1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Cuatro damas de armas tomar (2)

2. Flora Tristán, aventurera y revolucionaria del siglo XIX

Antes que Marx y Engels, una mujer escribió sobre la necesidad de la unión obrera y defendió los derechos de las trabajadoras, “esclavas” en la sociedad moderna

Josefina L. Martínez 9/08/2017

<p>Flora Tristán, en una litografía publicada en el periódico ‘Le Charivari’ el 22 de febrero de 1839.</p>

Flora Tristán, en una litografía publicada en el periódico ‘Le Charivari’ el 22 de febrero de 1839.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

----------------------------------------------------------------------------------------------------- 

Antes que Marx y Engels, una mujer escribió sobre la necesidad de la unión obrera y defendió los derechos de las mujeres trabajadoras, esclavas en la sociedad moderna. Una fuerte pulsión por la libertad la llevó a atravesar océanos, cruzar los Andes, compartir tertulias con socialistas utópicos y dedicar los últimos años de su vida a la organización de la clase trabajadora en Francia. Dotada de una gran fuerza de voluntad y dispuesta a no dejarse dominar por nadie. “Si quieres, puedes”, era uno de los lemas que guiaba su vida. Escritora, investigadora social, precursora del periodismo femenino y del socialismo moderno.

Una mujer que viaja sola

En abril de 1833 Flora Tristán se embarca en Burdeos rumbo a Perú, una travesía que durará 133 días en un barco con 15 tripulantes y 6 pasajeros, todos hombres. Flora Tristán es una mujer que viaja sola, lo hará toda su vida, rompiendo prejuicios que aún perduran dos siglos después. Flora va en búsqueda de su identidad: “Nací en Francia, pero soy del país de mi padre”, escribe después de su llegada a Arequipa. Hija natural de Mariano Tristán Moscoso y la francesa Anne Laisnay, Flora espera encontrar en su familia americana --que forma parte de la oligarquía peruana-- el reconocimiento y el dinero que no tiene en París.

El 10 de septiembre de 1838, Flora ve avanzar a su (ex) marido hacia ella en la calle. Flora cae de rodillas, con un tiro por debajo del hombro. Chazal es condenado a varios años de prisión. Pocos días después Flora escribe: “Por fin soy libre”

Desde la muerte de su padre, cuando tenía 3 años, Flora vive con su madre en un modesto barrio obrero de calles sucias, casas abarrotadas, mendigos y bodegones.Sin educación y sin recursos, se emplea en un taller de litografías, dirigido por André Chazal, un hombre que la perseguirá --literalmente-- toda su vida. Presionada por su madre, se casa con él antes de cumplir los 18 años, un matrimonio que siente como una condena.

El Código Napoleónico de 1804 imponía a las mujeres casadas el estatuto de menores de edad, sometiéndolas a la autoridad del marido. El “deber conyugal” se convierte en obligación y el adulterio se considera un delito más grave en el caso de las mujeres. Finalmente, en 1816 la Restauración suprime el divorcio. En 1825, embarazada por tercera vez, Flora “solo desea una cosa: escapar del hombre que tiene poder absoluto sobre ella”, según cuenta su biógrafa Evelyne Bloch-Dano. Llevando a uno de sus hijos consigo, huye a casa de su madre. A partir de entonces vivirá separada de su esposo, soportando un acoso constante de su parte y el rechazo social. La mujer separada “no es, en esta sociedad que se vanagloria de su civilización, sino una desgraciada paria a la que se cree hacer un favor cuando no se la insulta”, escribe.

Obligada a escapar de la violencia de Chazal con nombre falso, urde la idea del viaje a Perú. Su tío la recibe y le ofrece una pensión de por vida, pero le niega su parte de la herencia, por ser hija ilegítima de su hermano. El viaje trae decepción, pero también crecimiento. La joven Flora, de ojos negros y larga cabellera con rulos, que seduce tanto al capitán del barco como a un joven coronel peruano --dejándolos a ambos con el corazón roto--, vuelve transformada. Durante toda su travesía escribe, registra lo que ve, construye un relato de viaje. En julio de 1834 regresa a Europa como una gran reportera de su tiempo.

Socialista utópica, romántica y soñadora

El gobierno de Thiers en Francia aplica leyes represivas contra los alzamientos obreros, como la rebelión de los canuts, los obreros de la seda, de Lyon en 1831. Socialistas utópicos, reformadores sociales, artistas y poetas alimentan las tertulias parisinas. Flora Tristán se integra a ese medio intelectual e intercambia correspondencia con el utopista Fourier. Parafraseándolo, escribe: “Se ha observado que el grado de civilización que las diferentes sociedades han alcanzado siempre ha sido proporcional al grado de independencia del que han gozado en ella las mujeres.”

Pero mientras Flora Tristán se va ganando un nombre propio como mujer de letras, un hombrecito resentido siente crecer su odio. Andrè Chazal planifica durante meses el asesinato de su (ex) esposa, compra dos armas y las mantiene cargadas. Varios testigos lo ven frecuentar un bar frente a la casa de Flora, la acosa y la espía. Finalmente, el 10 de septiembre de 1838, Flora lo ve avanzar hacia ella en la calle. Se le acerca y le dispara, Flora cae de rodillas, con un tiro por debajo del hombro. Chazal es arrestado y condenado a varios años de prisión. Pocos días después Flora escribe: “Por fin soy libre”.

Un viaje a Londres, en 1839, proyecta a Flora Tristán hacia la cuestión social. Sus relatos serán publicados en Paseos por Londres. Le impactan las dos ciudades que pinta Dickens: los barrios opulentos de la elite, las barriadas miserables de los trabajadores. Se produce una nueva transformación, la escritora no solo quiere ver todo con sus propios ojos, también quiere transformar la realidad. Con una mezcla de idealismo, utopismo y misticismo, se ve a sí misma como una “profeta”, “hermana de la humanidad” y de los trabajadores.

El 14 de noviembre, a los 41años, muere acompañada de algunos amigos, como la obrera Elèonore Blanc. Su vida es breve y luminosa: “¿Hubo alguna vez una vida más variada que la mía? En estos 40 años, ¡cuántos siglos he vivido!”

Flora conoce las tres grandes tendencias utópicas, pero dice que ella no es “ni sansimoniana, ni fourierista, ni oweniana”. A diferencia de aquellos, que prefiguran sociedades igualitarias donde participen por igual obreros y patrones, Flora Tristán aporta una novedad. La clase obrera es la “clase más numerosa y la más útil”, y los trabajadores se tienen que unir por sus propios medios. Se inspira en las compagnonnage, sociedades de oficio que existían en ese entonces, pero busca una unión para todos los obreros.  “Crear esa unión sería crear el partido de los obreros”, afirma con preocupación un político liberal.

Flora es doblemente precursora. Dedica un capítulo entero de su libro La Unión obrera a la “mitad del género humano”. “Los últimos esclavos que todavía quedan en la sociedad francesa”: las mujeres. Ellas son las proletarias de los proletarios. Clase y género se cruzan: Flora Tristán inaugura así la tradición del feminismo socialista.

Durante cinco meses recorre más de veinte ciudades, participa en mítines y conferencias, suma suscripciones, publica folletos. La gira por Francia tiene momentos frustrantes y amargos, pero muchos otros son inspiradores. En Lyon, la ciudad de los canuts, Flora se queda dos meses enteros, los obreros de la seda la reciben en sus talleres, se agolpan para escuchar a esa mujer morena que les resulta fascinante. Flora está “muerta de cansancio”, pero encantada.

Con el paso de los días nota que su cuerpo no le responde como quisiera, en ocasiones se ve obligada a detener la gira, extenuada, pasa horas con fiebre, pero se repone y continúa. Consume toda su energía, no sabe que la enfermedad la acosa. En septiembre de 1844 disfruta por última vez de un concierto de Franz Liszt, pero cuando vuelve a su casa se acuesta y ya no se vuelve a levantar. Es fiebre tifoidea, la está liquidando por dentro. El 14 de noviembre, a los cuarenta y un años, muere acompañada de algunos amigos, como la obrera Elèonore Blanc. Los trabajadores se turnan para llevar su féretro y le construyen un monumento. Flora Tristán no llega a vivir las revoluciones del 48, no puede ver la Comuna de París. Pero su nombre resuena con fuerza desde entonces en las organizaciones obreras y en el movimiento de mujeres. Su vida es breve y luminosa: “¿Hubo alguna vez una vida más variada que la mía? En estos cuarenta años, ¡cuántos siglos he vivido!”

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Ángel

    Disfruté mucho la lectura, un soplo de libertad para empezar el día.

    Hace 3 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí