1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

García en el país favorito de la Divina Providencia

Capítulo III. En el que aparecen personajes fundamentales de la trama, y en el que se vive un bombardeo en Barcelona

Guillem Martínez 4/08/2017

<p>Santa Eulalia de Barcelona</p>

Santa Eulalia de Barcelona

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

----------------------------------------------------------------------------------------------------- 

RESUMEN DE LO PUBLICADO: Como es habitual en el mundo, no se sabe nada de Dios, por lo que los diarios tienen que hablar del Monstruo del Lago Ness o del Procés, si quieren hablar de algo este agosto. Por lo demás, García necesita un despacho para que en su diario no le pillen con un desfalco.

 

No habían pasado ni cinco minutos y volvía a ver los ratones de la puerta de Ta Puta Mare Feliç jugando a los dados. Mi conversación con el Señor Chang había durado menos que el juicio a un disidente chino. Se la resumo:

-Homble, Galcía. Usted tenel más cuento que honolable último empeladol Pu-yi en honolable juicio pol clímenes contla la Humanidad.

-Técnicas de coaching. Quería potenciar su autonomía. ¿O no ha leído el éxito coaching Te dolerá, pero te gustará, cerda?

-No. Yo leel plemsa plocesista como un poseso. Y esto no se independentiza ni jaltos de galnacha. Usted tomalme el pelo. Es más plobable la independencia del Tibet. Yo hacel con usted viniendo aquí el negocio de honolable Pe-dlo y las cablas. ¿Sabe lo que me cuesta el alquilel? Con la mitad podlia sobolnal al Comite Centlal del PCCH y legalizal el honolable tanga, glan fondo de almalio implescindible.

-¿Alguna queja de mis servicios?

-Todas. Como asesol financielo es una mielda pinchada en honolable palo. Como coaching, un desastle. Desde que hace de coach de pensamiento positivo pala mi plantilla ya llevamos 8 huelgas. Y como flegaplatos, mile.

El Señor Chang abrió la puerta de la cocina. Sobre las encimeras y fregaderos se amontonaban los platos y la suciedad. Había tanta mugre que en la cocina los ratones campaban a sus anchas. Lo que me hizo volver a pensar en Quimetta. Había, en fin, tantos ratones y estaban tan descontrolados que habían organizado un 15M de roedores. Mientras el Señor Chang me daba la honorable -rayos, se me pega todo- vara, localicé al líder de los ratones -fue fácil; hablaba a los acampados de la necesidad de crear un partido-, y le levanté 20 euros para un sondeo.

Había, en fin, tantos ratones y estaban tan descontrolados que habían organizado un 15M de roedores. Mientras el Señor Chang me daba la honorable -rayos, se me pega todo- vara, localicé al líder de los ratones

-Bueno, de todo eso quería hablarle, Señor Chang. Necesito un despacho para mañana. Vendré con un pollo. Nos reunimos. Usted nos da la razón. Luego nos da pato laqueado y vino como para una boda, y lo descuenta de mi sueldo. Por cierto, ¿tendría 20 euros para un taxi?

¿Qué podía salir mal? Todo. El Señor Chang me expulsó del local con cajas, chinas, destempladas. Si bien -era un solete- accedió a soltarme los 20 pavos. Junto con los del ratón futuro eurodiputado sumaban cuarenta, y con los 20 de Pay-Pal que me había pelado en spritzs y marlboros en un momento en el que no les estaba explicando nada, cuarenta y pico. Seguía sin despacho. Pero teníamos cena.

Me fui al Mercadona. Por el camino paré en una Caixa, a ver si me había llegado lo del alquiler para mi despacho y me lo podía pulir. No sólo no había llegado, sino que al entrar sonaron las alarmas, y un agente judicial me dio una citación para que le devolviera a la entidad financiera los almanaques que le habían dado a mi madre en 1972, 73 y 74. En el Mercadona, un guardia jurado me recordó mi orden de alejamiento de la sección de animales vertebrados, por lo que tuve que realizar el grueso de mi compra en la sección Chernobyl Slow Food.

Llegué cargado de bolsas a mi casa. Por lo que les explicaré mi casa.

Al salir por piernas del piso que compartía con Quimetta me fui al de El Chapas, mi amigo de infancia y juventud barcelonesa. Estuvimos toda una tarde haciendo proyectos de futuro. La cosa pintaba bien. Hasta que nos pedimos a la vez 20 euros para un taxi. Supe en ese momento que debía irme inmediatamente. Por mediación del amigo de un amigo conseguí el teléfono de Núria.

Núria era una funcionaria del Ajuntament de Barcelona que había sido mano derecha de Pasqual Maragall. En la última etapa de Maragall había asistido a multitud de cenas-homenaje junto a él, organizadas por el PSC. Tras su jubilación había asistido a multitud de degradaciones salariales, organizadas también por el PSC. Vivía en un pisazo del Eixample, venido a menos, como todos nosotros. Nosotros, sus inquilinos y compañeros de piso, éramos tres y medio. Esparraguera, un cantante de ópera en el paro -no pierdan detalle de él, que será básico en esta historia-; Pepé, un francés sin oficio al que le gustaba más el vino que a un tonto una tiza; el menda y, he aquí el "y medio", mi hijo Giovanni. Salvo Giovanni, que pertenecía a otro tiempo-espacio, el resto éramos una suerte de The Misfits, de Arthur Miller. Personas que no habían quedado encerradas en Reno, sino abandonados a su suerte en Barcelona. Por eso compartíamos la suerte y, en el caso concreto de hoy, lo que había pillado en Mercadona.

Cuando llegué a Ca la Núria, sólo estaba Pepé, frente a una copa de morapio.

-¿Cómo ha ido el día, Pepé?

-Mucho perfecto para mí.

-Hoy voy a hacer de cena... -miré la bandeja que había comprado- esferas de animal muerto. ¿Te va?

-Mucho perfecto para mí.

En efecto. Pepé hablaba francés. Su castellano, precario, era casi nulo. Hacía un par de días que había descubierto que eso que se habla en Barcelona, además del castellano, no era italiano. No sabíamos nada de él. Lo único que yo sabía es que miraba la copa de vino como yo miraba a los ratones. Mirando hacia dentro, con media sonrisa y melancolía. A ese hombre, en fin, también le habían roto el pecho. Quizás más aún, y con herramientas más feroces. ¿De qué diablos trabajaría? Me temo que, como yo, también sería coaching. Es decir, nada.

Pepé hablaba francés. Su castellano, precario, era casi nulo. Hacía un par de días que había descubierto que eso que se habla en Barcelona, además del castellano, no era italiano

Cuando empecé a poner la mesa, Pepé, taja y tambaleante, se levantó.

-Cena mucho perfecto para mi. Mais je marche.

Haciendo eses, se llegó hasta la puerta justo en el momento en que llegaba Núria.

-¿Ya vuelve a estar borrachuzo? -dijo, aludiendo a Pepé-. Mejor que se vaya. Hoy no me entra. Hummmm. Tendré que hablar con él. Pero tampoco me entra esa.

Núria siempre utilizaba el verbo entrar para todo. Era divertida y estaba majara. Es decir, poseía una lógica y una velocidad propias. Tenía un perfil como de estatua románica. También le habían hecho algo. Solo al final de esta historia supe qué.

-¿Te entra un cigarrillo?

-Me entra.

-¿Te entra una cerveza de la marca blanca Chernobyl Slow Food?

-Me entra.

Estuvimos hablando, frente a la mesa ya dispuesta, de lo que nos había entrado y lo que no nos había entrado a lo largo del día, hasta que entró Giovanni. Luego cenamos, que hoy no venía Esparraguera, que tenía una especie de bolo. Núria y Giovanni se pasaron la cena partiéndose el pecho. A mitad de la cena llamaron a la puerta.

-¿Puedes abrir? A mi no me entra.

Fui a abrir. Era Mòquina. Mòquina era otra misfit. Era una actriz en paro, muy amiga de Núria. Además, por el mismo precio, era altísima. Me sacaba dos palmos. Su singularidad consistía en ser poseedora de una belleza atroz e incomprensible. Un día la vi por la calle sin ser visto. Avanzaba y su belleza hacía llorar a los bebés con los que se cruzaba. Para paliar todo ese tumulto constante a su alrededor, Mòquina no se cuidaba. No se maquillaba, no se peinaba. Vestía mal. Hoy, por ejemplo, venía vestida de ensambladora de bombarderos en la IIWW. Al verla en el quicio de la puerta, el bebé que llevo dentro quiso llorar.

-¿Está Núria?

-Claro. Pasa.

Mòquina dudó. Puso esa cara de susto que ponía de vez en cuando.

-No. Da igual. Mañana tengo casting.

Se fue.

-¿Quién era?

-Mòquina. Se ha pirado.

-Una pena. Me entraba Mòquina.

-Cuando veo a Mòquina me da ganas de llorar -dijo Giovanni, un niño, es decir, alguien cercano a un bebé-.

Después de la cena nos fuimos a dormir. Yo dormía con Giovanni. Antes de dormir estuvimos leyendo. Él, un libro sobre la unificación alemana. Leía tanto y hablaba tantas lenguas que en cualquier momento podría caer en manos del francotirador del Ministerio de Educación, tal y como fija la ley Wert.

-¿Qué tal el libro?

-Mola. El primer nacionalismo alemán fue lingüístico y vertebrado por Lutero.

-Giovanni, tendrías que hacer cosas de los niños de tu edad.

-Yo soy un niño con mi edad.

-Me refiero a chutarle a una pelota.

-Un día chuté a una pelota.

-Déjalo. ¿Cómo va todo?

-Bien. ¿Tenemos nocilla para el desayuno?

-No me ha llegado. Pero tenemos leche, cacao, avellanas y azúcar. Algo haré.

-¿Crees que conseguirás el dinero para el viaje a California? El bar mitzvah del primo Elvis es la semana que viene. Nunca he estado en ninguno. ¿Son divertidos?

-Depende. Mi bar mitzvah fue el peor bar que recuerdo.

-¿Fue tu padre? ¿Tu padre es judío o marciano?

-Las dos cosas. Ya te lo he explicado.

En eso sonó el teléfono. Un wasap de un teléfono desconocido. Era el pollo con el que tenía que verme mañana. Me pedía la dirección de mi despacho.

-Giovanni, ¿se te ocurre algo que pueda utilizar como despacho mañana?

-No. Pero a veces lo que buscas está más cerca de lo que parece.

Esa chorrada de sentencia de Paulo Coelho, indigna de Giovanni, hizo que mi frente se quebrara como un cristal. Respondí al wasap fijando hora y lugar. Luego apagamos la luz y dormimos abrazados. Como duermen las personas durante un bombardeo.

En la madrugada escuché un ruido. Era Pepé, que volvía más cocido que un piojo. Por los ruidos me lo imaginé en la cocina, sentado frente a una copa de vino, viendo ratones que no existían. Le escuché sollozar discretamente. Supe que dentro suyo se estaba produciendo otro bombardeo. La única buena noticia del día es que tenía despacho para mañana. ¿Con quién diablos me reuniría? ¿Qué quería explicarme?

-Sol... Grifos... Ratones.

Eso lo había dicho Giovanni, entre sueños. El mamón, en vez de chutarle a una pelota, había estado leyendo a Vian.

 

 

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí