1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Ser feminazi hoy

Putas, locas, exageradas

Anita Botwin 10/11/2017

<p>Monica Bellucci en un anuncio televisivo.</p>

Monica Bellucci en un anuncio televisivo.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

Vivo al lado de un bar. Vivo al lado de un bar donde los camareros suelen ser simpáticos. Saludan al verme pasar. Algunos saludan hasta a mi perro. A veces me paro y me tomo algo. Vivo al lado de un bar donde, entre otras cosas, algunos de esos camareros simpáticos no paran de mirar de arriba abajo a las mujeres que pasan. Algunos, los más atrevidos, les comentan lo guapas que son. Sobre todo si son guiris y no se enteran, algo que no tiene mucha explicación más allá del machirulismo amiguil que existe entre varios de ellos. Vivo al lado de un bar que puede ser cualquier bar de este país. O cualquier oficina. O cualquier espacio en el que haya hombres y pasen mujeres, ya sea a la fotocopiadora, a por café o a por una copa. Somos el escaparate eterno. Y cuando hay rebajas, las chicas entramos gratis a las discos. Y entonces, somos el regalo perfecto para pasar una buena noche. Nosotras tan sólo somos el reclamo para que ellos consuman y con un poco de suerte se vayan con la billetera vacía y sin acompañante. 

Las mujeres siempre somos el punto de mira. Ya sea por guapas, feas, aburridas, frígidas, mandonas, sensibles, locas, putas, viejas, bolleras, malfolladas… Algunos dirán ¡ELLOS TAMBIÉN! Por supuesto que los prejuicios van hacia todas las direcciones, pero es de arriba abajo donde se ejercen con más brutalidad, con más mano ancha, con más impunidad y con más opresión. Nosotras estamos en el centro de las críticas y las miradas porque siempre hemos sido considerado objeto y algo que poseer. 

Seguimos sufriendo una desigualdad brutal que parece no verse tras las banderas que cuelgan de los balcones. Sin ir más lejos, desde hoy y gracias a la querida brecha salarial, las mujeres trabajaremos gratis hasta final de año. APLAUSOS. Sin embargo, seguro que a quien se lo cuentes, te dirá que somos unas exageradas y que sí existe igualdad. Seguramente será un hombre con todo tipo de privilegios, que no tiene por qué cuestionarse los de las demás. Seguramente te hablará de una amiga o una prima lejana que cobra lo mismo que él, incluso mucho más. La excepción que confirma la norma. La norma de que somos las grandes olvidadas, que somos el segundo sexo, el sexo oprimido.

Y esas agresiones y esa desigualdad campan a sus anchas en la televisión pública. La que pagamos todos y todas. Sin ir más lejos, Salvador Sostres, uno de los grandes invitados del programa ¿Cómo lo ves? que presenta Carlos Herrera, atacó directamente al feminismo. Sostres, ese señor conocido por su opinión sobre las vaginas virginales, esas vaginas que “aún no huelen a ácido úrico”. En el programa descalificó la ley contra la violencia de género, porque según sus palabras “es una ley determinista, que acusa al hombre por el simple hecho de ser hombre”. Por supuesto, la guinda del pastel la puso cuando sacó el comodín de las denuncias falsas, que en realidad suman un ridículo y anecdótico 0,01%. El número de muertas, sin embargo, asciende a 44. En este programa se banaliza el acoso que sufrimos las mujeres, con dinero que pagamos todas nosotras. 

“Un acosador en un seductor, es alguien que corteja, que libremente quiere establecer una relación erótica festiva con alguien ¿o un acosador tiene otro perfil?”, se pregunta afirmando un Carlos Herrera que intenta dárselas de gracioso, con su cara de selfie. Por poco tiempo, espero.

Una vez más, se juzga a las mujeres, nuestra problemática, las situaciones cotidianas que vivimos. Y la siguen juzgando ellos. Ellas también aparecen en el programa haciendo bulto, porque ya iba a quedar demasiado feo que sólo hablaran hombres machistas sobre feminismo. Hay que meter mujeres para despistar y que cuele el mensaje trasnochado y misógino. Hay que meter mujeres para que parezca que hay paridad, aunque las estén interrumpiendo todo el tiempo y no las dejen hablar. 

Vivo al lado de un bar y se reproducen las mismas prácticas que en ese plató de televisión. Prácticas trasnochadas de película de Esteso y Pajares. Prácticas que normalizan el acoso que sufrimos durante toda nuestra vida. Bromas entre amiguetes que terminan en violencias machistas. Porque es la tónica general, no son casos aislados, que diría aquel, es algo generalizado. ¿Que cómo lo veo, Carlos? Pues mal.

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Anita Botwin

Gracias a miles de años de machismo, sé hacer pucheros de Estrella Michelin. No me dan la Estrella porque los premios son cosa de hombres. Y yo soy mujer, de izquierdas y del Atleti. Abierta a nuevas minorías. Teclear como forma de vida.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

11 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Juan José

    Definición de "machismo": cualquier opinión o idea que no diga "amén" a los postulados del feminismo. Definición de "machista": cualquier hombre que no responda "amén" a las opiniones de una mujer feminista. Quieren eliminar el simple derecho a discrepar o a tener otra opinión. Y luego se quejan de que les llamemos feminazis...

    Hace 4 años 11 meses

  2. Lo que hay que ver

    Demagogia : Uso político de halagos, ideologías radicales, falsas promesas o manipulación deliberada para ganarse a alguien

    Hace 5 años

  3. Cesar

    La justicia deber abstenerse del género sobre la que se aplica

    Hace 5 años

  4. Boris

    Es acoso, una segunda o, tercera invitación. O una, tal vez, demasiado clara, declaración de intenciones. ¿Lo es, una exagerada exclamación, sobre las bellezas de una mujer? ¿SÍ? ¿NO? Es comprensible que la torpeza seductora del macho ibérico, podría llegar a ser cuestionable e, incluso preocupante. Pero el echo es, que llevamos muy poco tiempo, como seres pensantes, antes que inteligentes, y mucho tiempo, como un simple producto de la vida, cuyo único propósito es, la continuidad de la existencia. Durante decenas y decenas de miles de años, la hembra criaba su prole al lado de la hoguera en el interior de la cueva, mientras que el macho se iba por el mundo a cazar y asegurar el sustento. No había nada que objetar. Uno poseía la fuerza física y la destreza, y la otra, a parte de estas, el cariño y la habilidad. Nunca llegaremos (sin alguna intervención neuro-biológica) a dominar los instintos básicos - paternos, maternos, de procreación entre otros, que la evolución impuso para asegurarse esta continuidad. Simplemente, porque es antinatural. Aún así, el proceso, para lograr alguna mejora, pasa por educar el respeto, en unos hacía los otros. Por otro lado, es un exagerado "fenómeno" español y, en muchas ocasiones, con ánimo de lucro. Eduquemos nuestros hijos e hijas y, en los próximos 40 años, todo cambiará. Saludos.

    Hace 5 años

  5. Boris

    Es acoso, una segunda o, tercera invitación. O una, tal vez, demasiado clara, declaración de intenciones. ¿Lo es, una exagerada exclamación, sobre las bellezas de una mujer? ¿SÍ? ¿NO? Es comprensible que la torpeza seductora del macho ibérico, podría llegar a ser cuestionable e, incluso preocupante. Pero el echo es, que llevamos muy poco tiempo, como seres pensantes, antes que inteligentes, y mucho tiempo, como un simple producto de la vida, cuyo único propósito es, la continuidad de la existencia. Durante decenas y decenas de miles de años, la hembra criaba su prole al lado de la hoguera en el interior de la cueva, mientras que el macho se iba por el mundo a cazar y asegurar el sustento. No había nada que objetar. Uno poseía la fuerza física y la destreza, y la otra, a parte de estas, el cariño y la habilidad. Nunca llegaremos (sin alguna intervención neuro-biológica) a dominar los instintos básicos - paternos, maternos, de procreación entre otros, que la evolución impuso para asegurarse esta continuidad. Simplemente, porque es antinatural. Aún así, el proceso, para lograr alguna mejora, pasa por educar el respeto, en unos hacía los otros. Por otro lado, es un exagerado "fenómeno" español y, en muchas ocasiones, con ánimo de lucro. Eduquemos nuestros hijos e hijas y, en los próximos 40 años, todo cambiará. Saludos.

    Hace 5 años

  6. Godfor Saken

    Recomiendo dos libros: "Sexismo cotidiano", de Laura Bates, y "Los hombres me explican cosas", de Rebecca Solnit, ambos publicados en la editorial Capitán Swing. http://capitanswing.com/libros/sexismo-cotidiano/ http://capitanswing.com/libros/los-hombres-me-explican-cosas/

    Hace 5 años

  7. gato

    "Ellas entran gratis en la discoteca. Es un reclamo para los hombres" Sí es posible. Pero el hecho es que ellas ENTRAN gratis bajo ese escenario Y ENTRAN por voluntad propia. Por otra parte la PRESUNCIÓN DE INOCENCIA, la falta de ella, ATENTA CONTRA LOS DERECHOS HUMANOS, y esta situación es típica de países subdesarrollados. Un 0,4% ( o lo que sea) de denuncias falsas SÓLO ES LAS QUE SE HAN DEMOSTRADO. Demostrar una denuncia falsa es muy difícil. Por tanto A SABER.... las que hay en realidad

    Hace 5 años

  8. SINISTERRA

    Anita, felicitaciones por tu artículo. Estamos viviendo una época de denuncia de una situación que creo ninguna mujer ha dejado de vivir: el acoso, el miedo a la violencia física y psicológica, la injusticia, la discriminación. Creo que no hay lugar en este planeta en que las mujeres estén libres de estas experiencias, tan solo en algunas sociedades son menos exageradas que en otras. Soy pesimista en cuanto al futuro, no veo mucha empatía, ni muchas ganas de remediar estas situaciones que a veces pueden ser directamente delictivas.

    Hace 5 años

  9. Ocarallo29

    Sr@ Mentalmente, es en verdad necesario aporrear tantas teclas para no decir absolutamente nada?

    Hace 5 años

  10. Mentalmente

    Lo de que haya gente famosa que pierdan su trabajo por denuncias de acoso sexuaI de hace años es terrible, quien sabe si son verdad, podrían disparar a cualquiera con este truco y destruirle su vida en nada. Y lo peor es que a nadie le importa. Aún demostrándose. Ese factor de marginación es el que no me cuadra. Un caso que necesita un estudio, y un juicio justo haya un linchamiento social que afecte a otros ámbitos totalmente distintos donde esa persona se desarrolla en su vida me parece injusto, casi diría que inhumano, pero es bastante humano al parecer. Se habla de la mujer como objeto en sentido peyorativo. Este lenguaje del objeto creo que no debería emplearse. En parte porque ser objeto es algo neutral, no es bueno ni malo, es el rol en como se interpreta algo dentro de una acción. Pero la acción podría ser a la inversa, el objeto podría el contrario y viceversa. Y en parte también porque objeto en abstracto suena a feminidad, y por tanto, relativo de alguna forma, a la mujer. Por eso esa clase de critica tiene en cierto modo una contradicción interna de raíz, que hace que no cuaje en la sociedad. La gente necesita concebir a la mujer como encarnación de la feminidad y al hombre como encarnación de la masculinidad. Aunque haya ideologías que cuestionen esta asociación, que tienen su justo recorrido, otra cosa es lo que la gente va a entender. Porque hay ideologías que son muy básicas, son como un idioma básico, y cuestionar eso y llegar a algo en la sociedad es complicado. Para evitar generar esas contradicciones en el discurso hay que tratar de tener en cuenta a la sociedad que va a escuchar el mensaje antes de escribir el mensaje, algo muy femenino por cierto. Si se escucha a la sociedad se llega a entenderla y entonces se llega a saber como decirle las mismas cosas sin provocar conflictos. Por otra parte, en la escucha de la sociedad se aprende mucho, y eso es otra razón más para apoyar esa clase de feminidad en los medios de comunicación y en la política.

    Hace 5 años

  11. Prisciliano

    La de la foto es la juez Alaya?

    Hace 5 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí