1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Libros

Gramsci y su circunstancia

‘La historia de una familia revolucionaria’, escrita por un nieto del intelectual, se zambulle en las entrañas del entorno doméstico de su abuelo

Andreu Navarra 22/11/2017

<p>Portada de<em> La historia de una familia revolucionaria</em>.</p>

Portada de La historia de una familia revolucionaria.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

Aparece, publicado por la editorial Hoja de Lata y traducido por Mara Meroni, esta biografía coral escrita por Antonio Gramsci Jr., nieto del gran Antonio Gramsci, uno de los pensadores políticos más importantes del siglo XX. La historia de una familia revolucionaria es mucho más que un estudio del peculiar entorno familiar que rodeó al líder comunista italiano: es una excelente herramienta para conocer, de la mano de los Schucht, mil y un detalles sobre el desarrollo de la conciencia revolucionaria rusa entre 1860 y 1890, así como también una fuente inagotable de detalles sobre la historia del marxismo italiano. 

La primera parte del libro se centra en la figura patriarcal de la familia, el viejo bolchevique Apollon Alexandrovich Schucht, amigo personal de Lenin y prototipo de virtudes soviéticas: hombre culto y sufrido, progresista sincero. De su matrimonio nacieron cinco hermanas: Nadine, Tatiana, Eugenia, Asya y Giulia. Esta última fue la que se casó con Antonio Gramsci. Pero la cuestión no fue nada sencilla: todo apunta a que Antonio mantuvo una relación amorosa antes con Eugenia Schucht, personaje histórico que realmente cruza la obra y se perfila como el enigma central de la vida de Gramsci. Al parecer, a través de la documentación familiar exhumada por el autor, Giulia era un espíritu artístico que Antonio Gramsci no siempre supo apreciar. Esto no significa que la admiración mutua en el matrimonio no fuera fuerte. Giulia vivió con pésima salud el proceso carcelario de su marido, desde Rusia. Eugenia era muy diferente de su hermana Giulia: parece que podría representar mucho mejor el papel de revolucionaria estalinista tipo. Eran dos caracteres muy distintos, ambos con debilidad por la personalidad de Antonio Gramsci. Sin embargo, Eugenia evolucionó de manera extraordinariamente peculiar: tomó para sí con exclusividad la crianza del hijo mayor de Gramsci, Delio, mientras abandonaba manifiestamente al otro hijo, de carácter más apocado e inclinado a la música. Eugenia hizo cuanto le fue posible para alejar a Giulia de Antonio, seguramente por despecho. Y al viejo Apollon, en un primer momento, aunque declaró que su obligación era respetar el criterio de su hija, no vio con buenos ojos el enlace.

Como fuera, en los pocos años que la familia pudo estar unida, la convivencia fue más bien difícil. Militar de profesión, Apollon solicitó pasar a reserva en 1884 para crear, al año siguiente, en San Petersburgo, una sociedad de estudios de obras revolucionarias ilegales. Allí se leía a Marx y se hacía propaganda entre los estudiantes. La policía no tardó en descubrirles, y la familia se instaló en Moscú. El 28 de febrero de 1887, Apollon fue detenido junto a Alexander Ulianov, el hermano de Lenin. Pero en lugar de ser ahorcado, fue enviado a la ciudad siberiana de Tomsk, donde no lo pasó nada mal. Se hizo traer un piano de cola, y nació allí, en 1889, su hija Eugenia. Poco después, en Samara, los Schutch entablaron amistad con el joven Lenin. En 1893, Lenin salió de Samara y se instaló en San Petersburgo. Había sido expulsado de la universidad de Kazán por participar en una manifestación. Junto a Ulianov, viajaron los Schutch. En esa época, Lenin publicó el folleto Quiénes son los “amigos del pueblo” y cómo luchan contra los socialdemócratas (1894). Lenin fue el padrino de Asya, una de las hijas de Apollon.

Por razones que no se han llegado a aclarar, hacia 1895, Apollon se trasladó a Suiza. Allí vivió en Ginebra y Zúrich, y formó parte del grupo de Plejánov. En sus viajes suizos, Lenin mantuvo una actitud risueña y jovial que contrasta con su imagen tradicional de hombre duro y unidireccional. Como fuera, cuando este proclamó sus Tesis de abril, en 1917, Apollon ingresó inmediatamente en el Partido Bolchevique. Tras la revolución de Octubre, trabajó ayudando a nacionalizar la banca. A partir del 12 de marzo de 1918, Moscú volvía a ser la capital del Estado. 

 por una carta enviada a Krúpskaya, sabemos que la familia Schutch, en 1920, no tenía zapatos, y se los tenía que fabricar con harapos

El libro aporta innumerables detalles sobre la vida cotidiana en el joven estado soviético. Por ejemplo, por una carta enviada a Krúpskaya, sabemos que la familia Schutch, en 1920, no tenía zapatos, y se los tenía que fabricar con harapos. Parece ser que los funcionarios que habían torturado y asesinado durante los brutales años treinta, envejecieron entre pesadillas y locura. Ni siquiera la propia esposa de Lenin (luego asediada por la GPU estalinista) podía echarse un terrón de azúcar en el té. El viejo Apollon, pese a ser un funcionario modelo del sistema, pasó un hambre inenarrable hasta que no fue superada la destrucción de la guerra civil. En octubre de 1924, Apollon escribía al Partido para suplicar que se le proporcionara botas, ropa interior y abrigos. Si un amigo personal de Lenin vivía así, ¿cómo viviría el resto de población? Las condiciones eran terribles. Sin embargo, las privaciones no hacían más que exaltar la fe de la familia en los logros del socialismo. Su entusiasmo no decayó nunca, más bien se acrecentó, aunque es muy posible que los orígenes nobles de Schutch le impidieran hacer carrera en el nuevo sistema. A su vez, su discreción y su insignificancia para el poder preservaron a la familia de las maquinaciones de Stalin. 

Apollon y Antonio se conocieron en Rusia en 1922. Por orden directa de Lenin, Gramsci viajó a Viena en 1923 con el encargo de prepararse para sustituir a Bordiga a la cabeza de los comunistas italianos. Lo cual no quiere decir que Gramsci no admirara hasta el límite a Bordiga. Delio, el primer hijo de Gramsci, nació también en 1923. Gramsci jugaba mucho con su hijo, el poco tiempo que pudo pasar con él antes de que Mussolini lo encerrara, el 8 de noviembre de 1926. También gustaba de cantar arias y operetas. Sin embargo, fue incapaz de valorar el talento musical de su esposa, que era una gran violinista. Parece que Gramsci no tenía un gusto artístico muy desarrollado. Sin embargo, los artículos de análisis internacional que cierran el volumen solo pueden ser producto de un genio: son chorros de profecías. Por ejemplo, fue el primero que se dio cuenta de que no se podía desligar el proceso revolucionario de Octubre de las consecuencias insoportables de continuar en la Guerra Europea. Lo vio en el mismo 1917, cuando cien años después esta idea aún es novedad: “Uno tiene la impresión de que los maximalistas han sido, en este momento, la expresión espontánea, biológicamente necesaria, por la que la humanidad rusa no ha acabado en la ruina total, por la que la humanidad rusa, absorbida por completo por su enorme trabajo, autónomo, de su propia regeneración, ha podido detener los ataques del lobo hambriento y por la que Rusia no se ha convertido en una jauría enorme donde las fieras se devoran entre sí”.

Mientras Gramsci se iba apagando en la cárcel, donde únicamente Tatiana Schutch se ocupaba de él, el Partido Comunista Italiano sufragó algunos de sus tratamientos más costosos

Giulia volvió a Moscú en junio de 1926, y pronto enfermó de gripe y epilepsia. En agosto de ese mismo año, nació Giuliano, padre del autor del libro, un hijo que no pudo llegar a conocer nunca a su padre. Mientras Gramsci se iba apagando en la cárcel, donde únicamente Tatiana Schutch se ocupaba de él, el Partido Comunista Italiano sufragó algunos de sus tratamientos más costosos. Esto contraviene la teoría tradicional de que Togliatti quería deshacerse rápidamente de Gramsci. Si quiso hacerlo, no se dio prisa. Durante décadas, el partido también se apropió de las obras y cuadernos y manuscritos del pensador. Por esta razón, las hermanas Eugenia y Giulia Schutch escribieron nada menos que a Stalin para exigir la devolución de los escritos de Gramsci. Este fue siempre un hombre incómodo para los ortodoxos de los años veinte. Aun así, el biógrafo sostiene que el Komintern ni lo condenó ni lo abandonó durante los compases finales de su vida. Aun así, cuando Sraffa pudo reunirse con Grasmci en 1936 y le relató lo que estaba ocurriendo en Moscú con los presuntos “trotskistas” y “traidores”, Antonio no hizo más que callar, herido e indignado. 

Giulia solo pudo vivir su matrimonio por correspondencia, sobre todo a partir de 1931. Era Tatiana, que vivía en Roma, quien más contacto pudo mantener con el preso. Los niños también escribían a su padre: le pedían su opinión sobre los clásicos rusos, sobre Gorki y Tolstói, o sobre las características del auténtico bolchevique. Giuliano lo aprobaba todo, incluso con notables y sobresalientes. Y de paso nos informaba de cuáles eran sus asignaturas en 1937: aritmética, escritura, lectura, ciencias naturales y educación física.

La obra, por lo tanto, se zambulle en las entrañas de una familia destrozada y presa de un destino fatal. Difícilmente la música y la cultura, siempre patrocinadas con entusiasmo por el viejo Apollon, hicieron de bálsamo a tanta desgracia. Los Schutch eran una familia que, careciendo de zapatos, se hacía importar violines de París. Este es el retrato de una familia italorrusa que sobrevivió gracias a la música y su fe en el mundo que se iba a borrar en 1990.

--------------------------

La historia de una familia revolucionaria. Antonio Gramsci Jr. Editorial Hoja de lata. 

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Andreu Navarra

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí