1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tecetipo

La izquierda divertida

Gerardo Tecé 30/10/2017

<p>Portada de disco de Manolo Escobar.</p>

Portada de disco de Manolo Escobar.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Hemos recaudado ya 4100 euros. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

Es tradición en algunos pueblos que el Domingo de Resurrección, en la plaza del pueblo, se revolee una bandera gigante de cada cofradía para celebrar que Jesucristo –en ese momento ya Dios o paloma, no lo sé, me pierdo– ha resucitado. Cada revoleador se pone en el centro de la plaza, agarra el pesado mástil y el pueblo mira y aplaude sus habilidades. Conozco a uno de izquierdas, aficionado al tema, más por lo local que por lo divino, que decidió probar suerte un año y a los dos revoleos –creo que es el nombre técnico– se hizo una contractura que sonó en las aldeas cercanas.

Qué mal le sienta a la izquierda una bandera. Da igual la que sea. La última vez que en España la izquierda levantó una bandera y no le hizo daño, ni siquiera era bandera, sino camiseta: “educación pública, de todos, para todos”. Con un diseño tan feo y tan poco excitante como necesaria la camiseta. Y tampoco era la izquierda en sí, sino profesores vestidos de verde. La última prueba de esta incompatibilidad política de la izquierda con las banderas es que antes de romperse España se ha partido en dos la marca Podemos en Catalunya, intervenida por Pablo Iglesias. Un 155 morado tras el coqueteo del líder catalán de Podem, Albano Dante Fachin, con la estelada. Si alguien escribiera un libro de autoayuda titulado Ser de izquierdas sin cagarla en el intento, el primer capítulo debería estar dedicado exclusivamente a enseñar cómo escapar de la tentación de los símbolos, algo que no siempre es fácil. Esos trapitos de tela –inventos de señores para que los campesinos no sólo entregasen la cosecha, sino que lo hiciesen encantados de la vida– se convierten a veces para la izquierda en eso que los ingleses llaman guilty pleasure. En castellano un placer culpable, como que se te vayan más los pies con Manolo Escobar que con The Cure. Está mal pero pasa.

Eso de bailar por Manolo Escobar o agitar banderas, deportes naturales de la derecha, se convierte a veces en tentación zurda por lo romántico del asunto. Quién se resiste a agitar colores de un pueblo que reclama su espacio. ¿Quién, con alma combativa, no se apuntaría a una fiesta así? Los símbolos de tela son tan románticos y adictivos que en pleno I+D del 15M tuvo que pedirse contención: que nadie traiga la republicana, que nos conocemos y aquí estamos investigando una vía que por una puñetera vez funcione. A algunos casi les da un patatús. No, como el fumar, no es sencillo quitarse ese vicio que le hace a uno sentirse como El Che en Sierra Maestra de vez en cuando agitando una patria. La bandera tiene un no sé qué, que qué sé yo, eso es indiscutible. Esa sensación de unión, de pueblo, de colectividad, de lucha, un caramelito tan dulce como inapropiado para la dieta de izquierdas. Que le pregunten a Francisco Frutos, secretario general del PCE durante una década, poniendo en su sitio al nacionalismo en la manifestación por la unidad de España. Su discurso fue de pelos de punta. Cuando acabó de darle caña al nacionalismo catalán, las banderas nacionalistas españolas se agitaron tanto que incluso hubo nazis a los que les faltaban manos para agitar, hacer el saludo y aplaudir al mismo tiempo. Un problema logístico como otro cualquiera.

“Mantenerse a una distancia prudente de los trapitos y nunca usar en caso de emergencia”, debería explicar el capítulo uno de ese libro sobre cómo ser de izquierdas y desarrollar el por qué: los símbolos y conceptos sexis, como las banderas, los escudos, Manolo Escobar, la unidad de España o la independencia de Cataluña, son –o deberían ser– propiedad exclusiva de la derecha. Es su fiesta, no la de una izquierda empeñada en hacer el ridículo jugando a un juego tan divertido como vacío de realidad. La fiesta de la izquierda, cuando un buen día madure, debería ser siempre una fiesta un poco aburrida, nada sexi. El juego de la izquierda no debe ser nunca agitar trapos excitantes, sino seducir con temas aburridísimos, sin colores reconocibles. El entretenimiento de la izquierda debe ser, incluso en los momentos en los que no estén de moda o no quepan estos temas en el telediario, la educación, la sanidad, los derechos civiles, los laborales, la transparencia, la igualdad, el reparto de riqueza, el desfavorecido de dentro, el de fuera y el de al lado. La bandera de la izquierda debe ser siempre aburrida, aburridísima, un trapo que no entren ganas de agitar en la vida, pero que entendamos que no hay más remedio que defender con uñas y dientes. Mientras nos decidimos y no a ser aburridos, sigamos revoleando.

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Hemos recaudado ya 4100 euros. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes.

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Gerardo Tecé

Soy Gerardo Tecé. Modelo y actriz. Escribo cosas en sitios desde que tengo uso de Internet. Ahora en CTXT, observando eso que llaman actualidad e intentando dibujarle un contexto.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

20 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. fernando

    Arnau, estoy contigo, la has clavado...

    Hace 3 años 11 meses

  2. RMN

    El problema es que millones se enervan por defender una bandera mas que si se tratara de su propia madre y todavía no se han dado cuenta, ni se darán, que la besan con fervor y pasión justo después de que cuatro sinvergüenzas sin escrúpulos ni bandera, ya que solo la usan para tapar sus fechorías, se hayan limpiado el culo después de soltar una de sus habituales plastas. Esto sirve para una y para la otra de las que tanto y con tanto empacho se habla en estos tiempos. El día que todos nos volvamos daltónicos y nos fiemos mas del olfato quizá diferenciemos mejor y sigamos a "lavandera", que no se si existe aún o todavía.

    Hace 3 años 11 meses

  3. Francisco

    evidentemente el que escribe es un gilipollas, Que a frutos le aplauda un racista, un enano, una mujer, un torero o un ingles no desmerece su discurso. Al contrario puede que su discurso sea universal.

    Hace 3 años 11 meses

  4. Mentalmente

    Una reflexión más. Como venía diciendo no existe un consenso sobre lo que es ser de izquierdas. Así como tampoco lo que es ser "español". Pero tenemos claro que el que es español nació en España o tiene raíces de gente que nació en España. Eso es algo innegable. Por tanto, la nación gana al izquierdismo en objetivización. Pero sigue siendo algo difuso para hacer política. Ya que muchos asocian nación con "identidad colectiva". Necesariamente el territorio soberano (o no soberano), tenga que ser una identidad colectiva es aventurarse en el terreno del nacionalismo político propiamente dicho. Creo que despreciar eso, a pesar de que es algo difuso, es un error. Porque en un sistema donde de alguna forma la gente tiene alguna clase de "control" por así decirlo, colectivamente, en cierto modo hay una libertad colectiva, y entonces hay sujeto, aunque sea aparatoso, confuso, mecanico, secuestrado por otros poderes. Pero la gente quiere y necesita creer que tiene poder para decidir en estos sistemas políticos. Por tanto la nación es acorde a ese sentido de identidad colectiva. Hay identidad colectiva al respecto de un territorio soberano que puede decidir colectivamente, y si fuera una monarquía absoluta, también. Porque también la gente decide ser fiel al monarca, y el monarca fiel a su pueblo, el monarca es la cabeza de la nación, aunque sea por imposición y coacción. Esa idea de nación ahí también es necesaria. Si no se pueden entender como sujeto colectivo, sobretodo si la libertad política está concentrada en un monarca, no pueden vivir con cierta sensación de ser parte de algo más grande, que es necesaria. En cierto modo la nación sirve de complemento a la religión y viceversa. La religión pretende crear esa idea de ser parte de un todo mayor, y la nación también, solo que más local, específico y objetivo. ¿Por qué el "izquierdismo", que acordamos que no es algo claro, bien definido, es tan... complicado en sí mismo? En cierto modo suele, en el discurso oficial sobretodo, aunque menos en la práctica, negar tanto la nación como la religión, pero no deja el hueco sin más, piensa en totalitarismos "de destino", en un Dios "al que se alcanza", en una "nación"(sociedad) ideal "que se persigue". Y en ese sentido el izquierdismo tiene ese defecto, de que en cierto modo vende una idea constante negativa sobre el presente, y de deseo de una positiva en el futuro, que la sustituya. El tercerposicionismo, nacionalsocialista, intenta utilizarlo todo, ampararse en la nación presente, hablar del orgullo nacional, razones para que la gente se sienta feliz ya, sin haber logrado nada, y pretende usar esa felicidad, pero también las energías negativas como el odio, el rencor, para dar energía a todo el movimiento de construir socialmente un futuro, utópico también, pero amparado en lo pragmático, el pragmatismo y fuerza que los naz1s verían en el imperio romano al que querrían emular. ¿Por qué algo que contiene "aparentemente todo" fallaría garrafalmente? La prepotencia. El tercerposicionismo que nos precede es todavía más prepotente, que el comunismo de la misma época, y por tanto, contrario a la libertad, y esta una parte fundamental de la "felicidad y orgullo nacional". La libertad, la mayor perjudicada, es la que saldría finalmente a flote con el triunfo del capitalismo. El capitalismo, interpretado como dominio del capital, al defecto de fracaso en el acuerdo de la sociedad humana, nos dejó a todos los seres humanos claro, que la libertad no se puede quitar de la ecuación del cambio político. Y no solo eso. Sino que es la clave de ese cambio político. El capitalismo no es un orden establecido intencionadamente por el ser humano, sino como defecto de los errores humanos políticos. Un caos del desacuerdo, que salvaguarda por accidente el factor "libertad" frente a muchas otras cosas fundamentales. Por eso yo quiero hacer incapié a que la libertad es la clave del cambio. Y esa libertad convertida en política es la democracia. Y más concretamente es la democracia ciudadana. El ciudadano en los estados soberanos, donde ya se le reconocen derechos, y ser soberano, en tanto tenga efectivamente esa libertad política con justicia e igualdad. Dara pié al cambio de sociedad. Pero no solo la democracia ciudadana importa. La transversalidad como dije antes, es un concepto más amplio todavía que ese. La transversalidad pretende lograr que la energía política que en la partitocracia se desperdicia, en la competitividad destructuva, no se desperdicie, el sistema logra forzar la competitividad positiva en mecanismos democráticos pero también en otros. Mecanismos de selección de representantes que sean neutrales, que usen el factor azar combinado con otros sistemas, todo respaldado por la ciudadanía, asegurarían que el protagonismo quede oficialmente en un conjunto, y no en un individuo, contra toda posibilidad de efectos de indeterminación, que los sujetos que pueden elegirse alteren la voluntad de los ciudadanos electores (contra al demagogia y populismo).

    Hace 3 años 11 meses

  5. Rouvroy

    La incapacidad de la denominada izquierda española no es nada divertida pues gracias a esa incapacidad vivimos en un país atrasado económica, social y culturalmente y hemos padecido una dictadura fascista de 40 años. La izquierda vive acomplejada entre la bandera y la nación que sin embargo son dos conceptos básicos en cualquier Proyecto político que pretenda gobernar que es a lo que debe aspirar cualquier partido político. El PCE, para viabilizar su legalización tuvo que aceptar la bandera rojigualda, la monarquía y la unidad de España. Atrás quedaba la tricolor, la república y el derecho a la autodeterminación de los pueblos de España. Mereció la pena la supuesta bajada de pantalones, SI, porque los avances se hacen desde los amplios consensos y no desde las conversaciones de café de las vanguardias. Y el régimen del 78 con todas sus limitaciones e imperfecciones es infinitamente mejor que el tardofranquismo, aunque le pese a los más “revolucionarios”. Esas vanguardias se erigen en las únicas y celosas guardianas del mantenimiento del vocablo izquierda y la expedición de carnés de autenticidad para intentar explicar algo que en el siglo XXI ya no se entiende. Lenin decía que el izquierdismo es la enfermedad infantil del socialismo, Cohn Bendit apuntaba que el comunismo es la enfermedad senil del socialismo y ahora la social democracia, que también se reivindica de izquierdas, es la biblia analógica que pretende resolver los problemas digitales. Solo desde la superación de la izquierda podemos entender que los ciudadanos de un país se emocionan por su bandera y su himno que ya no son para una inmensa mayoría los de un ejército opresor sino los de una selección campeona del mundo en Sudáfrica, podían haber aprovechado el viaje para entender a Mandela. También los ciudadanos saben que sus identidades y sus derechos como pueblos diversos tienen que ser respetados y puestos por encima de una falsa unidad que no se ha producido de forma voluntaria nunca en nuestro país. Nuestro escudo muestra, al menos, 5 naciones: castillo, león, cadenas, barras y granada. Y León fue la sede en 1188 de las primeras cortes cuyas prerrogativas también fueron laminadas por las mismas leyes que en 1716 acabaron con las instituciones catalanas. Somos sin duda una nación de los pueblos de España, pueblos que de forma libre tienen que afirmar su deseo de vivir juntos sin que nadie se lo imponga, y en una nación en la que merezca la pena vivir. Es obvio que muchos españoles, aburridos de llevar siglos intentando luchar por un cambio real en nuestro país, por echar a las élites dominantes que nos llevan gobernando desde tiempos inmemoriales y que son las únicas responsables de los graves problemas de todo tipo que nos afectan, puedan pensar que es más fácil solucionar los graves problemas de subdesarrollo andaluz con una Andalucía independiente donde un gobierno de progreso al servicio de los ciudadanos puede alcanzarse más fácilmente que en la totalidad del Estado. Esta tentación al atajo sirve para cualquier otro territorio. Pero esa tentación como se ha demostrado en Catalunya puede ser bienintencionada, pero es inalcanzable por la vía unilateral pacífica. Por eso hace falta un proyecto de país con un himno y una bandera y un territorio definido en donde se protejan unos derechos civiles, sociales y territoriales que merezca la pena defender. Esa debe ser la base del proyecto transversal al servicio del pueblo capaz de movilizar a la mayoría social en defensa de sus derechos y sus singularidades.

    Hace 3 años 11 meses

  6. Ignoratum

    Es imposible separar el Estade de la sanidad, educación, derechos civiles y laborales... La izquierda no puede ser indiferente ante la forma de Estado.

    Hace 3 años 11 meses

  7. Montagu

    La incapacidad de la denominada izquierda española no es nada divertida pues gracias a esa incapacidad vivimos en un país atrasado económica, social y culturalmente y hemos padecido una dictadura fascista de 40 años. La izquierda vive acomplejada entre la bandera y la nación que sin embargo son dos conceptos básicos en cualquier Proyecto político que pretenda gobernar que es a lo que debe aspirar cualquier partido político. El PCE, para viabilizar su legalización tuvo que aceptar la bandera rojigualda, la monarquía y la unidad de España. Atrás quedaba la tricolor, la república y el derecho a la autodeterminación de los pueblos de España. Mereció la pena la supuesta bajada de pantalones, SI, porque los avances se hacen desde los amplios consensos y no desde las conversaciones de café de las vanguardias. Y el régimen del 78 con todas sus limitaciones e imperfecciones es infinitamente mejor que el tardofranquismo, aunque le pese a los más “revolucionarios”. Esas vanguardias se erigen en las únicas y celosas guardianas del mantenimiento del vocablo izquierda y la expedición de carnés de autenticidad para intentar explicar algo que en el siglo XXI ya no se entiende. Lenin decía que el izquierdismo es la enfermedad infantil del socialismo, Cohn Bendit apuntaba que el comunismo es la enfermedad senil del socialismo y ahora la social democracia, que también se reivindica de izquierdas, es la biblia analógica que pretende resolver los problemas digitales. Solo desde la superación de la izquierda podemos entender que los ciudadanos de un país se emocionan por su bandera y su himno que ya no son para una inmensa mayoría los de un ejército opresor sino los de una selección campeona del mundo en Sudáfrica, podían haber aprovechado el viaje para entender a Mandela. También los ciudadanos saben que sus identidades y sus derechos como pueblos diversos tienen que ser respetados y puestos por encima de una falsa unidad que no se ha producido de forma voluntaria nunca en nuestro país. Nuestro escudo muestra, al menos, 5 naciones: castillo, león, cadenas, barras y granada. Y León fue la sede en 1188 de las primeras cortes cuyas prerrogativas también fueron laminadas por las mismas leyes que en 1716 acabaron con las instituciones catalanas. Somos sin duda una nación de los pueblos de España, pueblos que de forma libre tienen que afirmar su deseo de vivir juntos sin que nadie se lo imponga, y en una nación en la que merezca la pena vivir. Es obvio que muchos españoles, aburridos de llevar siglos intentando luchar por un cambio real en nuestro país, por echar a las élites dominantes que nos llevan gobernando desde tiempos inmemoriales y que son las únicas responsables de los graves problemas de todo tipo que nos afectan, puedan pensar que es más fácil solucionar los graves problemas de subdesarrollo andaluz con una Andalucía independiente donde un gobierno de progreso al servicio de los ciudadanos puede alcanzarse más fácilmente que en la totalidad del Estado. Esta tentación al atajo sirve para cualquier otro territorio. Pero esa tentación como se ha demostrado en Catalunya puede ser bienintencionada, pero es inalcanzable por la vía unilateral pacífica. Por eso hace falta un proyecto de país con un himno y una bandera y un territorio definido en donde se protejan unos derechos civiles, sociales y territoriales que merezca la pena defender. Esa debe ser la base del proyecto transversal al servicio del pueblo capaz de movilizar a la mayoría social en defensa de sus derechos y sus singularidades.

    Hace 3 años 11 meses

  8. arnau

    ok, Gerardo, entiendo que tu opinión es que la izquierda no puede ser independentista. Pero si en Catalunya hay una izquierda diversa, que acoge los refugiados, que impulsa leyes progressistas, que en las luchas sociales llena las calles... y que además quiere la independència (o como mínimo poder votarla)... que hace tu análisis con ella? No existe? Eso no es izquierda porque yo lo digo y punto? El problema que siempre tiene la izquierda es que cada familia se cree con la verdad. No es muchísimo mas productivo, generoso y solidario buscar puentes entre las distintas sensibilidades en vez de estar todo el día a palos unos con otros mientras el régimen del 78 se rie hasta la náusea?

    Hace 3 años 11 meses

  9. casiopeo

    Yo creo que la izquierda con respecto a los sentimientos nacionales deberia hacer lo mismo que con respecto a los sentimientos religiosos: declararse AGNÓSTICA.

    Hace 3 años 11 meses

  10. pedro lara

    A lo mejor ese es el problema: la plebe pide simbolos sexys: banderas, crucifijos, pasos de palio, lideres gritones, carismaticos. Un tweet, un instagram. mientras no se resuelva el dilema de como crear simbolos sin vulgarizar el mensaje, la derecha ganara la carrera darwiniana: no perdura el mas listo, ni el mas fuerte, ni el que lleva la razon, sino el que mejor se adapte a las circunstancias.

    Hace 3 años 11 meses

  11. Carlos

    El término "nación" figura en el preámbulo de la constitución como sustituto de "pueblo". El pueblo español no tuvo la suerte de franceses o yanquis para proclamar su propia constitución y en el redactado final del 78 se dice que es la nación española.

    Hace 3 años 11 meses

  12. Ivan Ferrer

    la guinda de este domingo hubiera sido que alguien del PP saliera a hablar y las masas lo abuchearan a grito pelao. Sería una foto histórica que miles y miles de españoles ondeando la rojigualda y coreando el himno abuchearan al PP por incapaces. De haber ocurrido, la derecha rancia habría perdido la propiedad-titularidad-monopolio de ambos símbolos.

    Hace 3 años 11 meses

  13. Ecocharly

    Lo que dices de Paco Frutos es de miserables

    Hace 3 años 11 meses

  14. Miguel

    Otro consejo para la izquierda: mantenerse alejado del término nación, sea plato único "España es una nación" como condimentado " España es un estado plurinacional". Por ejemplo Iglesias persiste en el error con el lema "España es plurinacional" . La nación es un concepto sentimental, cultural, pero no necesariamente politico. NI obligatorio. Repito, Podemos, olvidaos ya de una p-...vez del término nación. No sirve mas que para hundirnos.r

    Hace 3 años 11 meses

  15. Nico

    Yo me apuntaría inmediatamente si alguien propusiera una buena quema pública de banderas. Pero, a lo que iba, si para el autor del artículo agitar banderas españolas te convierte en seguidor de Manolo Escobar y en facha, porque la izquierda no tiene banderas, deduzco que los que agitan banderas esteladas dejan de ser automáticamente de izquierdas y pasan igualmente a engrosar las filas del facherío. Es que, si no, no entiendo el artículo.

    Hace 3 años 11 meses

  16. Luis González

    El problema es que la izquierda no ha sacado su bandera, y al no hacerlo se ha visto obligada a elegir entre las banderas de otros (estelada o rojigualda). Si la izquerda hubiera sacado sin tapujos la bandera tricolor de la república o la roja de las reivindicaciones sociales, no se habrá visto en esta situación

    Hace 3 años 11 meses

  17. Xurxo Ventos

    Claro. El entretenimiento de la izquierda deben ser la educación, la sanidad, etc, y los derechos civiles SALVO el derecho a la soberanía, es decir, a que la sociedad civil tenga el poder de decidir sobre los asuntos que le afectan. Eso es nacionalismo, es bandera. Que un gobierno no elegido por la gente gobierne es pecata minuta y la izquierda no solo no debe tolerarlo, sino que debe esforzarse porque siga siendo así. Verdad, Tecé? La Historia os pasará por encima, a ti y a todos los periodistas de esa repugnante prensa y partidos "de izquierdas" que se ha puesto del lado de la derecha para apuntalar el Régimen del 78.

    Hace 3 años 11 meses

  18. Carlos

    Si las banderas (los patriotismos) son "el último refugio de los canallas", deberían dejar de ser utilizadas fanáticamente por unos y otros. Es muy difícil que una buena parte de la ciudadanía respete la bandera constitucional de España, cuando son las propias Fuerzas Armadas quienes hacen un uso sectario al izarlas a media asta, en las dependencias militares y buques de la Armada, en señal de luto durante algunos días de la semana santa católica, con profundo desprecio a las creencias de la población y a la propia Carta Magna cuando indica que ninguna confesión religiosa tiene carácter estatal.

    Hace 3 años 11 meses

  19. Mentalmente

    Me parece interesante la reflexión que hace. Yo tengo otro análisis. El mío gratis, no por eso será peor. La gratuidad y el anonimato del ciudadano c0mentarista de internet, si bien es garantía de que no se sabe nada de quien es el que habla para quien trabaja o que hace (los trolls de internet), también es garantía de que nadie le obliga ni le induce a pensar u opinar de ciertas maneras, ni siquiera a nivel subconsciente. Ya que no puede sacar ningún beneficio, ni económico, ni egoico o personal. Ya me estoy desviando del tema. La cuestión es que esta última reflexión que precede a mi análisis-reflexión-opinión tiene también algo que ver con el contenido. El problema va siendo que alguien es "de izquierdas", o "de derechas"... o "de centro". Eso es una bandera también, es una bandera lingüistica. Estamos haciendo bandera lingüistica de algo que además ni siquiera hay un convenio sobre lo que es o significa. Lo mismo que con las banderas. Incluso cuando "la izquierda" (entre comillas porque entiendo que es una bandera), se quita las banderas sigue teniendo la bandera implícita "de izquierdas". Y eso es casi peor que una bandera nacional. Lo nacional es una bandera que discrimina entre elementos objetivos, ser o no ser nacional es objetivable y a prueba del principio de indeterminación, que no se alteren que no cambien en presencia del acto mismo de la discriminación. No puedes cambiar el lugar en donde hayas nacido. Lo simbólico, lo lingüistico, lo ideológico. es una discriminación condenada a fracasar, discrimina entre subjetividad, no hay convenio, y el acto de discriminación contamina las muestras. Cuando se dice de alguien que es de izquierdas, o de derechas, etc. y se quiere hacer política con ese lenguaje, no se va a ninguna parte. Porque no hay manera de certificarlo. No hay carnets que certifiquen ideología y de haberlos sería contradictorio con la libertad. Esa clase de pensamiento político y discriminación no va a ninguna parte. Ahora bien discriminar entre ricos y pobres es más objetivo, aún mejor más fácil es discriminar entre quienes están necesitados de algo y quienes no, los que necesitan algo estarán tristes, rabiosos, infelices en general. Los que no, están felices. Es más objetivo hacer política basada en la felicidad que en la ideología, la nacionalidad o la riqueza. Quitarse las banderas empeora las cosas si debajo de la máscara de una bandera hay otra que es exactamente igual pero con otro nombre. A la gente no le gusta el "acto heroico" de Podemos, de quitarse una máscara, la máscara de "de izquierdas" para luego, resulta tener otra debajo, y que redunda en lo mismo, y que finalmente reconocen que son "de izquierdas". El símbolo o lenguaje es lo menos importante para la gente. Si se quiere hacer política social, hablemos de política -> social. Si se quiere hacer política transversal, hablemos de política -> transversal. Pero no las dos cosas en el mismo sitio. No den una cosa por otra que es peor. Lo que es transversal es social en consecuencia, pero lo social no necesariamente es transversal. La transversalidad es un concepto de amplio recorrido, que tiene que ver con dos cosas desde mi punto de vista, la primera, la más obvia, distribuir el protagonismo político en el conjunto social, en cierto modo, tratar de eliminar la figura del partido político o del político en general, como pastor del rebaño, como pastor de la gente en general, hacer que las ovejas sean el pastor. Como diría Rajoy, (inconscientemente claro), "Es el vecino el que elije al alcalde y es el alcalde el que quiere que sean los vecinos el alcalde". Necesitamos pastores que trabajen para eliminar el factor [pastor-pastores] del procedimiento de hacer política, para que el sistema sea mucho más estable, garantista en libertades y progrese la sociedad. Pastores no, representantes. Representar es la clave. Y en segundo lugar, la transversalidad, también es, bajo mi punto de vista, más ampliamente hacer política sin oposición, hacer política que vaya a funcionar porque solo encuentra apoyos, muchos o pocos, pero ninguna o muy escasa oposición. Esto lleva al punto de arriba, la transversalidad como idea de eliminar al pastor, pretende eliminar la oposición destructiva entre sí (en la partitocracia), y dejar solo oposición dialéctica, que es constructiva. También quiero ver que hay transversalidad en las ideas de hacer política que se basan en modificar la estructura del poder, como se hizo con la división de poderes de Montesquieu. Diría que Montesquieu fue un precursor de la transversalidad. Al proponer esa idea de dividir el poder. La democracia ciudadana, la representatividad, ya más concretamente, lo que estaba el 15-m, que luego Podemos cogería el testigo (para luego terminar corrompiendo el sentido de "transversalidad") , es transversalidad en los tres sentidos: - Eliminar el factor [pastor,pastores], que todos los cargos políticos en las listas electorales sean representantes en sentido etimológico y estricto del conjunto de la ciudadanía. Y no miembros de un partido político. - Eliminar la oposición política que se autoexcluye en el sistema, al colocar a la ciudadanía como protagonista, y representantes escogidos de forma justa, sin discriminación, se acaba con toda oposición destructiva interna. - Construir un precedente de nueva estructura del poder a través del método llevado a las elecciones, la superioridad del método de hacer política llevado a las urnas, probablemente haría que pasase a ser oficial y se copiara en otros países.

    Hace 3 años 11 meses

  20. Ángel

    Uno de los mayores errores que se cometieron en el movimiento 15m fue redefinir el izquierdismo como un movimiento guay de gente guay, el izquierdismo es algo muy serio que trata de acabar con los problemas con los que las clases inferiores se han encontrado siempre, los abusos de poder de los poderosos, y en nuestra sociedad los poderosos son los burgueses, y el izquierdismo desde el 15m se ha convertido en un movimiento burgués. Los jóvenes burgueses se apuntan a todas las fiestas, cualquier cosa que implique postureo allí están, porque les encanta el postureo. Con todo esto se ha producido que quien hable sobre los verdaderos problemas del izquierdismo sea considerado un aburrido, una amenaza o incluso un facha. Cualquier cosa que no sea seguir la moda y decir lo que dice la mayoría está mal visto, está mal visto el espíritu crítico, incluso está mal visto que un izquierdista hable de luchar contra el capitalismo y contra el sistema burgués. Habráse visto tamaño despropósito! Cuando el izquierdismo surgió para acabar con el capitalismo y la burguesía, pero como no es guay, pues... eso es lo que está pasando.

    Hace 3 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí