1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Mesianismo hundido y régimen apuntalado

Costará hacer creíble desde Catalunya una opción republicana seria. Y no menos lograr la confianza para una propuesta de un Estado federal plurinacional para España

José Antonio Pérez Tapias 1/11/2017

J. R. Mora

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Hemos recaudado ya 4100 euros. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

La secuencia de hechos que se ha dado en Catalunya no ha constituido, en verdad, acontecimiento alguno que merezca tal consideración. Tampoco ha dado algo así lo que ha sucedido, de manera reactiva, en el conjunto de España y, en especial, en las altas instancias del Estado. De suyo, si en algo pueden coincidir las dos partes enfrentadas en el conflicto es en hablar de fracaso de la política. Pero ocurre, como lamentablemente es costumbre, que cada parte pone todas las culpas en la cuenta de la otra. Observando tan poco ecuánime reparto, merece la pena reparar en aquella rotunda frase del filósofo Gadamer diciendo que, en conflictos tales, “la culpa nunca es sólo del otro”. Pero hace falta aprendizaje –aprendizaje que no se ha hecho--, para reconocerlo, lo cual provoca que el fracaso continúe dándose. Y cuando estamos en medio de un fracaso de esta magnitud, ¿qué acontecimiento se puede reconocer que sea instaurador de nuevas dinámicas y revelador de su sentido? Por ahora no se vislumbra. El fracaso, y más si no se asume autocríticamente la cuota de parte en él, promueve la regresión. En ella estamos. 

En estos últimos meses del “procés” conducente a la efímera y surrealista “declaración” de la república catalana como Estado independiente –proclamada en sedes oficiales a base de circunloquios, aunque declarada directa y enfáticamente como supuestamente real en modos informales--, la figura de Puigdemont como president de la Generalitat, hasta su destitución por el Gobierno de España aplicando el artículo 155 de la Constitución, ha catalizado en gran parte la marcha del mismo. Obviamente muchos otros protagonistas le han acompañado, desde la presidenta del Parlament hasta los más de dos millones de personas que –sin censo fiable-- participaron en lo que fue convocado, sin llegar formalmente a serlo, como referéndum de autodeterminación de Catalunya. A la vista de todos, Carles Puigdemont, a pesar de situarse en el centro del escenario, ha presentado una actitud huidiza, tanto al eludir discursos en el Parlament como al marchar por la puerta de atrás hacia Bruselas, tras la intervención de la Autonomía catalana por el gobierno de España. Lo que por un lado se ve como búsqueda precipitada de amparo político en previsión de una orden judicial para comparecer en la Audiencia Nacional, acusado de delitos tan graves como los de rebelión y sedición –queda por ver en qué se sustancia dicha acusación de la fiscalía--, por otra se aprecia como intento de internacionalizar el conflicto, mas con pocos visos de éxito. 

Es indudable que un movimiento independentista que llega a plantear la secesión como se ha hecho en Catalunya –con todo en contra, tal como se ha llevado a cabo, para ser viable--, no se debe solo al tirón de una sola persona, por mucho que encarne las reivindicaciones que representa. Por el contrario, tiene causa en un sentimiento colectivo de humillación que, desde las circunstancias de no reconocimiento de Catalunya como nación política, arraiga además en una situación de descrédito de las instituciones del Estado y de crisis de un sistema socioeconómico que incide fuertemente en las vidas de las personas. No es ajeno a todo ello el modo en que la población, y de distinta manera según clases sociales, vive las consecuencias de la crisis económica por la que venimos pasando. En tal contexto, el horizonte de una república catalana independiente se aprecia por muchos como puerta de salida de una situación de injusto sometimiento y puerta de entrada a un futuro radiante de Catalunya como nación. El carácter virtual de tal apreciación visionaria no impide que ella haya sido compartida por millones de ciudadanos como posibilidad real, así percibida en virtud de un discurso político esgrimido desde las instancias de poder de Catalunya promotoras de su independencia, aunque ello colisionara con la lógica de los hechos. Ésta es descuidada en un irresponsable análisis que ya podría haber barajado criterios histórico-materialistas para explicar y comprender realidades económicas infraestructurales que no se pueden saltar en aras de una superestructura ideológica de enaltecido fervor patriótico. Cumple funciones de encubrimiento de la realidad una mitificación nacionalista que justifica de manera poco consistente –aparte de que sea objetivo a conseguir con toda su legitimidad-- el futuro inmediato de Catalunya como país al margen del Estado español.

Es tal encubrimiento ideológico el que permite canalizar emociones suficientes para lograr de muchos un apoyo incondicional al “procés” y al líder que lo encabeza. Cabe decir, y así me lo permito desde la distancia, que un ejercicio colectivo de fe aglutina a un amplio bloque de la ciudadanía, dispuesto a seguir al encumbrado líder de tal movimiento. Las bases sociales llamadas a sostener la independencia, convocadas como “un solo pueblo”, no han resultado ser el demos de una ciudadanía con todos sus miembros en igualdad de derechos. Más bien se ha dibujado el perfil de un etnos, con identidad colectiva fuertemente acentuada, que no impide dar paso a una nación dividida sobre la que de suyo es imposible construir en serio una república del tal nombre. La imposibilidad de ésta, puesta por otra parte en evidencia con la salida de bancos y centenares de empresas para reubicar, por lo pronto, su sede social fuera de Catalunya, viene dada políticamente de raíz, por cuanto una república no se puede construir dejando fuera a la mitad de la población. 

Todo ello, sin embargo, no ha sido óbice para que el líder a la cabeza de tal movimiento lograra aglutinar a un amplio sector de la ciudadanía y sumarlo a la construcción del relato de una Cataluña independiente y, gracias también a eso, más próspera. Cabe apreciar así la imagen de un líder imbuido de espíritu mesiánico que, frente a los poderes de este mundo, mantiene y señala el camino hacia un Estado independiente. El pueblo, convertido emocionalmente en partícipe de imaginaria puesta en marcha de un nuevo “poder constituyente”, se mantendría ilusionado en el proyecto que se le ofrecía. Hasta que esa república, constituida de forma contradictoria de manera antirrepublicana, cual castillo de naipes, no resiste el embate, por más que en forma jurídica discutible, del “poder constituido” al que se opone. 

La figura de Puigdemont, con el carácter trágico que le prestó estar al frente de una tarea percibida tan necesaria como imposible, basculó entre lo heroico, como hubiera sido asumir el riesgo de convocar él mismo elecciones autonómicas para salvar el autogobierno de Catalunya, y la probabilidad de ser mártir de la independencia, sea por el desprecio de los propios acusándole de traición, sea por el previsible enjuiciamiento promovido contra él por los ajenos. Cuando esta segunda posibilidad se ve incoada desde las instancias del sistema judicial del Estado, Puigdemont, como presidente cesado, aparece recordando la triste figura de los “falsos mesías”, coherentes en su desvarío, pero hundidos en su final. La historia muestra los múltiples casos de aquéllos en los que un pueblo adulado como elegido puso toda su fe para luego, una vez derrotado el presunto mesías, volver a su vida cotidiana invadido por la melancolía, a la espera, si se mantienen las convicciones –en este caso, en torno a una Catalunya independiente--, de poder impulsar de nuevo en el futuro la causa perdida. Se puede entrever que el independentismo va a sobrevivir, y no en tono menor –todo lo contrario--, a pesar de la caída de quien no supo o no pudo encauzarlo por un derrotero que consolidara su viabilidad. 

No por abortar de manera inmediata el “procés”, ni por el hecho de que sea encausado quien queda patéticamente en medio de sus esperpénticos errores, resultan bien parados, más allá de sondeos de intención de voto, el gobierno del PP y sus aliados PSOE y Ciudadanos, promotores de una salida política con mucho de chapuza jurídica al aplicar el 155 como se ha hecho. El déficit democrático, por lo menos, y, por consiguiente, el carácter autoritario del proceder mediante el artículo implementado para acabar con el sueño otoñal de una independencia de ficción, vienen a reforzar en el límite el apuntalamiento de un régimen que, estando agotado, se ha visto ante el peligro de su resquebrajamiento. 

El llamado “régimen del 78”, como orden resultante tras décadas de construcción del edificio político salido la transición de la dictadura a la democracia –transición con indudables éxitos, pero también con sus límites--, es el “orden” fraguado con la imbricación que viene de atrás entre poder político y poder económico, con la Corona como clave de bóveda de signo conservador para un sistema neoliberal con núcleo duro intocable bajo cobertura constitucional. Dicho orden es lo que se ha visto cuestionado como nunca, hasta afectar a la dimensión simbólica que el nacionalismo españolista patrimonializa a la vez que se refuerza el apego a una soberanía también mitificada, constituida en obstáculo para una verdadera solución al conflicto planteado. Curiosamente, un ufano Rajoy, elevado a “hombre de Estado” una vez convertido en el motor inmóvil de la respuesta ante el desafío independentista, al hilo de un 155 aplicado sin la previa cobertura legal que hubiera sido deseable y hecho todo con ribetes de estado cuasi de excepción, aparece apelando a una soberanía de corte schmittiano, la cual a estas alturas deja ver un indefendible decisionismo cuyos riesgos de deslizamiento a la arbitrariedad sólo tapan las ansias colectivas de salir del atolladero. El bálsamo de elecciones el próximo 21 de diciembre es lo que deja en misil inteligentemente manejado un artículo 155 concebido como botón nuclear que nunca debía apretarse. Una vez pulsado queda por ver si no es el misil en forma de boomerang que retorna con resultado electoral de difícil digestión. ¿Se ha pensado por dónde seguir?

Desgraciadamente, la misma manera como se ha ido gestando el conflicto de Catalunya y la consiguiente crisis del Estado, bloqueando una salida efectiva a la presión social y al atasco político, como hubiera sido la propiciada por un referéndum legal y pactado sobre los posibles modos de inserción de la realidad nacional catalana en el Estado español, ha dejado todo predispuesto para la regresión hacia una democracia incapaz de responder a las demandas de participación ciudadana, así como para quedar varados en un Estado de las autonomías agotado hasta el punto que una reforma de meros ajustes en el texto de la Constitución no va a ser la respuesta que necesita. Apuntalar no es reconstruir. 

Si por el lado del independentismo catalán se olvidó, entre otras cosas, el consejo de Maquiavelo de que el pueblo se guardase de confiar su salvación a un solo hombre, por el lado de un régimen agotado no se quiere ver que el repliegue hacia la carencia de proyecto de un nacionalismo españolista sin capacidad inclusiva y de tendencia recentralizadora no es en modo alguno la vía por donde la reconfiguración del Estado, tras un nuevo pacto constituyente, debe avanzar. Metidos unos y otros en un juego de simulacros donde podemos constatar, siguiendo claves de Baudrillard, que se finge lo que no se tiene, todo resulta ser el mal espectáculo de simulaciones de liberación, por un lado, y disimulo del autoritarismo, por otro, dejando atrás los caminos del reconocimiento que sólo en un diálogo serio pueden recorrerse. Trabajo va a costar hacer creíble desde Catalunya una opción republicana seria. Y no menos va a suponer lograr confianza para la propuesta de un Estado federal plurinacional para España. Los que hemos sido tildados de “equidistantes” por los sectarios de las respectivas tribus seguiremos empeñados en mostrar lo que otros voluntariamente ignoran, lo cual no es sólo lo que otras voces dicen, sino también lo que una tozuda realidad señala. La responsabilidad por las consecuencias, de la que no se puede desentender una estrategia política que pretenda eficacia en la transformación social, no puede dejar de conjugar “intención utópica” y “principio de realidad”. No nos vale ni el ilusionismo político ni el pragmatismo ciego. 

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Hemos recaudado ya 4100 euros. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes.

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

José Antonio Pérez Tapias

Es catedrático y decano en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Granada. Es autor de 'Invitación al federalismo. España y las razones para un Estado plurinacional'(Madrid, Trotta, 2013).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. svalk

    sr perez tapias , que bien maneja ud el cepillo de carpintero conceptual . ¿lo aprendio en grecia?

    Hace 3 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí