1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Lo que está en juego

Hemos dado las banderas a los protagonistas equivocados. Rajoy y Puigdemont no son los que quieren construir un país sin injusticias, que acabe con la corrupción y los corruptos, que rescate personas, que garantice derechos, que amplíe democracia

Mónica Oltra 16/10/2017

JR Mora

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

 

¿Qué está en juego? Esa es la pregunta que deberíamos hacernos ante cada proceso político. En realidad, ante cada disyuntiva humana.

¿Qué está en juego en el “procés” catalán? Probablemente para contestar a esta pregunta sería útil enfocar con gran angular el conflicto. Un conflicto complejo y profundo que los actores principales quieren solucionar con la contestación propia de un sistema binario: un sí o no tan reduccionista como eficaz para sus intereses. Y digo enfocar con gran angular, con una visión amplia, que es la manera en que solemos enfocar las mujeres cuando no nos situamos en el calco de las formas masculinas de actuar, es decir, cuando nos situamos en la feminidad.

Enfocar con gran angular significa, para empezar, analizar cómo las distintas pulsiones de cambio se han canalizado en los diferentes territorios de España. La contestación a la perversa gestión de la crisis económica que tuvo múltiples expresiones sociales --la más conocida la del 15-M en 2011, pero hubo otras como los movimientos contra los desahucios, las asambleas de barrios, las asociaciones de resistencia para las personas que lo habían perdido todo, etc.-- que tuvieron su eclosión electoral en los comicios europeos de 2014 y los municipales y autonómicos de 2015, especialmente en ciudades tan significadas como Madrid, Barcelona o Valencia. La amenaza para el antiguo sistema, sin duda, fue el resultado de 2015. El bipartidismo, garante de esa confortable alternancia de partidos políticos que a fuerza de sucederse se parecen cada vez más, había de ceder el paso a una explosión de multipartidismo y de opciones políticas dispuestas no solo a cuestionar las respuestas sino, ¡qué osadía!, dispuestas a cuestionar las mismísimas preguntas. 

Quedaba claro lo que estaba en juego. En juego estaba un sistema que abandonaba personas mientras rescataba bancos. En juego estaba evidenciar u ocultar que el cambio climático y el colapso económico asociado al mismo y al hecho de que las energías fósiles se acaban, estaba determinando la estrategia de la oligarquía de acumular poder, capital y recursos naturales mientras desposeían a las clases medias y bajas. En juego estaba que había que frenar la deriva hacia una democracia autoritaria --permítanme el oxímoron-- que había de garantizar la impunidad de aquellos que de manera legal y, muchas veces ilegal, se dedicaban precisamente al saqueo y desposesión de la gente sencilla.

Y así se conformó el cambio político de 2015. Y algunos se preocuparon. Sin embargo en Catalunya esa pulsión de cambio no se canalizó a través de esta lógica o, al menos, no de manera fundamental. Se canalizó a través de la aspiración de construir un país nuevo, de cero, recién nacido, que acabara con todo lo que no gustara del país en el que vivimos hoy. Para eso se necesitaba la independencia del estado matriz. Es una reivindicación épica y emocionalmente muy potente. Es más cinematográfico independizarse de un territorio que de la banca. Es más eficaz agitar banderas reconocibles que inventar nuevos colores. Puede resultar ilusionante pensar que vas a poder construir un país desde el principio, sin injusticias, sin desigualdades, sin corrupción, sin abuso de poder, sin machismo, sin yugos y a, ser posible, sin flechas. Todo lo que siempre soñamos a tiro, simplemente, de una DUI.

Partiendo de esta visión creo que hay que preguntarse: ¿qué está en juego? ¿Está en juego la unidad de España? No, no lo está. Nunca lo estuvo. Solo así se entiende el desconcierto del Gobierno de Rajoy después de haberse abortado la Declaración Unilateral de Independencia. Si hubiese estado en juego la unidad territorial habrían sentido alivio, no desconcierto. Solo así se entiende el discurso del Jefe de Estado, tan implacable e indolente en el fondo como en las formas.

No, lo que está en juego es precisamente la idea de país que muchas personas en Catalunya quieren construir partiendo de cero y muchas personas en el resto de España queremos construir aunque sea reseteando lo que tenemos.

Las aspiraciones, pues, no parecen tan distintas. Sin embargo me parece que hemos dado las banderas a los protagonistas equivocados. Rajoy y Puigdemont no son precisamente los que quieren construir un país sin injusticias, que acabe con la corrupción y los corruptos, que rescate personas, que garantice derechos, que amplíe democracia. Han demostrado en cada ocasión que han tenido que están en el mismo bando: cuando votaron juntos la reforma laboral contra la gente trabajadora o la amnistía fiscal de los poderosos defraudadores, a favor de los suyos. Es más, mientras sigan enarbolando banderas cada vez más grandes, más tela tendrán para taparse las miserias y las vergüenzas. Y así estamos, en una escalada de testosterona al mismo ritmo que el tamaño de las banderas que se van colgando de los edificios privados y públicos. De tamaños anda la cosa. 

nunca estuvo en juego la independencia o no de Catalunya. Lo que siempre estuvo en juego es acabar con el cambio político que pueda poner en duda sus privilegios

De todo esto, lo que a mí particularmente me resulta más dramático es que en esta tesitura las aspiraciones de una sociedad y un país o países más justos, habitables y amables de uno y otro lado se anulan mutuamente. Porque, para los poderosos que manejan esta situación y sus tiempos, nunca estuvo en juego la independencia o no de Catalunya. Lo que siempre estuvo en juego es acabar con el cambio político que pueda poner en duda sus privilegios. Eso es lo que quieren tapar con las banderas aunque para ello tengan que abrir heridas de pronóstico reservado en la sociedad.

¿Y cómo salir de esta? A mi juicio hace falta primero ser conscientes de lo que nos jugamos, sentarnos a hablar, tejer redes, volver al origen. ¿Recuerdan? Nadie saldrá de esta si no salimos todos, si no salimos todas. No se salvará ninguna persona, familia o país en solitario y menos si para salvarse unos sacrificamos a los otros.

Para salir de esta hay que abordar las reformas políticas, constitucionales y territoriales que den respuesta a las aspiraciones de los diferentes territorios, entre ellos el valenciano, con diferencia el más injustamente tratado en términos de financiación o inversiones.

En el caso concreto de Catalunya, la respuesta pasa por canalizar las aspiraciones legítimas de miles de catalanes y catalanas a través de un proceso de diálogo y negociación que concluya en que puedan expresarse a través de un proceso pactado y democrático. 

Para eso hace falta feminizar este proceso, dialogar, escuchar, transigir. Hace falta empatía y generosidad. Si me permiten, hace falta más cariño y menos violencia.

Llegados aquí, me queda una pregunta. ¿Pueden Rajoy y Puigdemont y el resto de protagonistas actuales llevar a cabo un proceso de estas características? Lo dudo.

En ese caso tendríamos que plantearnos colectivamente si no merecería la pena cambiar de interlocutores. Lo que nos jugamos merece el intento.

---------

Mónica Oltra es vicepresidenta y consejera de Igualdad y Política Inclusiva de la Generalitat Valenciana por Compromís. 

Autor >

Mónica Oltra

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

12 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Joan

    Como dice Anacauita, Oltra olvida unas cuantas cosas importantes. Porque lo que dice Anacauita de Catalunya de puede aplicar al País Valencià pero aumentado. Y no parece que Mónica recuerde que ya no tenemos una televisión valenciana que potencie el valenciano (aunque mejor no tener nada que tener el Tele PP que teníamos), o por ejemplo no tenemos bancos autóctonos porque los populares fusionaron Bancaixa con Caja Madrid. En cuanto al idioma, si en 1707 teníamos un Reino cuyo idioma oficial era el valenciano o catalán, y a principios del siglo XX era la lengua común a pesar de la persecución, ahora los pocos que los hablamos en la Capital (de una Comunidad que se pelea por el nombre de la lengua) prácticamente somos forasteros en nuestra propia tierra, entre otras razones porque el estado lleva décadas potenciando la emigración a las costas, porque como decía Leopoldo Calvo Sotelo en 1983, había que potenciar con más población emigrada el sentimiento español en los territorios de lengua catalana. Qué València no reciba lo que merece y necesita, porque aquí parece que la solidaridad debe de ser perpétua desde las zonas más ricas, tiene a contrapartida 'casual' de que el mapa de las comunidades que reciben menos son aquellas que hablan catalán, tienen población en demasia -mientras lloramos por la España vacía-, y tienen una población humillada y en proceso de colonización absoluta desde hace unos casuales 80 años. Mónica sin lugar a dudas reconocerá que lagrandeza del procés catalán subyace en el hecho de que nunca podremos contemplar en nuestra tierra una clase política unida con los mismos objetivos que nuestros primos hermanos catalanes, con un gobierno que uniese a Bonig (PP), Puig (PSOE), Oltra (Compromís), etc... en la defensa de la lengua, cultura, economía, soberanía y dignidad del pueblo valenciano. Tiene razón Mónica: CiU respiraba el mismo aire que e PP. Ahora, si lo consiguen, con el legitimísimo tema nacional ya no tendrán ninguna excusa. Y por cierto, en Catalunya la izquierda tiene una vitalidad ensordecedora.

    Hace 3 años 6 meses

  2. Joan Colera

    Como dice Anacauita, Oltra olvida unas cuantas cosas importantes. Porque lo que dice Anacauita de Catalunya de puede aplicar al País Valencià pero aumentado. Y no parece que Mónica recuerde que ya no tenemos una televisión valenciana que potencie el valenciano (aunque mejor no tener nada que tener el Tele PP que teníamos), o por ejemplo no tenemos bancos autóctonos porque los populares fusionaron Bancaixa con Caja Madrid. En cuanto al idioma, si en 1707 teníamos un Reino cuyo idioma oficial era el valenciano o catalán, y a principios del siglo XX era la lengua común a pesar de la persecución, ahora los pocos que los hablamos en la Capital (de una Comunidad que se pelea por el nombre de la lengua) prácticamente somos forasteros en nuestra propia tierra, entre otras razones porque el estado lleva décadas potenciando la emigración a las costas, porque como decía Leopoldo Calvo Sotelo en 1983, había que potenciar con más población emigrada el sentimiento español en los territorios de lengua catalana. Qué València no reciba lo que merece y necesita, porque aquí parece que la solidaridad debe de ser perpétua desde las zonas más ricas, tiene a contrapartida 'casual' de que el mapa de las comunidades que reciben menos son aquellas que hablan catalán, tienen población en demasia -mientras lloramos por la España vacía-, y tienen una población humillada y en proceso de colonización absoluta desde hace unos casuales 80 años. Mónica sin lugar a dudas reconocerá que lagrandeza del procés catalán subyace en el hecho de que nunca podremos contemplar en nuestra tierra una clase política unida con los mismos objetivos que nuestros primos hermanos catalanes, con un gobierno que uniese a Bonig (PP), Puig (PSOE), Oltra (Compromís), etc... en la defensa de la lengua, cultura, economía, soberanía y dignidad del pueblo valenciano. Tiene razón Mónica: CiU respiraba el mismo aire que e PP. Ahora, si lo consiguen, con el legitimísimo tema nacional ya no tendrán ninguna excusa. Y por cierto, en Catalunya la izquierda tiene una vitalidad ensordecedora.

    Hace 3 años 6 meses

  3. Joan Colera

    Como dice Anacauita, Oltra olvida unas cuantas cosas importantes. Porque lo que dice Anacauita de Catalunya de puede aplicar al País Valencià pero aumentado. Y no parece que Mónica recuerde que ya no tenemos una televisión valenciana que potencie el valenciano (aunque mejor no tener nada que tener el Tele PP que teníamos), o por ejemplo no tenemos bancos autóctonos porque los populares fusionaron Bancaixa con Caja Madrid. En cuanto al idioma, si en 1707 teníamos un Reino cuyo idioma oficial era el valenciano o catalán, y a principios del siglo XX era la lengua común a pesar de la persecución, ahora los pocos que los hablamos en la Capital (de una Comunidad que se pelea por el nombre de la lengua) prácticamente somos forasteros en nuestra propia tierra, entre otras razones porque el estado lleva décadas potenciando la emigración a las costas, porque como decía Leopoldo Calvo Sotelo en 1983, había que potenciar con más población emigrada el sentimiento español en los territorios de lengua catalana. Qué València no reciba lo que merece y necesita, porque aquí parece que la solidaridad debe de ser perpétua desde las zonas más ricas, tiene a contrapartida 'casual' de que el mapa de las comunidades que reciben menos son aquellas que hablan catalán, tienen población en demasia -mientras lloramos por la España vacía-, y tienen una población humillada y en proceso de colonización absoluta desde hace unos casuales 80 años. Mónica sin lugar a dudas reconocerá que lagrandeza del procés catalán subyace en el hecho de que nunca podremos contemplar en nuestra tierra una clase política unida con los mismos objetivos que nuestros primos hermanos catalanes, con un gobierno que uniese a Bonig (PP), Puig (PSOE), Oltra (Compromís), etc... en la defensa de la lengua, cultura, economía, soberanía y dignidad del pueblo valenciano. Tiene razón Mónica: CiU respiraba el mismo aire que e PP. Ahora, si lo consiguen, con el legitimísimo tema nacional ya no tendrán ninguna excusa. Y por cierto, en Catalunya la izquierda tiene una vitalidad ensordecedora.

    Hace 3 años 6 meses

  4. Anacauita

    Me parece que en el artículo Mónica Oltra olvida todo el desprecio y humillación que Catalunya viene viviendo hacia su cultura, su lengua, su pueblo. Una comunidad que ha unido a autóctonos con recién llegados de esta manera ha hecho un buen trabajo político. Aquí no va solo de esconder vergüenzas ni de quien la tiene más grande, va del cansancio de un pueblo al que se le quitó una norma, descafeinada respecto a la que se había dado, pero refrendada por amplísima mayoría y que a partir de ahí ha ido sufriendo humillaciones y recortes en su autogobierno. Esto va de independentismo, pero sobre todo de democracia.

    Hace 3 años 6 meses

  5. José Luis

    @Peret: Llavors tots aquells "aporellos" i "caraalsol" de Catalunya son un problema espanyol també?

    Hace 3 años 6 meses

  6. José Luis

    @Peret: Llavors tots aquells "aporellos" i "caraalsol" de Catalunya són un problema espanyol també?

    Hace 3 años 6 meses

  7. Max

    JuanValls. Ya se ve que para ti la democracia solo vale si se defiende la verdad única e impuesta del nacionalismo unionista. También es verdad que Oltra habla de las mujeres (y debió poner también hombres) que se sitúan en la feminidad, identificando esta no como cuestión de géneros, sino de actitudes vitales. Porque lamentablemente la masculinidad siempre se ha sentido vinculada a las formas duras y broncas. Afortunadamente hoy tenemos otro modelo.

    Hace 3 años 6 meses

  8. Porfirio

    Para Juan Valls: Creo que Monica de lo que le está hablando a usted y a los que piensan como usted; es que le sobra testosterona...

    Hace 3 años 6 meses

  9. Indignada

    A pesar de compartir en una gran porción los anhelos de expansión democrática y de derechos que plantea el texto, vuelvo a sentir una terrible equidistancia; como si el simple hecho que dos interlocutores de intereses burgueses pudiesen simplificar y reducir el conflicto, equiparando responsabilidades. Es un ejercicio que lamentablemente percibo demasiado en supuestos sectores de la izquierda que en un principio entiendo deberían alegrarse si el estatus quo de los candados del 78 se abriesen en sentido emancipadores. Equiparar un estado que ante el reto democrático que plantea que un pueblo se constituya en sujeto de decisión soberano, decide detener representantes públicos y civiles, que propina palizas a vecinas indiscriminadamente y que agrede sexualmente a personas que simplemente quieren depositar un voto en una urna... establecer una reducción de este conflicto para poder hacer la simple y ramplona equidistancia de Rajoy = Puidgemont... el 15M vino a cuestionar el régimen del 78, blanquear sus actuaciones autoritarias por puro funambulismo electoral nos convierte en homologadores suyos. Quizá usted vino a eso, otras no

    Hace 3 años 6 meses

  10. Peret

    Conclusió: com a Espanya no tenim prou força, els catalans han d'esperar i ajudar els espanyols. Només un petit apunt: Els catalans abandonaren el franquisme en els seixanta del segle passat. Els espanyols encara no ho han fet. El problema no és Catalunya. El problema espanyol es "aporellos" i "caraalsol" Ui, el gran angular!

    Hace 3 años 6 meses

  11. Manuel

    Hace falta concretar las propuestas y explicarlas al común de los mortales. Si se habla de Estado Confederal (Vestringe, Iglesias o Colau) tienen la obligación de explicarlo ¿Qué estados se confederan? ¿Cómo se forman esos estados? ¿Qué tratado los vincula? ¿Cómo se produce la escisión si es deseada? ¿Qué ocurre con todo lo que tenemos en común ahora? ... Creo que el discurso hueco no vende y menos en esta situación. Hacen falta propuesta concretas y que sean factibles

    Hace 3 años 6 meses

  12. Juan Valls

    Tú articulo esta muy bien pero no nos descubres nada nuevo Mónica Oltra. Por un momento he pensado que eras más una portavoz de Cataluña que la vicepresidenta de los valencianos. Con tanta feminización que promulgas en este articulo al final no sé que van a pensar de ti la presidenta del Parlament catalá Carmen Forcadell o una de sus muchas diputadas como Ana Gabriel. Dice Oltra : "...Y digo enfocar con gran angular, con una visión amplia, que es la manera en que solemos enfocar las mujeres cuando no nos situamos en el calco de las formas masculinas de actuar, es decir, cuando nos situamos en la feminidad." ¿Estas hablando de géneros superiores y géneros inferiores Mónica Oltra?

    Hace 3 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí