1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

Las sombras del traslado al Wanda Metropolitano

El cambio de estadio del Atlético de Madrid para la próxima temporada incurre en una serie de supuestas irregularidades legales denunciadas por la asociación de aficionados Señales de Humo

Carlos H. de Frutos Madrid , 24/07/2017

<p>Estadio de la Peineta, en una fotografía reciente. Febrero de 2017.</p>

Estadio de la Peineta, en una fotografía reciente. Febrero de 2017.

Jose Carlos Ortiz Aparicio

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

----------------------------------------------------------------------------------------------------- 

El final de la pasada campaña del Atlético de Madrid estuvo marcado por la despedida del Vicente Calderón como estadio colchonero tras más de 50 años formando parte de la historia del club. Los diferentes actos que se sucedieron durante los últimos encuentros celebrados a orillas del Manzanares sirvieron para ensalzar el recuerdo de un estadio histórico, pero también para consolidar la campaña de marketing impulsada desde el club con el objetivo de difundir las bondades del nuevo Wanda Metropolitano, ocultando las muchas sombras que desde hace años acompañan al proyecto.

Tras el traslado a este nuevo estadio --con nombre de capital chino y apellido de historia atlética cogida con pinzas-- subyace todo un opaco entramado de irregularidades legales, tras el que encontramos una vez más la labor al frente del club de los dueños y dirigentes del mismo, Miguel Ángel Gil Marín y Enrique Cerezo. Una gestión que en lo referente al traslado de estadio se ha demostrado desastrosa en lo económico --pasando de prever el pago de la histórica deuda del club a costar cerca de 200 millones--, y plagado de anomalías legales en cuanto  al plan urbanístico proyectado para los terrenos del Vicente Calderón --recientemente revocado por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid--. Un cúmulo de irregularidades que ponen de manifiesto la vinculación existente desde hace años entre la gestión del club y diferentes intereses de carácter político y económico, y que de nuevo vuelve a salpicar la planificación del traspaso y acondicionamiento urbanístico del nuevo Wanda Metropolitano.

El Gobierno del consistorio municipal, entonces liderado por el popular Alberto Ruiz-Gallardón, recibió entre 2010 y 2014 un total de 126.305 entradas a 40 euros la unidad, lo que suma un importe de 6,2 millones 

Señales de Humo, plataforma de socios críticos con la administración actual del club, formuló el pasado 10 de julio una demanda contencioso administrativa contra la aprobación definitiva de la Modificación Puntual del Plan General de Ordenación Urbana de Madrid, relativa a  los trabajos de construcción y adecuación de los aledaños del Wanda Metropolitano. La demanda, presentada igualmente contra Ayuntamiento y Comunidad en función de sus respectivas responsabilidades, pide la nulidad total del planteamiento del proyecto tal y como se ha desarrollado hasta el momento. Y se basa en motivos que tienen que ver con la desviación de poder hasta la errónea clasificación del suelo, el incumplimiento de la Ley del Ruido o el insuficiente número de plazas de aparcamiento, entre otras supuestas irregularidades.

La historia del futuro Wanda Metropolitano comienza en 1993, cuando se dio por finalizada la obra primigenia del estadio –originalmente de atletismo--, y su por entonces única grada, con forma de peineta invertida, que le otorgó el nombre que hasta hace unos meses ha acompañado al proyecto. En 2002, la titularidad del estadio era transferida de Comunidad a Ayuntamiento, momento a partir del que el proyecto se vería metido de lleno en el “sueño olímpico” de la ciudad de Madrid. En 2008 --tras el primero de los fracasos olímpicos-, se materializaba el protocolo de intenciones firmado entre el Ayuntamiento y el Atlético de Madrid: el club se comprometía mediante la firma de un convenio de colaboración a dar uso a la instalación tras la hipotética celebración de unos Juegos en caso de que la candidatura tuviera éxito. El convenio formaba parte de los requisitos planteados por el COI a fin de evitar casos de abandono de las infraestructuras como ocurre en estos momentos en  Río de Janeiro.

Las candidaturas se perdieron y Madrid no fue sede olímpica, pero el proyecto del nuevo estadio del Atleti siguió adelante. Es en este punto donde, según la denuncia, ocurre la irregularidad más flagrante y llamativa del caso, la desviación de poder: “Lo que nació siendo la destinación de un bien patrimonial público para que se le diera un uso privado, se ha convertido en el traspaso de un bien público a una entidad privada, con lo que el objetivo ha variado considerablemente”, afirma Antonio Perea, abogado de SdH, responsable del caso. “No supone dar uso, sino transmitir con un pago de por medio, comprando el suelo a través de la ejecución de la opción. Pero el objetivo del convenio no era ese. Se ha llegado a un punto diferente que incurre en desviación de poder”.

Es decir, mediante el cambio del uso de estas parcelas, unos terrenos de titularidad pública son transmitidos a un ente privado a través de lo que Perea señala como un “procedimiento administrativo incorrecto”. En él, según el abogado, intervinieron tanto la Comunidad  –es su Consejo de Gobierno el que aprueba la modificación puntual del plan como parte de sus competencias– como el Ayuntamiento, quien tiene la tarea de elaborarlo y publicarlo finalmente en el boletín municipal.

Las supuestas irregularidades no acaban ahí. Según ha denunciado recientemente el actual delegado del Área de Gobierno de Economía y Hacienda, Carlos Sánchez Mato, parte del pago estipulado en el convenio --algo más de 60 millones de euros en concepto de compra de terreno y obras de urbanización de accesos-- fue abonado por el club en forma de entradas a los partidos del Atlético de Madrid entre 2010 y 2014.

En 2002, la titularidad del estadio era transferida de Comunidad a Ayuntamiento, momento a partir del que el proyecto se vería metido de lleno en el “sueño olímpico” de la ciudad de Madrid

El Gobierno del consistorio municipal, entonces liderado por el popular Alberto Ruiz-Gallardón, recibió durante ese período un total de 126.305 entradas a 40 euros la unidad, lo que suma un importe de 6,2 millones pagados al Ayuntamiento de forma irregular. A juicio del edil de Ahora Madrid, la situación plantea un “problema legal de difícil solución”, dado que el pago realizado por el club en este concepto ya ha sido gastado por el consistorio en forma de entradas, y “dado que no existe crédito para hacer frente a dichas facturas, hay que tramitar las correspondientes modificaciones de crédito para poder hacer el pago de las facturas que hay en los cajones”.

Además de esta situación, en la que aparecen vinculados intereses políticos relacionados con el fracaso del Madrid olímpico, la demanda recoge otro tipo de irregularidades que rodean la puesta en funcionamiento de una instalación destinada al espectáculo deportivo. El ratio de plazas de parking por metro cuadrado de infraestructura es menor que el estipulado en la normativa referente a este punto; y Señales de Humo cree que se ha vulnerado la legalidad en cuanto a la compensación de dotaciones, y destaca la ausencia del obligatorio informe de impacto de género y el incumplimiento de la Ley del Ruido. El problema parece tener difícil solución, ya que, tal y como apunta el abogado de SdH, “actualmente se superan los límites establecidos en la ley en alrededor de 30 decibelios durante los picos máximos”, es decir, cuando hay gol local. A expensas de buscar una solución técnica al problema del ruido, complicado teniendo en cuenta las características del estadio –muy abierto, descubierto y rodeado por viviendas-, Perea plantea la modificación de los horarios de los encuentros que se celebren en el Wanda Metropolitano, hipótesis remota dados los intereses de clubes y televisiones en este aspecto.

Señales de Humo plantea la nulidad del proyecto, un requerimiento que, en caso de ser aceptado –un escenario muy improbable dados los tiempos de la justicia y la incapacidad de la asociación para afrontar económicamente el depósito necesario para sacar adelante una medida cautelar mediante recursos--, provocaría que el Atlético de Madrid comenzara a jugar la próxima temporada en el Vicente Calderón. Una situación que supondría un importante perjuicio para el club tanto en su imagen pública como en términos económicos, ya que el convenio plantea sanciones si no se cumplen las fechas de inicio de la competición en el nuevo estadio.

No obstante, al margen de la vía legal, en el aspecto meramente técnico las cosas tampoco pintan mucho mejor. Las obras presentan aún un importante retraso con respecto a lo planificado, y a falta de una confirmación oficial del calendario de la próxima temporada, el inicio de Liga en el nuevo estadio enfrenta serias dudas. Determinado por el Mundial de Rusia 2018,  que arrancará el 14 de junio de 2018, el comienzo de la campaña 2017/18 parece apuntar al 19 y 20 de agosto. Plazos muy ajustados con el actual transcurso de las obras. La solución podría pasar por un previsible retraso del estreno como local en Liga del equipo colchonero, que jugaría las dos primeras jornadas fuera de casa. Sin embargo, el club ha puesto ya en marcha las labores de acondicionamiento del césped del Vicente Calderón, lo que deja entrever las dudas existentes sobre la viabilidad del cumplimiento de los plazos del traslado impuesto y cocinado desde el palco con las altas instancias del poder político madrileño.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

8 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. BolasAtdeMadrid

    Es que los dirigentes no van a hacer nada bien ? Todo tarde, con prisas, irregular, para lo único que anduvieron listos fue para vender un sentimiento de mas de un centenario a un grupo financiero que solo sabe de eso, dinero

    Hace 3 años 8 meses

  2. Manolo

    Yo también quiero pagar con entradas mis impuestos :(

    Hace 3 años 8 meses

  3. Atlético de Madrid solidario con su ciudad

    Yo me quedaba en el Manzanares, en el Estadio Vicente Calderón. Pero bueno, siendo una operación beneficiosa para todos los madrileños, aunque el Atlético de Madrid pierda dinero, no me parece del todo mal. Lo que es indignante es el trato que recibe siempre el Atleti en comparación a los pelotazos del Real Trampas C.F, pero nosotros no tenemos a tito floren...

    Hace 3 años 8 meses

  4. yo

    "Señales" posiblemente es la "asociacion" q mas demandas ha perdido en la historia reciente de España.No se,pero me llama la atencion q a ustedes le parezca oscuro q un estadio le cueste a un club 200 millones,q pagara el club no "Señales" no ustedes ni el Ayto ,. ni nadie ,lo paga el club.LÑo q seria oscuro es q no le costara ni un euro ¿no? o q le costara 4 perras.¿La "Le y del ruido2? ja,ja,ja,ja.¡¡¡¡¡Pero si no hay una vivienda a 1 km del estadio ja,ja,ja,ja,ja.No cuela.dicen lo del deposito como si fuera algo injusto ,lo q seria injusto es q paralizara todo por la pataleta de unos cuantos fanaticos de la nostalgia mentirosa o cuando menos la nostalgia de las medias verdades, los q quieren q nos olvidemos los atleticos de que si estos no dan la cara,porque nadie mas la queria dar, en la conversion en SAD nos mandaban a 2ª B y con Gil igualmente de presi,.Llevan casi 30 alños contandonos q viene el apocalipsis atletico y el club esta mejor q nunca ,en fin,alla ellos,cada vez se ceen sus medias verdades menos.

    Hace 3 años 8 meses

  5. yo

    "Señales de humo" posiblemente es la "asociacion" con mas demandas perdidas de la historia reciente de España.¿La "Ley del ruido"? ja,ja,ja,ja,ja.¡¡¡¡¡Pero si no hay una vvienda a 1 km de distancia¡¡¡¡¡ ja,ja,ja,ja,ja,ja.Por cierto, no se q ven de oscuro si al club le va a costar 200 kilos (dicen) y no gratis como se decia al principio.Lo oscuro seria si hubiera sido al reves ¿no?.dejen ustedes a los dueños q se apañen para pagarlo ,q parece q lo van a pagar los de "Señales de humo".No cuela lo del final ,cuando vean q el stadio esta acbado en plazo y forma y listo para ser utilizado ¿Q diran?."Señales" sabe q no va a ir para delante esa demanda ni de coña ,primero porque no pueden depositar la pasta q tienen q depositar, porque no se puede intentar hacer tanto daño al club gratuitamente y no se puede paralizar todo por la pataleta de unos iluminados.Lo de 2Señales" son los estertores de la nostalgia mentirosa ,los q cuentan la historia como les da la gana,los q quieren q nos olvidemos q cuando la tranformacion en SAD si nadie daba la cara nos descendian a 2Ǫ B ,sin PPv y con Gil de presidente.No cuela.el tiempo les esta quitando todas sus predicciones apocalipticas.

    Hace 3 años 8 meses

  6. elabuchus

    Es una huida hacia adelante de Ayuntamiento, Comunidad y la actual propiedad del Atleti. Gracias a Señales de Humo que con pocos medios y buena voluntad nos enteramos de estas tropelías que ni favorecen el interés general ni el particular del Atleti.

    Hace 3 años 8 meses

  7. ESTADIO VICENTE CALDERÓN

    Pues nos quedamos en el ESTADIO VICENTE CALDERÓN que nos indemnicen 200 milloncetes y con esa pasta ya ampliaremos el Calderón y reforzamos el equipo con algunos fichajes. El Wanda que lo conviertan en plaza de toros o algo...

    Hace 3 años 8 meses

  8. Estadio Vicente Calderón

    Tiene fácil solución. Que frenen laoperación, que el ayuntamiento indemnice al Atlético de Madrid con 200 millones de euros según lo acordado y con ese dinero que amplie el actual Vicente Calderón. Y que el Wanda se lo queden los madrileños a los que les parece mal esta operación.

    Hace 3 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí