1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El fútbol no responde a la llamada solidaria de Juan Mata

El proyecto, impulsado por el centrocampista español para que los jugadores donen el 1% de su salario a causas benéficas, apenas ha sumado un apoyo un mes después de ponerse en marcha

Ricardo Uribarri 1/09/2017

<p>Juan Mata juega un partido con un grupo de niños en un suburbio de Mumbai (India).</p>

Juan Mata juega un partido con un grupo de niños en un suburbio de Mumbai (India).

Common-Goal

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

 

Podía ser la iniciativa solidaria relacionada con el fútbol más importante de la historia. Pero, de momento, no pasa de ser el gesto de un deportista con una sensibilidad especial hacia las necesidades ajenas. A principios de agosto, Juan Mata, el actual centrocampista del Manchester United, dio a conocer el proyecto Common Goal, que pretende que cada jugador done el 1% de su salario hacia proyectos que ayuden a personas con necesidades en países subdesarrollados. Un mes después, la iniciativa apenas ha recabado un único apoyo, el del alemán Matts Hummels.

Si toda la industria del fútbol aportara el 1% de sus ingresos se podrían llegar a recaudar 30.000 millones de dólares anuales para programas en países necesitados

En un verano en el que se ha movido más dinero que nunca en el mercado de fichajes, donde se han batido récords en las operaciones de traspasos, resulta más doloroso el silencio con el que se ha recibido esta propuesta por parte de los compañeros de profesión de Mata. Era la ocasión ideal para que los futbolistas pudieran compensar en parte el desapego que buena parte de la sociedad siente hacia el colectivo al escuchar todos los días la riada de millones que mueven clubes, agentes y futbolistas. Una oportunidad que, por lo visto hasta ahora, no parecen muy interesados en aprovechar.

Habrá quien incluso le parezca poco una donación del 1% para jugadores que, en algunos casos, cobran salarios más que millonarios. Pero si ese porcentaje proviniera de toda la industria del mundo del fútbol, la cifra que se podría recaudar estaría en los 30.000 millones de dólares anuales. ¿Se imaginan la cantidad de proyectos solidarios que se podrían poner en marcha con ese dinero?

Mata se hizo una idea en el viaje que realizó este verano a los barrios más desfavorecidos de Mumbai, en India. “Fui a un barrio pobre en las afueras de la ciudad. Fue muy difícil comprender el nivel de pobreza. Ningún niño debería vivir así. Por eso decidí lanzar esta iniciativa”, asegura el asturiano, que ya desde muy joven demostró su talante solidario, que le ha llevado a ser miembro de Aldeas Infantiles SOS, de la iniciativa Surf Solidario, que busca recaudar fondos para instituciones que luchan contra el cáncer infantil y la esclerosis lateral amiotrófica (ELA) y a ser embajador de la Fundación Laureus España, cuyo objetivo es la inclusión social de niños y jóvenes con carencias económicas a través del deporte. No es el único de la familia. Su hermana mayor, Paula, con la que sacó una línea de camisetas para Save the Children en Etiopía, ha recorrido varios países pobres haciendo labores de cooperación.

Por cosas como estas o porque estudia dos carreras, Educación Física y Marketing, y Ciencias de la Actividad Física, Deporte y Periodismo, muchos dicen que Juan Mata no es un futbolista al uso, aunque él dice no sentirse “raro” y defiende que hay más compañeros con esas inquietudes. Pensando en cómo poder llegar más allá en su actividad solidaria, decidió asociarse a Streetfootballworld, una organización que ayuda a más de dos millones de jóvenes al año a través de aglutinar a más de 100 organizaciones que buscan beneficiar a los más débiles mediante el fútbol.

Common Goal es su última propuesta, impulsada bajo la idea de que lograr un cambio social no puede ser cosa de una sola persona, al igual que en el fútbol un único jugador no puede conseguir victorias. El objetivo es formar equipos de once futbolistas en el que cada uno pueda elegir el proyecto o causa que quiera, siguiendo la recomendación de Streetfootballworld, que supervisará la implementación de la ayuda.  Las donaciones se hacen a un fondo de la Fundación Rey Balduino, de Bélgica, miembro  de la Alianza Transnational Giving Europe, una red de prestigiosas instituciones filantrópicas que colaboran internacionalmente para promover donaciones benéficas en Europa, abarcando 19 países. Prometen una total transparencia en todo el proceso.

El fundador de Streetfootballworld es el alemán Jurgen Griesbeck, que desde 2002 busca que la industria del fútbol reconozca su responsabilidad y su poder para salvar vidas y dar oportunidades a los que los necesitan, reinvirtiendo parte de lo que genera. Griesbeck vivía en Medellín cuando el futbolista colombiano Andrés Escobar fue asesinado apenas diez días después de meterse un gol en propia puerta con su selección durante el Mundial de Estados Unidos. Impresionado, decidió crear una organización que utilizara el fútbol como una herramienta de ayuda social.

Hace unos meses, Griesbeck leyó una entrevista de Juan Mata en la que reconocía que su sueldo “era una burrada” en comparación al 99,9 del resto de la población y que los futbolistas viven “en una burbuja”. Quizá el hecho de que mantenga los mismos amigos que tenía cuando con 15 años se vino al Real Madrid, le permite seguir conectado al mundo real y a los problemas que sufre mucha gente. Identificado con las palabras de Mata, Jurgen decidió contactar con él para sumarle a la causa de su ONG futbolística.

Juan Mata, centrocampista del Manchester United con un grupo de niños en Mumbai (India). / Common-Goal

Juan Mata, centrocampista del Manchester United con un grupo de niños en Mumbai (India). / Common-Goal

En declaraciones a CTXT, Griesbeck resalta la importancia que puede tener el proyecto si encuentra la solidaridad de futbolistas que han sido noticia en los últimos tiempos por las elevadas cifras de dinero que mueven: “Creo que estamos ante una iniciativa muy importante, sobre todo para el fútbol en su conjunto. Imagínense que cada transfer y salario que se comunica se asociara a una obra social, automáticamente, inseparablemente. Por ejemplo, con el 1% del salario de Neymar estaríamos hablando de que miles de niños y niñas podrían acceder a la educación, al sistema de salud o a agua potable”.

Respecto a la ausencia de más apoyos en estas últimas semanas, el responsable de Streetfootballworld quiere ser positivo y pensar que “estamos al inicio de un movimiento que le cambiará la cara al fútbol. Obviamente cuantos más se sumen  al proyecto y más rápido lo hagan, mucho mejor. Pero ya hay varios jugadores y jugadoras que nos han contactado y esperamos en las próximas semanas ir dando más nombres”.

Al parecer, dentro de unos días días se dará a conocer el nombre de una jugadora estadounidense como nueva integrante del equipo, pero, la realidad es que a día de hoy sólo hay dos futbolistas que hayan dado el paso de unirse a un proyecto que debería haber tenido una repercusión parecida, por ejemplo, a la que tuvo el famoso reto del cubo de agua helada para apoyar la lucha contra el ELA. Y no sólo por parte de los jugadores, sino también de clubes, federaciones y ligas profesionales, como parte importante que son de este deporte.

Sería triste llegar a la conclusión de que si en lugar de Mata hubiera sido otro jugador con más tirón social el que hubiera impulsado la iniciativa, ésta ya habría adquirido más adhesiones

La pregunta es ¿a qué esperan estrellas como Messi, Cristiano, Neymar, Griezmann, Lewandowski, Ibrahimovic, Agüero, Bale o Luis Suárez para sumarse a la causa? ¿Qué pasa con los compañeros de Mata en el Manchester United? Los Pogba, De Gea, Herrera, Lukaku… ¿Y con los que han compartido selección con él? Los Sergio Ramos, Piqué, Busquets, Iniesta, Silva, Casillas… ¿Se imaginan la resonancia que tendría que cada uno de ellos grabara un vídeo para apoyar la iniciativa y donara el 1% de su sueldo a causas benéficas? ¿De verdad que ninguno va a apoyar esto?

Sería triste llegar a la conclusión de que si en lugar de Mata hubiera sido otro jugador con más tirón social el que hubiera impulsado la iniciativa, ésta ya habría adquirido más adhesiones. O que estamos en plena época de fichajes y muchos jugadores se encuentran muy ocupados resolviendo su futuro como para pensar en otras distracciones. O peor aún, que no les interesa. El silencio es tan estruendoso que no pasa inadvertido. En Inglaterra, que tiene la Liga que más dinero mueve cada verano, hay voces que reclaman que por ese motivo deben salir ya jugadores ingleses que se sumen al proyecto.

Habrá quien diga que hay futbolistas que ya apoyan causas de forma particular o que tienen fundaciones a través de las cuales promueven programas de ayuda. No es incompatible una cosa con la otra. Igual que algunos acumulan casas y coches, también se pueden acumular ayudas a causas benéficas. Se trata de que el fútbol de una respuesta global con la que demuestre su fuerza para poner en marcha un programa de ayudas que nadie puede lograr por sí solo. Griesbeck lo resume en una frase: “Maximizar el potencial del fútbol para contribuir a la transformación social”.

El representante de Unicef en Siria, Fran Equiza, reconocía en El Mundo que los niños que han logrado huir del Estado Islámico en lugares como Raqqa o Deir Ezzor nunca han oído hablar de Messi, o de Cristiano, ni del Barcelona o el Real Madrid. De hecho no saben ni lo que es un balón. Qué mejor manera de darse a conocer que ayudándoles a través del fútbol. Ningún gol o triunfo deportivo será más importante.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

15 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Norberto

    Hay q tener en cuenta que muchos de los jugadores que nombra el artículo echéndole en cara q no se apunten ya tienen sus propias iniciativas solidarias

    Hace 4 años 11 meses

  2. Naranjero

    A propósito de mi anterior comentario… en la frase “éstos no dejan de tener su utilidad” también es claro que dichos gestos tienen una doble utilidad, desde mi punto de vista, una positiva y otra negativa. La positiva, obviamente, es que algún recurso pueda llegar y quien más lo necesita, por supuesto, y para quién lo pueda aprovechar, bueno será. La negativa es la utilidad de estas acciones de apuntalamiento del sistema actual, es decir, solucionar con caridad y solidaridad lo que tendría que ser solucionado por políticas sociales de reparto y redistribución de la riqueza, por lo tanto, la caridad, la solidaridad, etc. no hace otra cosa que de válvula de escape de lo que sería aún más insoportable, aunque repito, para quien le llega y dado que de otra forma es posible que no le llegara nada, lo verá como un alivio y una ayuda, evidentemente.

    Hace 4 años 11 meses

  3. Naranjero

    Evidentemente la solución real a estas cuestiones de desigualdad e injusticia no pasa por las tan cacareadas solidaridad, caridad, etc. pero está claro de que de esas vías alternativas y revolucionarias ni se hablará ni se plantearán, no vayan a poner en cuestión el mismo sistema. Por otra parte, y dado que eso va a ser así, no está mal que alguna iniciativa solidaria haga de paliativo o alivio a la situación. Obviamente toda ayuda es poca, pero bienvenida, claro, pero insisto, la cuestión de fondo no es esa. De todas formas y aceptando que mientras algunas cosas no cambien más allá de unos pocos gestos, éstos no dejan de tener su utilidad. Por lo tanto me parece genial la iniciativa, aunque me resulta muy lamentable que tenga tan poco apoyo entre estos niñatos hiper-mimados e hiper-ricos entre los que, paradójicamente, hay bastantes que provienen de situaciones de pobreza que parece que ya han olvidado por completo.

    Hace 4 años 11 meses

  4. juan

    no acabo de entender que se alabe tanto esta iniciativa, un millonario en euros por dar patadas a un balón y vender camisetas de su equipo (seguramente hechas en los mismos países que frabrican para Inditex) da el 1% de ingresos mientras se demoniza a Ortega. Aquí no se piden un 10% más de IRPF para sueldos hipermillonarios "de los trabajadores del balón" y que el estado decida en que se gaste. No entiendo esta doble vara de medir.

    Hace 4 años 11 meses

  5. Qsq

    Gracias Mata, acciones de este tipo son lo que hace falta, o nos ayudamos entre nosotras o vamos listas, si esperamos que los gobiernos hagan algo noble por la humanidad ya podemos sentarnos. Por cierto, no me suena haber visto esta noticia en la tv, no estaría mal sacarle los colores a todas esas personas que ganando cantidades indecentes de dinero no echan un capote al prójimo.

    Hace 4 años 11 meses

  6. Jordi Prió

    Muchas veces no se participa por pereza a comprobar que todo está correcto. Si se puede continuar insistiendo y que se concrete el funcionamiento, espero que tenga éxito. ¿Cómo puedo contactar con el periodista Ricardo Urribari para darle algunas ideas para potenciar esta actuación de MAta?

    Hace 4 años 11 meses

  7. José Luis

    Magnífica y bonita iniciativa qe , esperemos, reciba un impulso con este artículo de Público. Gracias, Juan Mata.

    Hace 4 años 11 meses

  8. Ricardo

    De todas maneras desconocemos si ya de por sí todos esos jugadores que mencionas están comprometidos con alguna causa y ya destinan parte de lo que ganan.

    Hace 4 años 11 meses

  9. Che

    ¿De qué nos sorprendemos?, si medio equipo de todas las Españas ha defraudado a Hacienda y todos le han reido la gracia.

    Hace 4 años 11 meses

  10. Jesuso

    Mumbai es Bombay en castellano Ricardo. Ojalá coja fuerza la iniciativa, y se escojan bien las causas/organizaciones.

    Hace 4 años 11 meses

  11. Jesuso

    Mumbai es Bombay en inglés Ricardo. Ojalá coja fuerza la iniciativa, y se escojan bien las causas/organizaciones.

    Hace 4 años 11 meses

  12. Enric

    1) Habría que ver que ver cuál es el proyecto concreto que Mata presenta, al estilo plan de empresa. Definido y clarificado para evitar los "comisionistas". 2) En caso de que el punto 1) sea favorable, la burbuja del futbol (ya sean los propios participantes como su entorno) puede reventar con ganas porqué el hastío que me provoca el fútbol no tiene palabras. Por ejemplo: cuando los aficionados del Rayo presentaron una pancarta a raíz del atentado de Las Ramblas: "Vuestras Guerras nuestros muertos, Solidaridad con BCN" y no fue permitida...

    Hace 4 años 11 meses

  13. Galilo

    Viendo las donaciones que consiguió Messi en su boda, no sorprende demasiado. Por cierto Messi no se ha sumado ¿no? Está visto que, en el mejor de los casos, esta gente se apunta a la caridad puntual y mediática, pero comprometerse a medio o largo plazo da una pereza...

    Hace 4 años 11 meses

  14. Banyan

    Ya les llegará su San Martín, el futbol es algo totalmente prescindible.

    Hace 4 años 11 meses

  15. Pepone

    Dos de miles.... Pan y circo, más que nunca. Felicidades a estas dos grandes personas.

    Hace 4 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí