1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tecetipo

El genio de la no política

Rajoy nunca va a sentarse a dialogar, porque dialogar es un acto político y él no está aquí para esos líos, sino para seguir flotando con elegancia de bailarín y eficacia de matador en el área

Gerardo Tecé 16/10/2017

<p>Mariano Rajoy. </p>

Mariano Rajoy. 

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.


No hay otro como él. Nadie gestiona el vacío como lo hace el presidente del Gobierno. Hay que reconocerlo. El vacío, para quienes no sean Rajoy o astrofísicos, es ese espacio de la política flotante que consiste en perpetuar el pellejo propio sin hacer política, “sin meterse en líos e historias”. Flota, Mariano, flota fuerte. Descartada hoy en España la opción de bajar a tierra y mojarse el culo haciendo política, la gestión del vacío se convierte en asunto prioritario de Estado y en zona de confort para un presidente que se mueve en esa franja como lo hace Leo Messi en la zona de tres cuartos de la cancha, o Rudolf Nuréyev en las tablas del ballet de París. No hay otro como él. Que nadie le pida al presidente una buena gestión del rescate bancario que nos dejó una roncha pública difícil de transcribir, que ese no es su terreno. Que nadie le exija eficacia cuando hay desastres con forma de hilillos de plastilina, que ese no es su oficio. Que nadie pretenda medidas reales contra la corrupción, que eso ya tal, ni tampoco que dé la cara como presidente cuando las cosas vienen mal dadas, que ese no es su perfil bueno. Y, por supuesto, que nadie espere que Rajoy intente solucionar con política el problema de Cataluña, porque eso no va a pasar. Ese no es su mundo, como no es el mundo de Messi subirse a unas tablas vistiendo mallas, ni el de Nuréyev dejar sentados a tres defensas y colocar la bolita en un lugar imposible. No. Rajoy nunca va a sentarse a dialogar, porque dialogar es un acto político y él no está aquí para esos líos, sino para seguir flotando con elegancia de bailarín y eficacia de matador en el área. Es época de especializarse en lo que uno es bueno y flotando en el vacío no hay otro como él.

Ningún otro sería capaz de lograr tanto gestionando la no-política. Ningún otro es capaz de dejar crecer los problemas para que estos lo hagan crecer a él. Lo hemos visto hacer cosas increíbles que parecen sencillas pero, como lo de Messi, no lo son. Lo hemos visto aumentando su apoyo, escondido mientras sus rivales se desangraban discutiendo si el presidente era muy corrupto o corrupto a secas como para volver a darle el Gobierno. Lo hemos visto disfrutando de una sangría interna en el PSOE para hacerlo presidente e hipnotizando a un Albert Rivera que presumía sonriente de un pacto anticorrupción que Rajoy no pensaba cumplir ni por asomo. Aquella jugada debería haberla narrado el que narró el gol de Maradona contra Inglaterra. Lo hemos visto salir airoso tras aparecer en debates de candidatos en forma de Soraya, en teles de plasma o escapando de periodistas que, claro, le hablaban de política, que no es su tema. Lo hemos visto saltando sobre asuntos de Estado con una elegancia que ya la quisiera para sí cualquier bailarín ruso. Ahora lo vemos convirtiendo un tema político como Cataluña en una gran gestión de la nada, del vacío que él controla como nadie. Una gestión que estirará todo lo posible, como Nuréyev estiraba las piernas. Espectacular. Hay que ser muy bueno para encontrarte de frente un problema que no tiene otra solución que la política y, tras negar que la realidad sea real, llenar de hostias y banderas los balcones y los colegios para luego acabar preguntando: ¿pero entonces, ha declarao usted la independencia o no la ha declarao? Hay que ser muy bueno para hacer que Pedro Sánchez, el hombre que lo llamaba indecente hace cuatro días, el mismo al que mató quedándose quieto, salga hoy con la misma cara de felicidad de Rivera ante la prensa, avisando de que Rajoy, el jefe del vacío, lo hará aparecer en la foto del 155 a cambio de una promesa política –por tanto irrealizable por Rajoy-- de reformar la Constitución algún día. Víctor Hugo Morales, aquel periodista argentino que narró emocionado el eslalon de Maradona, debería, desde ya, salir a las ruedas de prensa posteriores a los Consejos de Ministros para, al ser preguntado por cómo van las cosas, responder: no hay otro como este pibe, cómo baila en el vacío… 

Autor >

Gerardo Tecé

Soy Gerardo Tecé. Modelo y actriz. Escribo cosas en sitios desde que tengo uso de Internet. Ahora en CTXT, observando eso que llaman actualidad e intentando dibujarle un contexto.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

14 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Gallego

    Hay varias razones por las que Rajoy electoralmente ha conseguido sobrevivir la peor época de corrupción y convulsión sociales de la democracia. Eso no lo podría haber hecho Aznar u otros muchos políticos. Como bien apuntas es la habilidad de Rajoy de saber moverse lo justo, y torear mucho. Es la misma habilidad que permitió a otros políticos gallegos como Fraga o Franco llegar tan lejos y tener un recorrido tan largo. Pueden irse de caza o leer el marca todo lo que quieran, porque su juego no es hace si no observar al contrarío hasta saber el momento exacto para darles el empujoncito necesario. Yo, que soy muy de izquierdas, he visto como políticos con muy buen estoque dialéctico como Pablo Iglesias golpeaban insistentemente en el capote porque creían que era el toro. Ésta crisis Catalana es un ejemplo claro de lo bien que ha jugado Rajoy por sus intereses. Ha conseguido cabrear enormemente a la mayoría de catalanes y estos a su vez ayudarle a conseguir a él más nuevos nacionalistas españoles que en 10 años.

    Hace 3 años 6 meses

  2. Antonio

    ¿Qué es el diálogo? ¿Ceder la soberanía del pueblo a unos nacionalistas prepotentes? Venga, que también dialoguen con el Estado Islamico y lleguen a una situación que contente a los dos.

    Hace 3 años 6 meses

  3. Dracovia

    Victor Hugo no es argentino, Gerardo. Gracias! Me gusta leerte.

    Hace 3 años 6 meses

  4. Levi Dencia

    Libertad para saltarse las leyes. ¡¡Y tiene miles y miles de adeptos...!! Afortunadamente, esa manía de saltarse las leyes de forma abierta y pública (delincuencia sin paliativos), proviene de una organización que lleva muchos años haciéndolo discretamente bajo el manto de la legalidad (corrupción), y con la complicidad de Rajoy compañeros. Quizá es demasiado joven, sr De La Torre, para entender que no es lo mismo la lacra de la corrupción, que la fractura social; no es lo mismo robar a la familia que romper la familia; hacer trampas a la baraja que romper la baraja. Su rencor frente a la corrupción, le ciega.

    Hace 3 años 6 meses

  5. Jabon

    No, no es un genio del vacío ni un pequeño Maquiavelo, simplemente utiliza la política de la dejación, muy típica de este país nuestro, eso si, respaldado por la fuerza del poder y la autorización de los que mandan . Deja que las cosas se pudran y luego actúa, y esto con la seguridad del último recurso, la fuerza "bruta". Por cierto, por favor no usen símiles futboleros en estos escritos, que si algo le sobra a España es... fútbol.

    Hace 3 años 6 meses

  6. Jabom

    No, no es un genio del vacío ni un pequeño Maquiavelo, simplemente utiliza la política de la dejación, muy típica de este país nuestro, eso si, respaldado por la fuerza del poder y la autorización de los que mandan . Deja que las cosas se pudran y luego actúa, y esto con la seguridad del último recurso, la fuerza "bruta". Por cierto, por favor no usen símiles futboleros en estos escritos, que si algo le sobra a España es... fútbol.

    Hace 3 años 6 meses

  7. Jabom

    No, no es un genio del vacío ni un pequeño Maquiavelo, simplemente utiliza la política de la dejación, muy típica de este país nuestro, eso si, respaldado por la fuerza del poder y la autorización de los que mandan . Deja que las cosas se pudran y luego actúa, y esto con la seguridad del último recurso, la fuerza "bruta". Por cierto, por favor no usen símiles futboleros en estos escritos, que si algo le sobra a España es... fútbol.

    Hace 3 años 6 meses

  8. Jabon

    No, no es un genio del vacío ni un pequeño Maquiavelo, simplemente utiliza la política de la dejación, muy típica de este país nuestro, eso si, respaldado por la fuerza del poder y la autorización de los que mandan . Deja que las cosas se pudran y luego actúa, y esto con la seguridad del último recurso, la fuerza "bruta". Por cierto, por favor no usen símiles futboleros en estos escritos, que si algo le sobra a España es... fútbol.

    Hace 3 años 6 meses

  9. nickenino

    Más que bueno en algo, que no lo es en nada, Rajoy es un tipo amoral, incompetente e irresponsable. Una joyita que dice mucho de cómo es la gente en España.

    Hace 3 años 6 meses

  10. Ovni

    Ningún mérito de Rajoy. Más bien de quienes, en la sombra, mueven los hilillos (y no precisamente de plastilina). Es un títere que por no saber, no sabe ni construir sintácticamente una frase completa, no sabe defenderse en un idioma -el inglés- para el que -se sabe- dio unas cuantas clases. Si no sabe expresarse en público, tampoco le pidamos que lo haga en una reunión o en una mesa de negociación. A no ser que se hable de fútbol. Es la nulidad en persona: un tipo puesto ahí (a dedo) para aguantar todos los envites sin despeinarse, mientras los que le dictan los pasos a (no) seguir se ponen las botas a costa del resto.

    Hace 3 años 6 meses

  11. RACIONAL

    No es que Rajoy sea muy bueno gestionando el vacío, es que sus rivales son unos indocumentados o unos niños de guardería. En lo que respecta al tema político de Cataluña, Rajoy sale victorioso porque la otra parte le impone hablar de independencia cuando debería hablar de modificar la Condtitución, y sin hacer, salvo decir lo obvio, que la soberanía pertenece a todos los españoles, se gana el título de estadista y patriota. Se lo ponen a huevo.

    Hace 3 años 6 meses

  12. RACIONAL

    No es que Rajoy sea muy bueno gestionando el vacío, es que sus rivales son unos indocumentados o unos niños de guardería. En lo que respecta al tema político de Cataluña, Rajoy sale victorioso porque la otra parte le impone hablar de independencia cuando debería hablar de modificar la Condtitución, y sin hacer, salvo decir lo obvio, que la soberanía pertenece a todos los españoles, se gana el título de estadista y patriota. Se lo ponen a huevo.

    Hace 3 años 6 meses

  13. tom

    Muy bueno el artículo. Efectivamente, Rajoy es muy bueno escondiéndose cuando la cosa se lía y aparecer únicamente para dar el toque de gracia cuando los demás ya se han despellejado. Sabe muy bien cuáles son sus fuerzas, y su fuerza solamente llega a dar el toque de gracia, por éso antes se esconde tan bien. Cualquiera que haya leído su artículo en el Faro de vigo, de que hay gente superior (como él) por nacimiento, tiene que tener claro que no se puede esperar nada más de él como persona y que igualmente no va a aflojar tampoco ni un pelo porque él se lo merece, por nacimiento. Entre éso y apelar al franquismo, que la gente todavía lo lleva en la sangre, y que los demás (PSOE) se deben a los favores para seguir viviendo del cuento, lleva las elecciones ganadas.

    Hace 3 años 6 meses

  14. Víctor

    Hace años, tuve una amiga que trabajaba en Telecinco. A pesar de que era su lugar de trabajo, al ver tanta "mamachicho" o tanto "cacaomaravillao", me decía con cierta amargura que teníamos la televisión que merecíamos. Se supone que podríamos merecer un Presidente mucho más político y sensato que Rajoy, pero C's y PSOE le han puesto ahí y aprovechando todos los líos que no afronta, si decidiese convocar elecciones, a lo peor volvería a tener mayoría absoluta para seguir flotando en la nube de su habano.

    Hace 3 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí