1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La Fiscalía pide a la Audiencia Nacional que se investigue el delito de sedición

Escrito íntegro de la denuncia del teniente fiscal Miguel Ángel Carballo Cuervo, en el que se solicita la incoación de diligencias judiciales y el descubrimiento de los posibles responsables

ctxt 22/09/2017

<p>Los presidentes de ANC y OMNIUM piden a los manifestantes que se retiren, frente a la Conselleria de Economia, en la noche del 20 de septiembre.</p>

Los presidentes de ANC y OMNIUM piden a los manifestantes que se retiren, frente a la Conselleria de Economia, en la noche del 20 de septiembre.

Elise Gazengel

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

AL JUZGADO CENTRAL DE INSTRUCCIÓN QUE POR TURNO CORRESPONDA

El Fiscal, al amparo de lo dispuesto en el art. 105 en relación con los arts. 259 y siguientes LECrim, por medio del presente escrito se persona ante el Juzgado y formula denuncia por los hechos ocurridos en los días 20 y 21 de septiembre de 2017, en relación a las concentraciones y manifestaciones llevadas a cabo para impedir por la fuerza la actuación de las autoridades y sus agentes en el ejercicio de sus funciones en defensa del ordenamiento constitucional.

Primero. De conformidad con lo dispuesto en el art. 14.2 LECrim, es competente para el conocimiento de esta querella el Juzgado Central de Instrucción que por turno corresponda de los de la Audiencia Nacional, conforme al art. 65.1º, a) Ley Orgánica 6/1985, de 1 de julio, del Poder Judicial, en relación con el art. 544 CP, por cuanto las conductas denunciadas  son constitutivas de un delito de sedición y estaban anteriormente incluidas en los delitos contra la forma de Gobierno (art. 163 CP de 1973, vigente en el momento de la redacción de la LOPJ), de los cuales la Audiencia Nacional es competente para su conocimiento.

Segundo. En el curso de la práctica de una serie de diligencias de entrada y registro acordadas por el Juzgado de Instrucción nº 13 de Barcelona en sus Diligencias Previas nº 118/2017, una muchedumbre de personas se concentró ante los edificios registrados con la finalidad de impedir por la fuerza a los agentes de la autoridad el legítimo ejercicio de sus funciones y el cumplimiento de las resoluciones judiciales.

El relato de los hechos, a falta aún de atestado, sin perjuicio de completarlo y perfilarlo una vez se reciba este, puede resumirse del siguiente modo:

En la zona de Rambla-Gran Vía, tuvo lugar una concentración frente a la Consellería de Economía. A través de redes sociales se difundió una convocatoria para oponerse a la práctica de las diligencias, reuniéndose inicialmente unas 400 personas en el lugar concertado y provocando el corte de la Gran Vía de las Cortes Catalanas de Barcelona, colapsando la misma y calles circundantes. La muchedumbre cortó igualmente la Vía Laietana.

A las 11.00 h había tres puntos con vías cortadas en Barcelona: la Gran Vía a la altura de Rambla de Catalunya frente a la sede de la Conselleria de Economia; la Via Laietana a la altura de la plaza de Sant Jaume, y la Diagonal a la altura de Zona Universitaria, motivando que Trànsit recomendara a los conductores que utilizaran las rondas para evitar estos cortes.

Individuos que no han podido ser identificados, aprovechando la situación, pues ya se encontraban unas 2.000 personas, pincharon las ruedas de diversos coches patrulla de la Guardia Civil que estaban aparcadas frente a la Conselleria de Economia, a fin de impedir su legítima actuación.

A las 11.45 h, la calle de Diputació también fue cortada como consecuencia de la concentración frente a la sede de Economía, mientras la turba entonaba cánticos dirigidos a la Comisión Judicial "Aquesta nit la passareu aquí".

Todo ello motivó que una decena de dotaciones antidisturbios de la brigada móvil de los Mossos d'Esquadra se desplazara hasta la concentración de la Gran Vía.

La Asamblea Nacional Catalana (ANC) montó en el nº 10 de la Rambla, junto al Colegio de Periodistas un puesto para voluntarios en donde podían recoger un chaleco de diferentes colores y desde donde se organizaban los turnos de relevo.

A las 12.15 h. voluntarios de la ANC, con petos de color verde, conscientes de que con ello dificultarían la intervención policial, hicieron un cordón ante la puerta de la Conselleria de Economía, para evitar que la Guardia Civil se llevara a los detenidos. Los manifestantes gritaron a los Mossos "no us mereixeu la senyera que porteu", amenazando a la Guardia Civil al grito de “no sortireu”.

En esos momentos se produjeron situaciones de gran tensión en Via Laietana, donde los manifestantes se sentaron sobre el asfalto delante de los coches y furgonetas de la Guardia Civil para impedir su movilidad, conscientes de que era precisa la presencia de los mismos en diferentes puntos de la ciudad.

Sobre las 13.00 h. un grupo de manifestantes se dedicó a empujar a los agentes, tanto Mossos como de la Guardia Civil, que resistían sin utilizar material antidisturbios. Los manifestantes bloquearon la salida de un vehículo de la Guardia Civil.

La sede del PSC fue igualmente atacada por los manifestantes llegando incluso a producirse agresiones a militantes socialistas.

Sobre  las 13:33 h. se organizó un cordón humano con miembros de la ANC para permitir entrada y salida de autoridades en la Consellería de Economía, donde ya había concentradas unas 3.800 personas.

A las 18.05 h personas no identificadas procedieron a colgar una pancarta en el balcón de la sede de la Conselleria d'Economia pidiendo la libertad de los detenidos, manteniéndose cortadas la Gran Via de Passeig de Gracia en Plaza Universidad y Via Laietana.

La planificación de estas actuaciones llegó al punto de contar con voluntarios que repartían bebidas y comida a los concentrados.

Sobre las 20.20 h Jordi Sánchez, presidente de la ANC, ante las 40.000 personas (según Guardia Urbana) que se concentraban ya en ese momento en Rambla Catalunya frente a la sede del departamento de Economía manifestó: "El 1 de Octubre votaremos, si nos quitan la urnas, las construiremos". "Que nadie se vaya a casa, será una noche larga e intensa".

A las 22.00 h se inició una cacerolada a la que se unieron los manifestantes con el ruido de las llaves.

A las 22.00 h finalizaron los registros en la Conselleria de Economía y, debido a la numerosa concurrencia, fue preciso montar un dispositivo por los Mossos para posibilitar la salida de los miembros de la Guardia Civil.

A las 00.07 h dos agentes de la Guardia Civil intentaron salir por el Cinema Coliseum, pero los manifestantes se congregaron en las puertas del teatro e impidieron que se utilizara como tal vía de evacuación.

Ante la situación de extrema tensión, el Juzgado de Instrucción nº 13 se puso en contacto con el Mayor de los Mossos para ordenarle expresamente que activara el dispositivo de seguridad para permitir la salida de la Comisión Judicial, formada por los agentes y la Letrada de la Administración de Justicia. La Letrada de la Administración de Justicia tuvo que salir ya de madrugada a través de la azotea del edificio, al impedir los manifestantes su salida por la puerta.

A las 00.13 h el presidente de Omnium Cultural, Jordi Cuixart, pidió que la movilización no se detuviera. Subido a un coche de la Guardia Civil con Jordi Sànchez llamaron a la “movilización permanente” desde este jueves a favor del referéndum y en contra de las actuaciones para impedirlo. Posteriormente y vista la situación provocada pidieron a los manifestantes que se disolvieran sin poder controlar la concentración, que continuó ante la sede de la Conselleria. La comitiva judicial y la Guardia Civil permanecían en el interior, al impedir los manifestantes la salida.

En el exterior, tres vehículos oficiales de la Guardia Civil fueron atacados por la muchedumbre, obligando a los agentes a refugiarse en el edificio de Hacienda.

La turba destrozó los tres vehículos oficiales.

Sobre la 1.34 h se produjeron momentos de tensión ante la Conselleria de Economía al tener que cargar los Mossos contra los manifestantes para formar un cordón policial que permitiera salir a los agentes de la Guardia Civil que seguían en el interior del edificio, pues centenares de personas continuaban concentradas impidiendo la salida y lanzando objetos contundentes contra los Mossos.

Sobre las 3.10 horas los Mossos, utilizando la megafonía avisaron a los concentrados de que iban a intervenir para despejar la zona.

Sobre las 3.20 h cinco Guardias Civiles de paisano salieron de las dependencias de la Generalitat escoltados por agentes de los Mossos, quienes fueron ampliando el perímetro de seguridad. Los agentes no pudieron utilizar los vehículos oficiales al haber sido dañados por los concentrados.

El resto de los Guardias Civiles integrantes de la comisión judicial no pudo abandonar el edificio hasta las 7.00 h. del día 21, pues quedaban miles de manifestantes, teniendo que ser escoltados por los Mossos.

También se produjeron incidentes en los alrededores de la Consellería de Exteriores. Los Mossos tuvieron que intervenir desalojando a los concentrados que impedían la salida de la Comisión Judicial, que igualmente se encontraba practicando diligencias acordadas por el Juzgado de Instrucción nº 13.

En la Conselleria de Governació, al finalizar el registro acordado por el Juzgado, sobre las 14.12 h. la Guardia Civil tuvo dificultades para salir, al haberse organizado otra concentración.

Se produjeron igualmente incidentes en la sede de la CUP en Barcelona, como consecuencia de la llegada de una docena de furgonetas de la Policía Nacional, con sus correspondientes dotaciones. De nuevo se organizó una concentración para impedir por la fuerza la actuación de la Policía.

Los antidisturbios tomaron posiciones  y a las 17.00 todavía no habían entrado, sumándose durante este tiempo más manifestantes, llegando a ser más de  2.000 personas que formaron un cordón para impedir el acceso a la sede. “Si volen entrar hauran de passar per damunt dels nostres cossos”, advirtió una portavoz de la CUP.

Los manifestantes sacaron del interior de la sede centenares de carteles y pancartas en favor de la independencia, gritando consignas en favor de la celebración del referéndum. “No us mereixeu la senyera que porteu”, “Fora les forces d’ocupació”, “Els carrers seran sempre nostres” y “Visca la terra lliure”.

A las 20.00 h los agentes abandonaron el lugar, llegando a realizar disparos para evitar el ataque inminente a un furgón policial.

Mientras estos hechos se producían en Barcelona, sobre las 11.00 h. del día 20 se tuvo conocimiento de que se habían encontrado papeletas de voto del referéndum en un registro realizado en la imprenta de Bigues i Riells por la Guardia Civil. Posteriormente se supo que se trataba de cerca de 9.894.350 papeletas, carteles con la leyenda local electoral, actas de lista numerada de votantes con la inscripción “referèndum de autodeterminació de Catalunya 2017”, actas de sesión de escrutinio, actas de constitución de mesa y otros formularios que fueron cargados en siete furgonetas.

Los agentes de la Guardia Civil actuantes tuvieron graves dificultades para salir del recinto de la empresa registrada pues varios cientos de manifestantes les impedían el paso, no pudiendo abandonar el lugar hasta las 16.50 del mismo día.

Sobre las 9.50 h del día 20 en Sabadell, mientras se llevaba a cabo por orden judicial el registro en el domicilio particular del jefe de gabinete de Governació, Joan Ignasi Sànchez, se concentraron en las proximidades del mismo una treintena de personas en protesta por la operación de la Guardia Civil.

Tercero. Los hechos relatados en el presente escrito de denuncia son, en principio, constitutivos de un delito de sedición previsto en el artículo 544 y siguientes del Código Penal.

1º) Dice el artículo 544 CP: “Son reos de sedición los que, sin estar comprendidos en el delito de rebelión se alcen pública y tumultuariamente para impedir, por la fuerza o fuera de las vías legales, la aplicación de las Leyes o a cualquier autoridad, corporación oficial o funcionario público, el ejercicio de sus funciones o el cumplimiento de sus acuerdos, o de las resoluciones administrativas o judiciales.”

La sedición, forma colectiva y tumultuario de alzamiento, “rebelión en pequeño” según frase decimonónica, es un delito de mera actividad o de resultado cortado, en el que la conducta ha de encaminarse necesariamente a la consecución de alguno de los objetivos establecidos en el artículo 544 CP.  El delito queda así consumado cuando el alzamiento haya producido el peligro objetivo para la consecución de esos fines sediciosos.  En este sentido debe tenerse en cuenta, que conforme declaró la STS de 10 de octubre de 1980, los requisitos del delito de sedición son: “a) (…) un alzamiento, esto es, un levantamiento, sublevación o insurrección dirigidos contra el orden jurídico establecido, contra el normal funcionamiento de determinadas instituciones o contra autoridades, funcionarios, corporaciones públicas, clases del Estado, particulares o clases de personas; b) que ese alzamiento ha de ser público, esto es, abierto, (…), patente y manifiesto, y tumultuario, lo que equivale a gregario (…), anárquico, inorgánico y desordenado (…), aunque nada impediría, según opinión unánime, que de ser organizado y ordenado también se aplicará el precepto analizado; c) que el mentado alzamiento se encamine a la consecución de los fines indicados (…); d) en cuanto al sujeto activo (…), partiendo de que tumulto es desorden y confusión producido por un conjunto de personas (…) habrán de ser varias y en número suficiente para la consecuencia del fin propuesto, pudiéndose agregar que los términos legales “alzaren” y “tumultuariamente”, evocan y sugieren la participación indispensable de un número considerable de personas, aunque no es preciso que constituyan multitud o muchedumbre; e) en lo que respecta al sujeto pasivo, éste es variadísimo (…); f) la finalidad política o social no siempre se exige (…); g) (…)” no es “preciso, para la consumación del delito, la obtención de los fines apetecidos (…)”.

No puede desconocerse que la finalidad inmediata de las personas que protagonizaron los actos de los días 20 y 21 de septiembre de 2017 antes descritos, estaba orientada a impedir que funcionarios de la Administración de Justicia y de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado pudieran desarrollar sus funciones en cumplimiento de la Ley y de las resoluciones dictadas por una autoridad en el seno de un procedimiento judicial.  La finalidad última de estas movilizaciones es conseguir la celebración del referéndum para conseguir la proclamación de una república catalana independiente de España, siendo conscientes de que desarrollan una actuación al margen de las vías legales impidiendo la aplicación del ordenamiento jurídico en su conjunto, y en particular, de la norma fundamental de todos los españoles, la Constitución.

La persecución del fin pretendido solo es delictivo si se lleva a cabo realizando la conducta típica: alzarse públicamente y tumultuariamente, elemento que equivale a que el alzamiento sea caótico, anárquico, inorgánico y desordenado,  “aunque nada impediría, según opinión unánime, que de ser organizado y ordenado también se aplicara el precepto analizado” (STS. 1049/1980, de 10-1). 

La sedición exige además que el alzamiento se lleve a cabo por la fuerza o fuera de las vías legales.  El Auto del TSJPV  (Auto 11/2005, de 1-3) resume las posiciones doctrinales señalando que para un sector el alzamiento público y tumultuario incluye  “todo levantamiento, sublevación o insurrección realizados de forma colectiva produciendo conmoción”, mientras que para otro sector “es característico al delito de sedición un cierto contenido de violencia, que no tiene porqué ser física ni entrañar el uso de la fuerza, pero que ha de vivificarse necesariamente en actitudes intimidatorias, amedrentarorias, etc”. 

En cualquier caso el elemento de la fuerza queda colmado en su manifestación como vis física o como vis compulsiva, pudiendo recaer son las personas o sobre las cosas, entendiendo por la expresión “fuera de las vías legales”, que no se actúe a través de los recursos o procedimientos de reclamación o de disconformidad que la ley arbitra. 

2º) Debe, por otra parte, tenerse en cuenta que el art. 548 CP castiga la provocación, la conspiración y la proposición para cometer el delito de sedición extendiendo así la intervención penal a los actos preparatorios. El Legislador ha optado por anticipar la respuesta penal con la finalidad de poder neutralizar el alzamiento evitando el riesgo de una quiebra definitiva del sistema legal e institucional. 

Conforme al artículo 17 CP, “1. La conspiración existe cuando dos o más personas se conciertan para la ejecución de un delito y resuelven ejecutarlo.- 2. La proposición existe cuando el que ha resuelto cometer un delito invita a otra y otras personas a participar en él.”

1º) La conspiración, forma singular de coautoría anticipada, requiere conforme requiere nuestra jurisprudencia (STS 1574/1998, de 16-12 y 886/2007, de 2-11), la concurrencia de cinco requisitos:

a) El concurso de dos o más personas, que reúnan las condiciones necesarias para poder ser autores del delito proyectado.

b) El concierto de voluntades entre ellas o “pactum scaeleris”.

c) La resolución ejecutiva de todas y cada una de ellas, o decisión sobre la efectividad de lo proyectado, “resolutio finis”.

d) Que dicha resolución tenga por objeto la ejecución de un concreto delito, de modo que cada concertado sea consciente y asuma el pacto y la decisión de llevarlo a cabo.

e) Que exista un lapso de tiempo relevante entre el acuerdo y la realización, entre el proyecto y la acción directa, que permita apreciar una mínima firmeza de la resolución, ya que no puede calificarse como conspiración el mutuo acuerdo surgido espontáneamente y de repente cuando se aprecia la posibilidad inmediata de realización de un hecho delictivo, sin reflexión alguna. Como elemento o requisito negativo, la sanción de la conspiración requiere que no haya dado comienzo la ejecución delictiva.

Del mismo modo debe tenerse también en cuenta lo dispuesto en el art. 474, de aplicación a la sedición por remisión del art. 546, conforme al cual “cuando la rebelión no haya llegado a organizarse con jefes conocidos, se reputarán como tales los que de hecho dirijan a los demás, o lleven la voz por ellos, o firmen escritos expedidos a su nombre, o ejerzan otros actos semejantes de dirección o representación.”

3º) La necesidad de proteger el orden público sustentado por quienes aplican las leyes, exige tomar completo conocimiento de las actuaciones desarrolladas con este objetivo de impedir, anular o cuanto menos  dificultar actuaciones judiciales en el contexto de la investigación de los actos de preparación y desarrollo del referéndum.

Del mismo modo se hace necesario adoptar las medidas necesarias para investigar  quienes son las personas que han inducido, sostenido o dirigido estas actuaciones (art. 545), o la existencia de un concierto de voluntades entre personas o entidades, públicas o privadas, que con sus actos hayan impulsado movilizaciones generalizadas o movimientos populares para imponer el referéndum independentista  inconstitucional por la fuerza de la intimidación, haciendo saber al Estado su intención y capacidad para actuar, incluso violentamente,  ante una eventual oposición (art.548).

4º) Por lo expuesto, el Fiscal interesa tenga por presentado este escrito de denuncia y en su virtud:

- Se acuerde la incoación de las correspondientes diligencias judiciales para la investigación de los hechos denunciados y el descubrimiento de los posibles responsables.

- Se dirija oficio a la Guardia Civil para que elabore atestado en el que informe de todas las actuaciones llevadas a cabo para impedir la actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en el ejercicio de sus funciones y en cumplimiento de las resoluciones dictadas por el Magistrado Juez del Juzgado de Instrucción nº 13 de Barcelona en el ámbito de las Diligencias Previas 118/2017 declaradas secretas.

En Madrid, a 22 de septiembre de 2017

EL TENIENTE FISCAL. MIGUEL ÁNGEL CARBALLO CUERVO

 

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí