1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Los del Silencio

La polarización en los enunciados y la puerilidad, cuando no evidente mala baba, en los medios de comunicación y en las zonas de opinión apenas han permitido mecanismos de identificación más allá del España-Cataluña

Cristina Fallarás 12/09/2017

Ernesto Rodera

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

 

Se sabe que entre dos que se gritan suele llevar las de perder un tercero que calla. En el caso del Procés catalán sucede algo parecido.

Vamos allá, y que Santa María de los Matices nos proteja. Para retratar los últimos movimientos políticos en Cataluña, se usan dos enfrentamientos distintos. A saber:

Enfrentamiento 1. Cataluña contra España. Así, a lo bestia. O sea, los malos y los buenos, España se rompe, Madrid nos roba y demás compañeros mártires. Este es el que prefiere el Gobierno de Mariano Rajoy.

Enfrentamiento 2. Junts pel Sí+ERC+CUP frente al resto. No tan a lo bestia como el anterior, pero también. O sea, los del Procés, también llamado, aunque no tanto, independencia. Este es el que prefiere el Gobierno de Puigdemont.

Sin embargo, cabe proponer otro enfrentamiento, dentro del cual hay un grupo al que nadie suele referirse y que podríamos denominar “los del Silencio”, por usar esa terminología que alude a “los del Sí”.

Enfrentamiento 3. JxS+ERC+ CUP+PP+C's+PSOE (los de la gresca) frente a PSC+Comuns+Podemos (los del templado “derecho a votar”). Y por ahí, “los del Silencio”.

¿Cómo definir a ese grupo, indeterminado pero evidentemente numeroso, que asiste mudo a un conflicto del que todo el mundo parece hablar? Para empezar, se trata de ciudadanos catalanes o residentes en Cataluña. Pero no engloba a todos los ciudadanos catalanes o residentes en Cataluña que quedan fuera del conjunto al que representan Puigdemont o Carme Forcadell cuando se refieren a su “legitimidad”. De ese grupo, de los no partidarios del Procés, habría que eliminar también a quienes se sienten representados por el teatrillo del PP y C’s.

Tampoco parecen sentirse representados por el PSC, Podemos o los Comunes y similares, en la medida en que los representantes de estos partidos caminan solos y sus devenires tácticos no parecen tener eco alguno entre “los del Silencio”.

De ellos, de las personas cuyas opiniones ignoramos, no sabemos nada. Podría ser porque aquellos que se supone les representan –PSC, Podemos, Comunes– en ningún momento han tenido la cosa clara y su postura ha resultado errática, blanda, triste o tramposa. No lo creo. Tampoco se me ocurre dónde o cómo podrían haber expresado su opinión, en caso de querer hacerlo. La polarización en los enunciados y la puerilidad cuando no evidente mala baba en los medios de comunicación y en las zonas de opinión apenas han permitido mecanismos de identificación más allá del España-Cataluña.

Se trata de ciudadanos catalanes o residentes en Cataluña. Pero no engloba a todos los ciudadanos catalanes o residentes en Cataluña que quedan fuera del conjunto al que representan Puigdemont o Forcadell cuando se refieren a su “legitimidad”

Por otra parte, en algún momento tan borroso como definitivo, el Govern y su president dejaron de representarles o trabajar para ellos y pasaron a ocuparse de construir una representación emocional y esférica que los dejaba fuera. La primera y enorme consecuencia fue la percepción de que unos tenían la razón evidente y otros, todo lo contrario.

En cuanto a España. El Procés es en gran parte obra de los marianorrajoys y los alfonsoguerras. De hecho, podría uno preguntarse sin riesgo de ridículo cuál es el interés real, hondo, de la población española por impedir, incluso a la fuerza, que Cataluña se independice. O sea, ¿qué cree un ciudadano de Galicia, Andalucía, Extremadura o La Rioja que le sucedería en tal caso? No hace falta acudir a las encuestas para entender que la independencia catalana no se encuentra entre las preocupaciones de unos españoles vapuleados y empobrecidos por la corrupción, el paro, la sofisticación del terror o la llamada crisis.

El problema no está en los “españolistas”.

El problema no está en los independentistas.

El problema no está en los españoles que viven fuera de Cataluña.

El verdadero problema, y es gordo, se encuentra en “los del Silencio”. O sea, en los catalanes o residentes contrarios al Procés. Es decir, contrarios a la construcción afectivo-política del Procés.

Ese grupo al que pocas veces se hace referencia y cuya presencia resulta deshilachada es muy consciente de su ser conjunto. Y también de su silencio. Un silencio, además, preso de la identificación del “derecho a votar” con la adhesión a los constructores de un proceso que no tiene tiempo ni necesidad de mirarlos a la cara.

Piensa una que, si hablaran, alguno podría decir al fin por qué callan.

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

8 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. amaia

    "Los del silencio", "los equidistantes" y demás intermedios matices, la única manera que tienen de expresarse es votando y lo puden hacer muy calladitos, en silencio y ahí pueden expresar lo que les parezca, -Si, No, en Blanco o nulo (incluso exprésando su hartazgo mediante la escitura en la papeleta)... "Los del silencio" tiene un tufillo a aquellos tiempos "naftalinos" de "placidez" franquista que se decía en las casas "No te metas en Política". ¿Por qué tanto miedo a qué la gente se exprese votando?, ¿acaso no se quieren conocer realmente las verdaderas respuestas porque es mejor elaborar un relato "a la carta"?...

    Hace 4 años 1 mes

  2. Pau

    UAU @Luz me has convencido! Que equidistante se te ve hahahaha Los del Silencio tienen formas de expresarse tan válidas como los del Sí o los del No. Pueden votar en elecciones, manifestarse e incluso podrían votar en un referendum si el gobierno español no se lo impidiera. No veo dónde está el problema, si quieres seguir en España vota No, y se acabo el rollo. Incluso vete a hacer de apoderada para vigilar el recuento si no te fías de las garantías!

    Hace 4 años 1 mes

  3. kalergi

    Sí pero no: Cristina Fallarás hace un análisis acertado en parte. Primero: "los del silencio" no son los que ella dice. El PSOE de Cataluña (el PSC ya no existe) ha dejado claro que está con el PP+C's. Después, en CSQEP hay tanto españolistas como independentistas y de ahí nace su indefinición. También hay gente independentista que no ha votado a JxSÍ ni a la CUP. Que la independencia de Cataluña no esté entre las preocupaciones de los españoles se debe a que creen que no se va a producir. Pero cuando la vean cerca, la cosa cambiará. Si PP, C's y PSOE están en contra de la separación no es sólo por su nacionalismo español; es que la mayoría de españoles no se lo perdonaría. Para casi todos los españoles, la "Sagradaunidad" es un tabú,un dogma de fe intocable; quizás porque, como me decía un amigo vasco, los españoles necesitan imponerse a otros pueblos, sean mayas, mapuches o catalanes. Creen que debemos ser como ellos porque piensan que son mejores que nosotros. Además, baste ver las mentiras que se creen los españoles como para albergar pocas esperanzas de un entendimiento. En resumen: el artículo me parece bienintencionado pero no deja de ser un intento de justificar una "equidistancia" falaz que, en el fondo, está inspirada por ese nacionalismo subconsciente que tienen los españoles. Es que, en ciertos temas, no se puede estar en medio: o se cree que Cataluña es una nación con derecho a ser independiente (si la mayoría de la población así lo quiere) o se cree que la única nación es España. Todo legítimo pero no hay más.

    Hace 4 años 1 mes

  4. Cristian

    Me encanta el ego que teneis los españoles,en serio. No podeis aceptar que la mayoria de personas de una region no quieran ser españolas si no es porque están adoctrinados o porque hemos conseguido reprimir,los que somos minoria a una mayoria de catalanes silenciosos super oprimidos por los malvados independentistas nazis No veas como los reprimimos impidiendoles votar en las autonomicas,en las generales,en referendums....ah,espera,eso sois los unionistas La verdad que no me extraña que en España nos odieis tanto.Os han inculcado que los catalanes somos como los nazis cuanto menos y os habeis creido toda la mierda que decian de nosotros Ya os vimos a todos,augurando la violencia en la Diada. Joderos que no hubo ni un papel tirado al suelo. Volviendo al argumento de la mayoria silencioa. Que guay es eso de arrogarse que como solo salio 1 millon de personas,los otros 6 estan en contra,sobretodo para vuestro ego Siguiendo vuestra logica podemos decir que los españoles estais a favor del terrorismo,no? Ya que en las manifestaciones contra el terrorismo que salis,un 0,5% de la poblacion española? Siguiendo vuestra logica,eso quiere decir que los que no salen a manifestarse contra el terrorismo es porque lo apoyan....veis lo absurdos que sois? En fin,la izquierda tricornio,como siempre,exhibiendo como el que mas su catalanofobia,tan arraiga en España. Decís que los adoctrinados somos nosotros. Tengo bastantes amigos en otras partes de España que me cuentan como se les enseña desde pequeños a despreciar todo lo catalan,asi que permitirme si os digo que: No engañais a nadie. Adeu España

    Hace 4 años 1 mes

  5. Retogenes Numantikon

    "¿qué cree un ciudadano de Galicia, Andalucía, Extremadura o La Rioja que le sucedería en tal caso? " Pues, además de la rotura afectiva, de los familiares que emigraron y van a pasar a ser extranjeros, está que van a hacerme sentir extranjero cuando vaya allá... Me echan. Me señalan como invasor. Creo que eso nos molesta mucho a muchos... ¿En la práctica? ¿Qué se siente si los vecinos del barrio rico ponen vallas y seguratas privados para que los de los barrios chungos no pasen por allí, y quieren dejar de pagar la contribución al ayuntamiento porque financia a los vagos de esos barrios etc. etc. etc? Pues eso pasa. Que nos nos hace ninguna gracia que nos traten así.

    Hace 4 años 1 mes

  6. Luz

    La autora nos define perfectamente, "Los del silencio". Seguro que somos la mayoría de la población de Cataluña y estamos hartos; hartos de los de aquí y de los de allá. Y no se nos ve, ni se nos tiene en cuenta, porque no nos organizamos, ni nos manifestamos. Los que salen a la calle (ayer unos 500.000), ¿qué son con respecto a los casi 7.000.000 de habitantes. Pero ellos si están organizados, y sí tienen una hoja de ruta: anularnos, imponer su ¿ y le llaman democracia? radicalismo. Lo que vivimos ahora es consecuencia de todo lo que hemos estado callando anteriormente. Era ya en los primeros 90 cuando en las escuelas no se respetaba la normativa que exigía un mínimo de horas en castellano; los niños en P3 (el primer curso de parvulario) eran escolarizados íntegramene en catalán, fueran o no catalanoparlantes y ningún partido (ni el PPC) abrieron la boca. Así que "de aquellos barros, estos lodos" . Ojalá no nos sea demasiado tarde.

    Hace 4 años 1 mes

  7. guillotine

    Todo este asunto es muy complejo y precisa de muchos matices, como tú bien escribes... Pero básicamente el gran y único problema es el propio Podrido Popular y el Régimen neofranquista de continuación extractiva y expoliadora de derechos, dignidad, decencia y democrácia (con la inestimable colaboración de la muleta "constitucional" P$0€ y toda la banda de "Florentinos, Villar Mires, Aliertas, Fainéses, Galanes , etc, etc, etc")... Me explico: Cuando existía E.T.A. nos decían que con armas no, que todo era posible en POLÍTICA (con mayúsculas) por vía democráticas, pero ahora vemos que simplemente era otra mentira más... Y ya van... no sé cuantas. Vivimos en esa posrealidad posdemocrática de la posmentira de la que escribías el otro día. Gracias por los artículos.

    Hace 4 años 1 mes

  8. juan

    hay gente que prima legítimamente a no ser utilizados antes que su propia ideología. Cuando uno ve a los convergentes que mandaban a los mossos cargar en las manis del MDT-PSAN hace no tanto ahora tan independentista muchos independentistas dicen...ufff, pongo en excedencia mi independentismo si es para que estos se acaben autoabsolviendo de los excesos del 3%. Cuando gente muy poco nacionalista que vino de sitios donde había cero futuro ve a gente como Susana Díaz o Cospedal practicar un rancio nacionalismo español deja su "españolidad" en excedencia. A lo mejor lo más sano sería que ambos grupos de silenciosos fueran la mayoría.

    Hace 4 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí