1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El mentidero / Observatorio de la posverdad

Lo que en CTXT hicimos mal tras el atentado

El ataque en Las Ramblas ha sido, probablemente, uno de los que mayor caos ha producido en los medios de comunicación españoles. Contexto no escapó a esa tendencia

Gerardo Tecé 22/08/2017

J.R. Mora

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EEUU.

Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver aquí el tráiler y donar aquí

----------------------------------------------------------------------------------------------------- 

Minutos después de conocerse que algo había pasado en La Rambla de Barcelona, la consigna en CTXT estaba clara: en redes sociales informaremos de qué está pasando dando sólo hechos confirmados por fuentes oficiales. Nada de carreras por ser los primeros en señalar si se trata de un accidente o un atentado, nada de prisas por especular con las cifras del drama, ni prioridad informativa a las decenas de sucesos anecdóticos (unos reales y otros no) adyacentes al atentado. “Orgullosas de llegar tarde a las últimas noticias” volvía a ser, una vez más, nuestra hoja de ruta.

A nivel informativo, el atentado en La Rambla ha sido, probablemente, uno de los que mayor caos ha provocado en los medios de comunicación españoles. En el fondo y en las formas. En lo ético y en lo deontológico, si es que ambas no son la misma cosa. Hemos visto titulares, vídeos sin filtrar, fotos de portada e interpretaciones dignas de poner la bandera del periodismo a media asta en señal de luto. Estos días, la prensa ha cometido muchos errores. Y como en CTXT no estamos a salvo de ellos, creemos que la mejor forma de aprender algo es analizando y compartiendo nuestros propios errores. 

Personalmente me tocó dar arranque, desde la cuenta de CTXT, a la cobertura en Twitter de lo que sucedía en La Rambla. Se sabía poco. Una furgoneta, decenas de personas atropelladas y rumores, cientos de rumores sobre lo que estaba pasando. Disparos en el mercado de la Boquería, tiroteo en La Rambla, un hombre con un cuchillo, varios hombres con cuchillos… Nada de esto era cierto y en CTXT aguantamos bien el tipo llegando los últimos. Y digo que aguantamos el tipo porque, en contra de lo que pueda parecer, resultó que no era nada fácil saber llegar el último, para llegar bien, en un día como aquel. 

El bar turco

Las mejores fuentes, los Mossos d’Esquadra y el servicio de emergencias de Catalunya, callaban mientras todos los grandes medios lanzaban tuits y alertas, haciendo referencia directa a fuentes oficiales. Enseguida se dijo que uno o varios de los terroristas estaban atrincherados en un bar turco cercano a La Rambla. En concreto, el restaurante Luna de Istambul. Había, incluso, según coincidían todos esos medios que citaban fuentes oficiales, una negociación en curso entre los Mossos y el terrorista/los terroristas escondidos en su interior. ¿Es una fuente oficial que grandes medios coincidan en la misma información, citando en todos los casos fuentes oficiales? La respuesta, definitivamente, es no. A pesar de la coincidencia en citar fuentes oficiales, no había nadie atrincherado en ningún bar de la zona, sino muchas personas encerradas en los locales en los que les había pillado el atentado; no había negociación abierta, y probablemente ni siquiera hubiera habido fuentes oficiales detrás de esa información, sino un rumor alimentado por los ecos y que crecía como una bola de nieve. Y nos dejamos (me dejé) atrapar por la avalancha dando por válido algo que no estaba ocurriendo. Algo inexistente. Como diría aquel, lo siento, me he equivocado e intentaré que no vuelva a pasar. 

El Audi de Cambrils

Horas después del atropello en La Rambla, el foco de los sucesos (y de la información intentando explicarlos) se desplazaba a Cambrils (Tarragona). Cinco presuntos yihadistas resultaban muertos por disparos de los Mossos y tocaba reconstruir lo sucedido hasta llegar a ese punto. Una de las premisas de las que se parte a la hora de informar sobre un suceso de este tipo es el de no introducir confusión informativa. Y desde CTXT nos equivocamos en la forma de poner sobre la mesa un hecho que, a estas alturas, era ya evidente: muchos compañeros compraban y publicaban teorías de todo tipo, sin contrastar ni analizar. Como aquella que decía que los cinco yihadistas fueron abatidos cuando se disponían a cometer otro atropello masivo, esta vez en el paseo marítimo de Cambrils. Hubiera sido un hecho novedoso que cinco terroristas hubieran llenado las plazas de un vehículo para atentar juntos. No había precedentes ni lógica en este modo de actuación y por tanto esas informaciones (no oficiales, sino periodísticas) eran dudosas. Desde la cuenta de CTXT, Miguel Mora, director, las puso en duda. La reacción en redes llamándonos la atención tuvo su lógica. Habíamos pasado de intentar centrarnos asépticamente en informaciones de fuentes oficiales a parecer que poníamos en duda una información proveniente de dichas fuentes. No fue así, ni era la intención poner en duda fuentes oficiales, sino lo contrario. Si nos equivocamos en la forma (cuando a uno no lo entienden, es que se ha equivocado en su comunicación) en el fondo estábamos acertando. Lógicamente lo que se abortó en Cambrils no fue otro atropello masivo, como publicaban muchos medios, sino un acto de otro tipo.

Las imágenes de las víctimas

La decisión de publicar o no una imagen de las víctimas de un acto violento como el atentado de Barcelona depende del valor informativo que esta imagen tenga para el lector. Y no hay valor informativo alguno en una imagen de una víctima tras haber sufrido el horror de un atentado en La Rambla. Todos somos conscientes de lo que supone que algo así suceda en nuestra casa. No existe necesidad de concienciar o visibilizar, como sí puede existir cuando se trata de una guerra lejana, en la que una imagen, por violenta que sea, puede informarnos de algo que desconocíamos que está pasando y puede concienciarnos sobre ello. Sin embargo, y a pesar de que esta doctrina de no publicación de imágenes violentas en atentados viene avalada por asociaciones de víctimas, fuerzas de seguridad o psicólogos especializados, muchos medios se saltaron esta recomendación en busca de la portada más espectacular, del lector que consume morbo, de los pinchazos que generan ingresos publicitarios.

En CTXT pretendemos no vivir del clic, sino de la calidad informativa y del análisis. Por eso, además de aborrecer el uso de este tipo de imágenes, denunciamos públicamente a compañeros a los que, por distancia en código deontológico, no tratamos con corporativismo. Fue lo que hicimos desde redes sociales en un tuit en el que enlazábamos una noticia de un medio que compartía imágenes que sólo aportaban morbo y en la que incluso aparecían menores. Lo hicimos cometiendo una supina torpeza: señalando una mala práctica le dábamos difusión a un link en el que se mostraban imágenes impublicables. El oficio nos hierve, por eso tenemos que aprender a contar hasta tres. Esperamos hacerlo mejor en una próxima ocasión, que ojalá nunca llegue.

Autor >

Gerardo Tecé

Soy Gerardo Tecé. Modelo y actriz. Escribo cosas en sitios desde que tengo uso de Internet. Ahora en CTXT, observando eso que llaman actualidad e intentando dibujarle un contexto.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

22 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. DIEGO

    Gracias.

    Hace 3 años 11 meses

  2. Bruce Hill

    autocritics=marxism

    Hace 3 años 11 meses

  3. Tito

    Orgulloso de ser suscriptor de un periódico tan honesto

    Hace 3 años 11 meses

  4. Javier

    También parece un error usar títulares casposos y sentimentales a la hora de referirse a terroristas, tales como “Nos faltan ocho niños en el pueblo”.

    Hace 3 años 11 meses

  5. Inés

    En la lista de errores deberían incluir el artículo contra el Comentarista Anónimo . Dejen de culpar a la sociedad occidental del terrorismo yihadista o de justificar porque es su “cultura“ a los que defienden unas formar de practicar su religión, de la Edad Media.

    Hace 3 años 11 meses

  6. Tonio Ant

    Una cosa es cometer errores más o menos tolerables y otra diferente las malas, buenas o neutras intenciones que hayan detrás. Las intenciones de una persona o medio se conocen con el tiempo y vuestra trayectoria hasta ahora da mucha confianza. Seguid así. Muchas gracias

    Hace 3 años 11 meses

  7. Gabriel

    Muy buena crítica. Lo importante es reconocer, aprender y poner en práctica las buenas prácticas.

    Hace 3 años 11 meses

  8. juan

    me sorprende leer en los comentarios gente que se queja porque los terroristas fueron abatidos y lo comparan con el terrorista noruego Breivik que fue detenido. Bueno, es que Breivik se entregó mientras los "coleguillas de Ripollo" hicieron caso a su imán y llevaban falsos cinturones de explosivos que impedían cualquier intento policial de abalanzarse sobre ellos sin disparar. De hecho en la imagen del último abatido del lote de Cambrils se ve que no le disparan directamente para ver si se entrega y lo que hace es tratar de huir.

    Hace 3 años 11 meses

  9. Richopan

    Qué bien que se revisa lo hecho y lo no hecho y se aprende. Aplaudo vuestra honestidad. Sigan adelante.

    Hace 3 años 11 meses

  10. M Eugenia

    Gracias por el artículo . Soy socia de CTX y algunas de estas cosas no me gustaron nada, esto me reconcilia con vosotros. Muchas gracias

    Hace 3 años 11 meses

  11. Sergi Flamarique

    Encuentro muy acertado el reconocer los errores y aprender de ellos. Se que no es fàcil y que somos humanos y todos erramos. Felicidades eso es información.

    Hace 3 años 11 meses

  12. Papiro

    No quiero dar lecciones a nadie, pero ya que reconocéis que no lo habéis hecho del todo bien: "Lo hicimos cometiendo una supina torpeza: señalando una mala práctica le dábamos difusión a un link en el que se mostraban imágenes impublicables." ¿Por qué demonios volvéis a reproducir en enlace aquí otra vez?

    Hace 3 años 11 meses

  13. jubilado

    Autocrítica, palabra que suena a chino a muchos periodistas . Gracias Gerardo

    Hace 3 años 11 meses

  14. Lopepet

    Felicidades: la autocrítica en los periodistas escasea de manera alarmante. Que cunda el ejemplo.

    Hace 3 años 11 meses

  15. sakamantekas

    Y sin embargo lo que más me ha impactado nadie comenta: esas madres condenando públicamente lo que supuestamente sus hijos estaban haciendo junto a quienes los iban a matar: ¿quién haría tal cosa de nosotros y cuánto dolor y valor hay que padecer y tener para hacer tal acto? Si, las televisiones carroñeras, lo dicen sin descanso: “hasta los padres están con nosotros y contra sus hijos porque tenemos razón, porque somos el bien” MENTIRA MENTIRA MENTIRA. No han salido esas madres desgarradas de dolor a justificar el expolio occidental, la geopolítica criminal, los intereses ocultos de estados…. Han salido a pedir, a rogar, a clamar: QUE NO MATEN A SUS HIJOS… Que por favor les perdonen la vida. Que los detengan, que les condenen, pero que no les maten: eso es lo que pedían cuando se manifestaban “contra el terrorismo” junto con los verdugos de la justicia. Pero no lo han hecho. Los han matado sin miramiento. ¿Para qué tenemos policía de “elite”, cuerpos especiales y toda esa propaganda de superhombres de la ley y el orden si son incapaces entre muchos de dejar con vida a un solo hombre, en este caso, joven adolescente? No nos acordamos de Noruega, año 2011, 77 muertos a manos de un yihadista cristiano, blanco, oriundo, de clase media alta, católico: Anders Behing… Fue capturado vivo, juzgado y sentenciado. Olvidamos que las víctimas ni son más ni sufren más ni merecen más… porque las hayan matado bajo esa gran mentira llamada “terrorismo”. Porque el terrorismo no es ninguna ideología y todas las ideologías hoy imperantes han ejercido en algún momento “el terrorismo”. Terror causa cualquier violencia, hasta la legitima. No hay ninguna diferencia para los familiares, en dolor y desolación, los muertos en Ramblas que esa otra muerta por negligencia o accidente en ese hospital sevillano al ser atrapada con la camilla en el ascensor. Que nuestros gobernantes hagan discriminación de víctimas por el componente ideológico que los verdugos representan, nos demuestra la hipocresía y el cinismo que hay detrás de eso que se llama “terrorismo”. Y lo que es peor: esa presencia y prebendas que se les concede a unas y a otras no. No hay que olvidar que los que siempre corren a colocarse delante de “las víctimas del terrorismo” son los mismos responsables y cómplice de que aquí las cunetas sigan llenas y las víctimas del terror del Estado signa sin ser reconocidas. Y están sin reconocer y las cunetas llenas por algo que nos debería preocupar mucho más que el “terrorismo yihadistas”: porque quienes son los responsables de todo ello, son los verdugos, son quienes nos gobiernan, y siguen impunes. Los mossos y el gover catalá deberían ir donde estas madres desoladas y pedirles perdón por no haber podido detener con vida a sus hijos, porque medios tenían y de sobra. Todo ello sin olvidar que estos últimos años, la policía autonómica ha estado inmersa en muchos casos de muerte y violencia contra los ciudadanos que han costado años y años aclarar en sede judicial o todavía están irresolutos. Así pues, no olvidemos que la versión policial hay que corroborarla ante un tribunal donde todas las partes deben tener las mismas oportunidades, cuando quien mata es la policía y cuando quien mata son los yihadistas, porque las víctimas merecen el mismo trato y ley.

    Hace 3 años 11 meses

  16. Francesc

    Gracias Gerardo. Lo vuestro son pequeñeces comparado con lo grotesco de otros medios. Por eso no pueden hacer sana autocrítica: deberían bajar persiana y entregarse en el juzgado de guardia.

    Hace 3 años 11 meses

  17. Lolijack

    Se agradece la autocrítica y la valentía Gerardo. Estoy a punto de suscribirme pero voy muy justita de dinero, estoy esperando una indemnización para lanzarme pero me temo que me han estafado en CCOO de Vic. Algún día os contaré , es digno de un buen artículo.

    Hace 3 años 11 meses

  18. Chema

    Gracias.

    Hace 3 años 11 meses

  19. pepa

    Revisar y buscar errores es una fuente de aprendizaje. Gracias!

    Hace 3 años 11 meses

  20. Loia

    Se aprecia mucho la capacidad de pararse, analizar qué se hizo mal y tener la audacia intelectual de reconocerlo. Fantástico. Hay esperanza. Muchas gracias.

    Hace 3 años 11 meses

  21. juan

    Pues a mi los errores me dan igual, lo que no me gusta de este medio es que no es que sea periodismo libre, es que es periodismo siempre desde un punto de vista fijado de antemano, sin matices, que colabora en la eliminación de los grises. El artículo contra "el comentarista anónimo" es para mi una de las cosas más vergonzosas que he leído en mi vida. Contrasta mucho con el texto de una escritora catalana-marroquí en El Periódico rechazando la adjetivación como islamofobia a cualquier reflexión sobre que hay un problema con el islam que se está extendiendo. Para mi un medio que tilda de machistas a todos los que no le damos la razón a Juana Rivas y tilda de islamófobos a los que no queremos que lo religioso poco a poco invada más la esfera civil, y menos de una religión ahora más dura que la que hemos "atenuado" me parecen simplificaciones ofensivas. A los que concuerden 100% con los puntos de vista de este medio que sigan pagando.

    Hace 3 años 11 meses

  22. Teresa

    Se valora positivamente la autocrítica, Gerardo. Un saludo

    Hace 3 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí