1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

García en el país favorito de la divina providencia

Capítulo XXI. In God we trust, etc.

Guillem Martínez 28/08/2017

Santa Letizia Árbitra

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

 

RESUMEN DE LO PUBLICADO: Esto eran tres cerditos, uno hizo una casa de paja, otro de leña y otro de piedras. Vamos, que quedan tres capítulos, de manera que no sé ya cómo resumirles lo publicado. Bueno. Ahí va. García y el CNI descubren que Dios es Pepé.

*********** 

Al saber que Dios era Pepé, quedamos maravillados. Todos salvo el Señor Chang, que estaba como de vuelta.

-- Señor Chang, tiene a Dios delante de las narices y le veo muy de vuelta.

-- Sí. Pelo hay una explicación. Selvidol es confucionista, Galcía. Ya sabe, tenemos suficiente con una idea de olden, decolo e higiene pelsonal. Vamos, que con no mealnos encima ya cumplimos.

-- Sabio y, además, con 400.000 euros más que yo. Le envidio, Señor Chang.

Repasé mentalmente estas dos semanas. Pepé, en efecto, me había dado la razón. Y, más concretamente, un bote de nocilla y 20 euros para un taxi. En general --"mucho perfecto para mi"--, siempre se la daba a todo el mundo. Por otra parte, y dando la razón a las teorías de Giovanni, era lo más opuesto a la divinidad. Es decir, un humano débil y frágil. Pancontlomatle, Siddharta... todas las divinidades que habían venido a casa en realidad no habían venido a ver al pobre Esparraguera, sino a Pepé. Habían acabado arrinconados en la cocina, con el friki de Esparraguera, porque Pepé estaba en modo NS/NC, más cocido que un piojo. Sí, era evidente que Pepé era Dios. Lo que no era tan evidente es por qué diablos había bajado a la Tierra, y por qué diablos había buscado una habitación en un piso compartido con otros compañeros de fatigas, en vez de pedirle un chalet a la Conferencia Episcopal. Eran grandes preguntas sí, pero, jerárquicamente, era menos importante que esta que me estaba haciendo a mi mismo en esos instantes: ¿Dónde diablos se llevan a Pepé?

En efecto, Estadella y los dos hombres de negro se estaban llevando en volandas a Pepé. Recriminé a Estadella su actitud, pero Estadella pasó tres pueblos de mí. Le pedí 20 euros para un taxi al Señor Chang y me dispuse a seguirles a pie. No fueron muy lejos. Justo frente a la biblioteca estaba aparcado un monovolumen ganso, negro y con los vidrios tintados. Una puerta se abrió y los tres CNI y Dios se introdujeron en él. Intenté mirar por los cristales, para lo que pegué mis morros a ellos e hice un embudo con mis manos a fin de concentrar mi mirada. Pero no se veía un pijo. Aquello estaba más negro que los cojones de un grillo. De pronto se hizo la luz. Es decir, alguien --el copiloto-- pulsó el botón que abría la ventana. Lo que ví me dejó del revés.

-- Hola, García. Dichosos los ojos --dijo la copiloto, una voz femenina que me resultaba familiar.

Era, ya lo habrán supuesto, Letizia. A su lado, en el puesto del conductor, estaba Felipe. Quien haya leído mi primer volumen de memorias --García contra la España Zombie--, recordará que, hace exactamente un año, Letizia y Felipe, en un gesto que aunaba tradición y modernidad, intentaron devorarme. Finalmente no lo consiguieron gracias a que mi padre extraterrestre actuó, y consiguió revertir su estado de zombie, reconvirtiéndolos en hombres-lobo, unos seres tan engorrosos como los zombies pero que sólo dan la vara coincidiendo con la luna llena. Por cierto, ¿por qué no aparecía mi padre, se marcaba otro Deus ex machina, y me salvaba la papeleta también en esta historia? Un padre es como la poli o una cogorza. Nunca está cuando la necesitas.

-- García, ¿cómo te va la vida, mamón?

Ese era Felipe, saltándose el protocolo en un simpático gesto.

-- Hombre, Majestad, veo que se acuerda de mí.

-- Me acuerdo de ti y de tus muelas cada luna llena, cuando la Guardia Real me lleva a hacer nonas a la perrera de palacio.

-- Un perrera que, sin duda, está sobradamente preparada para los desafíos de la moderna monarquía. ¿Qué van a hacer con Pepé?

-- Nos lo llevamos. Es mi compidivinity.

Esa era Letizia, en modo marilisti. Qué grima de tía. Dios, como odiaba a esa pareja. Eran la típica pareja que te colapsa una reunión del AMPA porque no quieren que le den guisantes a su hijo porque a su hijo no le gustan los guisantes, porque cada que vez que le dan guisantes, etc. Te toca una pareja así en una boda y eres el tío que le corta la corbata al novio con una motosierra sólo para poder abandonar tu mesa.

-- Esta vez ganamos nosotros, García.

-- ¿Qué han ganado? Se llevan a un pelanas, como yo. Sólo sabe sacar nocilla de un bolso. Yo hago trucos más buenos. Ya verá. ¿Ve esta moneda?... ¿Tiene una moneda, por favor?

-- Ay, García, García. Qué poco sabe de geopolítica. Este país se va a la mierda y, en esos trances, es mejor tener a Dios contigo que no tenerlo.

-- Vamos, García, dile a Dios adiós con la manita.

Esa era, otra vez, Letizia, brrrrr, que cerró la ventanilla. Segundos después, el monovolumen se iba pitando a toda castaña. En la curva derrapó. Por lo que sea, alguien supo que conducía Felipe, por lo que 500.000 personas se pusieron a silbarle. Afortunadamente, un problema técnico evitó que los silbidos fueran retransmitidos por RTVE.

Me quedé muy traspuesto. Aquello era un fracaso personal. No había reconocido a Dios, y no había podido salvarle de caer en manos de los malos. Si me fuerzan, esa era mi única responsabilidad en esta historia. Levantarle 500.200 euros a la Gene por unas urnas manguis -a quién no le ha pasado- no tenía mérito alguno. Había fracasado. Sin paliativos. Esa era la palabra. No había otra. Decidí ir a ahogar mis penas a mi despacho.

Cuando llegué hubo una cosa que me llamó la atención. Las Chicas Bond no me saludaron en catalán. Una, de hecho, me respondió en inglés, como a un guiri, cuando hice mi comanda en perfecto catalán chungo de Barcelona: un Especial Budda King-Size. Cuando otra Chica Bond, en perfecto castellano de Valladolid, me trajo mi Especial Budda King-Size, resultó que era una tisana. Inquerida, me dijo que sólo servían tisanas, que aquello era un Club de Tisanas. No cabía la menor duda de que Felipe y Letizia le estaban pidiendo cosas a Pepé, y el bueno de Pepé, que no lo podía evitar, se las estaba dando todas.

Salí. Vi que habían cambiado la rotulación de las calles. La Diagonal ahora era la avenida Francisco Mandela y Bahamonte. La Gran Vía, la Avenida Héroes Centristas de la División Azul. El Paseo de Gràcia, la Calle del Constitucionalista Onésimo Redondo. Me paré en un banco. Revisé la prensa en el móvil. La ANC, que estaba preparando una mani para el 11S bajo el lema “Vistámonos de gilipollas para la Independencia”, seguía con el tema, pero ahora el lema era “Vistámonos de gilipollas por la Constitución”. EL grueso de la prensa catalana reproducía una polémica entre Puigdemont y Albiol sobre quién era más monárquico. Junqueras había batido el récord de emisión de Arribaespañas en un minuto. Satisfecho por su proeza, declaraba a un medio que “Lo hice porque era consciente de que Europa nos observaba”. Vi un titular extraño: “La CUP defiende la beatificación de Letizia”, que no iba acompañado de los usuales “a cambio de un referéndum”. También se reproducía un nuevo tuit de Rufián, que había alcanzado chorrocientosmil retuits, en el que se hacía eco de la figura de Felipe como un motor para la concordia. Me conecté a varios canales de televisión. En todos los programas chorras hablaban de Letizia como árbitro de la elegancia. Salía tanto eso de “árbitro de la elegancia” que no me sorprendió ya nada que, en un canal deportivo, informaran de que un árbitro se había puesto enfermo, pero que no se suspendió el partido porque lo arbitró Letizia.

Dormí de un tirón, desanimado y sin pasar previamente por la casilla Mercadona. A primera hora me sorprendió lo que vi. Se habían cambiado todos los rótulos de las calles. La Diagonal volvía a ser Carrer dels Màrtirs de la Lliga contra el Franquisme, y la Gran Vía volvía a ser el Carrer del Maquis Indepe contra el Franquisme. Me sorprendió, empero, que en la calle todo el mundo hablara catalán, hasta los Mossos. Y que en mitad de la Plaça Catalunya hubiera una estatua de Jordi Pujol empuñando un subfusil, bajo el título de “Jordi Pujol lluitant contra la Corrupció Espanyola”. Ojeé la prensa en mi telefonino. La Gene había declarado la independencia, que se haría efectiva después de un referéndum, dentro de 30 años. La Gene anunciaba, no obstante, que dentro de 5 o 6 ya tendría las urnas. Me hice una composición de lugar y telefoneé a Meritxell.

-- García. En efecto. Lo tenemos. Tenemos a Dios. Fue un golpe de audacia de Borinot. Se lo mango al CNI en un descuido.

-- ¿Qué piensa hacer?

-- Tenemos que devolverlo al Planeta Olimpo. Venga rápido. Le espero en la War-Room.

¿Cómo diablos sabía Meritxell lo del Planeta Olimpo si sólo lo sabía mi padre? 

(...)

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí