1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Un testimonio en su contra (I)

Propuestas de Varoufakis que conducían al fracaso

En ‘Adults in the Room’, el exministro de Finanzas griego narra cómo logró convencer a Alexis Tsipras de que asumiera sus recetas para salir de la crisis. Unas propuestas, según Toussaint, irrealizables y alejadas de la izquierda

Éric Toussaint 4/10/2017

<p>Tsipras, Merkel y Varoufakis. </p>

Tsipras, Merkel y Varoufakis. 

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

 

En su último libro, Adults in the Room, Yanis Varoufakis expone su versión de las razones que condujeron a la vergonzosa capitulación del Gobierno de Tsipras en julio de 2015. Varoufakis analiza, en particular, el período de 2009 a 2015, al mismo tiempo que hace incursiones en épocas más lejanas.

Con este libro voluminoso (550 páginas en su versión original en inglés), Yanis Varoufakis demuestra ser un gran narrador. Por momentos logra emocionar al lector. Su estilo directo permite seguir de manera viva el curso de los acontecimientos.

Este primer artículo comenta los cuatro primeros capítulos del libro, de un total de diecisiete, y concierne a las propuestas que hizo Varoufakis antes de participar en el Gobierno en enero de 2015.

A partir de la demostración hecha por el propio autor, se puede deducir claramente que su comportamiento y la orientación política y económica que defendió llevaron al desastre. Efectivamente, Yanis Varoufakis reivindica de forma muy clara su papel protagónico en la elaboración de la estrategia adoptada, antes de la victoria electoral de enero de 2015, por un grupo de dirigentes de Syriza y, en particular, Alexis Tsipras, Yanis Dragasakis y Nikos Pappas.

Varoufakis no se confiesa culpable: está convencido de que si Tsipras hubiera realmente aplicado la orientación económica que él había propuesto --y que Tsipras finalmente aceptó a fines de 2014-- no se habría llegado a la derrota del pueblo griego.

Pero, al contrario de la convicción de Varoufakis, una lectura atenta de su libro nos lleva a la conclusión de que el propio autor contribuyó a la derrota.

Varoufakis explica cómo progresivamente convenció a Tsipras, Pappas y Dragasakis de no respetar la orientación de política económica adoptada por Syriza en 2012, y luego en 2014. Explica que elaboró con ellos una nueva, que no fue discutida en Syriza, y que era diferente a la presentada por el partido durante la campaña electoral de enero de 2015. Esta política económica conducía en el mejor de los casos al fracaso, y en el peor a la capitulación.

La orientación de política económica defendida por Varoufakis

Varoufakis resume el contenido del acuerdo al que llegó con Alexis Tsipras, Dragasakis y Pappas en noviembre de 2014, durante una reunión mantenida en la vivienda de Tsipras. Esa reunión había sido organizada por el trío Tsipras-Pappas-Dragasakis con el fin de convencer a Varoufakis de que aceptara ser el ministro de Finanzas en el futuro Gobierno de Syriza. “Es en ese momento cuando Alexis me hizo el ofrecimiento, tranquilamente y bajo la mirada vigilante de Dragasakis: “Si ganamos, y no hay ninguna duda de que ganaremos, quiero que seas el ministro de Finanzas[1]”.

Varoufakis no se confiesa culpable: está convencido de que si Tsipras hubiera realmente aplicado la orientación económica que él había propuesto --y que Tsipras finalmente aceptó a fines de 2014-- no se habría llegado a la derrota del pueblo griego

Varoufakis resume las seis medidas prioritarias que propuso a Tsipras, Dragasakis y Pappas y que ellos aceptaron. Esas medidas implicaban permanecer en la zona euro.

Varoufakis escribe: “Pensé que estaba bien recapitular nuestros objetivos comunes:

- Primero: la reestructuración de la deuda.

- Segundo: un excedente primario que no pase del 1,5 % del ingreso nacional y ninguna nueva medida de austeridad.

- Tercero: una amplia reducción del impuesto de sociedades.

- Cuarto: privatizaciones estratégicas con condiciones que preserven los derechos del trabajo y el relanzamiento de las inversiones.

- Quinto: la creación de un banco de desarrollo que utilizaría los activos públicos restantes como garantía para generar inversiones del interior y cuyos dividendos serían canalizados hacia los fondos de pensiones públicos.

- Sexto: una política de transferencia de acciones y de la gestión de los bancos a la UE (...).

De nuevo, partieron aún más convencidos[2]”.

Varoufakis declara con toda claridad que esas medidas debían sustituir al programa de Tesalónica presentado por Tsipras en septiembre de 2014.

Lo siguiente es lo que escribió Varoufakis sobre ese programa:

“...estaba en Austin cuando escuché en las noticias que Alexis había presentado las grandes líneas de la política económica de Syriza en un discurso en Tesalónica. Sorprendido, me procuré el texto y lo leí. Me invadió una ola de náusea y de indignación. Rápidamente me puse a trabajar. En menos de media hora, tenía preparado un artículo que el primer ministro Samaras utilizaría para fustigar a Syriza ante el Parlamento: ‘Incluso Varoufakis, vuestro gurú económico, piensa que vuestras promesas son un farol’. Y lo eran”.

“El Programa de Tesalónica (…) prometía aumentos de salarios, subvenciones, beneficios e inversiones que estarían financiados por un maná imaginario o ilegal. También contenía compromisos que incluso no deberíamos tener. Finalmente, iba en contra de cualquier estrategia de negociación razonable para mantener a Grecia en la zona euro, aunque se afirmaba que debía quedarse dentro de la zona. El programa era tan errático que no me tomé el trabajo de criticarlo punto por punto. Y esto es lo que preferí escribir:

¡Me hubiera gustado tanto leer un discurso diferente por parte de Alexis Tsipras! Imaginad un discurso que comenzara por ‘¿Por qué nos debéis votar?’. Y la respuesta sería ‘Porque os prometemos tres cosas: ¡sangre, sudor y lágrimas!’.

Sangre, sudor y lágrimas, era lo que Churchill prometió al pueblo británico en 1940 cuando llegó a jefe de Gobierno. Y ¿por qué? Para ganar la guerra[3].”

Tomar como referencia positiva a Winston Churchill, en una crítica pública dirigida al programa de Tesalónica, es un mal asunto. Churchill organizó la sangrienta represión de las manifestaciones y huelgas que sacudieron Grecia a fines de 1944 cuando, en el marco de los acuerdos de Yalta, Gran Bretaña tomó el control del país y reprimió a las principales fuerzas que lo habían liberado de la ocupación nazi.

Volvamos a las medidas tal como las resume Varoufakis.

1. Reestructuración de la deuda

Varoufakis propone una reestructuración de la deuda sin una reducción del stock.

La realización de esta primera medida muy moderada depende en realidad de la buena voluntad de la Troika. Se trata solamente de buenas intenciones. Sin recurrir a una suspensión del pago, unida a otros actos unilaterales como la realización de una auditoría (con participación ciudadana), sería imposible obligar a los acreedores a aceptar una verdadera reducción radical de la deuda. La propuesta principal de Varoufakis en materia de reestructuración de la deuda se inscribe, como lo indica él mismo, en la continuidad de su texto titulado Una modesta proposición para resolver la crisis de la zona euro. La realización de esa propuesta que consistía en mutualizar las deudas públicas de la zona euro habría implicado una decisión común de los gobiernos de la zona con el fin de aliviar las finanzas públicas y de abandonar las políticas de austeridad. Técnicamente es posible, y políticamente deseable desde el punto de vista de un relanzamiento económico y de un nuevo contrato social neokeynesiano, pero, a pesar del carácter moderado de la propuesta, es totalmente incompatible con la política aplicada por la mayoría de los gobiernos implicados. Realmente, hay que ser muy ingenuo para pensar que los gobiernos actuales en la mayoría de las capitales europeas podrían estar de acuerdo en un relanzamiento keynesiano. Basar una solución sobre semejante hipótesis es demostrar un total desconocimiento de las relaciones de fuerza y las motivaciones de los dirigentes europeos.

La última versión propuesta por Varoufakis, a fines 2014, implicaba las siguientes orientaciones en materia de deuda: no cuestionar y no reducir la deuda con el FMI y con los acreedores privados, y llegar a un arreglo con los socios europeos sobre los siguientes puntos:

- “El Gobierno emitiría obligaciones perpetuas que tendrían el mismo valor nominal que las obligaciones pertenecientes al BCE, con un tipo de interés bajo, pero sin fecha de vencimiento ni de expiración”;

Sin recurrir a una suspensión del pago, unida a otros actos unilaterales como la realización de una auditoría (con participación ciudadana), sería imposible obligar a los acreedores a aceptar una verdadera reducción radical de la deuda

- “Las deudas obligatorias del fondo europeo de rescate serían cambiadas por nuevas obligaciones a treinta años del Gobierno griego, y éstas también con el mismo valor que la deuda existente (o sea, ninguna reducción formal), pero con dos condiciones: en primer lugar, los reembolsos anuales debían suspenderse hasta que el ingreso del país hubiera alcanzado cierto nivel; en segundo lugar, el tipo de interés estaría ligado a la tasa de crecimiento de la economía griega[4]”.

Estas dos propuestas eran tan irrealizables desde el punto de vista político como la mutualización de las deudas.

Además, toda la propuesta de Varoufakis en materia de deuda era y es inaceptable desde el punto de vista de la izquierda, ya que suponía descartar cualquier debate sobre la legalidad y la legitimidad de las deudas reclamadas a Grecia. La propuesta de Varoufakis se oponía frontalmente a la orientación de política económica adoptada por Syriza en 2012: la suspensión unilateral del pago de la deuda y la realización de una auditoría (volveré sobre esta cuestión más adelante). Por otro lado, y es importante, en su propuesta. Varoufakis no incluye explícitamente el abandono de las condiciones impuestas por los acreedores.

El propio Varoufakis explica que su propuesta era hipermoderada:

- “Se trataba de medidas moderadas y políticamente aceptables para los acreedores, ya que no contenían ninguna reducción directa. Con respecto al público y a los potenciales inversores, era igualmente un indicio de que la UE aceptaría tener, si no el mejor papel, al menos uno nuevo: no ser más el acreedor despiadado de un Estado insolvente, sino el socio del crecimiento de Grecia, puesto que los reembolsos del país serían proporcionales al aumento de su ingreso nominal”.

- “Ni una sola vez escuché a un representante del FMI o de la UE criticar la lógica que subyacía en esas propuestas. Como lo destacó el PDG [presidente y director general] de uno de los mayores bancos de inversiones estadounidenses después de haberlas descubierto: ‘Usted les propone el tipo de acuerdo que un abogado especialista en quiebras de Wall Street imaginaría’”.

Es evidente que esta política económica era también explícitamente contraria al legítimo rechazo a continuar el pago de una deuda odiosa.

2. Un excedente primario menor o igual al 1,5% del ingreso nacional

“El excedente primario no debe ser superior al 1,5% del ingreso nacional y ninguna nueva medida de austeridad”

Comprometerse a lograr un excedente primario del 1,5% es totalmente incompatible con una verdadera política de relanzamiento de la actividad económica, del empleo público y privado, del poder adquisitivo de las clases populares… En Grecia, un gobierno de izquierda, que quiera realmente poner en marcha una política de relanzamiento económico y que pueda responder a la crisis humanitaria, debe aplicar una política de déficit público durante varios años y negarse a garantizar un excedente primario.

3. Amplia reducción del impuesto de sociedades

Concerniente a la tercera medida, Varoufakis hace este resumen: “Esto necesitaría fuertes reducciones del IVA y del impuesto de sociedades, puesto que hay que impulsar al sector privado”.

Varoufakis menciona una pregunta de Tsipras:

“¿Por qué las empresas deberían pagar menos?, me preguntó Alexis. Y yo le expliqué: el sector privado debía pagar más en lo concerniente a la recaudación fiscal total, pero la única manera de aumentar su contribución global mientras las ventas estuvieran en punto muerto y los bancos en quiebra, incapaces de proveer créditos a las empresas rentables, era reducir los impuestos de sociedades. Dragasakis estaba de acuerdo, lo que tranquilizó a Tsipras y Pappas”.

Prometer una reducción del impuesto de sociedades de manera indiferenciada es totalmente incompatible con una política de izquierda. Es necesario aumentar la tasa de impuesto a las grandes sociedades y hacerla respetar. Simultáneamente, es perfectamente posible reducir el impuesto a las pequeñas empresas. Por otra parte, creer que la reducción del impuesto de sociedades aumentará la contribución de éstas en la recaudación fiscal total no está en absoluto demostrado y muestra más un mantra liberal que un razonamiento argumentado.

4. Privatizaciones estratégicas con condiciones que preserven los derechos del trabajo y relancen las inversiones

Varoufakis precisa: “En cuanto a las privatizaciones, si queríamos un acuerdo con la UE y el FMI, era necesario aceptar compromisos. El rechazo de entrada, como principio, de Syriza debía ser reemplazado por una política de análisis caso por caso. Había que parar la liquidación de los holdings públicos, pero los activos tales como los ferrocarriles y los puertos deberían ser accesibles, con la condición de que haya un mínimo de inversiones, que el comprador se comprometa a hacer contratos dignos a los trabajadores y a respetar el derecho de representación sindical, y que el Estado siga siendo un accionista importante, aunque sea minoritario, puesto que los dividendos de sus acciones le servirían para sostener los fondos de pensión”.

Mientras Syriza luchaba por poner fin a las privatizaciones y por renacionalizar una serie de empresas privatizadas, Varoufakis, como luego lo demostró siendo ministro, era favorable a aceptar la continuación de algunas privatizaciones. Eso condenaba al Gobierno a la sumisión frente a las grandes empresas y, especialmente, al capital extranjero, reduciendo a la impotencia a los poderes públicos.

5. Creación de un banco de desarrollo

“En quinto lugar, la creación de un banco de desarrollo que utilizaría los activos públicos restantes como garantía para generar la inversión interior, y cuyos dividendos serían canalizados a los fondos de pensión públicos”.

Mientras Syriza luchaba por poner fin a las privatizaciones y por renacionalizar una serie de empresas privatizadas, Varoufakis, como luego lo demostró siendo ministro, era favorable a aceptar la continuación de algunas privatizaciones

Varoufakis propone la creación de un banco de desarrollo sui géneris como lote de consolación por la prosecución de las privatizaciones y por la transferencia de los bancos griegos a los acreedores extranjeros (véase la sexta propuesta).

El exministro de Finanzas griego escribe:

“Los activos que permanecerían como propiedad pública deberían ser transmitidos a un nuevo banco de desarrollo público que los utilizaría como garantías o colaterales para recaudar fondos que serían invertidos en esos mismos activos con el fin favorecer el aumento de su valor, crear empleos y aumentar los ingresos futuros. También estuvieron de acuerdo con esto”

Varoufakis presenta la medida de la creación de un banco público de desarrollo con el fin de avalar las propuestas cuarta y sexta que están en contradicción total con una estrategia de izquierda. La cuarta medida consiste en proseguir las privatizaciones y la sexta consiste en abandonar el poder que los gobiernos griegos tenían todavía sobre los bancos griegos. La quinta serviría de señuelo con el fin de hacer creer que los poderes públicos se dotarían de un verdadero instrumento público de desarrollo.

6. La “transferencia de las acciones y de la gestión de los bancos a la UE” (¡sic!)

Varoufakis precisa que se trataría de “confiar la gestión y propiedad de los bancos a la Unión Europea. Era una propuesta ultraaudaz para un partido que se orientaba hacia la nacionalización del sector bancario”.

El Estado griego era el accionista principal de todos los bancos griegos y la posición de Syriza consistía en que los poderes públicos ejercieran realmente su poder sobre los bancos. Al proponer a Tsipras, Pappas y Dragasakis la transferencia a la UE de las acciones en poder de las administraciones griegas, Varoufakis realizó un paso suplementario y dramático hacia el completo abandono de la soberanía.

En su libro, después de resumir las seis propuestas aceptadas, según él, por el trío Tsipras-Pappas-Dragasakis, Varoufakis habla sin rodeos sobre la estrategia que un Gobierno de Syriza debería aplicar en la negociación con la UE. Explica que si la UE decidiera sabotear directamente al gobierno, el trabajo sucio lo haría el BCE. Según Varoufakis, cortaría la liquidez a los bancos griegos y los obligaría a cerrar, como lo hizo en marzo de 2013 en Chipre.

Varoufakis precisa que obtuvo un acuerdo con Tsipras-Pappas-Dragasakis para responder de la manera siguiente:

“Su consentimiento debía contener una estrategia de negociación, cuyo elemento disuasorio clave, la amenaza de un recorte en las obligaciones SMP [Securities Markets Programme, programa de compra masiva de deuda pública por parte del BCE, NDLR] y el sistema de pago paralelo destinado a ganar tiempo en caso de un impasse y del cierre de los bancos”.

Volveré sobre la estrategia de negociación en un próximo artículo donde abordaré el período que sigue a las elecciones generales de enero de 2015.

Varoufakis afirma que luego de la reunión con el trío Tsipras-Pappas-Dragasakis aceptó el cargo de ministro de Finanzas. Dragasakis, por su parte, ocuparía el de viceprimer ministro y supervisaría directamente tres ministerios claves, entre ellos, el de Finanzas.

Continuará…

---------------------

Éric Toussaint es portavoz de la red internacional del Comité para la abolición de las deudas ilegítimas (CADTM), que contribuyó a fundar. También es miembro del Consejo Científico de ATTAC Francia. Entre abril y noviembre del 2015 fue coordinador científico de la Comisión de la Verdad sobre la Deuda Pública griega, puesta en marcha por la presidenta del Parlamento griego, entre febrero y octubre del 2015, Zoe Konstantopoulou.

Traducción de Griselda Pinero.

Este artículo se publicó en la página web del CADTM (Comité para la abolición de las deudas ilegítimas).

Notas:

1. Y. Varoufakis, Adults in the Room, Bodley Head, London, 2017, p. 98.

2. Ibídem. p. 102.

3. Op. cit., pp. 88-89.

4. Esta cita, como todas las siguientes, provienen del capítulo 4.

 

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Éric Toussaint

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Luis Martín

    El Sr. Toussaint, cada vez más desesperado por su irrelevancia - dispuesto a decir una cosa cuando busca salir en la foto y la contraria cuando no le hacen caso - debería contenerse un poco. Varoufakis no necesita lecciones sobre lo que hicieron los fascistas griegos del gobierno británico durante 1944-49. Fue su padre, no el de Toussaint, quien pasó 4 años en uno de sus campos de concentración. Pero negar el discurso de Churchill sobre 'la sangre, el sudor y las lágrimas', que anunciaba la lucha contra los nazis, en asociación con la URSS, es de miserables.

    Hace 5 años 1 mes

  2. Carmen

    ¡No me lo puedo creer! Resulta que la culpa del desastre griego es de Varoufakis. Se podría haber demostrado si servía para algo el plan B de Varourfakis pero resulta que no le escucharon ni le dejaron mover un dedo y por ello dimitió.

    Hace 5 años 2 meses

  3. juan

    Mira que yo no creo que Varoufakis lo hiciese bien pero es que Toussaint lo hace bueno. A lo mejor el señor Toussaint cuyo comité para el estudio de la deuda griega era tan previsible en sus conclusiones como lo eran las sentencias de la Inquisición se lo puso muy difícil a Tsipras y a Varoufakis y con ellos a los que querían pisar con fuerza a Grecia mientras pasaban de puntillas sobre sus socios tradicionales en la zona, los gobiernos de Nueva Democracia. Uno puede intentar declarar ilegítimas las deudas correspondientes a un exceso de importaciones de armas innecesarias, a una refinanciación por la puerta detrás de pufos de anteriores gobiernos con conocimiento de los prestamistas y cierta complicidad y declarar el 30% de la deuda como ilegítima....pero es que Toussaint declaró que el 100% de la deuda era ilegítima. ¿Cómo iba Tsipras a ganarse aliados entre los gobiernos europeos, la mayoría con endeudamientos entre el 50 y el 100% del PIB, si los griegos (o el belga Toussaint "representándoles") pretendían dejar su deuda a 0?

    Hace 5 años 2 meses

  4. Álvaro

    En el bloque sobre la reestructuración de la deuda, la última frase del párrafo "Además, toda la propuesta de Varoufakis..." tiene un punto en vez de una coma.

    Hace 5 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí