1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

Ser feminazi hoy

Se busca mujer altruista-incubadora en buen estado

Los deseos de los privilegiados no deberían primar por encima de los derechos reproductivos de las mujeres

Anita Botwin 29/06/2017

Pedripol

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

El debate sobre la gestación subrogada tiene un nuevo capítulo. Ciudadanos ha entrado en escena con su propuesta para legalizar la práctica de una manera “altruista”.  

En esta proposición de ley han puesto una serie de requisitos a la gestante incubadora para que satisfaga los deseos de los futuros padres. Debe tratarse de un vientre en perfecto estado para parir niños perfectos de anuncio de pañales.

Ciudadanos hace hincapié en los deseos de esos padres desesperados que lo han intentado todo, pero no han sido capaces de tener descendencia y ahora desean un bebé a la carta. La incubadora en cuestión no debe presentar ningún problema de salud mental previo, ha de ser mayor de 25 años, haber gestado un niño sano al menos una vez y poco menos que hacer piruetas a lo Nadia Comaneci (embarazada).

Elegir sobre nuestros cuerpos debería centrarse en decidir qué ponerse cada día, en tatuarse o hacerse piercings, acostarse con quien se desee, bañarse desnuda en la playa…

Sin embargo, los deseos de los privilegiados no deberían primar por encima de los derechos reproductivos de las mujeres. Entre otras cosas, porque los deseos no deben ponerse en el mismo plano que los derechos básicos. Desear algo no lo convierte en derecho. Decir que “no somos vasijas para gestar durante nueve meses un bebé para transmitir unos genes” no es un eslogan facilón ni partidista. Es que las mujeres en pleno siglo XXI deberíamos querer ser algo más que vientres de alquiler y objetos de compra y venta. Esta propuesta de Ciudadanos sobre el altruismo de las mujeres incubadoras, lejos de traer nuevos derechos, suprime además el derecho irrevocable de filiación del niño, ya que en ningún papel figuraría dato alguno sobre la gestante. Es decir, el bebé gestado no podría conocer nunca quién es su madre biológica altruista.  

Se me ocurren un millón de formas de ser altruista que no pongan en riesgo nuestra salud. Una puede ser altruista por ejemplo dando de comer a los gatos de una amiga que se ha ido de vacaciones; prestándole la última temporada de House of Cards; ser su hombro en el que llorar cuando ha roto su relación; incluso, se me ocurre, dejarle tu camiseta favorita a riesgo de que no te la devuelva jamás. Pero, ¿prestar tu vientre?, ¿estamos perdiendo el juicio?

Existe ese discurso neoliberal que habla de la libertad de la mujer a la hora de elegir sobre sus cuerpos. Especialmente cuando esos cuerpos son rentables para sus intereses. Elegir sobre nuestros cuerpos debería centrarse en decidir qué ponerse cada día, en tatuarse o hacerse piercings, acostarse con quien se desee, bañarse desnuda en la playa… No en engendrar un feto, pasar por un parto que en el mejor de los casos duele para querer morirse –¡dilatar nueve cm!-- para después regalar altruistamente un hijo a alguien que lo desea. Lo desea tan fuertemente que debes ser abnegada incluso cuando tengas que sufrir un parto de nalgas largo y doloroso como si te asesinaran lentamente. Pero ¿qué importa el riesgo para la salud y la vida de la gestante? Todo sea por los deseos de los padres a los que por cierto no se les pide ningún requisito.

Por otro lado, además de enrevesada, la propuesta de Albert Rivera es difusa y tramposa, porque omite el concepto “vientre de alquiler”, pero al mismo tiempo habla de “compensar por los gastos”. En el momento en el que introducimos el factor económico en la ecuación se acabó el buenrollismo de las incubadoras solidarias Mr. Wonderful. Hablemos claro y sin eufemismos: se está alquilando nuestro vientre y se está mercantilizando nuestro cuerpo.

Llegados a este punto de debate en el que Ciudadanos pone sobre la mesa un derecho que no es derecho sino que es deseo: ¿no sería más adecuado legislar y defender los derechos de las mujeres que se ven obligadas a dejar su puesto de trabajo por querer ser madres?, ¿o que se cumplan los derechos que ya existen, como lo son el de vivienda digna o una sanidad pública de calidad? Eso sin mencionar lo más urgente: la falta de un Pacto de Estado y unos recursos que frenen el terrorismo machista que estamos viviendo.

Ya hay muchos niños en este planeta. ¿Qué necesidad hay de seguir pariendo? Esos niños estarán deseando tener la oportunidad de ser adoptados por padres deseosos. Estaría bien agilizar esos trámites de adopción y dejar nuestros vientres tranquilos, que somos altruistas, pero no cuerpos con los que mercantilizar. Por mucho que lo deseen.

Autor >

Anita Botwin

Gracias a miles de años de machismo, sé hacer pucheros de Estrella Michelin. No me dan la Estrella porque los premios son cosa de hombres. Y yo soy mujer, de izquierdas y del Atleti. Abierta a nuevas minorías. Teclear como forma de vida.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

19 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Ignacio

    Ya me dirás cuales son esos hechos objetivos de los que hablas, Persona Humana. Eres tú quien dice que el artículo es posverdad cuando lo único que hace es exponer una realidad. La mayor parte de la demanda viene de parejas heterosexuales que evidentemente se pueden permitir pagar el pastizal que piden esas compañias, y la mayor parte de la oferta viene de paises como India, Tailandia y Ucrania. Esos son los datos objetivos. Me da a mi que eres tú quién defiende la posverdad apelando a emociones y creencias mientras desechas la objetividad, no al revés. Gracias por tu comentario Raquel, es bueno saber que discutir vale la pena.

    Hace 3 años 9 meses

  2. C's without borders = Cinismo sin fronteras

    Altruísmo, solidaridad, derechos, feminismo y libertad son simplemente incompatibles con C's. Los nuevos "Bilderberg boys" (especialmente boys) tan liberales(neo), como machistas hasta las trancas en su tormenta de ideas nos traen un debate minoritario como su demanda y nos trasladan una propuesta start-up POP que no hay por dónde cogerla... ¿A qué huelen las nubes?, pues eso, a negocio, a mercado, a cinismo de centro ultra mercantíl, pero "without bordres" que suena mucho mejor en términos de "marketing" (en términos de VENTA, exclusivamente).

    Hace 3 años 9 meses

  3. Andrea

    Qué lástima tener a mujeres diciéndoles a otras mujeres lo que tienen y lo que no tienen que hacer.

    Hace 3 años 9 meses

  4. Delia Maza

    Las mujeres en su patriarcal obligación de gestar, deben de hacerlo de forma altruista, sin embargo el semen de los hombres hay que pagarlo. Esto es un chiste negro, o al menos lo parece. COMO SE PUEDE OBLIGAR A UN SER HUMANO A SER ALTRUISTA EN LA GESTACIÓN, CUANDO SU OTRO GÉNERO COBRA POR EL ESPERMA. En fin, pelillos a la mar.

    Hace 3 años 9 meses

  5. LGTBI sin derechos

    Al final en todas las críticas subyace una terrible homofobia.

    Hace 3 años 9 meses

  6. jonas

    ¿Qué pasa cuando la "instrumentalizada" es consciente y, además, consiente en la "instrumentalización"? No lo hace por dinero (no principalmente) sino por ayudar a otra mujer que es infértil. Prohibir la GS es paternalista con la "instrumentalizada" e insolidario con la autonomía reproductiva de la "comitente". Es frustrante que se estereotipe la SG como un contrato entre "amo" (varón y rico) y "esclava" (siempre pobre), cuando la realidad, en los países con regulación, es muy diferente, son mujeres en su mayoría quienes se benefician de la GS y, además, las "instrumentalizadas" son, por lo general, casadas, con hijos, rozando la treintena, con estudios superiores, trabajo completo y ninguna necesidad económica acuciante. Por último, la ley de C's es infame, pero no significa que no deba regularse como ya ocurre, por ejemplo, en Canadá.

    Hace 3 años 9 meses

  7. solasola

    Yo creo que se debería pagar, es decir es como la prostitución, verdad?. Hay mujeres que quieren ser putas, hacen una gran labor, y reciben su dinero. Las mafias se terminan, legalizando la prostitución...pero como no se hace.....ESTO YA NO LO PARA NI DIOS, asi que mejor legalizarlo...porque con eso de altruismo...es como decir, mira me pagas en negro y vete tu a saber que van a hacer.......

    Hace 3 años 9 meses

  8. superpoblada

    Yo creo que se debería pagar, es decir es como la prostitución, verdad?. HAy mujeres que quieren ser putas, hacen una gran labor, y reciben su dinerito..( no voy a entrar en mafias y tal) pues si las hay que alquilan su cuerpo. porque les da la gana tb hay quein alquilara su vientre. que se les pague muy bien, y que los gays puedan traer a sus hijos....( que de eso se trata mas bien ). que traigan 9 hijos de media que hacen falta niños

    Hace 3 años 9 meses

  9. Persona Humana

    Más posverdad. Qué importan los hechos objetivos si podemos escribir un artículo y apelar a emociones y creencias.

    Hace 3 años 9 meses

  10. fersant

    La pregunta clave es cuantas mujeres que quieren altruistamente gestar un bebe para otra persona se han manifestado para reclamar poder hacerlo libremente? Porque por ahora a los que he visto manifestarse para que existan vientres de alquiler es a los que quieren ser padres sin pasar por la adopción. Un ejemplo, pido un ejemplo que justifique la importancia de un debate que se ha impuesto desde un sector minoritario aupado por la prensa canalla y la rapidez con la que quieren legislar-lo. Es como el debate sobre el impuesto de sucesiones que antena 3 mete todos los días, contra el IVA, el impuesto al sol... ya tal. Solo por eso ya no me puedo creer las buenas intenciones de C's...

    Hace 3 años 9 meses

  11. Claudia

    Se les llena la boca con la palabra "libremente". ¿Cuántas mujeres creéis que pasarían un año de su vida (FIV, embarazo, parto, cuarentena), para dar gusto a una pareja, y de manera "altruista"? Las que lo hacen ahora no lo hacen libremente, lo hacen por necesidad. A ver si decimos las cosas claras y nos dejamos de neolengua. Porque si es por dinero, es vender un hijo. Por otra parte, me pregunto qué les dicen Bosé o Ronaldo a sus hijos cuando les preguntan por su madre. Si seguimos por esta senda neoliberal extrema, veremos como las ricas se hacen gestar los hijos para no estropearse la figura. Por otra parte, ¿quién se queda el niño si sale defectuoso? Porque supongo que solo lo querrán si sale perfecto. Y un niño con problemas necesita ayuda toda su vida. Y finalmente, los que comparan gestar un niño con cualquier otro trabajo se olvidan de que aquí no se produce un bien o un servicio, se genera una PERSONA.

    Hace 3 años 9 meses

  12. Antonio

    ¿Y quién eres tú para decirle a una mujer lo que haga con su cuerpo? Ahora las feministas queriendo imponer su moral.

    Hace 3 años 9 meses

  13. Rosa Luxemburgo

    Para mi es más grave la protistución de nuestras almas cada día en nuestros puestos de trabajo. La mayoría de personas venden su "vida" a cambio de un salario de m. La moral pequeño burguesa de la autora del artículo reproduce los esquemas moralistas de lo que es vendible y no es vendible. La alienación no es sólo del cuerpo

    Hace 3 años 9 meses

  14. Raquel

    Ignacio, he de decir de forma honesta que tus argumentos me han acabado de convencer. No me acababa de definir por estar a favor o en contra, pero tu argumento sobre el feminismo neoliberal de clases blanco-ricas ha decantado la balanza. Gracias por exponer tan claramente y saludos.

    Hace 3 años 9 meses

  15. Adolfo

    El "altruismo" que plantea Cuñadanos me recuerda poderosamente a esos anuncios de "vendo boli Bic por 400 €, y regalo entrada para la final de Champions".

    Hace 3 años 9 meses

  16. Ignacio

    Veo en los comentarios que a la gente se le ha escapado de que va el artículo. No, Paben, no es dificil ser feminista siendo hombre. No, Carmi, el artículo no se compara con la histeria de las asociaciones cristianas. No, Javier RP, el núcleo del problema no es que la mujer pueda ser libremente un vientre de alquiler. Lo que hay es una realidad socioeconómica de desigualdad y pobreza que va a empujar a muchas mujeres pobres a ser incubadoras de gente adinerada, y una propuesta capciosa que pretende edulcorar esta realidad con el discurso de la libertad individual e historias anecdóticas, si es que llegan a reales. Esto es como defender la prostitución bajo el punto de vista de la libertad individual con alguna anécdota de alguna que se hizo prostituta por gusto (como hace el feminismo neoliberal de las clases adineradas) obviando la realidad histórica milenaria de mujeres que se veían y se siguen viendo obligadas a elegir entre prostituirse o morirse de hambre. Esto es básicamente lo mismo: tu puedes ser altruista de muchas maneras, y hay gente que le dona un riñón a un amigo o un familiar, o si se muere a quién lo necesite. Pero si os creeis que detrás de cientos o miles de mujeres pobres quedándose embarazadas de los bebés de gente rica que ni conocen lo que hay es altruismo... o bien sois unos miserables como los de C's que saben bien lo que defienden, o (quiero pensar) vosotros lo que sois es unos ingenuos.

    Hace 3 años 9 meses

  17. Paben

    Pues yo sigo pensando... vosotras parís vosotras decidís... no sabia yo de mi que estos eran pensamientos neoliberales, que cosas, es tan dificil ser feminista siendo hombre...

    Hace 3 años 9 meses

  18. Carmi

    Todo este debate me recuerda mucho a cuando se aprobó el matromonio homosexual o la ley del aborto, y las asociaciones de corte cristiano-conservador se lanzaron histéricas a la calle. Según su argumentario parecía que se "obligaría" a todo el mundo a casarse con alguien de su mismo sexo o todas las gestantes estarían abocadas indefectiblemente al aborto, es más, en su apocalíptica visión del tema se "prohibiría" el matrimonio y familias heterosexuales y hasta la concepción. Con esto estoy viendo exactamente las mismas actitudes, los críticos con la gestación subrrogada sugieren un futuro apocalíptico en el que todas las mujeres estarán "obligadas" a prestarse como vientres de alquiler, sin posibilidad de negarse y en unas condiciones aparentemente leoninas. De hecho, ciertos círculos y asociaciones se erigen como únicas poseedoras de la "verdad" y se arrogan el derecho moral de imponer su visión del asunto a todas las mujeres. ¿Dónde quedó el "nosotras parimos, nosotras decidimos"? Francamente, nunca habría imaginado que las feministas llegaran a compartir actitudes con los fundamentalistas cristianos, pero así está siendo.

    Hace 3 años 9 meses

  19. Javier RP

    El artículo mezcla críticas pertenecientes a diversas estrategias argumentativas: Cuasi-existencial ("Ya hay muchos niños en este planeta"), demagógica ("¿no sería más adecuado legislar y defender los derechos de las mujeres que se ven obligadas a dejar su puesto de trabajo por querer ser madres?"), análisis marxista ("se está alquilando nuestro vientre y se está mercantilizando nuestro cuerpo"), moralizante ("Elegir sobre nuestros cuerpos debería centrarse en [...]"). Creo yo que lo único que afecta al núclo del problema es: ¿puede una mujer -libremente- ser "vientre de alquiler"?. La respuesta no es única ni sencilla. Yo no la tengo: hay muchas mujeres en el mundo, no las he consultado a todas. En cualquier caso, la clave ¿está en "mujer" o en "libremente"?. Es decir, ¿se trataría de un problema de mercantilización y explotación de personas usadas como ganado reproductor? -o sea, un problema de ajuste legal- ¿o estamos hablando de un ejemplo más de cosificación del cuerpo de la mujer? -un problema de concepción del mundo

    Hace 3 años 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí