1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

Omar Anguita / Secretario general de las Juventudes Socialistas

“Podemos y el PSOE están condenados a entenderse para cambiar este país”

Amanda Andrades Madrid , 30/07/2017

<p>Omar Anguita, delante de la sede del PSOE, en Ferraz.</p>

Omar Anguita, delante de la sede del PSOE, en Ferraz.

J.B. / Juventudes Socialistas

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Es el primer día que pisa su despacho como secretario general de las Juventudes Socialistas, ha asistido por la mañana a su primera comisión ejecutiva federal del partido desde que ocupa ese cargo. Lo cuenta nada más conocerle para dejar muy claro, desde el minuto uno, que él no es de oficina, que a él le gusta la calle, “el barro”. Omar Anguita (Madrid, 1990) insistirá varias veces en esto. Igual que repetirá muchas veces que la política es escuchar, no hablar, es hacer, no hablar. Enseñanzas que, recuerda, aprendió de su admirado y añorado Pedro Zerolo (Caracas, 1960 - Madrid, 2015), junto al expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, uno de sus referentes.

Elegido el pasado 28 de junio para liderar los destinos de la organización juvenil socialista --con autonomía orgánica y política e independencia del PSOE--, en un proceso sin primarias, al haber logrado aunar las distintas corrientes,  a Anguita se le asocia con el susanismo. Apoyó a la presidenta de Andalucía en las primarias para elegir secretario general del PSOE. Ahora, sin embargo, dice, va a por todas con Sánchez, del que está seguro que llegará a La Moncloa. “No me gustan las etiquetas, las permito en primarias, que si eres pedrista, susanista o patxista, pero en el momento en el que hay una votación se acaban, ya no hay etiquetas, somos una misma familia y un objetivo común, ganar las elecciones”.

La entrevista tiene lugar dos días antes de la comparecencia de Mariano Rajoy como testigo del Caso Gürtel en la Audiencia Nacional, la primera vez que un presidente en funciones se sienta ante un tribunal, y unos días después de que el PSOE y Podemos hayan puesto en marcha un espacio de colaboración permanente en el Congreso. El contexto obliga a preguntar por una futura moción de censura para desalojar de La Moncloa al PP. La respuesta de Anguita está llena de matices. Empieza por echar en cara a Podemos que no apoyase a Sánchez en marzo de 2016; continúa con el argumento de la estabilidad: “La moción de censura no es sencillamente para desalojar, es para cambiar de gobierno. Y tienes que tener una estabilidad para cambiar ese gobierno. De nada vale ganar una moción de censura y tres meses después tener que convocar elecciones porque eres incapaz de sacar adelante los presupuestos”; y acaba reconociendo que “Podemos y el PSOE están condenados a entenderse para poder cambiar este país”.  

¿Joven, hijo de socialista, y en el PSOE? ¿No es usted un bicho raro? ¿Será de los pocos que no cumpla con aquello que dijo Borrell de que los hijos de los socialistas están en Podemos?

No. Para nada. No me siento un bicho raro. Todo lo contrario. Yo llevo ya mamando de la política mucho tiempo. Es verdad que nunca he tenido un cargo de responsabilidad como este. Tampoco he estado en las instituciones, yo vengo del sector privado. Me siento orgulloso de los genes que he mamado del socialismo y, sobre todo, me siento muy integrado dentro del partido.

Su perfil es atípico. No es ni ha sido nunca cargo público. ¿A qué se ha dedicado hasta ahora?

Cuando terminé el bachiller, me puse a trabajar en diferentes sitios. Llevo ocho años trabajando y he sido barman en Londres, he trabajado en Disney World en Orlando, de azafato en Vueling, de profesor de inglés en dos colegios en extraescolares, he trabajado en el Bernabéu. Ahora, en una empresa de transporte. Me he buscado la vida para poder pagar mi hipoteca y mis estudios.

¿Cómo va a hacer ahora en su nueva responsabilidad?

Voy a seguir trabajando fuera de esto. Es un compromiso que adopté durante la campaña y lo quiero mantener. Son compatibles la política y la vida laboral fuera de ella. Y así hay que demostrarlo.

¿Cuáles son los problemas de los jóvenes?

El principal es que no se nos escucha. Más allá de entrar en materia, el problema es que muchas veces vemos la política como algo lejano y ahí tenemos que tener a las juventudes socialistas a disposición de los jóvenes. Hay que bajar al barro, aquellos que no estamos en las instituciones tenemos que hacernos oír. Y aquellos compañeros que tienen la suerte de poder representarnos tienen que estar con nosotros trabajando para cambiar. Yo me siento muy cómodo en la calle. Llevo 12 años en Juventudes Socialistas, nunca he estado en ningún cargo de ninguna institución, pero siempre he tenido la posibilidad de trabajar dentro de la organización. Los jóvenes lo que queremos es un espacio donde se nos escuche, donde en vez de que nos hablen tanto tener espacio para poder hablar nosotros. Y que los problemas los señalemos nosotros, que no se nos diagnostiquen desde fuera.

¿Y cuál es su diagnóstico?

Lo primero es la reforma laboral. Vivimos en un mundo laboral muy duro. Se está mejorando la productividad a costa de los derechos de los trabajadores. En el mundo educativo tenemos otro problema con la LOMCE, una ley que lo único que hace es dañar a aquellos jóvenes que quieren trabajar en el futuro y además no tienen una estabilidad educativa. Hay compañeros y compañeras que han entrado en segundo de Bachiller sin saber si iban a tener reválida, si la Selectividad iba a ser sobre 14, sobre 10. Tenemos un problema también con el acoso escolar. Hemos de empezar a trabajar con este asunto. No es normal que haya personas de 12 o 16 años que se están quitando la vida porque su situación es insostenible. Tenemos un problema con la vivienda, nos emancipamos muy tarde y aquellos que lo hacemos nos emancipamos con unas condiciones durísimas. No solo hay poco acceso a vivienda pública, sino que además el coste es muy alto. Tenemos un problema con el medio ambiente. Somos una generación que asume que lo que oíamos hace 10 años de las emisiones de CO2 lo vemos como algo ya cercano y nos damos cuenta de que hay que hacer algo. Y luego, para mí, tenemos un problema con Europa, una Europa que ha dado la espalda a la juventud, que deja a morir a familias enteras en nuestros propios mares. No tenemos una voz crítica contra ello. Es más, lo que hacemos es llegar a un acuerdo con Turquía que es denigrante como europeo o socialista.

Habla de la reforma laboral, pero ¿hay que derogar solo la última o también la de Zapatero?

Las últimas. En general ninguna de ellas ha sido buena para los jóvenes. Y lo que tenemos que hacer es empezar a trabajar con el sindicato y con las asociaciones que trabajan con jóvenes para empezar a hacer una reforma laboral que sea de todos, no solo del Parlamento. Tenemos un Parlamento dividido en el que hay que llegar a acuerdos, pero también tenemos una sociedad que quiere participar dentro del Parlamento. Y la clave son los pactos de Estado que no solo han de ser acuerdos políticos, sino también con asociaciones y gente que está fuera del mundo institucional.

Uno de los debates en torno a esta cuestión se centra en renta básica sí o no, o trabajo garantizado. ¿Cómo lo ve?

Creo que la renta básica está bien, pero tenemos que plantearnos que no es la panacea. Cuando salimos de la universidad, tenemos que empezar a trabajar en un empleo digno, en el que no tengas opción de trabajar 10 horas seis días a la semana por 650 euros. Eso no hay modelo productivo que lo sustente, económicamente sí, pero socialmente no se puede. Tenemos que empezar a plantearnos no solo la renta social, sino ir más allá. No puede ser que con un trabajo o dos no llegues a subsistir, ya no hablo de cubrir las necesidades, subsistir, y eso es lo que no es normal. No es normal que con 28 años tengas dos trabajos, sigas viviendo en casa de tus padres, no puedas emanciparte y no puedas pasar a la etapa adulta, no puedas crear tu propia familia. Al final lo que nos está matando a los jóvenes es la falta de opciones. La felicidad no es siempre poder elegir lo que quieres. La felicidad puede ser también tener la opción de elegir. Y los jóvenes no tenemos opciones, no tenemos un abanico de opciones. Lo que nos están haciendo es que vayamos todos por un mismo camino, marcado por los de arriba, y eso a los jóvenes nos duele.

Defiende que el Partido Socialista ha de ser un espacio para los jóvenes, pero en voto y en intención de voto se ve que tanto el PP como el PSOE han dejado de ser partidos de referencia para estos. ¿Qué hacer entonces? ¿En qué han fallado?

Yo me afilié en 2004 y viví la victoria con José Luis Rodríguez Zapatero en 2004 y en 2008. Y sí recuerdo esa corriente de ilusión joven que venía al partido. Es verdad que a partir de ese momento hemos cometido errores, errores que no hemos sabido explicar. Uno de los problemas, que siempre he dicho, es la comunicación. La comunicación no es hablar tanto, es escuchar. Cuando te equivocas, lo que tienes que hacer es escuchar esas críticas, reconocerlas y cambiarlas. Y el Partido Socialista llega tarde, hemos llegado tarde a reconocer nuestros errores, no hemos sabido explicarlos. Y creo que ahora la clave es volver a bajar al barro y escuchar a la gente. Tenemos que actualizarnos como partido. Lo he dicho muchas veces, si el mensaje es mediocre, pero el mensajero también, no llegaremos nunca a los jóvenes. Tenemos que actualizar tanto el mensaje como el mensajero. Para que así los jóvenes vean que el Partido Socialista es una herramienta de cambio. El partido ha cambiado la vida a cientos de miles de jóvenes y lo podemos volver a hacer.

¿Cuáles son esos errores? ¿Qué le han dicho en la calle?

El primero es evidentemente el final de la etapa de Zapatero, no se explicó bien. No supimos explicar la crisis. Es verdad que a la larga se nos ha dado la razón en aquellos movimientos que hicimos desde el gobierno. Creo que fue un error no explicarlos bien y creo que Zapatero no salió por la puerta grande como debía, como el buen presidente que fue. Fue un error de comunicación no explicar que era la crisis, por qué venía y cómo teníamos que afrontarla y el problema es que nos estalló en la cara sin saber explicar de dónde venía.

Dice que fue un error de comunicación, pero ¿y la gestión? ¿No había otras salidas ante la crisis?

Yo, a día de hoy, no veo ninguna. Creo que nos equivocamos a la hora de explicarla y además, sobre todo, lo hicimos rápido y mal. Lo que teníamos que hacer es hacer pedagogía. La política es pedagogía. Tienes que explicar cómo hemos llegado a esta situación y qué posiciones tienes que tomar. Yo, en mayo del 2010, a lo mejor hubiese hecho una especie de votación o hubiese hablado con la gente y explicado esta es la situación que tenemos, hay que hacer esto para evitar lo siguiente. Y no lo hicimos. Fue un error. Hicimos una reforma laboral que no fue buena, hicimos una serie de paralizaciones en el aumento de las jubilaciones y las rentas. Fue un error.

Esas políticas que vinieron en muchos casos marcadas por Europa y que llevaron a la modificación del artículo 135 de la Constitución están siendo reconocidas por algunos sectores de la propia UE o el FMI como un error. Y sin embargo, insiste en que el error fue no comunicarlo bien.

Teníamos unas directrices europeas que había que cumplir. Y el problema es cuando no tienes suficiente fuerza en Europa para cambiar ese austericidio. El Partido Socialista no tenía fuerza en ese momento para cambiar la directriz europea. Creo que no supimos explicar oye, tenemos que hacer esto porque estamos en un marco común y nos lo exige,  no tenemos la suficiente fuerza dentro de Europa para poder cambiar ese marco. Y eso es lo importante, que el PSOE vuelva a tener fuerza para cambiar esta Europa que no me representa. Los países del sur hemos sufrido el austericidio porque no hemos sido capaces de hacer frente al norte que nos lo exigía.

¿No cabe la posibilidad de salir del euro?

Yo no me la planteo. Igual que tampoco me planteo salir de Europa. Soy un firme convencido de Europa, pero no de esta. Creo que en sus inicios fue la Europa con la que todos nos sentimos identificados, pero año tras año no está siendo aquella en la que creímos.

Volvamos a los jóvenes, cada vez les votan menos, pero hay algunos que ni votan, esos a los que hemos clasificado de ninis.

Se ha etiquetado despectivamente a esa gente cuando en realidad no hay que hacerlo, hay que dar soluciones. Esa gente ha sido engañada por el sistema. Te decían puedes estudiar o dejar de estudiar pero vas a poder dedicarte a lo que quieras. Pensaron que en la construcción, principalmente, tenían su oportunidad porque así lo indicaban todos los factores, todas las estadísticas decían que era el medio de subsistencia del país y nos engañaron. Hay que empezar a pensar por nosotros mismos. Tenemos que empezar a dejar de repetir lo que oímos en el telediario, tenemos que ver, hablar con la gente, ver cuáles son sus problemas. Y la realidad es que hay gente que fue engañada, entre ellos, todos aquellos de mi generación a los que les dijeron estudiad, aprended idiomas, tendréis el trabajo que queréis. Terminan la carrera y se encuentran con que hay que hacer un posgrado o un máster para tener opciones. Y cuando terminas, te piden experiencia. Nos han engañado una otra y vez. Han encarrilado tu vida y cuando llegas, llegas a un precipicio, con un trabajo precario sí o sí, no hay más. Hay que cambiar esa sensación, hay que hacer pedagogía, hay que explicar que cada uno puede llegar donde quiere, pero que no tiene que esperar ni que el Estado ni nadie le diga lo que tiene que hacer. Te tienes que marcar tu propio camino. Y ahí es donde el Estado tiene que ayudarte, mediante las becas, los cursos de formación.

Habla de becas, por ejemplo, pero esas medidas son más bien para la secundaria postobligatoria o la universidad, hay mucha gente que se queda antes.

No es tanta la masa de jóvenes que se queda fuera. De hecho, es un tanto por ciento bastante pequeño, pero no debemos olvidarnos de ellos. Tenemos que dar esa oportunidad, cursos de formación, volver a meterles dentro del mercado laboral. Tenemos que intentar ayudar a aquellas personas que se han sentido engañadas al volver a la educación, a trabajar y, sobre todo, a crear su propio futuro. La clave de esto es que tú no tienes que seguir la zanahoria, tienes que marcarte tu propio camino. Yo no voy a explicarle a un joven qué tiene que hacer con su vida. Es más, quiero que el joven me explique qué ha hecho para llegar a ese punto de su vida. Y nosotros, ver dónde hemos fallado para poder ayudarle.

En varias entrevistas, usted ha mencionado a Zapatero como su referente político, pero podríamos decir que hay muchos Zapateros, el que sacó las tropas de Irak, el que aprobó el matrimonio homosexual, el de la reforma laboral, el que concedió la cláusula de dolo al proyecto Castor de Florentino Pérez, el de la reforma del 135. ¿No le han idealizado ustedes? ¿No sería necesaria una autocrítica socialista a su gobierno?

Soy el primero que he hecho autocrítica, pero es verdad que me gusta quedarme con lo bueno de José Luis. Me preguntaban en otra entrevista, y esto es más grave, por Felipe González. Y me quedo con lo que ha hecho Felipe González en los últimos 40 años. Los últimos dos a mí no me representan en todo. Con algunas de sus declaraciones sí me he sentido identificado y con otras no. Con Zapatero me pasa lo mismo. Creo que tuvo una primera legislatura brillante, para enmarcar, y luego no tuvo la capacidad de reacción ante una crisis que se le venía encima, pero yo me quiero quedar con lo positivo. Fue quien nos devolvió la dignidad como país, aprobó la ley del matrimonio homosexual... Son las cosas buenas con las que te tienes que quedar y las críticas las haces dentro, en los comités federales, en las asambleas No es idealizar, es sencillamente defender su legado. Mi otro referente es Pedro Zerolo, una persona que me cambió la vida y mi forma de entender la política.

¿Cuál es su análisis de lo que ha pasado en estos meses en el PSOE?

Hemos vivido un proceso interno mediatizado, en exceso, por culpa nuestra y que se ha resuelto el 21 de mayo con un apoyo mayoritario a Pedro Sánchez. Votó más del 80% de los militantes. El partido está vivo. Seguimos en la ruta correcta para devolver al partido al lugar que le corresponde. Y una vez que se ha cerrado esa etapa, hay que ver las cosas positivas y las negativas intentar evitarlas en el futuro.

En el último congreso los jóvenes defendieron una enmienda en la que se pedía “avanzar e implantar la República como modelo de Estado”. Al final, sin embargo, transigieron y se aprobó solo un compromiso con el fortalecimiento de los valores republicanos. ¿El PSOE es siempre un poco timorato en este asunto?

A mí fue al primero que me decepcionó el no poder avanzar en el modelo de Estado que defendemos las Juventudes Socialistas, la República, porque entendemos que es el modelo de la igualdad. Me quedo con lo positivo, hace 30 años hablábamos de laicidad y el partido no lo veía del todo claro y, sin embargo, ahora es uno de sus pilares. Nosotros lo que hemos hecho ha sido abrir la puerta, por primera vez en muchos años se habla de la República en un congreso del PSOE. ¿El resultado no ha sido el esperado? No, pero hemos abierto. Espero que en los próximos podamos seguir debatiendo y las Juventudes seguirán defendiendo el modelo republicano.

Dice que el PSOE asume la laicidad, pero ese es un melón que nunca termina de abrirse. Cada cierto tiempo afirman que van a renegociar o acabar con los acuerdos con la Santa Sede, pero una vez en el poder nunca se trata el asunto.

Yo confío. En el último congreso hemos dicho que se va a renegociar el acuerdo con la Santa Sede y confío en que lo podamos hacer. Las Juventudes Socialistas lo hemos defendido siempre y hemos criticado cuando no se ha cumplido. Pedro va a llegar a La Moncloa y una vez que llegue, confío en que podamos acabar con ese acuerdo o al menos cambiarlo.

Rajoy declaró este miércoles por el Caso Gürtel en la Audiencia Nacional y, sin embargo, las encuestas siguen dando ganador al PP. ¿Algo estará haciendo mal la oposición?

Esta es la vergüenza que tenemos algunos. El voto del PP no se disuelve, es fijo, hagan lo que hagan sigue manteniéndose. Nosotros, sin embargo, tenemos un voto crítico. Tengo muy claro que, si hubiese sido al revés, el Partido Socialista habría desaparecido. El PP funciona de otra manera. Yo respeto mucho al resto de las formaciones. Ellos tienen su manera de operar. Nosotros, la nuestra. Somos muy críticos cuando hemos tenido un problema de corrupción. Si nos llega a pasar a nosotros, estoy seguro de que no lo hubiéramos mantenido como secretario general y presidente del Gobierno.

Dicho esto, ¿por qué los ciudadanos no sienten que hay una alternativa?

La izquierda sigue peleada. Eso es una evidencia. Evidentemente está mejorando, pero sigue peleada. Tenemos que empezar a demostrar que la alternativa está aquí, está en nuestra casa, está en Ferraz y debemos trabajar por ello. Nosotros no vamos a buscar al electorado del PP. Tenemos que buscar el nuestro, recuperarlo mejor dicho. Y es ahí donde estamos trabajando. Las encuestas no son buenas, ninguna, porque seguimos sin ganar al Partido Popular, pero vamos en el camino de la mejora. Tenemos que seguir trabajando y mejorando para poder devolver la dignidad a este país.

PSOE y Unidos Podemos-En Comú-En Marea han creado un espacio de colaboración permanente en el Congreso para abordar aquellos asuntos parlamentarios que quieran impulsar contra las políticas del PP. ¿El fin último debería ser desalojar al PP del Gobierno, no?

Sí, ya tuvimos una oportunidad hace año y medio y Podemos decidió votar no a Pedro Sánchez. Ahora tenemos lo que tenemos, menos diputados de izquierda que hace un año y medio, con lo cual lo que tenemos que buscar es el espacio para que en la oposición sigamos pudiendo cambiar las medidas del PP. Y, por suerte, la aritmética en este caso podría estar con nosotros para poder seguir avanzando y evitar que el PP, hasta que convoque elecciones, siga haciendo rodillo de los derechos sociales.

Hablando de una futura moción de censura, Irene Montero afirmaba que es una cuestión de tiempos, más que de objetivos, ¿pero hay tiempo aún con una emergencia democrática, con un gobierno corrupto? Se refiere usted a la aritmética, esta sí daría pactando con nacionalistas.

Claro. Tuvimos ya la oportunidad hace año y medio y la aritmética daba y era incluso mejor que la de ahora. Lo que tenemos ahora es que han presentado una moción de censura ellos solos, sin consultar a nadie. Lo que tenemos que hacer es empezar a trabajar juntos, pero con lealtad. Lo que no puede ser es que una de las dos partes se mueva de manera independiente de la otra. Si queremos cambiar el país, tiene que ser de acuerdo. Por suerte o por desgracia, la aritmética parlamentaria dice que para poder gobernar necesitas al menos un partido de los grandes y luego pequeños. O dos de los grandes. Y ahora mismo es imposible sentar a Ciudadanos y Podemos juntos o a nosotros con aquellos que están planteando un referéndum unilateral en Cataluña.

¿Entonces no cabe la posibilidad de presentar una nueva moción de censura?

Tenemos que ver. Lo primero es que la moción de censura no es sencillamente para desalojar, es para cambiar de gobierno. Y tienes que tener una estabilidad para cambiar ese gobierno. De nada vale ganar una moción de censura y tres meses después tener que convocar elecciones porque eres incapaz de sacar adelante los presupuestos. Hay que ser muy claro, tenemos que ser coherentes. Nosotros tuvimos una oportunidad, se nos rechazó y ahora tenemos esta, en la que ¿podemos presentar una moción de censura? Sí. Pero, ¿el objetivo cuál es? ¿Desalojar solo al PP o empezar a cambiar este país? Para poder cambiarlo, tenemos que tener una lealtad con respecto al resto de los partidos y ellos con nosotros. Hoy día, eso es muy difícil, porque no han sido capaces de llegar a un acuerdo hace año y medio. Tenemos que empezar a fraguar esos mimbres para llegar a un mínimo acuerdo. Estamos condenados a entendernos, pero tiene que haber lealtad de las dos partes.

¿De qué dos partes?

Sobre todo, de Podemos y del PSOE, que son los dos partidos de referencia de la izquierda y están condenados a entenderse para poder cambiar este país.

Pedro Sánchez  acaba de anunciar una propuesta de reforma constitucional para seducir al PNV y convencerle de que sea su socio para formar una mayoría.  ¿Puede y debe el PSOE pactar con los nacionalistas como hizo en ocasiones anteriores? ¿O es una línea roja?

Depende de lo que quieran los nacionalistas. En este caso, cuando lo que quieren es seguir mejorando el país en general, no debemos poner ninguna línea roja. Lo que no podemos es saltarnos la Constitución. Y cuando hay ciertos partidos que quieren saltársela, que están planteando cosas ilegales, tenemos que saber que somos un partido de gobierno serio. Necesitamos estabilidad. Con aquellos que quieren volar las normas de convivencia, no podemos formar un gobierno. El PNV ha dado un bandazo buenísimo en las negociaciones con nosotros, sobre todo, en los últimos años. Puede ser un buen partido con el que pactar, tiene además un sentimiento de Parlamento y eso es importante.

En el último Congreso Federal del PSOE, aprobaron “perfeccionar el reconocimiento del carácter plurinacional de España”. ¿Cómo se hace eso? ¿Cómo se encaja en la Constitución?

Lo primero que tenemos que plantear es una reforma de la Constitución y un Estado federal. La plurinacionalidad es un término del que estamos todo el día hablando y no es el importante. Lo importante es cómo vamos a ubicar este nuevo Estado, qué tipo de federalismo queremos. Y eso es lo que estamos debatiendo y tenemos que hablarlo, sobre todo, con el PSC, y cambiar el modelo de Estado, de un Estado de las autonomías, que ya está antiguo, al federalismo, descentralizar un poco más para que sean las federaciones quienes marquen sus tiempos, pero todo con lealtad y solidaridad entre unos y otros.

Usted participó en el 15M, uno de cuyos mayores impactos fue poner en cuestión el relato de la Transición y, sin embargo, usted defiende dicho relato y ha llegado a decir que no se podría haber hecho mejor. ¿Por qué?

El 15M no es ni de ningún partido ni de una idea única. Es de todos y todas. Nadie se puede apoderar de eso. Me uní al 15M y participé, aunque es verdad que no fui muy activo, pero sí me gustó el movimiento porque aprendí mucho.Y me gusta aprender. Los primeros días cuando decía que era de las Juventudes Socialistas te marcaban mucho más, estábamos en el gobierno, pero luego la gente asume que tú no defiendes todo lo que pasa en el gobierno. El 15M lo que hizo fue dar la capacidad a la gente de poder expresarse y yo me sentí como en casa.

¿Y el cuestionamiento del relato de la Transición?

El 15M cuestionaba ciertas cosas, yo no las cuestiono y he estado en el 15M. Cada uno es libre. Tengo mi posición y me siento cómodo dentro del 15M y con la Transición. Puedes criticarlo, pero no hay un sentimiento común. He oído muchas voces que pueden decir que se hizo mal, el régimen del 78, como le llama Pablo Iglesias, o no. Yo estuve dentro del 15M y no critico la Transición, entiendo que fue un paso que dimos todos a la izquierda, a la derecha o atrás con un objetivo común, cambiar la dictadura para empezar a trabajar en un proceso democrático. Yo me siento orgulloso de lo que hicieron nuestros compañeros y compañeras dando un paso atrás para poder llegar a la democracia que tenemos hoy. No puedo criticar el proceso que nos ha llevado a los años más tranquilos y democráticos de la historia de España.

En el Congreso Federal del PSOE aprobaron oponerse a la gestación subrogada, pero usted ha expresado en algunas entrevistas que no lo tiene claro, que tiene dudas.

El PSOE ha tomado la decisión de estar en contra. Las Juventudes Socialistas hemos aprobado estar a favor. Yo lo que decía en las entrevistas es que hasta que no llegase nuestro congreso, yo no podía dar mi opinión. Ahora la doy clarísimamente, porque han sido los compañeros y compañeras quienes han tomado la decisión, no yo. El secretario general no elige, lo que tiene que hacer es acatar y en esa votación hubo una mayoría que aprobó la gestación subrogada, por lo cual yo voy a defenderla.

¿Cuáles son sus argumentos para defenderla?

Nosotros defendemos que la gestación subrogada es altruista. Y ahí es donde yo tenía más dudas, cuando entra la transacción económica. Pero lo tenemos muy claro, ser padres, formar una familia, es un derecho y hay que defenderlo. Eso y que no se puede mercantilizar el cuerpo de las mujeres. Si hay una transacción económica por la que puedes subsistir de la gestación subrogada, eso no es gestación subrogada. Esta es altruista. Mi pareja, por ejemplo, está a favor y quiere ser gestante. Yo no tengo el derecho a decir si tiene que serlo o no. Es su cuerpo. Lo que quiero es que las mujeres decidan, pero que no haya un condicionante económico que fuerce a tomar esa decisión.

Autor >

Amanda Andrades

De Lebrija. Estudió periodismo, pero trabajó durante 10 años en cooperación internacional. En 2013 retomó su vocación inicial. Ha publicado el libro de relatos 'La mujer que quiso saltar una valla de seis metros' (Cear Euskadi, 2020), basado en las vidas de cinco mujeres que vencieron fronteras.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Lumitale

    Os equivocáis si creéis que los votantes del PSOE quieren coaliciones con Podemos, mirad las encuestas y veréis que las prefieren con Ciudadanos. Si quisieran izquierda, ¿para qué votar PSOE?

    Hace 3 años 8 meses

  2. I love UPYD

    Cambiar?, qué queréis cambiar, cuéntanos. Porque si me vienes con la plurinacionalidad ya te digo yo que va a ser que no. Porque no nos engañemos, los partidos políticos tradicionales lo que buscan es eso, cuanta más estructuras más espacio tiene para parasitar a los ciudadanos, que para ellos no son congénere si no huéspedes. . Claro que hay que cambiar cosas, pero no las tontás que propone PSOE o PODEMOS. Qué tal si empezamos por suprimir Senado, Diputaciones, cerrar empresas y demás administración paralela innecesaria, fusionar municipios, recentralizar competencias básicas para garantizar la igualdad real, suprimir privilegios fiscales vasco y navarro, revisar sistema competencial para evitar duplicidades, eliminar aforamientos, cambiar la circunscripción electora, instaurar una separación real de poderes, dotar de independencia real a la fiscalía, instaurar un sistema de reguladores que sean eficaces y cumplan su función, ... . Sé que no te gusta nada de lo que propongo porque supone que pierdes "cuota de poder" y espacio para el mamoneo... . Al que le gusten las propuestas que sepa que están sacadas del programa de UPYD.

    Hace 3 años 8 meses

  3. Carl Sagan

    Os equivocáis si creéis que los votantes del PSOE quieren coaliciones con Podemos, mirad las encuestas y veréis que las prefieren con Ciudadanos. Si quisieran extrema izquierda, ¿para qué votar PSOE?

    Hace 3 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí