1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Mónica G. Prieto y Javier Espinosa / Periodistas y autores de ‘La semilla del odio’

“Que Aznar, Bush y Blair sigan dando conferencias ayuda a que ISIS siga reclutando gente”

Patricia Simón Gijón , 23/08/2017

<p>Mónica G. Prieto y Javier Espinosa, en una imagen reciente.</p>

Mónica G. Prieto y Javier Espinosa, en una imagen reciente.

Espacio Fundación Telefónica

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

 

Mónica G. Prieto y Javier Espinosa son dos de los reporteros de guerra españoles en activo más experimentados y reconocidos. Entre los dos han cubierto más de una veintena de conflictos en África, América Latina, Asia y Oriente Próximo. Resultado de sus doce años viviendo y cubriendo esta última región han publicado Siria, el país de las almas rotas y La semilla del odio. De la invasión de Irak al surgimiento del ISIS, dos libros fundamentales para entender la transformación que ha vivido el mundo a raíz del 11-S. 

Tras cubrir la ocupación israelí de Palestina viviendo como corresponsales en Jerusalén, la invasión y posterior guerra civil de Irak, las primaveras árabes, y la revolución y guerra siria –mientras vivían en Líbano durante siete años–, Mónica G. Prieto y Javier Espinosa se trasladaron hace dos a Asia, donde continúan su labor como corresponsales -él para El Mundo- y ella como freelance. Como cierre de su etapa árabe, han publicado dos tomos, que suman más de 1.000 páginas, en los que documentan cómo el ISIS, la guerra siria, el actual éxodo de refugiados y el auge de los discursos fascistas en Europa son resultado de la invasión ilegal de Irak.

Empiezan La semilla del odio describiendo “Sadamistán”, como llaman a la sádica dictadura irakí de Hussein que, según investigaciones de organismos como Human Rights Watch, habría asesinado y desaparecido a más de 250.000 personas, entre ellas 100.000 kurdos –para lo que empleó incluso gas mostaza–. Pero también lo fresca que estaba la huella de Estados Unidos por la primera guerra del Golfo cuando suenan los tambores de guerra en 2003: el empleo de uranio enriquecido que provocó un aumento del 220% de casos de cáncer y de nacimientos de bebés con malformaciones; o los ataques con bombas de profundidad que acabaron, por ejemplo, convirtiendo un refugio nuclear en una fosa común con más de 400 muertos. En el libro explican que la mayor parte de la población no opuso ningún tipo de resistencia a la ocupación porque no estaban dispuestos a dar su vida por el régimen, pero entiendo que también porque sabían que no tenían nada que hacer ante el poderío militar estadounidense, ¿no es así?

Mónica G.Prieto. La desproporción de fuerzas fue extraordinaria: la potencia estadounidense era de risa comparada con la de Irak. El pueblo iraquí sabía que no tenía capacidad de sublevación y estaba agotado tras tres décadas de régimen, la guerra contra Irán --que acabó con más de 1.000.000 de muertos–, la del Golfo, diez años de sanciones… Los iraquíes fueron prácticos, esperaban que le quitaran a Sadam de encima y luego ya verían. El problema es que lo que vino fue más inestabilidad, criminalidad, medidas de los ocupantes dirigidas a la confrontación. Y eso fue lo que alimentó la insurrección.

-----------

Una insurrección, que empezó a gestarse apenas dos meses después de la invasión. “Los más negados y depauperados por el régimen empezaron saqueando las instituciones gubernamentales, pero pronto también las escuelas, los museos…  Se llevaban hasta los goteros de los heridos de los hospitales, sin que las fuerzas ocupantes movieran un dedo. Cuando los iraquíes vieron que los soldados estadounidenses sólo protegían los ministerios del Petróleo y las Finanzas, sus recelos se confirmaron. Definimos este libro como una crónica de oportunidades perdidas porque los americanos cometieron muchos errores en muy poco tiempo: la política de desbaazificación --prohibición de trabajar a todos los afiliados al partido único del Baaz, de mayoría suní-- supuso condenar a la pobreza a un 20% de la población; la supresión de las fuerzas armadas y el no decretar un toque de queda terminó sumiendo al país en un estado de anarquía ante el que la autodefensa se impuso como norma”, explicaba Prieto en la presentación en Gijón del libro.

En sus páginas leemos: “La política de gatillo fácil, aplicada por Estados Unidos y por las decenas de miles de mercenarios que ejercían de soldados de fortuna, a cambio de sueldos astronómicos y amparados por una completa impunidad, fue directamente proporcional a la expansión de la insurgencia”.

Una insurgencia que se gestó en cárceles gestionadas por Estados Unidos, como la de Abu Graib, cuyas torturas avergonzaron al mundo a través de unas infames fotografías en las que se mostraban a hombres desnudos bañados en excrementos en posiciones humillantes o siendo aterrorizados por perros, y otras de montañas humanas junto a las que se fotografiaban risueños soldados en actitudes cuyo grado de enajenación cuesta comprender.

En estas prisiones, a las que los autores definen como “escuelas de odio”, llegaron a recluirse simultáneamente entre 6.000 y 10.000 hombres --de entre once y setenta y cinco años--, según les confesó una fuente estadounidense a los reporteros. En una de ellas fue donde Samir, antiguo coronel del régimen, se convirtió en Haji Baqr, estratega del ISIS: “Su inquina hacia los ocupantes sólo creció tras ser encarcelado en Camp Bucca y su peligrosidad aumentó al descubrir el potencial de descontento que albergaban los extremistas islámicos (....) El oscuro exoficial iraquí que dirigía a los fanáticos sin postrarse nunca a rezar, de quien se decía que era laico y bebía alcohol, el que aunaba a los repudiados suníes en torno a la organización salafista unidos por la causa común, y quien manipulaba a los más religiosos con el único objetivo de recuperar el poder perdido”, leemos en La semilla del odio. Junto a el suyo encontramos nombres lamentablemente de sobra conocidos como Al Baghdadi (líder del ISIS) –cuando esta organización aún no existía–, y muchos otros que terminaron convirtiéndose en los dirigentes de la insurgencia suní tras ser adiestrados en aquellas celdas, y ante las narices del invasor,  por miembros de Al Qaeda, llegados de Arabia Saudí o Yemen explícitamente con ese objetivo.

Con la llegada de los ocupantes, los chiíes –el 65% de la población, proscrita por el régimen de Sadam– tuvieron representación mayoritaria en el gobierno. Sin embargo, junto a los saqueos y los ataques indiscriminados de los invasores, fue un hecho, en el que estuvo implicada la misión española en Irak, el que terminó de disparar el rechazo de esta comunidad frente a los ocupantes: la detención por parte de Estados Unidos de uno de los lugartenientes del líder chií Muqtada al Sader en la ciudad de Nayaf. Allí tenía una de sus bases la misión española, que fue atacada por el Ejército de Mehdi, que se convertiría a partir de entonces en la facción de la insurgencia chií más destacada. Desde Madrid el gobierno de Aznar insistía en que la normalidad gobernaba, en que no había hostilidad hacia las tropas. Todo lo contrario de lo que vieron con sus propios ojos durante aquellos años los reporteros.  

-----------

En las presentaciones del libro siempre hacen hincapié en que Bush, Blair y Aznar deben ser juzgados por un tribunal internacional no sólo por la invasión ilegal de Irak, sino por los millones de muertos y de refugiados que provocaron con su decisión. Y que su impunidad recluta integrantes para el ISIS. A priori, nuestro pensamiento colonialista nos podría llevar a pensar que de darse ese hipotético escenario sería iniciativa de occidentales, cuando ustedes plantean que podrían ser las propias víctimas.

M.G.P. En Occidente nos olvidamos de que en cada país hay una élite cultural que conoce, como nosotros, los mecanismos internacionales. Cuando estaba en el cerco de Baba Amr --el barrio de Homs donde se alzó la revolución siria– asesinaron a tiros a un antiguo gobernador de la ciudad –y destacado miembro del partido único del Baaz sirio– y a su mujer porque sus hijos estaban a favor de la revolución. Uno de ellos era el poeta Abu Leila, que terminaría radicalizándose. Y el otro, Iyad, un abogado que me pidió que tomara fotografías explícitas de las heridas que acabaron con la vida de su padre. Me explicó que las quería para denunciar al régimen de Assad ante un tribunal internacional. Esto ha pasado y está pasando en Irak, en Yemen…. Personas que han guardado pruebas para que se aplique la justicia universal. Es cierto que muchos de ellos ahora viven como refugiados en terceros países, pero el material existe y los mecanismos también.

Ahora bien, lo que es inaceptable y una vía para que el ISIS siga reclutando gente es que Aznar, Bush y Blair sigan dando conferencias en foros internacionales. Aznar no puede seguir saliendo públicamente dando su opinión porque este hombre ha destrozado el mundo tal y como lo entendíamos. Pero es que además, esa invasión ilegal sustentada en pruebas falsas ha generado millones de muertos, decenas de millones de refugiados y desplazados, a los que les estamos negando el derecho de asilo. Y generó el caldo de cultivo del que surgió el ISIS, que va mucho más allá de Oriente Próximo porque es una ideología. Cuando esta gente ve que nuestros gobernantes son impunes, más cabreo albergan para decir “hay que matar a occidentales porque protegen a sus criminales”.

La impunidad de Aznar, Bush, y Blair valida la impunidad de Baghdadi (líder del ISIS). Al final todos están buscando lo mismo: ejercer el poder mediante la fuerza, mediante la ley de la jungla. Si les mandas el mensaje de que invadir países, machacar a su gente, es lo válido, ellos harán lo mismo.

La guerra de Irak también quebró uno de los objetivos del periodismo: informar a la ciudadanía para que se movilice e influya así en las decisiones de sus gobiernos. En el caso de esta invasión, la mayoría del pueblo español manifestó su rechazo y el gobierno siguió adelante.

Javier Espinosa. Y también se dañó el principio básico de que la democracia es el gobierno del pueblo. Los gobiernos ocupantes mandaron el mensaje de que hay que empezar a dudar de la efectividad de este sistema. Así que cuando les dicen a los árabes que la democracia es el mejor sistema, contestan: “Pues lo que yo veo es a millones de personas manifestándose a los que no les hace caso nadie. ¿Qué nueva moto me estais vendiendo? Pues no, yo elijo el Corán”.

-----------

El odio sectario entre chiíes y suníes fue fruto también de la invasión de Irak, un país donde no se prestaba atención a la filiación religiosa del vecino, lo que explica que los matrimonios mixtos fueran absolutamente comunes. Algo impensable hoy, después de que la limpieza étnica de unos contra otros convirtiera Irak en una inmensa fosa común y que su enfrentamiento haya traspasado fronteras, hasta reproducirse en las guerras de Siria, Yemen, Libia…

-----------

Las sanciones impuestas a Irak en la década de los noventa por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas provocaron malnutrición y escasez de todo. El programa Petróleo por alimentos de la ONU para, supuestamente, aliviar el embargo sólo cubría el 20% de las necesidades de los 25 millones de iraquíes, según su propio secretario general entonces, Kofi Annan. Pero, a cambio, Irak proveía de petróleo a bajo precio “al mismo Occidente que dictaba las reglas de la dictadura”, como escriben en el libro. Un negocio redondo. En estos quince años en Oriente Próximo, ¿cuál ha sido el papel de las Naciones Unidas en los conflictos de la región?

J.E. Se ha convertido en el garante de un sistema completamente injusto, perpetuando status quos y subvencionando situaciones absolutamente inaceptables, como la Ocupación de Palestina, cuando debería ser Israel el que se responsabilizara de los ocupados. O con la invasión de Irak: las Naciones Unidas dijeron “bueno, esto es ilegal, pero como ya estáis aquí, lo vamos a legalizar”. Hombre, no.

La ONU se creó para mantener una serie de principios y se ha convertido en una maquinaria ingente de generar dinero para sus funcionarios y de perpetuar la injusticia.

Los dos tomos iban a ser un único libro, pero les salen más de 1.000 páginas y deciden sacar primero el de Siria, el año pasado, porque era lo más reciente y el que aparentemente debía despertar más interés entre los lectores. En cambio, sacan este año el de Irak y sólo en sus primeros meses ya ha tenido mucha mejor acogida. ¿Será porque los periodistas no hemos conseguido hacer entender que la guerra Siria es consecuencia de la invasión de Irak?

M.G.P. Esa es una de nuestras grandes frustraciones. En Irak los periodistas no éramos cuestionados y en Siria, donde hemos contado exactamente lo mismo –población siendo bombardeada, antes por Bush, ahora por Assad-- me dicen que me lo estoy inventando, que trabajo para la CIA o para el Mossad. ¿Por qué, de repente, he perdido la credibilidad? Porque el discurso no se acomoda a lo que alguna gente quiere creer. Eso ha sido lo que más nos ha minado como periodistas, que mucha gente no quiera informarse sino reafirmarse en sus posiciones. Yo, cuanto más sé, más ignoro. Sin embargo, parece que hay gente que cuanto más sabe, más sabe y, por tanto, no necesita que le cuentes lo que está pasando.

Y por otra parte, la impotencia de ver, efectivamente, que no influimos en el rumbo del mundo. Recuerdo que, cuando cayó Bagdad, advertimos en muchos artículos de lo que pasaría si se tomaban determinadas medidas y se ha ido cumpliendo todo. Lo que ha pasado ya lo habíamos escrito los periodistas y nadie quiso actuar para evitarlo.

En el libro explican que Al Qaeda terminó desapareciendo de Irak cuando la propia población, harta de su crueldad, termina repeliéndola, apoyada por las Brigadas Amanecer, creadas por Estados Unidos para que fuesen los propios suníes quienes la combatiesen. ¿Podríamos encontrarnos en el futuro en el escenario de que europeos radicalizados sigan cometiendo atentados en nombre del ISIS en Occidente mientras en Oriente Próximo estuviese ya vencido?

M.G.P. El problema es que el ISIS puede desaparecer, pero no la ideología. Los combatientes del ISIS no son tontos y si la estructura se debilita mucho por los bombardeos, se pasarán a otro grupo. El problema es la ideología, el rencor, el doble rasero de Occidente, que les sigamos bombardeando nosotros o los israelíes. Siempre va a haber gente que quiera vengarse. El ISIS mezcla muchos factores: la criminalidad más callejera y cutre, la gente con tendencia psicótica y también ser la última rebelión a la que por rebeldía te puedes sumar. ISIS ya no es una ideología religiosa, es el nuevo punk.

El último capítulo de Siria, el país de las almas rotas lo dedican a las personas que conocieron a lo largo de la guerra, que terminaron convirtiéndose en su mayoría en refugiados, y que os escribían para contaros que se habían casado, tenido hijos… ¿Por qué?

M.G.P. La revolución levantó unas expectativas brutales, la represión del régimen rebajó esas esperanzas, el yihadismo secuestró la revolución… Y, de pronto, los que lo dieron y lo perdieron todo por la revolución encuentran la esperanza en la vida, que era exactamente por lo que empezaron a manifestarse: tener una vida mejor, poder casarse y comprarse una casa sin necesidad de tener la autorización del Baaz o tener que corromper al funcionario para tener una licencia de habitabilidad…  

Todas estas personas terminan cambiando la causa de la revolución por la de sus vidas y la de sus hijos. Representan muy bien el alma bonita de la revolución.

A raíz de la guerra siria, la Ocupación israelí de Palestina ha desaparecido prácticamente de los medios de comunicación españoles, cuando su situación sigue siendo flagrante. ¿En qué momento se encuentra este conflicto?

M.G.P. Se va hacia una victoria soterrada y absoluta de Israel. Mahmud Abbas lleva siendo un presidente ilegítimo desde hace mucho, no convoca elecciones desde 2005. Ahora que está enfermo el recambio que se perfila es Mohammed Dahlan, un hombre de Israel, agente para múltiples servicios de inteligencia y responsable del enfrentamiento interno palestino. Intentó quitarle la Franja de Gaza a Hamás para dársela a Al Fatah, por lo que tuvo que huir del país.

Lo que es lamentable es que Palestina haya pasado de ser una causa durante cincuenta años en todo el mundo al olvido. Como ha pasado con la de los saharauis, con Irak, con Siria…. Causas que han sido borradas por el discurso de la generalización, del miedo y de “los inmigrantes que vienen a quitarnos el trabajo”.

Asumamos nuestras responsabilidades preguntándonos por qué se arman y terminan matándose.

Sostienen que el periodismo internacional, dada su precarización en España, se va a convertir en un hobby caro de personas que tendrán un trabajo con el que se financiaran una buena cobertura al año. Esto, que es bastante evidente, ¿en qué situación deja el derecho a una información de calidad de la ciudadanía?

J.E. Es una responsabilidad compartida porque si la ciudadanía no demanda esa información, para el empresario es mucho más fácil elegir informar sobre el último novio de Belén Esteban que mandar un enviado a Mosul. Es un círculo vicioso que se retroalimenta. La información internacional –quizás porque nos hemos vuelto más etnocéntricos, más ombliguistas– no tiene la relevancia que tenía antaño. Se ve con el tema de Siria: la gente apenas se manifiesta ya por los refugiados, cuando por la invasión de Irak se salió a la calle a mansalva. La crisis económica ha marcado mucho, la mayoría está más preocupada por su bolsillo que por lo que pasa fuera.

M.G.P. Pero porque no se está explicando que lo que pasa en el exterior afecta directamente aquí. La invasión de Irak la terminamos viendo en los atentados de Atocha, de París… Se está cometiendo una irresponsabilidad enorme al no formar al público para que sepa cómo funciona el nuevo mundo. Y sí, es una responsabilidad compartida. Estoy con lo que expusó el periodista Bru Rovira (en el Encuentro Internacional de Foto y Periodismo Ciudad de Gijón, donde los tres fueron ponentes): algo se ha roto en nuestras almas. Nos hemos vuelto egoístas y mezquinos, no queremos saber ni entender lo que pasa más allá, “que se maten entre ellos”, piensan muchos. Y luego está el fenómeno de que mucha gente sólo busca justificar sus puntos de vista en los medios, no informarse.

J.E. Pero que conste que esto es en España. En Reino Unido, Francia o Estados Unidos, los medios siguen apostando por la política internacional.

Contaban en la presentación del libro que entre los 800 periodistas empotrados que llevó Estados Unidos a la invasión de Irak, iba el presentador de la Fox Gerardo Diego, armado con una pistola con la que decía que iba a asesinar a Bin Laden. Más allá de la anécdota, hay periodistas que defienden la necesidad de ir con escolta armada para evitar así los secuestros. ¿Qué opinan de esta propuesta?

M.G.P. Para nosotros no es una opción legítima, ni desde el punto de vista moral ni mucho menos profesional. La Convención de Ginebra nos protege a los periodistas en calidad de testigos pacíficos. Desde el momento en el que llevemos armas (hay quien lo hace) o contratemos a personal armado, pasamos a ser parte del problema, no de la solución. Además de que estaríamos poniendo en riesgo las vidas de los civiles que nos rodean y la del personal que nos acompaña.

Mónica, una vez me contó que en Irak aprendió una lección que cambió su forma de concebir el periodismo en el sentido de que las fuentes oficiales nunca tendrían ya mayor peso que el de las civiles. ¿Qué pasó?

M.G.P. Fue cuando cayó la ciudad de Faluya, sitiada y bombardeada indiscriminadamente durante días por el ejército estadounidense. Cuando conseguí entrar, en el hospital me dijeron que habían gaseado con agentes químicos. Me enseñaron tumbas y fotos de cadáveres. Como no tenía los medios para hacer la investigación necesaria, me quedé con la duda y no lo publiqué. Un año después la BBC sacó un informe de cómo se habían utilizado estos agentes químicos. Y me arrepentí mucho de no haber dicho al menos “los médicos aseguran que…”. Porque la inercia de los medios nos lleva a repetir las consignas oficiales, pero sólo la de “nuestros hijos de puta”, no las del resto. Y los años me han llevado a saber que la misma poca credibilidad tiene Al Bagdadi, líder del ISIS, que la del presidente estadounidense Trump.

Es como el caso del supuesto terrorista egipcio que secuestró un avión que terminó aterrizando en Chipre. Todo el mundo se lo atribuyó al ISIS y el tipo resultó ser un desequilibrado que pretendía recuperar así a su mujer, que le había dejado. Para mucha gente quedó que había sido el ISIS. Como que el 11S tuvo que ver con Sadam Hussein, cuando de los 19 implicados, 15 eran saudíes.

Con Internet cada vez hay más maneras de que no seamos conscientes de que estamos siendo manipulados, de que nos llegue la “verdad alternativa” que diseñan para nosotros, y de que se silencien las voces del resto. Por eso es más importante que nunca balancear las voces de unos y otros.

J.E. Los casos más sistemáticos de manipulación que hemos visto han sido en Irak e Israel. En Irak, cada vez que había un atentado las fuentes oficiales decían que habían muerto 40 personas, por ejemplo. Ibas a la morgue y te encontrabas con 150. No les interesaba que se supiera la verdad. En Israel te decían que habían matado a un hombre sacando un cohete de una ambulancia. Todos lo publicaban y cuando analizabas la imagen, veías que era una camilla. O que Hamás había colocado una mina en la playa de Gaza que acabó con la vida de una familia. Cuando fui lo que me encontré fueron los boquetes de los obuses disparados claramente por la Fuerza Naval Israelí.

El gobierno israelí tiene un departamento de propaganda y análisis de los medios. Son conscientes de que el 80% del público sólo lee los titulares. Así que suelen dar las noticias poco antes de la hora de cierre de los medios estadounidenses para que salga lo que les interesa, conscientes de que muy raramente el desmentido de esa noticia conseguirá el mismo espacio o de que ni siquiera será publicado.

¿Y cómo ha cambiado, a raíz de la guerra, la relación de la población iraquí y siria con los periodistas?

M.G.P. Durante los tres primeros años, la acogida de la mayoría de la población era impresionante. Una persona que vive aislada por una dictadura recibe al periodista extranjero emocionado porque lo ve como una persona que se sacrifica para darle voz, cuando nunca la ha tenido. Pero después empezamos a percibir su cansancio por comprobar que hablar con los periodistas no cambiaba nada. Al final terminaron viéndonos como cómplices de su tragedia, como gente que iba a allí a ganar dinero con su desgracia.

También es cierto que hay muchos periodistas agresivos que van avasallando.

Durante más de una década narraron uno de los mayores focos informativos, Oriente Próximo. Ahora cubren Asia desde China que, como bien dicen, va a ser --si no lo es ya-- la primera potencia mundial. Sin embargo, Asia sigue teniendo poco espacio en los medios españoles. ¿Creen que aumentará pronto el interés por este región?

J.E. No lo sé. España suele copiar, con mucho retraso, a Estados Unidos y The New York Times o The Wall Street Journal ya tienen sus oficinas principales en China.

M.G.P. Le Figaro ya ha sacado edición china, The Guardian ha empezado a traducir reportajes al mandarín… Para nosotros es fascinante poder adelantarnos al cambio político y tener más tiempo, al no estar tan sometidos por la actualidad, para entenderlo y explicarlo mejor.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Patricia Simón

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

9 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Lucas

    Hay que estar bastante 'cretinizado' para soltar semejante estupidez

    Hace 4 años 3 meses

  2. FAL

    ¿Pero de verdad hay alguien que crea que a los fundamentalistas islámicos les hace falta algo más que el Corán interpretado a su modo para cometer atentados? Ah! sí, a los buenistas políticamente correctos.

    Hace 4 años 3 meses

  3. David

    Vaya artículo conspiranoico. No se entiende que dejen publicar cualquier cosa.

    Hace 4 años 3 meses

  4. Sobrelamarcha

    "En Irak los periodistas no éramos cuestionados y en Siria, donde hemos contado exactamente lo mismo –población siendo bombardeada, antes por Bush, ahora por Assad-- me dicen que me lo estoy inventando, que trabajo para la CIA o para el Mossad. ¿Por qué, de repente, he perdido la credibilidad? Porque el discurso no se acomoda a lo que alguna gente quiere creer. Eso ha sido lo que más nos ha minado como periodistas, que mucha gente no quiera informarse sino reafirmarse en sus posiciones. " Más razon que un santo. No hay mas que leer algunos comentarios

    Hace 4 años 3 meses

  5. Sorolla Sanches Ruiz

    Que barbaridad de árticulo, lo mismo para ser imparcial debería incluir la guerra de Afganistan, le reconquista de los Reyes Católicos la invasión por parte de los romanos de Palmira, si es que cuando queremos todo se justifica y si de paso le damos un mandoble al PP. pues miel sobre hojuelas.

    Hace 4 años 3 meses

  6. Miguel

    Lamentable artículo. Uno se harta de tanto periodista que cree pontificar por que ha cubierto no sé qué guerras. El partido Baas en Siria e Irak hizo muchísimas cosas buenas que no se dicen. La guerra en Siria dudo que la comenzase el gobierno. Las estupendas democracias de Arabia Saudí, Qatar, Emiratos y demás ralea armaron la oposición solo para destruir un régimen enemigo suyo, laico y de izquierda. Como en Irak, Libia, Afganistan...

    Hace 4 años 3 meses

  7. Paqui Pérez Fons

    Una corrección: el periodista de la Fox no es Gerardo Diego (poeta), sino Geraldo Rivera: http://edition.cnn.com/2003/WORLD/meast/03/31/sprj.irq.geraldo/

    Hace 4 años 3 meses

  8. pepe

    Nada hombre, pidamos un listado sobre que le molesta al ISIS y en cuanto lo completemos les avisamos.

    Hace 4 años 3 meses

  9. Jose Carlos

    Panfletaco de los buenos, totalmente de acuerdo con lo de encacelar a estos tres mendas, pero hay cosas que pasa por alto el columnista, y no se si es adrede, aposta o por llamarnos tontos a las tres, lo de Sadam viene de mucho antes, que era un asesino, si, pero solo dice lo que le interesa de el y solo a partir de una fecha, 2003, lo que ocurrio con anterioridad a petroleo por pan, parece que no interesa, porque tal vez se le indigeste, Sadam fue puesto por la CIA, igual que Noriega en Panama, Batista, Pinochet, Videla... y asi suma y sigue, el unico pecado que cometio Sadam para los ojos de su bien amado EE.UU fue elevar la tasa de alfabetizacion, la creacion de una clase media, universidades y hospitales, cuando lo que el tio Sam lo que queria era petroleo y sumision

    Hace 4 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí