1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Reportaje

Caridad contra el cambio climático

El Gobierno español gasta decenas de millones de euros cada año en subvencionar a los afectados por las consecuencias del calentamiento global sin corregir sus efectos, actuar sobre sus causas o paliar las amenazas para la economía que se derivan de él

Eduardo Bayona 21/06/2017

<p>Bajo nivel de agua en el embalse de Yesa, situado ente Navarra y Aragón, en otoño de 2016.</p>

Bajo nivel de agua en el embalse de Yesa, situado ente Navarra y Aragón, en otoño de 2016.

Basotxerri

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

¿Cuánto le cuesta a España el cambio climático? Mucho dinero. Una cifra incalculable que nadie ha sido hasta ahora capaz de cuantificar y de cuyo aumento sostenido cada vez hay más indicios, mientras los gobiernos centran su actuación en mantener una multimillonaria política caritativa (caridad: “limosna que se da o auxilio que se presta a los necesitados”) con algunos de sus damnificados.

“El cambio climático es un mecanismo que se retroalimenta, que tiene unos costes incalculables y que en unos años va a suponer una reducción sustancial del PIB, de varios puntos”, pronostica Santiago Martín Barajas, responsable de Agua de Ecologistas en Acción. Al margen de la perspectiva productiva, entidades como la aseguradora DKV llaman la atención sobre algunos previsibles efectos de la alteración de la meteorología como elevar la transmisión de algunas enfermedades infecciosas, y prestigiosas publicaciones científicas como The Lancet califican esas modificaciones como “amenaza mundial” en términos de salud pública (especialmente por sus efectos en las patologías respiratorias), mientras la OMS (Organización Mundial de la Salud) se pronuncia en términos similares cuando estima que unas 1.800 personas mueren cada año de manera prematura en España como consecuencia de su exposición al ozono troposférico, un gas dañino también para las plantas y cuyo aumento se encuentra entre los efectos secundarios de las olas de calor como la que desde hace unos días azota España, y que serán cada vez más frecuentes. 

Junto con las consecuencias en la salud pública, de difícil valoración económica, entre los principales efectos ambientales del cambio climático se encuentran el aumento de las temperaturas, la reducción de las precipitaciones y la alteración de su régimen, con la ampliación de los periodos de sequedad y una concentración de las descargas, estas con un carácter progresivamente más torrencial.

Nadie ha sido hasta ahora capaz de concretar cuánto le cuesta a España el cambio climático pero hay cada vez más indicios de que su coste va en aumento

Las temperaturas más elevadas y la llegada cada vez más temprana del calor veraniego aumentan de manera notable la evaporación del suelo y la evapotranspiración de los vegetales ya en primavera, lo que eleva tanto la demanda hídrica de las plantas como, en muchos casos, su estrés, además de disparar el riesgo de incendios forestales. La reducción de las precipitaciones, tanto en forma de agua como de nieve, tiene uno de sus principales efectos en el desplome de las aportaciones de los ríos, que cayeron más de un 14% entre 1995 y 2005 (un 38% en la cuenca del Segura, un 21% en la del Ebro, donde se espera un retroceso de otro 5% en una década) en relación con la serie de 1940 a 1996 y que, según varios estudios, van a seguir menguando. Es decir, que cae la disponibilidad del recurso al mismo tiempo que aumentan las necesidades de los cultivos, hasta el punto de que organizaciones como COAG advierten de que los viñedos del Duero, el Ebro y la mitad sur del país pueden llegar a necesitar el riego “para mantener el cultivo”. Mientras tanto, la alteración del régimen pluvial se traduce en una intensificación de los procesos de erosión del suelo. 

Una tradición millonaria

¿Qué se puede hacer ante un cuadro de este tipo, que recorta drásticamente la disponibilidad de agua para regar al mismo tiempo que decenas de miles de agricultores de secano ven perderse de nuevo sus cosechas por falta de lluvias? Depende de a quién se le pregunte. 

El Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama) mantiene la tradición de los decretos de sequía, los cuales, desde hace décadas, combinan la exención de pagos por el uso del agua para los agricultores con el anuncio de nuevas obras hidráulicas o la modificación de las normas sobre la gestión del recurso. El último, aprobado en el Consejo de Ministros del 9 de junio y que en unos días será debatido en el Congreso, establece una serie de exenciones y moratorias en el pago de las tarifas por acceder al agua y en las cuotas de la Seguridad Social para los agricultores de las cuencas del Júcar, el Segura (incluido el suministro del Tajo vía trasvase) y el Duero, donde este año ha llovido apenas la mitad de lo normal y las organizaciones agrarias valoran en casi mil millones de euros las pérdidas en el sector.

La resolución, que amplía la posibilidad de aplazar el pago de las cuotas del seguro por un año a todas las explotaciones agrarias del país afectadas por la sequía y que está complementada por otra con rebajas en los seguros agrarios, liberaliza la transmisión de derechos de agua para esta campaña dentro de cada una de las tres cuencas, situación que se amplía hasta la siguiente en el Segura y el Duero.

¿Cuánto cuesta este tipo de medidas? Resulta muy difícil cuantificarlo. Un estudio de la Fundación Nueva Cultura del Agua (FNCA) señala cómo, entre 2005 y 2009, las exenciones de las tarifas del trasvase Tajo-Segura a los agricultores y ayuntamientos de la segunda cuenca sumaron 62,9 millones de euros mientras la compra del agua solo les había supuesto 47,7. El Gobierno prevé que esas cifras crezcan, ya que estima que las rebajas alcanzarán esta campaña los 35 millones solo para los beneficiarios de la transferencia hídrica, que únicamente recibirán el agua que compren ante la situación de esquilmación de la cabecera del Tajo, más ocho en el Duero y 8,5 en el Júcar.

Tijeretazo en Medio Ambiente

“La declaración de situaciones de sequía suele ser el punto de partida de nuevas obras hidráulicas, con lo que a la siguiente sequía tenemos más presas vacías”, indica Pedro Arrojo, catedrático de la Universidad de Zaragoza, miembro de la FNCA y diputado de Unidos Podemos, que resalta que, en situaciones de escasez, el ejecutivo nunca aplica medidas de disuasión del consumo y, desde hace unos años, aprovecha cada episodio para aumentar la liberalización del mercado del agua.

Lo cierto es que el ejecutivo de Mariano Rajoy, partidario como todos sus antecesores de no prever en sus presupuestos otros efectos de calentamiento global como las riadas pese a llevar décadas causando daños por valor de 800 millones anuales, no es muy proactivo en esta materia. Este año ha recortado en más de un 40% las partidas dedicadas a la lucha contra el cambio climático, tal y como denunció Greenpeace: 54,5 millones tras un tajo que la ministra, Isabel García Tejerina, intentó camuflar con el argumento de “que las acciones contra el cambio climático quedan integradas en las políticas sectoriales”. 

El ejecutivo de Mariano Rajoy es partidario de no prever en sus presupuestos otros efectos del calentamiento global como las riadas pese a llevar décadas causando daños por valor de 800 millones anuales

Ocurre otro tanto con la planificación. El regadío consume el 82% del agua que se regula y distribuye en España, mientras el otro 18% se reparte entre el abastecimiento a poblaciones y el suministro a la industria (usos como la producción de energía no son consuntivos), según un estudio de Ecologistas en Acción sobre los últimos planes hidrológicos aprobados por el Gobierno. Más de un tercio de los 15.127 hectómetros cúbicos de agua que consumieron en 2014 las algo más de cuatro millones de hectáreas de regadío de España (5.454, el 36%, casi la mitad de ellos en Andalucía y Aragón) se siguen gastando por gravedad, en prácticas ineficientes, según revela la Encuesta sobre el Uso del Agua en el Sector Agrario del INE (Instituto Nacional de Estadística), que también indica que en 2005 la proporción entre los sistemas localizados como el goteo y la aspersión, por un lado, y “la manta”, por otro, era prácticamente del 50% por el 50%.

Las perspectivas de esos planes apuntan a que en los próximos cuatro años la demanda urbana crecerá ligeramente para situarse en 4.613 hectómetros y la industrial seguirá en el entorno de los 818 actuales, mientras a las actuales 4,07 millones de hectáreas de regadío se les añaden otras 687.686, dos tercios de ellas (445.000) en el Ebro. “Estimamos que los nuevos regadíos supondrían un consumo adicional de agua con respecto a la situación actual de, al menos, 3.000 hectómetros anuales para el conjunto del país, lo que supondría un incremento neto de aproximadamente el 10 % del consumo total actual de agua”, señala el estudio, que pronostica “una situación de completa insostenibilidad y de auténtico colapso hídrico y medioambiental dentro de unos pocos años en una buena parte del país”, en la que pueden darse cuadros de déficit estructural, además de en la cuenca del Segura, en el Júcar, el Guadiana, el Guadalquivir, las cuencas catalanas y las mediterráneas, el sistema Guadalete-Barbate y parte de las del Tajo y Ebro, lo que supone “aproximadamente la mitad de la superficie peninsular”.

El regadío consume el 82% del agua que se regula y distribuye en España, mientras el otro 18% se reparte entre el abastecimiento a poblaciones y el suministro a la industria

¿Qué hacer sin saber qué hacer?

Mientras el país camina hacia el colapso, quizás no sería un mal momento para que el nuevo-PSOE-de-siempre de Pedro Sánchez desempolvara aquel párrafo de su programa electoral que abogaba por encomendar al Banco de España un informe anual “sobre la exposición de la economía y el sector financiero a riesgos climáticos y de carbono”, para que el Unidos Podemos pos-Vistalegre afine su ambiguo propósito de “llevar a cabo un plan de adaptación al cambio climático de ciudades, administraciones públicas y sectores estratégicos”, para que C’s concretara sus inconcretos “objetivos ambiciosos a medio y largo plazo” en la reducción del lanzamiento de gases de efecto invernadero y el desarrollo de las fuentes de energía renovable y/o para que el PP aclare su contradictoria propuesta de combinar “un marco adecuado para que la minería energética competitiva sea un sector de futuro” con dar “pasos adicionales para lograr una economía con menores emisiones de carbono”. En esas propuestas electorales de los cuatro principales partidos se encuentra la clave de la lucha contra el cambio climático en España: ninguno de ellos parece tener un plan claro, pese a que se trata de una de las mayores amenazas que se ciernen sobre el sistema económico y sobre la seguridad ecológica y ambiental del país.

“El impacto ambiental está siendo fortísimo, con una repercusión enorme sobre los ecosistemas fluviales que, además, se incrementa por el aumento de las demandas” para industria, regadío y abastecimiento, especialmente intensa en verano en las zonas de afluencia turística como los litorales mediterráneo y cantábrico, explica Erika González, de Ecologistas en Acción, para quien “no hay recursos para sostener tanta demanda”.

“Se trata de planificar el uso de los recursos, y de hacerlo de manera que resulte lo menos doloroso posible”, apunta, al tiempo que recuerda que el objetivo principal de la Directiva Marco del Agua es alcanzar un buen estado ecológico de los ecosistemas fluviales. González aboga por determinar los usos del agua en función de los menguantes recursos existentes reduciendo de cuatro millones de hectáreas a tres la superficie de regadío y adecuando también los desarrollos urbanísticos a la disponibilidad real de agua.

“No se puede poner el acento en las infraestructuras sino en cómo aprovechar los recursos. El hormigón no va a solucionar los efectos del cambio climático”, anota González, para quien mejorar la eficiencia de las redes de distribución “es un primer paso, pero resultará insuficiente si continúa aumentando la demanda”. 

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Maria Concha

    Que a los españoles les preocupa el cambio climático? Entonces como hacen esas fiestas en que queman toneladas de pólvora (mascletá y otras parecidas) y contaminan con carreras de motos y coches? Palabras solo palabras.

    Hace 3 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí