1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Spanish terremoto

3. La calma tensa

Gerardo Tecé 16/08/2017

<p>Juan Carlos Monedero.</p>

Juan Carlos Monedero.

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Tras la pregunta de Cristina Pardo –¿qué tal la familia, Majestad?- todos los presentes situados tras la línea de seguridad marcada por policía y escolta, contuvieron la respiración. El paseíllo del rey Felipe VI junto a la reina y sus hijas las infantas acercándose a saludar a periodistas y vecinos de Palma de Mallorca hubiera sido la típica, natural y normalísima escena veraniega a la que los miembros de la Casa Real nos tienen acostumbrados. Lo hubiera sido, de no ser porque, a pesar de que los actuales monarcas continuaran sus vacaciones en un intento por trasladar tranquilidad, desde hacía un par de días todo había dejado de ser típico, natural y normal en este país. En cada casa, en cada conversación en la calle, estación de tren o chiringuito, nadie hablaba de otra cosa que no fuese el Spanish Terremoto, titular elegido por la prensa extranjera -y adoptado tal cual por la nacional- para referirse al affaire entre Su Majestad la Reina Sofía de Grecia y el líder podemita Juan Carlos Monedero.

La periodista de La Sexta preguntando por la familia, -muy criticada por algunos de sus compañeros de profesión por su forma irrespetuosa, sibilina y falta de tacto- provocó las primeras declaraciones del rey tras el estallido de la crisis de Estado, escándalo sentimental o aventura de verano, como cada uno, en función de sus preocupaciones, prioridades en la vida o tipo de educación recibida, decida llamar a un asunto de este tipo. Una sonrisa forzada de la Reina Letizia, agarrada del brazo de Felipe VI en un gesto de apoyo y adhesión, dio paso a las esperadas palabras del jefe de un Estado en estado de confusión: “La familia muy bien, aquí estamos descansando y disfrutando de Palma los cuatro juntos y eso es lo más importante. Muchas gracias”. La respuesta del rey, como era de esperar en una situación de este tipo, fue breve pero hizo correr ríos de tinta. Los más prestigiosos analistas políticos y de la actualidad de la Zarzuela coincidieron inmediatamente en que, con estas declaraciones, -a ojos de cualquier pardillo en asuntos de interpretación de la realeza, inocentes y sin importancia- el rey Felipe VI establecía un cordón sanitario en torno a su núcleo familiar directo –la familia somos los cuatro que ustedes aquí ven, parecía decir- para aislarlo de las “manzanas podridas”, como cruelmente se refirió algún tertuliano, muy monárquico y visiblemente dolido por este asunto de la reina Sofía, a los miembros de la Casa Real que podrían poner en peligro la estabilidad y el futuro de la institución que tanta gloria había traído a España.

Aunque en las calles había un grado importante y generalizado de confusión por lo que pudiera ocurrir a partir de ahora, el clima de calma era total y nada, absolutamente nada, apuntaba a que la unión sentimental entre la reina emérita y el fundador de Podemos pudiera causar algún tipo de disturbio o desorden público. Sin embargo, una especie de responsabilidad, de espíritu de la Transición dos punto cero, se adueñó de toda una clase política que, durante las primeras 48 horas no quiso pronunciar una palabra más alta que la otra sobre un asunto tan delicado como este. En todas las formaciones políticas la consigna parecía ser idéntica: guardar silencio hasta entender qué implicaciones tendrá todo esto. Sólo Rafael Hernando, preguntado por unos periodistas durante sus vacaciones en la costa de Almería al rato de conocerse la noticia, fue algo más allá, sugiriendo una hipotética operación del régimen dictatorial de Maduro para desestabilizar España “mediante su compadre Monedero”. Declaraciones matizadas el día después por el propio Hernando, ya en chaqueta y corbata en lugar de bañador, probablemente tras recibir algún toque de atención por parte de la dirección de su partido o, quién sabe, de la misma Casa Real.

¿A quién afectará positivamente todo esto? ¿A quién en negativo? ¿Qué hacer y decir a partir de este momento? Los principales líderes políticos del país y sus gurús sociológicos se rebanaban los sesos una y otra vez con estas preguntas desde que aquel boom estallase esa maldita mañana de agosto. Pedro Sánchez, optimista y en plena carrerilla ascendente, se mostraba públicamente respetuoso y sin nada que decir respecto a este asunto; pero en petit comité confesaba estar entusiasmado con una noticia que colocaba de nuevo al PSOE como partido de referencia del votante republicano. Por su parte, un impecablemente educado Albert Rivera utilizó su presencia ante los medios para mostrar su apoyo a la Corona y a la unidad de España y para pedir el máximo respeto para la Casa Real, un respeto, a decir verdad, al que nadie había faltado más allá de un par de bromas desafortunadas en redes sociales.

Pasados ya dos días desde que se hiciera pública la noticia por parte de aquel tabloide británico, los políticos combinaban prudencia con estudio de la situación. Para última hora de aquella segunda tarde después del Spanish Terremoto, todos los partidos de ámbito nacional tenían en su poder encuestas más o menos fiables, realizadas en las últimas horas por sus institutos de opinión de confianza. Unas encuestas que, curiosamente, arrojaban resultados muy similares. Las conclusiones que había sobre la mesa de la calle Génova y las de la sede de Podemos eran muy parecidas a pesar de los distintos métodos de recogida de datos distintos empleados por las diferentes empresas contratadas. La mitad de los votantes del Partido Popular condenaba enérgicamente esta relación de la Reina Sofía con el fundador de Podemos y la consideraban un foco de inestabilidad para el país. La otra mitad de votantes del PP, sin embargo, quizá la mitad más monárquica o tal vez la más agradecida por la enorme labor de la reina emérita, respetaba -cosa que no significaba, por supuesto, compartir- la vida privada de Doña Sofía. La escena de un Rajoy preocupado, recién arrebatado de sus paseos por Sanxenxo, analizando junto a sus asesores los resultados de este estudio, era muy parecida a la de Pablo Iglesias en su despacho. El líder de Podemos, precipitadamente de vuelta en Madrid sin que el moreno de montaña hubiera llegado a calar en él lo más mínimo, analizaba junto a su equipo más cercano -en el que, por razones obvias, no se encontraba Juan Carlos Monedero- cómo había caído sobre sus votantes lo que, en los grupos de Telegram de la formación morada alguno había llamado con bastante maldad y muy mal gusto “el ataque Monedero”, en honor a una ficticia jugada de ajedrez que ponía en jaque a la reina. –Lo de tu colega es la hostia, Pablo, llevamos tres años intentando definir y señalar la casta política, marcando diferencias con ella y ahora, ¿un fundador metido en esto?- protestaba uno de los más estrechos asesores de Iglesias tras leer la conclusión de que al cincuenta por ciento de quienes se declaraban votantes o simpatizantes del partido morado esto les había gustado nada o absolutamente nada. La otra mitad se mostraba, como pasara con los votantes del PP, respetuosa –cosa que para nada significaba que estuvieran de acuerdo con esta relación- con la vida privada de la Reina Sofía y de Juan Carlos Monedero. –Llámate a Errejón, a ver si podemos enfocar esto desde la perspectiva de la transversalidad o yo qué sé…-, reaccionaba al fin Pablo Iglesias tras unos minutos de tenso silencio en el despacho del secretario general de Podemos, un silencio sólo roto por algún lamento en forma de cifra y de tanto por ciento.

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Gerardo Tecé

Soy Gerardo Tecé. Modelo y actriz. Escribo cosas en sitios desde que tengo uso de Internet. Ahora en CTXT, observando eso que llaman actualidad e intentando dibujarle un contexto.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Mark

    No se puede ser ingenioso siempre, Tecé.

    Hace 4 años 3 meses

  2. Fernando.com

    Vaya rollo descerebrado! No cuela ni en agosto!

    Hace 4 años 3 meses

  3. Alpino

    Jjajajaaajaja! Me encanta. La verdad es que la idea es propia de El Mundo Today... Muy bueno!

    Hace 4 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí