1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

El auge del autoritarismo de derechas en la era del cambio global

Trump, Erdoğan y otros autócratas no son el origen de esta deriva, sino el resultado de largos procesos económicos, sociales y políticos

Bulent Gokay (Social Europe) 13/09/2017

<p>El Malagón de hoy: Trumpismo</p>

El Malagón de hoy: Trumpismo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

 

Sería un grave error interpretar el impulso autoritario de Turquía a través de un prisma cultural o de civilización: no se trata del cambio radical de un dictador cegado de poder, ni  mucho menos del predecible resultado finalmente desvelado de la estrategia política del islam. No es el resultado de un “choque de civilizaciones” entre el islam y el occidente laico, tal y como apuntaba Samuel Huntington en su profecía apocalíptica. El actual conflicto de Turquía no es una batalla entre laicismo y religión, sino una entre dictadura y democracia. El impulso autoritario de Erdoğan es la peor noticia para cualquiera que luche por la libertad, la democracia y la justicia social, ya sean ateos, musulmanes o cristianos. 

La deriva autoritaria hacia la derecha de Erdoğan, supuestamente  motivada por el fallido golpe de Estado de julio de 2016, no es un suceso aislado, sino que forma parte de un aumento generalizado del autoritarismo de derechas en el ámbito político mundial. Entre los avances similares está el crecimiento de la extrema derecha en toda Europa, las vallas que se elevan en las fronteras de Europa del este, que reflejan un aumento de la xenofobia  y del miedo al/a los otro(s), el militante nacionalismo hindi de Modi en India, la campaña por un “renacimiento nacional” de Shinzo Abe en Japón y las tácticas militares de Duterte en Filipinas. Este creciente autoritarismo de derechas no está anclado en las personalidades o psicologías de Trump y Erdoğan ni en las de cualquier otro líder político parecido. Tampoco se trata de un ardid elaborado por diversos políticos populistas de derechas para explotar la desafección latente del electorado hacia el orden económico y político actual con el objetivo de utilizarlo en su propio beneficio político. Sin duda, estas cuestiones están presentes, pero detrás de semejantes maniobras políticas, operan elementos históricos de larga duración y elementos relacionados con el reequilibrio de poderes en el mundo. Trump, Erdoğan, y todos los que se encuentran en ese “círculo de autócratas”, no son tanto los creadores sino el resultado de largos procesos económicos, sociales y políticos. 

Este creciente autoritarismo de derechas no está anclado en las personalidades o psicologías de Trump y Erdoğan ni en las de cualquier otro líder político parecido

El autoritarismo de derechas en Occidente ha adoptado una forma en ocasiones cristiana y en ocasiones laica, pero ambas son igualmente antiinmigrantes y antiislámicas. En Turquía, la configuración del autoritarismo de derechas es antikurda y antiislamista. Aunque no deberíamos dejarnos engañar sobre lo que realmente está en juego, en ambos casos el impulso autoritario de derechas se basa en un conservadurismo socialmente represivo que legitima derivas peligrosas en contra de la democracia, los derechos individuales y la justicia social. Todos estos desplazamientos hacia la derecha política son el resultado de una situación internacional cada vez más volátil y caótica, consecuencia directa de un proceso que Arrighi denominaba “Transición hegemónica” dentro de un período de caos sistémico. Los últimos años del siglo XX han sido testigos de una renovada rivalidad por el poder, de excesos financieros a lo largo y ancho del sistema y del estallido de burbujas, como consecuencia de la decadencia hegemónica de EE.UU. y de la aparición de nuevos centros de poder, en especial China e India. Por tanto, la lógica central de este desplazamiento hacia la derecha se puede analizar precisamente dentro del contexto de cambios estructurales en el ámbito mundial que llevan afectando al mundo desde hace 20 o 25 años.

Cuando la autoridad de una gran potencia o de una superpotencia mundial está en declive, el orden mundial en su conjunto se ve afectado y se produce una cierta inestabilidad. De acuerdo con la opinión de diversos expertos, EE.UU. se enfrenta a un declive que desde el fin de la Guerra Fría se ha hecho cada vez más evidente. Aun cuando EE.UU. todavía es la potencia militar y económica más grande y poderosa del mundo, no cabe duda de que adolece de una seria debilidad resultado de un bajo crecimiento económico y de una degradación prolongada de su industria. La transformación estructural más importante que tuvo lugar en el sistema económico mundial que lideraba EE.UU. desde el fin de la Segunda Guerra Mundial fue la crisis manufacturera generalizada que se manifestó bajo la forma de una estanflación (un estancamiento económico acompañado de una inflación de dos cifras). El descenso de la capacidad productiva y el creciente desfase entre acumulación productiva y financiera dio como resultado la aparición de repetidas crisis económicas y financieras en todo el mundo. La cadena mundial de extrema financiarización y enriquecimiento especulativo se rompió en 2007-2009, y al final acabó trasladándose a la eurozona a través de un sector bancario excesivamente confiado. 

En paralelo a este descenso del peso e influencia generales de EE.UU., hemos sido testigos en las últimas dos décadas del surgimiento de otras potencias económicas que poco a poco han ido escalando lugares hasta ocupar el primer puesto. Esto ha modificado el equilibrio de poder mundial, que ha pasado a ser un sistema multipolar. Nuevos centros de influencia mundial han ido apareciendo en el sudeste asiático, en particular China e India. Durante el mismo período, otros Estados de tamaño medio y potencias regionales o emergentes, también han expandido su influencia.

En paralelo al descenso del peso e influencia de EE.UU., asistimos en las últimas dos décadas del surgimiento de otras potencias económicas que han ido escalando lugares hasta ocupar el primer puesto

El auge de las nuevas potencias emergentes no fue, ni será, lineal, en especial a causa de las grandes diferencias que existen entre los países y por la situación nacional excesivamente irregular de muchos de ellos. El crecimiento económico y el tamaño de la población y del país no confieren el liderazgo regional, y mucho menos mundial, de forma automática. Los requisitos son mucho más exigentes: fiabilidad, confianza en los vecinos propios, capacidad de ejercer un poder de atracción política y proveer de bienes públicos a la región y a otras partes.

El mundo centrado en EE.UU. que hemos conocido hasta ahora está perdiendo rápidamente su predominancia y está siendo reemplazado por un nuevo sistema internacional constituido por la llegada de estos nuevos actores. Esto es básicamente lo que causa la desintegración del orden mundial y el viraje de la élite gobernante de muchos países hacia un nacionalismo económico y político sin limitaciones. Evidentemente, Occidente carece en su conjunto de los medios para respaldar sus políticas en Oriente Próximo, África, Ucrania y el sudeste asiático. Por otra parte, las nuevas potencias emergentes aspiran a establecer un nuevo orden en la política mundial, pero, al carecer de una capacidad de liderazgo real, todavía no están en disposición de imponer su voluntad en los diversos conflictos regionales y mundiales. Existen vacíos de gobierno a nivel mundial y regional que alimentan muchos de los conflictos existentes, desde Siria hasta Ucrania, o desde un amplio abanico de países de Latinoamérica hasta la eurozona. EE.UU. está perdiendo cada día más su capacidad para tomar la iniciativa y gobernar, y los nuevos países emergentes tienen serias intenciones de llenar ese vacío, aunque por el momento ni están listos ni son los suficientemente poderosos como para liderar. En ese sentido, el liderazgo, el orden y la gobernanza regional y mundial ya no están garantizados. 

El mundo está actualmente aquejado de un frágil desequilibrio, y el declive de la potencia hegemónica mundial sigue avanzando, como describió con precisión el célebre periodista del Financial Times, Martin Wolf: “El poder de EE.UU. ha retrocedido tanto en el ámbito geopolítico como económico y estamos viviendo de nuevo en una época de estridentes nacionalismos y xenofobia”. El elevado aumento de los niveles de desigualdad, desempleo, frustración y ansiedad que se generaron a raíz de la Gran Recesión de 2008 han creado unas condiciones mucho más favorables para la última expansión de movimientos pseudoconservadores y la intensificación de los aspectos más autoritarios de su discurso. A lo largo de la historia económica y política mundial las crisis van y vienen, al igual que los focos de atención que las provocan. Para comprender la dinámica de los actuales procesos de cambio hacia un autoritarismo de derechas hay que entender también la historia. Las victorias de Trump en EE.UU. y la campaña del “Leave” en el Reino Unido, o el giro autoritario de Erdoğan no son más que epifenómenos de los cambios trascendentales en la economía política global y en las alianzas geopolíticas internacionales que están teniendo lugar de forma más abierta desde el final de la Guerra Fría.

-------------------

Este artículo se publicó en Social Europe.

Traducción de Álvaro San José.

Autor >

Bulent Gokay (Social Europe)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

8 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Remigio

    Ya salió la patulea ultraderechista nazi a rebuznar contra la que dicen es verdadera "dictadura" (de izquierdas). Oye y lo dicen los admiradores de Franco, Hitler y Mussolini...

    Hace 3 años 7 meses

  2. Curro Pasquau

    Original: "Turkish right-wing authoritarianism has adopted anti-Kurdish and Islamic forms" Traducción: "En Turquía, la configuración del autoritarismo de derechas es antikurda y antiislamista" ¿Islamista o antiislamista? Por otra parte no estoy muy convencido de que a Bulen Gokay (ni a mí) le parezca apropiado ilustrar su artículo con una esvástica. Saludos

    Hace 3 años 7 meses

  3. Jose Gallardo

    El autoritarismo de "derechas" es una reacción natural de horror al autoritarismo- "tiranismo" de las verdaderas izquierdas. O sea, las qué están en el poder por decenios y luego lo hacen hereditario, con la esperanza de qué duren milénios. Esto es, a los regímenes del comunsmo de verdad, no el pintado por Marx: Kim il Un en Nord Coréa, el clán de los Castro en Cuba y el qué se viene en Venezuela, el de Putin, el de Bielo Rusia y el de China. Todos, salvo el chino, un grán fracaso.

    Hace 3 años 7 meses

  4. Ocam

    Las únicas dictaduras que existen a dia de hoy son de izquierdas, pero tu a lo tuyo machote.

    Hace 3 años 7 meses

  5. German

    De derechas y de izquierdas, extrema izquierda comunista también hay más que antes. Y no olvidemos que el comunismo es a la izquierda, lo que el fascismo a la derecha.

    Hace 3 años 7 meses

  6. Pepe

    No hombre, el autoritarismo solo iba a ser patrimonio exclusivo de Maduro, El Gordo Coreano, Chavez y los Castro...

    Hace 3 años 7 meses

  7. Mentalmente

    El autorismo de derechas mola mucho, es trending topic, sobretodo puesto de relieve sobre un paisaje de hipocresía y correctismo político.

    Hace 3 años 7 meses

  8. juan

    La deriva autoritaria de Erdogán no es a la "derecha" es "al islamismo", pero vamos, como la de Al Fatah, Hamás, hermanos musulmanes en Egipto hasta que el ejército les paró los pies, etc.

    Hace 3 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí