1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Periodismo literario

Umbral: La invención de la verdad, la mentira de la literatura o no hay memoria sin escritura

A los 10 años de su muerte, la obra de Francisco Umbral se puede pensar con la grandiosa humildad del artesano o con el grandilocuente exceso del genio

Javier Martín Fandos 27/08/2017

Fundación Francisco Umbral

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

 

Los diez años que acaban de cumplirse desde el fallecimiento de Francisco Umbral son casi con exactitud los diez años que viene durando una crisis que cada vez se nombra menos, sin que ello suponga menoscabo a su persistencia.

No ser un experto en la vida y en la obra de Umbral me da una libertad que me permite recordarle sin hablar necesariamente de él ni de su obra, sino más bien de las reflexiones que su inabarcable tarea literaria provoca.

Más que un homenaje, esta pieza es una divagación, un vagabundeo personal alrededor del personaje y de su actitud ante la escritura, una actividad que sospecho que Umbral concebía más con la grandiosa humildad del artesano, que con el grandilocuente exceso del genio.  

Creo que este propósito poco serio sería del agrado de Umbral, un hombre libro y libre, con quien creo compartir algunas ideas acerca de lo que puede ser y no ser la literatura y sobre las relaciones entre la literatura y la mentira, la literatura y la memoria, y la literatura y la verdad. De ahí este título tan largo que me he sacado de la manga y que está a medio camino entre la pedantería y el juego de palabras, un territorio, ese del medio camino (tan distinto del camino de en medio), en el que Umbral se sentía muy a gusto.

Hay tres sustantivos que a mi juicio constituyen la sustancia de la literatura: Memoria, Mentira y Verdad. Combinados, estos tres elementos dan todo el juego que un escritor necesita para explorar los límites de la realidad, para preguntarse hasta dónde somos dueños de nuestras existencias individuales y hasta donde las sociedades de las que formamos parte actúan como un todo, en el que cada uno de nosotros tiene alguna influencia o la pierde por completo desde el mismo momento en que nace y con ello firma su acta de pertenencia al grupo.

Creo que la tarea del escritor es fundamentalmente cuestionar lo que comúnmente aceptamos como realidad, realidad presente, que siempre es pasada, que siempre es ya historia aunque sea historia reciente. Cuestionar si lo que recordamos es realmente lo que ocurrió o si por el contrario lo ocurrido tiene tantas caras como personas intervinieron en los hechos: protagonistas, actores secundarios, simples espectadores o aun mirones. Mentir sobre lo ocurrido para hacerlo más creíble, más comprensible, más legible, más verdadero al fin, porque en definitiva la memoria es tal vez la única realidad que perdura.

No ser un experto en la obra de Umbral no me impide sentirme muy cerca del Umbral escritor, del Umbral creador de lenguaje y también, compartir con él varias consideraciones que rivalizan en importancia con teorías tal vez más vistosas:

La primera es una convicción tajante y cuántica: la realidad o la verdad, si lo prefieren, no existe.

La segunda es otra convicción, filosófica esta vez: los matices son siempre más importantes que los dogmas. Los detalles contienen el cielo o el infierno, del mismo modo que lo pequeño, lo sutil, lo imperceptible es la materia necesaria de la que están hechos los grandes placeres.

La tercera es una sospecha: La gran mayoría prefiere las verdades sin matices, las verdades absolutas, en estado bruto, aunque para ello hayan pasado paradójicamente por elaborados procesos de manipulación y refinado.

Cuando el poeta Ezra Pound fue condenado por sus simpatías hacia Mussolini, a nadie se le ocurrió leer entre líneas los matices de sus opiniones, ni considerar como posible atenuante o hasta eximente la calidad de su poesía. Era un fascista y punto. Debía pagar por ello.

Del mismo modo, el gran escritor francés Louis Ferdinand Céline, uno de los mayores creadores de lenguaje que ha tenido la Langue Française, fue etiquetado y empaquetado sin miramientos: se había metido en un jardín peligroso, en el peor momento para hacerlo. A nadie se le ocurrió buscar matices en las 1.500 páginas que suman sus dos obras supremas: Voyage au bout de la nuit  y Mort à credit.

A Umbral le persigue una curiosa y ya larga disquisición. ¿Era de izquierdas o de derechas Umbral? ¿Era un rojo o por el contrario era un snob de ideas conservadoras que se las daba de intelectual?

Los profetas de la ortodoxia, los amigos de la corrección política, los etiquetadores de supermercado, los oficialistas recalcitrantes, los acríticos por definición y los dogmáticos de espíritu no entenderán nunca las palabras de escritores como Umbral, y entenderán aún menos lo que no está exactamente en las palabras, sino en sus alrededores, en sus esquinas y aristas y hasta en la mugre que se acumula entre sus letras, como si fueran los dedos de los pies del pensamiento.

De alguna manera, que se mantenga esa vacua discusión dice mucho en favor del escritor, del Umbral que compone con sus memorias la verdad de un tiempo destinado, como todas las épocas, al olvido, del Umbral que inventa la verdad, llenándola de tantos matices que hace desaparecer las categorías, las etiquetas y los resúmenes fáciles a que nos tienen acostumbrados los políticos oportunistas, los malos periodistas y los creadores de opinión que trabajan al servicio de ambos.

El Umbral memorialista y también el Umbral columnista tienen la rara virtud de la provocación. La larga vida literaria de Umbral atraviesa buena parte de la dictadura franquista, toda la transición a la democracia, la decadencia del espíritu de la transición, los años tontos de la abundancia y se detiene justo en el umbral de esta maldita o bendita crisis que nos acompaña ya tanto tiempo como la ausencia de Paco.

Umbral inventa una verdad hecha de mentiras o cuenta una ficción hecha de verdades, y escribe lo que sólo por escrito puede ser expresado

A lo largo de todas esas etapas, la pluma de Umbral hurga en todas las heridas, solivianta a los mediocres, ensalza a los atrevidos, irrita a casi todos y sobre todo, configura una verdad ahistórica que no encontraremos en los libros de historia. Umbral inventa una verdad hecha de mentiras o cuenta una ficción hecha de verdades, y escribe lo que sólo por escrito puede ser expresado. Porque la memoria como género literario, y en general toda literatura que toma como punto de partida lo acontecido o lo que pudo acontecer, es literatura y sólo lo es a partir del momento en que nace de la escritura, es decir, no podría ser de un modo distinto al de SER ESCRITURA, no podría crearse de otra manera que con las manos del escritor, cuyos dedos sujetan la pluma, el lápiz o el bolígrafo o pulsan las teclas de una pesada máquina de escribir o de un ligerísimo portátil. Son esas manos, esos dedos los que piensan, los que crean, los que dan a luz la obra literaria.

Rastreando la pista, las innumerables pistas de Umbral, me ha impresionado una fotografía del autor, en blanco y negro, una de las muchas que recoge la página web de su fundación, es una fotografía de las manos de Umbral entrelazadas, sujetándose una rodilla, esas manos de largos dedos, en primer plano, protagonistas absolutas de la imagen, el rostro al fondo de la fotografía, desenfocado, como si fuera la firma tan solo de la foto, un recordatorio de que tras esas manos poderosas está el escritor, pero diciéndonos al mismo tiempo que lo importante del escritor son sus manos. Esas manos son las responsables de una obra que aspira a la totalidad, a contarlo todo sin ninguna economía, sin afán alguno de resumir ni de simplificar, mas bien todo lo contrario, con el deseo de enriquecer la vida con una inagotable galería de imágenes, con un afán que va más allá del lenguaje y siente la necesidad de crear lenguaje, de inventarlo, de modelarlo con las manos como haría un alfarero con el barro.

La verdad o la mentira, que es la memoria de Umbral sobre el tiempo en el que vive, surge de sus dedos. Es el acto de escribir y de crear lenguaje lo que hace que las mentiras de la literatura devengan verdad o memoria. La escritura huye así de la dictadura del dogma para elevarse a los altares de la creación. La literatura escapa de ese modo a los dictados de la ideología, a los mandatos ineludibles del mercado, a la disciplina política del grupo, al fanatismo ciego de los nacionalistas y a la tiranía del credo. La literatura, la palabra libre surgida de los dedos del escritor, ajena a todo, incluso al cerebro del propio escritor, se convierte en un instrumento peligroso, es un artefacto que lo cuestiona todo, que bombardea la realidad con preguntas, que renuncia a las respuestas fáciles, que huye de la comodidad y recela del camino recto. La literatura se aproxima lateralmente a la realidad, la roza, la envuelve, la marea, la acaricia, la subleva y la pervierte, levanta en su piel ampollas e impide que se adormezca. La literatura es revolucionaria, contestataria, inconformista, rebelde, tozuda, nada contracorriente, aborrece la vulgaridad y ahuyenta el tópico.

La buena literatura, la única que merece ese nombre, es dueña de la palabra, es antes que el lenguaje, es su artífice, es esencial como lo es el cauce del río para el río. Puede haber río sin agua, la tierra hendida por ella recuerda su rumor y espera su regreso en cualquier momento, aunque hayan transcurrido años o siglos desde la última vez. Hay literatura en los dedos del escritor, antes incluso de que de ellos surjan las palabras. El escritor, escritores como Umbral crean el lenguaje y el idioma, no son sus esclavos sino sus generosos huéspedes y servidores.

La vastísima obra de Umbral atraviesa, unas tras otras, sucesivas etapas del tiempo, tan diferentes entre sí como complementarias si se las contempla desde una perspectiva histórica. Umbral se sobrepone a las malas épocas y celebra las buenas. Se diría que lo único que no soporta es la mediocridad, la ordinariez, la grosería, y el rancio provincianismo. La cortedad de vista, la ceguera voluntaria y el pensamiento único le repugnan tanto como la mala literatura. Es famosa y, de no serlo, merecería ser cierta, la anécdota que narra su costumbre de arrojar a la piscina de su casa los malos libros que llegaban a sus manos. Al agua, que no al fuego, con el fraude, porque eso es, un fraude, la palabra vilipendiada, malbaratada, vacía y desaprovechada. Al agua, que pudre, en lugar de purificar como el fuego. Al agua se ha ido nuestra sociedad post franquista, post transición, post moderna y post nueva rica.

Creo que a D. Francisco Umbral le hubiera gustado vivir y sobre todo contar con la lucidez de sus dedos esta maldita o bendita crisis que nos ha hecho abrir los ojos tras un periodo demasiado largo de adocenada prosperidad. La España y la Europa de hoy tienen algo en común con la mayor parte del tiempo en que Umbral vivió y escribió inventando la vida. Tienen mucho que ver la Europa y la España de hoy con todo ese tiempo, si exceptuamos la última década de la vida del Sr. Umbral, como le llamaba el piscinero que, a principios del verano, limpiaba la piscina del escritor y creía que los libros ahogados en ella eran pulpos desintegrados.

Quiero creer que este tiempo de crisis es una purga necesaria, como lo fue la posguerra o un tiempo de catarsis, como lo fue la transición. Un tiempo turbulento y aun violento, azotado por dificultades de las que es posible salir reforzados, un tiempo necesario para reflexionar y escribir la memoria de los errores cometidos durante los que Umbral habría podido llamar “los tiempos grises de la fácil bonanza”.

Tiempos de gran mentira en los que se mintió mucho y mal y sin gracia. Tiempos en los que creímos haber vencido a la despreciable pobreza y a la vergüenza del hambre. Tiempos en los que nos atrevimos por primera vez a recibir inmigrantes, en lugar de exportarlos como habíamos hecho siempre. Tiempos en los que nos creímos con derecho a emparedar la verdad y la memoria y hasta la escritura y la mentira detrás de tabiques de pladur. Tiempos de birlibirloque, en los que cualquiera podía hacerse rico con un fajo de billetes en una mano y un teléfono móvil en la otra. Tiempos en los que manos sucias, manos que nunca fueron ni serán fotografiadas, escribieron demasiados libros merecedores de una condena a la peor de las muertes, muerte de piscina. 

--------------------

Javier Martín Fandos es columnista, colaborador habitual de El Periódico de Aragón y de otros medios de prensa. Ha publicado, entre otras obras, la novela Morir en Agosto (Candaya) y el libro de relatos Paraguay no tiene mar (Calambur).

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Javier Martín Fandos

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Javier Martín

    Muchas gracias, Hanna, por tu comentario, que leo ahora, tanto tiempo después. Si te gustó lo de Umbral, tal vez te guste también el que acabo de publicar aquí sobre Pikionis. Un saludo y gracias de nuevo.

    Hace 4 años 5 meses

  2. Pedro y el lobo

    Coincido con Hanna. Columnismo de altura para homenajear a un columnista de altura como Umbral. Literatura periodística o periodismo literario del bueno. Muchas gracias, CTXT por publicar joyas como esta.

    Hace 5 años 2 meses

  3. Hanna

    Madre mía, Javier, seas quien seas, porque, confieso, nunca había leído una sola línea tuya, ¡cómo echaba de menos artículos como este, de esos que ya no se encuentran, o que se me esconden, los jodíos! Con la extensión que precisa el autor, con los dedos a la búsqueda y el hallazgo de lo que sea que haya que decir de Umbral o de quien se ponga por delante, y tan distinto a lo que uno lee cada día de Dios, lo intenta al menos, en los medios de incomunicación patrios. Decirte gracias, ha sido un placer, no es decir nada. Quiero decir que has levantado mis ojos de prácticamente solo relecturas de libros del pasado devueltos a la vida de puritita desesperación también frente a los escribidores, o lo que sean, de relumbrón de este país que, lo creas o no, hasta puede que no exista sino como pesadilla. Te buscaré donde quiera que vayas como prueba de lealtad agradecida, pero, muy en especial, por que me hagas sentir viva. Así que, cuida esos dedos, piensa que prácticamente lo único que se pide hoy -en todo- es simplismo, que no sencillez, prisa, que no el ritmo adecuado, deslumbre momentáneo, que no poso en la memoria, banalidad, que no hondura en el análisis o en la reflexión. Con Dios, porque, como expresión, me sigue gustando.

    Hace 5 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí