1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

Tribuna

¿Y si se va España? Cinco apuntes sobre el 1-O

Hoy por hoy puede que el independentismo esté más cerca de seducir al 15% que le falta para constituirse en una alternativa viable en Catalunya que el Estado de reconducir la situación por cauces políticos normalizados

Eduardo Maura 4/10/2017

<p>Fachada con banderas en apoyo al Sí en Barcelona.</p>

Fachada con banderas en apoyo al Sí en Barcelona.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

 

1. Legalidad y legitimidad. Hasta el 1-O el debate en España se había dado en torno a la legalidad del referéndum y de las leyes aprobadas recientemente por el Parlament. Se hablaba de “choque de legitimidades”, pero el debate era en términos legales: se cumple la ley o no se cumple. La ley del Estado. La que interpreta el poder judicial. La intervención policial del domingo altera los términos. El debate ya no es sobre legalidad, sino sobre legitimidad. Concretamente, sobre la legitimidad del uso de la fuerza, dudosa para una mayoría social amplia, frente la legitimidad de las opciones políticas, nos gusten o no. El Govern ya no tiene que “pelearse” con las leyes: puede oponer su proyecto a la ilegitimidad de la actuación policial y de la gestión de Rajoy. Puesto que incluso quienes dudan o abominan de Puigdemont reconocen el desastre en el que incurrió el Gobierno de España el domingo, es un debate que favorece más al campo independentista que al gubernamental. Ya no se habla de los resultados del referéndum. Ni siquiera de sus escasas garantías. La actuación policial lo ha teñido todo de (i)legitimidad.

2. Desobediencias. Hasta ahora la fuente principal de desobediencia había sido el Parlament. Era desobediencia institucional. La movilización del 1-O modifica el curso y reorienta los repertorios políticos hacia la desobediencia civil y la solidaridad ciudadana. Aunque hay voces a izquierda y derecha que lo niegan, hubo una movilización muy importante en Catalunya, cuantitativa y cualitativamente. No fue un 15-M nacional catalán, pues el 15-M operaba en una clave de crisis de representación no del todo presente en el Procés, pero el 1-O puede convertirse en un hito constituyente. Las imágenes de violencia policial conviven en la memoria con las de muchísimas personas comunes construyendo una identificación popular más allá de las lógicas “independencia sí o no” y “legalidad sí o no”. Esto en las calles. También está el 1-O de las radios, las televisiones y las redes, que generó simpatías entre los que no votaron y que movió a no pocas personas a hacerlo a última hora de la tarde, votaran No, nulo o blanco. Puigdemont no midió bien cuando apostó por la declaración unilateral antes de conocer los resultados definitivos. Produjo desazón y perdió la ocasión de aparecer como un líder democrático transversal. Pero claro, a esas alturas el referéndum y las urnas eran lo de menos. Lo importante estaba cambiando de lugar.

3. Banderas. Buena parte de la izquierda española ha reaccionado mal. Ha optado o por el desprecio de las identidades como factor político –un error monumental, pues si no lo haces tú te las construyen otros– o por la lógica del punto de vista privilegiado. Es decir, por explicarnos a todas y todos que las banderas lo tapan todo: la corrupción, las violencias machistas, el paro, etc. Por supuesto que hay políticos que han sentido alivio porque sus causas pendientes tenían menos eco mediático; claro que lo nacional, entre otras cosas, se ha usado para apretar las filas en momentos de agotamiento discursivo. Lo que no nos ayuda a entender, a mi juicio, es pretender que el Procés, el 1-O y el ciclo que se abre son un invento de las élites para que no hablemos de la corrupción. Si un independentista le dijera a un unionista que solo se habla de corrupción para tapar lo que sucede en Barcelona haría el ridículo. Invertir los términos no hace más profundo el análisis de algo que se está dando en capas de realidad y espacios sociales amplios, diversos y complejos. Eso y que, pese al sueño húmedo en el que se han quedado a vivir algunos comentaristas, en Catalunya no hay dos millones de borregos. Hay una base social muy activa y capaz de organizarse de manera cada vez más autónoma (y más allá) del mandato del Govern, al que es capaz de desbordar. Ni Junqueras ni Mas ni Puigdemont, por más que se reinventen, tienen una trayectoria de movilización social. Manejan códigos diferentes a los de la organización popular, más espontáneos e impredecibles. Ni siquiera tienen memoria de las plazas que arrasaron sus Mossos. En todo caso, el 1-O genera condiciones para avanzar hacia un movimiento más transversal que el independentismo realmente existente. Puede hacerlo, pero aún no ha construido esa mayoría. Quizá pase por levantar la vista y reconocer que por gritar ante las cámaras de La Sexta igual te vas a casa entre aplausos, pero al día siguiente estás más solo. Se mire por donde se mire, negar el factor popular y la incidencia de la sociedad civil es un error garrafal de diagnóstico en el que ambas partes harían mal en incurrir. De hecho, a 1-O ya le han seguido una dimisión muy simbólica en Madrid (el director artístico de los Teatros del Canal, Àlex Rigola) y otra en Catalunya (la concejala del PP en Palamós, Vanessa Mányik). La izquierda española no parece entender. Se queja de que no se habla de los temas importantes cuando lo que le importa es que no se hable de ella. Un poco de razón tiene: no se habla de ella.

4. Los políticos. Existe el riesgo de una desconexión no institucional. Dada la calamitosa cobertura de las grandes cadenas, no debe descartarse que el debate mediático siga dándose en claves de hace dos días, dos semanas… o dos décadas. Se hablará de si esto ha pasado o no ha pasado, de si era legal o no, de si habrá una DUI o no y de la reacción del Gobierno en términos judiciales y policiales. Pero también puede que el debate en Catalunya avance en otra dirección: la convivencia entre diferentes y la construcción de un futuro común. Esa desconexión cultural puede estar al caer y tendría consecuencias de fondo. Puigdemont no tiene elementos suficientes para declarar la independencia hoy, mañana o dentro de una semana, pero aún está a tiempo de co-construir algo muy potente y más inclusivo que el Procés tal como lo conocíamos. Una parte importante de la ciudadanía se halla en estado de máxima incertidumbre. Como casi siempre, quien gobierne (en) la incertidumbre gana. Rajoy sabe hacerlo en España. Tiene un solo registro, pero lo maneja a la perfección. Puigdemont no es Rajoy. Su imagen es otra tanto para España como para los que ya le apoyan. Apunta cosas, pero aún no ha demostrado si es capaz de jugar a los Estados. El resto de fuerzas políticas corren el riesgo de ser arrastradas por una corriente antipolítica que las señale, no sin cierta razón, como parte del problema y no de la solución. Por acción o por omisión. Quienes defendemos una solución política democrática y negociada en clave plurinacional debemos asumir que el ciclo político está cambiando y que si queremos ser útiles debemos cambiar de lenguaje, de repertorios y de frecuencias. Un referéndum pactado es lo que desea una mayoría social en Catalunya. Después del domingo también es la mejor propuesta para desafiar a Rajoy en España.

5. Del 15-M al 1-O. El ciclo 15-M-Podemos estuvo marcado por la crisis de representación (“no nos representan”) y por la capacidad para canalizar el malestar ciudadano en un sentido democrático y de avance social (“no somos mercancías en manos de políticos y de banqueros”). Con el 1-O se abre un ciclo político diferente en el que la palabra clave ya no es “corrupción”, sino “Estado”, “España”, “Catalunya” y “modelo territorial”. Hay que hablar de todo, pero sobre todo hay que ofrecer respuestas a las preguntas que se hacen tantas personas, mayores y jóvenes, con o sin empleo. Este ciclo tiene lo territorial en el centro y, aunque lo vistamos de otra cosa, territorial se queda. Por eso hay que prestarle a los repertorios de movilización y construcción ciudadana en Catalunya la misma atención que le prestamos al 15-M, por iguales o diferentes que puedan parecernos. El mismo interés y el mismo compromiso analítico. Queda mucho y pasarán muchas cosas, pero hoy por hoy puede que el independentismo esté más cerca de seducir al 15% que le falta para constituirse en una alternativa viable en Catalunya –es decir, capaz de desconectarse sin provocar un conflicto civil– que el Estado de reconducir la situación por cauces políticos normalizados. Dadas estas circunstancias, la pregunta ya no es qué va a pasar en Catalunya, sino adónde va España. La respuesta no la tienen sus gobernantes. Toca la hora de la gente común y de llamar a filas a la hermana pobre de la revolución democrática por antonomasia: la fraternidad. Si no, lo mismo la que se va es España.

Nota: este artículo fue terminado dos horas antes del discurso de Felipe VI. Aunque no creo que sus palabras alteren el sentido de lo que he escrito, sí pienso que abren un abismo cada vez más grande en España. En la mirada de Felipe VI no hay ningún espacio intermedio entre el 155 y la DUI. Solamente existen esas dos posiciones. En medio se halla una gigantesca tierra de nadie, o quizá un no-lugar, en el que viven millones de personas sin las cuales ni hay España ni autogobierno ni República catalana. Si la idea era transmitir calma fue un fracaso. Si la idea era “avalar” lo que tenga que venir no era necesario.

----------------------------------------------

Eduardo Maura es diputado de Unidos Podemos en el Congreso

 

 

Autor >

Eduardo Maura

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

7 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. jose rivarola

    firmo lo que dice Diego del PSOE porque lo vengo viendo desde meses.

    Hace 3 años 6 meses

  2. Luis

    Eduardo, no te enteras de nada... la independencia "de verdad" no la quiere ni el 20% de Cataluña, y si no, que se haga un referéndum con información veraz, que la gente ya la tiene. Porque claro, irse con toda la UE con los brazos abiertos, con solo mejoras económicas y en la república Felicidad, quizás esté a ese 15%... pero eso ya no existe, es pasado, todo catalán ya sabe que eran milongas.

    Hace 3 años 6 meses

  3. LS

    Eduardo, no te enteras de nada... la independencia "de verdad" no la quiere ni el 20% de Cataluña, y si no, que se haga un referéndum con información veraz, que la gente ya la tiene. Porque claro, irse con toda la UE con los brazos abiertos, con solo mejoras económicas y en la república Felicidad, quizás esté a ese 15%... pero eso ya no existe, es pasado, todo catalán ya sabe que eran milongas.

    Hace 3 años 6 meses

  4. LS

    Eduaro, no te enteras de nada

    Hace 3 años 6 meses

  5. Diego

    Podemos ha abusado de tactismo, ha abusado de resignificar los simbólos nacionales haciendo un giño a la derecha y el centro españolistas más siniestros. De esta forma ha contribuido bastante poco a una articulación social federalista, y ha conseguido socavar los cimientos de la izquierda. En ese exceso táctico, ha privilegiado el último minuto, ha llamado al Rey, a la Patria, al Ejército cuando le convenían hasta tal punto que su discurso resulta hoy un relato ininteligible para la población, todo lo contrario de lo que buscaban. Razones suficientes para que Podemos haya sido absolutamente invisible en las últimas semanas, incapaz de acaparar ninguna atención. Hoy, los mismos Errejón Iglesias Maura Cano siguen apelando a las mismas tácticas de resignificación cuando no tienen nada que aportar, a "El pueblo en la tele" cuando ya han dicho todo lo que tenían que decir y sólo provocan aburrimiento. Hay que buscar nuevas herramientas que no pasen por el inmediatismo y que busquen construir una organización verdaderamente democrática. Gracias Emmanuel.

    Hace 3 años 6 meses

  6. Sin complejos

    Interesante análisis de Eduardo Mauro. Sin embargo, convendría mayor precisión cuando se cita a “la izquierda española”. Porque va siendo hora ya de dejar de considerar al PSOE como un partido de izquierda. Si algo ha demostrado la actitud y las políticas del PSOE desde 1978 es su enemistad absoluta con la ideología y los principios de izquierda. Además de ser el principal partido responsable de la situación de un Reino de España con tufo a franquismo, sus constantes recientes alianzas con el bloque PP-C’s y su negación a una moción de censura a Rajoy deberían ya de haber sido suficientes para que Podemos se olvidase definitivamente de la farsa que encarna Pedro Sánchez y su partido. Sus votantes que hagan los que les dé la gana, si prefieren comportarse como hinchas de un club de fútbol sin entender que un partido -y más si se supone en la izquierda- no es otra cosa que una herramienta para propiciar el cambio social, pues allá ellos y su infantilismo. Lo que no se puede es estar siempre esperando a las decisiones y los caprichos de un partido enemigo de la izquierda como es el PSOE. Si el cambio urgente que necesita España ha de pasar por el PSOE, estamos apañados. Más valdría que Podemos contribuyese a denunciar y desenmascarar sin complejos al PSOE y siguiera su propio camino sin mirar por el retrovisor. Algunos lo agradeceríamos.

    Hace 3 años 6 meses

  7. Sin complejos

    Interesante análisis de Eduardo Mauro. Sin embargo, convendría mayor precisión cuando se cita a “la izquierda española”. Porque va siendo hora ya de dejar de considerar al PSOE como un partido de izquierda. Si algo ha demostrado la actitud y las políticas del PSOE desde 1978 es su enemistad absoluta con la ideología y los principios de izquierda. Además de ser el principal partido responsable de la situación de un Reino de España con tufo a franquismo, sus constantes recientes alianzas con el bloque PP-C’s y su negación a una moción de censura a Rajoy deberían ya de haber sido suficientes para que Podemos se olvidase definitivamente de la farsa que encarna Pedro Sánchez y su partido. Sus votantes que hagan los que les dé la gana, si prefieren comportarse como hinchas de un club de fútbol sin entender que un partido -y más si se supone en la izquierda- no es otra cosa que una herramienta para propiciar el cambio social, pues haya ellos y su infantilismo. Lo que no se puede es estar siempre esperando a las decisiones y los caprichos de un partido enemigo de la izquierda como es el PSOE. Si el cambio urgente que necesita España ha de pasar por el PSOE, estamos apañados. Más valdría que Podemos contribuyese a denunciar y desenmascarar sin complejos al PSOE y siguiera su propio camino sin mirar por el retrovisor. Algunos lo agradeceríamos.

    Hace 3 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí