declaración ante el juez. Ni los abogados sabían lo que nos iban a decir. Declaramos, salió el fiscal, y dijo que el comportamiento fue violento y que el castigo tenía que ser ‘ejemplarizante'

Pero el juez no dio la razón al fiscal a la hora de dictar prisión preventiva. En el auto estableció: “...no procede la misma dado que en la situación actual de la instrucción no se permite deducir en modo alguno que existan indicios suficientes de la comisión de un delito contra los trabajadores, ya que ni la propia policía ha reseñado en el atestado los trabajadores coaccionados salvo a uno de los empleados del bar, al que no ha tomado declaración, como tampoco al propietario del local. Por otro lado, la petición de prisión provisional resulta desproporcionada e inadecuada a los hechos concurrentes, dado que los imputados detenidos carecen de antecedentes penales y han negado haber participado en los hechos denunciados, cuya realidad no está aún acreditada...”. 

Salieron de allí, finalmente, pero los abogados no eran nada optimistas: “Nunca habían visto un fiscal así”. Y a partir de ahí “empieza la pesadilla: qué va a ser de nosotros”. Pero durante dos años no sucedió nada. En ese tramo, hubo una denuncia del sindicato contra la actuación de los antidisturbios aquella mañana de la huelga, un juicio penal por agresiones. El juez dictaminó que la carga fue “proporcional”. 

En 2014, casi dos años exactos después de aquel día, llegó el escrito de acusación a los domicilios de Ranz y Nogales. En él, el fiscal les acusa (además de actuar “amparados en la fuerza del grupo”, tratando de intimidar a los trabajadores del bar gritándoles, golpeando los cristales y arrojando “multitud de publicidad sindicalista” en su interior) de “golpear en diversas partes del cuerpo” al responsable del local y al camarero. También, después de esto, José Manuel Nogales habría “aprovechado el tumulto” para “golpear en la cara con el palo de una bandera” a un agente de policía, y Rubén Ranz, también “aprovechando la confusión reinante”, habría hecho lo mismo; también “con un palo de bandera”. El fiscal pide por todo ello (un delito contra los derechos de los trabajadores –art. 315.3–; dos delitos de atentado; cuatro faltas de lesiones) penas para ambos que ascienden a tres años y nueve meses de prisión y quince meses de multa con una cuota diaria de 15 euros –por el primer delito–, tres años y tres meses de prisión –por los dos segundos– y cincuenta días de multa con una cuota diaria de 15 euros –por las faltas–. Siete años de cárcel en total para cada uno, multas aparte.

Ranz reconoce que se gritó, que se repartirían panfletos (nunca dentro, según su versión: él sí recuerda al jefe de la unidad “metiendo banderas y pasquines” dentro del bar una vez hecha la carga). Pero tanto él como Nogales niegan todo lo demás. Contarán su versión de los hechos ante el juez el 21 de junio: lo que ellos vieron, lo que hicieron, quién blandió palos de bandera (de plástico), etcétera. Sólo añade aquí que, después de haber portado “cuatro horas” una de esas banderas, estaba ya “hasta las narices de ella” en aquel momento.      

“No voy a asumir lo que no he hecho”

Ranz cree que la carga policial se debió a cierta consigna por parte de Interior. “La ley mordaza [la Ley Orgánica 4/2015 de Protección de la Seguridad Ciudadana]”, dice, “es consecuencia del 315.3”, un artículo “ahora olvidado pero entonces presente en todos los atestados policiales. Y la policía evidentemente no se pone de acuerdo si alguien no le da una orden”. Para Ranz “hubo una orden clara y concreta” que procedería directamente de la Delegación del Gobierno en Madrid –cuya responsable era por entonces la actual presidenta de la Comunidad, Cristina Cifuentes–. “Lo normal que hace la policía en estos casos es intervenir [si hay violencia], intentar controlarlo y dispersar, no cargar a las espaldas directamente, y de forma tan dura”. Por otra parte, aquel día “sólo en la ciudad de Madrid detuvieron 35 piquetes; 45 en toda la Comunidad” –el récord de todo el país–. Según su experiencia, nunca antes se había pedido prisión provisional en este tipo de casos. 

“Quieren hacer entender que el piquete es algo violento, cuando es un derecho. Uno que no está desarrollado en ninguna norma porque nadie quiere desarrollar aquí el derecho de huelga. Sólo hay jurisprudencia”. (En el mismo artículo 315 del Código Penal se señala, sin embargo: “Serán castigados con las penas de prisión de seis meses a tres años y multa de seis a doce meses los que mediante engaño o abuso de situación de necesidad impidieren o limitaren el ejercicio de la libertad sindical o el derecho de huelga” (...) “si las conductas reseñadas en el apartado anterior se llevaren a cabo con fuerza, violencia o intimidación, se impondrán las penas superiores en grado”.) “Quieren denigrar a los sindicatos”, asegura, como parte de una estrategia “para individualizar las relaciones laborales, para que no existan los convenios como tal”. Por otra parte, el sindicalista tampoco cree que fuera una coincidencia esta supuesta ofensiva contra los manifestantes con la proliferación de casos de corrupción, ya desde aquellos años (Rato, Urdangarín...): “A todos les pedían menos cárcel que a nosotros. Creo que lo utilizan políticamente para ponernos al nivel de los corruptos” –una especie de contrapartida ideológica cara a la opinión pública según la cual unos roban, sí, pero otros son también delincuentes de otra estirpe. 

Hay testigos que van a declarar y que lo vieron todo, porque también sufrieron la carga policial

Ranz y Nogales prefirieron a los abogados de UGT “porque esto es un tema sindical”. Buenos abogados, dicen. Aunque “la esperanza” ahora es encontrarse con un juez “que vea que esto es completamente exagerado”, igual que “otros casos similares” que se han dado en todo el país por la misma vía y razones. “Yo soy moderadamente optimista porque al final la palabra del policía no vale más que la mía en lo penal. Pero son 14 policías, y el camarero y el dueño del bar... Hay testigos que van a declarar y que lo vieron todo, porque también sufrieron la carga policial... Yo ahí tengo que decir que toda la gente del piquete se ha portado muy bien; nos ayuda porque íbamos con ellos, y en ese aspecto estamos tranquilos. Pero también está el miedo a que salga mal”.

“Para Nogales”, de 65 años [que prefirió no acudir finalmente a esta entrevista], ha sido muy duro”. Para Ranz tampoco ha sido fácil: “Me he refugiado en el trabajo, pensando que esto se puede cambiar. Mientras intentaba modificar la reforma laboral desde el sindicato no lo he pensado. Pero las noches son las noches. Tu familia también lo sufre. Teníamos un niño de tres años entonces, ahora 8. Y es muy difícil explicarle que me piden siete años de cárcel. No sé cómo decírselo. Él sabe algo. Tiene pesadillas por la noche”. Y su madre: “Tiene 82 años. Yo se lo oculté pero se enteraron por una entrevista en Al rojo vivo. Estaba comiendo en ese momento. Me vio ahí, que me pedían 7 años de cárcel”.

Rubén es alto, moreno, grande; gasta barba abundante y gesticula mucho con las manos al hablar (la voz igual de calmada tanto al principio como al final del relato); no ha perdido el brillo juvenil de los ojos, que miran todo el tiempo de frente. También cuando concluye:  

“Yo sé que esto no se puede compensar, ni con dinero. Y tengo claro que si el fiscal quiere llegar a un acuerdo le voy a decir que no. Porque en todos los casos el fiscal ha intentado negociar, para que uno asuma el delito a cambio de que caigan menos de dos años de cárcel [y no ingresar en ella, por tanto]. Pero no, porque yo no hice nada. Tengo muy claro que soy inocente y no voy a caer en el chantaje. Lo piensas, y las noches en vela... Pero tengo claro que no, que no lo voy a hacer. Cuando mi hijo sea mayor se lo explicaré, pero no voy a asumir algo que no he hecho y que fue en contra de todos. Sería reconocer que fui violento, y que encima me han perdonado. No quiero ese tipo de caridad”. 

También añadió días más tarde, por e-mail (“si lo ves conveniente, cítalo”): “Tengo claro que si hay otra huelga general yo volvería ser piquete, no me arrepiento de ello. Porque la estrategia del poder es que tengamos miedo. Por eso lo quiero decir bien alto. Volvería a ser piquete”.

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Miguel Ángel Ortega Lucas

Escriba. Nómada. Experto aprendiz. Si no le gustan mis prejuicios, tengo otros en La vela y el vendaval (diario impúdico) y Pocavergüenza.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Estado policial

    Aún no nos olvidamos de las palizas del 2012, de las pelotas de goma, y de lanzar carnaza a las cámaras 5 minutos antes del comienzo de diarios de sobremesa y de las 21:30. "Que es compañero, ¡coño!".

    Hace 7 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí