1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Pedro Sánchez y la Santísima Trinidad: última oportunidad

El objetivo del nuevo PSOE parece ser la convocatoria de elecciones en octubre o noviembre, descenso del voto de Podemos y Ciudadanos mediante, y previa caída en desgracia de Rajoy

Rubén Juste de Ancos 21/06/2017

<p>Pedro Sánchez.</p>

Pedro Sánchez.

LUIS GRAÑENA

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Pedro Sánchez puede quedar como el líder que movió al PSOE a la izquierda. Pero también puede que sea recordado como aquel que borró la historia del PSOE para escribir su “último capítulo”. Una estrategia arriesgada, que le ha llevado a negar la preeminencia del fundador del PSOE de la Transición, Felipe González, y a reivindicarse como padre, hijo y espíritu santo de la izquierda, blandiendo la bandera clásica del socialismo, bajo el canto de la internacional y puño en alto.

Borrar para construir, incluso su propio pasado. El diario El País, en su rabioso editorial post Congreso, ponía a Sánchez ante las contradicciones de esta estrategia, y le preguntaba si acaso el PSOE de Zapatero, de González, no era de izquierda y era neoliberal. Siguiendo este planteamiento, el periódico animaba a reflexionar entre líneas si Pedro Sánchez reniega de su propio pasado en el PSOE. El País hablaba de cisma, el mismo término que aparece en editoriales y declaraciones, veladas o más explícitas, que demuestran que Pedro Sánchez ha optado por un camino sin retorno: dejar al socialismo sin sus siglas, sustituirlo por su palabra de unir y conciliar hacia afuera. Lo cual significa renovar el partido vía liderazgo carismático, e imitar los gestos de Podemos para restar valor a su estrategia.

Se trata de asumir unos símbolos que para Podemos están en un segundo plano (según el último barómetro del CIS, únicamente el 17,9% del votante del 26J de Podemos se declaraba socialista o socialdemócrata), y sus valores (plurinacionalidad), para desvirtuar el centro de la propuesta de los morados: la enmienda a la totalidad. Es decir, dirigirse hacia un nuevo modelo social, territorial e institucional que afronte los graves problemas de corrupción sistémica y la petición de un referéndum en Cataluña; un marco del que únicamente se sale con un proceso constituyente, no hay otra salida.

Dadas las declaraciones y documentos salidos del XXXIX Congreso del PSOE, parece que Sánchez ha optado por una estrategia intermedia, electoralista

La tesitura parece acercarse a aquella de finales de los 70: el PSOE de Sánchez debe decidir si acepta ser un actor central de la restauración bipartidista o si se suma a una ruptura democrática constituyente que abra una nueva etapa en la historia de España. Dadas las declaraciones y documentos salidos del XXXIX Congreso del PSOE, parece que Sánchez ha optado por una estrategia intermedia, electoralista. Una solución de “consenso”, que implica a Ciudadanos, Podemos y a las bases sociales hasta ahora alejadas del PSOE, como las del 15M, a quienes pretende unificar bajo el difícil paraguas de un socialismo mesiánico. El objetivo sería borrar la historia de capitulaciones recientes, y de paso dividir a los electores de los nuevos partidos. Eso significa distanciarse de la reforma laboral de Zapatero, la fusión de Caja Madrid o el artículo 135, por nombrar sólo algunas. Todo ello parece haberlo reflexionado Sánchez, habilidoso jugador, que ha apelado desde el principio a la importancia del 15M, dibujándose como un simpatizante más, y recurriendo a un elenco nuevo de referentes “limpios”, como José Félix Tezanos o Manuel Escudero, que desplazan al sospechoso Jordi Sevilla. Solo unos meses separan a uno y otro Sánchez, que trata de pasar página para asaltar los supuestos símbolos de Podemos: él no es 100% PSOE, es “La izquierda”.

Otro aspecto que define esta estrategia es la ambivalencia de sus dos adversarios estratégicos: el neoliberalismo y el PP. Pedro Sánchez, como hizo en su campaña, no dispara directamente contra esos poderes en su totalidad, pues sabe que puede jugar con ellos aprovechando la información de que dispone; y aprovecha el hecho de que estas tramas están más enfrentadas que nunca: los constructores y capitalistas patrios basan su supervivencia en la dirigencia del PP, que está de retirada y con carretera directa a Soto del Real. Mientras, los líderes de las grandes finanzas --que ahora apoyan a De Guindos y a Rivera por igual- se mantienen pragmáticos, y Sánchez sabe que pueden volver a una apuesta de gobierno del PSOE en alianza con Ciudadanos.

Sánchez sabe también que la trama transnacional apoyará al partido que cumpla lo pactado, aquel que pueda liderar un gobierno y, ante todo, aplique las recomendaciones que Ciudadanos ha escuchado en Chantilly (Virginia, sede del último encuentro del Club Bildelberg) y que deben ser seguidas durante la legislatura: continuar el proceso de concentración bancario, apuntalar la reforma laboral, privatización paulatina de las pensiones, y reformulación del sistema de salud público.

A ello hay que sumar un pacto de estabilidad que tiene como instrumento principal el veto presupuestario del Gobierno, que aplica sistemáticamente con el apoyo de Ciudadanos a las medidas propuestas por la oposición. Sus promotores definen, no negocian, pues la continuidad de sus inversiones cruzadas, en el planeta y en España, depende de su estricto cumplimento: son una trama global de poder económico y político, comandada por representantes de grandes bancos de inversión, que controlan ya un conjunto amplio de Occidente (deuda pública, grandes empresas, banca y sector inmobiliario) y que no están dispuestos a dejar un cabo suelto: ni los salarios, ni los rescates bancarios, ni el pago de la deuda.

Uno de sus referentes es Durao Barroso, que impuso el ajuste tras el rescate de 2012 a España como presidente de la Comisión Europea y que ahora lo hace desde Goldman Sachs, la entidad que ha comprado deuda española para financiar la paga extra de las pensiones. Otro es el principal inversor del Ibex (18.000 millones) y también financista de las pensiones, Blackrock, cuyo líder, Larry Fink, aseguró que “quien gobierne en España (…) debe ser responsable de los compromisos adquiridos, que son compromisos de Estado y no de un gobierno concreto”. Para este grupo, la política es una constante y no una variable: sólo hay una forma de hacer las cosas, su forma de hacerlas.

se trata de volver a la casilla de salida del 20D, en la cual se planteaba que los intereses de Ciudadanos y Podemos son conciliables, y que el PSOE puede ejercer un liderazgo que supere las diferencias irreconciliables

Ante este bloqueo político ab initio de la política española –condicionada por poderes internacionales--, Sánchez toma la resolución de lo que se puede llamar ya como “Concilio del 39”: jugar la liga nacional para erigirse en símbolo de la trinidad populista: encarnar el socialismo puro, unificar el partido y plantear un eje sobre el cual tienen que pivotar Ciudadanos y Podemos para que no suponga un drama para esta trama global. Lo cual supone echar a Rajoy, al tiempo que mina –lo más importante para esta trama- el poder de negociación de Podemos, al asociarlo a las “fuerzas del cambio”. Es decir, se trata de volver a la casilla de salida del 20D, en la cual se planteaba que los intereses de Ciudadanos y Podemos son conciliables, y que el PSOE puede ejercer un liderazgo que supere las diferencias irreconciliables.

El punto débil de Sánchez es su propio pasado, a pesar de que José Felix Tezanos haya dicho que “Pedro es ahora una persona distinta”, ensalzando su conversión. Por ello, no es difícil interpretar el 39º Congreso desde un cierto maniqueísmo, que indica que su acercamiento a Ciudadanos no es parte del voluntarismo de Sánchez, sino fruto de una reflexión. Ese acercamiento niega la realidad de la coacción del Ibex que él mismo se encargó de difundir en televisión, y al que también le puso nombre: Telefónica, La Caixa y PRISA, es decir pura estrategia Ciudadanos, que presume de ser el guardián del PP y PSOE para que queden fuera del ámbito de influencia de Podemos. Rivera ya lo ha dicho por activa y por pasiva: ellos nunca pactarán con Podemos.

El hecho de considerar iguales a Podemos y Ciudadanos, escogiendo una política de símbolos puros de la izquierda y reunificando la organización en torno a su renovado liderazgo sin contar con los barones territoriales tiene todos los visos de constituir una ofensiva electoral: recuperar los símbolos de la izquierda que mató Felipe González, reafirmarse ante sus propios electores que demandan esos símbolos, y presionar desde una fórmula parcialmente alentadora –pero también desmovilizadora– a aquellos que se identifican con el 15M, es decir, evidenciar que la novedad o ruptura no tiene cabida fuera del PSOE (Podemos), ni su oposición se encuentra dentro del PSOE (Zapatero, Rubalcaba, González).

Este modelo de acercamiento a los electores lleva a desmovilizar al electorado joven y busca atraer al electorado de “identidad” socialista y socialdemócrata de Podemos y Ciudadanos (según el CIS, del 17,9% y 17,8% de su voto el 26J, respectivamente). Es la vía para llegar al gobierno con una estrategia basada en símbolos de “La izquierda” que no compraría un votante desencantado con las derrotas y traiciones de esa izquierda, menos aún el votante joven no adscrito. Por tanto, su ofensiva hacia Podemos es clara, y va dirigida a arrinconar a su electorado en la discusión izquierda-derecha. A ello se suma el desaliento que puede provocar la imposibilidad de un pacto con Ciudadanos y Podemos.

su ofensiva hacia Podemos es clara, y va dirigida a arrinconar a su electorado en la discusión izquierda-derecha. A ello se suma el desaliento que puede provocar la imposibilidad de un pacto con Ciudadanos y Podemos

En resumen, se trata de atraer a una parte de Podemos, desmovilizando al sector central y mayoritario del mismo. Para ello, primero ha de replicar parcialmente la línea política progresista, la plurinacionalidad nominal (sin derecho a decidir), anunciar políticas redistributivas y de fomento de empleo (a sabiendas del veto presupuestario que apoya Ciudadanos), y promover la ansiada caída de Rajoy, alentando la moción de censura. Al mismo tiempo, provocar a Podemos con la necesidad de una alianza con Ciudadanos, a sabiendas de la negativa de ambos, y el enconamiento que provocaría, tanto entre ambos partidos como en su interior. El objetivo no muy lejano es la convocatoria de elecciones en las postrimerías del referéndum catalán (1 de octubre) y de la cascada de casos de corrupción en el PP, descenso de la intención de voto de Podemos y Ciudadanos mediante, y previa campaña de acoso y derribo a Rajoy para que dimita. El PSOE llegaría así a las elecciones anticipadas en condición de mayoría en una correlación de debilidades.

Más cerca de Macron y de Valls que de Corbyn, Sánchez parece basar su estrategia en la desmovilización selectiva de los electores y en una abstención récord (más del 50% del censo). Es cierto que hay diferencias, pero “La izquierda” apela a “En Marche” en tanto que llama a descentrar el eje constituyente de Podemos y fuerzas progresistas afines, es decir, la necesaria base para una fuerte movilización (sobre todo en las llamadas nacionalidades históricas). La historia de Pedro Sánchez y su estrategia lleva a desconfiar, es cierto, pero sólo el tiempo dirá si ha de ser recordado como el líder que reflotó el pacto de las izquierdas, o como el que llevó a su última etapa a “La izquierda”. Hay poco tiempo, pero la posibilidad de cambiar el orden de las cosas existe. Para empezar, leer a Miguel Hernández y recapacitar.

Autor >

Rubén Juste de Ancos

Doctor en Sociología. Asesor de Unidos podemos en el Congreso. Amante del periodismo de Marx e Ida Tarbell. Esta decía que "no hay medicina más efectiva para llegar a los sentimientos de un público fervoroso que las cifras".

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Fernando Caballero

    Lo más interesante que se dice en el artículo es algo que se puede decir de cualquiera, y es que Sánchez puede fracasar o triunfar: Eso sí, el triunfo se obtendría si el camino iniciado por Sánchez culminase en un “proceso constituyente” que es lo que marca la hoja de ruta a ninguna parte de Podemos. No porque uno repita machaconamente una serie de ‘argumentarios’, se van a cumplir en la realidad. Ahí tenemos a Tsipras que siguiendo las directrices de todos los Larry Fink, se ve obligado a ser ‘responsable’ (“quien gobierne en España [o en Grecia o en Portugal o…] (…) debe ser responsable de los compromisos adquiridos, que son compromisos de Estado y no de un gobierno concreto”), o también a los activistas que consideran que los cambios sociales se logran leyendo los muros de las ciudades y, por eso, no paran de pintar —en Vallecas— “Nacionalización de las eléctricas”, mientras que sus correligionarios se sienten impotentes en la tarea menor de “municipalizar” los servicios de limpieza o de jardinería en el municipio de Madrid. Sé que Jeremy Corbyn es guay, incluso se atreve a subirse al escenario de Radiohead en el festival de Glastonbury para hablar a miles de jóvenes concentrados del “espíritu del amor”, emulando a Obama diciendo que "Vamos a trabajar juntos y a reconocer que otro mundo es posible si nos unimos para conseguir una sociedad decente y mejor" y denostar a Donald Trump, recordándole aquello de "Construir puentes, y no muros", mientras que en fechas relativamente recientes, cuando hacía campaña a favor del ‘brexit’ dijo que : "Los laboristas apoyan las reglas justas y la «migración razonablemente controlada» [las comillas son mías] como parte de la relación con Europa tras el Brexit". El partido laborista, en la campaña probrexit estableció dos niveles en el tratamiento de la migración: el nivel uno lo constituían los trabajadores con alta cualificación profesional, a los que no había que poner muchos filtros para su acogida en el Reino Unido; el nivel dos lo conformaban los trabajadores pocos cualificados y los semicualificados, con severas restricciones para acceder al mercado británico*.Seguramente que estas políticas migratorias no sean del gusto de quienes forman la trama de Podemos o de quienes ven a la vuelta de la esquina no sé qué proceso constituyente de no sé qué cosa constituida. Sabemos por Pierre Bourdieu —del que no soy seguidor por ignorancia— y por la crítica política de la publicidad, que el poder simbólico “es una forma transformada –es decir, irreconocible, transfigurada y legitimada–, de las otras formas de poder”. Por ejemplo, si nos hacemos una foto con unos “taxistas en lucha” o con unos “jardineros en huelga” automáticamente los valores de lucha y de huelga de los trabajadores se transfieren al “acompañante coyuntural” de fotografía; Luego, cuando el fotografiado gobierne, si es que gobierna: ¡Ya veremos qué hacemos con sus reivindicaciones¡ Un agradecimiento al autor: No ha dicho nada de las narrativas aunque haya abusado de las previsibles tramas. *(The Guardian https://www.theguardian.com/commentisfree/2017/jan/07/labour-must-introduce-fair-immigration-system “Within tier 1, highly skilled EU workers, such as doctors, teachers and engineers, could move to the UK on the basis of confirmed employment. The jobs they would fill must exceed agreed education, skills and income thresholds. For example, education to 18, plus a minimum of three years’ higher education or post-education work experience, combined with a minimum salary of £25,000 per year. EU students with a place at a British university would also be included in this tier. Tier 2 would comprise low-skilled and semi-skilled EU workers, whose access to the UK labour market would be restricted by sector-based quotas, negotiated between government, industry and trade unions. This tier would cover sectors such as agriculture, food processing, retail, construction and hospitality. Quotas must be phased in over time and carefully designed to strike the right balance between maximising job and training opportunities for local workers and ensuring that sudden workforce shortages are averted. This could deliver the ultimate prize of a higher-wage, higher-skilled economy”.

    Hace 3 años 9 meses

  2. Fernando Caballero

    Lo más interesante que se dice en el artículo es algo que se puede decir de cualquiera, y es que Sánchez puede fracasar o triunfar: Eso sí, el triunfo se obtendría si el camino iniciado por Sánchez culminase en un “proceso constituyente” que es lo que marca la hoja de ruta a ninguna parte de Podemos. No porque uno repita machaconamente una serie de ‘argumentarios’, se van a cumplir en la realidad. Ahí tenemos a Tsipras que siguiendo las directrices de todos los Larry Fink, se ve obligado a ser ‘responsable’ (“quien gobierne en España [o en Grecia o en Portugal o…] (…) debe ser responsable de los compromisos adquiridos, que son compromisos de Estado y no de un gobierno concreto”), o también a los activistas que consideran que los cambios sociales se logran leyendo los muros de las ciudades y, por eso, no paran de pintar —en Vallecas— “Nacionalización de las eléctricas”, mientras que sus correligionarios se sienten impotentes en la tarea menor de “municipalizar” los servicios de limpieza o de jardinería en el municipio de Madrid. Sé que Jeremy Corbyn es guay, incluso se atreve a subirse al escenario de Radiohead en el festival de Glastonbury para hablar a miles de jóvenes concentrados del “espíritu del amor”, emulando a Obama diciendo que "Vamos a trabajar juntos y a reconocer que otro mundo es posible si nos unimos para conseguir una sociedad decente y mejor" y denostar a Donald Trump, recordándole aquello de "Construir puentes, y no muros", mientras que en fechas relativamente recientes, cuando hacía campaña a favor del ‘brexit’ dijo que : "Los laboristas apoyan las reglas justas y la «migración razonablemente controlada» [las comillas son mías] como parte de la relación con Europa tras el Brexit". El partido laborista, en la campaña probrexit estableció dos niveles en el tratamiento de la migración: el nivel uno lo constituían los trabajadores con alta cualificación profesional, a los que no había que poner muchos filtros para su acogida en el Reino Unido; el nivel dos lo conformaban los trabajadores pocos cualificados y los semicualificados, con severas restricciones para acceder al mercado británico*.Seguramente que estas políticas migratorias no sean del gusto de quienes forman la trama de Podemos o de quienes ven a la vuelta de la esquina no sé qué proceso constituyente de no sé qué cosa constituida. Sabemos por Pierre Bourdieu —del que no soy seguidor por ignorancia— y por la crítica política de la publicidad, que el poder simbólico “es una forma transformada –es decir, irreconocible, transfigurada y legitimada–, de las otras formas de poder”. Por ejemplo, si nos hacemos una foto con unos “taxistas en lucha” o con unos “jardineros en huelga” automáticamente los valores de lucha y de huelga de los trabajadores se transfieren al “acompañante coyuntural” de fotografía; Luego, cuando el fotografiado gobierne, si es que gobierna: ¡Ya veremos qué hacemos con sus reivindicaciones¡ Un agradecimiento al autor: No ha dicho nada de las narrativas aunque haya abusado de las previsibles tramas. *(The Guardian https://www.theguardian.com/commentisfree/2017/jan/07/labour-must-introduce-fair-immigration-system “Within tier 1, highly skilled EU workers, such as doctors, teachers and engineers, could move to the UK on the basis of confirmed employment. The jobs they would fill must exceed agreed education, skills and income thresholds. For example, education to 18, plus a minimum of three years’ higher education or post-education work experience, combined with a minimum salary of £25,000 per year. EU students with a place at a British university would also be included in this tier. Tier 2 would comprise low-skilled and semi-skilled EU workers, whose access to the UK labour market would be restricted by sector-based quotas, negotiated between government, industry and trade unions. This tier would cover sectors such as agriculture, food processing, retail, construction and hospitality. Quotas must be phased in over time and carefully designed to strike the right balance between maximising job and training opportunities for local workers and ensuring that sudden workforce shortages are averted. This could deliver the ultimate prize of a higher-wage, higher-skilled economy”.

    Hace 3 años 9 meses

  3. Nobilis Bellator

    Yo también comparto como el lector previo este analysis. Pero también pienso que según como caigan las piezas del partido de ajedrez que se está jugando, también cabe la posibilidad que Sánchez este sin quererlo a punto de pasar a la historia como el que dio el golpe final a la vida útil de un partido moribundo.

    Hace 3 años 9 meses

  4. Ni pa tí ni pa mí

    Estupéndo e imprescindible análisis, que comparto. Hay que reconocerle una cierta habilidad para nadar en la ambigüedad, pero existe un peligro muy evidente en la estrategia que describe el autor, y es que en varios momentos tendrá que posicionarse y ahí veremos si la línea es la Macron en Francia, Corbyn en Reino Unido o quizás Costa en Portugal.

    Hace 3 años 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí