1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Sobre el significado de la renta básica

Existe confusión en el debate sobre esta medida debido a la ambigüedad de los términos que se usan y de los adjetivos –garantizada, universal– que la califican. En algunas ocasiones, se oculta el carácter regresivo de propuestas aparentemente progresistas

Juancar Martínez 9/08/2017

La Boca del Logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

----------------------------------------------------------------------------------------------------- 

En el debate sobre las Rentas Básicas hay una enorme confusión debido a la ambigüedad de los términos que se usan y de los adjetivos (garantizada, universal, etc.) que los califican. En algunas ocasiones esa ambigüedad oculta el carácter regresivo de propuestas aparentemente progresistas. En otras lo que se oculta es la inviabilidad de las propuestas. Partiremos de una delimitación del significado de los términos para concluir proponiendo como objetivo político el desarrollo de un sistema mixto, viable y progresivo de Rentas Básicas formado por Rentas Básicas Universales No Monetarias, condicionales e incondicionales y Rentas Básicas Netas Monetarias condicionales y complementarias.

La teoría económica suele restringir la palabra ‘renta’ a los pagos monetarios que se hacen como contraprestación a los factores productivos trabajo, capital y tierra. Cuando se habla de ‘renta básica’ se está excluyendo precisamente ese significado: ‘renta básica’ es todo pago que no requiere contrapartida productiva. Su justificación viene de considerar que todo ser humano nace con unos derechos al valor de los conocimientos acumulados heredados de nuestros antecesores o, en el caso de los teóricos georgistas, al derecho común a la Tierra y sus recursos naturales. Aquí consideramos suficiente la justificación de que todo ser humano tiene derecho a tener cubiertas sus necesidades básicas y un nivel de vida digno tal como se recoge en el artículo 25º de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

En ocasiones se utiliza también ‘renta de ciudadanía’ como sinónimo de ‘renta básica’. No se deberían confundir ambos términos. En la literatura económica actual se utiliza esa expresión (citizenship rent) en otro sentido. Branko Milanovic la define como “renta que una persona recibe por haber nacido en un país rico”. Personas con el mismo grado de formación, que se han esforzado igual y trabajan el mismo número de horas en el mismo tipo de industria reciben en España un salario triple del que recibirían en Túnez y la mitad de lo que recibirían en Noruega. Obsérvese por tanto que la ‘renta de ciudadanía’ no es una renta básica sino un extra o premio en el pago de todas las rentas de un país.

la medida que se suele utilizar para la cuantificación de las necesidades básicas es el estándar europeo de ‘umbral de pobreza’, que se define como el 60% de la mediana de la renta

Hay otro posible significado que algunos asignan a ‘renta básica’: la provisión de medios suficientes para satisfacer las necesidades básicas. Aquí utilizaremos para este significado la expresión también habitual de ‘renta básica de garantía’. En nuestro país la medida que se suele utilizar para la cuantificación de las necesidades básicas es el estándar europeo de ‘umbral de pobreza’ que se define como el 60% de la mediana de la renta y se estima que en España es ligeramente superior a los 8.000 € anuales. “Renta básica complementaria de garantía” son los pagos monetarios que se hacen a personas o familias cuyas rentas no alcanzan el umbral de pobreza. Son por tanto cantidades variables que intentan cubrir la diferencia entre lo que se recibe y lo necesario para satisfacer las necesidades básicas. En varias Comunidades Autónomas españolas existen rentas de este tipo. En Andalucía están recogidas con el nombre de ‘renta básica’ en el artículo 23.2 del Estatuto de Autonomía: “Todos tienen derecho a una renta básica que garantice unas condiciones de vida digna y a recibirla, en caso de necesidad, de los poderes públicos con arreglo a lo dispuesto en la ley”. En Euskadi se llama Renta de Garantía de Ingresos, y está destinada a las unidades familiares que residen en el país vasco y no disponen de ingresos suficientes para hacer frente a las necesidades básicas. Actualmente alrededor de 64.500 personas perciben esta ayuda cada mes. Los importes oscilan, según los casos y las circunstancias, entre los 625 y los 959 euros mensuales. En Euskadi existe también otro tipo de renta básica complementaria adicional: la Prestación Complementaria de Vivienda, una ayuda para el pago de una vivienda en alquiler, por importe de 250 euros mensuales.

Éste tipo de renta básica, de garantía y complementaria, es también el que propone Podemos. En su programa electoral para las elecciones de 2016 (programa Ikea, para entendernos) se decía: “101. Renta Garantizada. Crearemos un programa de renta diferencial (complementaria de los ingresos existentes) para todos los hogares con ingresos por debajo del umbral de pobreza monetaria…” y en el documento político Podemos para Todas adoptado en Vistalegre II se dice: “… establecer una renta garantizada que haga posible que todo el mundo –sea cual sea su situación laboral y socioeconómica– tenga acceso a unos ingresos que le permitan vivir con dignidad y poder salir de las condiciones de pobreza bajo las que actualmente vive más del 28% de la población”.

Este tipo de rentas básicas son llamadas ‘condicionales’ ya que para beneficiarse de ellas el perceptor debe acreditar que cumple ciertas condiciones, que sus ingresos son inferiores al umbral de pobreza. El concepto opuesto es el de ‘renta básica incondicional’ o ‘universal’ que se paga a todos los ciudadanos. En realidad todas las propuestas de renta básica son condicionales porque ¿Cuál es el ‘universo’ de los perceptores? Está claro que los que proponen una Renta Básica Universal no incluyen a los potenciales habitantes de Alfa Centauro sino solo a los nacionales o residentes de un país, pero entonces ¿Tienen que demostrar su condición de poseer la nacionalidad? ¿O demostrar haber sido residentes durante determinado tiempo? ¿Seguirán cobrando la renta básica los condenados por terrorismo yihadista, o por corrupción, o por delitos fiscales? En Australia se condicionan las rentas básicas para familias aborígenes a su ‘buen comportamiento’ y se les retiran en caso de violencia doméstica o si los hijos abandonan la escuela.

El ejemplo más próximo (quizá el único) de una Renta Básica Universal es el del Permanent Fund Dividend (Dividendo del Fondo Permanente) de Alaska que se entrega una vez al año a los casi 750.000 residentes (tienen que acreditar al menos un año de residencia) en ese Estado salvo los condenados por un tribunal o que hayan estado encarcelados en ese año. Es decir, es una renta básica universal condicionada a su residencia y buena conducta. El dividendo se paga con cargo a un Fondo Permanente estatal creado con los ingresos petrolíferos. El importe varía desde los 331 dólares que se pagaron en el año 1984 a los 3.269 dólares del año 2008, cuando la gobernadora de Alaska era Sarah Palin, la del Tea Party. Resulta interesante destacar que el mejor ejemplo de Renta Básica Universal es el repartido por un gobierno ultraliberal, la extrema derecha del Partido Republicano de los Estados Unidos.

En cualquier caso, para evitar malentendidos y saber de qué estamos hablando, la palabra ‘renta’ requiere dos calificativos imprescindibles ya que puede ser ‘bruta’ o ‘neta’ y ‘monetaria’ o ‘no monetaria’.

Resulta interesante destacar que el mejor ejemplo de Renta Básica Universal es el repartido por un gobierno ultraliberal, la extrema derecha del Partido Republicano de los Estados Unidos

La renta bruta es la que se percibe antes de ser disminuida por impuestos directos y aumentada por transferencias (subvenciones) del Estado. La renta neta es la resultante después de abonar los impuestos directos y recibir las transferencias. Conviene tener clara esta distinción cuando se juzgan algunas propuestas de financiación de una renta bruta básica universal monetaria cuyo resultado neto resulta ser muy diferente de una renta neta básica universal incondicional. Al valorar una propuesta de reparto de una renta básica universal que se financiase con impuestos sobre la renta, lo que hay que medir es el resultado neto final. No es aceptable la afirmación de que la renta básica repartida no será gravada si para financiarla se están gravando las otras rentas de los receptores. Es como quitarle a alguien dinero del bolsillo derecho para metérselo en el bolsillo izquierdo y pedir que te lo agradezcan. El Dividendo del Fondo Permanente de Alaska es una renta básica universal neta ya que se financia mediante los ingresos petrolíferos mientras que la  propuesta de Arcarons, Raventós y Torrens es una renta básica universal bruta cuyo resultado neto es claramente regresivo en algunos tramos: la mayoría de los jubilados pensionistas se quedan como estaban mientras que perceptores de rentas más altas reciben un premio. Silvia Merler, una economista del Brueghel, un think tank europeo especializado en temas económicos, ha recogido una colección de estudios que estiman el resultado esperado de la aplicación de una Renta Básica Universal en diversos países: Las consecuencias en todos serían un aumento del número de familias bajo el umbral de pobreza salvo en el caso de los países subsaharianos con recursos petrolíferos que financiaran la RBU con cargo a esos recursos.

En España no tenemos petróleo. Cualquier propuesta que se califique de Renta Básica Universal tendrá que ser financiada con impuestos y, por tanto, debe venir acompañada de cómo financiarla de forma que se pueda calcular el resultado neto. Para dar los 8.000€ del umbral de pobreza a los 46,5 millones de residentes en España necesitaríamos recaudar 372.000 millones de euros, el 37% del PIB ¡Además de lo que actualmente se recauda! Y, para poder juzgarla, habría que calcular el resultado neto para cada segmento de población después de esa recaudación y el efecto que tendría a nivel macroeconómico, fiscal, monetario y en el mercado laboral.

No hay duda de que el esfuerzo recaudatorio para pagar una renta básica universal tendría un efecto muy negativo sobre los servicios sociales de salud y educación prestados por el Estado, las rentas no monetarias. Porque hay que distinguir también entre las rentas monetarias y las rentas no monetarias o en especie. Pensemos el caso de un enfermo crónico que necesita medicinas cuyo coste mensual es de 100€. Si se le proporcionan esas medicinas gratuitamente debemos considerarlo una renta básica (ya que no es contraprestación de nada) no monetaria y condicionada a que un médico del sistema la haya recetado. Un sistema de salud gratuito y universal es en la práctica una renta básica universal no monetaria. También son rentas básicas universales no monetarias la educación gratuita para todos, el gasto en la protección del medio ambiente, el gasto municipal en parques y jardines y el que pudiera tener un servicio universal gratuito de ayuda a la dependencia. Una propuesta de renta básica universal que deteriorase o pusiera en peligro las prestaciones de los sistemas sanitarios y educativos podría tener un efecto muy regresivo para la sociedad. Las propuestas de renta básica universal que implican el desmantelamiento del sistema de pensiones o del sistema de protección a los desempleados son, dicho llanamente, un fraude.

En Australia ha habido un largo debate sobre las rentas básicas pagadas a los aborígenes. Al observar que los pagos monetarios se destinaban en parte a adquirir bebidas alcohólicas, se defendió que todos los pagos debían ser no monetarios. En nuestro país pueden aparecer también objeciones a una renta básica monetaria por el hecho de que sus recipientes pudieran gastarla en alcohol, tabaco, sexo mercenario o corridas de toros. Ciertamente el Estado debe educar en valores e incluso penalizar fiscalmente a los oferentes y demandantes de esos pecados, pero frente al Estado hay que defender también el derecho del ciudadano a ser pecador. Es por eso que aquí se propone un sistema mixto que incluya tanto rentas monetarias como no monetarias: para mantener la libertad de pecar. 

Las propuestas de renta básica universal que implican el desmantelamiento del sistema de pensiones o del sistema de protección a los desempleados son, dicho llanamente, un fraude

Es frecuente que los partidarios de la Renta Básica Universal celebren las “experiencias” o “experimentos” que aparentemente se hacen en otros países. Además de las experiencias de Alaska y Australia que ya hemos citado encontramos los siguientes casos:

“560 euros al mes: Finlandia inicia su experimento con la renta básica universal”. Consiste en dar a 2.000 desempleados durante dos años una cantidad de dinero muy inferior al umbral de pobreza que para Finlandia en 2016 fue de 1.182 €/mes. Por supuesto que no es “universal” sino condicionada a estar desempleado y haber sido agraciado por el sorteo. Al tener una duración limitada de dos años será difícil extraer conclusiones sobre el efecto que tendría una RBU para toda la vida.

El fondo de capital-riesgo Y Combinator está dando un ingreso fijo y no sujeto a ninguna condición de entre 1.000 y 2.000 dólares a cien personas en Oakland, California. No se especifica cómo han sido seleccionadas esas cien personas ni durante cuánto tiempo durará el experimento.

Bajo el título “Europa experimenta con la renta básica universal” se dice: “La ciudad holandesa de Utrecht, de 300.000 habitantes también experimenta desde enero de 2005 con una renta básica universal: 300 familias reciben este beneficio como parte de un experimento que busca percibir cómo este ingreso extra afecta la vida de quienes lo reciben. Las familias recibirán un sueldo de entre 900 y 1.300 euros dependiendo de su número de miembros. (..) La ciudad italiana de Livorno, de 156.000 habitantes, ya había comenzado un sistema similar en junio pasado. Las 100 familias con menos ingresos de la ciudad comenzaron a recibir 500 euros al mes”.

Es evidente que estos “experimentos” no tienen nada que ver con una renta básica universal y que el sistema de Euskadi es mucho más avanzado que los citados, aunque menos celebrado.

La experiencia de Alaska es realmente la única que hay hasta la fecha de Renta Básica Universal. Si ha sido aplicada por gobiernos ultraliberales es precisamente porque coincide con su ideología: en vez de que el Estado mejore los servicios públicos que se prestan gratuitamente a la ciudadanía, se acuerda repartir una renta monetaria para que cada cual se la gaste como quiera en el mercado.

La izquierda siempre ha sido partidaria de potenciar los servicios del Estado sobre los ofrecidos en el mercado. Una propuesta realmente progresista requiere por tanto un “paquete” de rentas básicas que podría estar formado por:

1º Rentas básicas monetarias netas condicionadas, las proporcionadas por un sistema de renta básica de garantía además del sistema de pensiones, el sistema de protección al desempleo, el de protección a mujeres en riesgo, ayudas de acceso a la vivienda, el de ayuda a refugiados, etc.

2º Rentas básicas no monetarias condicionadas, fortaleciendo el sistema de salud, el educativo, el acceso básico a electricidad y otras redes y desarrollando un sistema de protección a las personas dependientes.

3º Rentas básicas universales no monetarias incondicionadas, desarrollando un sistema de protección al medio ambiente a los diferentes niveles, local, regional y estatal de la administración pública.

La financiación del sistema debe hacerse mediante un sistema fiscal progresivo y la lucha contra la evasión fiscal. Además, estas rentas básicas como medidas redistributivas se deberían acompañar de medidas predistributivas tales como subidas del salario mínimo interprofesional, reforzamiento del poder de negociación de los trabajadores, una política industrial y otras formas de control de los mercados.

Todos estos sistemas deberán desarrollarse progresiva pero prudentemente. Ya nadie puede creer en la promesa de un paraíso en la tierra creado de la noche a la mañana por un decreto ley. Sería terrible que un gobierno de izquierdas intentara un experimento fallido, como tantas otras veces en la historia, que a pesar de sus buenas intenciones resultara en un aumento de la pobreza y en un retorno triunfal y aplastante de la derecha.

---------------------------------------

Juan Carlos Martínez Coll. Profesor titular de Economía Aplicada en la Universidad de Málaga y militante en CECHAPA, el Círculo de Economía y Hacienda de Podemos Andalucía. Las opiniones aquí expuestas no coinciden necesariamente con las de la UMA ni el CECHAPA.

Autor >

Juancar Martínez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

10 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Matt

    El debate sobre la universalidad de la RBU que hace el autor es falaz. Y la propuesta de Raventós, no por técnicamente demostrada, deja de ser compleja innecesariamente. La Universalidad o Incondicionalidad no supone obligación de ejercer el derecho. No por tener acceso a un sistema de Salud Universal vamos todos los días al ambulatorio. La compleja gestión recaudatoria y administrativa queda muy reducida con lo expuesto. En cuanto a la progresividad de la medida, nada evita que la RBU entre en el tramo de renta exenta para los niveles inferiores de renta y sume a la base de calculo de los niveles superiores de renta con tipos crecientes. Y tampoco es de recibo la treta habitual de decir que iría en detrimento de los servicios o rentas públicas. La Dependencia no ha ido en detrimento de la Sanidad, la Educación o las Pensiones. La RBU debe ser vista como el 4º pilar del Estado del Bienestar, y debe ir acompañada o acompañando a cuantas medidas garanticen una sociedad más justa.

    Hace 3 años 7 meses

  2. Matt

    El debate sobre la universalidad de la RBU que hace el autor es falaz. Y la propuesta de Raventós, no por técnicamente demostrada, deja de ser compleja innecesariamente. La Universalidad o Incondicionalidad no supone obligación de ejercer el derecho. No por tener acceso a un sistema de Salud Universal vamos todos los días al ambulatorio. La compleja gestión recaudatoria y administrativa queda muy reducida con lo expuesto. En cuanto a la progresividad de la RBU igual que contamos hoy día con un mínimo exento en IRPF, la RBU entraría dentro de ese mínimo, no suponiendo tributación (y por tanto bruta=neta)en las rentas realmente necesitadas, pero acumulándose como base de cálculo del impuesto a tipos mayores en el resto de situaciones. Evidentemente una propuesta no supone eliminar las demás, ni que deba realizarse sin medidas que la acompañen o que se acompañen mutuamente. Nadie habla de eliminar salud o educación. Tampoco que cabe un esfuerzo educativo para que la sociedad que reciba esta RBU o cualquier medida no la desnaturalice. La RBU debe ser defendida como 4º pilar del Estado del Bienestar. Y en mi opinión, por ejemplo, como una elección no desligada del Trabajo Garantizado.

    Hace 3 años 7 meses

  3. Matt

    Ya empezamos mal si en un articulo que se pretende científico se califica a quien defiende la Renta Básica, en el caso Podemos, como "los del programa del Ikea" destilando rabia y frustración. Pero esto se remata con la mentira de que son los Republicanos de Sarah Palin los que han puesto una renta básica en Alaska. Cosa que además de ser falsa (la RB ya existía en Alaska) olvida el hecho fundamental de que prácticamente nadie viviría en Alaska si el Estado no lo subvencionara de distintos modos (no solo la RB).

    Hace 3 años 7 meses

  4. Omisión

    RENTA BÁSICA DE LUJO (RBL): Dícese de aquella renta básica implícita en las remuneraciones de directivos, altos cargos, diputados generales, consejeros, viceconsejeros, asesores, etc. Se compone del tramo monetario apropiado injustificadamente entre los 2000 euros mensuales que deberían cobrar (retribución más que aceptable para todo “servidor público”) y lo que realmente cobran que oscila entre los 5000-7000 euros o más. Por tanto, el monto total de esta Renta Básica de Lujo (RBL) ascendería a los 3000-5000 euros mensuales por persona y cargo para todo el Estado. A diferencia de la tan vilipendiada Renta Básica Universal e Incondicional (RBUI) bastante más austera por otra parte, la Renta Básica de Lujo (RBL) en vigor no causa problema ni malestar alguno. Probablemente se deba al carácter auténticamente progresista y de izquierdas de los principios filosóficos en que se apoya.

    Hace 3 años 7 meses

  5. Jorge Amar Benet

    Estando de acuerdo con que una política realmente progresista no puede venir de la utilización del sistema de precios , eso es lo que los neo(social)liberales defienden a fin de cuentas, y que es desde el foratlecimiento de los servicios públicos ( el gasto) desde donde se realiza el mayor efecto distributivo , discrepo en que los impuestos puedan( o deban) financiar una política progresista dentro del actual marco institucional del euro con su regla de oro del 3% , su criminalización de los déficits público y la prohibición de la financiación monetaria directa .

    Hace 3 años 7 meses

  6. juan

    ya anticipé a la incompresión a la que se enfrentaría el autor, pero vamos deslizar expresiones como Triple A, sinvergüenzas etc solo muestra que cuando más medios y posibilidad de debatir hay más se tiende al tono duro y pensamiento único, venga de donde venga.

    Hace 3 años 8 meses

  7. felixramon

    Coincido con Tripalium en su crítica a este individuo que parece más bien simpatizante de la Triple Alianza que de PODEMOS. O no ha leído, y/o escuchado, o ha interpretado torticeramente lo que han explicitado en múltiples ocasiones Raventós, Torrens y Arcarons. Entiendo que la RBUI es un concepto tan nuevo que, a algunas personas, desgraciadamente todavía bastantes, les cueste comprenderlo como suele ocurrir con todo lo que surja como nuevo y sobre todo si supone un avance. Los llamados “conservadores”, o de derechas, son los que desde siempre abogan por que todo siga igual, que nada cambie y se oponen a cualquier avance que les hace creer que va en su perjuicio. Se entiende que estas personas que disfrutan de pingues beneficios, a costa de otros, tengan miedo a perder un mínimo de ellos en favor de los más necesitados. Pero a esas personas yo las considero al menos insensibles por no definirlas como sinvergüenzas y ladrones como nos demuestran una gran mayoría de ellos.

    Hace 3 años 8 meses

  8. felixramon

    Coincido con Tripalium en su crítica a este individuo que parece más bien simpatizante de la Triple Alianza que de PODEMOS. O no ha leído, y/o escuchado, o ha interpretado torticeramente lo que han explicitado en múltiples ocasiones Raventós, Torrens y Arcarons. Entiendo que la RBUI es un concepto tan nuevo que, a algunas personas, desgraciadamente todavía bastantes, les cueste comprenderlo como suele ocurrir con todo lo que surja como nuevo y sobre todo si supone un avance. Los llamados “conservadores”, o de derechas, son los que desde siempre abogan por que todo siga igual, que nada cambie y se oponen a cualquier avance que les hace creer que va en su perjuicio. Se entiende que estas personas que disfrutan de pingues beneficios, a costa de otros, tengan miedo a perder un mínimo de ellos en favor de los más necesitados. Pero a esas personas yo las considero al menos insensibles por no definirlas como sinvergüenzas y ladrones como nos demuestran una gran mayoría de ellos.

    Hace 3 años 8 meses

  9. Tripalium

    El Sr. Juan Carlos Martínez Coll, puede seguir rizando el rizo con los términos "renta", "básica", "incondicional", "condicional", etc. hasta crear incluso un nuevo diccionario, muy interesante quizás para quienes tengan su sustento asegurado, pero poco práctico para quienes no lo tengan o su día a día no sea otro que la precariedad laboral. La "Renta Básica Universal e Incondicional" no es otra cosa que la cantidad monetaria que recibiría todo ciudadano por parte del Estado solamente por el hecho de existir. Así de sencillo. Si a Juan Carlos Martínez Coll esto le parece mal está en su derecho de criticarlo. Pero como economista convendría cuando menos exigirle mayor rigurosidad y seriedad y no que se convirtiese en una especie de heladero para ofrecernos una extensa gama de “rentas básicas” jugando con los términos “renta”, “monetaria”, “no monetaria”, “bruta”, “neta”, “condicionada”, “no condicionada” al que solo le faltaría mezclar los sabores: de fresa, nata, chocolate, limón… Si en materia de renta (aportación monetaria que no helado de manteca) lo más avanzado que ha visto el Sr. Juan Carlos Martínez Coll es el sistema de Euskadi cuyo cobro, exige demostrar ser pobre, está todo dicho. Mejor que siga deleitándonos con sus helados. Sobre la Renta Básica Universal e Incondicional ya se han escrito demasiadas tergiversaciones.

    Hace 3 años 8 meses

  10. juan

    Agradecer al autor su valentía, y más estando en Podemos, de escribir este artículo aclaratorio, comparativo y por supuesto dejando claro que no siempre lo monetario-incondicionalid y la universalidad son lo el mejor camino. Discrepo en los ejemplos de regresividad que hace a la propuesta "Raventós et alia". A muchos jubilados con patrimonio (varias viviendas) y pensiones medias o bajas podría beneficiarles perjudicando a por ejemplo jóvenes que mejorarsen el empleo y con cero patrimonio y teniendo que pagar un alquiler o primera vivienda tuviesen un IRPF incrementado. Creo que la financiación vía IRPF en un país donde según las estadísticas de la AEAT mucha gente con rentas inferiores a 15.000 euros al año tiene varias viviendas por las que se tributa simbólicamente si están vacías podría dar lugar que buscando igualar rentas lo que se consiguiese es permitir ahorrar y acumular más a quien ya tiene y hacer imposible un mínimo ahorro al que empieza.

    Hace 3 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí