1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PROCESANDO EL CASO (I)

Socorro

¿Qué es lo que se anunció bajo el nombre artístico de 155? Es lo que los politólogos de Stanford denominamos un pifostio. Algo de dudosa constitucionalidad, que para solucionar un problema constitucional se carga instituciones constitucionales

Guillem Martínez Barcelona , 22/10/2017

<p>Manifestación de este sábado 21 de octubre, en Barcelona, contra la aplicación del 155.</p>

Manifestación de este sábado 21 de octubre, en Barcelona, contra la aplicación del 155.

Anaís Gandiaga

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

 

1.- Hola. Pues aquí. El 155. Bienvenidos a Procesando el Caso. Si le gustó Procesando el Procés, y Procesando la Cosa, le gustará Procesando el Caso. Trailer: el Caso se inicia con una crisis constitucional de proporciones king-size. Me temo que literalmente. Pero, como dijeron los men in black en Grecia, vayamos por partes. 155, etc.

2.- El 155 es un artículo calcado de la Consti alemana. Todo lo que vino de esa consti en el 78 fue de un buen rollo que tiraba de espaldas. Como el Bienestar, que se formula palabra por palabra como lo formularon los alemanes que volvieron del exilio en el 45. Puede sonar raro esta mañana a primera hora, pero el 155 era puro flower-power. Es decir, tensión federal, una manera suave y rapidita de finalizar una discusión entre la federación y el land, cuando ya te habías comido todos los tramos anteriores. En ausencia de federación por aquí abajo, el 155 era, por tanto, una rareza importada, un rompa-el-vidrio-en-caso-de. Es decir, una manera optimista de omitir vidrios y casos. Mosqueaba. Pero mosqueaba menos que otras propuestas que se hicieron, en su época, para ese artículo. Como las que siguen en el punto 3 y 4, y que encontrarán tras este punto y aparte circular, pequeño y simpático.

3.- Aparten a los niños y lean esto:

1) En casos graves, el Gobierno podrá acordar la intervención de una región autónoma, dando cuenta inmediata a las Cortes.

2) Las medidas de intervención pueden comprender:

a. La suspensión de uno o más órganos de la región.

b. La designación de un Gobernador general, con poderes extraordinarios.

(...)

5) Si fuere necesaria la declaración de alguno de los estados de excepción previstos en el Título XI, no podrán celebrarse elecciones antes de su levantamiento.

4.- Envíen a los niños a por churros o, mejor, meta-anfetamina azul, y ahora lean esto:

3) El Rey (...) podrá decretar la disolución de la Asamblea regional por la comisión de actos contrarios a la Constitución, por violar gravemente la ley, o por razones de seguridad del Estado.

La Cosa puede aprovechar el Caso para hacer una DUI, para convocar elecciones antes de que las convoque Bertín Osborne, o para enquistarse en su martirio, que tanta energía le da

5.- Canguelo, eh. Que puede ser mayor si saben que el punto 3 es una enmienda al texto constitucional, para la cosa 155 --en esa época le llamaban 144--, del ponente, y posterior padre de la patria, Manuel Fraga. El punto 4, a su vez, es una enmienda posterior de la extinta --o, glups, extinta hasta ayer-- UCD. Ambas propuestas fueron rechazadas en su momento. Es decir, se rechazó, en su momento, suspender órganos de una autonomía, designar un gobernador general o, explícitamente, meter la zarpa en un parlamento autónomo. Estos textos descartados --facilitados por Josep Costa, profesor de Teoría Política en la UPF; gracias--, poseen, snif, una rabiosa actualidad. Se parecen más a lo que el Gobierno expuso ayer que no al 155, esa cosa que nadie sabía --ni, creo, visto lo visto, que nadie sepa aún-- lo que era en un Estado no federal. No soy constitucionalista, pero diría que un tramo amplio de medidas que se explicaron como 155 son, por tanto, aconstitucionales. Y no soy médico, pero diría que estoy cabreado.

6.- Ayer Rajoy presentó el 155 como un paquete de medidas encaminadas a 1) volver a la legalidad, 2) recuperar normalidad y convivencia, 3) la recuperación económica y 4) celebrar elecciones. Vale. Mola. Uno lee eso y hasta le aplicaría el 155 a Rajoy. Dos o tres veces. Posteriormente, Rajoy perdió unos minutos en explicar las consecuencias económicas de una indepe en Cat, que él estaba parando. Es decir, ese genio --Lacan hubiera pagado un potosí por tener una cobaya del tamaño de Rajoy-- explicó al mundo que la indepe no sólo era verosímil, sino que la estaba parando in extremis. A continuación, hizo un trailer de la implantación de esas medidas. Agárrense. a) Cese de Presi y Vicepresi de la Gene, b) supresión de la Gene (con todas las letras, pero diciendo que no se suprime, algo sólo posible en una cultura con unos medios capaces de permitir que una marea negra sean hilillos de plastilina, que ETA sea Al Qaeda, o que un rescate sea un crédito-en-condiciones-ventajosas), que quedaría supeditada a las directrices de los ministerios, c) supresión del Parlament. Finalizó el sermón hablando de Estado de Derecho y tal. Perlas: muchas. Les digo una, que me pareció de traca. Abogó por la ‘neutralidad’ del Parlament, un ideal que por fin sería recuperado. Es decir, abogó por que los parlamentos --uno de los topos del conflicto en democracia; otros serían la calle, el trabajo, el bar, la ducha, la cama-- fueran neutrales y carentes de conflicto. Es decir, abogó por la recuperación de un periodo de 40 años en los que se consiguió una política no conflictiva. Una belle époque de la concordia y el pelotazo que está saltando en pedazos desde 2011. Que ayer saltó definitivamente en pedazos.

7.- ¿Qué es lo que se anunció bajo el nombre artístico de 155? Es lo que los politólogos de Stanford denominamos un pifostio. Algo de dudosa constitucionalidad, que para solucionar un problema constitucional se carga instituciones constitucionales. Vamos, un indicio de que no falla tanto la consti como su interpretación restrictiva. Con menos movida y yuyu, sino todo lo contrario, hubiera sido posible --lo es aún-- un referéndum sobre la Cosa. Sinopsis de lo pretendido. Se intenta extraer de Cat zonas de Cat no deseables para algo más amplio que el Gobierno --PP, PSOE, C's y rey; parece mucha gente; no lo es; en Cat, pues menos--. Básicamente, la ocurrencia consiste en disolver --hasta una posible normalidad/largo me lo fiáis-- una institución constitucional, y montar otra no constitucional, una nueva autoridad para el territorio Cat que estaría presidida --al menos, yo espero eso con toda mi alma-- por Muñoz Molina, Bertín Osborne, Manolo el del Bombo u otro intelectual o ideólogo constitucionalista, tal y como ha quedado la disciplina. Este desparrame, difícil de implementar y, aun si eso sucede, difícil de que solucione algo que ya sólo se soluciona con un referéndum, es una suerte de Brexit. Algo en lo que uno se mete, pero de lo que no sabe cómo, ni cuándo, ni en qué estado --o Estado-- se sale. Por eso mismo, por la grandeza épica de sus titulares, y la dificultad de su implementación efectiva, es una suerte de Procés. El 155, el Caso, es definitivamente, el Procés esp. Es la solución a algo irresoluble, ni ganas, pero con lo que se pueden ganar las próximas elecciones. Posiblemente, también es el intento de crear una amenaza, para que la trinchera contraria se avenga a aceptar las condiciones del otro. Algo que, por otra parte, nunca ha pasado en la historia de la Humanidad.

El 155 es definitivamente, el Procés esp. Es la solución a algo irresoluble, ni ganas, pero con lo que se pueden ganar las próximas elecciones. Posiblemente, también es el intento de crear una amenaza, para que la trinchera contraria se avenga a aceptar las condiciones del otro

8.- Por su aspecto y olor, el Caso se sitúa fuera del Estado de Derecho. Molaría, en ese sentido que, cuando sea pertinente hacerlo alguien lo lleve al TC, si bien el TC --que con la reforma PP es una especie de Juzgado de Guardia político--, carece ya, me temo, de prestigio y de autoridad para ejercer de árbitro autorizado. Por eso mismo, en fin, puede traspasar su aspecto y olor a los profesionales que lo manipulen y que, recuerden, son el PP --el único objeto local parecido a Teresa de Calcuta/puede tocar toda la lepra del mundo, que solo no le causa mella, sino más ingresos--; Ciudadanos --de ser la esperanza de la renovación de la derecha esp, ha pasado, con rapidez, a ser un partido ultranacionalista más--, PSOE y rey. Sobre el rey, contrariamente a los titulares de los medios locales, la Casa Real local --chanchullera, de pasado nefasto y que no superó ese test llamado siglo XX--, no goza de prestigio en la política internacional --algo, por otra parte, poco grave en la política internacional--. Pero tampoco goza de prestigio en el periodismo. Los corresponsales UE y USA, por ejemplo, aún hacen chiribitas con el discurso del rey, en el que abogaba por la “concordia” en la misma dirección que suele abogar por ese concepto un portero de discoteca. Un discurso que puede llegar a ser una losa --una lápida es una losa--, si el Caso evoluciona hacia donde la física orienta que puede evolucionar. Hacia situaciones autoritarias, hacia el abuso, hacia la prohibición de partidos y la intervención en medios. Las armas las carga el diablo, pero despropósitos como el Caso los cargan, en fin, personas con nombre y apellidos.

9.- El PSOE se merece punto y aparte. Al que, hoy me salgo, llamaré 9. Como esto no sea rápido y no duela, como no sea un cromo para cambiarlo por unas elecciones convocadas por Puigdemont esta semana, la erosión del PSOE puede ser fabulosa. Aparte de quedarse sin su juguete/la reforma constitucional, se puede quedar con cara de tonto. Las derechas, cuando todo explota, en fin, son más toleradas que las izquierdas, ese segmento al que, aunque sólo sea por tradición, se le exige lo que nunca se presupone en las derechas. Valores éticos. En Cat, el Caso ha hecho lo que no hizo nunca la Cosa. Ha provocado que un exministro abandone el PSC, que varios alcaldes --no tienen tantos-- se pronuncien en contra, y que Núria Parlón abandone la Ejecutiva. Cuando alguien abandona los eternos campos de caza, es que ya no lo son. A su vez, la participación del PSC en el gobierno del Ajuntament BCN ha quedado tocada. Por el mismo precio, Els Comuns, que con el Procés y la Cosa carecía de un discurso sexi, ahora lo tiene. Consiste en reivindicar un referéndum y oponerse al 155 y a una DUI sustentada en una consulta-protesta, reprimida y no verificable. Es decir, en alejarse del hoyo en el que, zas, ha caído el PSC al apoyar, con todas las palabras, una restricción democrática.

10.- El Gobierno, a su vez, ha entrado en una zona extraña. En la última reunión en Europa pudo imponer que Cat, que aparecía en todas las conversaciones, no apareciera en el orden del día. El último día --informa el gran Claudi Pérez desde El País--, Rajoy asistió, con los otros jefes de ejecutivo europeos, a un cenorrio en el que se habla informalmente de temas. Merkel no dice “que me caso”, pero todo es menos formal y rígido. Rajoy también consiguió que allí no se hablara de Cat. Hasta que, de pronto, Merkel le preguntó, en público, directamente, por Cat. Rajoy salió del atolladero con su proverbial mundo y elocuencia --al parecer, declinó hablar vía señas, moviendo una ceja, una mano y, posiblemente, las orejas--. Pero esa pregunta es un cate. Un aviso. Una desautorización. En las memorias de Saint-Simon, más de un cortesano se va al guano por alguna intervención de ese tipo de Luis XIV. ¿Supone un cambio en Europa respecto a Cat? No. O no necesariamente. Esp aún dispone del crédito de mirar a otro lado, que aún no ha alcanzado --hasta el sábado, al menos--, el crédito que disponen otras potencias democráticas, como Polonia o Hungría. Y Europa sigue proclive a no mover fronteras. Pero lo de Merkel fue, sin duda, una desautorización. Puede haber más. Muchas más significarían algún tipo de cambio. Quizás no el reconocimiento de Cat, pero sí una intromisión para alcanzar un anclaje en el Estado que el Estado no sabe gestionar. El Caso, en ese sentido, puede ser una Oktoberfest de comentarios cachondos de Merkel, de natural tan dada a la guasa y que, un día que no era consciente de que tenía un micro abierto, llamó a nuestro Mariano, recuerden, my bitch. My bitch, el del 155.

11.- El lunes se reúne la mesa del Parlament para preparar un pleno que aborde el Caso. La Cosa puede aprovechar el Caso para hacer una DUI, para convocar elecciones antes de que las convoque Bertín Osborne, o para enquistarse en su martirio, que tanta energía le da. La Cosa, como el Procés, es también ocio, una manera de ocupar el tiempo por parte de un grueso social que votó orden, durante décadas, y luego austeridad, pero que quiere seguir siendo inocente. Puede desbordarse, ser una ruptura. Pero sólo con brutalidad. Con la aplicación del 155, el desborde, las consecuencias no deseadas por los políticos, se pueden ver ampliadas al resto del Estado. El 155, en fin, es una crisis democrática y de Régimen.

La Cosa puede aprovechar el Caso para hacer una DUI, para convocar elecciones antes de que las convoque Bertín Osborne, o para enquistarse en su martirio, que tanta energía le da.

12.- Por su parte, el Procés --ese no parar de preparar fórmulas matemáticas que darían con la indepe, y que por su lógica interna no tenía nada que rascar, a menos que el Estado la liara-- mutó en la Cosa, como saben. La Cosa es el único gesto de desobediencia de la Gene en cinco años de prometerlo. Consistió en desobedecer, sin plan alguno, a pelo. La represión ciega le dio vida. Y, vía 155, se la seguirá dando, haga lo que haga. Las mayorías del Parlament y del Congreso están actuando como mayorías sociales absolutas. Lo que son sendas aberraciones democráticas. La democracia, en fin, es la gestión de conflictos, en la vida, en un parlamento, no su avasallamiento. Ambas trincheras reivindican una cultura más dada que la otra a la democracia, la capacidad de fabricar democracia y perfeccionarla, incluso cuando se la saltan, y un Estado nacional diferente. Cuando ambas mayorías no están en modo patria, van aplicando lo que hay, que es austeridad. Un Gobierno que no ha dialogado, que ha podrido un conflicto territorial sencillo en su génesis, ahora practica la restricción democrática por todo lo alto, y proclama a los cuatro vientos --me temo que aún no lo sabe-- la aludida crisis constitucional y de régimen. Si las restricciones informativas no aumentan, será divertido --es un decir-- explicársela. Molaría, en ese sentido, explicarles que todo esto no es un choque entre nacionalismos, sino un conflicto democrático con posibilidades de archivar el R'78. Pero no sé si se dará el caso…

 

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

18 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Pablo

    Lo de my bitch es falso. Fue una broma de "El Jueves"

    Hace 3 años 11 meses

  2. absorbedor

    Ozewi, es que creo que los del procés están ya dentro del banco, o al menos han convencido a los del 155 que están dentro del banco. Yo, por lo menos, no los veo que siguen en el bar de subidón, con muchas cervezas de más y gritando a la parroquia, a qué no hay cojones a atracar un banco...Tampoco los veo en plan Robin Hood, ni siquiera Dick Turpin :-)

    Hace 3 años 11 meses

  3. M

    ¿Alguien podría revisar de una vez los textos de este caballero antes de publicarlos? Siempre son una colección de errores gramaticales trufados con un exceso de signos de puntuación.

    Hace 3 años 11 meses

  4. Ozewi

    Los señores Retogenes Numantikon y absorbedor pasan por alto dos hechos cruciales: 1. Que los señores del Govern han dicho meridianamente claro que NO han declarado la independencia 2. Que las medidas que ha anunciado Rajoy son de constitucionalidad dudosa. Siguiendo el ejemplo que han escogido del atraco a un banco, lo que hay es un Govern que ha anunciado muchas veces su disposición a hacer de Robin Hood pero que nunca lo ha hecho, y un Gobierno que insiste en que el mero hecho de hablar de atracar bancos ya es ilegal y requiere enviar a los GAL para impedirlo.

    Hace 3 años 11 meses

  5. Ozewi

    Los señores Retogenes Numantikon y absorbedor pasan por alto dos hechos cruciales: 1. Que los señores del Govern han dicho meridianamente claro que NO han declarado la independencia 2. Que las medidas que ha anunciado Rajoy son de constitucionalidad dudosa. Siguiendo el ejemplo que han escogido del atraco a un banco, lo que hay es un Govern que ha anunciado muchas veces su disposición a hacer de Robin Hood pero que nunca lo ha hecho, y un Gobierno que insiste en que el mero hecho de hablar de atracar bancos ya es ilegal y requiere enviar a los GAL para impedirlo.

    Hace 3 años 11 meses

  6. archivista

    Martínez: al ritmo que va esto, no se queda usted sin trabajo hasta que el Logroñés gane la Champions. como nos quedan unos días de espera hasta que el OJNI (obj Jurídico etc) 155 descienda a la tierra, le propongo cosas que procesar, a ver si averigua Ud si hay plan A, plan 2 o, como dicen en Francia, système D. ejemplos: - el Nombramiento: ¿quién se apuntará para ser Órgano o Autoridad Sustitutorio de los consellers? porque la cosa va a ser un marrón de los que hacen época - la Primera Reunión (y quizá la última): cuando llegue el Órgano o Autoridad y quiera reunirse con los Cargos del dept; habrá para alquilar sillas - los Cargos antedichos, ¿qué harán? ¿dimitir, para que Mariano nombre más Órganos o Autoridades? la Moncloa va a parecer el INEM. ¿colaborar con las Fuerzas y Cuerpos de Ocupación? ¿sabotear la Cosa? diversión asegurada para toda la familia - dice Mariano que convocará elecciones en cat cuando vuelva la normalidad. ¿disculpe? ¿ha desarrollado Mariano un sentido del humor inglés? ¿después de Piolín vienen los Dibujos Animados de Ayer y Hoy? - a esas elecciones, ¿quién va a ir? ¿se presentará ERC, por ejemplo? y si decide no presentarse, ¿cuál va a ser la abstención? vaya preparando el titular: Albert Rivera, nuevo president en fin, no sigo, que es tarde y mañana hay que ir al curro. porque aquí todo el mundo sigue yendo al curro como si todo esto no estuviera pasando, ¿no?

    Hace 3 años 11 meses

  7. Permacultura

    Disculpen ustedes (lekovich y r.), pero Claudi Pérez sí informa de "esa anécdota de Merkel". https://politica.elpais.com/politica/2017/10/20/actualidad/1508525607_666536.html Y Christiane (comentario número 3), del hecho de que usted se pierda a mitad del artículo parece difícl deducir que el autor no escriba "en serio", entiendo que lo que usted quiere decir es que el autor no se toma en serio el tema de su artículo. Y (lo siento, no puedo evitarlo): qué gracioso Retogenes Numantikon cuando dice "Nuestra civilización europea y occidental...".

    Hace 3 años 11 meses

  8. amaia

    Hoy te has olvidado de "Piolín" y de las "quejas" por sus vacaciones catalanas en celdas de 2x2 (como en Soto del Real, pero en camarotes)... No sé porqué me dá que "el caso" (la serie) va a implosionar por dentro pero está entretenida

    Hace 3 años 11 meses

  9. pepa

    Pués a mí el Caso, me suena a una publicación que sólo explicaba noticias macabras. Muy gore. Recuerdo la portada, colgando de una pinza en los quioscos. Aquella imagen amenazaba tanto como la realidad que se vivía en directo (y, me dijeron, no explicaba El Caso). No parece que el R78 vaya a saltar por los aires por la vía rápida. Tampoco la Cosa post procés. Ambos tienen un club de fans (y de intereses) nutrido. A lo que asistimos es a cómo se van resquebrajando y rompiendo. Convirtiéndose en objetos punzantes y amenazantes. Como los de las portadas de El Caso.

    Hace 3 años 11 meses

  10. absorbedor

    Totalmente de acuerdo con Retogenes...Por lo que he leído estos días a Guillem, y agradezco el esfuerzo en explicarnos todos, parece que la mejor solución es no tomarse en serio a estos tipos del procés, ya que no iban a llegar a ninguna parte por mucho que quisieran, pero el símil que se me ocurre (quizás por que he vuelto a ver a Al Pacino en una tarde de perros) es el de unos tipos atracando banco, vale que llevan armas de fogueo, no hay dinero y no tienen plan de huida, se les dice que si salen por una puerta lateral nadie los va a ver y aquí no ha pasado nada, pero incomprensiblemente los tíos siguen empeñados en atracar el banco y quieren que el negociador les de el visto bueno al atraco, joder, al final tienes que mandar a la policía...

    Hace 3 años 11 meses

  11. Christiane

    Guillem, no sé como escribes, que a mitad de texto, me pierdo. Por favor, escribe en serio, que es más agradable la lectura. Por favor.

    Hace 3 años 11 meses

  12. Jose

    http://viejuna.eljueves.es/2013/06/24/cazan_merkel_con_microfono_abierto_refiriendose_espana_como_mi_zorra.html :-O

    Hace 3 años 11 meses

  13. r

    si, lo de Merkel es fake

    Hace 3 años 11 meses

  14. Uno

    No comparto el optimismo de Martínez. Nada se va a desmoronar, nada va a saltar en pedazos. Nada va a cambiar. Espéin va a seguir siendo un país autoritario, primitivo, ignorante, monárquico, ultranacionalista. Europa va a mirar para otro lado. Todo va seguir igual, todo.

    Hace 3 años 11 meses

  15. fer

    Vamos Guillem, el referéndum del 1 de octubre no era constitucional y no llorabas tanto. Al contrario a que sí? Tómate un calmante o 155, no es bueno vivir cabreado y perderemos tu encantadora ironía constitucional. Ya has tenido tu experiencia clandestina, que chuli.

    Hace 3 años 11 meses

  16. Ramón

    Lo malo es que no se sabe cual esa alternativa que podría haber post 78

    Hace 3 años 11 meses

  17. Retogenes Numantikon

    Las comparaciones son odiosas, pero lo que dice el articulista es como si uno dijese que cuando se manda a la cárcel a un delincuente se está intentando arreglar un problema constitucional (el derecho a la seguridad, a la propiedad, a la salud, de las víctimas del delito, depende del delito) fastidiando otros derechos constitucionales como el derecho a la libertad del delincuente. Lo siento, pero yo creo que lo que ha hecho mal el gobierno es haber esperado tanto y haber dado tantas oportunidades de rectificación a quien, evidentemente, no estaba por la labor de rectificar. En Stanford se entiende perfectamente que, si cuando el Tribunal Supremo dice que los negros tienen derecho a ir a las mimas escuelas que los blancos, pongamos por ejemplo, la gente de dicho estado rodea las escuelas para bloquear al acceso a los escolares negros porque dice que en su estado tienen sus costumbres y mandan ellos, es perfectamente legítimo mandar a la guardia nacional, a los federales ya al ejército si hace falta para que la sentencia del tribunal se cumpla. Y no entienden que en Cataluña se permita no cumplir las sentencia que no les gustan. Y que si se toma alguna medida de fuerza, los incumplidores (gente tan del pueblo como los que impedían el acceso a los escolares negros) se vistan de víctimas y salgan en vídeos llorando y pidiendo ayuda. Nuestra civilización europea y occidental se basa en ejemplos como el de Sócrates, dando ejemplo con su vida de que las leyes hay que cumplirlas, aunque sean injustas, porque son el fundamento de la sociedad. Afortunadamente, hoy día hay formas de recurrir esas leyes y de cambiarlas y a nadie le fuerzan a tomarse la cicuta. Pero la idea central de que necesitamos leyes y que todos tenemos que seguir las mismas reglas del juego, sigue siendo totalmente válida. Y en Cataluña también. ¿O es que, en una hipotética república catalana independiente se iban a consentir cosas similares? ¿Seguro que los gobernantes de ERC y del PDCaT no iban a mandan a los mossos antidisturbos, que son particularmente sañudos y tienen un largo historial de torturas etc., a retablecer SU orden constitucional? Pues eso.

    Hace 3 años 11 meses

  18. lekovich

    ¿Seguro que esa anécdota de Merkel no es fake?

    Hace 3 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí