1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

Pier Virgilio Dastoli / Colaborador de Altiero Spinelli, autor del Manifiesto de Ventotene

“Si cada uno defiende su soberanía absoluta, se llegará a la guerra”

Beatriz Silva 26/07/2017

<p>Pier Virgilio Dastoli, durante la entrevista.</p>

Pier Virgilio Dastoli, durante la entrevista.

B.S.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

----------------------------------------------------------------------------------------------------- 

Sólo una Europa más integrada y unida nos permitirá hacer frente a grandes desafíos como la crisis del euro, el cambio climático o la crisis de los refugiados. Es la receta de Pier Virgilio Dastoli, el que fuera el más estrecho colaborador de Altiero Spinelli, padre fundador de la Unión Europea, a las dificultades que enfrenta el proyecto europeo. Más Europa y no menos, insiste durante esta entrevista realizada en Barcelona, ciudad a la que acudió recientemente, invitado por Federalistes d'Esquerres.

Dastoli (Anzio, Roma, 1949), que actualmente ocupa el cargo de presidente del Consejo Italiano del Movimiento Europeo, ha dedicado su vida a lo que fue el sueño de Spinelli: la construcción de una Europa federal donde los viejos Estados-nación sean reemplazados por una estructura supranacional que impida que el enfrentamiento entre nacionalismos cause nuevas guerras.

después del resultado del Brexit, los ciudadanos europeos se han dado cuenta de que la posibilidad de que Europa se disgregue es un peligro y es real. Han tomado conciencia de que es importante la unidad

Spinelli concibió el sueño de unir Europa en 1943, mientras estaba recluido en la isla de Ventotene por el régimen de Mussolini, y materializó sus propuestas en un manifiesto que daría origen al movimiento federalista y más tarde a la Unión Europea. Fue capaz de imaginar una Europa distinta cuando el continente se desangraba y sus reflexiones siguen iluminando el camino de los partidarios de una Europa libre, unida y sin fronteras.

¿Por qué cada vez más ciudadanos ven en la Unión Europea un problema y no una solución? Esto no era así hace 15 años.

Porque creen que Europa no ha sido capaz de solucionar los problemas reales. Pero esto no es culpa sólo de la Unión Europea: la mayor parte del poder sigue estando en mano de los gobiernos nacionales que son realmente los que no han resuelto los problemas de la gente. En estos últimos diez años de crisis todas las decisiones las han tomado los gobiernos. Los jefes de Estado y de Gobierno primero deciden qué harán, luego van a las reuniones del Consejo Europeo a explicarlo y regresan diciendo que Bruselas les obliga a hacer esto y aquello. El problema del sistema europeo es que no es eficaz ni es democrático. Necesitamos un verdadero Gobierno europeo, con poderes y elegido directamente por los ciudadanos.

Antes de esta crisis, ¿los ciudadanos sentían que la UE sí podía resolverles sus problemas?

Mi percepción es que los europeos no son tan críticos con Europa. En las mismas encuestas en que se muestran escépticos con las instituciones europeas dicen que los grandes problemas, como la defensa y el terrorismo, se pueden solucionar mucho mejor a escala europea. El fortalecimiento de movimientos como el de Marine Le Pen representa, más que un voto contra Europa, un voto contra los gobernantes, es un voto antisistema. Pero la situación ha cambiado en el último año. En Austria ganó las elecciones un candidato europeísta en vez de la extrema derecha. En Holanda, Geert Wilders quedó muy relegado y en Francia, Marine Le Pen perdió fuerza a favor de Emmanuel Macron, que era el candidato más europeísta que se presentaba a las elecciones. Las cosas se están moviendo a favor del europeísmo.

¿Cómo afectará el Brexit a la Unión Europea?

Yo soy optimista. Creo que después del resultado del Brexit, los ciudadanos europeos se han dado cuenta de que la posibilidad de que Europa se disgregue es un peligro y es real. Han tomado conciencia de que es importante la unidad. El hecho de que Reino Unido salga de la Unión Europea obliga a una modificación de los tratados europeos y se pondrán sobre la mesa otras cuestiones que pueden ayudar a dar un nuevo impulso.

¿Cómo cuáles?

La política monetaria del Banco Central Europeo no es suficiente si queremos tener una política económica común. Para afrontar la cuestión de la inmigración, los tratados tampoco son adecuados. El Tratado de Lisboa hace una incidencia muy pequeña en la cuestión social que es uno de los grandes déficits del proyecto común. Es urgente construir una Europa social para que la gente vuelva a creer.

¿Estas reformas servirían para relanzar el proyecto?

Yo estoy convencido de que para dar el salto a una Europa federal tenemos que demostrar a la ciudadanía que esta Europa puede solucionar los grandes problemas que no tienen respuesta a nivel nacional. Por ejemplo, en Europa hay 120 millones de pobres. Esta cuestión se podría mejorar con la creación de una renta mínima europea de ciudadanía. Tenemos además la base jurídica para hacerlo en la Carta de Derechos Fundamentales. Podríamos crear un organismo de lucha contra el paro juvenil y crear un sistema de justicia europeo que combata el crimen organizado. Hay que reforzar la política industrial europea para que sea más competitiva en el mundo. Hay que lanzar un plan de desarrollo para el África subsahariana y afrontar el problema de la inmigración. Todo esto puede solucionarse pero los tratados actuales no son suficientes, hay que ir más allá.

¿Spinelli imaginaba que Europa sería así en 2017?¿Era optimista o pesimista?

Al final de su vida, en 1984, Spinelli intuía que caería el muro de Berlín y decía que teníamos que prepararnos para la reunificación del continente, que necesitábamos una Europa más política. Él no hablaba de la moneda única porque pensaba que primero había que construir la unión política y poner en funcionamiento un gobierno democrático a nivel europeo. Para Spinelli, la integración económica tenía que venir después pero el proceso fue al revés. Él pensaba que esta inversión era un gran error. Cuando se firmó el Tratado de Roma, Spinelli escribió un artículo titulado La tomadura de pelo del mercado común defendiendo que no podíamos empezar desde el mercado y que no era suficiente integrar la moneda. Y las cosas le han dado la razón.

Según esto, deberíamos hablar de crisis política en vez de crisis económica o de crisis del euro…

Spinelli pensaba que primero había que construir la unión política y poner en funcionamiento un gobierno democrático a nivel europeo. Para él, la integración económica tenía que venir después pero el proceso fue al revés

Sí. Se trata de eso. Uno de los problemas de Europa es la falta de unidad política. Hay cuatro grandes problemas a los que Europa no ha sido capaz de dar respuesta y que se encuentran detrás de la crisis del proyecto: la globalización, el fin de la división del mundo entre este y oeste, el impulso de los países en vías de desarrollo y la irrupción de las nuevas tecnologías desde mediados de los noventa. Estas cuestiones han cambiado el mundo y el mercado del trabajo. Para hacerles frente no bastaba una pequeña modificación de los tratados, necesitábamos una reforma más profunda. La respuesta no era reducir los costos laborales para hacernos más competitivos sino mejorar la calidad tecnológica de nuestros productos. El proyecto europeo de 1984 tenía una visión de conjunto porque tomaba en cuenta todas estas cuestiones y proponía un camino a seguir. No quería solo transferir más poderes al Parlamento Europeo y a la Comisión, quería cambiar Europa. Pero los gobernantes no lo asumieron.  

¿Cree que tras el resurgimiento del nacionalismo en Europa se encuentra el hecho de que las nuevas generaciones han olvidado la guerra?

Sí, la generación que impulsó el proyecto europeo tenía la memoria de la guerra pero nuestros dirigentes actuales ya no la tienen, no está vivo el recuerdo de lo que significa el enfrentamiento entre nacionalismos, no se han dado cuenta de que corremos el riesgo de que Europa se disgregue. De todas formas, yo soy optimista. La declaración de Roma de marzo pasado puede parecer un poco vacía pero ha dado una señal políticamente importante: han dicho que quieren seguir unidos. El Brexit ha servido para que se den cuenta del riesgo y el viento ya no sopla a favor de los nacionalismos. Lo hemos visto en las elecciones de Austria, Serbia, Holanda, Bulgaria y Francia. No son señales imaginarias.

¿Por qué los movimientos federalistas europeos tienen poco protagonismo en la escena política?

Son débiles porque son autorreferenciales. Mantienen batallas y discusiones internas y no se abren a la sociedad civil y sus problemas, a la inmigración, a la pobreza. Habría que crear un gran movimiento de la sociedad civil que explicara a los ciudadanos lo que significa la federación europea y reivindicara cuestiones sociales, medioambientales, laborales, que son las que están en juego. Los tratados actuales ya tienen herramientas para avanzar en una Europa distinta. Hay que hacer cosas para que la gente vuelva a creer y explicarles lo que significa también la no-Europa.

¿Qué significa la no-Europa?

El caos y el enfrentamiento entre naciones. El Manifiesto de Ventotene plantea una cuestión fundamental y es el problema que representa afirmar el principio de la soberanía absoluta por parte de los Estados porque inevitablemente provocará entrar en conflicto con las demás soberanías que es lo que sucedió con las dos guerras mundiales. Si cada uno defiende su propia soberanía absoluta, en algún punto se llegará a la guerra, que es lo que el manifiesto quería evitar. Además de la soberanía absoluta, en Europa surgió a mediados del siglo XVII otro principio que es el de los Estados-nación y que establece que cada ciudadano es sólo ciudadano de una nación. El resultado de la combinación de estos dos principios es que cuando los Estados-nación quieren afirmar el principio de la soberanía absoluta, se llega inevitablemente a la guerra. Las dos guerras mundiales no fueron provocadas por razones económicas sino por el conflicto entre Estados-nación afirmando su soberanía. Spinelli era consciente de esto en 1943 y por eso planteó en el Manifiesto de Ventotene abandonar para siempre el principio de la soberanía absoluta y la división de Europa en Estados-nación como una manera de evitar una tercera guerra mundial. Su propuesta fue reemplazar los Estados-nación por estructuras supranacionales como la Unión Europea y para eso tenemos que trabajar. Para derribar las fronteras.

Autor >

Beatriz Silva

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí