1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Lectura

Cómo hacer ahora ‘La Antorcha’

Prólogo de ‘En esta gran época. De cómo la prensa liberal engendra una guerra mundial’, de Karl Kraus

Joaquín Estefanía 27/09/2017

<p>Primera portada de ‘La Antorcha’ (1899).</p>

Primera portada de ‘La Antorcha’ (1899).

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

 

Es muy conocido el papel que los socialistas jugaron en la Primera Guerra Mundial y las contradicciones a que dio lugar. Dos años antes de iniciarse la conflagración, en 1912, se reunió la Internacional Socialista con el objeto de analizar la brutal carrera armamentista que se había apoderado de muchos países y que parecía conducir irremediablemente al estallido de una crisis bélica. Los principales líderes socialistas se comprometieron a denunciar cualquier política agresiva de sus gobiernos y a que, llegado el momento, se pronunciarían en contra de los créditos de guerra: prevalecería en ellos una perspectiva de clase (defender al proletariado) frente a una perspectiva patriótica (defender a los países). Cuando llegó el momento, en agosto de 1914, se olvidaron de sus promesas, dominó en ellos el ardor guerrero, ayudaron a aprobar los créditos de guerra, no convocaron ninguna “huelga revolucionaria internacional contra la guerra”, y acompañaron los fuegos fatuos patrióticos que se multiplicaron en una parte amplia y enloquecida de la ciudadanía de aquel momento. El resultado fue nefasto también en términos partidistas: la socialdemocracia se dividió y algunos de sus mejores líderes, lo que más se opusieron a la guerra (Rosa Luxemburgo, Karl Liebknecht, Jean Jaurés,…) fueron asesinados por los partidarios de la reacción.

Karl Kraus es el gran debelador de su tiempo contra el periodismo que se pone al servicio de la oscuridad y apoya la confrontación bélica desde la comodidad de sus despachos 

Mucho menos conocido por el público en general –aunque también haya sido objeto de abundante estudio por parte de los historiadores-- es el papel de la prensa liberal en ese conflicto, en una buena parte protagonista de un idéntico entusiasmo bélico que arrastró a las masas hacia la violencia. Aquí es donde aparece la figura del periodista austriaco Karl Kraus (1874-1936), uno de los grandes escritores satíricos de todos los tiempos en lengua alemana y, como se dice en la presentación del editor de este libro, uno de los modelos más armados del “periodista de opinión”. Karl Kraus es el gran debelador de su tiempo contra el periodismo que se pone al servicio de la oscuridad y apoya la confrontación bélica desde la comodidad de sus despachos (“esos decoradores del hundimiento, esos recomendadores de campos de cadáveres, esos miserables lameculos que preparan editoriales y textos de décima mano”). Odiaba tanto a los malos periodistas (que para él eran casi todos) que le preocupaban menos los criminales que asesinaban a la gente o los políticos venales que vendían a la población, que los periodistas que se alineaban acríticamente con sus amos y que utilizaban un lenguaje podrido que vaciaba la imaginación y excluía la percepción crítica.

Kraus, que utiliza para su labor todos los géneros –compilaciones, conferencias, manifiestos, poemas, panfletos, piezas de teatro…, aunque sobresale, sobre todo, en el artículo periodístico y en el aforismo--, desarrolla la sátira mediante el absurdo, la parodia, la exageración, el humor, la saña y la confrontación de sus oponentes dialécticos con sus propios escritos, en un contexto diferente. En determinadas circunstancias piensa que, mejor que denunciar o difamar a sus adversarios, lo mejor es reproducir sus artículos sin comentario alguno. El principal arma de combate de Kraus es, asimismo, su gran obra: la revista La Antorcha, un objeto periodístico inclasificable, en la que durante 37 años y casi mil números ajusticia a sus contrincantes. El blanco inicial de sus sátiras y sus iras es, como hemos dicho, el lenguaje corrompido y la prensa adulterada, aunque poco a poco va refinando los contenidos de la revista y en su morral caen la justicia, el ejército, la burocracia, la iglesia, los partidos políticos, las universidades, la policía, la cultura, la Administración, la banca, los ferrocarriles, etcétera, considerados en tantas ocasiones venales e incompetentes. Nadie se escapa de esa crítica brutal y muchas veces desaforada.

Las innumerables piezas escritas de Kraus aparecen previamente en La Antorcha (aunque luego se conviertan en libros), una publicación sin periodicidad de la que fue propietario, director, único redactor y publicista. Nacida para evitar el amordazamiento al que se sentía atenazado por parte de los directores del resto de los periódicos de la Viena de entre siglos, La Antorcha fue un enorme éxito para la época. Kraus, que empezó en la prensa como crítico teatral, llegó a la conclusión de que era necesario convertirse en su propio periódico si quería hablar de lo que sucedía alrededor con voz independiente. Su acomodado padre estuvo en condiciones de correr con los gastos de salida y del primer número. Luego, las ventas le aseguraron esa independencia económica (en sus mejores momentos vendió unos 30.000 ejemplares –más que algunos diarios de la capital austriaca-- y nunca bajó de los 7.000 ejemplares) y, en momentos de debilidad, pudo echar mano de la herencia de su antecesor, muerto en el año 1900. En cuanto a la independencia ideológica o partidista, el ideal de este hombre orquesta era el “de un escritor sin ideas personales” que observa su entorno sin antiorejeras de los partidos; evitaba toda afiliación ideológica (liberalismo, socialdemocracia, clericalismo, sionismo, antisemitismo –era judío--, pangermanismo, socialismo igualitarista o capitalismo rapaz, etcétera); lo cual no significa que sus textos no destilen determinadas simpatías políticas subyacentes que, por cierto, varían a lo largo del tiempo.

Kraus es un periodista que odia a los periodistas, culpables de los males de su tiempo más que los políticos o los banqueros. Es tal su obsesión que Walter Benjamin, que publicó en 1931 un ensayo titulado Karl Kraus aparecido por entregas en el periódico alemán Frankfurter Zeitung, escribe: “El odio que Kraus siente por los periodistas (…) ha de tener raíces en su propio ser”. No en vano define Kraus al periodista con la siguiente antinomia: “Aquel que no tiene una idea pero puede expresarla”.

En cuanto a la independencia ideológica o partidista, el ideal de este hombre orquesta era el “de un escritor sin ideas personales” que observa su entorno sin antiorejeras de los partidos; evitaba toda afiliación ideológica 

El mundo vive entonces la primera era de la globalización, que dura hasta la Primera Guerra Mundial. Una globalización que es muy profunda. Stefan Zweig, que también es objeto de las diatribas del director de La Antorcha, describe en sus fantásticas memorias de un europeocuál era el espíritu de la época: “Antes de 1914, la Tierra era de todos. Todo el mundo iba donde quería y permanecía allí el tiempo que quería. No existían permisos ni autorizaciones; me divierte la sorpresa de los jóvenes cada vez que les cuento que antes de 1914 viajé a la India y a América sin pasaportes y que, en realidad, jamás en mi vida había visto uno. La gente subía y bajaba de los trenes y los barcos sin preguntar ni ser preguntada, no tenía que rellenar ni uno del centenar de papeles que se exigen hoy en día (…) Fue después de la guerra cuando el nacionalsocialismo comenzó a trastornar el mundo, y el primer fenómeno visible de esta epidemia fue la xenofobia, el odio, o por lo menos el temor al extraño. En todas partes la gente se defendía de los extranjeros, en todas partes se los excluía. Todas las humillaciones que se habían inventado antaño sólo para los criminales, ahora se infligían a todos los viajeros, antes y después del viaje…[1]”.

Los periódicos diarios estaban viviendo un momento de esplendor por la acumulación de diferentes factores: los inventos tecnológicos (las rotativas y linotipias compuestas), la mejora de las comunicaciones (el ferrocarril, el telégrafo, el teléfono…), el aumento de la alfabetización de una parte de la ciudadanía que es la consumidora de esos medios de comunicación, etcétera. Los propietarios de esos periódicos tenían la suficiente influencia para presionar a los gobernantes y que éstos adoptasen políticas de conveniencia para ellos en lugar de afianzar las políticas del interés general. Tanto como para determinar la guerra y la paz. Se ha contado muchas veces el papel del imperio periodístico Hearst en la guerra hispano-americana de 1898, empujando al presidente McKinley a declarar la guerra a España tras el hundimiento de un buque, el Maine, en el puerto de La Habana, y creando artificialmente un clima de histeria popular. La crítica de Kraus a la prensa se resume en los versos que escribió para una obra de teatro titulada Literatura, y que decían: “Al principio era la prensa y después vino el mundo”, o “La vida es sólo la forma impresa de la prensa”. En 1912 publicó un texto titulado Hundimiento del mundo por obra de la magia negra, calificado como el mayor manifiesto antiperiodístico de su generación: el periodismo engendra guerras para lucrarse con su cobertura, y asesina la imaginación del lector complaciente. Hundimiento… es una pieza muy vienesa, difícil de comprender y de contextualizar para el lector de hoy, pero su intención se manifiesta desde el propio titular. Muchos textos de Kraus abundan en parecido hermetismo.

El enfurecimiento de Karl Kraus hacia los periódicos, los periodistas y el lenguaje (“corrupto”) que utilizan alcanza su cenit con la Primera Guerra Mundial. Cuando estalla, pasa cinco meses en silencio, pero en diciembre de 1914 reaparece en La Antorcha con toda la fuerza de la indignación, mediante el artículo En esta gran época (pieza monográfica del número), una corrosiva denuncia, otra vez, sobre la alianza que se ha establecido entre la prensa y la guerra. Dentro de los miles de textos que publica La Antorcha, éste es el más citado y reconocido de su autor, y conduce, casi naturalmente, a la obra mayor de Kraus, un drama titulado Los últimos días de la humanidad, en el que la gangrena de la guerra se esparce párrafo a párrafo. En ambos textos, el artículo y el drama, hay un encarnizamiento con los periódicos y más en extenso, con la escritura y los intelectuales que la representan, que también en un buen número creen irremediable la carnicería que se extendió por Europa entre los años 1914 y 1918. Una especie de mal menor. La euforia patriótica de las naciones beligerantes contagió a muchos intelectuales de renombre que pusieron su pluma al servicio de las causas nacionales. De las patrias, no de las personas. Kraus se adelanta muchos años a “la traición de los intelectuales”, de Julian Benda (1927), que describe “la organización intelectual de los odios políticos”. Presumía de que muchas de sus profecías se hacían realidad tarde o temprano. Lamentablemente.

La crítica de Kraus a la prensa se resume en los versos que escribió para una obra de teatro titulada ‘Literatura’: “Al principio era la prensa y después vino el mundo”, o “La vida es sólo la forma impresa de la prensa”

Así pues, del silencio comedido cuando estallan los combates en las trincheras al antibelicismo radical posterior, expuesto una y otra vez en La Antorcha. Hasta el gran Rilke, junto a bastantes escritores mayores y muchos menores, perdió la cabeza por un tiempo en agosto de 1914 y celebró al “Dios de la guerra” y al “Dios de la batalla” en el primero de los Cinco cantos publicados meses después. Cuando se declara la guerra, Kraus permanece estupefacto, paralizado, como cargándose de razón, hasta que unos meses después lanza la granada de En esta gran época y pasa a ser un pacifista militante.

Se subrayaba el refinamiento de Kraus en la crítica a sus contemporáneos periodistas. Uno de los métodos más efectivos utilizados es el de las dos columnas antagónicas. Adan Kovacsics, gran estudioso de la vida y obra del director de La Antorcha, lo relata de su texto Karl Kraus en los últimos días de la humanidad[2]. En una columna de 1916 se refleja la historia de una hilera de refugiados en la nieve: “Al borde del camino, un caballo que había muerto extenuado, allí un buey con las tripas al aire, más abajo un hombre con el cráneo destrozado… Una cantidad de animales quedó atrás. Permanecían inmóviles, y sólo nos seguían sus miradas mortalmente tristes…”. Y en la columna paralela, Kraus reproduce un artículo de prensa que narra un viaje en tren rumbo a Serbia de un grupo de reporteros, a los que se suma el escritor Ganghofer. “Sus palabras ensalzan una y otra vez la belleza de la guerra”; este es el único comentario de La Antorcha.

Otro ejemplo de Kovacsics: en Dietario, un texto censurado en octubre de 1916 y publicado un año después, alguien, un soldado, yace muerto, con la masa encefálica despachurrada. Esta masa encefálica es la materia traumática de la guerra, igual que el niño que avanza en la fila de los refugiados, pide pan y muere finalmente de hambre. Esta criatura y los cráneos destrozados, las cabezas reventadas, los cerebros convertidos en papillas acompañan a quienes pueblan la mayoría de los textos y son sus blancos: los hombres de Estado y “las hienas de la prensa prestas a abalanzarse sobre los moribundos para transmitir sus últimas sensaciones, los productores de un lenguaje falaz hasta la médula, los propagandistas de la catástrofe, los frívolos estraperlistas. Y el niño al que se niega el florecer y la masa encefálica esparcida anuncian la oscuridad del futuro, sin vida ni espíritu”.

Así pues, la prensa aparece en las páginas de La Antorcha como un recurso bélico que apenas viene detrás del submarino, el zepelín y el victorioso obús.

No hay que engañar al lector. Los textos de Kraus son muchas veces difíciles y de dificultosa comprensión. Su drama Los últimos días de la humanidad apenas ha sido presentado en teatro alguno, aunque en él quede clara, como en ninguna otra parte, la complicada deriva ideológica de nuestro protagonista. Según Edward Timms[3], al final de su vida tenía marcadas simpatías socialistas. Arrancó Los últimos días de… en posiciones conservadoras y acaba cerca del socialismo; como resultado de los horribles acontecimientos de la guerra, Kraus se había desplazado de un extremo del espectro político hasta el contrario. Su orientación ideológica fue un proceso lento y penoso pero, según Timms, su nueva posición obedecía más al impulso de un conservador desilusionado que a un compromiso incondicional con una política igualitarista; estaba cargado de contradicciones no resueltas que habrían de volver a aflorar una década más tarde, cuando la república austriaca se vio a su vez amenazada con la destrucción. El apoyo de Kraus al régimen autoritario del canciller Dollfus confirmaría la verdad esencial  de que se había “desplazado”, más que repudiado el conservadurismo.

Kraus fue representante de una “radical indignación”, en palabra de Elias Canetti, pero, como sabemos, la radicalidad no es una ideología: se puede ser radical de un polo o del contrario. A fuerza de desmesura se puede estar equivocado o ser injusto. Cuando murió, Hitler ya estaba haciendo travesuras (otra profecía cumplida). Esta dificultad objetiva a la hora de leer a Kraus (textos difíciles) se acentúa por el hecho de que la Viena del fin de siècle y aledaños es su único mundo (contexto pequeño). Es muy poco cosmopolita. No tuvo tiempo para serlo (siempre trabajando), pero ello sesga su visión del mundo. Sus textos son un reflejo muy apreciable de una época, pero es difícil compartir las tesis de quienes opinan que los mismos sirven para entender la realidad actual. Aquel mundo de periódicos de papel y de periodistas sobrecogedores ha cambiado mucho. Para bien y para mal. Lo que sucede hoy es muy diferente. Las técnicas de manipulación, distintas. No sólo por el dominio creciente que en las últimas décadas han tenido los medios audiovisuales o por el cambio en la propiedad de los mismos (de propietarios familiares a conglomerados corporativos), sino también por la formidable transformación tecnológica que ha hecho que estemos viviendo otra revolución industrial, la digital. ¿Qué pensaría el desmesurado Kraus de las desmesuradas redes sociales?, ¿las utilizaría?, ¿para qué?, ¿cómo? ¿No identificaría la posverdad con sus denuncias de hace más de un siglo? ¿Qué hay de nuevo en la posverdad que permita distinguirla de la mentira de siempre, de la propaganda, de la manipulación, de las verdades a medias y de las cortinas de humo? ¿Quién es hoy el Karl Kraus satírico de esas redes sociales que tanto utiliza el presidente de la mayor superpotencia mundial? Y sobre todo, ¿cómo hacemos ahora La Antorcha?

---------------

Bibliografía

1.- ZWEIG, Stefan, El mundo de ayer. Memorias de un europeo, Barcelona, Acantilado, 2001.

2.- KOVACSICS, Adan, Karl Kraus en los últimos días de la humanidad, Barcelona, Acantilado, 2015.

3.- TIMMS, Edward, Karl Kraus, satírico apocalíptico. Cultura y catástrofe en la Viena de los Habsburgo, Madrid, La Bolsa de la Medusa, Visor, 1990.

En esta gran época. De cómo la prensa liberal engendra una guerra mundial.  Karl Kraus. Prólogo de Joaquín Estefanía. Los Libros de la Catarata, 2017.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Joaquín Estefanía

Fue director de El País entre 1988 y 1993. Su último libro es Estos años bárbaros (Galaxia Gutenberg)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Maria Jose

    No se hasta que punto la lectura del Antiguo Testamento especialmente, en el mito de Babel y la historia de las primeras civilizaciones mesopotámicas nos puede dar una aproximación de lo que ocurre y ha ocurrido en nuestra época contemporánea. El porqué de como la aparición del excente (decía mi abuela todo lo que sobra mantiene) ha creado una clase de élite y poder que no ha abandonado su estatus. Es perfectamente compacta porque sabe lo que quiere. Ha utilizado los medios más convenientes para sus propósitos, mientras que los hijos de Caín, hemos vagado por el mundo mendigando su plato de lentejas. Nunca estos han tenido sentimiento de unidad porque la élite ha usado el "divide y vencerás". Somos como corderos en busca del pan.

    Hace 4 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí