1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El ala izquierda del Parlamento

La transformación del Congreso, fase uno

La ciudadanía observa la Cámara con distancia, pero varias iniciativas de la izquierda transformadora evidencian y avanzan en el debate sobre la profunda crisis ética aún sin resolver

Víctor Alonso Rocafort 28/06/2017

<p>El Congreso de los Diputados, durante la moción de censura a Mariano Rajoy. Junio de 2017.</p>

El Congreso de los Diputados, durante la moción de censura a Mariano Rajoy. Junio de 2017.

Congreso.es

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

El no nos representan que dio pie al ciclo de protestas de 2011 aún resuena en las cabezas y guía los pasos de muchos de quienes trabajamos en el Parlamento. Hace unas semanas escribía sobre cómo lo que está sucediendo este año con la eutanasia revela hasta qué punto seguía presente la crisis de representación. Partidos cuyos votantes apoyan hasta en más de un 90% su regulación se oponen sin embargo a la misma. El caso extremo viene cuando un partido, el PSOE, aprueba no hace ni un mes en su Congreso interno la despenalización inmediata de la eutanasia y, ahora que retomamos el debate en el Hemiciclo, anuncia sin pudor que la rechaza porque quiere aparecer en unos meses liderando una propuesta.

Esto es un síntoma más de algo de mayor profundidad, de una crisis ética aún sin resolver. Si vieron la entrevista de Jordi Évole al comisario Villarejo me entenderán, no estamos más que ante una arista más de la podredumbre de un Régimen.

Pero si algunos estamos en el Congreso es precisamente para proseguir, ahora desde dentro, la impugnación popular a esta crisis ética y de representación. De ahí que desde Izquierda Unida queramos poner sobre la mesa una primera fase de transformación del Parlamento.

Contamos con uno de los Parlamentos más rígidos e inútiles de Europa. Gran parte de las iniciativas directamente no sirven para nada

Con un gobierno en minoría hubo quien creyó que iba a ser posible sacar más leyes adelante, pero la pesada máquina del Congreso puede enlentecerse sin problemas desde el partido gubernamental y quienes les apoyan. A esto hemos de sumar que contamos con uno de los Parlamentos más rígidos e inútiles de Europa. Gran parte de las iniciativas directamente no sirven para nada, a lo sumo para que aparezcan, efímeras y pomposas, las mociones aprobadas del Congreso en la prensa del día. Se reprueban ministros y tampoco pasa nada, ahí siguen como si la cosa no fuera con ellos. Se formulan preguntas por miles para que nos las conteste el Gobierno, burocráticamente, cuando les da, y en eso nos mantienen esforzados, despistados, cada día.

La ciudadanía observa el Parlamento con distancia, no en balde no está invitada a participar de sus trabajos y tan solo se le abren sus puertas dos o tres días al año, precisamente cuando se celebra la Constitución de 1978, lo que no deja de resultar significativo. Ya se sabe aquello de las 2 Iniciativas Legislativas Populares aprobadas en estos cuarenta años mientras se desechaban cerca de 100. Atado y bien atado, que dijo aquél.

Como izquierda transformadora en el Parlamento, formando parte de una alianza esta vez de peso, tenemos una labor que hacer. No solamente afrontamos la función de controlar al Gobierno y tratar de sacar adelante leyes tan relevantes como la que se comentaba más arriba. Estamos también para recoger el guante impugnador de 2011, para transformar democráticamente la propia institución parlamentaria. Si no, ¿para qué hemos venido? ¿De verdad alguien piensa que es posible pasar por aquí tras lo sucedido estos años y dejar los muebles tal y como estaban?

Impugnar el Régimen del 78 es inevitablemente impugnar su Parlamento.

La crítica al parlamentarismo tiene una larga trayectoria. Si queremos afrontarla en nuestros días con propuestas concretas hemos de conocer cuáles han sido sus grandes líneas, actualizarlas a nuestro contexto actual y debatir sobre ellas. Basten de momento aquí unas pinceladas antes de exponer esta primera fase de transformaciones que deseamos afrontar.

Escrito en los años veinte de la Alemania de Weimar y con el largo título de Los fundamentos histórico-espirituales del parlamentarismo en su situación actual (1923), el hoy tan popular teórico que engrosara las filas del partido nazi, Carl Schmitt, cincelaba con precisión de cirujano varios de los males que aquejaban al parlamentarismo.

El carácter público con el que nació en su versión moderna frente a los arcanos de los gabinetes técnicos, especializados y burocráticos de las monarquías absolutas; la separación de poderes que permite un legislativo deliberante de muchos frente a la unidad ejecutora del gobierno; la libre discusión de argumentos con posibilidad de convencimiento mutuo; las libertades de prensa, reunión o expresión que debían acompañar esta conversación sin fin entre parlamentarios… Gran parte de todo ello demuestra ser en la práctica cotidiana de inicios del siglo XX, mantiene Schmitt, nada más que “un decorado superfluo, inútil e incluso vergonzoso”.

Los partidos actúan como grupos de interés sordos a la discusión, lo fundamental para un país se decide fuera de su Parlamento y, lejos de la deliberación razonada, se gana a las masas desde una propaganda que apela directamente a las emociones y al símbolo. Continuas crisis de gobierno e inestabilidad, discursos banales plagados de faltas de respeto, mecanismos de obstrucción parlamentaria, privilegios y escasa asistencia de los diputados a las sesiones, vínculos directos entre prensa, partidos y capital, un sistema de listas que desconecta electores y representantes, todo esto y algo más enumeraba Schmitt.

No estamos más que ante una “sátira”, la Antichambre (antiCámara) de las oficinas donde se reúnen “los poderosos invisibles” que realmente manejan el país. “Representantes de los intereses del gran capital”, llegará a decir el alemán anticipando lo que hoy algunos entendemos por representación oligárquica. Por otra parte, ni siquiera se forman ya buenas élites políticas en el Parlamento, concluye.

Esto de Schmitt tampoco era nuevo y, como él mismo indica, era una crítica compartida en lo esencial a izquierda y derecha. El propio autor alemán recoge las tempranas críticas de Lorenz Von Stein al parlamentarismo en el año crucial de 1848: falta de actividad real, lentitud en los movimientos burocráticos y unos actores dominantes que estaban fuera, no dentro de las Cámaras.

Schmitt insiste en las diferencias entre las ideas liberales y las democráticas, tomando precisamente las revoluciones de 1848 como punto de inflexión para su divorcio. Desde su particular ideología, inseparable de su visión teórica y apoyándose en las confusiones rousseaunianas del Contrato Social, Schmitt sustentaba toda democracia en la homogeneidad. No en la igualdad de derechos sino en la homogeneidad nacional, religiosa o racial. La idea de la democracia de Schmitt se basaba en la exclusión y el ataque a las diferencias, en la aclamación al líder y los instrumentos plebiscitarios. Y lo más revelador: no era incompatible con la dictadura. Su crítica al parlamentarismo serviría por tanto de palanca de apoyo al incipiente movimiento fascista.

La némesis liberal de Schmitt en esta cuestión durante los años veinte, el teórico de origen judío Hans Kelsen, era muy consciente también de las fallas del parlamentarismo. Había tratado de afrontarlas con una serie de propuestas de reforma en su obra De la esencia y valor de la democracia, donde abogaba por un tránsito del liberalismo a la democracia protagonizado por una mayor participación en el Estado del individuo. Concretamente, por la participación directa en la función legislativa, más allá de la elección de los legisladores. Pedía espacio en las Constituciones para la iniciativa popular así como defendía el referéndum como un instrumento más.

Kelsen afrontó sin ambages los problemas teóricos más relevantes de la cuestión parlamentaria. Es así que se preguntaba si el Parlamento era “un instrumento útil para resolver las cuestiones sociales de nuestro tiempo”.

Al igual que Schmitt insistía en que hay representación política más allá del parlamentarismo, Kelsen admitirá que democracia y parlamentarismo no son idénticos. Eso sí, añadiría enseguida que, dada la imposibilidad de la democracia directa entre millones de ciudadanos, el Parlamento era “la única forma real” de llevarla a cabo.

Al igual que Schmitt insistía en que hay representación política más allá del parlamentarismo, Kelsen admitirá que democracia y parlamentarismo no son idénticos

Si democracia significaba identidad entre gobernantes y gobernados, si la entendíamos como el gobierno del pueblo por el pueblo, ¿quién era el pueblo? Plural y fraccionado, considerarlo una unidad homogénea tan solo es una ficción nacionalista, razonaba Kelsen. Como una ficción es también la representación política. Esto es relevante cuando se nos dice que la voluntad del Estado no se crea por el pueblo, sino por un Parlamento creado por el pueblo al que dice representar. Esta ficción, admite pragmático y conservador, es precisamente la que ha logrado contener la marea democrática de los siglos XIX y XX.

Y a la vez esta falsedad da munición a los adversarios del parlamentarismo, se lamenta a renglón seguido Kelsen. Cierto que podemos defender el Parlamento por su papel esencial a la hora de dividir el poder en su función legislativa, pero nadie podrá negar que la representación requiere un gran ejercicio de imaginación política: hacer presente lo ausente (y por millones) parece cosa de magia.

Tanto Schmitt como Kelsen escriben con los recientes acontecimientos de 1917 en el cogote, es decir, con esa gran enmienda a la totalidad al parlamentarismo liberal que fue la Revolución soviética.

En medio de aquel año crucial Lenin, en Estado y revolución, echaba en cara a los mencheviques y socialrevolucionarios el que no cambiaran nada de las instituciones que ahora ocupaban, el que se dedicaran únicamente a repartirse el botín de los cargos aplazando la Constituyente y dejando “intangible la base del régimen burgués”. Lenin les animaba, no a apoderarse o perfeccionar la máquina del Estado, sino literalmente a romperla, destruirla y aplastarla.

El modelo propuesto por Lenin en aquella obra para sustituir ese aparato de dominación de clase que era el Estado residía en la Comuna de París. En sus disquisiciones sobre la expresión marxista de dictadura del proletariado, Lenin venía a decir que el nuevo Estado habría de ser democrático para los desposeídos y dictatorial para la burguesía. Supresión del ejército permanente, policía revocable y al servicio de la Comuna, salarios de obreros para todos los cargos públicos, funcionarios judiciales que debían ser elegidos, responsables y revocables.

Y en lugar de Parlamento el pueblo habría de organizarse en comunas, es decir, en soviets. Lenin critica que aquel solo sirve para embaucar al pueblo mientras la política de poder real se hace entre bastidores. No se trata de eliminar las instituciones representativas, pues sin ellas “no puede concebirse la democracia”, sino de transformarlas de “lugares de charlatanería” en “corporaciones de trabajo”, legislativas y ejecutivas a la vez.

Tras la Segunda Guerra Mundial el parlamentarismo afrontó algunos cambios, entre ellos, la limitación de la voluntad legisladora desde el marco de derechos fundamentales que proporcionaban las nuevas Constituciones y el nuevo papel central reservado en ellas para los partidos. El fascismo había sido implacable con el parlamentarismo mientras el estalinismo mostraba un modelo alternativo de Estado no precisamente atractivo, cruzado por la burocracia y la falta de pluralidad ideológica.  

El marxista griego Nicos Poulantzas, en su obra Estado, poder y socialismo (1979), planteaba la compatibilidad de una democracia basada en la democracia directa de los consejos y la democratización de las instituciones representativas. ¿Cómo transformar los aparatos del Estado en la transición al socialismo?, se preguntaba el autor griego, porque ya difícilmente asistiremos al gran día de la toma del Palacio de Invierno.

El dilema básico que plantea Poulantzas es que si pasamos por el Estado sin transformar sus instituciones podemos caer en la inercia de aceptar, tal y como hacen los socialdemócratas, la representación de base liberal dominante. Y si suprimimos las instituciones representativas existentes, producto también de luchas democráticas pasadas, haremos un flaco favor a las libertades y la pluralidad. Es así que el autor griego, rechazando expresiones que entiende producto de tácticas de otro tiempo –como dictadura del proletariado-- apuesta por combinar la profundización democrática de la representación existente, incluidos sindicatos y partidos, con el desarrollo de movimientos populares, la emergencia de organizaciones realmente dirigidas desde la base y la construcción de centros autogestionados.

Y como esto no será fácil, como habrá duras resistencias desde el poder, la izquierda ha de contar con una amplia alianza de apoyos populares para llevar lo máximo de todo esto a buen término.

Los últimos desarrollos de la teoría democrática contemporánea, con autoras como Hanna Pitkin, Jane Mansbridge o Nadia Urbinati, buscan también la democratización de la representación política dominante de modos interesantes. Qué duda cabe que el Parlamento es la institución central en este campo y que la mayor parte de las críticas clásicas vistas en nuestro repaso encajan en el que conocemos en España. Con el auge de la extrema derecha en toda Europa no podemos permitirnos una crítica destructiva sin tener desde la izquierda un camino democrático y socialista de transformación.

Con el auge de la extrema derecha en toda Europa no podemos permitirnos una crítica destructiva sin tener desde la izquierda un camino democrático y socialista de transformación

Es por eso que desde Izquierda Unida nos hemos planteado una primera fase. De igual modo que nos está sucediendo con la eutanasia, donde el PSOE anuncia ya para el año que viene su ley, sabemos que hay diversos tiempos para la política. Uno inmediato donde nuestras iniciativas logran salir adelante, y otro a medio plazo donde la irrupción de nuestras propuestas pueden propiciar finalmente el cambio.

En esta primera fase hemos presentado una batería de iniciativas que enmendaban la tímida propuesta del PNV sobre las proposiciones no de ley (PNL), una de esas iniciativas declarativas donde el Congreso insta al Gobierno a hacer algo que nadie le obliga a hacer. La Mesa del Congreso, donde somos minoría, la ha rechazado con el argumento de que nuestras iniciativas se salen del amplísimo mundo de las PNL. Bajo esta creativa modalidad de obstruccionismo parlamentario se esconde seguramente el miedo a que removamos los pilares de la institución.

Basándonos entre otros en autores no considerados precisamente revolucionarios, como los letrados de las Cortes y del Congreso Fernando Santaolalla y Piedad García Escudero, desde las referencias clásicas y contemporáneas aquí referenciadas y otras provenientes de diferentes tradiciones de la izquierda, atendiendo a la práctica experimentada los últimos años por nuestros diputados y diputadas, por nuestros técnicos, proponíamos unas primeras reformas que abordaran cinco grandes áreas:

i) un Parlamento abierto a la participación directa de la ciudadanía;

ii) un mayor peso de las funciones de control y legislativa del Congreso, impidiendo que aquellas iniciativas meramente declarativas quiten tiempo y recursos a aquellas;

iii) un Parlamento que realmente parlamente, delibere desde la discrepancia y el respeto, donde sus representantes se escuchen y debatan antes de tomar las decisiones.

iv) una mayor agilidad en los trámites, impidiendo la paralización de la actividad parlamentaria o un burocratismo inútil que ahogue la actividad política de los Grupos Parlamentarios;

v) una representación respetuosa con la pluralidad política del país, atendiendo a sus minorías y acercándose al ideal proporcional inscrito en la tradición representativa más democrática.

Para empezar con ello habíamos propuesto la creación de Comisiones de audiencia pública ciudadanas, donde ciudadanos y colectivos sociales registrados voluntariamente se seleccionaran por sorteo para acudir a una rendición de cuentas cuatrimestral de los representantes. O una Comisión de evaluación de las leyes, que al año y a los dos años de aprobarse situara al Gobierno frente a los grupos de oposición y, de nuevo, ciudadanos y colectivos seleccionados por sorteo, para rendir cuentas de su implementación. Otros mecanismos concretos, como la supresión de interpelaciones y mociones sin efecto real, la limitación de las prórrogas eternas para enmendar leyes en tramitación o el facilitar la formación de grupos parlamentarios, también han entrado en esta primera propuesta.

A la vez, para que lo que tengamos en el Hemiciclo sea un debate real, vivo y auténtico, una deliberación donde esté presente la escucha, donde no dominen los argumentos lógicos y racionales, en exceso técnicos, proponíamos resolver la ambigüedad del Reglamento del Congreso sobre la lectura de discursos. Traíamos para ello el artículo del Senado que indica que no se leerá en ningún caso, salvo con el apoyo de notas auxiliares, donde se entienden incluidos los imprescindibles informes y datos.

El diálogo público, esa conversación política sin fin entre los diferentes, que tiene el privilegio de influir sobre la ciudadanía, que le ayuda a pensar sobre cuáles son sus intereses, no puede realizarse leyendo de corrido, como ventrílocuos que traen la parrafada escrita de casa incluso en las réplicas. El Parlamento no puede ser un teatro ni un paripé.

Como decía, de momento la Mesa nos ha echado para atrás este primer intento. Incluso un diputado de Ciudadanos nos la ha calificado de “ocurrencia”. Pero algo de debate se empieza a trasladar hacia afuera. Volveremos del verano con una iniciativa propia de calado que amplíe en una segunda fase lo presentado esta semana, que ponga sobre la mesa una reforma del Reglamento en profundidad que comience la transformación democrática del parlamentarismo. Mientras, fuera de él, habrá que volcarse en la creación de movimientos populares realmente democráticos. Porque sabemos que en cuanto repartamos el poder se repartirá la riqueza. Nada más y nada menos que aquello que leímos a nuestros mayores y que escuchamos a los más jóvenes en las plazas en los últimos años. Aquello que tanto necesitamos y la razón de que amemos tanto la buena política.

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Víctor Alonso Rocafort

Profesor de Teoría Política en la Universidad Complutense de Madrid. Entre sus publicaciones destaca el libro Retórica, democracia y crisis. Un estudio de teoría política (CEPC, Madrid, 2010).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Jesús Díaz Formoso

    (...) El segundo, impresiona; por el nivel de fortaleza de Normas “ISO” y “UNE”, y por su intermediación, de las Alemanas (DIN); Normas Privadas referidas a Materias Reservadas a Ley Orgánica (especial mayoría Parlamentaria), acordadas en el seno de la “International Standard Organization” (ISO); una organización independiente y no-gubernamental formada por las organizaciones de estandarización de los 163 países miembros. En España son las Normas UNE (“Una Norma Española”); que generalmente constituyen meras transposiciones de las normas ISO y de las Normas DIN Alemanas. // Las Normas UNE son creadas en los Comités Técnicos de Normalización (CTN) de la Asociación Española de Normalización -AENOR-, una asociación privada reconocida legalmente en España como organismo nacional de normalización. // El cambio es absoluto; de un nivel cualitativo que le hace ascender de “división” en la Liga de la Producción Normativa. Ya no hablamos de arandelas normalizadas para atornillar tornillos normalizados; ni de papeles normalizados sobre la Norma Alemana, como los conocidos folios, que ya no son folios, sino tamaño “DIN A-4”. Hablamos ahora de Normas que se introducen en la esfera de los Derechos Humanos. Dictadas por sujetos privados. // “Comités de Expertos” sustituyen a los Parlamentos, a nuestros tristes Representantes elegidos por nuestros Votos; a nuestra Soberanía. De Ciudadanos a Consumidores. De Leyes Parlamentarias a la Ley de la Jungla; o del Mercado, tanto monta. // HACIA EL NEOLIBERALISMO JUDICIAL - http://puntocritico.com/2017/07/03/3577/

    Hace 5 años 4 meses

  2. Jesús Díaz Formoso

    http://puntocritico.com/2017/07/03/3577/ - HACIA EL NEOLIBERALISMO JUDICIAL

    Hace 5 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí