1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Bill Mitchell / Economista

“En cuanto Bruselas fuerce de nuevo la austeridad, España volverá a la situación de 2010”

Andrés Villena Oliver 11/10/2017

<p>Bill Mitchell, durante la presentación de su libro en Madrid el pasado 28 de septiembre.</p>

Bill Mitchell, durante la presentación de su libro en Madrid el pasado 28 de septiembre.

Luis Gómez

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

 

Remar a contracorriente es agotador, pero a veces es inevitable. En un período en el que buena parte de las élites y de la opinión pública se rinden ante la fatalidad de que la permanencia en la zona euro debe ser aceptada con todos sus requisitos, un grupo de intelectuales defiende que la soberanía monetaria no solo es posible, sino que es necesaria para garantizar el bienestar colectivo. Entre estos expertos destaca el profesor australiano Bill Mitchell, que acaba de publicar junto al italiano Thomas Fazi Reclaiming the State, una llamada a la recuperación de las políticas económicas estatales como base para democratizar una sociedad que continúa el proceso involutivo impulsado por la globalización neoliberal. Mitchell es uno de los impulsores de la Teoría Monetaria Moderna.

El futuro de España sigue siendo sombrío. ¿Cómo pueden afectarnos los cambios parlamentarios en Alemania?  

España ha disfrutado estos últimos años de la posibilidad de mantener un déficit público por encima del límite establecido por el Pacto de Estabilidad y Crecimiento. La troika hizo la vista gorda para evitar que se castigara en las últimas elecciones al Partido Popular por las políticas de austeridad aplicadas. Por eso España ha crecido últimamente.  

Pero Bruselas no puede seguir permitiendo que el Gobierno español se salte las normas. El resultado de las elecciones alemanas representa solo un capítulo más de la secuencia que viene sucediendo en el mundo y que consiste en un enorme rechazo a los partidos tradicionales y en un aumento en la polarización política, principalmente, hacia la derecha. El peligro para Europa llegará verdaderamente cuando, como es probable, Jens Weidmann sustituya a Mario Draghi en la presidencia del Banco Central Europeo (BCE). Draghi representa el pragmatismo; con él, el BCE ha actuado fundamentalmente como un agente fiscal, manteniendo el barco del euro a flote. Pero Weidmann está mucho más ideologizado y podría poner fin a la Expansión Cuantitativa (QE, por sus siglas en inglés: Quantitative Easing). De hecho, si analizamos los mayores factores de riesgo, podríamos concluir que este es, sin duda, el mayor de ellos.

El final del QE para un país como España sería letal, solo hace falta recordar el período 2010-2012…

El peligro para Europa llegará verdaderamente cuando, como es probable, Jens Weidman sustituya a Mario Draghi en la presidencia del Banco Central Europeo

En cuanto Bruselas se ponga dura con España y fuerce de nuevo la puesta en marcha de las políticas de austeridad, España será historia y volverá a recorrer esa espiral infernal en la que se encuentra ahora Grecia. Todos los países que han sobrevivido lo han hecho gracias al mencionado QE, financiando los déficits por la puerta de atrás. Si Bruselas se pone exigente de nuevo, España volverá a la situación del 2010, a otro ciclo de crisis que tendrá que enfrentar mucho más debilitada de lo que lo estaba por entonces, ya que todavía no se ha recuperado de la anterior.

Autores como usted abogan por una salida del euro. En España hay mucho miedo en este sentido: se recuerdan los años setenta y ochenta, con tasas altísimas de inflación y se argumenta, además, que la dictadura franquista nos sumió en un enorme atraso. Nadie quiere volver a los años cincuenta…

La historia y la cultura son extremadamente importantes, es verdad. Piensa en Grecia, que fue una dictadura militar y para la que el pasado genera también mucho miedo. Pero la inflación de los años setenta, que fue mundial, no tuvo nada que ver con eso, ni con el pasado dictatorial de España, ni con un exceso de déficits, sino con el incremento de los precios del petróleo por la OPEP; de hecho, se trató del primer shock de oferta vivido en el mundo.

Fíjate en todos los países que en estos momentos mantienen déficits importantes porque cuentan con la posibilidad de emitir su propia moneda: ¿ves que alguno de ellos tenga unos niveles dramáticos de inflación? Cada país tiene su pasado bien interiorizado, y de la gente depende que dicho pasado no se repita, pero la idea de la soberanía monetaria no tiene nada que ver con eso.

Pero otorgar a los políticos la capacidad de crear dinero podría ser peligroso en términos económicos…

Sin duda, se trata de una posición frecuentemente expresada: “No puedes confiar en tus políticos”. ¡Pero sí confiasteis en ellos para poner en marcha las políticas de austeridad! Y ya habéis visto los resultados… Creo que la calidad de los políticos es un reflejo del nivel de implicación de los ciudadanos en la política. La ciudadanía ha de forzarles a que cumplan la ley. Y España puede hacerlo: se trata de un país con unos niveles de educación relativamente elevados, nada que ver con el país pobre que fue en los años cincuenta, sesenta y setenta. ¿Realmente podemos imaginarnos una dictadura militar ahora mismo en España?

¿Podríamos afirmar que existe una relación clara entre soberanía monetaria y nivel de democratización de un país?

Completamente. De hecho el problema de la era neoliberal ha sido la despolitización, un proceso según el cual los dirigentes electos trasladan los centros de decisión a quienes no han sido democráticamente elegidos. Es el caso de los Bancos Centrales, que no tienen que rendir cuentas, así como determinadas organizaciones internacionales, como el FMI y la Comisión Europea. Están totalmente separados del proceso político y electoral. Y lo que la consecución o la recuperación de la soberanía monetaria suponen es que quienes tengan que rendir cuentas y responder de sus acciones sean nada más y nada menos que los políticos electos.  

Usted ha afirmado que uno de los problemas principales de la izquierda es que sigue atrapada en el neoliberalismo. ¿Qué opina de una parte relevante de esta que argumenta a favor de una Renta Básica Universal y que considera anticuado el objetivo de pleno empleo?

un gobierno dotado de soberanía monetaria puede siempre conseguir empleo para quien lo necesita, pues está capacitado para comprar todos los recursos que considere en su moneda

En primer lugar, la verdadera posición de la izquierda debería exigir trabajo decente para todos los que lo demanden; a día de hoy, no hay sociedades en las que el trabajo no sea crucial, este sigue siendo un factor importantísimo en cualquier parte del mundo, no solo como fuente de ingresos sino también para la vida en sociedad y para poseer una saludable autoestima y la confianza en uno mismo. La sociedad no ha cambiado lo suficiente para que este paradigma se vea modificado. La izquierda debería pelear siempre por la consecución de buenos empleos para todos, algo que, además, sirve para atenuar el poder de los capitalistas.

Hay un segundo punto en el que es básico insistir: un gobierno dotado de soberanía monetaria puede siempre conseguir empleo para quien lo necesita, pues está capacitado para comprar todos los recursos que considere en su moneda. Cuando se entiende este principio básico de cómo un sistema monetario funciona en realidad, se deduce automáticamente que el ejecutivo es el que decide la tasa de desempleo. Haga lo que haga el sector privado, la responsabilidad sobre el empleo recae en el gobierno y este puede afrontarla bien a través de programas de empleo, bien a través de puestos en el sector público.

Por todo lo dicho, si la izquierda comienza a exigir la RBU, se está rindiendo al principio neoliberal de que es correcto que el gobierno no utilice sus capacidades para proveer de empleos a la ciudadanía. En el momento en que sostienes esto, eres ya neoliberal. Y entonces, se asigna una cantidad mínima a la gente para mantenerla viva, convirtiendo a las personas en unidades de consumo e ignorando todos los aspectos sociales y humanos del trabajo anteriormente mencionados.

Entonces se rescata al sector privado…

Lo que se hace es asegurarse de que se sigue gastando dinero en la economía y se le acaba diciendo a los parados que ahí tienen unos cuantos euros y que se callen. Se trata de una visión que minusvalora el potencial humano. Son numerosas las investigaciones científicas que demuestran que cuando las personas se quedan privadas de trabajo, su red social de contactos comienza a reducirse, a encoger, ya que pierdes a tus compañeros de trabajo, a tus conocidos… La gente privada sistemáticamente de trabajo se siente culpable porque no está trabajando, porque apenas tiene dinero para salir, cada vez tratan con menos gente, se les invita a menos eventos sociales… Se recrudece el aislamiento.

Hay otro punto, además, que es más difícil de explicar a la gente, y es el de las implicaciones inflacionistas de la Renta Básica: una vez que el gobierno gasta sin requerir nada a cambio, se genera inflación, por diversas razones. La RBU no integra mecanismo alguno para anclar la inflación por lo que, si se produce un sobrecalentamiento de la economía, la inflación sigue creciendo. El problema, digamos, letal, de la Renta Básica Universal es que no controla la inflación, como sí ocurre con el programa de Trabajo Garantizado que, por definición, acoge a las personas que se han quedado fuera del sector privado y cuyos salarios no compiten con los del mercado, algo que sí ocurre con la RBU.  

Autor >

Andrés Villena Oliver

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

6 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Massi

    La centralidad del trabajo en una sociedad es la parte central de la entrevista. Me parece un artículo bastante honesto. La propuesta del trabajo garantizado la llevaba adelante Garzón de IU, como contropopuesta a la de la RBU. Gracias por esta publicación.

    Hace 3 años 4 meses

  2. Heliodoro

    No todos los países que tienen moneda propia tienen una baja inflación, con el récord de Venezuela. Y si tenemos varios millones de funcionarios trabajando al ralentí incorporar todavía más parece un sinsentido.

    Hace 3 años 4 meses

  3. Pepito

    Merjor en 2010, ahora pagando la cota de autónomos y no sacando ni para ella, eso es lo que tenemos en estos momentos

    Hace 3 años 4 meses

  4. José Carlos García Hernández

    Magnífica entrevista que podría haberse titulado Desmontando los mitos creados por la generación de las transición según los cuales los demonios patrios de la inflación de los setenta y el franquismo fueron borrados por la pertenencia al euro. Los desmonta Bill Mitchell al responder a las preguntas Andrés Villena.

    Hace 3 años 4 meses

  5. Big17man

    BILL MITCHELL, un articulo interesantisimo, deberían leerlo políticos y no políticos, en este mundo globalizado cada día más ....los centros de poder y decisión no pasan por las urnas, y los partidos en el gobierno son simplemente títeres de una élite que ni vive en el país ni sus intereses son la de la población que la sufre.

    Hace 3 años 4 meses

  6. retro

    joder!! pues yo encantao de volver a 2010; vas a comparar como estaba a como estoy.

    Hace 3 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí