1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

RELATO DE VERANO

El concejal extraviado (1)

Miguel Pasquau Liaño 2/08/2017

<p>Paisaje con gruas.</p>

Paisaje con gruas.

Michael Gaida

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

----------------------------------------------------------------------------------------------------- 

3 de julio de 2017, lunes, por la mañana. Cámaras, micrófonos y murmullos de expectación han tomado el salón de Plenos del Ayuntamiento de Nazaria. A las diez en punto está convocada la sesión del Pleno para votar la moción de censura al alcalde. Es como una pedrada en el estanque político de una ciudad en la que todo lo que sucede parece previamente escrito en antiguos testamentos preñados de fideicomisos perpetuos, de legítimas y de salmos responsoriales. El candidato socialista y primer firmante de la moción, Don Francisco Teruel, rígido en un traje que le queda ancho, repasa las notas de su discurso, que ha sido negociado con los portavoces de los demás grupos municipales de la oposición: Podemos y Ciudadanos. Los flashes de los fotógrafos hieren un recinto noble acostumbrado a la luz tenue de las rutinas administrativas. Se respira un aire de grave irreverencia, como si fuera a consumarse un sacrilegio. Los ediles van tomando asiento, los ujieres se convierten de pronto en estatuas, y el alcalde, Don José Sebastián Hurtado, grandullón y calvo, ordena silencio al público y a los periodistas desde la Mesa. El Secretario del Ayuntamiento procede a leer el documento de firma de la moción de censura y, a su término, el alcalde da la palabra al candidato socialista. Sólo entonces nos percatamos de que el asiento del concejal Manuel Pérez de la Malta está vacío, pero nadie parece alarmarse por la impuntualidad de un tipo de quien Antonio Castromil, el periodista mejor informado de la ciudad, dijo que siempre parecía recién llegado de Bruselas, aunque viniera de echar la primitiva en el quiosco. El único síntoma de intranquilidad consiste en alguna entrada y salida del número dos del grupo municipal socialista y su portavoz, Baltasar de la Oliva. 

El candidato lee su discurso y pone énfasis en los motivos que han determinado la dolorosa obligación moral y política de reprobar al Alcalde Don José Sebastián, del Partido Popular, quien parece estar haciendo dibujos en un folio mientras bosteza. Retransmite el acto la televisión local, cuyo locutor, en voz baja, está comentando la anomalía de que el tan disputado y único concejal de Ciudadanos se haya retrasado en una cita tan trascendente, y nos advierte con exagerado énfasis de algo que todos sabemos: que su voto es imprescindible para que se alcance la mayoría absoluta necesaria para el éxito de la moción de censura. Paco Teruel, el candidato, ha llegado al punto fuerte de su discurso, en el que denuncia que si ya fue inadmisible el remuneradísimo nombramiento del controvertido Don Juan Antonio Del Mármol como Asesor de la Gerencia de Urbanismo, más aún lo es que el Alcalde lo mantenga en su puesto después de que su nombre haya aparecido en la prensa nacional como administrador de una empresa offshore activa domiciliada en Panamá y como titular de una cuenta bancaria relacionada en la Lista Falciani. “¿Por qué? –se pregunta retóricamente el crecido candidato–; ¿qué cosas sabe el señor Del Mármol que eleva tanto el precio de su silencio?”. Las maderas del Salón de Plenos, sin embargo, no parecen asombrarse de las andanadas de metacrilato que dispensa el candidato, quien parece más habituado a palabras gastadas como “corrupción”, “lacra” y “latrocinio” que a los argumentos introducidos en el discurso por imposición del grupo municipal de Podemos, referidos a una “progresiva privatización de la ciudad de Nazaria que ha vaciado de contenido a la democracia municipal y la ha convertido en un zoco con balanzas trucadas”. 

El teléfono al que usted llama no está operativo, o está ocupado en este momento. Si quiere dejar algún mensaje... Baltasar de la Oliva se impacienta, mira el reloj, sale a la puerta del Consistorio confiando en que en cualquier momento verá llegar, apresurado, a Pérez de la Malta, por supuesto procedente de Bruselas. Tampoco en el teléfono fijo del concejal recibe respuesta alguna. Un asesor le facilita el número de su mujer.

–¿Diga? –su voz amable y rosada vuela sobre un ruido de viento.

–Buenos días, ¿es usted la esposa de Don Manuel Pérez de la Malta?

–¿Quién es usted?

–Sí, disculpe, soy Baltasar de la Oliva.

- Buenos días, Baltasar, ¿ha pasado algo?

- Estamos preocupados, porque su marido no ha llegado aún al Ayuntamiento...

- Hoy es la moción de censura, ¿no?

- Sí, y ya ha empezado.

- Pues debería estar ahí.

- Entonces, ¿ha salido ya de casa?; ¿hace mucho?

–No podría decirle, yo estoy fuera de Nazaria.

–Ok, entiendo. Es que no logramos tampoco contactar con él por teléfono.

–Debe ser que va en la moto. Verá como llega enseguida. ¿Quiere de todas formas el teléfono de casa?

–No se preocupe, ya lo tenemos.

El teléfono al que usted llama no está operativo...

De la Oliva entra al salón, busca a un hombre que está sentado en los puestos reservados para nosotros, y le pide que le acompañe.

–Coge un taxi y ve a casa de Pérez de la Malta. Aquí tienes la dirección. Si no está, pregunta a los vecinos. No vuelvas aquí sin él.

Paco Teruel está concluyendo su discurso. Promete inaugurar una nueva época en la ciudad, atenta a las necesidades reales de los ciudadanos, sin sectarismos, con un gobierno “de todos y todas, para todos y todas”, que haga olvidar la “época oscura de los gobiernos del PP”, y “desde una concepción honesta de lo público”, y solicita para ello no sólo el voto de los concejales, sino también el “apoyo cómplice de la ciudadanía de Nazaria”. Aplausos.

A las diez y treinta y cuatro minutos, el Alcalde da la palabra al único representante de Ciudadanos en la Corporación, Don Manuel Pérez de la Malta. 

–Visto que no está presente –dice Don José–, doy la palabra a la portavoz del Grupo Municipal de Podemos, quien dispondrá de quince minutos para expresar su apoyo o rechazo a la moción de censura.

Desde su escaño, Paco Teruel lanza una mirada interrogativa a De la Oliva, que al locutor de la televisión local no le pasa inadvertida. Los periodistas hacen uso de sus móviles. Marta González comienza a hablar, y Don José Sebastián pide silencio con los ojos húmedos por el último bostezo. Como siguen los murmullos, el Alcalde interrumpe a la portavoz:

–Un momento, señora González. Ruego silencio. Y respeto por una mujer que está en el uso de la palabra.

–Gracias, señor Alcalde, pero el respeto –matiza Marta González– prefiero recibirlo no como mujer, sino como portavoz de un grupo municipal que representa a quince mil ciudadanos.

–Como usted quiera, Sra. González. Puede continuar.

Vibra el teléfono de Baltasar de la Oliva, y vuelve a salir fuera.

–Dime.

–Balta, aquí no hay nadie, y los vecinos no saben nada.

–Aporrea la puerta, llámalo a voces.

–Que no, Balta, que no está.

–Llama a los bomberos, encuéntralo como sea.

–Pero ¿qué les digo a los bomberos?

–Pues lo que pasa, coño. Tenemos media hora...

El número solicitado...

Marta González es menuda y frágil, pero reparte a diestro y siniestro. Dirige su intervención más bien al candidato socialista, al que ofrece un “voto crítico”. Le aclara que su grupo se ve obligado a partir de la desconfianza, y le advierte que su apoyo queda condicionado al cumplimiento de los ocho puntos del acuerdo programático, uno por uno. A continuación se pregunta en voz alta cuáles son las razones de la ausencia del concejal de Ciudadanos, a quien califica como “eslabón débil” de esta moción de censura, le agradece el valor de haber optado por la salud democrática, y le exige determinación y continuidad en su compromiso por el cambio. 

Antonio Castromil no está tomando notas. Su función no es informar, sino informarse, para luego redactar columnas que son relámpagos de lucidez sobre los márgenes de la actualidad que los demás descuidan y que componen algo así como un dibujo con brillo de espadas que se baten. Castromil parece escuchar con sus ojos claros y perspicaces. Es de los que no necesitan mirar para ver, quizás porque, como dicen, ve las cosas antes o después de que pasen, cuando las piensa. Discretamente abandona el grupo de periodistas y sale del Salón de Plenos, pero no es por desprecio al discurso de Marta González, sino porque busca a De la Oliva. 

–¿Qué está pasando, Balta?

–No tengo ni idea. Este tipo se ha acojonado.

–Más bien te tiene acojonado, diría yo...

–Sí, estoy empezando a temerme que se haya rajado.

–Es un golpe de efecto. Éste está en un bar cercano viendo el pleno por la televisión, y llegará justo para votar.

–Dios te oiga. Me preocupa que veo demasiado tranquilo al Alcalde. Y Manolo no es de fiar, es capaz de salir con cualquier cosa, tú lo sabes. Mira que lo tenía bien atado, pero nunca he tenido claro que supiera resistir a las presiones.

–Claro que no es de fiar, Balta, pero precisamente por eso. Ponte a pensar. Si Manolo quisiera traicionaros nunca lo haría quedando como un cobarde. Este lo que quiere es dejar claro que todo depende de él.

Sin apenas levantar la voz, la concejala González juega con las palabras. Dice que la ciudad de Nazaria no necesita más “mármol”, sino más verde, más espacios, mejor transporte público y menos convenios urbanísticos en los que sólo importa el tanto por ciento de unos y de otros. “Vivimos en la ciudad del tanto por ciento, y queremos una Nazaria que pase de los porcentajes a las ecuaciones: usted igual que yo, el barrio norte igual que el barrio centro, las bicicletas igual que los coches, el pequeño comercio igual que la gran superficie, el Ayuntamiento igual que su gente”. Sólo aplaudió el segundo concejal de Podemos, y algunos de nosotros.

Es el turno de Baltasar de la Oliva, el bruñidor del pacto para la moción de censura, un referente socialista en la ciudad que en las primarias supo ubicarse apoyando al candidato Patxi López quizás por convicción, pero también para no quedar, cualquiera que fuese el resultado, en el bando de los perdedores. Sus primeras palabras son para solicitar un receso. Antonio Castromil se sorprende cuando le oye decir que tiene informaciones inquietantes sobre la ausencia del concejal Pérez de la Malta, y que lo más sensato es suspender la sesión hasta que sea localizado, lo que no tardará mucho en suceder.

–No ha lugar -dice el Alcalde-.

–Le ruego reconsidere usted mi petición. Estoy seguro de que usted no querrá aprovechar una incidencia para permanecer en el cargo contra la opinión de la mayoría de esta Corporación.

–La voluntad de una Corporación se expresa en los votos del pleno, y ese momento no ha llegado todavía. Proceda. 

De la Oliva habla despacio, alargando los argumentos, desde un segundo plano, muy por detrás del centro de gravedad del salón de Plenos, concentrado ya absolutamente en el escaño vacío de Pérez de la Malta, hacia donde se ha dirigido de nuevo una ráfaga de flashes y la cámara de la televisión local. “Oportunidad”, “consenso”, “pasar página”, “decencia” y  “transparencia” es el ruido que se oye de fondo, con voz de Balta de la Oliva. Ahora es Sara Ruiz, la número tres del PSOE, la que abandona el salón con el teléfono móvil en la mano. Ni siquiera Francisco Teruel parece estar escuchando a su compañero, pese a estar sabiendo explicar que además de la espuma de las últimas informaciones sobre el señor Del Mármol, la ola que ha traído esta moción de censura viene de muy atrás, desde que el Partido Popular confundió un mandato democrático con la propiedad de esta ciudad. Antonio Castromil hace un gesto a Juan Gómez Montañés, el número dos del Alcalde, su delfín, indicándole que mire su móvil. Estamos seguros de que el mensaje que le ha mandado es más o menos el siguiente:

–¿Tú sabes algo?

Y que la respuesta ha sido “no”.

A las once y veinte, Don José Sebastián Hurtado interrumpe al orador.

–Ha consumido su tiempo, señor Concejal.

De la Oliva dice “voy terminando”, y sigue hablando sin acelerar el ritmo.

–Tiene un minuto para concluir, señor De la Oliva. Haga como los demás intervinientes, que han respetado los tiempos establecidos.

De la Oliva dedica su último minuto a reiterar su petición de suspensión de la sesión por motivos graves. “Estoy seguro de que no cometerá usted un error del que podría arrepentirse”, dice para concluir. 

El portavoz del Grupo Popular renuncia al uso de la palabra, justificándolo en que nadie hay mejor que el Sr. Alcalde para defender la posición de su Grupo. La intervención del Alcalde apenas dura un par de minutos: 

–Buenos días. Doy las gracias a la prensa y a los nazaríes que han asistido a esta sesión, porque siempre es de agradecer que la sociedad se interese por los asuntos de su Ayuntamiento. Ojalá este interés no sea cosa de un día. Como ustedes comprenderán, y hablo en nombre de mi grupo, no estamos de acuerdo con este fraude al que ustedes -dijo, dirigiéndose a Baltasar de la Oliva- llaman moción de censura, tan antinatural y oportunista, que sólo pretende un quítate tú que me pongo yo, contra la voluntad del pueblo de Nazaria que ha confiado mayoritariamente en nosotros para gobernar esta ciudad. Es muy ingenioso eso de los porcentajes y las ecuaciones -dijo, mirando a Marta González-, pero créame que la trigonometría -que quizás confundió con el álgebra, o quizás no- de una ciudad requiere mucho cálculo y mucho rigor, del que ustedes carecen, por más que lo camuflen con lemas brillantes y promesas esotéricas. Y desde aquí alzo mi voz por la honestidad y profesionalidad de Don Juan Antonio del Mármol, a quien la ciudad debe estar infinitamente agradecida por sus servicios y su buen hacer, como seguro que valoran y aprecian los nazaríes de bien. Y ahora, pasemos a la votación. El Secretario irá nombrando a los señores Concejales y éstos, en voz alta, expresarán su voto. Proceda, señor Secretario.

–Una cuestión de orden -interrumpe Baltasar de la Oliva.

–Rechazada, señor De la Oliva. El orden de esta sesión está establecido por la Ley.

–La Ley no impide que...

–No tiene usted la palabra, señor De la Oliva.

En contra de la moción votan los once concejales del Partido Popular. A favor, los nueve concejales del PSOE y los dos de Podemos. Consta en acta que el concejal Pérez de la Malta fue llamado a votar y estaba ausente.

–La moción de censura queda rechazada, al no alcanzar la mayoría absoluta. Se cierra la sesión. Tengan ustedes una buena semana -dice Don José, dirigiéndose a los periodistas y a nosotros. 

[Continuará...]

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Miguel Pasquau Liaño

(Úbeda, 1959) Es magistrado, profesor de Derecho y novelista. Jurista de oficio y escritor por afición, ha firmado más de un centenar de artículos de prensa y es autor del blog "Es peligroso asomarse". http://www.migueldeesponera.blogspot.com/

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Miguel Pasquau

    Se admiten hipótesis, hasta el último capítulo. Propondré a CTXT que quien acierte gane una suscripción gratuita...

    Hace 5 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí