1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Lectura / Aquaplaning (2)

Excrementos de todos los tipos, colores y tamaños

Llegaban animales de todo tamaño y condición, perfectamente emparejados, en formación y concierto, silenciosos y cabizbajos en medio de la abigarrada cabalgata

Miguel Ángel García Argüez 9/08/2017

<p>El Arca de Noé</p>

El Arca de Noé

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

----------------------------------------------------------------------------------------------------- 

Y fue así como me sumé a los trabajos de puesta a punto del Arca con complacencia y alegría. Lo más duro ya había pasado y mi ayuda se limitó a dar las últimas manitas de brea y a instalar el escaso mobiliario que habría en nuestras estancias dentro de la gran panza olorosa de la nave. Abrí algunas rozas en las paredes para las destartaladas tuberías y sencillas instalaciones eléctricas para el pequeño quirófano de a bordo. Ayudé en la instalación de los desagües que habrían de llevar las inmundicias a las aguas exteriores y finalmente coloqué una enorme veleta en la parte más alta de la embarcación que, según Noé, nos habría de servir para interpretar los vientos, no porque eso fuera a servirnos para la navegación, puesto que el Arca erraría a la deriva sin rumbo ni timón, sino para saber al menos de dónde nos iban a llegar los envites del temporal que al parecer se nos avecinaba.

Pero lo cierto es que cada día que pasaba hacía más y más calor. Sem, Cam y Jafet a veces murmuraban, heridos en su fe, incrédulos de que el Gran Diluvio en realidad anduviera cerca. Las mujeres, por el contrario, conforme pasaban los días estaban más entusiasmadas y deambulaban por el Arca con el júbilo de quien estrena una casa nueva que está aún por decorar. Los niños correteaban llenando con sus risas el eco largo y deshabitado del alto techo de madera, los innumerables recovecos y rincones todavía sin explorar.

Mari Chopped era sin duda la más eufórica y animosa, y trajinaba con enardecimiento, cantando en voz alta, sonriendo a todo el mundo, decorando el salón con unas flores de plástico, organizando arcones y alacenas y ordenando los cacharros de la cocina con un ruidoso trasiego dicharachero y optimista. Trabajaba y reía. Reía y trabajaba.

A la formidable marcha de las bestias se había ido incorporando por el camino una enorme troupe de artistas que daban a la curiosa romería un aire circense y festivo

La mañana en que llegaron los animales docenas de curiosos vinieron a ver con ojos grandes la larga hilera de bichos acercándose en orden y sumisión. A la formidable marcha de las bestias se había ido incorporando por el camino una enorme troupe de artistas que daban a la curiosa romería un aire circense y festivo. Acróbatas, comedores de fuego, enanos con trajes de colores, majorettes, payasos, pierrots y hasta una banda de dixie, ataviada con uniforme a rayas y sombrero blanco inmaculado, acompañaban a las bestias. Llegaban animales de todo tamaño y condición, perfectamente emparejados, en formación y concierto, silenciosos y cabizbajos en medio de la abigarrada cabalgata, como ajenos a la fiesta ruidosa que los seres humanos habían montado a su alrededor, indiferentes a las filas de espectadores que se iban agolpando para verlos entrar en la gran tripa abierta del Arca. Los niños correteaban excitados por la exótica novedad y sus gritos de admiración resonaban con hondura en las bóvedas geométricas de la nave. Noé estaba de muy buen humor y sonreía luminosamente, dando la bienvenida a cada pareja mientras indicaba con el brazo hacia dónde habían de ir a buscar su hospedaje.

—Señores hipopótamos, piso primero, sección mamíferos, establo decimotercero, a la izquierda.

—Señores escarabajos peloteros, sótano segundo, sección coleópteros, jardinera número doscientos veintisiete.

—Señores pingüinos imperiales, sección... esto... Sem, ¿en qué sección van los pingüinos? Mira a ver la lista.

—Pingüinos, pingüinos... estooooo... aquí… ¡Aves caradriformes!

—¡Claro, hombre, qué memoria la mía! Cubierta inferior, compartimento número noventaicinco.

Yo estaba cerca de Noé, pendiente de que cada animal tomara la dirección indicada. Los saltimbanquis y los payasos que iban llegando daban por finalizada su actuación y, bajo la sombra de una piedra enorme, se desnudaban y se cambiaban, limpiaban el maquillaje de sus caras y miraban suspirando la hilera incesante de animales que continuaba llegando con el gesto satisfecho del trabajo bien realizado, mientras Mari Chopped se acercaba a ellos con un termo en las manos a ofrecerles una taza caliente de achicoria. Todo transcurría con normalidad. Todo estaba planificado dentro del Arca. Cada pareja iba tomando su sitio sin contratiempo alguno. Cocodrilos, ratones, ñus, águilas, saltamontes, víboras, orangutanes, arañas, faisanes, ornitorrincos... Todos iban desfilando mansamente ante nuestros ojos. A lo lejos, la hilera se perdía en el horizonte vibrante del desierto. Era un embriagador espectáculo que los lugareños observaban con los ojos crecidos.

Dando ruidosas zancadas, subió por las escaleras Jafet con un portafolios en la mano y una nerviosa expresión de perplejidad.

—Tenemos un problema, papá. Solamente ha venido un caracol.

—¿Y?

—Pues que debía venir una pareja de cada especie, ¿no? Si nada más que ha venido uno, ¿cómo va a reproducirse después del Diluvio para repoblar la Tierra?

No pude evitar intervenir:

—El caracol no necesita pareja. Es hermafrodita. Se reproduce solito. Noé se rió a carcajadas ante mi respuesta y dijo a su hijo:

—Deberías leer más, Jafet. Mira a nuestro joven invitado, es muy sagaz.

Y Jafet, entre humillado y celoso, se dio la vuelta sin contestar y bajó de nuevo las escaleras mirando con furia contenida los peldaños de madera.

Las horas pasaban y seguían llegando animales. La gente ya se había aburrido y, al caer el sol, regresó murmurando a sus casas. Los niños cenaron y las madres los metieron en las camas. La fila de animales parecía no tener fin. Continuaron llegando durante toda la noche. La luz de la luna alargó sus sombras y centelleó con majestuosidad en los ojos negros de las panteras, en la piel aceitosa de las boas, en los blancos plumajes de las garzas, en el pelaje glacial de los osos polares, en las alas escarchadas de las libélulas y en los colmillos amarillos de los demonios de Tasmania. Tiritaban las estrellas en el cielo limpio de nubes y el desierto se llenó aquella noche de sonidos extraños y de olores de otras tierras. Nos turnamos para dar unas cabezadas, pero lo cierto es que no descansamos y el trasiego de bichos no cesó. Al despuntar la mañana, Noé nos dijo que le parecía que ya se veía el final de la hilera. Salimos un momento a mirar y, efectivamente, quizá para el medio día ya estuviesen todos los bichos dentro. Esa mañana ya nadie se acercó al Arca para ver el espectáculo. Por el contrario, los lugareños parecían molestos con aquella especie de invasión pues, aunque todos los animales mostraron un comportamiento ejemplar y ninguno apenas rompió la fila, fue inevitable que alguno de los pequeños huertos apareciera pisoteado esa mañana y que un rastro enorme de excrementos de todos los tipos, colores y tamaños hubiera dejado marcado el largo camino hacia el Arca.

Estaban entrando los últimos animales, las tortugas postreras que apenas sí lograban llegar hasta la rampa de embarque, cuando aparecieron las nubes. No llegaron desde el horizonte, como era de esperar. No fueron acumulándose poco a poco a lo lejos, negras y terribles, prometiendo un inminente estallido de lluvia. No. El cielo estaba azul cuando, de repente, saltó un viento extraño que inflamó una ruidosa inquietud entre todos los animales ya incorporados a sus respectivos establos, y, de golpe, unas nubes negrísimas cubrieron el cielo. Nadie las vio acercarse. Nadie supo de dónde habían salido. Nadie supo en qué dirección se movían.

No estaban ahí y, de repente, estaban.

Entonces sí que nos pusimos nerviosos. Muy nerviosos. Especialmente Noé. Los demás nos quedamos unos segundos alucinados, mirando con asombro aquellas negrísimas nubes, sintiendo el insólito viento que comenzaba a barrer la arena del suelo. Noé comenzó a darnos órdenes. Hay que cerrar el Arca. Vamos. Sem, la brea, a sellar la puerta, Jafet, ayuda a tu hermano. Los niños, adentro. Las mujeres, a cerrar las escotillas. Los animales se revolvían nerviosos presintiendo el comienzo del Diluvio.

Había una electricidad extraña en el ambiente, como si el aire estuviese volviéndose radiactivo, como si todos los electrones del mundo se hubiesen puesto de repente en movimiento. Jamás había sentido algo así.

—Ni yo ni ningún ser humano —pensé para mis adentros y salí a ayudar a Cam y a Jafet con la puerta principal.

Estábamos terminando de quitar los troncos de la rampa, cuando empezaron a caer las primeras gotitas. Cam se quedó inmóvil mirando al cielo. Nunca nadie había visto nubes así. Cuando logramos cerrar la puerta, el aguacero ya arreciaba con cólera. Nos miramos los cuatro. Estábamos empapados. Soliviantados por la prisa, sellamos desde dentro las rendijas a la vez que comenzaron a resonar, aún lejanos, los truenos. Truenos furiosos que se acercaban rápidamente, que iban creciendo en intensidad y que empezaban a encogernos el corazón. Noé se acercó.

—¿Listo?

—Todo listo, papá. ¿Y las otras escotillas?

—Cerradas todas. Vámonos al salón principal.

Llamar «el salón principal» a aquel destartalado habitáculo que no tenía más que una enorme mesa era todo un golpe de pretenciosidad, la verdad, pero lo cierto es que aquel iba a ser el sitio donde habríamos de pasar la mayor parte de la incierta travesía.

Las mujeres y los niños ya estaban allí; ellas, sentadas, intentaban calmar el nerviosismo de los chiquillos cantando canciones infantiles.

—¿Estamos todos?

—Sí.

—Bien, pues sentémonos.

Tomamos asiento en silencio. Mari Chopped quedó a mi lado. Nos miramos unos a otros sin saber muy bien qué decir. Nadie podía fingir no estar asustado. Ni siquiera Noé. Presidiendo la mesa, el anciano sentó sobre sus rodillas a Wendolyn, la hija pequeña de Mari Chopped y Jafet, la más jovencita de las nietas, y besando la mejilla de la pequeña con la dulzura con que besan todos los abuelos del mundo, suspiró:

—La suerte está echada. Hemos cumplido nuestra parte del acuerdo. Nada puede pasarnos. Yavé nos protegerá. A nosotros solo nos queda esperar...

—¿Esperar qué, abuelo? —dijo ingenuamente otro de los nietos.

Y mientras el cielo se deshacía con furia sobre el techo enorme del Arca, Noé no supo qué contestar. Todos miramos al suelo. Nadie dijo nada. Por debajo de la mesa, Mari Chopped agarró mi mano con fuerza y me miró de reojo con disimulo y complicidad. Todos miraban al suelo. Nadie decía nada.

BROUUUMMMMMM

El cielo crujía pavorosamente. Llovió durante toda la tarde y aquella noche nos dormimos con el arrullo obstinado de la lluvia sobre el Arca. A veces, entre la letanía imparable de la tormenta, oíamos a algún animal inquieto en su lecho de pajas.

Amaneció de nuevo lloviendo. Y lloviendo estuvo todo el día. Y la noche siguiente. Y al otro día y a la otra noche. Nos asomábamos por las pequeñas ventanas y veíamos el cielo negro derramando sobre el mundo la furia de Dios.

El cielo crujía pavorosamente. Llovió durante toda la tarde y aquella noche nos dormimos con el arrullo obstinado de la lluvia sobre el Arca

BROUUUMMMMMM

El agua iba cubriendo los campos yermos, las piedras angulosas, los famélicos huertos y los suelos de las casas, y la gente, asustada, se empezó a marchar. Algunos se acercaron a la puerta del Arca pidiendo auxilio al comprobar horrorizados que, efectivamente, las aguas terminarían por tragárselo todo. Desde dentro oíamos sus golpes nerviosos y sus gritos de terror, sus súplicas histéricas, y Noé callaba mirando el suelo, moviendo despacio la cabeza como lamentando la suerte que iban a correr aquellos pobres diablos sin fe por los que ya nadie, ni siquiera nosotros, podía hacer nada.

BROUUUMMMMMM

Y seguía lloviendo. Y parecía que nunca iba a parar. La salmódica insistencia del agua arañando las cuadernas y los crujidos terribles de la tormenta acabaron convirtiéndose para nosotros en algo consustancial a la vida diaria dentro del Arca. Teníamos turnos perfectamente organizados para dar de comer a los animales y limpiar sus compartimentos. No tardamos mucho en perder el sentido del tiempo y, a menudo, comiendo juntos en el salón principal discutíamos sobre si era de día o de noche o si llevábamos ya allí metidos una semana o un mes. Mari Chopped era quien cocinaba y las otras mujeres se repartían las tareas de limpieza y lavado. Nos dimos cuenta de que había que intentar ensuciarnos lo menos posible, pues el interior del Arca comenzó a llenarse de ropa tendida que, por la alta humedad del aire, tardaba días enteros en secarse. Había algunas zonas por las que había que pasar agachados para no mojarnos la cabeza con las prendas de la colada colgadas de las cuerdas, empapadas y goteando perpetuamente sobre el suelo de madera.

BROUUUMMMMMM

Y no paraba de llover y la vida se iba poco a poco convirtiendo en algo monótono y asfixiante. Mirábamos a veces por pequeñas escotillas abiertas a la gruta sin fondo de la tormenta, pero el espectáculo furioso del Diluvio no tardó también en acabar resultando aburrido. Otras veces tratábamos de jugar al parchís para pasar el rato, pero tras dar varias vueltas al tablero descubríamos con desesperanza que seguíamos igual de aburridos que cuando acabábamos de sacar el primer cinco. Para colmo, un mono que deambulaba por allí se comió el único dado que teníamos y tuvimos que inventarnos un complejo sistema de azar por combinación de nuestros propios dedos y, al final, perdíamos tanto tiempo discutiendo sobre cuál era el número que había salido en cada tirada que comprobamos que era más aburrido aún que mirar por la escotilla, y el tablero de parchís terminó en la cocina sirviendo para cortar la verdura. Probamos entonces a jugar al ajedrez e incluso intentamos organizar un pequeño torneo. Pero con aquel pertinaz ruido terrible del mundo rugiendo sobre el techo era imposible concentrarse y las partidas acabaron siendo tan absurdas que decidimos dejar de jugar y tiramos las figuras, una a una, por la escotilla. Las vimos alejarse flotando sobre las aguas negras, como una extraña procesión de pequeñas criaturas ahogadas. Así pasábamos los días, o lo que a nosotros nos parecía que eran días, resignados definitivamente al hastío y la rutina.

BROUUUMMMMMM

Hacía tiempo que ya no oíamos a nadie pidiendo auxilio, por lo que empezamos a pensar que el agua ya había debido de crecer bastante y que la gente se habría ahogado. Esto en principio nos entristeció, pero luego decidimos interpretarlo como señal de que la voluntad exterminadora de Dios debía de haberse ya cumplido y que, logrado este objetivo, pronto dejaría de llover.

Pero nada más lejos de la realidad. Aunque ninguno nos atrevimos a decirlo en voz alta y seguimos fingiendo que creíamos que lo peor ya había pasado, lo cierto es que cada vez parecía llover con más furia y el mundo se estaba poco a poco convirtiendo en la boca enorme de un lobo enorme.

Noé paseaba su silenciosa figura de anciano mitológico cojeando por el Arca. Hacía mucho que Yavé no abría la boca. Ni una señal. Ni una pista. No nos lo confesó, pero todos sabíamos que el viejo corazón del profeta comenzaba a temer que la prueba de soportar sin flaquezas el Diluvio Universal iba a ser muy dura para nosotros.

Autor >

Miguel Ángel García Argüez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí