1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Microfeminismos

1. ¿Se puede equiparar la maternidad subrogada con el trabajo sexual?

En el futuro las decisiones democráticas van a girar cada vez más sobre las posibilidades inauguradas por la tecnociencia, su relación con el mercado y las nuevas formas de desigualdad a las que darán lugar

Nuria Alabao 2/08/2017

J. R. Mora

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

----------------------------------------------------------------------------------------------------- 

Vientres de alquiler, venta de niños, mercado de bebés, incubadoras humanas, granjas de niños y hasta los más neutrales, gestación subrogada o maternidad por sustitución, son términos que recientemente han servido de espadas dialécticas. Este es uno de los temas más polémicos de los últimos tiempos.

Para la mayoría del feminismo, incluso me atrevería a decir que también de la sociedad española, hay consenso en que la ley que propone Ciudadanos no garantiza suficientemente los derechos de la mujer gestante. El punto más polémico parece ser aquel que, como todo intercambio mercantil, defiende a los “propietarios” del feto y que impediría a la mujer arrepentirse durante el proceso y abortar, o incluso quedarse con el niño tras el parto. Es decir, que, mediante un contrato, podríamos estar renunciando a lo que ha costado tantos años de lucha grabar en el imaginario colectivo: “Nosotras parimos, nosotras decidimos”.

el alquiler de vientres es una actividad que en nuestro país solo puede darse después de la regulación. En ese sentido, tenemos un poco de margen como sociedad para decidir si queremos que la capacidad de las mujeres de gestar se mercantilice

Dentro del feminismo, este tema ha polarizado las posturas de la misma manera que lo hace el trabajo sexual. Así, la mayoría de las que están a favor de algún tipo de regulación de la prostitución se han mostrado favorables a la gestación subrogada y viceversa. Eso, con todos los matices y gradientes de cuestiones que, evidentemente son muy complejas. Sin embargo, el movimiento está feroz y pasionalmente dividido respecto al abolicionismo, y este caso amenaza con enquistar los debates de la misma manera. ¿Pero estamos ante cuestiones equiparables?

Aquí unas ideas para pensar la cuestión intentado no cerrarla, sino dar ideas para el debate:

1. Algunas feministas abolicionistas argumentan que, por muchas razones, la prostitución no es un trabajo como otro cualquiera y en él se entremezclan factores como la reproducción del mandato de dominio del hombre sobre el cuerpo de la mujer e incluso otras cuestiones morales que implican que en el sexo no debería mediar intercambio económico.

Sin embargo, y más allá de las consideraciones de lo que sería ideal –también sería mejor no tener que trabajar en condiciones de explotación e incluso no tener que trabajar por un salario en absoluto–, el trabajo sexual ya existe. No solo existe, sino que además es imposible de impedir sin empeorar las condiciones de vida de las mujeres que ejercen la prostitución. De hecho, ninguna medida prohibicionista lo ha hecho desaparecer completamente, solo ha obligado a ocultarlo. Así, la regulación mejoraría las condiciones de vida de las prostitutas al poder ejercer a la luz del día: reducir la violencia que sufren por parte de la policía y, en ocasiones, de los clientes. La opacidad, la prohibición o las penalizaciones –tanto a clientes como a trabajadoras– solo contribuyen a aumentar su vulnerabilidad. Si se reconoce como un trabajo, además, podrán gozar de los derechos laborales que ahora se les niegan, como la posibilidad de conseguir papeles para las inmigrantes. (Evidentemente el debate es mucho más complejo y debería implicar también la discusión sobre las formas de regulación. Los colectivos de trabajadoras del sexo, por ejemplo, están haciendo propuestas prácticas de todo tipo que les darían más derechos, como por ejemplo la regulación en cooperativas frente a leyes a medida de los empresarios.)

Respecto a la maternidad por subrogación, y por mucho que Albert Rivera diga que "ya existe en nuestro país y se encuentra en una situación alegal”, lo cierto es que en España no se puede dar fácilmente, a diferencia de la prostitución. La reproducción asistida es una actividad mediada por dispositivos médicos complejos que además implica una parte legal que, al tratarse de temas de filiación, conlleva muchos controles. Así que no, no se está dando. Si hay algún caso, implica llevar adelante todo el procedimiento en el extranjero, e incumplir un buen puñado de leyes e, incluso, que la mujer gestante pueda reclamar la patria potestad del niño al no estar contemplada la posibilidad legal de renunciar a un hijo en favor de otra persona que no sea su padre.

Así, el alquiler de vientres es una actividad que en nuestro país solo puede darse después de la regulación. Es decir, será la regulación la que genere un nuevo mercado. En ese sentido, tenemos un poco de margen como sociedad para decidir si queremos que la capacidad de las mujeres de gestar se mercantilice, se convierta en un negocio más. Y claro, en uno además que se verán impulsadas a prestar las más necesitadas. Un servicio prestado por pobres para la clase media local.

2. Las trabajadoras sexuales pueden ejercer con un horario –e incluso mediante sus propias normas y límites dependiendo del grado de autonomía que consigan –y cuando terminan, no tienen que estar definidas por su trabajo. Un embarazo con implantación de embrión conlleva un tratamiento médico, te cambia el cuerpo, no tiene horario e implica cambios hormonales, físicos y psicológicos; no termina más que después de nueve meses, al final de los cuales tienes que enajenarte además de un niño al que toda tu socialización dice que deberías amar. Por no hablar de la regulación que propone Ciudadanos en la que de facto se impediría a la gestante volverse atrás, lo que estaría fuertemente penalizado económicamente. De aprobarse, una vez en el proceso, la mujer ya no sería dueña de su capacidad de dar a luz y otros serían “propietarios” de una parte de lo que hasta el momento de parir no deja de ser una parte de su propio cuerpo.

Las trabajadoras sexuales pueden ejercer con un horario y cuando terminan, no tienen que estar definidas por su trabajo. Un embarazo con implantación de embrión conlleva un tratamiento médico, te cambia el cuerpo, no tiene horario 

3. Otra de las diferencias es que en el debate sobre regularización hubo (y hay) trabajadoras sexuales que protagonizan una reivindicación de derechos en primera persona. En el caso de los vientres de alquiler, ahora mismo las voces que se escuchan son más bien las de la ‘demanda’ que esgrime como principal argumento el “derecho a ser padre”, aunque la paternidad sea probablemente un deseo más que un derecho. Y todo lo que deseamos no debería poderse comprar cuando implica una pérdida de derechos para otras personas.

4. En el caso del trabajo sexual siempre media intercambio económico, precisamente porque es un trabajo. Y a nadie sensato se le ocurriría pedir a una trabajadora sexual sexo altruista. ¿Es cierto que en la prostitución se ‘mercantiliza’ una relación humana como el sexo? Lo es, eso es lo que hace el capitalismo con toda la fuerza de trabajo que tiene que ver con los cuidados o lo relacional –cada vez en más ámbitos de la vida, por cierto–. Pero no se mercantiliza un proceso biológico vivido en el propio cuerpo como el embarazo ni implica desprenderte de un niño y creo que es una diferencia importante.

De hecho, para evitar las connotaciones negativas que conlleva esta idea, Ciudadanos ha incidido en el carácter “altruista” de su propuesta. El intercambio económico estaría limitado al “lucro cesante” o lo que supuestamente deja de ingresar la mujer por quedarse embarazada. Es evidente que esta es una manera de enmascarar la remuneración. De hecho, el “lucro cesante” no refleja muy bien las dificultades con que se encuentran las mujeres en el trabajo por el hecho de quedarse embarazadas: despidos, salarios más bajos, más temporalidad y precariedad en los contratos; y que constituye uno de los verdaderos obstáculos para la igualdad –motivado también porque seamos las que asumimos la mayor parte de las tareas de cuidado–.

Sin embargo, que la mercantilización sea un problema no quita que puedan existir gestaciones altruistas. Las feministas que han argumentado a favor, como Beatriz Gimeno, han sugerido una legislación parecida a la que regula las donaciones de órganos entre personas vivas. En ella, no hay ninguna compensación de gastos y tiene que mediar relación familiar entre donante y receptor. (La ley contempla la posibilidad de donar a un desconocido, pero en este caso la donación tiene que ser anónima). Todo ello debería hacerse salvaguardando los derechos de la gestante, tanto a abortar, como a arrepentirse tras el parto. Quizás es una vía complicada pero quizás las soluciones podrían pasar por ahí.

De momento la ley de Ciudadanos no se ha aprobado, el debate parlamentario se reanudará en otoño. Es de prever que la ley no pasará debido a la oposición que ha levantado. Pero no hay prisa, la apertura de un nuevo mercado como este exige mucha más reflexión colectiva. Un debate importante que marcará un precedente, ya que en el futuro las decisiones democráticas van a girar cada vez más sobre las posibilidades inauguradas por la tecnociencia, su relación con el mercado y las nuevas formas de desigualdad a las que darán lugar. Todo ello podrá transformar nuestra sociedad de forma que ni nos imaginamos.

Autora >

Nuria Alabao

Es periodista y doctora en Antropología. Es miembro de la Fundación de los Comunes.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

9 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Jorge

    Como en las guerras: la artillería bombardea a lo bestia y abre el camino a la infantería. Este es un tema que, aunque da mucho juego, le importa un pepino al 95% de la ciudadanía (que, por cierto, tampoco podría permitirse pagar la "compensación" económica para alquilar/subrogar vientres). ¿Por qué me encuentro TODAS las semanas un artículo de estosen TODOS los medios periodísticos nacionales y regionales? A veces son sesgados, otras no, pero da igual. Ya preparan el camino para lo inevitable. Jodido capitalismo.

    Hace 3 años 6 meses

  2. olmo

    Así es imposible discutir. Si al intentar argumentar inmediatamente se acusa al otro de ser hiriente o banal, cuando no hay lo único que hay es una sana intención de discutir, pues apaga y vamonos. Siempre acabamos con sobrentendido tipo "pues si no entiendes esto no hay más que discutir" Lo que queda claro es que tanto en la prostitución como en la subrogación (como con el tema del Hijab o con el aborto) JAMÁS se permite que las prostitutas o las mujeres que usan la subrogación como estrategia de superviviencia se expresen, que digan qué opinan de su situación. En el caso concreto de la subrogación, como las que subrogan son además por lo general extranjeras, la expresión de sus voces es tremendamente difícil. Sus voces quedan secuestradas por middle class people bienpensantes que ignoran por completo las situaciones concretas que viven esas mujeres y sus razones para prestarse a la subrogación. Es una pena exista gente que tenga las ideas tan claras y que decidan de forma tan agresiva sobre otras. Las situaciones que se generan con el caso del aborto, el hijab, la prostitución o el aborto demuestra hasta qué punto el cuerpo de la mujer y su capacidad de decidir sobre el mismo sigue horriblemente secuestrado.

    Hace 3 años 6 meses

  3. loderanay

    Es una lástima que en un medio que pretende conseguir su viabilidad económica a través de suscriptores y con un código ético bastante rígido en cuanto a publicidad se refiere, publiquen artículos de estas características en la que la información que manifiesta la autora sea tan sesgada, bien por falta de información o por mostrarse favorable a sus propia ideología. Ésto último no tiene nada de malo, pero si quiere puede argumentarlo de una forma correcta no tergiversando la realidad para que esta se ajuste a sus pensamientos. Me centro en la parte de la prostitución porque las afirmaciones de la autora son auténticas falacias y algunas comparaciones demuestran mucha falta de conocimiento. Para empezar el punto mas polémico de los vientres de alquiler no es en sí el contrato mercantilizado como la autora afirma, el punto mas polémico es la cesión o renuncia de derechos, que se consideran inalienables, a favor de terceros. El que no quiera ver como este hecho puede ser extrapolado e institucionalizado mas allá de los vientres de alquiler y el riesgo que esto implica no sabe muy bien en el mundo en el que vivimos. Ciertamente sería mucho mejor no tener que trabajar siendo explotados, cosa que por cierto, en este país ha pasado siempre. En esta gran depresión que vivimos desde hace una década ya se ha instaurado como algo habitual y bien regulado que está, así que, como vemos, las regulaciones favorables a la explotación como son las reformas laborales aprobadas por el PP no mejoran la situación de los explotados, solo la de los explotadores. Sí, hay una ínfima minoría de mujeres que se dedican al trabajo sexual pero la autora, no se si de forma intencionada o no, obvia dos hechos importantes. El primero es que casi el 90% de las mujeres prostituidas lo hacen a través de trata, no de forma libre. El segundo es la raíz del problema: ¿Por qué existe la trata?. En una economía de mercado como la que vivimos la oferta va regulada en función de la demanda si el 90% de las mujeres son víctimas de trata es que la demanda supera con mucho la oferta, esas mujeres que quieren ejercer la prostitución de forma libre. Esto lo único que dice es que la regulación no hará aumentar la oferta porque la gran mayoría de las mujeres no quieren ejercer de prostitutas así que la trata con regularización no solo no va a eliminarla, la disfrazará dándole un tinte de legalidad en el que los proxenetas serán los grandes beneficiados mientras las mujeres seguirán estando en esclavitud. La autora del artículo confunde prohibición con abolición, un error que una periodista no puede permitirse, ya que tergiversa la realidad y pone en entredicho su capacidad para hacer artículos de opinión. La abolición no implica la prohibición, el modelo nórdico que se defiende desde el feminismo abolicionista implica la penalización a puteros no a las prostitutas además de unos programas de reinserción a las mismas. Este modelo ha sido recientemente adoptado también por Irlanda y Francia dado el éxito que ha tenido en la lucha contra la trata, justamente lo contrario de lo que la autora afirma. En el caso de Alemania, donde la prostitución es legal, hace escasamente un mes se prohibía la tarifa plana sexual debido a la perdida de condiciones que habían sufrido las prostitutas al tener que ser explotadas muchas mas horas para conseguir el mismo dinero. En Alemania los proxenetas ahora son hoteleros, regentan burdeles en el que les cobran a las prostitutas por todo habiendo sufrido una perdida de poder adquisitivo y de condiciones muy importante. También parece que la autora desconoce como la trata ha crecido en Alemania desde su legalización. Así mismo desconoce que la gran mayoría de las prostitutas ya han sido víctimas de violencia sexual en la infancia lo que “facilita” el hecho de ser empujadas a la prostitución como medio de vida. Convertimos en putas a las mujeres que mas necesitan protección. Grave es que la autora desconozca cuales son las practicas habituales que demandan los puteros, totalmente influenciadas por el porno, en el que las vejaciones a las que se ven sometidas por conseguir mas dinero son totalmente incompatibles con la dignidad humana. Si la autora considera que te meen en la cara es un trabajo, y este ejemplo ni de lejos es el peor, debería pasarse por un foro de puteros para que conozca de primera mano sus demandas. “Los colectivos de las trabajadoras del sexo defienden un modelo de cooperativas”. Parece que la autora sabe algo sobre la prostitución en Holanda refiriéndose a la apertura de un burdel por parte del ayuntamiento de Amsterdam para ser gestionado por prostitutas. El Estado holandés ahora es proxeneta. Lo que no cuenta es que desde que se regularizó las prostitutas han visto también empeorar sus condiciones de trabajo y ese es el único motivo por el que se ha buscado esta vía. No dice que su calidad de vida está por debajo del resto de holandeses. Pensemos en que se exponen a todo tipo de enfermedades como el VIH y pensemos en que condiciones trabajan sanitarios y científicos que se exponen a virus o patógenos de esta envergadura. ¿Por qué se aplican unos criterios y protocoles de seguridad a estos últimos tan estrictos y las prostitutas ofrecen el servicio “sin condón” por mas dinero?. ¿Realmente un trabajo como otro cualquiera tiene estas condiciones?. Tampoco habla de las dificultades que tienen a la hora de pedir un crédito o comprar una casa. Menos va a hablar de si el ejercicio de este trabajo es compatible con una vida digna y plena en todos los ámbitos, incluido obviamente el afectivo. He dejado para el final lo que me parece la mayor garrafada del artículo y cito: “En el caso del trabajo sexual siempre media intercambio económico, precisamente porque es un trabajo”. Según la definición de la autora al producirse un intercambio económico cualquier cosa se convierte en trabajo. Por esa regla de tres, una donación es un trabajo. Mejor aún, vender heroína es un trabajo y si queremos rematarlo, vender a un niño a una red de pederastia también es un trabajo. Hago referencia también a las redes de pederastia y drogas porque las tratas van todas unidas y tienen diversos ámbitos de “trabajo”. Favorecer la prostitución también favorece el tráfico de armas, órganos, drogas, niños…. Señora Alabao, si quiere comparar Vd. la prostitución con los vientres de alquiler infórmese primero y deje el simplismo para asuntos menos complejos.

    Hace 3 años 6 meses

  4. loderanay

    Es una lástima que en un medio que pretende conseguir su viabilidad económica a través de suscriptores y con un código ético bastante rígido en cuanto a publicidad se refiere, publiquen artículos de estas características en la que la información que manifiesta la autora sea tan sesgada, bien por falta de información o por mostrarse favorable a sus propia ideología. Esto último no tiene nada de malo pero si quiere puede argumentarlo de una forma correcta no tergiversando la realidad para que esta se ajuste a sus pensamientos. Me centro en la parte de la prostitución porque las afirmaciones de la autora son auténticas falacias y algunas comparaciones demuestran mucha falta de conocimiento. Para empezar el punto mas polémico de los vientres de alquiler no es en sí el contrato mercantilizado como la autora afirma, el punto mas polémico es la cesión o renuncia de derechos, que se consideran inalienables, a favor de terceros. El que no quiera ver como este hecho puede ser extrapolado e institucionalizado mas allá de los vientres de alquiler y el riesgo que esto implica no sabe muy bien en el mundo en el que vivimos. Ciertamente sería mucho mejor no tener que trabajar siendo explotados, cosa que por cierto, en este país ha pasado siempre. En esta gran depresión que vivimos desde hace una década ya se ha instaurado como algo habitual y bien regulado que está, así que, como vemos, las regulaciones favorables a la explotación como son las reformas laborales aprobadas por el PP no mejoran la situación de los explotados, solo la de los explotadores. Sí, hay una ínfima minoría de mujeres que se dedican al trabajo sexual pero la autora, no se si de forma intencionada o no, obvia dos hechos importantes. El primero es que casi el 90% de las mujeres prostituidas lo hacen a través de trata, no de forma libre. El segundo es la raíz del problema: ¿Por qué existe la trata?. En una economía de mercado como la que vivimos la oferta va regulada en función de la demanda si el 90% de las mujeres son víctimas de trata es que la demanda supera con mucho la oferta, esas mujeres que quieren ejercer la prostitución de forma libre. Esto lo único que dice es que la regulación no hará aumentar la oferta porque la gran mayoría de las mujeres no quieren ejercer de prostitutas así que la trata con regularización no solo no va a eliminarla, la disfrazará dándole un tinte de legalidad en el que los proxenetas serán los grandes beneficiados mientras las mujeres seguirán estando en esclavitud. La autora del artículo confunde prohibición con abolición, un error que una periodista no puede permitirse, ya que tergiversa la realidad y pone en entredicho su capacidad para hacer artículos de opinión. La abolición no implica la prohibición, el modelo nórdico que se defiende desde el feminismo abolicionista implica la penalización a puteros no a las prostitutas además de unos programas de reinserción a las mismas. Este modelo ha sido recientemente adoptado también por Irlanda y Francia dado el éxito que ha tenido en la lucha contra la trata, justamente lo contrario de lo que la autora afirma. En el caso de Alemania, donde la prostitución es legal, hace escasamente un mes se prohibía la tarifa plana sexual debido a la perdida de condiciones que habían sufrido las prostitutas al tener que ser explotadas muchas mas horas para conseguir el mismo dinero. En Alemania los proxenetas ahora son hoteleros, regentan burdeles en el que les cobran a las prostitutas por todo habiendo sufrido una perdida de poder adquisitivo y de condiciones muy importante. También parece que la autora desconoce como la trata ha crecido en Alemania desde su legalización. Así mismo desconoce que la gran mayoría de las prostitutas ya han sido víctimas de violencia sexual en la infancia lo que “facilita” el hecho de ser empujadas a la prostitución como medio de vida. Convertimos en putas a las mujeres que mas necesitan protección. Grave es que la autora desconozca cuales son las practicas habituales que demandan los puteros, totalmente influenciadas por el porno, en el que las vejaciones a las que se ven sometidas por conseguir mas dinero son totalmente incompatibles con la dignidad humana. Si la autora considera que te meen en la cara es un trabajo, y este ejemplo ni de lejos es el peor, debería pasarse por un foro de puteros para que conozca de primera mano sus demandas. “Los colectivos de las trabajadoras del sexo defienden un modelo de cooperativas”. Parece que la autora sabe algo sobre la prostitución en Holanda refiriéndose a la apertura de un burdel por parte del ayuntamiento de Amsterdam para ser gestionado por prostitutas. El Estado holandés ahora es proxeneta. Lo que no cuenta es que desde que se regularizó las prostitutas han visto también empeorar sus condiciones de trabajo y ese es el único motivo por el que se ha buscado esta vía. No dice que el su calidad de vida está por debajo del resto de holandeses. Pensemos en que se exponen a todo tipo de enfermedades como el VIH y pensemos en que condiciones trabajan sanitarios y científicos que se exponen a virus o patógenos de esta envergadura. ¿Por qué se aplican unos criterios y protocoles de seguridad a estos últimos tan estrictos y las prostitutas ofrecen el servicio “sin condón” por mas dinero?. ¿Realmente un trabajo como otro cualquiera tiene estas condiciones?. Tampoco habla de las dificultades que tienen a la hora de pedir un crédito o comprar una casa. Menos va a hablar de si el ejercicio de este trabajo es compatible con una vida digna y plena en todos los ámbitos, incluido obviamente el afectivo. He dejado para el final lo que me parece la mayor garrafada del artículo y cito: “En el caso del trabajo sexual siempre media intercambio económico, precisamente porque es un trabajo”. Según la definición de la autora al producirse un intercambio económico cualquier cosa se convierte en trabajo. Por esa regla de tres, una donación es un trabajo. Mejor aún, vender heroína es un trabajo y si queremos rematarlo, vender a un niño a una red de pederastia también es un trabajo. Hago referencia también a las redes de pederastia y drogas porque las tratas van todas unidas y tienen diversos ámbitos de “trabajo”. Favorecer la prostitución también favorece el tráfico de armas, órganos, drogas, niños…. Señora Alabao, si quiere comparar Vd. la prostitución con los vientres de alquiler infórmese primero y deje el simplismo para asuntos menos complejos.

    Hace 3 años 6 meses

  5. loderanay

    Es una lástima que en un medio que pretende conseguir su viabilidad económica a través de suscriptores y con un código ético bastante rígido en cuanto a publicidad se refiere, publiquen artículos de estas características en la que la información que manifiesta la autora sea tan sesgada, bien por falta de información o por mostrarse favorable a sus propia ideología. Esto último no tiene nada de malo pero si quiere puede argumentarlo de una forma correcta no tergiversando la realidad para que esta se ajuste a sus pensamientos. Me centro en la parte de la prostitución porque las afirmaciones de la autora son auténticas falacias y algunas comparaciones demuestran mucha falta de conocimiento. Para empezar el punto mas polémico de los vientres de alquiler no es en sí el contrato mercantilizado como la autora afirma, el punto mas polémico es la cesión o renuncia de derechos, que se consideran inalienables, a favor de terceros. El que no quiera ver como este hecho puede ser extrapolado e institucionalizado mas allá de los vientres de alquiler y el riesgo que esto implica no sabe muy bien en el mundo en el que vivimos. Ciertamente sería mucho mejor no tener que trabajar siendo explotados, cosa que por cierto, en este país ha pasado siempre. En esta gran depresión que vivimos desde hace una década ya se ha instaurado como algo habitual y bien regulado que está, así que, como vemos, las regulaciones favorables a la explotación como son las reformas laborales aprobadas por el PP no mejoran la situación de los explotados, solo la de los explotadores. Sí, hay una ínfima minoría de mujeres que se dedican al trabajo sexual pero la autora, no se si de forma intencionada o no, obvia dos hechos importantes. El primero es que casi el 90% de las mujeres prostituidas lo hacen a través de trata, no de forma libre. El segundo es la raíz del problema: ¿Por qué existe la trata?. En una economía de mercado como la que vivimos la oferta va regulada en función de la demanda si el 90% de las mujeres son víctimas de trata es que la demanda supera con mucho la oferta, esas mujeres que quieren ejercer la prostitución de forma libre. Esto lo único que dice es que la regulación no hará aumentar la oferta porque la gran mayoría de las mujeres no quieren ejercer de prostitutas así que la trata con regularización no solo no va a eliminarla, la disfrazará dándole un tinte de legalidad en el que los proxenetas serán los grandes beneficiados mientras las mujeres seguirán estando en esclavitud. La autora del artículo confunde prohibición con abolición, un error que una periodista no puede permitirse, ya que tergiversa la realidad y pone en entredicho su capacidad para hacer artículos de opinión. La abolición no implica la prohibición, el modelo nórdico que se defiende desde el feminismo abolicionista implica la penalización a puteros no a las prostitutas además de unos programas de reinserción a las mismas. Este modelo ha sido recientemente adoptado también por Irlanda y Francia dado el éxito que ha tenido en la lucha contra la trata, justamente lo contrario de lo que la autora afirma. En el caso de Alemania, donde la prostitución es legal, hace escasamente un mes se prohibía la tarifa plana sexual debido a la perdida de condiciones que habían sufrido las prostitutas al tener que ser explotadas muchas mas horas para conseguir el mismo dinero. En Alemania los proxenetas ahora son hoteleros, regentan burdeles en el que les cobran a las prostitutas por todo habiendo sufrido una perdida de poder adquisitivo y de condiciones muy importante. También parece que la autora desconoce como la trata ha crecido en Alemania desde su legalización. Así mismo desconoce que la gran mayoría de las prostitutas ya han sido víctimas de violencia sexual en la infancia lo que “facilita” el hecho de ser empujadas a la prostitución como medio de vida. Convertimos en putas a las mujeres que mas necesitan protección. Grave es que la autora desconozca cuales son las practicas habituales que demandan los puteros, totalmente influenciadas por el porno, en el que las vejaciones a las que se ven sometidas por conseguir mas dinero son totalmente incompatibles con la dignidad humana. Si la autora considera que te meen en la cara es un trabajo, y este ejemplo ni de lejos es el peor, debería pasarse por un foro de puteros para que conozca de primera mano sus demandas. “Los colectivos de las trabajadoras del sexo defienden un modelo de cooperativas”. Parece que la autora sabe algo sobre la prostitución en Holanda refiriéndose a la apertura de un burdel por parte del ayuntamiento de Amsterdam para ser gestionado por prostitutas. El Estado holandés ahora es proxeneta. Lo que no cuenta es que desde que se regularizó las prostitutas han visto también empeorar sus condiciones de trabajo y ese es el único motivo por el que se ha buscado esta vía. No dice que el su calidad de vida está por debajo del resto de holandeses. Pensemos en que se exponen a todo tipo de enfermedades como el VIH y pensemos en que condiciones trabajan sanitarios y científicos que se exponen a virus o patógenos de esta envergadura. ¿Por qué se aplican unos criterios y protocoles de seguridad a estos últimos tan estrictos y las prostitutas ofrecen el servicio “sin condón” por mas dinero?. ¿Realmente un trabajo como otro cualquiera tiene estas condiciones?. Tampoco habla de las dificultades que tienen a la hora de pedir un crédito o comprar una casa. Menos va a hablar de si el ejercicio de este trabajo es compatible con una vida digna y plena en todos los ámbitos, incluido obviamente el afectivo. He dejado para el final lo que me parece la mayor garrafada del artículo y cito: “En el caso del trabajo sexual siempre media intercambio económico, precisamente porque es un trabajo”. Según la definición de la autora al producirse un intercambio económico cualquier cosa se convierte en trabajo. Por esa regla de tres, una donación es un trabajo. Mejor aún, vender heroína es un trabajo y si queremos rematarlo, vender a un niño a una red de pederastia también es un trabajo. Hago referencia también a las redes de pederastia y drogas porque las tratas van todas unidas y tienen diversos ámbitos de “trabajo”. Favorecer la prostitución también favorece el tráfico de armas, órganos, drogas, niños…. Señora Alabao, si quiere comparar Vd. la prostitución con los vientres de alquiler infórmese primero y deje el simplismo para asuntos menos complejos.

    Hace 3 años 6 meses

  6. María S

    Olmo, hay muchas cosas que se hacen "de facto" (robos, maltratos, abuso laboral, asesinatos...) eso no es un argumento para la regulación de una práctica considerándola legal. Embarazo y parto comprometen el cuerpo entero y la vida cotidiana de la persona embarazada hasta unos niveles de detalle que creo que no imaginas. Cuando se discute este tema mi sensación más inmediata (luego modulada) es que se está discutiendo algo así como regular que puedas vender un brazo, una pierna, tres costillas...para que otra persona pueda ver cumplido su deseo de comer carne; médicamente no te mata, te puede proporcionar los ingresos de varios años de trabajo, lo harías libremente... ¿lo harías? ¿libremente? Me parece que se banaliza enormemente, se ignora a los niños (que son los que tienen derecho a tener padres, no los adultos a tener hijos), y un sinfín de consideraciones que son demasiado largas. Pero tu comentario es banal e hiriente.

    Hace 3 años 6 meses

  7. Pepito Grilo

    Las opiniones a favor de la gestación subrogada provienen, en general, de los hombres.

    Hace 3 años 6 meses

  8. manu

    Portugal, como en tantas otras cosas, nos lleva ventaja... "Portugal estrena su ley de gestación subrogada. La norma, que entra en vigor este martes, permitirá que las mujeres estériles accedan a vientres de alquiler de forma altruista" Enfin...

    Hace 3 años 6 meses

  9. olmo

    La gestación subrogada ya se da de facto en España. Puede que no haya muchas mujeres españolas que se presten a la subrogación, pero el hecho es que hay un montón de familias con hijos producto de subrogaciones en el exterior que deberían de poder enfrentarse a una legislación clara y precisa. Efectivamente en España la necesidad de legislar la subrogación nace de parte de la demananda, pero eso no quita que las mujeres en Tailandia o la India tengan posturas claras sobre una actividad que les permite disfrutar de los mismos ingresos que 4 años en un trabajo "normal". Tratar de definir un fenómenos como este en términos nacionales genera una visión un tanto reduccionista y en el que se diluye lo más importante que, como en el caso de las prostitución, es conocer cual es el sentir de las mujeres que se prestan a esas actividades.

    Hace 3 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí