1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

El Estado contra el 15M

Reducir lo que pasa en Cataluña al nacionalismo clásico y al carácter turbio de la antigua Convergencia es aceptar el mensaje con el que masivamente estamos siendo cebados desde hace meses por los grandes grupos de comunicación

Alberto San Juan 26/10/2017

<p>Manifestación convocada por uno de los aniversarios del 15M.</p>

Manifestación convocada por uno de los aniversarios del 15M.

Pablo Arribas

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

 

Jamás había visto una operación de Estado semejante a la que hoy está en marcha. Jamás había visto actuar de forma tan monolítica, tan con una sola voz, al Rey, el PSOE, el PP, el añadido C´s, la cúpula del poder judicial, los grandes grupos mediáticos y el núcleo articulador, el Ibex 35. La separación de poderes, ya antes  debilitada, se ha dejado en suspenso por la necesidad de enfrentar un problema mayor, un problema que pone en cuestión el Estado actual. Y no es el independentismo. Es el 15M.

El poder ejecutivo, el poder legislativo y el poder judicial (junto al mediático, el económico y la jefatura del Estado) son hoy un solo bloque funcionando con todos sus recursos (toda su capacidad de represión y persuasión) para aplastar las demandas planteadas desde aquel 15 de mayo: una democracia transparente y participativa, y una economía que sustituya, como objetivo central, el beneficio privado por el bien común. Es decir, unas demandas revolucionarias, porque su desarrollo implicaría una transformación profunda de las estructuras de poder existentes.

Seis años después de aquella primavera de 2011, el Estado ha encontrado la ocasión para terminar con la movilización ciudadana que desde entonces lo cuestiona. El Estado no es algo neutro. Es una estructura de poder acordada en base a unos principios y unos intereses determinados, y gestionado desde una voluntad o voluntades políticas específicas. El 15M (utilizo esta expresión para referirme a la amplia, diversa y cambiante movilización ciudadana por la emancipación colectiva que se evidencia desde esa fecha) cuestiona los principios, intereses y voluntades políticas con las que funciona el Estado. La estrategia que hoy une a Felipe VI, Pedro Sánchez, Mariano Rajoy, Albert Rivera, Juan Luis Cebrián, Isidro Fainé, Ana Patricia Botín y otra serie de personalidades, tiene como finalidad conservar un sistema de privilegios cuyas profundas raíces habían quedado, al menos en parte, a la vista. Para ello, es necesario que la participación política ciudadana no exista más allá de votar en las citas electorales.

No es fácil entender la movilización catalana. El elemento nacionalista identitario y la lucha de un partido corrupto y neoliberal por su propia supervivencia lo dificultan. Pero reducir lo que pasa en Cataluña al nacionalismo clásico y al carácter turbio de la antigua Convergencia es aceptar el mensaje con el que masivamente estamos siendo cebados desde hace meses por los grandes grupos de comunicación nacionales. Somos críticos con ellos, pero no inmunes a sus efectos.

En las conversaciones sobre la cuestión en las que participo con gente progresista en Madrid, con frecuencia el argumento principal es: “Ya, pero es que Puigdemont…”. Reducir la participación política activa de los cientos de miles de personas que están saliendo a la calle en Cataluña a los manejos de Artur Mas y los restos del partido de Pujol en defensa de sus intereses personales, reducir una acción colectiva continuada de tales dimensiones a la manipulación de TV3 y Catalunya radio, me parece mucho reducir.

Hay un importante motivo del independentismo que no tiene nada que ver con el nacionalismo, la cuestión identitaria o el “España nos roba”. Es una reflexión de carácter práctico: en el conjunto de España (una vez visto quién es, políticamente, Pedro Sánchez) hay una perspectiva complicada para la posibilidad de una transformación social en sentido emancipatorio. En una Cataluña independiente habría una relación de fuerzas que ampliarían la posibilidad de cambio. Una reflexión muy triste, para mí: si en España nos quedamos sin las fuerzas progresistas catalanas, todo va a ser mucho más difícil. Pero una reflexión que puedo entender.

Hay, además, gente que sale a la calle (con el esfuerzo que eso supone, frente a la pereza y el miedo) y no quiere una Cataluña independiente. Quiere una España democrática. Y, por tanto, una Cataluña donde se pueda decidir. Libremente. Sin peligro de que te rompan la cara. El derecho a decidir no es un concepto vacío, no es un hallazgo lingüístico, es la condición necesaria para ser ciudadano, para ser adulto. Para ser.

Si quienes creemos en una democracia basada en el poder de unos con otros (y no en el poder de unos sobre otros) no hacemos un esfuerzo por entender que en Cataluña también está sucediendo un movimiento popular en defensa de la democracia, estaremos contribuyendo a la posibilidad clara de un retroceso democrático profundo y largo en el tiempo. Brecht escribió un famoso poema al respecto.

-----------------------------

Alberto San Juan es actor.

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Alberto San Juan

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Socorro

Guillem Martínez · Barcelona

24 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. miguel

    Albertto, vi tu obra de teatro en San Fernando (Cadiz) hace años respecto a este mismo tema de fondo, sobre corrupciones, sinverguenzas. represion de la democracia y demas y creo que el texto era tuyo. Ahora te veo señalando con el dedo epistolar lo mismo y con la misma finura ( sin humor porque hay cosas que se estan ya poniendo muy serias) y la misma valentia y lo que muchos nos callamos . Aparte de que suscribo todo lo que dices, tambien ter quiero dar la enhorabuena pues parece ser que no hay intelectuales, tecnicos, artistas, concienciados y demas personas que deberian de escribir AHORA MAS QUE NUNCA y denunciar esta falsa democracia, si es que alguna persona con dos dedos de cabeza sigue pensando que esto es una democracia. Esto es una dictadura,de las peores ( o sea, encubierta y manipulada) y aunque lo sabemos muchos nos callamos. Por eso te agradezco personalmente mucho que tengas el valor de hablar publicamente ( sabiendo que amenaza veladamente a tu trabajo y pecunio) Gracias miguel

    Hace 3 años 11 meses

  2. Tito

    Fernando Caballero, no creo q sea el lugar para abrir un debate entre los q comentamos el artículo de A. San Juan, pero ya q mi comentario te ha interesado tanto o más q el artículo, puntualizaré, pero no me enrollaré como tú. Primer error, yo no quiero rebatir el artículo de San Juan. Me parece muy acertado. Segundo. Si, me reafirmo, la mayoría de los comentarios me parecen realmente carcas, cuando no ridículos e infumables, como lo de que "la burguesía dirige el independentismo" que planea sobre varios (sólo hay que ver a qué manis van los de la zona alta de BCN, y cómo han cambiado de sede sus empresas. Aplicar previsibles clichés de oídas es radicalmente distinto a pensar). No es un ejercicio retórico, lo pienso y he explicado claramente el porque. Creo q escribes mucho pero lees poco o entiendes lo q quieres. Relee. Tercero. Si, me desternillo viendo a varios como tú ofendidos por citar al 15M, al que incluso le intentas poner principio y final, cuando no fué más (ni menos) que la manifestación de un cambio de perspectiva mental colectivo, imprescindible para avanzar. Es una lástima devaluar su gran capital simbólico al intentar atribuirle contenidos que ni tuvo, ni se les esperaba por su propio bien. Cuarto. Gracias por darme la razón con Podemos. No recoge el testigo de todo lo que se volcó en el 15M ni de casualidad (difícilmente podría). Pero parece que te expresas como si yo afirmara lo contrario. Insisto. Lee antes de soltarnos rollos gratuitos. Por último, independientemente de que siempre se acompañe de clichés propios del cuñadismo, tener prejuicios sobre el nacionalismo supone simple y llanamente tener prejuicios. E intentar realizar un análisis certero con ellos de por medio, es esperar a que te toque la lotería sin haber comprado un solo boleto. Es más, habitualmente el término nacionalismo, se acompaña de un segundo adjetivo (conservador, revolucionario, tradicionalista...) porque por sí solo dice tan poco, que es prácticamente como no decir nada.

    Hace 3 años 11 meses

  3. guachin

    Digas, hagas, grites, patalees, ataques, confundas, escupas retuerces o embistes!!! Ya nada será igual... Y los dinosaurios van a desaparecer!!!!!!!!!

    Hace 3 años 11 meses

  4. Fernando Caballero

    No hay nada más antiguo y más carca que descalificar la totalidad los argumentos del otro o de la otra sin tan siquiera analizar cada una de sus partes. Ese procedimiento lo han utilizado todas las culturas autoritarias y dogmáticas: Eres un revisionista, eres un traidor, eso es de fachas, etc. La última descalificación acrítica que empieza a generalizarse es aquella que en vez de debatir cada argumento, se da una (des)calificación general que anula cada una de las partes que componen una reflexión. Y esa descalificación es la de ‘antiguo’. Tengo un amigo en Facebook que es de podemos, y digo “es” porque, cada vez más, tengo la sensación que quienes los que van quedando en podemos son más del partido que de ellos mismos. Este amigo, hace un mes, respondió a otro amigo suyo que criticó argumentalmente a podemos (acertada o desacertadamente) con la descalificación global de “eres un antiguo” y se acabó todo debate. Este mismo descalificador, allá por el 2012, colgó un post que le atribuía a José Luis Sampedro y que iba dirigido al presidente del gobierno, y que comenzaba así «Querido señor Presidente: es usted un hijo de puta». Estaba claro que éste señor en la vida había leído a José Luis Sampedro y que tampoco debía ser lector de otras autoras porque si no, sabría que los grandes escritores, como lo fue José Luis Sampedro, tienen recursos suficientes para no utilizar expresiones elementales propias de gentes que tienen (o tenemos) ‘prontos’ o, para su desgracia, carecen (o carecemos) de capacidad suficiente para expresar de una manera contundente una crítica sin necesidad de recurrir al insulto. Otro procedimiento para cargarse los argumentos que se quiere rebatir, consiste en atribuir opiniones que no sostiene el contrario. Quienes emplean este recurso, se fabrican e inventan a su gusto y a su alcance la opinión del contrario para luego desprestigiarla. Pues bien, Tito en su comentario utiliza los dos consabidos recursos. El primero el de la descalificación general que le exime de bajar al ruedo del debate sincero tan necesario para la izquierda: «Querría llamar la atención sobre el hecho de que la mayoría de los comentarios sobre el artículo son una crítica. Y que, curiosamente, todas ellas poseen un misma característica común: abordan sus tesis referenciándose al pasado más clásico». Lo de que sea una ‘crítica’, para eso y otras cosas estamos. El artículo de Alberto Sanjuan también es una crítica. O sea, que eso lo tenemos en común todos los que reflexionamos: somos críticos. Tú también. En cuanto a que todos abordamos nuestras tesis refiriéndonos o dependiendo a cerca del ‘pasado más clásico’, me resulta la versión elegante de ‘eres un antiguo’. A lo mejor no es eso y yo soy muy suspicaz y te estás refiriendo a que en todos nuestros comentarios ves la sombra de Hegel o, todavía más clásico, de Platón. También es posible que hayas visto una referencia no tan antigua pero lo suficientemente considerada y reconocida como para estar en Olimpo de los pensadores, como la de Guy Debord. No es conveniente inventarse cosas que en ningún momento se han valorado. Me parece que en ningún comentario se ha considerado que el 15M fuera uniforme (si cada una éramos hijos o huérfanos de nuestra madre y nuestro padre [políticos]). Al menos yo no puedo decir que el 15M, como conjunto de personas interactuando en asambleas de barrios, pueda ser ‘traicionado’, porque el 15M creció, se desarrolló y murió, quedando la impronta de la horizontalidad y la democracia que, esa sí y no el 15M, van siendo recluidas en el olvido. Cada vez escucho más sus ecos que sus sonidos directos. Reproduzco literalmente la siguiente frase: «Hasta este extremo alcanza el anclaje de ciertos análisis a estructuras pasadas, llegando incluso a intentar solidificar aquello que fué flexible». Precisamente lo que se ha denunciado aquí es el intento permanente de podemos para ‘solidificar’ en su imagen el 15M, de tal manera que ante el electorado pretende presentarse como representante del 15M. Son los líderes de podemos quienes sin ningún pudor, cada vez que su discurso inconsistente barrena o se torna hostil para sus votantes potenciales, no dudan en blanquear sus errores envolviéndose en la bandera del 15M. Son los líderes de podemos quienes utilizan procedimientos antiguos de manipulación de las masas para poder pescar en el panorama electoral. Tan rancio y previsible veo a podemos que, en plan distendido, escribí el 28 de septiembre en mi muro de facebook: «Como ya he escrito en Facebook, los nacionalismos me dan alergia, empezando por el español. Como en Podemos saben que en estas semanas han perdido muchos votos españolistas (y no españolistas), Iglesias y sus colegas, para contrarrestar esa pérdida, van a utilizar a tutiplén el término patriota como si estuvieran en una borrachera falangista. Ellos van a tratar de demostrar que son los auténticos patriotas españoles, y mientras, a mí, me va a matar la urticaria con tanto patriota. Una vez más tendré que hacerme el sueco». Desde entonces no dejaba de poner post en los que los líderes de podemos se hartan de decir que son patriotas; Iglesias, Montero, Espinar,... Cada vez que captaba un patriota de podemos, lo reflejaba en mi muro; pero es tal la inflación de borrachera, que he dejado de hacerlo. Para mí, lo que ha dicho Alberto Sanjuan es lo que ha escrito, no lo que su intérprete dice que ha querido decir. Eso, en todo caso, lo tendría que corroborar o desmentir el autor. Saludos y abrazos.

    Hace 3 años 11 meses

  5. alex

    pero si CIU precisamente sacó a palos la gente que se manifestaba pacificamente en pl Cataluña el 15M... que no digo que el movimiento independentista y ciudadano se reduzca a CIU ni mucho menos, pero hombre, teniendo en cuenta que la persona que ha proclamado la independencia pertenece al partido que hace seis años fue extremadamente represiva con una ciudadania pacifica que exigia un cambio de valores, parece de mal gusto. y no se reduce solo a puigdemont. hablo del partido, sus representantes, votantes y simpatizantes que aplaudieron los porrazos.

    Hace 3 años 11 meses

  6. Tito

    Querría llamar la atención sobre el hecho de que la mayoría de los comentarios sobre el artículo son una crítica. Y que, curiosamente, todas ellas poseen un misma característica común: abordan sus tesis referenciándose al pasado más clásico. La principal virtud del artículo es que reflexiona sobre lo que sucede en Catalunya en términos nuevos, y el defecto de sus críticos es que pretenden defender sus tesis con parámetros anticuados. Primero, quien crea que puede hacer un análisis certero de la Catalunya actual sin tener en cuenta su avance al resto de sociedades en España en dinamismo, diversidad, modernidad, preparación, internacionalismo, etc., además de sus peculiaridades intrínsecas y casi únicas, se entiende desde una estructura mental que no forme parte de ella, pero se equivoca, y no poco. Creer que un movimiento social de masas, sin duda con elementos de carácter revolucionario, de una sociedad moderna y permeabilizada por su constante contacto internacional, que además es el primero de su especie en el siglo XXI, puede ser explicado con las antiguas fórmulas de siempre, es un error. Cuando Sanjuan cita el 15M, en el fondo está hablando de aquellos factores nuevos y contemporáneos que han entrado en juego en las sociedades tecnológicas. Me parece una broma que algo tan poco reductible a ideas y estructura concretas como el 15M, cuyo objetivo cumplido fué romper el tabú del espacio público y aportar una nueva simbología manifestándose sobre todo como un estado de ánimo (lo cual me parece importantísimo y de enorme trascendencia), llegue incluso a ofender a alguno como si el 15M fuera algo estructurado y uniforme que pueda ser 'traicionado'. Hasta este extremo alcanza el anclaje de ciertos análisis a estructuras pasadas, llegando incluso a intentar solidificar aquello que fué flexible. Asimismo, intentar reducir el 15M a una de sus diversas consecuencias sociales, Podemos, es ridículo. El 15M fué un punto de partida y sus consecuencias se hicieron presentes en las dos principales alcaldías del país, están presentes en la República catalana, y continuarán en futuros movimientos en la península. Creo que existe incluso una secuencia evolutiva aún más ámplia: - Caída del PP de Aznar/tecnología SMS - 15M - Referéndum en Catalunya/tecnología Telegram Que es el Estado en peso el que responde rabiosamente como dice Sanjuan, saltándose sus principios y devaluando sus propias normas y consensos, es evidente. Deducir que ello es por contrarrestar una supuesta insolidaridad de Catalunya, cuando entre los interesados están los usureros Fainé, Botín, etc., junto a los corruptos, PP, PSOE, IBEX, Casa Real, etc., y los fanáticos de TC, Fiscalía, etc., es intentar tratarnos de tontos. El independentismo es un fenómeno complejo y responde a una confluencia de intereses realmente muy diversos con un objetivo común (¿no es eso en realidad un Estado?). Sin la derecha de PDCat o la izquierda de CUP, no hay República ni cambio de régimen, lo sabemos perfectamente. Y quien crea que los catalanes, todos, no hemos echado cuentas y somos plenamente conscientes de la mano de quién vamos, es que olvida sus propias generalizaciones tópicas sobre nosotros. Cada cual confía en poner en juego su peso en la nueva República, y que, en cualquier caso el inmenso avance que supone sacudirnos Monarquía y post-franquismo es tremendo (¿no es todo eso un verdadero proyecto de país? ¿No es la gran diferencia con una España sin otro proyecto que esperar la próxima crisis económica, sin otro futuro que ser las chachas y camareros en la Europa de Merkel?) Por todo ello, la República va a ser una realidad tarde o temprano. Lo que no entendemos es que los españoles sigan sin ver qué es el momento de aprovechar la ocasión y cambiar la actitud de 'perro del hortelano' inducida por Rajoy y sus delincuentes, por la lucha por un futuro ilusionante. Huele a República. Espabilen

    Hace 3 años 11 meses

  7. Tito

    Querría llamar la atención sobre el hecho de que la mayoría de los comentarios sobre el artículo son una crítica. Y que, curiosamente, todas ellas poseen un misma característica común: abordan sus tesis referenciándose al pasado más clásico. La principal virtud del artículo es que reflexiona sobre lo que sucede en Catalunya en términos nuevos, y el defecto de sus críticos es que pretenden defender sus tesis con parámetros anticuados. Primero, quien crea que puede hacer un análisis certero de la Catalunya actual sin tener en cuenta su avance al resto de sociedades en España en dinamismo, diversidad, modernidad, preparación, internacionalismo, etc., además de sus peculiaridades intrínsecas y casi únicas, se entiende desde una estructura mental que no forme parte de ella, pero se equivoca, y no poco. Creer que un movimiento social de masas, sin duda con elementos de carácter revolucionario, de una sociedad moderna y permeabilizada por su constante contacto internacional, que además es el primero de su especie en el siglo XXI, puede ser explicado con las antiguas fórmulas de siempre, es un error. Cuando Sanjuan cita el 15M, en el fondo está hablando de aquellos factores nuevos y contemporáneos que han entrado en juego en las sociedades tecnológicas. Me parece una broma que algo tan poco reductible a ideas y estructura concretas como el 15M, cuyo objetivo cumplido fué romper el tabú del espacio público y aportar una nueva simbología manifestándose sobre todo como un estado de ánimo (lo cual me parece importantísimo y de enorme trascendencia), llegue incluso a ofender a alguno como si el 15M fuera algo estructurado y uniforme que pueda ser 'traicionado'. Hasta este extremo alcanza el anclaje de ciertos análisis a estructuras pasadas, llegando incluso a intentar solidificar aquello que fué flexible. Asimismo, intentar reducir el 15M a una de sus diversas consecuencias sociales, Podemos, es ridículo. El 15M fué un punto de partida y sus consecuencias se hicieron presentes en las dos principales alcaldías del país, están presentes en la República catalana, y continuarán en futuros movimientos en la península. Creo que existe incluso una secuencia evolutiva aún más ámplia: - Caída del PP de Aznar/tecnología SMS - 15M - Referéndum en Catalunya/tecnología Telegram Que es el Estado en peso el que responde rabiosamente como dice Sanjuan, saltándose sus principios y devaluando sus propias normas y consensos, es evidente. Deducir que ello es por contrarrestar una supuesta insolidaridad de Catalunya, cuando entre los interesados están los usureros Fainé, Botín, etc., junto a los corruptos, PP, PSOE, IBEX, Casa Real, etc., y los fanáticos de TC, Fiscalía, etc., es intentar tratarnos de tontos. El independentismo es un fenómeno complejo y responde a una confluencia de intereses realmente muy diversos con un objetivo común (¿no es eso en realidad un Estado?). Sin la derecha de PDCat o la izquierda de CUP, no hay República ni cambio de régimen, lo sabemos perfectamente. Y quien crea que los catalanes, todos, no hemos echado cuentas y somos plenamente conscientes de la mano de quién vamos, es que olvida sus propias generalizaciones tópicas sobre nosotros. Cada cual confía en poner en juego su peso en la nueva República, y que, en cualquier caso el inmenso avance que supone sacudirnos Monarquía y post-franquismo es tremendo (¿no es todo eso un verdadero proyecto de país? ¿No es la gran diferencia con una España sin otro proyecto que esperar la próxima crisis económica, sin otro futuro que ser las chachas y camareros en la Europa de Merkel?) Por todo ello, la República va a ser una realidad tarde o temprano. Lo que no entendemos es que los españoles sigan sin ver qué es el momento de aprovechar la ocasión y cambiar la actitud de 'perro del hortelano' inducida por Rajoy y sus delincuentes, por la lucha por un futuro ilusionante. Huele a República. Espabilen

    Hace 3 años 11 meses

  8. gorka

    En serio? Comparar el independentismo catalán con el 15M? No me esperaba ni esto ni nada parecido o si. Estamos cayendo en la trampa de "como todos estos cabrones dicen que es malo...entonces es bueno". Y no, no es "es que Puigdemont..." sino la falta de solidaridad y la mentira por la cual una Catalunya independiente sería mejor que una en España porque patatas traigo. Estoy esperando aun que alguien me explique porque una región que siempre ha votado a CiU se va a convertir, de la noche a la mañana, en una región fantástica y maravillosa. Quiero que alguien me explique porque si se van van a hacer mejor a España cuando no tienen ningún plan, ninguno. Quiero que me expliquen porque es tan maravilloso un movimiento que no ha logrado convencer a nadie en lustros y del que el mejor aliado es Rajoy (sin él no habrían llegado a donde están ahora porque, insisto, no tienen ningún plan y no saben a donde se dirigen) Sigo esperando que alguien me diga que porque es bueno y bonito mirar como cuando las cosas se ponen feas la gente se va y no se queda a resolverlas, la falta total de solidaridad mientras enarbolan la bandera de región excepcional. "Que esto es para poner en jaque al gobierno opresor de Rajoy" decian mientras van de la mano de la gente que más ha robado, oprimido y recortado en Catalunya. Tampoco vamos a entrar a valorar la falta de democracia que reinó mientras se aprobaba la ley de desconexion por parte de los que gritaban "más democracia, por favor" Que todo ha sido un circo. Que solo han jugado con los sentimientos de unos cuantos que se van a ofender de verdad y de otros que, puteados, seguiremos con nuestro dia a dia preocupados con los problemas nuestros cotidianos (que no eran pocos) y ahora hay que sumarle lo que un grupo de descerebrados (estos estaban a ambos lados) nos han puesto en la mochila. Equidistancia es lo vuestro y no lo de los que no queriamos meternos en un pantano del que sabiamos que ibamos a salir peor parados de como íbamos a entrar. No, no éramos equidistantes, eramos personas que bastante teniamos con nuestro dia a dia como para buscarnos mas problemas sin solución. El dia que el independentismo tenga un plan, ese dia que me avisen, que me lo revisaré y si me gusta me haré o no independentista. Hasta entonces poneros a hacer política de verdad de una vez y dejad a los locos que se maten solos. La vergüenza que estais dando a tanta gente que confió en vosotros no os lo podeis imaginar, no teneis ni idea. Hay problemas reales suficientes en este pais y vosotros no estais haciendo NADA por ellos y si por inflar unos globos que no nos van a llevar a ningun sitio.

    Hace 3 años 11 meses

  9. Miguel Mayol

    Enhorabuena, por entender que va de DEMOCRACIA, lo de Catalunya, porque independentistas eran el 20% no hace mucho. Y en España no la hay, de hecho gobierna un partido contra el que votamos la mayoría. El PSOE ha estafado a sus votantes apoyando al PP y esperemos que desaparezca por esta estafa a pesar de que la prensa los defienda (como no) Por otra parte dar mas legitimidad a un alcalde no electo de Móstoles (el que declaró la última independencia de España respecto de Francia) que a 500 alcaldes catalanes un parlamento y un referendum heroico ganado, se mire como se mire. por mucho. Y nadie apostará a que cambie el resultado en lo esencial porque se repita, como hacen otros es de un ridículo histórico espantoso. Gracias por entonar en un corro de gatos.

    Hace 3 años 11 meses

  10. Jordi

    ¿Es de coña este artículo? Los canales de Cataluña y del resto de España ningunearon al 15-M al principio, luego ya se lo creyeron, y después lo ridiculizaron (y con razón) cuando los hippies hacían corrillos hablando de naturalismo. Yo estuve en el 15-M, en Barcelona, y aquí no había banderas nacionalistas. Había pancartas denunciando corrupción y recortes, y pidiendo más transparencia. El Parlament se fue en helicóptero, y ellos sabían de sobra que el nacionalismo es la manera de hacer a la gente progubernamental. El malestar estaba, sólo había que reconducirlo. Y de paso con un cambio de siglas ya nadie pensaba en CiU. Todo el dinero que ha habido detrás de estas campañas no penséis que vienen de la CUP o gente afín a ellos, viene de otra gente. Y al PP le ha venido genial también toda esta ola de irracionalidad. Los nacionalismos son irracionalidad. Llorar por una bandera es irracionalidad. Cantar himnos es irracionalidad. Y de mientras que sigan privatizando, recortando y lo que quieran, en España y Cataluña. Ingeniería social básica: banderas y religión. Pero ha funcionado.

    Hace 3 años 11 meses

  11. Grer Hunterinbells

    Sinceramente, no veo clara la relación entre el 15M y el separatismo catalán actual. Creo más bien, como se explia aquí https://unalatadegalletas.blogspot.com.es/2017/10/ciento-cincuenta-y-circo.html que precisamente lo que han conseguido nuestros políticos es justamente lo contrario de lo propuesto por el 15M: Los politicos tenían antes a la gente enfrente, y ahora la tienen detrás. De hecho en ese enlace se cuenta cómo se ha urdido la maniobra.

    Hace 3 años 11 meses

  12. Ismael

    Alberto, si todo este artículo es un apoyo a las CUP y sus ideas, esta vez no puedo estar contigo. Según las cifras, la CUP es el partido con los votantes con mayor nivel de ingresos de toda Cataluña. Es decir, los que nos venden la república igualitaria y democrática está ahí por el apoyo de los ricos catalanes, que son a los que realmente les interesa la independencia para no tener que repartir su riqueza con las regiones más pobres de España. Que el PP es una vergüenza, totalmente cierto. Pero pensar que lo de Cataluña viene de la gente de la calle es bastante infantil. Menos de la mitad de los catalanes han votado a partidos independentistas, y estos quieren imponer la independencia desde una minoría. Eso nunca puede ser defendido por alguien de izquierdas. Creo que por ir en contra del PP, como estamos muchos, hay algunos que estáis apoyando a gente muy chunga. Un abrazo, y sigue haciendo buen teatro.

    Hace 3 años 11 meses

  13. Okam

    Este tío no se da cuenta de que el espíritu del 15M fue robado por los comunistas de salón de Podemos.

    Hace 3 años 11 meses

  14. Kant

    Otros mundos (modos, planteamientos, proyectos, inquietudes, puntos de mira y referencia) son posibles... aunque algunos pretendan invisibilizarlos.

    Hace 3 años 11 meses

  15. diego dela Vega

    bufff.... como os gusta explayaros "coleguitas". Lo que la república catalana vuelve a manifestar, desde mi ignorancia, es la monolítica concepción monárquica implantada en este pasi desde los RRCC. y no cambia ni cambiará mientras los ladrones de "las altas esferas económicas y del poder" sigan donde están. Agur.

    Hace 3 años 11 meses

  16. Miguel

    El problema , estimado Alberto, es que ese cálculo en el que se basa el apoyo de parte de la izquierda soberanista, el áculo de que un proceso de de decisión en Cataluña que abriria la posibilidad de cambios en España, se está demostrando equivado. Pero aun, funciona en sentido contrario. Está propiciando una contrarreacción conservadora que está cerrando la ventana de oportunidad que se abrió con el 15M. Es decir, que es un cálculo fallido.

    Hace 3 años 11 meses

  17. JGG

    En serio, lo del "sentido emancipatorio" sólo lo suscriben los independentistas de izquierdas: cupaires y alguno de ERC. El resto, no es que sean manipulados por TV3 (que sin duda también: ¿o no os atreverías los madrileños a decir que Telemadrid manipula?): es que durante años el resto de nacionalistas (CiU, ERC, alguno de ICV) ha entendido y seguirá entendiendo a España como África. Para muchos, África comienza en Tarragona; para otros incluso, en la "frontera" de Girona con BCN. En serio, la inmensa mayoría de los movilizados no se movilizan por Tv3; porque no hace falta. Tv3 es "la seva" porque suscriben y han suscribido siempre la imagen "mesetaria" y abstrusa que Tv3 da del resto de España. No seas cándidos, válame dios...

    Hace 3 años 11 meses

  18. Albert Ferrer

    Hola a tod@s,esta carta abierta escrita 24 antes de que Catalunya dé un paso muy importante en su história ,quisiera que llegara a todos y todas esas personas que ,desde fuera de aquí ven atónitos ,enfadados o sorprendidos,lo que està a punto de ocurrir. No vamos contra nadie,no vamos contra España y los Españoles. Simplemente,despúés de muchos años de,intentar,suplicar, pedir tener una autonomia mas próspera y moderna,dentro de este magnífico país,los distintos gobiernos nos han ido cerrando puertas,recortando libertades,mintiendo,manipulando y engañanado.No vio,o no quiso ver este gobierno (PPPSOE) que si Catalunya va bien España va bien,que históricament hemos sido un motor de progresismo y avances,siempre como vasos comunicantes.Nos prometieron respetar un Estatut salido del Parlament.Mintieron.Lo cepillaron (además con cachondeo) y el PP con M.Rajoy a la cabeza lo llevó a la calle,con manifestaciones y urnas para que el constitucional lo tumbara (mientras se aprovaba uno muy parecido en Andalucia sin problemas).Hemos pedido hacer una cosulta NO VINCULANTE ,durante 5 años,con manifestaciones de mas de 1.000.000 de persona.Ninguneados.Hemos visto y sabido como PPPSOE ha recortado las libertades individuales y colectivas.Hemos visto y sabido ,como un Partido corrupto y mafioso como el PP regala 60.000 mil millones de euros a los bancos y junto con otras muchas cosas (necesitariamos un libro entero) ha creado la mayor estafa conocida en el mundo moderno.Y no pasa nada !!!. Estamos hartos de las mentiras sobre adoctrinamientos,sobre la enseñanza en Catalunya y las mentiras sobre el 1-O. Nos parece increible que el resto de Esapaña,el resto de las personas sensatas que hay en este maravilloso país,hayan caido en la trampa de esta élite heredera del franquismo y no digan nada (salvo contadas excepciones.) Me gusataria decirles que nos vamos,que no serà fàcil,habrà muchos problemas y,por desgracia,me temo que violencia,pero la mayoria de Catalanes estamos dispuestos a luchar por un nuevo país,moderno,prospero sostenible y que busque el el bien común. Por primera vez (tengo 52 años)he visto un movimiento en Catalunya transversal,con personas que pensamos distinto,vivimos distinto pero que tenemos un sentimeinto en común,y hemos dicho basta !! El 1-O i la encarcelación de los Jordis por animar a organizarnos de forma pacífica,son lineas rojas que no tiene marcha atrás. Nos hemos cansado de un estado fascista que solo ha buscado la confrontación y la violència,que nos està estafando a tod@s y nos hemos cansado también de ver una España dormida y adoctrinada con la manipulación burda de los medios de comunicación comprados per el poder. Nos hemos cansado de que la separación de poderes sea una mentira,y que hayan politizado la justicia y judicalizado la política.Nos hemos cansado de que nos tomen por totntos Erroneamente pensaba en mis adentros (y creo que muchos ingenuamente lo pensabamos),que ,la gente,las personas mas ,intelectualmente activas de este país,una vez se dieran cuenta de la hoja de ruta de este gobierno corrupto,reaccionarian y animarian a la sociedad civil Española a parar esta barbarie,a pararle los pies a estos herederos del franquismo y que se llenan la boca de democracia.mientras la tiene scuestrada. Esta,creo que es ,perdón,era,la única manera de parar este divorcio,desde la sociedad civil. Pero no,parece quees mejor estar callados,ver la televisón y el futbol,poner banderas en el balcón ,mientras miramos T-5 ,para así irnos de la mano, todos al abismo. Supongo que somos conscientes que el gran dilema de este país,es como vamos a sobrevivir economicamente si Catalunya se independiza? De donde van a salir los recurso si España està,técnicament en bancarrota (se deben mas 2 billones) ? La culpa se la echaran a los Catalanes,eso seguro... No va a ser fàcil,y va a ser traumàtico para todos,pero como decimos por aquí,ya hemos pasado pantalla y mañana Catalunya serà un república soberana,libre y abierta al mundo (al mundo que suma). Visca catalunya

    Hace 3 años 11 meses

  19. Epi

    El intento de Podemos de llevar todas las aguas a su molino es patético y solo demuestra su fracaso. No es solo ya que el nacionalismo es derecha elitista, etnicista e insolidaria aunque se disfrace de izquierda. Es que hace falta mucho cinismo para llamar al espíritu del 15-M cuando Podemos se ha convertido en un partido presidencialista donde no se tolera discrepar con el líder, y la democracia directa brilla por su ausencia. ¿Cuándo se consultó a las bases para decidir la política sobre el procés?

    Hace 3 años 11 meses

  20. jep

    Muchas gracias, Alberto, por intentar ver más allá. Hay otro factor a tener en cuenta. Una buena parte de la izquierda catalana se ha hartado de intentar explicarse, de razonar. Durante décadas, hemos cosechado, sobre todo, incomprensión y desconfianza. Los que ahora nos acusan de insolidarios, callaron cuando éramos humillados y ofendidos. Las manifestaciones para defender el Estatut que había votado nuestro pueblo, se pudieron contar con los dedos…de una oreja. ¡Aún hoy, después de contemplar el desfile de empresas del Ibex, hay cretinos políticos, que insisten en decir que el soberanismo catalán es un invento de la oligarquía catalana! Incluso se regodean ante ese chantaje empresarial; cuando es el mismo que ejercerían contra cualquier gobierno que, desde Madrid, intentase romper con las políticas neoliberales. La inmensa mayoría de nuestro pueblo ha decidido decidir y yo, republicano federalista convencido, voy a estar con ellos.

    Hace 3 años 11 meses

  21. Fernando Caballero

    Otra vez a vueltas con el intento de manipular lo que fue y significó el 15M, que diga lo que diga el autor, ya no existe como tal. Ese intento de manipulación representa una falta de respeto a todas aquellas personas que hicieron posible una de las experiencias más masivas, horizontales y democráticas habidas en la historia de los movimientos sociales desde el golpe de Estado franquista. Es aburrido que cada vez que Podemos o su entorno trata de explicar situaciones que son críticas para ellos, se envuelvan sin ningún poder en la bandera del 15M para ‘blanquear’ sus errores. Querido Alberto, el 15M ya no existe, digas lo que digas. Dice el autor que «En una Cataluña independiente habría una relación de fuerzas que ampliarían la posibilidad de cambio». Me parece Alberto que deberías explicar a qué cambio te refieres. Ahora, en la actualidad, considero que es inviable la independencia de Catalunya. Los datos así lo avalan los resultados de la 2ª Ola del Barómetro de Opinión Política realizada en junio de 2017 por el Centre d'Estudis d'Opinió dependiente de la Generalitat de Catalunya: Votarían Sí a la independencia el 41.1% de los encuestados, aunque, según el mismo estudio, el 34.7% cree que Catalunya “debería ser un Estado independiente”. Esta información indica que la correlación de fuerzas no es favorable a una declaración unilateral y antidemocrática de la independencia. Los independentistas, que según el Barómetro son los encuestados con mayores ingresos familiares, deberían seguir trabajando para lograr un escenario más apropiado, con más adeptos, para que sus decisiones no tengan un sesgo tan antidemocrático. A pesar de que no puede ni debe haber independencia en estas condiciones significativas pero minoritarias, imaginémonos que la hubiera. A ver Alberto, futurólogo, ¿hacia dónde se ampliaría el cambio? ¿Se generarían expulsiones de migrantes de otras comunidades a causa del desempleo que originaría la crisis económica que causaría la independencia? ¿Acaso, Alberto, estás en condiciones de garantizar que no habrá salida de capitales en una Catalunya independiente (en el escenario actual)? ¿También podrías garantizar la deriva xenófoba que pudiera originar la independencia? Te recuerdo que antes del conflicto balcánico, en Yugoslavia había un nivel de convivencia muy aceptable, con numerosos matrimonios mixtos entre personas de distintas etnias. Fíjate como acabaron. ¿Y en el resto del Estado? ¿Hacia una sociedad con banderas republicanas en la mayoría de los balcones (lo digo como representación simbólica de un hipotético progreso social) o hacia una sociedad más racista, xenófoba, reaccionaria y fascistoide con más banderas en los balcones de a por ellos oé, oé? No te digo nada si el efecto independentista se extendiera por la Unión Europea: es posible que nos sumiéramos en gobiernos de más extrema derecha que lo que hay ahora. O sea, apoyando al independentismo tendríamos bastantes posibilidades de ir de victoria en victoria hasta la derrota final. Genial Alberto. Dices que «Jamás había visto actuar de forma tan monolítica, tan con una sola voz, al Rey, el PSOE, el PP, el añadido C´s, la cúpula del poder judicial, los grandes grupos mediáticos y el núcleo articulador, el Ibex 35». Además de que no es cierto lo que dices, eres frágil de memoria: ¿Tan pronto se te ha olvidado la reforma constitucional española de 2011 que modificó el artículo 135 de la Constitución? No es cierto lo que dices porque tus prejuicios te ciegan, lo que te impide percatarte de que el psoe es el único partido que actualmente mantiene contactos con ambas partes (los independentistas y el gobierno españolista). Mi criterio es que el nacionalismo, en los tiempos actuales, no nos va a traer la emancipación de ningún oprimido o explotado, y menos de las manos de los mossos represores a los que el 15M catalán tildó de ‘pistoleros’. El artículo termina con la siguiente abstracción: «El derecho a decidir no es un concepto vacío, no es un hallazgo lingüístico, es la condición necesaria para ser ciudadano, para ser adulto» Vaya, vaya: Imaginemos que un grupo de ciudadanos hace una campaña a favor de instaurar la pena de muerte y solicita un referéndum. Según Alberto, para que el derecho a decidir no sea ‘un concepto vacío’ ni un ‘hallazgo lingüístico’ y para que los carniceros se sientan ‘ciudadanos’ y ‘adultos’ habría que apoyar su derecho a decidir y Podemos haría campaña diciendo que iría a votar como forma de protesta, como reivindicación del derecho a decidir pero no está a favor de la pena de muerte como tampoco lo está a favor de la independencia. Un abrazo

    Hace 3 años 11 meses

  22. Fernando Caballero

    Otra vez a vueltas con el intento de manipular lo que fue y significó el 15M, que diga lo que diga el autor, ya no existe como tal. Ese intento de manipulación representa una falta de respeto a todas aquellas personas que hicieron posible una de las experiencias más masivas, horizontales y democráticas habidas en la historia de los movimientos sociales desde el golpe de Estado franquista. Es aburrido que cada vez que Podemos o su entorno trata de explicar situaciones que son críticas para ellos, se envuelvan sin ningún poder en la bandera del 15M para ‘blanquear’ sus errores. Querido Alberto, el 15M ya no existe, digas lo que digas. Dice el autor que «En una Cataluña independiente habría una relación de fuerzas que ampliarían la posibilidad de cambio». Me parece Alberto que deberías explicar a qué cambio te refieres. Ahora, en la actualidad, considero que es inviable la independencia de Catalunya. Los datos así lo avalan los resultados de la 2ª Ola del Barómetro de Opinión Política realizada en junio de 2017 por el Centre d'Estudis d'Opinió dependiente de la Generalitat de Catalunya: Votarían Sí a la independencia el 41.1% de los encuestados, aunque, según el mismo estudio, el 34.7% cree que Catalunya “debería ser un Estado independiente”. Esta información indica que la correlación de fuerzas no es favorable a una declaración unilateral y antidemocrática de la independencia. Los independentistas, que según el Barómetro son los encuestados con mayores ingresos familiares, deberían seguir trabajando para lograr un escenario más apropiado, con más adeptos, para que sus decisiones no tengan un sesgo tan antidemocrático. A pesar de que no puede ni debe haber independencia en estas condiciones significativas pero minoritarias, imaginémonos que la hubiera. A ver Alberto, futurólogo, ¿hacia dónde se ampliaría el cambio? ¿Se generarían expulsiones de migrantes de otras comunidades a causa del desempleo que originaría la crisis económica que causaría la independencia? ¿Acaso, Alberto, estás en condiciones de garantizar que no habrá salida de capitales en una Catalunya independiente (en el escenario actual)? ¿También podrías garantizar la deriva xenófoba que pudiera originar la independencia? Te recuerdo que antes del conflicto balcánico, en Yugoslavia había un nivel de convivencia muy aceptable, con numerosos matrimonios mixtos entre personas de distintas etnias. Fíjate como acabaron. ¿Y en el resto del Estado? ¿Hacia una sociedad con banderas republicanas en la mayoría de los balcones (lo digo como representación simbólica de un hipotético progreso social) o hacia una sociedad más racista, xenófoba, reaccionaria y fascistoide con más banderas en los balcones de a por ellos oé, oé? No te digo nada si el efecto independentista se extendiera por la Unión Europea: es posible que nos sumiéramos en gobiernos de más extrema derecha que lo que hay ahora. O sea, apoyando al independentismo tendríamos bastantes posibilidades de ir de victoria en victoria hasta la derrota final. Genial Alberto. Dices que «Jamás había visto actuar de forma tan monolítica, tan con una sola voz, al Rey, el PSOE, el PP, el añadido C´s, la cúpula del poder judicial, los grandes grupos mediáticos y el núcleo articulador, el Ibex 35». Además de que no es cierto lo que dices, eres frágil de memoria: ¿Tan pronto se te ha olvidado la reforma constitucional española de 2011 que modificó el artículo 135 de la Constitución? No es cierto lo que dices porque tus prejuicios te ciegan, lo que te impide percatarte de que el psoe es el único partido que actualmente mantiene contactos con ambas partes (los independentistas y el gobierno españolista). Mi criterio es que el nacionalismo, en los tiempos actuales, no nos va a traer la emancipación de ningún oprimido o explotado, y menos de las manos de los mossos represores a los que el 15M catalán tildó de ‘pistoleros’. El artículo termina con la siguiente abstracción: «El derecho a decidir no es un concepto vacío, no es un hallazgo lingüístico, es la condición necesaria para ser ciudadano, para ser adulto» Vaya, vaya: Imaginemos que un grupo de ciudadanos hace una campaña a favor de instaurar la pena de muerte y solicita un referéndum. Según Alberto, para que el derecho a decidir no sea ‘un concepto vacío’ ni un ‘hallazgo lingüístico’ y para que los carniceros se sientan ‘ciudadanos’ y ‘adultos’ habría que apoyar su derecho a decidir y Podemos haría campaña diciendo que iría a votar como forma de protesta, como reivindicación del derecho a decidir pero no está a favor de la pena de muerte como tampoco lo está a favor de la independencia. Un abrazo

    Hace 3 años 11 meses

  23. Mentalmente

    Aviso para los lectores, el artícuIo está falto de neutralidad y es parte de una campaña sistemática por parte de sectores políticos de tergiversar las protestas del 15-m para llevarla a otros senderos. Que busquen y se informen bien al respecto.

    Hace 3 años 11 meses

  24. Frank

    Cuando reflexiono sobre el 15M y las conclusiones que de ello sacan algunos "columnistas", políticos y activistas, es que se trata de igualarnos todos ....pero por abajo, y eso hoy en día, cala poco. Admítase que es legítimo y respetable que la gente quiera prosperar, si no igualarnos por arriba -algo utópico e imposible - al menos aspirar de nuevo a esa mítica clase media que tan tranquila y felizmente vivia en los 90. los esfuerzos globales de TODOS deberían de estar en conseguir esos objetivos con empleos bien remunerados y educación (curricular y cívica ). Hoy por hoy, ese "bloque monárquico" que algunos desprecan lo representan 211 diputados, que a su vez representan a 16 millones y medio de votantes, frente a 6 y medio, estos últimos tan legítimos como los anteriores, pero bastante menos. Sospecho, aunque sea ya un tópico, que hay quien desea un estado desesperado y desquiciado de las cosas para tener ahi su propio caldero de votos.

    Hace 3 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí