1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

Calentamiento global

Nuestra verdad muy incómoda

Sobre la Ley del cambio climático y la transición energética

Foro de transiciones* 18/10/2017

<p>Marisma de Doñana.</p>

Marisma de Doñana.

Dani_Vazquez

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

 

Impresionado por la contundencia de la información  científica, Obama proclamaba en 2015 que “somos la primera generación que siente las consecuencias del cambio climático y la última que tiene la oportunidad de hacer algo para detenerlo”. Han hecho falta 40 años, desde la publicación del informe “Los límite del crecimiento” del Club de Roma, para que las elites mundiales reconozcan que, de no afrontar una profunda y rápida transformación de nuestros patrones energéticos, de producción y consumo, enfrentaremos una gravísima desestabilización global de los ecosistemas y ciclos que sustentan la vida actual (nuestra vida) con gravísimas consecuencias sobre los diversos territorios, poblaciones y la consiguiente multiplicación de los flujos migratorios mundiales.

Es evidente que, aunque siga habiendo fuertes resistencias a aceptarlo, vivimos tiempos de emergencia y excepción,  que habría que asumir transformaciones  profundas antes de mediados de siglo y que una de las condiciones para evitar atravesar la línea roja del incremento de temperatura superior  a 1,5ªC – 2ºC a finales de este siglo, algo que resulta ya casi imposible de eludir, exige revolucionar el binomio energía-clima para reducir los consumos actuales, abandonar los combustibles fósiles e implantar sistemas renovables y mitigar drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) antes de 2050 (la Hoja de Ruta de la UE a 2050, que habrá que actualizar con mayor ambición tras la futura Cumbre de  Bonn, establecía una reducción de los GEI del 80%-95% con relación a 1990).     

En este marco, el Gobierno de España ha planteado un proceso de participación sobre la futura Ley de cambio climático y transición energética, vía encuesta en internet, que nos parece claramente insuficiente y, aunque el Foro de Transiciones ha contestado a la misma, hemos considerado imprescindible aclarar y definir aspectos fundamentales que aquella no posibilita. A ello va dirigido este escrito.

El binomio energía – clima en España

En España, el binomio energía - cambio climático se ha convertido en un tema capital  que presenta vulnerabilidades muy fuertes. De hecho, entre el 75% y el 80% de las emisiones de GEI emitidas proceden de la quema de combustibles fósiles y por eso hablar de energía y clima en España obliga a considerar las dos caras de la misma moneda: la insostenibilidad de las lógicas de un desarrollo socioeconómico basado en combustibles escasos, caros y, además, con impactos ecológicos y climáticos inasumibles.

En el campo energético, las contradicciones son especialmente relevantes según los propios datos del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital: intensidad primaria superior a la media europea; fuerte dependencia de combustibles fósiles (75% del total) y del exterior (73%); elevada carbonización de la economía a pesar de la crisis (emisión de GEI que es un 116% de los de 1990); vulnerabilidad y coste del suministro exterior de energía (más de 38.600 millones de euros y en  aumento por la recuperación de los precios del petróleo); o significativa extensión en la “pobreza energética”; todo ello con importantes distorsiones inducidas por los intereses de los oligopolios energéticos.

A su vez, los impactos del cambio climático serán cada vez más importantes en un país con un clima caluroso y seco, amplias zonas áridas y un litoral de más de 8.000 kilómetros, la mitad de playa, costa baja y zonas artificializadas por procesos masivos de urbanización que se verán sometidas cada vez a más y mayores temporales marítimos. De hecho, más del 45% de los principales ecosistemas (en términos de servicios ambientales) se encuentran en mal estado y del orden del 80% del territorio afronta distintos niveles de riesgo de desertización a finales de siglo, agudizando los problemas de unas ciudades dependientes del coche, fuertemente contaminadas y cementadas, donde los golpes de calor y la inadecuación energética de la mayoría de sus edificios entrañan graves riesgos para la salud de sus habitantes.

Fuente: Elaboración propia a partir de Jonathan Gómez Cantero, “Cambio climático en Europa. Percepción e impactos. 1950-2050”, 2015. Escenarios para España con aumentos de temperatura entre 2o y  4o-5o.

La transición energética y climática que necesitamos

El Foro de Transiciones, consciente de la necesidad de impulsar un auténtico debate social sobre los temas de fondo relacionados con el modelo económico, productivo, de consumo, territorial y oligopólico que condicionan las realidades energéticas y climáticas del país, ha considerado oportuno trasladar a la opinión pública su visión sobre el tipo de transición que necesitamos:

1. Otorgar el tratamiento jurídico-constitucional adecuado a la cuestión energético-climática con carácter de urgencia y excepcionalidad para cumplir, como mínimo, los compromisos internacionales en materia de mitigación y política energética y asegurar procesos de adaptación que incrementaran la resiliencia y seguridad ante los riesgos asociados a un cambio climático cada vez más desestabilizador.  

La importancia del desafío del binomio energía-clima para la preservación de la vida es de tal importancia que debería considerarse una cuestión clave para el bien general y, como tal, recibir el tratamiento constitucional y jurídico que permita, más allá de las interferencias oligopólicas de las empresas energéticas, adoptar desde el interés público las medidas de excepcionalidad necesarias.

2. Dotarse de una Estrategia Integral Energética/Climática 2020/2030/2050 (a partir de ahora la Estrategia) para alcanzar escenarios de descarbonización y desmaterialización general antes de mediados de siglo y, a la vez, impulsar con decisión el desarrollo del Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático (PNACC).

La Estrategia debería articularse con hojas de ruta pos-París/Bonn más ambiciosas y concertarse con las comunidades autónomas (CCAA), los principales sectores implicados y las ciudades, estableciendo las medidas oportunas en todos los campos (generación, redes de distribución, demandas finales y establecimiento de sistemas de evaluación de huellas de carbono en sectores clave, información/sensibilización) y medidas facilitadoras (tipo financiación, I+D, etcétera) para cumplir los objetivos correspondientes. La creación de una Agencia especial encargada de impulsar la Estrategia y de un Observatorio independiente para evaluar su evolución sería imprescindible.  

SER CONSCIENTES DE LA DIMENSIÓN DEL CAMBIO

La Estrategia, más allá de afrontar la sustitución del tipo de
combustibles utilizados o la generación y distribución de la
energía, ha de proyectarse también sobre el conjunto de los sectores que la consumen y emiten GEI, que ofrecen una gran vulnerabilidad ante el cambio climático o que, y es fundamental, configuran la opinión pública y la capacidad de la sociedad para hacer frente a transformaciones tan importantes. De hecho, la Estrategia energético-climática solo podría desplegase como parte esencial de una Estrategia-País y de la multiplicación de iniciativas descentralizadas, congruentes con el cambio de ciclo histórico y paradigma que afrontamos.

Una visión amplia del problema apunta a la necesidad de construir una arquitectura jurídica y política que, entre otras, contemple las siguientes cuestiones: reacomodar la dimensión y el metabolismo de la economía (reducción, renovabilidad y circularidad de los recursos) a los límites naturales y sus ciclos de vida; reformular las lógicas espaciales que multiplican los sistemas de transporte de larga distancia, basados en combustibles fósiles y contaminantes; establecer criterios que reduzcan progresivamente la huella energética y climática de las ciudades (ordenación, movilidad, edificación y servicios); o reformular la agricultura y la ganadería desde bases más sostenibles. También, hay que  promover medidas anticipativas/adaptativas frente al cambio climático para preservar recursos clave para la vida como el suelo (especialmente el fértil), el agua, los bosques y proteger los sistemas litorales.

Además, ante la dimensión/urgencia del cambio global, habría que pensar en adaptaciones estructurales y ello requeriría “territorializar” nuestros entornos de vida. Efectivamente, en un marco de transiciones en el que, o si o si, hay que abordar la fuerte reducción de nuestra huella ecológica, habría que pensar en reorganizar nuestras vidas en torno al concepto biorregional (o bioterritorial), entendido este como espacio más justo y seguro en el que reaprender a optimizar las relaciones de convivencia, circularidad y proximidad entre  comunidades humanas (urbanas y rurales) y sus entornos territoriales.

Finalmente, cambiar la mirada y priorizar la preservación de la vida, solo será posible si la sociedad, bien informada, asume el reto de forma proactiva y es capaz de reformular los valores sociales y los correspondientes sistemas de formación, investigación y científico-técnicos necesarios para resolver los desafíos presentes y futuros.   

La Estrategia debería abrir las vías para transitar desde el oligopolio energético actual hacia sistemas con garantía pública, más democráticos y descentralizados que favorecieran la energía distribuida y el autoconsumo. Asimismo, debería resolver el acceso equitativo al recurso y el problema de la “pobreza energética”.

El PNACC, encargado de generar información y promover la resiliencia y la adaptación de territorios, sistemas, sectores y recursos claves ante el cambio climático, debería culminar la elaboración de los correspondientes planes concertados con CCAA, las Administraciones Locales (AALL) y sociedad civil antes de 2025 y conseguir que el país pudiera ser considerado “resiliente” en la siguiente década.

3. Para optimizar sus posibilidades, la Estrategia debería limitar los consumos superfluos y garantizar los necesarios para posibilitar una sociedad democrática, justa y ecológicamente sostenible. Asimismo, habría de dar prioridad a la transformación de los sectores, empresas y territorios/ciudades que concentren las mayores responsabilidades y vulnerabilidades energético/climáticas.

La transición energética, en tiempos en los que la energía no será abundante ni barata y el cambio climático seguirá avanzando con fuerza, habría de discurrir por un camino muy estrecho: producir los bienes y servicios necesarios para la  población (unos 41 millones de habitantes en 2050 según el INE), y abordar la transición de las infraestructuras energéticas, sin desbordar los límites establecidos en el marco europeo e internacional pos-París/Bonn, en términos de consumo de energía y de emisión de GEI.

Existen razones físicas, de recursos y técnicas, que establecen límites a la mera sustitución de los combustibles fósiles por energías renovables para alcanzar escenarios que permitan reducir la huella de carbono en la dimensión y en los tiempos requeridos, lo que exige reconocer una serie de prioridades: 1) limitar el despilfarro y los consumos superfluos estimulando una cultura social de la sobriedad y la suficiencia; 2) implementar medidas de ecoeficiencia pasiva (que reducen los consumos sin necesidad de gasto energético) y de gestión inteligente de la demanda; 3) utilizar medidas de ecoeficiencia activa (sistemas renovables y equipos eficientes); y 4) concretar planes de presupuestos y huellas de carbono en actividades, territorios y ciudades.

4. Las administraciones públicas y las ciudadanías habrían de jugar un papel esencial. La Estrategia y el PNACC solo se podrían llevar a la práctica a través de una estrecha coordinación entre todas las instituciones públicas (en conexión con una Unión Europea avanzada) que fuera activamente reclamada y apoyada por mayorías sociales.

Afrontar los desafíos expuestos hasta aquí, requeriría movilizar al conjunto del país para conseguir la colaboración proactiva de las instituciones y la sociedad civil en el desarrollo de las correspondientes estrategias.

Más allá de la iniciativa de las administraciones centrales, ambas estrategias deberían proyectarse con fuerza en el ámbito de las CCAA y de las ciudades más importantes. No solo porque constituyen los ámbitos institucionales y políticos desde los que impulsar la estructura de un nuevo sistema energético y de adaptación climática descentralizado y de proximidad, sino porque podrían constituir los mejores movilizadores/articuladores de iniciativas públicas, privadas y sociales.   

Es fundamental que las políticas energéticas y climáticas se aborden también desde una perspectiva global, en la que una Unión Europea más avanzada debería jugar un papel clave. Efectivamente, la problemática energética y climática ya es global y, si bien resulta imprescindible que cada país aborde congruentemente sus propias transiciones, también lo es que se impulsen las necesarias alianzas y acuerdos a nivel europeo e internacional para alcanzar los compromisos sin los cuales será muy difícil que pueda incidir sobre los actuales procesos globales de desestabilización ecosocial.

Hay que decir que el extraordinario esfuerzo necesario para desarrollar a tiempo la Estrategia y el PNACC solo podría concretarse con un gran consenso social basado en una ciudadanía bien informada, activa y dispuesta a impulsar y corresponsabilizarse de las transformaciones a abordar. De hecho, la acción ciudadana no solo ha mostrado su rechazo al comportamiento de las grandes empresas del sector en connivencia con las elites políticas, sino que también se ha proyectado en el frente energético lo que ha cristalizado en el nacimiento de diversas organizaciones sociales como la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético, la Fundación Energías Renovables, la Xarxa per la Soberanía Energética o las diferencias plataformas antifracking, antinucleres y contra las grandes infraestructuras de interconexión e incluso en el plano de las cooperativas de suministro final como Somenergía, Goiener, EnergEtica, NosaEnerxía, Econactiva, La corriente, Solabría, etcétera.

El Foro de Transiciones no quiere ocultar las enormes dificultades y resistencias que encontrarían las líneas de trabajo que aquí se exponen, pero también estamos seguros que están en juego aspectos claves de nuestras vidas y de las de las generaciones futuras. Será difícil, pero como apunta el documental a que hace referencia el título de este texto, “ahora o nunca”.

---------------------------------------

*El Foro de Transiciones en un espacio de incidencia política en torno a las transiciones ecosociales. Está integrado por José Bellver, Susana Fernández, Manuel Garí, Ángel Martínez González-Tablas, Yayo Herrero, Pedro Lomas, Antonio Lucio Gil, Florent Marcellesi, Margarita Mediavilla, Manolo Monereo, Nerea Morán, María Novo, Fernando Prats, Jorge Riechmann, María Eugenia Rodríguez Palop, Cote Romero, Antonio Serrano, Alicia Torrego, Lucía Vicent, Víctor Viñuales, Nuria del Viso, Luis Álvarez Ude, Jorge Ozcariz, Krois Fernández Casadevante y Álvaro Porro. 

Autor >

Foro de transiciones*

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí