1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Juan Cole / Historiador

“Sería exagerado decir que Reagan creó Al Qaeda, pero no demasiado exagerado”

Álvaro Guzmán Bastida Ann Arbor (Michigan) , 27/09/2017

<p>El historiador Juan Cole</p>

El historiador Juan Cole

Scott C. Soderberg

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Los análisis del historiador Juan Cole sirven, desde hace décadas, de brújula indispensable para navegar las turbulentas aguas de Oriente Medio. Cole (Albuquerque, 1952) escudriña la región petrolera desde su blog Informed Comment, y numerosos libros como Los nuevos árabes (Bellaterra, 2015) o La idea de paz en el Corán, pendiente de publicación. Lo hace con el acercamiento profundo a la región que le permiten su manejo del árabe y el persa y el conocimiento de su intrincada historia, pero también desde una perspectiva crítica con la política estadounidense que a menudo escasea en la prensa de su país. Cole recibe a CTXT en su casa en Ann Arbor, Michigan, “una de las ciudades más agradables de EE.UU.”, para pasar revista a más de medio año de Trump en la Casa Blanca y arrojar luz, lejos del mundanal ruido, a su política hacia Oriente Medio.

Trump prometió como candidato que sacaría a EE.UU. de los conflictos armados de Oriente Medio. Sin embargo, recientemente anunció un aumento de tropas en la guerra de Afganistán, la más larga de la historia de EE.UU. ¿Cómo interpreta la dirección de su política exterior, ahora que lleva más de medio año en el poder? ¿Qué se esconde tras el eslogan de ‘America First’?

No hay ni rastro significativo de retirada de Oriente Medio por parte de EE.UU. en los primeros meses de Trump. La mayoría de sus políticas son más o menos las mismas que las de Obama, con la excepción de que Trump habla sobre ellas de forma más brusca. Los EE.UU. hicieron las paces con el golpe de Estado del General Abdel Fattah al-Sisi en Egipto. No hubo ninguna sanción importante. La cooperación militar entre ambos países continuó inmutable. El secretario de Estado John Kerry se quejaba de vez en cuando de las violaciones de derechos humanos en Egipto. Trump no hace eso, porque admira a los tiranos. La retórica es diferente, y puede que eso tenga alguna importancia, pero las políticas no lo son. No tengo muy claro que en Afganistán se vaya a producir una intensificación demasiado importante. Obama ya había pensado en retirarse en 2014, pero todo el mundo, desde el Pentágono a Putin pasando por el Gobierno Indio, le pidió que no lo hiciera, por miedo a que los talibanes terminen haciéndose con el control de Kabul. Así que no ordenó la retirada, dejando unos 5.000 efectivos. Al final de su mandato, se planteó expandir esa presencia. Ahora Trump ha decidido hacerlo, pero quizá hasta los 10.000 soldados, en su mayoría dedicados a dar apoyo logístico al ejército afgano. No veo ningún cambio fundamental entre la política del último Obama en Afganistán y la que plantea Trump. Lo mismo se puede decir sobre Iraq o Siria. Es difícil pensar en un lugar en el que Trump esté haciendo algo marcadamente diferente a lo que hacía Obama.

Hablemos sobre Yemen. Es una guerra a la que apenas se presta atención, donde han muerto cientos de miles de personas, incluidos 1100 niños, bajo los bombardeos saudíes, con apoyo estadounidense. Hay siete millones de personas al borde de la hambruna. Usted ha escrito sobre cómo los rebeldes hutíes no son una creación de Irán, como se les presenta a menudo. ¿Cuáles son los orígenes del conflicto en Yemen?

Es una situación verdaderamente compleja. Por un lado, existe una división Norte-Sur, la división entre los chiíes de la rama zaidí y los suníes por un lado, y entre las diferentes clases de suníes por otro, incluidos los sufíes, una vertiente mística, al estilo de San Francisco de Asís. Otros son fundamentalistas muy extremos, cercanos al islam de Arabia Saudí. Aunque los zaidíes son una rama de la secta chií del islam, no se parecen en nada a los chiíes de Irán: no tienen ayatolás. Los hutíes, o Ayudantes De Dios, son un grupo religioso arraigado entre los zaidíes del norte de Yemen. Tomaron las armas a principios de los 2000 porque sentían que el gobierno les había vendido a los saudíes, que estos llegaban cargados de dinero, construyendo centros comunitarios para convertir  la población chií del Norte de Yemen en “wahabitas del arroz”, conversos al fundamentalismo a través de los alimentos. Se trata de una zona de Yemen que es muy pobre y está abandonada por el Estado, así que tenían muchas razones para rebelarse. 

No veo ningún cambio fundamental entre la política del último Obama en Afganistán y la que plantea Trump. Lo mismo se puede decir sobre Iraq o Siria

¿Qué consecuencias tuvo esa rebelión? 

Después de numerosas batallas con los hutíes en la década de 2000, las revueltas juveniles de 2011 lograron deponer al presidente vitalicio, Ali Abdullah Saleh. Dimitió, pero se mantuvo como fuerza entre bastidores. Parece que en 2014, se alió con los hutíes. Algunos soldados se mantuvieron fieles a él, permitiendo a los hutíes el acceso a los depósitos de armas del Estado. Así que el viejo establishment prerrevolucionario logró volver al poder en alianza con los hutíes. No se puede imaginar lo poco que tiene que ver todo esto con Irán. Irán ni sale en la foto. Es una cuestión de política local. 

¿Cómo reaccionaron Arabia Saudí y el Reino Unido?

Los saudíes interpretaron todo esto como algo verdaderamente inaceptable, lanzando una guerra encubierta contra los rebeldes hutíes cuando estos se hicieron con gran parte de Yemen en 2015. Es profundamente estúpido recurrir a la guerra aérea contra un movimiento de guerrilla. Le hablo desde la experiencia. Viví la Guerra de Vietnam. La idea de que los saudíes puedan derrotar a los hutíes y Saleh desde 30.000 pies de altura es totalmente ridícula. De momento, no han conseguido organizar al resto de los suníes de Yemen para luchar efectivamente con los hutíes, que todavía conservan el control de ciudades importantes como Sanaa, Taiz y Al Hudayda. Los saudíes y su coalición de aliados están bombardeando el país hasta hacerlo añicos. Están abriendo fuego de manera indiscriminada, lo cual es un delito de guerra. Están atacando hospitales, colegios, destruyendo puentes. Han dejado a millones de personas en situación de riesgo alimentario, a las que no cobrar un salario o una mala cosecha podría condenar a la hambruna. Hay refugiados huyendo. Es una situación horrible; y también una estupidez desde el punto de vista de la táctica militar.

Por terminar con Arabia Saudí y su relación con los EE.UU.: Trump aprovechó su primer viaje oficial al extranjero para sellar una multimillonaria venta de armas de una empresa privada al Gobierno saudí. ¿Qué pesa más en ese tipo de viajes, la hegemonía estadounidense o el poder de las grandes empresas? 

Ambos. EE.UU. utiliza la venta de armas como una forma de poder blando. Cuando un país usa armas en combate, necesita sistemas integrados. A veces, si uno tiene aviones rusos y tanques estadounidenses, estos no podrán comunicarse de manera eficiente. Resulta ventajoso comprar el grueso de las armas en un mismo país. Y una vez que se hace eso, cuando hacen falta piezas de recambio, ¿dónde se consiguen? En ese mismo país. Es una de las maneras que tiene EE.UU. de conseguir mantener un país a su merced: haciendo que se vuelva un adicto al sueño de las nuevas armas estadounidenses. Por supuesto, cuando esas armas se quedan obsoletas, hay que comprar otras nuevas. Eso crea un incentivo para mantener buenas relaciones con EE.UU. Todo esto no es nuevo: EE.UU. lleva décadas proveyendo a Arabia Saudí y a los países del Golfo de enormes cantidades de armas. Fue una estrategia desarrollada en parte por Nixon y Kissinger en los 70, cuando el precio del petróleo se cuadruplicó y los países petroleros empezaron a tener cierto poder de influencia sobre Occidente. Eso podría haber supuesto una crisis financiera enorme si todo el dinero de Occidente hubiera ido a parar a los países petroleros del Golfo. De modo que Nixon y Kissinger idearon una estrategia basada en ofrecer seguridad y armamento a esos países como fórmula para reciclar el capital. De este modo, en lugar de que el capital de EE.UU. fluya hacia otros países a los que compra el petróleo y coches y se quede allí, el dinero vuelve a Seattle, a las fábricas de armas que se han vendido a esos países. Ese sistema, delineado en los 70, sigue hasta hoy en dia. Es profundamente nocivo: si se le vende a un país un montón de armas relucientes, se genera un ímpetu para utilizar esas armas antes de que se queden obsoletas. La guerra de Yemen tiene que ver con esta historia de la venta de armas, porque los F-16 que destrozan el país son estadounidenses y forman parte de la ecuación.

La guerra de Yemen tiene que ver con esta historia de la venta de armas, porque los F-16 que destrozan el país son estadounidenses y forman parte de la ecuación

La otra parte de esa ecuación, más allá de las armas, es la ideología. Usted ha escrito sobre cómo la derecha estadounidense ha contribuido a la radicalización en el mundo musulmán a lo largo de la historia, desde Reagan en Afganistán a Eisenhower en Arabia Saudí. ¿Cuál fue el papel de EE.UU. en esa radicalización?

Durante la Guerra Fría, una de las estrategias de EE.UU. para derrotar a los comunistas consistió en apoyar el crecimiento de las economías capitalistas con el fin de evitar que las clases trabajadoras se pasasen al “bando” comunista. Funcionó bastante bien, pero la base de aquello era el petróleo barato, que necesitaban desesperadamente las economías de la Europa Occidental, España, Francia, etc. Si EE.UU. hubiera perdido Oriente Medio a manos de los soviéticos, ¿quién sabe? Quizá todo hubiera tenido un desenlace diferente. Los responsables políticos estadounidenses miraron ese tablero y decidieron que sería un desastre que los pueblos de Oriente Medio se secularizaran, porque dejarían de creer en Dios y acto seguido se afiliarían al Partido Comunista. El Gobierno de Eisenhower y la CIA auparon a la familia Al-Saud, y les dieron dinero para expandir la red de trenes a la Mecca, para que los musulmanes de todo el mundo pudieran peregrinar alli. Promovieron la monarquía Saudí como líder de Oriente Medio. Todo esto sucedió en un momento de auge del nacionalismo árabe. En Egipto, Abdel Nasser había conseguido, por fin, expulsar a los británicos. El nacionalismo no era del todo progresista, pero se inclinaba hacia la Unión Soviética, así que EE.UU. lo puso en la casilla de la “izquierda” y se propuso derrotarlo, apoyando decididamente al islam político como alternativa. El islam político era anticomunista y partidario del libre mercado. Cuando Nasser nacionalizó gran parte de la economía egipcia, fueron los Hermanos Musulmanes, el movimiento fundamentalista, los que se opusieron a la nacionalización. Existía una afinidad natural entre EE.UU. y el fundamentalismo musulmán. Luego, como dices, Reagan utilizó a los fundamentalistas para embestir a la Union Sovietica en Afganistan. Sería exagerado decir que Reagan creó Al Qaeda, pero no demasiado exagerado.

Por supuesto, quince de los terroristas del 11-S eran de Arabia Saudí, país que continúa financiando la expansión del wahabismo por todo el mundo. ¿Qué le sugiere el hecho de que el viaje de Trump a ese país incluyera la inauguración de un “centro antirradicalización”?

Todo el mundo se partió de risa solo de pensarlo. La forma de islam saudí se parece bastante al protestantismo radical del siglo XVI en Europa. No se permiten los santos, ni la visita a tumbas; desaprueban las relaciones cercanas con los no musulmanes. Expulsan a la gente cada dos por tres: quienes beben alcohol, o los chiíes, son considerados no musulmanes. Hay analistas que defienden que una vez que se va por ese camino intolerante, apenas hace falta un pequeño paso para poner bombas. Personalmente, no es un argumento que me convenza del todo, pero está muy extendido y no se ha demostrado que no sea válido. En cualquier caso, abrir un centro contra la radicalización en Riad es un absurdo que no se sostiene.

La retórica que emana de la Administración Trump parece apuntar a una creciente confrontación con Irán. ¿Cómo de probable es que se desate la guerra contra el país persa? Usted ha propuesto el camino contrario: una cooperación más estrecha...

Creo que EE.UU. se beneficiaría sin duda de una cooperación más estrecha con Irán. No estoy seguro de que se pueda lograr, dado que el líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Khamenei, tiene verdadera animadversión hacia EE.UU. por el apoyo que este brindó durante décadas a la dictadura del Sha. Es la rama electa del Gobierno iraní la que está más abierta a mantener mejores relaciones con EE.UU. Pero, de nuevo, no creo que la política a este respecto de Trump sea demasiado diferente a la de Obama. El gobierno de este último llevó a cabo el pacto nuclear. El de Trump ha decidido mantenerlo, al menos de momento. Y, sinceramente, es en el Congreso, no en la Casa Blanca, donde se desarrolla la mayor parte de la política respecto de Irán, incluidas las sanciones. EE.UU. tiene una alianza de facto con las milicias chiíes pro iraníes para intentar derrotar al Estado Islámico. Por eso es absurdo que el general James Mattis, secretario de Defensa, se dedicase a sacar pecho cuando Mosul estaba rodeado, diciendo que los combatientes del ISIS “no podrán escapar y serán aniquilados”. Lo que no dijo es que Mosul estaba rodeado gracias a las milicias chiíes. Es algo que ni a Teherán ni a Washington les gusta admitir públicamente, pero tienen una alianza de combate. Bien pudiera ser que cuando el ISIS caiga definitivamente en combate, se desmonte esa alianza de facto y se vuelva a la confrontación abierta con Irán.

El propio Mattis habló recientemente de un cambio de estrategia, en el que EE.UU. pasaría a buscar abiertamente la aniquilación del ISIS. ¿Que consecuencias tiene ese cambio? Usted lo ha comparado con la política estadounidense en Iraq, y cómo ésta llevó a la creación del Estado Islámico.

Está claro que el ISIS es una organización horrible, que todos condenamos, pero no se hizo con el 40% del territorio de Iraq solo por la fuerza, con apenas 25.000 guerrilleros. Es obvio que entre los árabes sunitas de Iraq hubo muchos que vieron con buenos ojos ser liberados de lo que veían como un gobierno opresor en Bagdad. No se trata solo de los que lucharon con ISIS, sino de todos aquellos que les dieron el beneficio de la duda o pensaron bien de ellos, tanto en Siria como en Iraq, al verlos como la alternativa a un gobierno que no les representaba. Cuando uno empieza a hablar de “aniquilar”, ¿a quién se va a aniquilar exactamente? ¿Dónde está el límite? ¿En los combatientes? ¿En sus hermanos, sus hermanas, sus familiares? ¿Y qué pasa con los barrios que se apuntaron mayoritariamente a la idea de construir un califato? ¿Dónde termina la aniquilación? Es obvio, me parece a mí, que hay que tender la mano  a los que se alinearon con ISIS una vez que se les derrote, para hacer política con ellos. Si Mattis cree que se puede limitar a aniquilar a esa gente, lo lleva claro. El problema es que el propio Mattis ya estaba en la guerra de Iraq, liderando en otoño de 2004 el asalto a Faluya, que fue lo que hizo que prendiera la mecha del Estado Islámico, por el enorme resentimiento que generó. 

Es obvio que hay que tender la mano  a los que se alinearon con ISIS una vez que se les derrote, para hacer política con ellos

Eso nos lleva al papel de los generales que rodean a Trump. ¿Qué lectura hace de su impacto en la Administración, en la que ocupan tantos cargos importantes?

Así es, y no solo en la política exterior. Trump hizo a John Kelly secretario de Seguridad Nacional, y recientemente jefe de Gabinete. Es la militarización de todo. Tengo enorme respeto por los oficiales militares: suelen ser gente brillante, con experiencia de campo. Yo mismo provengo de una familia militar, así que no soy uno de esos izquierdistas con prejuicios hacia el colectivo, pero creo que hay que reconocer que tienen sus limitaciones, porque han vivido una vida profesional basada en obedecer órdenes. Cuando Trump le dijo a Kelly: “Cancela visados legítimos en los aeropuertos”, Kelly obedece. Es un general. Recibe órdenes de su comandante en jefe y hace lo que le dicen. Pero es que aquello era ilegal. Debió haberse negado a hacerlo y dimitido, pero no es algo que los generales suelan hacer. Lo que me preocupa es que Trump haya colocado a estos generales en puestos tan importantes con el pretexto de que tienen mucho conocimiento y experiencia y le aconsejarán bien, pero luego se aproveche de sus instintos de obediencia. La prueba llega cuando les ordena cometer un crimen.

Ha escrito sobre el tremendo error que supondría que EE.UU., Iraq, Siria o incluso Rusia se limitaran a machacar a los suníes, porque tienen aspiraciones legítimas de tener voz y voto en su gobierno. ¿Por dónde pasan las soluciones políticas a este asunto?

El régimen de Bashar al-Assad, de partido único, es sórdido.  Se lleva a la gente en plena noche para torturarla y no permite que se critique al presidente lo más mínimo

La evolución de Iraq bajo la ocupación estadounidense en los 2000 fue un desastre. No existen partidos que superen las barreras étnicas. Los chiíes votan a partidos chiíes; los suníes, a partidos suníes; y los kurdos, a kurdos. Iraq no funciona como un país unificado. Los iraquíes tienen que repensar este sistema sectario, porque mina su promesa de un gobierno democrático parlamentario. Tendría que haber un partido obrero, porque la mayoría de los suníes, los chiíes y los kurdos de Iraq son obreros. Y sin embargo no hay un partido que les represente como tales, sino solamente bloques nacionalistas etno sectarios. Los suníes de Iraq están traumatizados por lo sucedido en relación al ISIS. Muchos se arrepienten de haberlos dejado entrar en sus ciudades, como Ramadi, que ahora están hechas añicos tras el proceso de reconquista. Hay que reconstruir, pero también hay que hacer política. En Siria, no tengo demasiadas esperanzas en que eso sea posible, porque Vladimir Putin e Irán han decidido volver a instaurar al régimen Baath de Bashar al-Assad en todo el país. Es un régimen sórdido de partido único, que se lleva a la gente en plena noche para torturarla y no permite que se critique al presidente lo más mínimo. Está dominado en sus escalafones más altos por la minoría alauí. Si se intenta reinstaurar ese sistema en la Siria oriental, que lleva tiempo bajo el control del ISIS, eso causará varias décadas más de terrorismo.

¿Cómo valora la política de EE.UU. respecto a Siria? Se habló mucho del bombardeo que siguió al ataque con gas sarín la pasada primavera. ¿Supuso algún cambio sustantivo respecto de lo que EEUU viene haciendo en Siria? Existen toda una serie de narrativas en disputa sobre si EE.UU. busca activamente el cambio de régimen. ¿Que está sucediendo?

Hasta donde puedo saber desde el exterior, la estrategia no ha cambiado con Trump en el poder. El Gobierno Obama decidió tras el desastre de Libia que un cambio de régimen no era deseable. Estarían encantados si se presentara la posibilidad de deponer a Assad, pero no quieren que el Gobierno de Siria se desmorone. Creen que eso sería catastrófico para la política occidental. Mientras, Putin e Irán intervinieron y apuntalaron a Assad, de modo que es muy poco probable que pueda ser depuesto o su gobierno caiga. La guerra siria ha terminado. Los rebeldes están sitiados y es cuestión de tiempo que el Estado los vaya pulverizando. La verdadera cuestión es qué sucederá con los grupos rebeldes que todavía aguantan, como Al Qaeda y los restos del Ejército Libre Sirio (ELS), en ciertas zonas del norte, el oeste y partes del sur del país. Assad está decidido a aniquilar lo que queda del ELS, los rebeldes no radicales. Y EE.UU. sigue utilizando a los milicianos izquierdistas kurdos. Es una ironía enorme que EE.UU. despliegue a un grupo cuyo símbolo es una estrella roja para derrotar al ISIS en Raqqa. Raqqa caerá con casi toda seguridad en menos de un año. Podríamos llegar a una situación en la que el 80% del país esté bajo control gubernamental y queden una serie de enclaves controlados por turcos, estadounidenses o incluso iraquíes en lugares remotos. Parte de la política estadounidense ahora mismo se limita a evitar que Irán se asiente en la Siria oriental porque una vez que caiga Mosul, las milicias chiíes iraníes amenazan con seguir camino de Iraq para asegurarse de que el ISIS no vuelva a emerger alli. Es una política de parches, pero hoy en día, el bombardeo de Trump parece haber sido un elemento aislado. No ha afectado a la dirección que ya llevaba la estrategia estadounidense.

Para terminar, tengo que preguntarle por el tema que ha dominado esta conversación: la continuidad. ¿De verdad es todo lo que hay? ¿Cómo caracterizaría la manera que tiene Trump de hacer política exterior ahora que lleva más de medio año desarrollándola? 

El presidente de principios del siglo XX, Teddy Roosevelt, dijo una vez: “Habla suavemente, pero lleva siempre contigo un gran garrote (big stick)”. Trump hace exactamente lo contrario. Profiere gritos, pero el palo que acarrea es muy pequeño. No tiene forma de llevar a cabo la mayoría de amenazas y fanfarronadas que se dedica a airear, pero no deja de hacer ruido. Por eso insisto en que no prestemos tanta atención a lo que dice, y en cambio nos fijemos en lo que EE.UU. realmente hace. El aparato de seguridad nacional del Estado tiene mucha inercia y, a grandes rasgos, continúa el rumbo que llevaba antes de la llegada de Trump.

Los análisis del historiador Juan Cole sirven, desde hace décadas, de brújula indispensable para navegar las turbulentas aguas de Oriente Medio. Cole (Albuquerque, 1952) escudriña la región petrolera desde su blog Informed Comment, y numerosos libros...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Álvaro Guzmán Bastida

Nacido en Pamplona en plenos Sanfermines, ha vivido en Barcelona, Londres, Misuri, Carolina del Norte, Macondo, Buenos Aires y, ahora, Nueva York. Dicen que estudió dos másteres, de Periodismo y Política, en Columbia, que trabajó en Al Jazeera, y que tiene los pies planos. Escribe sobre política, economía, cultura y movimientos sociales, pero en realidad, solo le importa el resultado de Osasuna el domingo.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí