1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Cara Némesis

Algunas expresiones recientes de antimadridismo culé nos han hecho caer en el rídiculo. Al Madrid hay que combatirlo por tierra, mar y aire, pero no hay que minusvalorarlo ni perderle la cara jamás

Armand Carabén van der Meer 26/06/2017

<p>El Real Madrid posa en el terreno de juego antes de la final de la Copa de Campeones de Europa contra el Partizán de Belgrado en 1966.</p>

El Real Madrid posa en el terreno de juego antes de la final de la Copa de Campeones de Europa contra el Partizán de Belgrado en 1966.

Ron Kroon / Anefo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Las caras llorosas de los fieros drughi captadas por las cámaras hace una semana en Cardiff significaban para el telespectador que el sueño juventino se esfumaba. El madridismo se relamía pensando en su duodécima Champions League. Al mismo tiempo, los peores temores culés se confirmaban: siete Copas de Europa, siete, nos volvían a separar de nuestro archienemigo.

“La Copa de Europa es nuestro trofeo, nos pertenece”, exclamó Lorenzo Sanz a finales de los noventa del siglo pasado, cuando el Madrid que presidía conquistó su séptima o su octava Orejuda. Recuerdo que en aquel momento sonó muy sobrado, porque no se podía decir que ese Madrid despertara la admiración unánime del mundo del fútbol. ¡Qué contraste con nuestro inolvidable 20 de mayo de pocos años antes! En 1992 los culés celebramos nuestra primera Copa de Europa con la música de fondo de los parabienes de la prensa internacional, rendida a los atrevidos planteamientos de Johan. Si el Madrid de los noventa contaba por algo en el continente era más por lo que había sido que por lo que podía llegar a ser. Y sin embargo, en esa década de supuesto dominio culé, el Madrid ya arrambló el doble de Champions que nosotros. Con todos los matices que se quieran, en la actualidad está ocurriendo un tanto de lo mismo. En los últimos años, el Madrid de Cristiano ha obtenido muchos menos títulos que el mejor Barça de la historia pero, lo que son las cosas, los blancos pueden presumir desde el sábado 3 de junio de haber conseguido en este siglo exactamente el mismo número de Champions que su rival (cuatro).

Si el Madrid de los noventa contaba por algo en el continente era más por lo que había sido que por lo que podía llegar a ser. Y sin embargo, en esa década de supuesto dominio culé, el Madrid ya arrambló el doble de Champions que nosotros

Podríamos resolver la aparente paradoja recordando que el Mejor Club del Siglo XX, según la FIFA, es un club grande y como tal suele disponer de (grandes) jugadores capaces de dar (grandes) alegrías a su afición. Pero ahí radica el problema, precisamente, porque el objeto grande se define por invadir nuestro campo de visión, y a veces es preferible apartar la vista de él y negar la realidad. Así hemos hecho los barcelonistas en muchas ocasiones, sin ser conscientes de que rebajando la grandeza de nuestra Némesis nos estábamos rebajando a nosotros. Y así llegamos al ridículo de esos grupos en las redes sociales que exigieron a la UEFA que retirase las primeras Copas de Europa al Real, por fraudulentas. Las famosas copas en blanco y negro del Madrid, importantísimas en el imaginario merengue, para ciertos culés enfermos de pasado se han convertido en una obsesión. Que si las compró Bernabéu a golpe de relojes de oro, que si participaban pocos clubes y que encima eran una birria, que si el Madrid las disputaba porque previamente Franco les había regalado la Liga en España, etc. No digo que toda esta mercancía esté averiada, pero aun así no sirve para responder a la fundamental cuestión previa: ¿a quién narices le importaría la Copa de Europa si el Madrid no la hubiera ganado tantas veces antes? ¿Recordaríamos la Final de los Postes (Berna, 1961) como una tragedia si los anteriores campeones de la competición solo hubieran sido, qué sé yo, el Benfica y el Stade de Reims? ¿Nos hubiera procurado Wembley esa maravillosa sensación de liberación sin el recuerdo de plomo del dominio merengue en Europa?

Otra forma decididamente creativa de ganar a los blancos sin necesidad de comparecer ha sido inventarse competiciones extrafutbolísticas, como la que nos tendría eternamente enfrentados en la arena de los valors. Ahí vencemos siempre, claro. Gerard Piqué nos ofreció recientemente un impagable ejemplo al afirmar que no jugaría nunca en el Madrid porque sus valores no le gustaban. En ningún momento sintió la necesidad de explicar en qué consistían estos —como tampoco mucho los del Barça, ya puestos— y se quedó más ancho que largo. Con todo, la tendencia más consolidada es la que basa la hiperlegitimidad del sentimiento barcelonista en el recurso a la historia. En este terreno encontramos juntas y revueltas verdades como puños, omisiones interesadas, medias verdades y simples trolas. El asunto del trato de favor de Franco al Madrid es un verdadero dogma de fe para muchos culés. Yo no tengo ni las ganas ni los conocimientos para siquiera poder matizarlo, pero se trata de una cuestión que adquiere otro sentido cuando recordamos ciertas recalificaciones urbanísticas, las consiguientes condecoraciones de agradecimiento al Caudillo sin que nos pusieran una pistola en la sien, y las ligas (más que ningún otro club) que nos embolsamos en los años más represivos de la dictadura, sustituyendo como equipo español de referencia a un Madrid CF que, sin el título de realeza, fue el equipo favorito de la burguesía liberal capitalina y —¡ay!— el club más laureado de la Segunda República.

los blancos han podido ir más relajados por la vida, con la ilusión de que conservando un mínimo sentido de su gloria supuesta o real no tienen porqué fijarse más de la cuenta en sus oponentes

No quiero que me malinterpreten. Mi antimadridismo no presenta fisuras. Me enorgullece no haber caído en el antimadridismo “moral” arriba descrito, pero no deja de ser duro como el pedernal. Lo que pasa es que es más carrozón, de cuando aún se usaban palabras como centralismo, footing y carrozón. Aun vive dentro mío ese catalanet que sigue viendo al Real Madrid como el equipo del Poder con mayúsculas, algo así como un trasunto deportivo del fatuo y monumental Palacio de Correos, con sus locomotoras de piedra y esos ángeles enormes que parecen más cerca de caerse sobre los transeúntes de Cibeles que de echarse a volar. Por no querer liberarme del esquema de esfuerzo y recompensa, entiendo que el entorchado europeo debería de consagrar una filosofía de juego exitosa, certificar una hegemonía deportiva. Premiar algo, en definitiva. La revolución cruyffista. La presión en todo el campo del Milan de Sacchi. El proyecto bling bling de Bernard Tapie en la Marsella canalla y mestiza. El Madrid parece en cambio cobrarse sus premios sin la guarnición de un relato, impulsado únicamente por la inercia de su historia. Si pensamos que el mito de su grandeza se ha construido sobre el éxito de una Copa de Europa promocionada desde la casa por el brillante Raimundo Saporta, aun me parece más combatible, por mucho que también haya que quitarse el sombrero. Pero yo he dejado la admiración por el Madrid para otra vida. En esta, soy del Barça y, sí, quiero que el Madrid pringue hasta buscando aparcamiento.

Mienten —y lo saben— los madridistas que niegan que su club albergue una fobia al gran rival equiparable a la que nosotros les tenemos reservada a ellos. Las celebraciones por la Duodécima, con abundancia de referencias anticulés, me dan la razón. No obstante, sí creo que es cierto que el antibarcelonismo no ha forjado la identidad merengue en la medida que el antimadridismo ha forjado la nuestra. De nuevo entra en juego la temprana proyección europea del Madrid y su doble éxito: el propio éxito deportivo y el de la competición que los dirigentes blancos de los cincuenta contribuyeron a crear, esa Copa de Europa que, mutada en Champions League, hoy goza del mayor de los prestigios y que todos los equipos nos matamos por conseguir. Esta circunstancia ha condenado históricamente al Barça a pelear no solo contra sus contrincantes directos sino también, en una extensión del dominio de la lucha, a hacerlo contra el Real Madrid siempre y en todos los terrenos, incluso cuando no jugamos ninguno de los dos rivales.

Por su parte, los blancos han podido ir más relajados por la vida, con la ilusión de que conservando un mínimo sentido de su gloria supuesta o real no tienen porqué fijarse más de la cuenta en sus oponentes. No siempre lo han logrado, pero es destacable, por ejemplo, el afán que han puesto en admirar lo admirable cuando de su historia se trata. Di Stéfano fue intocable. Hace unos años seguí con interés los artículos de un periodista merengue que destacaba por su defensa a ultranza de Mourinho, a la sazón entrenador del primer equipo. En esas, al legendario presidente honorífico le dio por soltar que el juego de su equipo “le aburría”. Si creen que ante tamaña desautorización el periodista reaccionó a la tremenda —insinuando por ejemplo que el argentino chocheaba—, es que ustedes viven en Barcelona. “Di Stéfano se ha ganado el derecho a decir lo que le dé la gana”, zanjó. Por comparar, me viene a la cabeza un artículo de La Vanguardia donde en pocas líneas se llegó a tratar a Cruyff de —entre otras lindezas— “príncipe de las tinieblas”, y a calificar su filosofía futbolística de “alicorta y desfasada” (¡y eso con Guardiola a punto de ocupar el banquillo!). Me gusta pensar que a ese patán con ínfulas, de haberse referido así a la Saeta Rubia, en Madrid se le hubiera corrido a gorrazos. Aunque, claro, nadie está libre de mezquindades. Solo hay que remitirse a la prueba de la desaforada reacción madridista ante nuestra remontada contra el PSG para certificarlo, ¿verdad?

Gracias a Tarradellas sabemos que en política (y en la vida, caray) se puede hacer de todo menos el ridículo. Algunas expresiones recientes de antimadridismo nos han hecho caer de cuatro patas en él, como el famoso anuncio de la final de Champions en TV3, o ciertas portadas de la prensa deportiva. De manera que a esto se va a reducir mi propuesta de reconducción de la merengofobia: a intentar no hacer, con perdón, el gilipollas. Al Madrid hay que combatirlo por tierra, mar y aire, por supuesto, pero no hay que minusvalorarlo ni perderle la cara jamás. Y sí, Lorenzo Sanz tenía razón: la Champions es una competición del Real Madrid. Por eso mismo disfrutaremos como enanos cuando el año que viene se la arrebatemos.

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Armand Carabén van der Meer

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí