1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Gastrología

Menú turístico rico, rico

Con la llegada del sector económico del turismo, las ciudades son transformadas en parques de atracciones y hotelilandias, y la comida que se ofrece queda reducida a una caricatura obscena, plasticosa y falsa de lo que una vez fue autóctono y auténtico

Ramón J. Soria 29/08/2017

<p>Cartel con menú, en un bar de tapas de Barcelona.</p>

Cartel con menú, en un bar de tapas de Barcelona.

Flickr

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EEUU.

Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí

----------------------------------------------------------------------------------------------------- 

Selfie 1 “quiero más paella”.

Sí, lo confieso, bebo alcohol, como tocino con el cocido, soy turismófobo y no quiero redimirme. Afilo la palabra, puntualizo: tengo miedo al turismo. Porque una y otra vez voy comprobando que donde llega el sector económico del turismo la tierra queda arrasada, parcelada, tasada, alambrada, masificada, contaminada. Las ciudades transformadas en parques de atracciones y hotelilandias típicos, los habitantes convertidos en paisaje humano o decorado social para el imaginario idealizado del turista y la comida que se ofrece queda reducida a una caricatura obscena, plasticosa, tramposa y falsa de lo que una vez fue autóctono y auténtico.

¿Aún regala el gobierno al turista un millón u ochenta millones un ramo de rosas al pisar la escalerilla del avión y una estancia gratis en Torremolinos?, ¿sigue Manuel Fraga siendo ministro de Información y Turismo? ¿mantienen las suecas los fértiles sueños húmedos de los alfredoslandas shore? A veces me lo parece. Porque fueron los dineros que enviaban de vuelta los millones de emigrantes y las divisas golosas del turismo europeo sesentero lo que oxigenó lo podrida economía franquista y hoy me huele todo casi a lo mismo cuando leo y escucho las apasionadas defensas acríticas de las tristes emigraciones y las colitis turísticas. 

Releo ahora el viejo estudio: El Turista, Una nueva Teoría de la clase ociosa, de Dean MacCannell escrito en el 1976 cuando la sociología crítica del turismo era casi una curiosidad. El libro está muy centrado en lo que le estaba pasando entonces a París pero se acaba de publicar este año en España y sus conceptos siguen muy vivos: habla del turismo como “consumo de experiencias”, “autenticidad escenificada” “lujo popular” ¿les suena todo eso? Así que si ven un cartel que pone, en cualquier idioma, en cualquier lugar del mundo “menú turístico” salga corriendo, si va a un hotel y pone “cocina internacional”, lárguese también, donde vea una franquicia gastronómica huya, donde tengan la carta en su idioma y en otros cuatro o cinco, un camarero haga proselitismo a la puerta del local o vea a otros pardillos de su país comiendo uno de esos platos combinados que incluyen patatas fritas congeladas ponga pies en polvorosa. Y por supuesto corra como alma que lleva el diablo si en el menú o en el escaparate o en la carta del local hay fotografías a todo color de los guisotes, platillos o mixturas que allí puede comer. Suelen ser fotografías de banco de fotos, tal vez con los colores algo fluorescentes o quizá ya algo desvaídos por el solazo español.

Si ven un cartel que pone, en cualquier idioma, en cualquier lugar del mundo “menú turístico” salga corriendo, si va a un hotel y pone “cocina internacional”, lárguese también

Claro que si todo eso no le disgusta, adelante, incluso yo le recomendaría Benidorm que es el mejor modelo, el más sostenible, rentable, intenso y divertido pack sol y playa typical spanish. Lo digo en serio, verité. Hace ya mucho tiempo que el sociólogo experto en turismo Mario Gaviria nos demostró con números y datos que Benidorm rentabiliza al máximo el espacio, con un mínimo gasto de agua y recursos, un máximo de rentabilidad económica y un alto grado de satisfacción de sus consumidores con cuatro turnos de playa autogestionados y unos menús turísticos con precios sin competencia en todo el orbe. Yo lo sé. Ya lo decía Lope “quien lo probó lo sabe”.

Selfie 2 “El dato mágico”

Rebusco datos en el ministerio de la cosa fraguiana que ahora se llama, casi peor que entonces, Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital”. El año pasado nos vinieron a casa 75,3 millones de turistas, un incremento de 9,9% con respecto al año anterior y este año 2017 nos estamos acercando a los 83 millones. Al final de la década serán 100 millones. No se les escapa a las autoridades que la razón de este descorche es la tremebundia de lo ocurrido en el Magreb. Hace ya muchos años esta región era la seria competencia al turismo de “sol y playa” español junto a los paquetes caribeños todo incluido de la República Dominicana y México, pero esas burbujas las desinfló el islamismo radical y el pábulo exagerado que de ello hicieron muchos medios. Estima además el ministerio que estos turistas han gastado en nuestros hoteles, restaurantes, museos, tiendas de souvenirs y chiringuitos unos 77.000 millones  de euros  con un incremento del 8,3%. Eso da un gasto medio por turista de 1.023 euros,  un 3,75% más que el año pasado y un gasto medio diario de 138 euros, un 6,5% más que hace un año. Haciendo la sofisticada cuenta de la vieja económica y sabiendo que somos 46,56 millones de habitantes, podemos decir que el turismo nos deja anualmente a cada español y española 1.653,78 euros. ¡Además cada año nos deja más! ¿acaso no vale este pico de pasta el plato de lentejas de nuestra primogenitura, la aniquilación y alicatado hasta el techo de las playas, el divertido balconingdesnucante, las aceras vomitorio, los chunda-chunda hasta las tantas del apartamento turístico de enfrente, los paelladores en todas las aceras, los campos de golf regados con agua de Vichy Catalán, las novelas de Chirbes, las luchas de sombrillas a las siete de la mañana, la deliciosa sangría a precio de Moet, las aguas verdosas y fértiles de muchas calas, nuestra conversión de ciudadanos en decorado y extras sin sueldo de miles de selfies, ese monumento al futuro que admirarán con envidia los marcianos que es el hotel del Algarrobico! Somos el tercer país del mundo en número de turistas solo superados por EE.UU. y Francia y el primero en turistas por habitante. ¡despertad turismofóbicos, id al banco a pedir los 1.600 euros que os corresponden y no seáis aguafiestas! ¡además los datos indican que la cosa irá a mucho más. Los incrementos de visitantes e ingresos subirán año a año, las proyecciones estadísticas no mienten nunca!, ¡olvidaos de la burbuja del ladrillo pasada!, ¡no leáis a Chirbes que era un amargado!, ¡recordad el optimismo vociferante de Don Manuel Fraga inaugurando Paradores y saludando a la guiri un millón con un ramo de claveles reventones en ese Youtube patrio de entonces que era el Nodo! ¡Le debemos mucho al turismo! Más del 10,9% del PIB casi un 14% de los empleos, ¡ah! ¿qué usted no recibe esos 1.600 euros anuales de renta vitalicia por la pequeña molestia? ¿Qué esa pasta se reconcentra en muy pocas manos? ¡cómo todo!, ¡pero de qué se queja si le da un buen trabajo temporal de camarero, mucama, limpiador, DJ, socorrista, animador, cocinero, recepcionista, guía, vigilante… a 700 euros/mes por 12 horas de trabajo… ¡no todos podemos ser astronautas! ¡haber estudiado! ¡ah que tiene dos master! ¡pues lárguese fuera y déjenos a nosotros con nuestra rentable industria de sol y playa!, ¡16.961.140 ingleses, 10.767.308 franceses, 10.734.120 alemanes y otros millones, por orden de importancia turística, millones de italianos, holandeses, belgas, estadounidenses, portugueses, irlandeses y rusos no pueden equivocarse!  Claro que ese mismo turista cuando va a Alemania o al Reino Unido se deja más de 2.000 euros, debe ser que las frankfurt y el fish & chips son carísimos. Pero me estoy saliendo del tema. Estábamos para destripar el “menú turístico”. Veamos otro dato: si el gasto medio diario del turista en España es de 138 euros (+6,5% en comparación con el año pasado) y el precio medio por habitación de hotel es de 100 euros le van a quedar 38 al visitante para pagar la entrada del museo, una excursión, un billete de bus, comprarse una granizada y… para un menú turístico en la comida y otro en la cena ¡No pretenderá encima que con esos 10 euros la paella sea de verdad!

Claro que ese mismo turista cuando va a Alemania o al Reino Unido se deja más de 2.000 euros, debe ser que las frankfurt y el fish & chips son carísimos

Selfie 3: “la vieja de la fabada Litoral”

Sí, lo han descubierto, la vieja era su abuela, o la mía o la de Moderna de Pueblo, disfrazada de aldeana de postal, lista como ella sola, que ha montado una casa rural porque el secano ya no da para más y ha pillado unas subvenciones del 80% de la Junta para reformar el secadero y ¿para qué va a molestarse en hacer guisotes de pueblo de verdad si el turista urbanícola no sabe ni quiere saber y les parecen muy ricas las alubias de Litoral? La caricatura existe, también la verdad alternativa de miles de hoteles rurales que prometen silencio, trinos, paz y buenos alimentos con una dosis de autenticidad, jacuzzi en el cuarto de baño y un menú de actividades de turismo aventura que va del rafting al curso de posición de loto, del birdwatching al overlanding en todo terreno, del ordeño manual al parapente. Proponer actividades es fundamental porque el turista urbano no sabe estarse quieto y no hacer nada, necesita que su cuerpo y su mente, entrenadas durante décadas en la prisa y laborismo, este activo, verlo todo, hacerlo todo, fotografiarlo todo para colgar las fotos en las redes sociales porque si no siente que está “perdiendo el tiempo”, ¡al campo no se va a leer o a mirar amapolas!. Luego uno vuelve a la ciudad la mar de oxigenado y con un queso, una mermelada o una ristra de tasajos de souvenir aborigen. La caricatura existe, también los sesudos estudios que han vendido que la olvidada, despoblada y agraria España rural solo se salva reconvirtiendo parte de ese abandono en exotismo o sus campos, casas, bosques, perdidos y labrantíos en paisajes de postal y foto selfie que no debe ser estropeada por una mujeruca que se cabrea cuando hemos dejado abierta la portilla por donde se le han escapado las vacas, o por la misma portilla, hecha con un viejo somier oxidado y que nos parece horrible, poco bucólica, poco auténtica. Creemos que la gente de pueblo no tiene gusto y lo que pasa es que no entendemos que ese uso podría ser tomado como un perfecto ejemplo de reciclaje y reutilización de verdad. Los ayuntamientos de la España rural se han creído la copla de que sólo el turismo puede salvar la aldea y se desviven por atraer a esos pocos o muchos turismos porque como alcalde vuestro que soy, os debo una explicación, y esa explicación que os debo, os la voy a pagar”. Así pueblos con instalaciones para una población de 1.000 habitantes aloja y entretiene en agosto y algún puente a 15.000 y más personas con los consiguientes problemas con el agua para beber, la depuradora, el aparcamiento, los accesos, la seguridad, la limpieza… Es muy frecuente ver, por ejemplo, cómo se cierran de forma artificial el arroyo, garganta o río del pueblo y hasta se hace en la ribera un remedo de miniplaya para que los turistas puedan bañarse, llevar sus neveritas portátiles para hacerse un cubata, tirar sus colillitas o las mondas de sandía a la maleza que “total, es orgánico y luego en invierno se lo lleva todo el agua con la crecida, ¿no?”  y poner un poco de chundachunda en el móvil “para tener ambiente”. No pocos pueblos incluso han permitido instalar un chiringuito junto al charco para que el turista chiringuetee sus sardinas y sus cañas y no eche de menos nada de pack sol y playa costero. Sobra decir que el citado río queda hecho una mierda, el agua se suele poner verde a los pocos días y que la riqueza y el progreso que deja en el pueblo ese turismo rural sólo toca a unos pocos afortunados, sobre todo al supermercado y a los cuatro bares. Al resto de habitantes, como a la señora ganadera de las vacas famosas, solo le toca la pedrea y las molestias. La caricatura existe pero la España agraria no se rescata fomentando el Airbnb rural, el hotelito agrario con encanto, la playa fluvial o Rajoy haciendo runningcon dificultad manifiesta por una cañada real.

 Selfie 4. “La calidad”

Imprescindible citar aquí al experto, para que la cosa no quede opinática. Echo mano de Manuel Manquiña, alias Pazos en Airbag, cráneo privilegiado: “El conceto es el conceto. Y vamos a llevarnos bien, porque si no van a haber hondonadas de hostias aquí y el manido concepto es “turismo de calidad” que es el eufemismo para decir que quiero sólo a un turista rico, ese que gasta mucho, no de la especie “campista autosuficiensis” ni mucho menos de la variedad “turista hooligan magalufensis” que se alimenta de paella de garrafa, anticongelante alcohólico y hamburguesas de color rosa. El turismo de calidad es el turismo de élite, que deja muchas divisas, aspira a comer caro sin revisar la cuenta, a alojarse en hoteles de cinco estrellas y embellecer las costas con yates, villas con vistas al campo de golf y playas semiprivadas con superchiringo chic. Un turismo que también sabemos que lo arrasa y prostituye todo, agota el agua potable, ocupa espacios públicos naturales protegidos, corrompe y urbaniza a lo bestia ¿Recuerdan la Marbella de Jesús Gil y las docenas de imitadores que luego surgieron? ¿Turismo de Visa oro?

Pero miren por donde voy a hacer ahora apología del turismo que quiero que venga a mi país. Soy turismófobo, sí, pero tampoco tanto: El turista respetuoso, curioso, sin prejuicios, atento a lo que tenemos de distinto, que busca descansar sin romper, ensuciar o cambiar y respeta sobre todo al ciudadano de aquí intentando no molestarle ni cambiar su vida. El turista que no quiere ser multitud ni colapsar la belleza del lugar, que hará sus fotos con discreción, que sabe que va a gastar dinero y que lo bueno tiene su precio, que no hay gangas en el paraíso y que tiene siempre muy en cuenta que en esos paraísos vive gente que a veces se gana la vida de forma complicada y el servicio al turista hay que pagarlo bien y no equilibrar un mal sueldo con una buena propina. Ese turista quiero.

El turista de recursos limitados, y hasta limitadísimos, que intentará no gastar un duro en el viaje, que camina, coge autobuses, hace dedo, no tiene prisa, ese que apenas consumirá un bocadillo de mortadela, una botella de agua y suele ir anotándolo todo en un mugriento cuaderno de notas, ese no aparecerá ni en las estadísticas del Ministerio porque sus pernoctaciones serán en casa de amigos, conocidos, saludados, desconocidos. El turista trotamundos que sin embargo es un viajero ilustrado y quien sabe si dentro de algunos años, como hizo Patrick Leigh Fermor o Bruce Chatwin cuando eran zarrapastrosos viajeros, nos cuentan en un libro brillante lo que vio y cómo éramos y cómo le tratamos. Ese turista quiero.

El turista rico y hasta riquísimo que no quiere, sin embargo, que le cambien el paisaje a su gusto, ni que ese rincón de España sea similar a Las Vegas, Calivigny, Los Hamptons, Saint Tropez o Portofino. El que pasa desapercibido y no necesita el ronroneo de ningún Maserati para pasear, ni piscina de horizonte infinito, ni sombrillas diseñadas por Miyake y que se va a comer una paella a la Barraca de Toni Montoliú sin colarse en su lista de espera diciendo su nombre.

También quiero al turista que lleva de la mano a  su hijo o su hija para enseñarle el mundo, que patea las ciudades famosas y las menos famosas, el que se gasta parte de sus ahorros en viajar lejos o muy cerca porque cree que la sabiduría, la cultura y el ser mejor persona se aprende conociendo a los otros, entendiendo lo que nos hace distintos, leyendo mucho sobre el lugar, saliéndose de las rutas de las guías, sin prisas y teniendo tiempo por delante. El que quiere aprender a cocinar lo que comió acá o allá y le gustó tanto, el que no quiere que le pongan un brazalete de colores de “todo incluído”, el que pasea por las Ramblas, por cualquiera de las ramblas del mundo y mira fascinado, sonríe, es amable y  nunca tiene miedo.

Estos para mi son los turistas “de calidad” que quiero. Para los demás, turismofóbico a tope.

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EEUU.

Si quieres ayudarnos a financiarla,

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ramón J. Soria

Sociólogo y antropólogo experto en alimentación; sobre todo, curioso, nómada y escritor de novelas. Busquen “los dientes del corazón” y muerdan.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Juan 2.0

    Es verdad. El turista bueno no consume recursos hídricos y como va con su hija de la mano sólo come bocatas de mortadela y no colapsa restaurantes. Además llega a los sitios andando y no usa el coche. Y prefiere ver una bella fachada de arquitectura popular en lugar de hacer algo tan chusco como ir a la playa. Además el autor del artículo se pondrá en la frontera o en el límite del partido judicial e irá seleccionando a los buenos y a los malos. ¿Dónde habéis dejado las firmas rigurosas?

    Hace 4 años 3 meses

  2. Buzz

    Aplaudo este artículo =) Yo también quiero este turismo "de calidad", y quiero que lo exijamos porque nos lo merecemos. Y nos merecemos que los que siempre han ganado y ganan más sigan ganando más pero no tanto, y con ese no tanto no paguen sueldos y nos den unas condiciones de vida razonables. ¿Es mucho pedir?

    Hace 4 años 3 meses

  3. Engegna

    Este artículo condensa en unos pocos párrafos todo lo que se puede decir sobre el turismo hoy. Bravo.

    Hace 4 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí