1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Jorge Riechmann / Filósofo y ecologista

“El cambio climático es el síntoma pero la enfermedad es el capitalismo”

Gorka Castillo 26/09/2017

<p>Jorge Riechmann, después de la entrevista.</p>

Jorge Riechmann, después de la entrevista.

Manolo Finish

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

 

Profesor de Filosofía moral en la Universidad Autónoma de Madrid, traductor, poeta, ensayista y miembro de Ecologistas en Acción, Jorge Riechmann (Madrid, 1962) desgrana un buen puñado de reflexiones incómodas sobre un modelo de vida que dirige a la humanidad hacia el despeñadero. En su libro Autoconstrucción cataloga el siglo XXI como “la era de la gran prueba” porque, según dice, “somos la primera generación que entiende perfectamente lo que está pasando con el clima y posiblemente seremos la última que pueda evitar la catástrofe hacia la que nos dirigimos”. Lo suelta a bocajarro, como un puñetazo entre los ojos. Consciente de que el pesimismo en estos tiempos de oscuridad tiene cada vez menos adeptos, Riechmann censura sin ambages la mercadotecnia del “buenismo” de la que hace gala el sistema convocando grandes cumbres climáticas en las que a muchos se les llena la boca con compromisos medioambientales y “energías verdes” pero luego estigmatizan a los movimientos ecologistas como ingenuos apestados. La realidad que dibuja es desoladora. Todo está en contra del planeta pero, frente a eso, no cabe la resignación. “Aún podemos actuar contra este modelo de producción salvaje porque no está sujeto a ninguna ley física, como lo está la naturaleza, que impida cambiarlo”. Es el mínimo espacio que este investigador apasionado deja abierto a la esperanza.

¿Tiene solución el planeta?

Pienso que sí. Lo que no tiene sentido es intentar salvarlo interviniendo sobre el consumo y dejando intacta la voraz cultura productiva. Ambas variables caminan de la mano aunque no valga sólo con esto. Por nuestro comportamiento depredador con los recursos naturales y la biosfera habría que hablar también del extractivismo y, a mi modo de ver, también del exterminismo, una noción acuñada por el historiador británico E. P. Thompson para explicar la estructura del mundo a finales del siglo pasado, cuando las dos superpotencias nucleares enfrentadas amenazaban con aniquilar cualquier rastro de vida en el planeta. 

La medida referencial del éxito de un sistema es el PIB. Si crece significa que las cosas van bien y hay esperanza de una vida mejor. 

Es la locura típica de una cultura denegadora como la nuestra. Digo denegar porque va más allá de ignorar lo que pasa y es no ver lo que tenemos delante de los ojos. Significa que no nos hacemos cargo de las consecuencias de seguir chocando contra los límites biofísicos de manera violenta. Nos hacen creer que vivimos en una especie de Tierra plana en la que podemos avanzar de manera infinita porque los recursos naturales son inagotables y la capacidad de absorción de la contaminación es ilimitada. Esto es una fantasía porque las leyes de la naturaleza, de la física, de la dinámica de los seres vivos nunca podremos cambiarlas, por grandes que sean nuestras ilusiones al respecto.

El calentamiento global, siendo una realidad devastadora, es sólo la manifestación de otras dinámicas que deberíamos atajar si queremos evitar el apocalipsis climático hacia el que nos dirigimos

Pero las grandes cumbres climáticas aseguran haber empezado medidas drásticas para evitar el apocalipsis. ¿Qué credibilidad concede a sus decisiones?

El calentamiento global, siendo una realidad devastadora, es sólo la manifestación de otras dinámicas que deberíamos atajar si queremos evitar el apocalipsis climático hacia el que nos dirigimos. Nuestro principal problema ambiental es la extralimitación ecológica, el choque de las sociedades industriales contra los límites biofísicos de la Tierra. Si utilizamos la herramienta de la huella ecológica como indicador del impacto ambiental generado por la demanda humana podemos observar que, en la actualidad, consumimos los recursos inexistentes de 1,5 planetas Tierra. Y eso a pesar de las carencias y desigualdades que asolan a buena parte de la humanidad. Dicho de una forma más didáctica: si quisiéramos generalizar al resto del mundo el modo de vida de los españoles necesitaríamos tener 3 planetas como la Tierra a nuestra entera disposición. Y si quisiéramos generalizar el de EEUU, que muchas veces ponemos como ejemplo de éxito, necesitaríamos 6. Es una locura que emana de esa construcción económica de tierra plana de la que hablaba antes.

Entonces, ¿qué empuja al mundo a seguir enalteciendo el crecimiento económico pese a saber que conduce a la destrucción?

El capitalismo, cuya dinámica es autoexpansiva y deniega cualquier salida alternativa. Para hacer frente al cambio climático deberíamos cuestionarnos antes los resortes básicos del capitalismo, algo que parece prohibido. Por eso digo que las cumbres mundiales sobre el calentamiento global no son realmente efectivas sino más bien ejercicios de diplomacia teatral.

¿No sirven para nada? 

Confunden a la opinión pública. La prueba es que los grandes expertos en el cambio climático como James Hansen, a quien podríamos considerar el climatólogo jefe del planeta, calificó de farsa la cumbre celebrada en París. Se intenta poner un límite a las emisiones a la atmósfera de gases de efecto invernadero pero los límites son absolutamente incompatibles con el sistema productivista actual. Aunque el síntoma sea el calentamiento climático, la enfermedad se llama capitalismo.

¿Por qué el movimiento ecologista, cuya expresión política llegó a gobernar en países como Alemania, es descalificado hoy por muchos gobiernos?

Ojalá fuéramos descalificados un poco más porque así seríamos mucho más fuertes y activos. La realidad es que las descalificaciones son un indicio de una situación paradójica: aunque la percepción generalizada es que el mundo se ha comprometido en la lucha contra el cambio climático, eso no es así. Sabemos que desde los años 60 y 70 había evidencias sobre cuál era la dinámica del sistema y los límites del crecimiento pero los mismos a los que hoy se les llena la boca con la lucha contra el cambio climático decidieron poner en marcha toda una campaña global para impedir que se tomaran las decisiones correctas. Bastaría con leer un libro de Sicco Mansholt, un socialdemócrata holandés que era presidente de la CEE cuando en los años 1972 y 1973 se produjo el primer choque petrolero mundial, en el que aboga por un cambio radical en las estructuras de producción y consumo que hoy serían catalogadas como radicales y peligrosas. 

Los grandes expertos en el cambio climático como James Hansen, a quien podríamos considerar el climatólogo jefe del planeta, calificó de farsa la cumbre celebrada en París

¿Cuándo se quiebra ese proceso de sensibilización medioambiental?

En los años 80, con la fase neoliberal del capitalismo. Desde entonces, el retroceso ha sido constante pese al aumento de lo que algún experto denomina sosteni-blabla, es decir, mucho discurso, mucha cháchara, mucha propaganda y mucha estrategia de comunicación sobre energía verde. Pero la realidad vuelve a ser demoledora: la acción brilla por su ausencia y los planteamientos de fondo, incluso aquellos realizados por gente del establishment como Sicco Mansholt, son estigmatizados por rechazar el dogma del crecimiento infinito.

¿Estamos a tiempo de frenar el cambio climático?

Hemos llegado a un punto tal que lo que hace 30 años hubieran sido estrategias de cambio gradual ahora ya no están a nuestro alcance. Para hacer frente al calentamiento global necesitamos salir a toda prisa del capitalismo salvaje en el que hoy nos movemos.

¿Cree que el mundo está dispuesto a renunciar a esos principios económicos pese a conocer los riesgos?

Los cálculos teóricos realizados por investigadores canadienses sobre las opciones que resultarían de respetar los límites biofísicos de la Tierra indican que, por ejemplo, el parque móvil de un país como España, que tiene 15 millones de coches, debería ser de unos 180.000 vehículos con motor de combustión. Pero claro, eso es inaceptable en términos industriales. El caso es que, si no se acepta esta realidad, no hay lucha alguna contra el cambio climático. 

¿Quiere decir que la humanidad está condenada si no renuncia al modo de vida capitalista?

Ya decía antes que las leyes de la naturaleza existen y son las que son. No podemos cambiarlas pese a la ilusión que albergamos de que una especie de tecnociencia omnipotente conseguirá derrotarlas. Donde podemos actuar, en cambio, es contra la organización de nuestro modelo de vida que no está sujeto a ninguna ley física. 

¿Qué impide cambiarlo?

Que no nos creemos lo que sabemos. Si fuéramos capaces de hacerlo, tomaríamos decisiones racionales para cambiar un modelo que nos lleva a la destrucción. Para que esto se produzca nos haría falta un enorme ejercicio de reforma intelectual y moral. El problema es que nuestras sociedades están organizadas contra eso. Fatídicamente, el neoliberalismo se impuso con sus ideas aberrantes de que todo depende de los gustos y preferencias individuales, y que igualdad y libertad son dos principios contrapuestos, cuando una mínima reflexión indica que es una falacia. Necesitamos bienestar humano pero necesitamos que sea compatible con los límites biofísicos del planeta. Somos la primera generación de la historia que entiende perfectamente lo que está pasando y posiblemente seremos la última que pueda evitar la catástrofe hacia la que nos dirigimos.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

36 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Joaqúin

    De una sociedad Capitalista-Libertina solo se puede esperar ENFERMEDAD, y un asociedad ENFERMA solo puede llegar a morir y desaparecer. Es positivo recordarnos QUE LA TIERRA NO NOS NECESITA PARA NADA, Por lo tanto en cualquier momento nos puede hacer "desaparecer". Porque es un roganismo vivo e inteligente.

    Hace 1 año 9 meses

  2. Hugo Borja Núnez

    Cuando se viaja a la CHINA SOCIALISTA se puede ver el cielo totalmente CONTAMINADO. -- Esto demuestra que los lindos SOCIALISTAS también contaminan el aire ! -- NO seamos maniqueos planteando que solo el capitalismo contamina el ambiente !

    Hace 1 año 10 meses

  3. Ricardo Capurro

    Que increible, cualquier ignorante escribe articulos y da cátedra!!! El colectivismo, socialismo, comunismo FRACASÓ!!!! El Capitalismo es la consecuencia de vivir en libertad!!! Por favor no publiquen mas a incapaces como este!

    Hace 1 año 10 meses

  4. margui

    Solo se puede combatir un sistema creando otro sistema.

    Hace 1 año 10 meses

  5. Renatto

    Ok y cuál es la propuesta? Comunismo? Lo que menciona está publicado y corre en voces de cientos o miles de personas (diversas generaciones), etc... Es más de lo mismo...Sin embargo no encuentro una contra-propuesta concreta a nivel macro y micro.

    Hace 2 años 1 mes

  6. Sumar no restar

    Como los conejos del cuento, mientras discutimos si son galgos o son podencos, los perros se nos echan encima y nos comen. Capitalismo, contra comunismo, una vieja pelea que, hoy todavía, nos impide enfrentarnos verdaderamente al problema y encontrar soluciones. Dejemos de jugar como niños a buenos y malos y construyamos entre todos un futuro en el que puedan vivir y convivir nuestros nietos . A ver si aprendemos de una vez que los juegos de buenos y malos debemos dejarlos en el pasado, como dejamos de vivir en el Paleolítico.

    Hace 2 años 1 mes

  7. cp

    Al leer los comentarios de la mayoria, solo le dan la razon al entrevistado, increible que haya gente que aún niegue esto, y lo peor es que muchos de esos negacionistas son padres !!!

    Hace 2 años 2 meses

  8. Servando

    Es un tonto desinformado. USA ha desminuído la emisión de CO2 en los últimos 30 años. Lo contrario es los cierto China comunsta es la nación que más contamina del mundo. Y no tiene ninguna intención de disminuirla. Y le vale un comino ¿Capitalismo? Ahora respecto a la contaminación de los plásticos China y los asiaticos son los responsables del 90%. Para que este tipo le vale un comino la información vive en otro planeta y alucina en su declaracones https://www.breitbart.com/politics/2019/09/18/90-percent-of-plastic-waste-comes-from-asia-and-africa/

    Hace 2 años 2 meses

  9. Valencia García

    El capitalismo es el sistema económico fundado en el capital como relación social básica de producción. El capital es un factor de producción constituido por inmuebles, maquinaria o instalaciones de cualquier género, que, en colaboración con otros factores, principalmente el trabajo y bienes intermedios, se destina a la producción de bienes de consumo. Es la cantidad de recursos, bienes y valores disponibles para satisfacer una necesidad o llevar a cabo una actividad definida y generar un beneficio económico o ganancia particular. A menudo se considera a la fuerza de trabajo parte del capital. También el crédito, dado que implica un beneficio económico en la forma de interés, es considerado una forma de capital (capital financiero). El capitalismo, existe por el consumismo, el consumismo exige al capitalimo para la satisfacción de cada día de más y más habitantes del planeta. El capitalismos es generar y generar producción para obtener riqueza.

    Hace 2 años 2 meses

  10. Rodrigo Ferrada

    Síntoma, y enfermedad, y el virus o bacteria, es la humanidad.

    Hace 2 años 2 meses

  11. Publio Helvio

    Otro holgazán devorador de becas.

    Hace 2 años 2 meses

  12. André Castañón

    Al parecer la mayoría de la gente que comentó aquí no entendió nada de la entrevista (si la leyó). Pero me sorprende aún más ver cómo es verdad lo que dice el maestro, que la gente no está dispuesta a ningún cambio. Al contrario, mantiene firme su postura “alguien debería hacer algo” (yo no). Que tristeza darme cuenta de esta realidad que plantea.

    Hace 2 años 2 meses

  13. Rambo tiene frío

    Una pregunta ingenua: ¿Qué es lo que hace que una comunidad/población/sociedad/civilización decida seguir avanzando a toda máquina cuando sabe que va camino de estrellarse?

    Hace 2 años 3 meses

  14. Elkin_ Mauricio_ Rincón_ Galvis

    Todas estas personas son conscientes de que lo que dice este articulo es verdad, solo no aceptan el error que ha traído la evolución del ser humano tanto en ámbitos de tecnología como de razón. Me pareció un muy buen articulo.

    Hace 2 años 4 meses

  15. Jaime Castro

    Que estupideces habla este, los que mas han destruido el medio ambiente y el suelo no son los capitalistas .... este es un imbwecil ... ni vale la pena mencionar mas cosas .... que bruto!!!!

    Hace 2 años 5 meses

  16. leoni

    Es una irresponsabilidad atribuirlo a una ideología política o económica. La causa es individual y lo que enseñas con tu ejemplo de vida.

    Hace 2 años 5 meses

  17. Alfredo andez

    Pobre pendejo la causa es la sobrepoblacion en los paises mas pobres que no son capitalistas, el consumismo social irresponsable, la mala educacion de la poblacion mundial y la falta de respeto hacia nuestro planeta......

    Hace 2 años 5 meses

  18. Victor González Quintanilla

    China es comunista y es el país que más contamina. El episodio de mayor peligro y peor contaminación en la historia de la humanidad sucedió en la URSS. El comunismo también contamina, nomás que da la casualidad que ahora la mayoría de los países son capitalistas, pero si fueran comunistas, el problema estaría igual. Más bien la enfermedad es la ignorancia y falta de compromiso por preservar el equilibrio ambiental, cosa que trasciende fronteras y sobrepasa ideologías.

    Hace 2 años 5 meses

  19. Antu

    Gente estupida que confunde capitalismo burocrático con comunismo, China y la ex Unión soviética, ambas eran formas de producción capitalista... acá el problema es el modo de producción, cuando se piensa en desarrollo lineal, al estilo capitalista donde se consumen recursos casi por puro placer... y como si éstos fueran infinitos, obviamente se llega a un momento en que la destrucción de la vida se vuelve posible...

    Hace 2 años 6 meses

  20. Animus Liber

    Técnicamente es el discurso de un filosofo ecologista, pero en sus argumentos no intervienen los elementos que verdaderamente están decantando la balanza del lado irracional del ser humano, que son son otros que la psicología social y la ingeniería de masas. Incorporando esos dos nuevos campos en el argumentario la situación y las causas cambian radicalmente. Aquí ya no intervienen esos “gustos o preferencias” que establecen lo que técnicamente se denominan “ESTILOS DE VIDA”. Éstos podremos elegirlos libremente, pero sean cual sean nuestros gustos siempre estarán delimitados y encerrados dentro del mismo MODELO DE FELICIDAD extrictamente vertebrado, articulado y alimentado por el mismo sucedaeno de felicidad tan superfluo e INSACIABLE. Éste es el verdadero problema. Da exactamente igual capitalismo que comunismo, tan solo se diferenciarían en el reparto de beneficios más piramidal o equitativo, pero la manera de consumir tan voraz de alimentar nuestra felicidad sería exactamente la misma, o incluso con ese reparto más equitativo multiplicarían el consumo aun más… Vivimos esclavizados por ese “modelo de felicidad” y totalmente gobernados por esas metodologías científicas tan meticulosmente aplicadas. Aquí ya no alcanza la mano ni de la filosofía, ni del razonamianto ecológico pues lo más grave que han demostrado estas “ciencias” es que emocionalmente es tan poderosa esa dependencia que hemos generado somo ese “soma” con el que insaciablemente nos alimentan, que nuestra razón quedará relegada aun segundo plano… Toda respuesta o dependencia emocional generada o creada en nuestra mente doblegará y anulará todo respuesta crítica o racional, (disonancia cognitiva lo denominan los estudiosos). Esto es lo que realmente afirma la ciencia, y lo que psicoestadísticamente ya está comprobado. Por supuesto que sabemos lo que está pasando, y por supuesto que nos lo creemos, pero emocionalmente nuestra capacidad de respuesta ha sido anulada. Y no solo no haremos nada por evitarlo sino que defenderemos esa MATRIX como la única opción verdadera… “La ciencia afirma que nos dirigimos al colapso medioambiental pero la psicología afirma que no haremos nada por solucionarlo” Podríamos afirmar que nuestra LIBERDAD MENTAL ha sido derrotada científicamente. Ahora, la pregunta interesante sería saber si aún queda en pie algún GUERRERO POR LA LIBERTAD dipuesto a resuperarla…

    Hace 2 años 7 meses

  21. Jaime

    Cuando seamos 10.000 millones, cuando escaseen los recursos, cuando los desastres naturales sean el pan de cada día, entonces habrá guerras, crisis y mucha hambre. Surgirán nuevas ideas, algunas en forma de religión o filosofías y otras en forma de ideologías políticas, que calaran hasta lo más hondo del ser humano y acataremos como dogmas. Así sucedió cuando cayó Roma, cuando cayó el Antiguo Régimen y así sucederá con el capitalismo. Somos humanos, no nos queda otra.

    Hace 2 años 8 meses

  22. J. Joaquin Gonzlaez Barron

    Diversas ideologías y religiones, monoteístas en general, han dicho a lo largo de siglos que el hombre es el dueño de "todo" y esto ha llevado a la creencia, cuando no convicción, de que él mismo se situara fuera de todo, como mero observador y controlador. Así nos va, problemas crecientes.

    Hace 2 años 8 meses

  23. Marcelo Rojas C

    ¡Que tal SESGO interpretativo del problema!. ¿Capitalismo Neoliberalismo?. Nada de exploson demografica, que la ciencia y tecnología debe atender. Se puede entonces también atribuir all SOCIALISMO la explosión demográfica.

    Hace 2 años 8 meses

  24. Gaviota

    Que importa quien o qué tenga la culpa. Hablen menos y HAGAN más!! No consuman lo que no necesitan para subsistir, rechacen, reutilicen y reciclen...pero sobre todo vivan en ACCIÓN y así tod@s iremos en el mismo camino. Saludos ✌

    Hace 2 años 8 meses

  25. luison

    Ha dado en el clavo. Pero por los comentarios deduzco que aún hay mucha gente que no sabe o no quiere verlo. Lo malo es que ya no hay tiempo de discusiones

    Hace 2 años 8 meses

  26. Andres

    Este tipo es un imbécil. El problema principal es la cantidad de gente que es demasiada, tendríamos que ser como máximo unos 500 millones en todo el mundo.

    Hace 2 años 8 meses

  27. Daniel

    ¿Vol dir que els estats amb règims comunista, o feudal, no contribueixen al canvi climàtic? En fi... sembla que es pot ser professor de filosofia a una universitat espanyola i no conèixer el món en què es viu sinó tan sols des de alguna ideologia maniquea. Però, això sí, estigmatitzar les cimeres per tractar el clima (que han aconseguit, p.ex., minvar el "forat" de la capa d'ozó o establir protocols que han reduït les emissions previstes de CO2) ¡queda tan bé en alguns cercles "guais"! ¡i dir barbaritats com que hi ha models d'actuació "que no estan subjectes a cap llei física" i seguir cobrant com a professor, sense responsabilitats per dir tertulianismes com eixe! Potser si estudiara un poc de ciències i deixara de donar lliçons facilones de "filosofia moral (para ingenuos)"...

    Hace 2 años 8 meses

  28. Hector Mederos

    Lei el articulo, es patetico y aberrante culpar a los sistemas capitalistas y hasta dar formulas tales como de los 15 millones de autos que hay en España, deberian existir solo 180 000, no se de donde saca esa cifra, este Gorka Castillo tiene un sindrome muy grave, si asumo que el capitalismo es la enferemdad, entoces China, un pais socialista es el considerado mayor contaminante del mundo, en cambio pone a EEUU como que gasta 6 veces lo que debia gastar. Todos los paises desarrollados en cierta medida se preocupan por el medio ambiente, por ejemplo en EEUU en poco unos 10 años la mayoria de los autos no consumiria combustible fosil, los materiales biodegradables serian el 95 % de los usos reclables diarios como bolsas de mercado, material desechable, etc. Los ejemlos de capitalismo a los que este se refiere tiene mas que ver con el capitalismo que no se desarrolla como modelo como muchos paises de Africa y America Latina que ciertamente la corrupcion los tienen en la miseria y la desigualdad absoluta, pero en los paises socialistas donde hasta la vida normal, las necesidades basicas son un privilegio, ahi los contaminantes son peores, deprimen sus economias a tal nivel como en Cuba, que las carreteras son humo negro puro, los rios contaminados, el capricho ecologico ha traido nefastas consecuencias como la claria que ha extinguido la fauna acuifera, el ruido, la falta de higiene, la deforestacion por practicas indiscriminadas de desmonte y por invasion de plantas exterminadoras como el marabu, estos que no saben la realidad se creen que criticando desde la perspectiva politica llegan a la realidad, pero la jugada es contraria a esto, nadie hace mas propaganda que lo que no hace que los paises socialistas, se llevan todas las certificaciones de la ONU, jajaja engañando al mundo y a EEUU todos lo ocupan como medio de descreditar y desprestigiar. Muy mal esta este Señor Gorka Castillo. poniendo haciendo sus diagnosticos. Finalmente asume que "Fatídicamente, el neoliberalismo se impuso con sus ideas aberrantes de que todo depende de los gustos y preferencias individuales, y que igualdad y libertad son dos principios contrapuestos, cuando una mínima reflexión indica que es una falacia", parece que el no conoce la injusta igualdad y nunca le ha faltado la libertad, por eso lo expone sin tapujos, asi son estos comunistas, su socialdemocracia europea aparentemente ingenua los esta llevando a la ecatombe, por eso Europa esta en las condiciones que esta, en unos años su discurso sera muy autoacusativo dada su mirada cinica de la realidad.

    Hace 2 años 8 meses

  29. Anibal

    Los teóricos de la economía no pueden hablar de un no capitalismo sin caer en el marxismo.... es una deformación profesional. Cuál es la raíz con la que se sostiene el capitalismo.? Si la encontramos que vamos a hacer? Acomodar la o destruirla?

    Hace 2 años 8 meses

  30. Sue Everatt

    Saludos :) Me ha encantado el artículo! Da en el clavo Sr Reichmann. Hay una organización basada en Venus, Florida, que se llama The Venus Project, que seguramente les interesará conocer. La web está siendo traducida del inglés, pero hay documentales traducidos que presentan sus ideas y conceptos muy bien. Animo a todos a verlos! https://www.thevenusproject.com/ https://www.youtube.com/watch?v=uBILgRg8scI

    Hace 2 años 8 meses

  31. Chanute

    Qué pena que no sea Usted astrónomo. Entonces conocería los Ciclos de Milankovitch. Toda esa tontería del capitalismo solo sirve para que chupopteros le roben el dinero a los ciudadanos y vivir del cuento.

    Hace 4 años 1 mes

  32. Carlos Garcia

    La expansión crediticia mediante dinero fiat creado de la nada es una herramienta esencial de la planificación económica y el motor de la sobreproducción. La planificación económica es la antítesis del capitalismo.

    Hace 4 años 1 mes

  33. juan

    Belisario, es preciso nombrar la URSS cada vez que alguien hace apropiaciones maniqueas de causas comunes. Hoy hay una sobreproducción de todo por la mayor apetencia material y consumismo de cada persona y porque en muchos países se empieza a erradicar la pobreza extrema y cada vez más gente accede a poder tener bienes hasta ahora inalcanzables. La solución pasa por reformular el sentido de la vida, ver qué se necesita y que no, qué cosas deben durar más, ver como se pasa de una economía de producción física a otra de servicios humanos (ocio, cuidados, etc) y con fuerte componente de trabajo en reciclado y recuperación ambiental, de forma que la economía funcione de forma sostenible. Insisto en que querer apropiarse de causas transversales es un error que conlleva a impedir sumar apoyos.

    Hace 4 años 2 meses

  34. Belisario

    juan: ¿A qué viene mencionar automáticamente la URSS cuando se critica al capitalismo? ¿Acaso los errores de una disculpan los excesos del otro? El consumismo no es la causa, si hubieras leído hasta la segunda respuesta de la entrevista, habrías visto que a lo que se apunta es al modelo productivo. Está bastante claro que el sistema económico imperante acabará llegando al colapso antes o después porque, como se señala más de una vez, no es posible crecer infinitamente. No obstante, dudo que eso implique la extinción directa de la raza humana, y menos aún de la vida. El declive, como ocurre a menudo, será lento y gradual, pero a estas alturas no tiene demasiado sentido seguir negando ese horizonte, a menos que uno prefiera vivir en la inopia, echándole la culpa al comunismo y a "la gente", para no tener que pensar en los males del presente y el futuro.

    Hace 4 años 2 meses

  35. Bienestar Responsable

    El problema es sistémico y ahora vivimos en un sistema capitalista. Que mejor que describirlo con la fórmula propuesta por Lietaert, a la que se podría llamar formula del malvivir: Crecimiento ilimitado = (consumismo x híper-individualismo) (exp. publicidad) y que se asemeja a los cuatro jinetes del apocalipsis que en la misma fórmula podrían ser Muerte = (Victoria x Guerra) (exp. Hambre) Como decía el gran economista y pensador sistémico Kenneth Boulding; “Aquel que crea que un crecimiento exponencial puede continuar hasta el infinito en un mundo finito es un loco, o bien un economista”, así que el exceso de crecimiento nos lleva en dirección a lamuerte. Todo esto lo estamos viendo con la victoria del homo consumens, del homo economicus, sobre el homo socialis y el homo cooperans en una guerra individualizada, darwiniana, en el que cada palo aguanta su vela. Finalmente, la guinda la pone el exceso de comunicación publicitaria, que enmarca nuestros deseos en una cultura insaciable, con un hambre exponencial de querer más y más. http://autonomiaybienvivir.blogspot.com.es/2017/09/economia-colaborativa-si-pero-desde-el.html

    Hace 4 años 2 meses

  36. juan

    ufff, el típico chau chau para unir temas de dos dimensiones diferentes. La culpa es toda del capitalismo pero la central que explotó con mayores daños fue la de Chernobyl en plena era soviética y además secaron el Mar de Aral. La deriva por una parte a un hiperconsumismo es criticable, pero eso está en la mano de la gente resolverlo, nadie nos pone una pistola para consumir mucho más de lo necesario y ese debería ser el foco de las campañas en vez de apropiarse de todas las causas para hacer anticapitalismo ramplón.

    Hace 4 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí