1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

GARCÍA EN EL PAÍS FAVORITO DE LA DIVINA PROVIDENCIA

Capítulo I. La turné de Dios

Guillem Martínez 2/08/2017

<p>Virgen del Rosario</p>

Virgen del Rosario

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

----------------------------------------------------------------------------------------------------- 

La Hermandad del Rosario fue integrada en principio por los esclavos negros residentes en la varias veces inmortal ciudad de Cádiz, en el XVII y en la antigua ermita del Rosario, hoy parroquia del mismo nombre. Con la llegada a la ciudad de los frailes dominicos y la fundación de su convento, estos se hicieron cargo de la dirección espiritual de la hermandad. La creciente devoción a la imagen motivó que el piadoso capuchino Fray Pablo de Cádiz fundara una por una hasta quince, sí, quince compañías espirituales que cada noche cantaban públicamente los misterios del Rosario por las calles de la ciudad. Fue notoria la participación milagrosa de la Santísima Virgen del Rosario en diversas epidemias. En el siglo XVIII, la Virgen fue más lejos y mitigó en la ciudad los efectos del terrible terremoto de Lisboa, por lo que el Excelentísimo Ayuntamiento de la ciudad, nueve días después, tuvo a bien nombrarla Patrona y Protectora de la Ciudad de Cádiz, patronazgo que la Santa Sede, mediante bula otorgada y firmada por Pío IX, ratifica siendo obispo de la ciudad Fray Félix Martínez Telajinca. La devoción de la ciudad por la Virgen fue revalidada y superada, dos siglos después, por Su Excelencia el Caudillo, que la nombró Alcaldesa Perpetua de Cádiz. La actual imagen de la Patrona es la cuarta imagen que existe desde la fundación del Convento. Pero conserva las manos y el Niño Jesús de la segunda imagen, salvados del fuego que destruyó el convento en el fatídico 1931, cuando un grupo de exaltados incendió Templo y Convento. Los dominicos, antes de huir, pudieron sacar, milagrosamente, el Santísimo Sacramento y la imagen de la Patrona. Era la que quemaron, la sucesora de la imagen primitiva de la Cofradía de los Morenos, que fue ultrajada en el ataque anglo-holandés a Cádiz, en el siglo XVI, y que fue puesta al culto, muy posiblemente, a finales del...

Llegados a ese punto, interrumpí al Señor Jabugo, mi director.

-La verdad, no sé a qué viene esto. Además, lo ha sacado todo de la Wikipedia.

-¿Y qué? Ferlosio se sacó el primer capítulo del Jarama de una enciclopedia geográfica, con un par. Cada uno explica las historias como quiere.

-Pero no entiendo. ¿Qué historia me va a explicar?

-Le voy a explicar cómo, hace ya casi un año, Dios Nuestro Señor anunció que bajaría a la Tierra.

-Pero esa historia la sabe todo Dios. Copó las portadas de la prensa mundial.

-No está mal reubicarse. Cuando deje de tocarme los huevos prosigo.

-Prosiga.

-Sin duda todo este bagaje espiritual colectivo, al que le aludía, tendría que estar presente en la cabeza y el espíritu de Kichi, Ilustre Alcalde de Cádiz, momentos antes de imponer en el manto de la Virgen del Rosario la Medalla de Oro homónima de la Ciudad. Como recordará, el señor Kichi se aproximó a la virgen con la medalla en la mano, copado por la piedad...

-Hombre, yo lo vi por la tele. Más bien era la cara de una vaca gallega cuando ve llover.

-Tras la vaca hindú, la gallega es, sin duda, la más espiritual. Pero déjeme proseguir. Fue en el preciso instante de clavarle la insignia cuando, de manera sobrenatural y sorpresiva, la Virgen le habló y le reveló lo que la prensa mundial, como muy bien ha dicho usted, bautizó como los dos misterios de Cádiz. ¿Los recuerda?

-Claro. La Virgen dijo: "No temas. Te anuncio que mi hijo, que es uno y trino, bajará a la Tierra este verano". A lo que, luego, agregó: "Kichi, picha, remunicipaliza los servicios".

-Sí, ese segundo mensaje despistó un tanto a la parroquia. La Santa Sede, siempre recelosa de las apariciones marianas, mostró su escepticismo ante los hechos, y los medios centristas locales interpretaron que se trataba de una broma de mal gusto perpetrada por el Gobierno Venezolano. La sección X Files de la Guardia Civil y los CSI de la Policía Nacional inspeccionaron el lugar de la revelación mariana con posterioridad. En la investigación, y de manera preventiva, se aplicó a Kichi la Ley Antiterrorista. La Benemérita, finalmente, no descartó el fraude, mientras la Policía dictaminó que fue Titadine. Ahí podría haberse quedado la cosa. Pero todo cambió una semana después, cuando el Ministro de Interior condecoró a su Virgen Un Millón. Se trataba de la imagen de Nuestra Señora del Micro Bajo el Manto, que despierta tanta devoción entre los Cuerpos de Seguridad del Estado. En esa ocasión estaban presentes, además del Ministro, Sus Majestades los Reyes, el Jefe de Policía, El Jefe adjunto de Policía para Temas Catalanes y Minorías Étnicas, el staff de la JUJEM, el Director General de la Guardia Civil, el Obispo de Tarazona y el Nuncio de Su Santidad. Poca broma. En el momento en que el Ministro, copado por la emoción y el momento, iba a imponerle la Cruz Policial Antisemita de Oro y Diamantes, la Virgen volvió a tomar la palabra. Y, como en Cádiz, todo el templo pudo escuchar su voz aterciopelada. De su boca manó lo que después se conoció como Los Tres Misterios de Tarazona. Que, como su nombre indica, son tres. A saber: Volvió a anunciar que Dios bajaría a la Tierra este verano. Especificó que su viaje sería, concretamente, a su país favorito. Y concluyó con un mensaje críptico, que están estudiando, en comisión conjunta, el Colegio de Teólogos del Vaticano y la NASA: "Excelencia, deles por el culo con una caña rota a los putos catalanes".

-Hombre, críptico, lo que se dice críptico...

-Debe de serlo. La NASA opina que el mensaje alude a la necesidad de firmar el TTIP hoy mejor que mañana, mientras que el Vaticano cree que es un claro testimonio contra los medios de contracepción. Bueno. En esta ocasión nadie dudó que la revelación mariana era cierta. Ni siquiera el Ministro, que aún sigue encerrado en el Frenopático de Cuenca. Con camisa de fuerza, en una habitación acolchada, desde ese día no para de repetir: "Era cierto. La Virgen existía".

-Sic transit gloria mundi.

-Por un tubo. En fin. El mundo se maravilló, pero en España nadie perdió la calma y las autoridades se pusieron manos a la obra. Se formó una Comisión de Bienvenida a Dios a toda leche, presidida por S. M. el rey e integrada por vocales de los tres Poderes, oposición, el IBEX, que lo paga todo, y los Sindicatos, que aún están preparando una coreografía de bailes regionales para Dios. Como no había mucho tiempo para florituras, se adoptó como mascota del evento a Naranjito. Pero la Virgen no volvió a manifestarse. La gente se impacientaba. Empezaron el escepticismo y la distancia. Un periodista catalufo inició en CTXT, nuestra competencia, una serie periodística que se titulaba Procesando a Dios, en la que pretendía demostrar que Dios ni existe, ni va a venir a este verano. La prensa internacional, más dada al descreimiento, también empezó a participar de cierto desapego. The Guardian publicó un polémico repor, ¿Qué ven los españoles?, en el que se recreaba ante el hecho de que España fuera el primer país europeo en consumo de psicotrópicos. The New York Times participó de la juerga con otro repor, Los españoles ven a Dios. O a tres, que iba acompañado con una estadística sobre consumo de alcohol en España. En eso, cuando el pitote ya era de concurso, la Virgen volvió a hablar.

-Los Misterios de Ulldecona.

-En efecto. El teniente de Alcalde de Ulldecona condecoró a Nostra Senyora del Mainofollem con motivo de la fiesta local. En la iglesia había cuatro gatos, pero como el teniente de Alcalde estaba en el Pacte pel Referèndum le seguía todo el CNI, que grabó todo lo que ocurrió a continuación. Otra vez, la Virgen abrió la boca de la cara. Se dolió de que nadie confiara en su palabra, anunció que, triste y desanimado, su hijo daría al mundo una prueba de su existencia y viaje. Convocó a todo el mundo en la plaza de cada pueblo de la Tierra para el siguiente domingo a las doce. Allí podrían ver que la cosa iba en serio. Finalmente, la Virgen, de su puño y letra, firmó un manifiesto a favor de un referéndum, unilateral o pactado, que el Teniente de Alcalde llevaba en el bolsillo superior de la americana. Y, en perfecto catalán normativo, dijo otro mensaje críptico: "Jo, als espanyols, els fotria un gec d'hòsties". Y volvió a su silencio estatuario. Al siguiente domingo, todo el planeta se congregó, en efecto, en la plaza de su pueblo. En Madrid, lo hicimos frente a la Almudena. La Comisión dispuso, a tal efecto, unas gradas portátiles de un cuñado de uno del IBEX. Allí, a las 12 a. m. estaba el todo Madrid, esperando una revelación divina definitiva. En eso, empezaron a tocar las campanas de la catedral. Cuando faltaban dos toques para marcar las 12, el campanario de La Almudena empezó a temblar, a oscilar y, finalmente, a inclinarse hacia uno de sus costados. Iba a caer al suelo, era evidente. Estando a medio caer, un niño de tres años se escapó de los brazos de su madre y empezó a correr en dirección al lugar en que el campanario chocaría contra el suelo. Todo el mundo se levantó de la grada y empezó a gritar. En ese momento, el campanario paralizó su caída, la madre pudo acercarse, recoger al niño y darle una somanta de palos. El campanario volvió a incorporarse y, otra vez erecto, cayó hacia otra dirección, aplastando doce gradas. Segundos después, piedra a piedra, volvió a su posición inicial, de manera sobrenatural.

Todo el mundo se levanto de la grada y empezó a gritar. En ese momento, el campanario paralizó su caída, la madre pudo acercarse y recoger al niño y darle una somanta de palos

-Sí, el niño se salvó, pero murieron como pajaritos los de las 12 gradas. 18.000 personas.

-¿Pero qué es eso comparado con la sonrisa de un niño?

-Bueno, señor Jabugo, le he dejado hablar, con mínimas interrupciones. Todo eso lo sabe todo el mundo. ¿Para qué es esta reunión?

-Para constatar que, desde ese momento, ni Dios, ni la Virgen, ni el gato han dado señales de emisión. De eso ya hace meses. Y nada. Y tenemos que hacer un diario en Agosto. Y aquí no viene Dios.

-¿Qué propone?

-Volver a los clásicos. Vamos a llenar el diario con el Procés.

-No me joda.

-Nos han pasado un soplo. El Govern de la Generalitat ya ha adquirido las urnas. Una persona, por cierto, muy conocida y admirada por usted, irá a verle mañana y le dará todos los datos que necesita para iniciar una investigación chachi.

Al oír esto me intranquilicé.

-¿Dónde quedo con él?

-En su despacho, que esta redacción le paga religiosamente en tanto que corresponsal en Barcelona y del que aún no nos ha dado la dirección. Mañana le llamará nuestro hombre. Facilítesela, ande. Y creo que esto es todo.

-Esto... No es todo. Verá, la vida en Barcelona está muy cara, y le agradecería que me pasara 20 euros para un taxi. Más que nada, para hacer los honores a mi visitante.

-Por Dios, García, estamos hablando por Skype. ¿Qué pretende? ¿Que se los escanée?

Conseguí que el Señor Jabugo accediera a utilizar, en mi favor, los servicios de la egregia firma Pay-Pal. Seguía sin despacho. Pero al menos tenía para un par de malboros, un spritz y una dosis de mi nuevo vicio: los Calippos. Hola. Me llamo García. Periodista. El agosto pasado salvé España de una epidemia zombie que nadie recuerda. Este verano no sólo estoy más chungo, sino que me he separado y vivo en Barcelona, en algo que no es propiamente una vivienda. Tengo, cuando Pay-Pal se estire, un valor de 20 euros. Y necesito un despacho para evitar que mi diario descubra que cada mes me gasto el dinero del despacho en llegar a fin de mes. Mañana les cuento.  

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Chuan

    Que grande Jardiel ;)

    Hace 3 años 9 meses

  2. Molloy

    Pinta bien el primer capítulo de esta nueva "novela" veraniega. Igual reaparece algún zombie de la precuela...

    Hace 3 años 9 meses

  3. chiño

    Excelente!!!cuanto menos te entiendo mas te quiero!!!disimula y sigue !!!! tu haz como que si!!!!las cosas hablando de las cosas!!!!.......Repito y sin segundas intenciones,Excelente,así esté el dialogo en el Reino de España desde lo sagrado revolviendo la taza de cafè (que diria el cantante)...una bofetada de realidad

    Hace 3 años 9 meses

  4. pepa

    Descacharrante! Ehtah sembrao! Gracias por estar ahí, por crecerte con los comentaris desagradables i destructius!

    Hace 3 años 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí