1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

Arabia Saudí, castillos de arena y juegos de tronos

El príncipe heredero lucha por su supervivencia con un proyecto contradictorio: una teocracia que intenta mostrarse moderada, una economía del despilfarro reformada con obras megalómanas y una diplomacia guiada por miedos más que por alianzas

Miguel-Anxo Murado 21/11/2017

<p>Hotel Ritz Carlton, en Riad. </p>

Hotel Ritz Carlton, en Riad. 

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

Al principio, parecía un indignante caso de overbooking: en plena noche del sábado 4 de noviembre, los respetables clientes del Hotel Ritz-Carlton de Riad, Arabia Saudí, se vieron obligados a abandonar apresuradamente sus habitaciones de entre 1.000 y 14.000 dólares la noche. Tenían que dejar sitio a otros no menos ilustres, si bien involuntarios, huéspedes. Estos incluían una docena de príncipes, decenas de ministros y exministros, además de cientos de empresarios. Todos ellos habían sido detenidos a lo largo del día en la mayor purga que ha conocido Arabia Saudita en su larga y no demasiado pacífica historia. Aunque sea sólo por una vez, quienes dicen que hay cárceles que parecen hoteles de cinco estrellas tienen razón.

Pese a que las autoridades insisten en presentar la redada como una campaña de lucha contra la corrupción, evidentemente se trata de un episodio de lucha por el poder. Más en concreto, es un intento por parte del poderoso príncipe heredero, Mohammed bin Salman, por afianzarse con vistas a heredar el trono, lo que quizá ocurra pronto. Con todo y con eso, la escala de esta "noche de los cuchillos largos" es tal que no tiene precedentes en el país –y no porque Arabia Saudí haya sido nunca una balsa de aceite. Sus ramificaciones en política exterior, que ya están afectando al Líbano, pueden llegar a ser muy desestabilizadoras.

Para entender la extraña política de este país hay que ir siempre al árbol familiar, porque los conflictos son aquí más genealógicos que ideológicos. No es por nada que el nombre del país es un apellido. Arabia Saudí es, efectivamente, la propiedad de la familia al-Saud. Ésta sólo ha detentado el poder a lo largo de tres generaciones –aunque parezca un país "antiguo", Arabia Saudí sólo existe desde 1932. Este corto período de tiempo, sin embargo, ha sido suficiente para engendrar una familia demasiado extensa como para poder repartir los frutos del poder de manera satisfactoria. Abdulaziz Ibn Saud, el fundador de la dinastía, tuvo él sólo un centenar de hijos, la mitad varones. Actualmente, entre los 15.000 miembros de la familia real hay unos 5.000 príncipes de sangre que consumen el equivalente a 40.000 millones de dólares al año. Esto supone una carga cada vez más pesada sobre la riqueza del país, sobre todo tras años de bajos precios del petróleo.

Aunque las autoridades insisten en presentar la redada como una campaña de lucha contra la corrupción, evidentemente se trata de un episodio de lucha por el poder

Los mecanismos del poder, o la falta de ellos, agravan esta rivalidad. Arabia Saudí no cuenta con un sistema de primogenitura estricto, y menos aún con instituciones democráticas, por lo que la sucesión de los reyes ha sido siempre traumática. La del príncipe Mohammed bin Salman, cuando llegue el momento, no va a ser una excepción. Su padre, el anciano rey Salman, le colocó en una buena posición de salida, no sólo nombrándolo heredero sino también dándole el ministerio de Defensa. Pero el joven príncipe ha malgastado esa baza lanzando al país a una desastrosa guerra en el Yemen. Sus tíos y primos, con el apoyo de sectores importantes del ejército y la empresa, planeaban ya su caída desde la pasada primavera. De ahí nace esta "campaña contra la corrupción": es el contragolpe con el que el príncipe pretende asegurarse su supervivencia.

La personalidad del príncipe Mohammed es clave en todo esto. Los medios occidentales se esfuerzan por verle como un reformista. Los críticos insisten en su ambición. Lo que más le caracteriza, sin embargo, es la temeridad. Muchos lo achacan a su juventud (nació en agosto de 1985), aunque, a este paso, quizás no tengamos oportunidad de comprobar si cambia con los años. La intervención en el Yemen habría sido un desastre aunque hubiese salido bien, pero incluso sus ideas reformistas mejor intencionadas han resultado hasta ahora impulsivas y erráticas. La autorización a las mujeres para que puedan conducir vehículos –ciento treinta años después de la invención del automóvil--, o la limitación del poder de la policía religiosa son medidas muy positivas, pero, aisladas y condescendientes, no forman parte de ningún plan real de transformación de la sociedad.

Mohammed bin Salman, en la reunión del G20, en China, en septiembre de 2016.

Mohammed bin Salman, en la reunión del G20, en China, en septiembre de 2016.

De mucho más calado son los cambios que el príncipe está intentando introducir en la economía saudí, pero ni los objetivos parecen realistas ni los resultados, satisfactorios.

Príncipes y mendigos

Si la lógica de las luchas por el poder en Arabia Saudí hay que buscarla en la sangre y el parentesco, el impulso se encuentra en el petróleo y la economía. Arabia Saudí es un "estado del malestar", una especie de estado del bienestar fallido. El sector privado representa la mitad del PIB, pero está controlado de manera rentista por los príncipes, y emplea casi exclusivamente inmigrantes y expatriados, por lo que apenas genera beneficios para la población general, de 32,2 millones de habitantes. Los saudíes trabajan en su mayor parte en el sector público, donde los salarios son tres veces más altos que los de los trabajadores de la empresa privada. Pero el mercado laboral es tan ineficiente y la sociedad tan desigual que al menos un 30% de la población vive en la pobreza. En gran parte para controlar el descontento, la energía y otros bienes básicos, como el agua, están subvencionados. Puesto que el petróleo ya sólo garantiza una renta media de 5.000 dólares al año, se entiende que este sistema no es sostenible.

Quizás tampoco sea reformable, como a menudo sucede con los sistemas rígidos e hipertrofiados. El plan del príncipe Mohammed consiste en igualar el mercado laboral a base de rebajar el salario de los funcionarios en un tercio, reducir el gasto público suprimiendo las subvenciones a la energía y liberalizar la petrolera pública ARAMCO vendiendo un 5% de la misma en bolsa, que a su vez debería servir para crear una "ciudad de la tecnología" a orillas del Mar Rojo para diversificar la economía.

Es lo que se conoce como Visión 2030 y, más que una visión, se está revelando como un espejismo en el desierto. Cuando se intentaron los recortes en los subsidios de la electricidad y el agua, la respuesta de la población obligó a dar marcha atrás. También hubo que retirar las bajadas de salarios en abril ante las protestas de los funcionarios. En cuanto a la "ciudad de la tecnología", parece más una visualización de los defectos de la economía saudí que su solución. NEOM, como se la conoce, costará 500.000 millones y estará casi completamente en manos de robots. Se diría que es una metáfora de en qué se ha convertido el reino: un despilfarro gestionado por autómatas.

Cuando se intentaron los recortes en los subsidios de la electricidad y el agua, la respuesta de la población obligó dar marcha atrás

Lo que nos lleva de vuelta al Ritz-Carlton. Fue allí donde, hace menos de un mes, se hizo la presentación, solemne y triunfalista, del proyecto NEOM. En torno a los canapés se encontraba la élite del empresariado saudí y los rostros más conocidos de la familia real. Menos de un mes más tarde, muchos de ellos están hospedados contra su voluntad en ese mismo hotel. En el salón de baile donde se mostraron los vídeos en 3D del proyecto duermen sobre colchonetas los policías encargados de vigilarlos.

La fijación iraní

La política exterior saudí tiene que ver con su economía, pero no es determinante. Quizás la guerra del Yemen se explica en parte por la necesidad de explotar la Zona Vacía, una vasta área rica en petróleo que está en la frontera entre los dos países. Pero más por la geoestrategia, que, en este caso, se basa no tanto en intereses concretos como en prejuicios religiosos. Irán, la fijación de Riad, puede ser una amenaza real, pero el elemento clave en la hostilidad saudí es que se trata de una potencia chií y no sunní. Eso hace que, aunque no esté desprovista de elementos racionales, la estrategia exterior saudí tienda a la paranoia y la desmesura.

De nuevo, la personalidad del príncipe Mohammed agrava esa deriva. La intervención en la guerra del Yemen se ha basado en el temor a que Irán lo convierta en una base suya –algo de lo que, francamente, hay pocos indicios. La presión sobre Qatar, que llegó al borde mismo de la guerra, se justificaba por la actitud amistosa de este emirato con Irán, pero ha tenido el efecto de convertir la amistad en alianza. Lo mismo ha ocurrido en Siria, donde Riad ha invertido una fortuna en apoyar a grupos yihadistas suníes y lo único que ha conseguido es arrojar a Damasco en brazos de Teherán.

Riad interpreta la presencia del partido chií Hezbollah en el gobierno de Beirut como una injerencia iraní

El actual conflicto de Arabia Saudí con el Líbano hay que verlo en este contexto de frustración por los repetidos fracasos en esta pugna, en parte real y en parte imaginaria, con Irán. Riad interpreta la presencia del partido chií Hezbollah en el gobierno de Beirut como una injerencia iraní. Pero, en realidad, Hezbollah ha formado parte de gobiernos durante años, su fuerza electoral y el sistema libanés de gobierno a base de cuotas sectarias lo hacen casi inevitable. También los saudíes han tenido una presencia constante, probablemente mayor, en la política libanesa, que han ejercido durante muchos años a través de la familia suní Hariri, primero por medio del constructor Rafiq Hariri, hasta su asesinato en 2005, y por medio de su hijo Saad a partir de entonces.

Hariri no es precisamente un entusiasta de Hezbollah. Al fin y al cabo, se cree que fueron ellos quienes mataron a su padre. Pero la política libanesa es pragmática, por decirlo de alguna manera, y en 2009 Hariri firmó un pacto de gobierno con la milicia chií, y volvió a hacerlo el año pasado. En virtud de ese pacto, Michel Aoun, un general cristiano, aliado de Hezbollah, se convirtió en presidente y el propio Hariri en primer ministro. Aquello se entendió en su momento como una tregua entre Arabia Saudí e Irán. Lo que ha ocurrido ahora el 4 de noviembre, el mismo día de la "noche de los cuchillos largos", es que el príncipe Mohammed decidió romper esa tregua forzando la dimisión de Hariri.

De que la dimisión fue forzada da pistas el hecho de que Hariri hizo el anuncio en Riad, en la televisión saudí y con un discurso sospechosamente parecido a los que se reiteran en Arabia Saudí sobre el Líbano. Poco antes, el móvil del primer ministro libanés se había quedado repentinamente sin cobertura, y poco después el propio Hariri desapareció durante días, en medio de rumores insistentes de que había sido secuestrado por las autoridades saudíes. Es cierto que dimitir en circunstancias pintorescas parece una especialidad de Saad Hariri: en su anterior mandato como primer ministro lo hizo durante una reunión con el presidente Obama en el Despacho Oval. Pero esta vez la cosa es más grave.

Si la familia Hariri ha sido el testaferro de Riad en la política libanesa, ¿qué ganan los saudíes haciéndole dimitir? Una hipótesis es que Hariri irritó al príncipe Mohammed al negarse a expulsar a Hezbollah de su gabinete

Si la familia Hariri ha sido el testaferro de Riad en la política libanesa, ¿qué ganan los saudíes haciéndole dimitir? Una hipótesis es que Hariri irritó al príncipe Mohammed al negarse a expulsar a Hezbollah de su gabinete. Otra es que se pretende reemplazar a Saad Hariri por su hermano mayor Bahaa. Esto es poco creíble. Bahaa rechazó hace años suceder a su padre al frente del Movimiento Futuro con la pobre excusa de que la política libanesa le resultaba aburrida –será cualquier cosa menos eso. Más probablemente, el príncipe Mohammed está poniendo en práctica su táctica preferida: crear una situación caótica con la esperanza de que el río revuelto le acabe beneficiando. En este caso, piensa que forzando una crisis en Beirut la inestabilidad animará a Israel a atacar de nuevo a Hezbollah, como en 2006 –aunque el príncipe quizá debería recordar que Hezbollah ganó aquella partida.

Sembrar el caos en la política libanesa no resulta difícil. De hecho, podría ser redundante. Los libaneses están tan acostumbrados a la inestabilidad que, de momento, no parece que noten la diferencia. Después de todo, estuvieron más de dos años sin primer ministro entre 2014 y 2016; unos días sin Hariri no son gran cosa. Pero el príncipe Mohammed tiene otros medios para crearle problemas al Líbano: como tantos otros países de Oriente Medio y el Norte de África, los saudíes controlan buena parte de su deuda. Y aunque el precedente del acoso a Qatar debería haberle enseñado que esta clase de tácticas pueden tener efectos indeseados, los precedentes respecto al propio príncipe Mohammed hacen pensar que no lo tendrá en cuenta.

Por otra parte, el contexto favorece las decisiones poco meditadas, y otro huésped reciente del Ritz-Carlton tiene mucho que ver con esto. Cuando Donald Trump visitó Arabia Saudí en mayo –su primer viaje al exterior como presidente–, su eterna falta de carácter disfrazada de franqueza conectó con la irresponsabilidad disfrazada de espíritu visionario del príncipe Mohammed. El resultado fue que el príncipe se quedó con la impresión de que Trump le daba luz verde para hacer y deshacer en Oriente Medio, y puede que así sea. Ahora habrá que ver hasta dónde llega este proyecto personal y contradictorio del “príncipe loco”: una teocracia con voluntad de mostrarse moderada, una economía del despilfarro reformada a golpe de proyectos megalómanos y una política exterior guiada por los miedos más que las alianzas. 

Autor >

Miguel-Anxo Murado

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

7 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. juan

    Yehova, no acabo de entender ni el tono, ni las alteraciones de mi nombre ni tampoco que si esto está moderado se deje que se insulte a otros comentaristas. Respecto a mitos, fíjate si la emigración es previa a la II Guerra Mundial que aún bajo administración otomana (antes de los británicos) ya se impidió a los judios seguir comprando tierras, y también en periódos bajo el protectorado británico.

    Hace 3 años 4 meses

  2. yehova

    Anda juanillo vete a cobrar tu soldada. Es de sobra sabido los "simpatizantes" que mantiene Tel-avi Espera que los gringos no armen ni entrenen a los tuyos se repetiran las lagrimas de su libraco. Como con Asirios, egipcios, romanos ... Y de emigracion ene el siglo XIX otro mito. la emigacion, favorecida por Gran Bretaña es despues de la II guerra mundial. Y todas las razones esgrimidas sobre sus derechos por los sionistas antes y despues, ayer y hoy estan basadas en el libraco. Que te den.

    Hace 3 años 4 meses

  3. juan

    Israel no posee el territorio por ningún libro religioso, lo posee porque hubo una emigración allí importante desde el siglo XIX y una compra paralela de tierras mediante crowfunding desde 1901. Y luego claro lo que perdieron los vecinos cada vez que intentaron derrotar a Israel y salieron trasquilados.

    Hace 3 años 4 meses

  4. juan

    Israel no posee el territorio por ningún libro religioso, lo posee porque hubo una emigración allí importante desde el siglo XIX y una compra paralela de tierras mediante crowfunding desde 1901. Y luego claro lo que perdieron los vecinos cada vez que intentaron derrotar a Israel y salieron trasquilados.

    Hace 3 años 4 meses

  5. liliana

    excelente artículo en información., análisis y estilo

    Hace 3 años 4 meses

  6. Yehova

    Como se te ve el plumero. los judos pretendian destrozar a Hezbolla. Hezbolla con la mitad de una brigada, la brigada Nasr (Victoria), freno a los judios, le ocasiono bajas MILITARES equivalentes y perdidas de material blindado importante. ¿a quien se le ocurre meter tanques en una zona montañosa? receta para el desastre ejemplos recientes: Turquia en el norte de Siria, Arabia Saudi en Yemen... efectivamente, los judios mataron a 6 por cada judio ( 5 civiles claro). P. D. Me niego a llamar Isr.. a un poblucho que enarbola un libro que es la mayor coleccion de disparates y mentiras como su derecho a usurpar esa tierra. Historicamente NUNCA controlaron ese territorio, fueron un pueblo mas entre todos los de la zona y las tonterias de su libraco no han sido refrendadas ni por la historia ni por la arqueologia.

    Hace 3 años 4 meses

  7. juan

    Me gustaría saber a qué se refiere el autor con esta frase: "En este caso, piensa que forzando una crisis en Beirut la inestabilidad animará a Israel a atacar de nuevo a Hezbollah, como en 2006 –aunque el príncipe quizá debería recordar que Hezbollah ganó aquella partida." Mentira 1: Israel "no atacó" a Hezbollah, se defendió tras los ataques de la misma. Mentira 2: ¿Hezbollah ganó? No se, el número de bajas humanas fue de 6 libaneses por cada israelí. No se conquistó un palmo de tierra Israelí, e Israel ocupó el sur del Líbano un tiempo y destruyeron infrastructuras civiles. A ver si llega otra "victoria de Hezbollah" pronto en la que acaben todos sus componentes muertos para ser "glosados" por este autor tan imaginativo.

    Hace 3 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí