1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

Sobre Juana Rivas, por alusiones

Replica al artículo 'Tres notas sobre el caso Juana Rivas', del Catedrático de Filosofía del Derecho y Filosofía política Javier de Lucas, publicado en Infolibre el 24 de agosto

Cristina Fallarás 28/08/2017

<p>Justicia</p>

Justicia

Pedripol

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

 

El pasado 24 de agosto, el Catedrático de Filosofía del Derecho y Filosofía política Javier de Lucas mencionaba una “conversación” mantenida conmigo en tuiter sobre el caso de Juana Rivas. Más que responderle –su opinión y magisterio no llaman a respuesta, sino a agradecimiento por su deferencia–, paso a basarme en su texto como una forma de exponer otro punto de vista sobre el caso de Juana Rivas.

Se puede leer AQUÍ su artículo completo. Y AQUÍ mi reportaje al que hace referencia. A continuación, cabalgo sobre su texto, en orden, para responder a las ideas que expone.

1. “Ha alcanzado a mi juicio tal ruido mediático, que resulta difícil poner orden en lo que es, debe ser, un asunto de derechos y de Derecho”.

De esta frase, así como de muchas de las consideraciones oídas estos días, se desprende que el “ruido mediático” es negativo. Puede haber resultado negativo para la propia Juana Rivas, mas no para el resto de la sociedad. El comportamiento de la madre de Maracena y su presencia en los medios de comunicación ha convertido un caso que no es único en un debate social. Sin ir más lejos, sin su “ruido mediático”, ni el catedrático De Lucas habría escrito su artículo, ni yo estaría respondiéndole ni usted leyéndolo.

Lamentablemente, la imagen de Juana Rivas se ha hecho popular, como su dolor. Las redes se han llenado de agresiones en las que se mofan de sus lágrimas. Pues bien: Así se llora. En público o en privado.

2. “En una discusión pública con mi respetada amiga Cristina Fallarás, me echaba en cara que cuando sostengo que la prioridad en este caso no son los intereses de Juana Rivas (ni siquiera como víctima de violencia de género, sino los de sus hijos), no sé lo que siente una madre (lo que es verdad), ni tengo la experiencia de las mujeres en su lucha contra la subordiscriminación”

Pese a que ese era, efectivamente el fondo de mis respuestas al profesor, no fue ese exactamente el enunciado. De hecho, la pregunta fue más directa: Si la madre de sus hijos fuera una maltratadora, estuviera condenada en su momento como tal y denunciada ahora por lo mismo, ¿le entregaría usted a los hijos por mandato de un juez?

De Lucas no sabe lo que haría porque no se ha visto en la necesidad de pararse a pensarlo. Y esto es así porque son poquísimas las denuncias de padres a madres por malos tratos

Su respuesta, como es normal, fue “Reconozco que no sé lo que haría. Sí sé lo que debería hacer: no jugar con su interés”. Pero no era la mía una pregunta trampa, sino la evidencia de que la experiencia común y pública del maltrato coloca a menudo a las mujeres en dilemas a los que no se suelen enfrentar los hombres. De Lucas no sabe lo que haría porque no se ha visto en la necesidad de pararse a pensarlo. Y esto es así porque son poquísimas las denuncias de padres a madres por malos tratos. Los casos en los que una madre debe entregar los hijos al maltratador o compartir con él la custodia están a la orden del día, y no somos pocas las mujeres que, en un momento u otro, nos hemos parado a preguntarnos, ante una información semejante, o ante el informe de turno del Instituto de la Mujer o del CGPJ, qué haríamos nosotras en ese caso. Es decir, en el caso de las mujeres, existe una experiencia colectiva de la violencia, que es la que da como fruto, entre otras cosas, la necesidad de una Ley Integral contra la Violencia de Género.

3. “También me recordaba Cristina Fallarás el déficit jurídico de las resoluciones españolas desfavorables a la Sra Rivas: el primero, no tener en cuenta que la otra parte en el litigio, su exmarido, tiene condena por mal trato; el segundo, la lentitud en la traducción y comunicación de esa condena a la jurisdicción italiana”

Efectivamente, el eje de mi reportaje era doble e incontestable. Por un lado, no se tiene en cuenta que el padre de los niños fue condenado por maltrato una vez, y lleva ahora más de un año denunciado por lo mismo. La magistrada del Juzgado de Primera Instancia número 3 de Granada, María del Carmen Siles, admite el maltrato, y sin embargo ordena a la madre entregar los hijos a su padre. Por otro lado, Juana Rivas denuncia al padre por maltrato el 20 de julio de 2016, y la magistrada del Juzgado de Violencia contra la Mujer número 2 de Granada, Aurora Angulo González de Lara, aludió a la “falta de jurisdicción” para desviar el caso a Italia. Sin embargo, no lo hizo hasta el pasado 10 de agosto de 2017. Cabe además preguntarse hasta qué punto el “ruido mediático” ha sido el responsable de que por fin, más de un año después, se decida a actuar.

4. “La cuestión jurídica prioritaria en este caso es el interés de los menores, los dos hijos de la Sra Rivas y el Sr Arcuri. Y a propósito de ello, cuando hay conflicto, no veo solución menos mala que entregar esa decisión a los tribunales. ¿Que se pueden equivocar? Sí, como en cualquier otro contencioso jurídico”

En primer lugar, en mi opinión, el hecho de que en casos como este los tribunales se puedan equivocar “como en cualquier otro contencioso jurídico” resulta de suma gravedad. Precisamente porque están en juego la integridad y la seguridad de dos menores. Así pues, no es comparable a cualquier delito relacionado con la propiedad, con la corrupción, con la salud pública, con… Pero es que, además, tal afirmación sitúa a ambos progenitores en el mismo nivel.

¿Es legítimo/justo poner a la misma altura a un padre condenado por maltrato y a una madre que trata de impedir que sus hijos vivan con él?

Y en este punto, vuelvo al asunto expuesto anteriormente, en mi segunda consideración. Si bien es cierto que Juana Rivas, como se ha repetido hasta la saciedad, “ha estado mal asesorada”, ¿es legítimo/justo poner a la misma altura a un padre condenado por maltrato y a una madre que trata de impedir que sus hijos vivan con él? ¿Quién actúa en este caso en interés del menor, el padre o la madre? ¿Actúan igual el padre que maltrata y la madre que protege?

En el mismo párrafo, Javier de Lucas insiste en que “la cuestión decisiva aquí (…) no es la de víctima de violencia de género que concurre en la Sra Rivas, sino el interés de los dos menores. Como hay conflicto a ese respecto entre la Sra Rivas y su exmarido (condenado ciertamente por maltrato, lo que un juez debe tener en cuenta, sí o sí), no veo otra que confiar en que un tribunal decida cómo tutelar mejor el interés de los dos hijos”. Si se tiene en cuenta que, como dicta la legislación española, los hijos de una mujer víctima de violencia de género son inmediatamente ellos víctimas de violencia de género, ¿no sería razonable considerar a los tres, en este caso, víctimas del mismo delito?

Y es más, visto el fallo que obliga a Juana a entregar a los hijos al maltratador –o sea, que no ha tenido en cuenta aquello que debía “sí o sí”–, ¿no debería llevarnos a replantear todo ese argumento? ¿De verdad consideramos, a la vista de los hechos, que lo mejor es “confiar en que un tribunal decida cómo tutelar mejor el interés de los dos hijos”?

5. “El segundo error, en mi opinión, es la hoy cada vez más frecuente apelación a la desobediencia frente a la injusticia. A la desobediencia, así, sin más.”

Solo una pregunta: ¿Frente a la injusticia, debería ser, pues, la obediencia nuestra respuesta?

Cabe recordar, al margen, que ningún cambio se ha producido sin desobediencia o protesta. Ninguno de los derechos que hoy disfrutamos nos han sido regalados. Y muchos nacieron gracias a individuas e individuos que decidieron desobedecer.

6. Alegan quienes así lo sostienen que es evidente que la tutela de los niños en caso de mujeres víctimas de mal trato no está suficientemente garantizada por el marco legal vigente. Pues bien, refórmese. Pero, a mi juicio, eso no autoriza a la Sra Rivas ni a nadie a saltarse según le parezca oportuno las decisiones de los tribunales, ni justifica sin más que el interés de los menores esté mejor garantizado manteniéndolos bajo su tutela en condición de clandestinidad.

Para empezar, por supuesto que el interés de los menores no está mejor garantizado en clandestinidad. Pero ahí nos olvidamos de que la madre en ningún momento decidió motu proprio pasar a la clandestinidad, como si fuera un modo de vida adecuado para sus hijos, del tipo “oh, qué bien, ¿dónde vivimos, en el campo o en la clandestinidad?”. Rivas opta por esconderse como resultado de la orden judicial que le obliga a entregar a sus hijos al padre maltratador.

Puntualización aparte, si de verdad consideramos la realidad, o siquiera la posibilidad, de que “la tutela de los niños en caso de mujeres víctimas de mal trato no está suficientemente garantizada por el marco legal vigente”, no cabe la respuesta “Pues bien, refórmese”. No cabe porque entre el momento en que detectamos esa falla y el momento en el que se reforma efectivamente, existe un lapso de tiempo, me temo que largo, en el que miles de mujeres quedan desamparadas.

Lo dicho me lleva a rechazar una afirmación del catedrático De Lucas, que también he oído repetir estos días: “Mientras no inventemos una solución menos mala, hay que atenerse a la que tenemos”. Quizás es válida para juristas y teóricos, pero pongo muy en duda que lo sea para una madre en la situación de Rivas. El debate que ha suscitado el “ruido mediático” de Juana Rivas ha puesto de manifiesto, precisamente, que la solución es mala, y que a la espera de esa “solución menos mala”, se deben tomar al menos medidas provisionales que eviten poner en riesgo a las víctimas, especialmente si estas son menores.

Y 7. “Una víctima de violencia de género debe ser ayudada y tiene todo el derecho a ello, a que se tenga en cuenta su condición, pero no por ello lleva razón en todo lo que haga”

Por supuesto que una víctima de violencia de género no lleva razón en todo lo que haga, faltaría más. Nadie en el caso de Juana Rivas afirma eso. Sólo se está considerando el hecho de que, a causa de una orden judicial que ella considera pone en peligro a sus hijos, decidió desobedecer y esconderse.

En fin

La conclusión de este desgraciado caso es que una jueza ha dado la tutela de los menores a un padre condenado por maltrato. Y que la Fiscalía, lejos de recurrir dicha medida, ha recurrido aquella que deja en libertad a la madre.

Más allá de todo lo expuesto, y dado que este es un artículo de opinión, me permito la siguiente pregunta: ¿Qué sociedad hemos construido que cree que una madre entregará, y cree que debe hacerlo, sus hijos a un padre maltratador sin tratar al menos de desobedecer la orden? ¿En qué sociedad cabe que la Justicia apoye al agresor y le entregue a los hijos? ¿En qué Justicia, si esta considera igual de culpable al padre que maltrata y a la madre que trata de proteger?

En cualquier caso, agradezco a Javier de Lucas que me ayude a expresar lo que pienso.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

37 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Carney

    Me disculpo sinceramente por publicar esto aquí, pero solo tengo que expresar mi mayor gratitud a Carney por ayudarme a atrapar a mi novia infiel ... Estuve en el ejército y estuve en despliegue por solo unos meses y cuando volví, su comportamiento cambió y sospechaba que estaba teniendo una aventura con un chico ... Vi en Internet cómo Carney ayudó a una dama a atrapar a su marido infiel, luego le envié un mensaje por Whatsapp ... Le tomó pocas horas enviarme los chats eliminados de mi novia y fotos y llamadas de los últimos 6 meses ... Me alegra que me haya enterado porque me iba a casar con ella ... El número de Whatsapp de Carney es +1 410-553-5852 ... envíale un mensaje si sospechas que tu amante te está engañando gracias por leer mi comentario ... buena suerte :)

    Hace 3 años 1 mes

  2. juan

    Lo explicó muy bien Elisa Beni, que también es feminista, se ha tomado este caso para defender reformas y este caso no es nada adecuado, todo muy cogido con pinzas y sobretodo el regreso de Juana con su ex y haberle dejado el niño un período sin ella después de la sentencia merman la fuerza de que realmente sea un peligro.

    Hace 3 años 7 meses

  3. josep turu

    1- en cuanto a los infinitos "beneficios" del ruido mediático que defiende la articulista: parece que los tertulianos de antena 3 o de tele 5 o de la pública le gustan: claro que obvía que estos tipos sólo buscan audiencia. Y en este caso han convertido -más- en heroina a una pobre señora que ha terminado enajenada -solo hace falta verla saliendo hisuta de los juzgados- y convertida en objeto mediatico (un gran objeto que la aplasta en su enajenación) 2- hombre, vale: ante la injusticia hay que revelarse, claro. Pero mantener por sistema que los Jueces -españoles e italianos, varios- los informes de servicios sociales y sus trabajadores, etc se equivocan siempre que nos pasa por la tertulia o nos fastidian un mito, nos retrotrae e épocas preconstitucionales, a tribunales medievales o al directo linchamiento de quien nos de la gana aunque los tribunales le den la razón. 3- los tratados internacionales sobre el secuestro de niños -especialmente el de la Haya- deben cumplirse y respetarse -sobre todo respetarse, tratarlos con extremo cuidado, que ya están sobrados de enemigos antidemocráticos. ¿Piensa la articulista que acá todos son malos y tontos? ¿con tanto jurista y profesional social como ha intervenido en este caso? En fin. 4- Juana ha sido objeto de mal trato: hace años el de su marido-que ya pagó por ello: oiga, algunos creemos que hay que defender el papel de la justicia en la reinserción del delincuente- Ahora, el maltrato ha provenido de su abogada, las asociaciones feministas y la prensa que sólo defienden sus intereses despreciando los de la misma Juana, a quien han convertido en mero objeto mediático, una parodia de sí misma y terminará siendo un juguete roto (lo que les importa a todos ellos un carajo). 5- los niños han vivido años con su padre sin sufrir mal trato alguno según los distintos servicios jurídicos ¿eso no cuenta? 6- los niños están viviendo una situación magnificada realmente traumatizante siendo ellos y sumadre centro de atencion y participando en fugas varias en medio de un tremendo ruido mediático y la consiguiente tensión (cuya sombra se alargará en sus vidas mucho después de que dejen de ser de interés de los mass media televisivos y otros y de las asociaciones puras y santas diversas que intervienen ahora con tanto énfasis en sus vidas. hay más pero con esto vale.

    Hace 3 años 7 meses

  4. cocose

    Estimada Cristina Fallarás: Gracias por tus palabras cargadas de futuro, un futuro que sueño que sea mejor para nuestra hija de dieciséis años. Espero y deseo que germinen en la conciencia colectiva y permitan ampliar el espacio de la iguladad de género en todos los ámbitos de nuestra sociedad, incluyendo al encorsetado campo judicial. El caso de Juana Rivas y muchos otros más, me hace pensar en la necesidad de una Constituyente para contruir un nuevo marco jurídico y de convivencia acorde a las actuales y futuras contingencias sociales y personales de la ciudadanía.

    Hace 3 años 7 meses

  5. Ninguno

    Qué falta de objetividad la suya con semejante artículo. No creen que el caso es lo mismo suficientemente complejo y poco claro como para no acusar al todo mundo de un megacomplot machista?

    Hace 3 años 7 meses

  6. Juan López

    Está claro que la decisión de la jueza ha escocido y mucho a las feminazis. El problema es que, a pesar de haber perdido este caso, ahora no van a parar hasta hacer que el gobierno del pusilánime Rajao modifique la ya nefasta LIVG a su antojo. Y posiblemente lo consigan, porque los partidos, desde el PP a Podemos, ya han demostrado que cuando las feminazis les marcan un reto, todos quieren ser los primeros en llegar al objetivo. Pero lo hacen, porque saben que eso les da votos. No sé de quién, realmente, porque yo no puedo entender que un HOMBRE pueda votar a partidos que promueven su discriminación, sería algo tan absurdo como un judío alemán votando a Hitler en 1933. Sólo hay una solución: votar a partidos que estén en contra de la ideología de género-feminazi, y que yo sepa, sólo hay 3: VOX, Democracia Nacional y UPyD

    Hace 3 años 7 meses

  7. Pablo Brea

    Sin conocer ni a uno ni a otra,dejo mi punto de vista. Cuando se rompe el matrimonio,bien es sabido que las mujeres (al menos en este país) tienen en un 99% de los casos las de ganar.Como bien dice el dicho,en el amor y en la guerra todo vale,y es aquí donde la mujer aprovecha toda la maquinaria profeminista o profeminazi para emplear todos los recursos legales e ilegales (falsas acusaciones) asesorados por feminazis para atacar al hombre (prejuzgado por el simple hecho de ser hombre) con mentiras para que la maquinaria feminazi del Estado Español caiga con toda contundencia sobre él. Aquí,le ha salido rana. Mi pregunta es,¿si un hombre hubiese cometido los mismos delitos que Juana Rivas (sustación de menores y desobediencia a la autoridad)estaría en libertad provisional y se iría de rositas como parece que se va a ir esta señora y sus asesoras feminazis?. Si quieren igualdad,los hombres también queremos lo mismo: IGUALDAD ... lo que no sirve es decantarse previamente en favor de la mujer por el simple hecho de ser mujer. Sobre las acusaciones de maltrato y de abusos a menores ... me da la impresión que no es más que una acusación falsa,maniobra de las asesoras feminazis jugando sucio para intentar ganar la batalla. Espero se cumpla la Ley y caiga todo el peso de la misma sobre esta señora y sus asesoras feminazis. IGUALDAD ES IGUALDAD.

    Hace 3 años 7 meses

  8. Storia della colonna infame

    Tengo la sensación de que como alguien sepa o pueda mover el árbol jurídico en un conflicto de este tipo en otro país, una condena LIVG española va a tener el mismo valor para estimar custodias que una por adulterio en Afganistán o por ateísmo en Arabia Saudi: presiones para declararte culpable, misma actuación distinta pena, delito de autor...

    Hace 3 años 7 meses

  9. JULIO BLANCO ESCOBAR

    ESTA PERIODISTA TIENE MUCHO DE FEMINAZI. PARECE MENTIRA QUE LE ADMITAN SUS PARCIALÍSIMOS ESCRITOS EN UN MEDIO TAN OBJETIVO COMO PÚBLICO.

    Hace 3 años 7 meses

  10. Rafael Pla López

    Me resulta extraña alguna argumentación de Javier de Lucas, teniendo en cuenta que él mismo ha apoyado la desobediencia civil frente al servicio militar (por cierto, en una causa en la que yo estaba procesado como inductor). No parece razonable pensar que la desobediencia frente a la violencia de género y sus consecuencias tenga menor fundamento que la desobediencia frente al servicio militar

    Hace 3 años 7 meses

  11. Marina

    Estoy totalmente de acuerdo con Cristina...El asunto es muy delicado, maltrato, mujeres, menores y la (in)justicia tratando con estos ingredientes. En cualquier caso, aplaudo la decisión de Juana Rivas y agradezco que haya abierto el debate público sobre esta materia.

    Hace 3 años 7 meses

  12. Pedro Gómez

    Para Jorge Fernández: las comillas se usan para hacer una cita literal, y aquí nadie ha hablado de "un modesto maltratador", así que o bien no sabes usar las comillas o bien sí sabes y mientes deliberadamente. Alguien manda callar la boca a un periodista y puede hacerlo, sí, lo que estaría mal es que intentara hacerle callar, pero decírselo puede, ni que los periodistas fuesen dioses, o siquiera figuras de autoridad. Que Juana Rivas se fuera de ligue sí está muy mal, al menos cuando estás casada. Y la batalla judicial debía haber seguido en Italia porque fue allí donde supuestamente ocurrieron los hechos denunciados. Total, que de veintipico comentarios te limitas a cuatro, en los cuales o tergiversas o no tienes razón, y de los veinte restantes no dices nada, pero aun así extrapolas y generalizas todo.

    Hace 3 años 7 meses

  13. paco

    Respecto al último párrafo, leo: padre maltratador, agresor, padre que maltrata. Sinceramente a mi me viene a la cabeza poco menos que un asesino en potencia cuando ya todos sabemos que nada más lejos de la realidad. Con las palabras damos significado a las cosas, pero muchas veces abusamos del lenguaje de tal manera que pierden su significado real e inducimos a error.

    Hace 3 años 7 meses

  14. Iñaki

    Tiene su aquel contemplar a tanto macho alfa reclamar un trato no discriminatorio, cuando entre sus hábitos está discriminar y someter incluso a los que le disputan su poder... Son innumerables las ocasiones en las que estos sujetos como estos que se atreven a criminalizar al feminismo, han utilizado y siguen utilizando todos los recursos de los que disponen (leyes a medida incluidas), para laminar la presunción de inocencia de personas y colectivos que cuestionaban y cuestionan su legitimidad y/o poder. Así que sí, como hombre afirmo, bienvenido el feminismo y todas las Juana Rivas del mundo. Aunque pueda discrepar con ellas.

    Hace 3 años 7 meses

  15. Pedro

    La triste realidad, es que en Espana se ha permitido que una senora SECUESTRE a sus hijos, se los lleve lejos de su padre con MENTIRAS y derrepenre denuncie de que es maltratada... Pero vamos a ver senora, si su marido tan malo malo malisimo es, porque volvio con el despues de la primera denuncia ? Porque tuvo otro hijo? Aqui lo que pasa es que esta senora (como en muchos casos pasa lamentablemente en Espana) es una jeta, que seguramente lo que pretenda es robar al pobre Francesco (aparte de no dejar ver a sus hijos) y pedirle una buena paga. Juana rivas no esta en mi casa y como la vea, llamare a la policia por asalto a la propiedad privada

    Hace 3 años 7 meses

  16. ghkghk

    En el momento que le llamáis maltratador aún a sabiendas que no lo es, perdéis la poca razón que pudierais tener. Sujetar por la muñeca no es maltratar. Y si sí lo es para la LIVG que tanto os gusta, ese mismo ordenamiento que tanto os gusta cuando encarcela a quien llama boba a su mujer, es el que da la custodia a un "maltratador" frente a una secuestradora. Así que respetadlo y lo lo utilicéis como argumento sólo cuando os conviene.

    Hace 3 años 7 meses

  17. Juan Jose Moreno Mejia

    Cristina eres una escritora fabulosa, muy inteligentes puntos de vista. Me encantan tus comentarios de televisión y tus escritos. Sigue escribiendo y ojalá un día nos publiques un libro.

    Hace 3 años 7 meses

  18. mentealmente

    Opinar es gratis. Siempre y cuando sea a favor del stablishment, si no...

    Hace 3 años 7 meses

  19. Persona Humana sin importar el género

    Aquí sólo importa la madre, al padre que le den, que más da si es un hombre, no tiene derechos aquí en España en este tipo de casos, es un paria. Viva la igualdad entre personas humanas sin importar su género!! Tú di que sí Cristina y demás Juanas por el mundo, en Italia por si acaso no le denuncia, ya que allí seguramente no se trate al hombre como culpable desde el minuto 1 y exista la presunción de inocencia hasta que se demuestre lo contrario.

    Hace 3 años 7 meses

  20. Jorge Fernández

    Pero, ¿quién hace estos comentarios? ¿Estos son los lectores de un medio serio? Un tipo que le indica a la periodista que se "calle la boca"; otro que dice que el marido de Juana Rivas es solo un "modesto maltratador", o sea, que no es para tanto; otro iluminado que añade que Juana Rivas se fue de ligue, lo que por lo visto está muy mal; y un último que indica que simplemente la batalla judicial se traslada a Italia, y menos mal que no se trata de Turquía, por decir algo.Parece, desde luego, que todos son hombres, por las firmas y por el tono que oscila entre la inmadurez y la grosería. Yo también lo soy y me da vergüenza leer estas cosas.

    Hace 3 años 7 meses

  21. Pedro Gómez

    No, la conclusión no es la que das: la conclusión es que muchas seguís mintiendo al decir que el padre fue condenado por maltrato, cuando sabéis que no lo fue. Que lo que hizo estuviese mal es una cosa, que eso legalmente y jurídicamente sea maltrato, es otra. Y mentís a sabiendas. La conclusión es que quienes obráis así no tenéis credibilidad. Pero no pasa nada, porque ya lo arregláis con lo de que la desobediencia es guay cuando no os gusta la justicia. La desobediencia y la mentira, por lo visto.

    Hace 3 años 7 meses

  22. jose

    Francesco no es un maltratador, su condena fue por agresiones mutuas sin lesiones y no consta como violencia de género por lo que el calificativo improvisado de maltratador no se ajusta a este supuesto. Por otra parte aunque hubiera sido condenado como maltratador ya cumplió condena, diez años después ya no sería maltratador aunque lo hubiera sido, legalmente ya no lo es, no hay condena perpetua en España, ni en ningun país civilizado, y por último recordar que si hace diez años no se consideró ningún peligro para los niños no lo va a ser diez años después. Lo que si es un peligro para los niños es la Juani y sus asesoras que han demostrado a todo el país de como se pueden utilizar a los menores para fines propagandísticos feministas sin importar lo mas mínimo lo que les pueda ocurrir, defendiendo incluso que sean fruto de un secuestro y que le sirva al feminismo de rehenes para pedir sus condiciones como la mafia y demás asociaciones criminales.

    Hace 3 años 7 meses

  23. Nacho

    Cuando tienes un cauce legal para defender tus derechos, no puedes recurrir a un cauce ilegal y después quejarte de que los tribunales no te dan la razón. Juana Rivas tenía que haber disputado la custodia en los tribunales italianos, porque la familia residía en Italia. En vez de eso, decidió intentar cambiar ilegalmente el país de residencia de los niños. A partir de ahí, lo ocurrido es culpa suya. Aquí no falló el sistema.

    Hace 3 años 7 meses

  24. illetrat

    No llora Cristina, yo no le he visto ninguna lagrima en todas sus apariciones estelares televisivas. Madre mia que nivel.

    Hace 3 años 7 meses

  25. Edu0311

    ¿por que volvió con él después de la sentencia de 2009? Si le iba tan mal ¿por que decidió tener otro hijo con su maltratador? NO lo entiendo, la primera vez que te pongan la mano encima tiene que ser la última.

    Hace 3 años 7 meses

  26. Jorge Plaza

    No cuela, de hecho Juana lo hizo todo tan rematadamente mal, que será un milagor que no acabe con sus huesos en la carcel. Por cierto, si hay casos en los que la maltratadora es la madre, en esos se entrega la custodia ipso facto al padre.

    Hace 3 años 7 meses

  27. Javier

    Una pregunta muy sencilla. ¿Está usted a favor de que le quiten la custodia de oficio a un hombre condenado por maltrato? Porque aquí lo que se está justificando es que tras la condena, tras la madre volver con el mismo hombre y tener otro hijo con él, después de 7 años, decidió separarle de sus hijos e irse a otro país con los niños. ¿Justifica eso en serio? O de otra forma, si hay una condena por maltrato, sin importar lo que pase en los años siguientes (¡como que la madre vuelva con él y tenga otro hijo!), ¿puede la madre guardarse eso como un vale para llevarse a sus hijos cuando le dé la gana? Yo tengo claro que no, y desde luego tampoco si en vez de mujer fuera hombre.

    Hace 3 años 7 meses

  28. Pepón

    Una periodista intentando enmendarle la plana a un Catedrático de Filosofía del Derecho y Filosofía política que le lleva la contraria. Y que se prepare Stephen Hawking como ose hacer lo mismo... No quejamos de los inútiles de políticos que tenemos, pero basta echar un vistazo a los periodistas para darse cuenta que últimamente les pisan los talones en cuanto a memez y a opinar de todo lo que no saben... Y lo peor es que se creen que estudiar una carrera de chichinabo les convierte en expertos de todo. Maestros Liendres...

    Hace 3 años 7 meses

  29. CousCous

    No sé... me suena a pataleta... Yo podría denunciar al ladrón de mi coche ante la Audiencia Nacional y, cuando no fuese admitida a trámite la denuncia, hacer aspavientos contra la justicia injusta. Pero sería yo el que no está resolviendo el asunto en el foro adecuado. Y eso es lo que tú pretendes que hagan los juzgados de Granada. No es tan difícil de entender. Eso por no hablar de tu recurrente argumento del comportamiento coraje de la madre... ahora, olvidando el comportamiento errático anterior, que ha desaparecido del historial de tu valoración, como por arte de magia. Venga, chao.

    Hace 3 años 7 meses

  30. LuisFA

    El artículo no tiene pies ni cabeza. Olvida que lo que ha decidido la justicia española es que la competencia es italiana, y que ante una solicitud italiana está OBLIGADA la justicia española a darle curso salvo causa de fuerza mayor. No existiendo esta causa (la tan cacareada condena no es suficiente según VARIAS instancias españolas), o España cumple sus compromisos internacionales o se sitúa fuera de la ley. Así de fuerte. Se olvidan otras cosas, como que Rivas mintió para llevarse a unos niños a los que nunca antes trató de proteger del padre. Y el argumento principal, que no nos podemos pasar la ley por el arco del Triunfo cuando no nos gusta. Se cumple la ley y se buscan métodos para obtener satisfacción (recursos, etc.), no se contrata a una persona ideologizada que ni estudios de abogacía tiene para que haga de este caso un circo mediático sin importarle para nada los niños y su bienestar. Finalmente, una "desobediencia" que no atiende a consecuencias no es desobediencia, sino tontería suicida. La cosa ha acabado peor para Rivas que si hubiera acatado la sentencia. Esta conducta no va a ayudarla en los tribunales, eso es seguro. Total, que aquí hay mucha ideología y mucha víscera y poco conocimiento del Derecho.

    Hace 3 años 7 meses

  31. LuisFA

    Tiene usted el apellido más adecuado del mundo

    Hace 3 años 7 meses

  32. Juan Luis Morales Aguilar

    Es evidente el sesgo de la autora del artículo, que no quiere corregir su posición, a pesar de las evidencias. Por otra parte, no habla de otros aspectos importantes del asunto, que no voy a mencionar, y de los que habla no lo hace de forma equitativa. Es muy lamentable, pero además incorregible, no tiene sentido argumentar porque esta señora no corregirá sus errores ni tampoco los que la apoyan.

    Hace 3 años 7 meses

  33. Madame X

    No pudo estás más de acuerdo contigo, Cristina. Ninguna madre que se precie acataría una decisión judicial que ponga en peligro a sus hijos con obediencia y resignación. Aquí ha fallado desde el minuto uno el amparo judicial que debía evitar el despropósito que están padeciendo Juana Rivas y sus hijos.

    Hace 3 años 7 meses

  34. Minúsculo

    Cristina, cariño. Cállate ya la boca. Que cada vez la estás cagando más.

    Hace 3 años 7 meses

  35. PETAFORTE

    Me parece que no esta condenado por maltrato, sino por maltrato en el ambito domestico, segun parece ser se dieron los dos unos tortazos, y para solucionar los dos su problema, decidieron que les hicieran una sentencia de conformidad, acordada de tres meses. a mi me parece que si fuera violencia de genero, el castigo de tres meses es ridiculo...por eso tiendo a creer que paso como yo les he contado y tal y como me lo cnotaron a mi..

    Hace 3 años 7 meses

  36. Lolo

    Muy malo no sera Francesco cuando Juana Rivas le dejo al crio 4 meses para irse con un ligue a una ruta por Asia... Eso es una madraza, si señor!!!

    Hace 3 años 7 meses

  37. Arturo Reyes

    Cuanto drama Cristina: la justicia española no le pide que devuelva sus hijos al maltratador, le está diciendo que gestione el caso en Italia y ya la justicia italiana tiene un dispositivo preparado para esta situación. Ya hay una cita en un juzgado para finales de octubre. Lo importante aquí es que Juana tomó la justicia por propia mano, secuestró a los hijos y los dejó sin ver a su padre durante 15 meses (una de las formas severas de maltrato infantil). Por esto es que la justicia española la obliga a devolver a los hijos y que sea la justicia italiana la que decida. No se puede hablar de injusticia hasta la resolución final, lo que hay que reconocer es la torpeza y terquedad de Juana para gestionar este caso. Por algo la juez española investigará a su asesora jurídica y a la psicóloga que la asesoraron pésimamente.

    Hace 3 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí