1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Kevin Spacey y el debate sobre el acoso sexual

El trabajo del actor, como los de Newton o Faulkner, no debe ser juzgado, censurado o eliminado. Debe poder ser admirado sin sentir que eso nos hace cómplices de sus acciones o sus delitos

Clara Serra 22/11/2017

<p>Fotograma de <em>House of cards, </em>protagonizada por Kevin Spacey.</p>

Fotograma de House of cards, protagonizada por Kevin Spacey.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

Estas semanas hemos visto cómo se ha abierto el debate público acerca de los abusos sexuales y la cultura de la tolerancia que los rodea. Tras las denuncias públicas de muchas actrices contra Harvey Weinstein, uno de los mayores productores de Hollywood, Kevin Spacey fue el siguiente en ser identificado por varios jóvenes. Estos días es Charlie Rose, un conocido periodista de la televisión, quien ha sido acusado de acoso sexual y suspendido por la cadena CBS. Mientras, en nuestro país, la Liga de las Mujeres Profesionales del Teatro denuncia los abusos de poder que se dan en esta profesión y lanza un manifiesto contra el acoso.

Lo primero que cabe celebrar es que estemos debatiendo y hablando claramente de unos abusos cuyo cómplice principal ha sido siempre el silencio. Hoy el acoso es menos impune que ayer, y Hollywood, tras años en los que los abusos de Weinstein o Spacey han sido “un secreto a voces”, ha reaccionado, lo que es absolutamente necesario. Además, el que las denuncias a Kevin Spacey no sean solo sobre hechos ocurridos en el pasado --hay ocho trabajadores de House of Cards que afirman ser víctimas de acoso o abusos de poder-- debería ser la razón de mayor peso para detener la serie y darle a la protección de esos derechos toda la importancia necesaria.

Mientras que el caso Weinstein sacó más a la luz la complicidad y la responsabilidad colectivas, el caso Spacey ha girado el foco hacia las responsabilidades puramente individuales y aisladas

Esta polémica ha encerrado, sin embargo, en su interior otros debates, y presumo que esos problemas volverán a presentársenos en numerosas ocasiones. Deberíamos preguntarnos, por ejemplo, si una excelente persona puede ser un pésimo actor o si una malísima persona puede ser un artista excelente, un buenísimo escritor o un filósofo de primer orden. Siempre me ha parecido infantil esa ingenua suposición de que, por ejemplo, la filosofía hace “buenas” a las personas y que los grandes pensadores son ejemplos morales. Queremos creer que los intelectuales a los que la historia ha admirado se lo merecen moralmente y si leemos a Platón nos haremos buenos. Pero eso no es así: la historia del pensamiento, como la historia del arte, está llena de tipos infames. Por esta razón me han parecido siempre ridículos esos libros patrocinados por los think tank del Partido Popular que pretenden impugnar el marxismo contando que Marx fue un mal padre o un peor marido. Por la misma razón, no estoy de acuerdo con las compañeras feministas que piensan que podemos ignorar y dar carpetazo a los filósofos, a los escritores o a los artistas que han sido machistas porque han sido machistas, y me incomoda que las librerías “de izquierdas” no vendan libros de buenos literatos o pensadores reaccionarios. Faulkner era homófobo, Heidegger apoyó el nazismo y Aristóteles o Isaac Newton eran profundamente misóginos, aunque a nadie se le ocurriría impugnar el valor de la teoría de la gravitación universal porque su autor fuera una persona moralmente despreciable. Si creemos que no solo las verdades científicas sino también el pensamiento, el arte y la cultura tienen valor en sí mismos y tienen sus propios criterios de validez, deberíamos poder valorarlos por sí mismos. Es Kevin Spacey, y no sus películas o sus series, quien debe ser juzgado donde toca, dejando al margen su admirable talento artístico. Sus obras, como las de Newton o Faulkner, no deben ser juzgadas, censuradas o eliminadas; deben poder ser admiradas sin sentir que eso nos hace cómplices de sus acciones o delitos.

Hay otra advertencia que se ha puesto sobre la mesa en el caso de Spacey: la manera que Hollywood ha tenido de deshacerse de él no deja de parecer una estrategia higienizante por parte de una industria que ante todo quiere cauterizar una herida por la que podrían desangrarse millones de dólares. Se ha gestionado el asunto como si esta industria arrancase de su interior una manzana podrida, un mal intolerable, que ha sido rápidamente extirpado para poner a resguardo la higiene del conjunto. El problema no sería de la industria del cine sino de Kevin Spacey, un individuo enfermo que recibe ya en la clínica The Meadows terapia para “curarse” y medicamentos para suprimir sus impulsos sexuales. Individualizar los problemas políticos es siempre una manera de despolitizarlos. El abuso sexual desde posiciones de poder no es un fenómeno patológico, sino social, y el acoso sexual, mayoritariamente sufrido por mujeres, no es un accidente ocasional de individuos enfermos sino una lógica generalizada de una sociedad patriarcal. Mientras que el caso Weinstein sacó más a la luz la complicidad y la responsabilidad colectivas, el caso Spacey ha girado el foco hacia las responsabilidades puramente individuales y aisladas.

Esto nos lleva a preguntarnos acerca de un tercer problema: identificar a los culpables en los medios y las redes tiene muchos peligros. No es una buena noticia que el acoso sexual se denuncie y se gestione en las portadas de los periódicos, las revistas y los programas del corazón. Los juicios que no se dan en el marco de la Justicia, sus normas y sus canales establecidos, pueden ser muy poco justos y suelen llevarse por delante algunas de las cosas que la Justicia tiene que cuidar. Por supuesto, la presunción de inocencia, el hecho de que las acusaciones no pueden ser anónimas o la importancia de garantizar la proporcionalidad del castigo son principios irrenunciables, pero no solamente se trata de cuidar las garantías para una parte, sino para ambas. Los juicios mediáticos pueden perfectamente volverse en contra de las víctimas, sacrificar su intimidad o poner en duda su credibilidad. Cuando las denuncias se hacen en el espacio mediático, las consecuencias de estas tienen que ver con las inercias del espacio mediático. Por eso no es una buena noticia que, tras años de silencio e impunidad, este sea el modo de abordar y gestionar los abusos sexuales; esta manera es, en parte, el síntoma de un fracaso anterior. Si las mujeres o los jóvenes agredidos por Spacey se han visto obligados a denunciar públicamente es porque no han podido denunciar por otras vías. Si una denuncia a un actor o un productor viene seguida de una cascada de denuncias, si esas acusaciones se hacen en los medios y no en los juzgados o en las propias empresas donde ocurren, si se hacen anónimamente y se hacen después de años de silencio, es que algo ha fallado. Han fallado los mecanismos y los cauces que deberían haber existido para proteger los derechos de las personas agredidas. Es decir, las denuncias de acoso sexual en Hollywood o en la cadena CBS han explotado de esta forma porque durante mucho tiempo ha habido silencios cómplices, porque se ha encubierto a los acosadores, porque se ha puesto en duda a quienes lo han denunciado o porque denunciar se ha vuelto en contra de quienes no tenían el poder.

el feminismo ha puesto sobre la mesa, hace ya tiempo, que es necesario que allí donde hay relaciones de poder existan mecanismos y protocolos reglados para abordar las situaciones de acoso sexual

Ese es el verdadero problema, que revela la responsabilidad colectiva y que no se enfrenta porque Hollywood mande a un actor a una clínica. Y ante este problema, que también denuncian hoy las mujeres del teatro en España y que muy probablemente denunciarán más mujeres, tenemos que preguntarnos cuáles son las soluciones.

Hace falta reforzar nuestras leyes contra todas las formas de violencia machista y dotarnos de recursos efectivos contra la violencia sexual; como llevamos años diciendo, la violencia sexual es una forma de violencia machista que debe estar contemplada en nuestras legislaciones. Pero, más allá de las leyes, el feminismo hace tiempo que ha defendido la existencia de protocolos contra el acoso en al ámbito laboral y otros espacios colectivos. La consciencia de los abusos y agresiones sexuales como un problema social, especialmente agudo en determinados espacios sociales y sectores profesionales, debe servir para sacar a la luz la responsabilidad de quienes pueden poner en marcha mecanismos justos, proporcionados, cuidadosos y garantistas con ambas partes para hacer frente a estas situaciones.

Es fácilmente comprensible que, por ejemplo, para que un funcionario pueda denunciar la corrupción deben existir procedimientos y protocolos específicos que le protejan para contrarrestar las presiones e inercias que tendría en contra en su espacio de trabajo. Por la misma razón, y porque el acoso sexual es colectivamente encubierto y respaldado, es preciso poner en marcha mecanismos para que las mujeres puedan denunciar el abuso de poder de sus compañeros o jefes. Necesitamos herramientas que contrarresten las poderosísimas dinámicas por las que el poder está de parte de los agresores y los costes de denunciar recaen en las víctimas. Y por eso, el feminismo ha puesto sobre la mesa, hace ya bastante tiempo, la necesidad de que allí donde haya relaciones de poder –por ejemplo en el mundo del cine, en las empresas, en las organizaciones y, desde luego, en los partidos políticos--, existan mecanismos y protocolos reglados para abordar las situaciones de acoso sexual, para evitar que ocurran y para tratarlas del modo más justo y cuidadoso.

Si los responsables de un partido político, los jefes de una empresa o los dueños de una industria como Hollywood no ponen en marcha esos cauces para que las denuncias de acoso sean posibles, serán responsables tanto de la posible impunidad de los agresores como de la manera en la que un día esos agresores serán juzgados en los medios. No está bien movernos entre el acoso impune y silenciado durante años o la denuncia mediática, popular e instrumentalizada por una industria. Que lo que ha ocurrido estos días nos sirva para dar pasos adelante exige no imputarle a la cultura la inmoralidad de sus autores, ampliar el campo de las responsabilidades en vez de estrecharlo, e implementar contra el acoso leyes más efectivas y mecanismos reglados que el feminismo lleva mucho tiempo defendiendo.

-------------------------

Clara Serra es diputada en la Asamblea de Madrid y consejera estatal de Podemos.

Autora >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Filomena

    Filomena no habla desde la progresía sino desde el sitio de niña violada.

    Hace 3 años 4 meses

  2. Isabel Villalta

    Otro aspecto que habría que tomar en cuenta es el de la reproducción de patrones que corresponden a ese mundo dominado por el machismo, pero también producto del sistema capitalista, un sistema que se mide por el éxito del uno. En ese sentido, por ejemplo, Hollywood es un espacio de la búsqueda del éxito a toda costa, a donde llegan hombres y mujeres (adolescentes y adultos) dispuestos a hacer 'lo que sea' para tener un papel en un film, sin consideraciones éticas ni sobre el ámbito del trabajo ni sobre sus cuerpos, lo mismo sucede en las grandes empresas, a dónde las y los jóvenes compiten por un puesto x, pasando sobre los demás competidores para obtenerlo o haciendo, otra vez, 'lo que sea' para obtenerlo. Tendríamos que escuchar casos de acoso en los que el acusado o la acusada no logró ir más allá del intento, porque la víctima dijo no, sin pensar en lo que ceder le significaría en su carrera (un puesto mejor, un papel en otro film, etc.).

    Hace 3 años 4 meses

  3. Filomeno

    La progresía siempre tiene disculpas para los gays y los emigrantes en casos de violación.

    Hace 3 años 4 meses

  4. Filomena

    Puede que siente muy mal lo que voy a decir, pero me gustaría hablar una cosa sobre Spacey que nadie ha tenido en cuenta en su lapidación y quiero decir que se sabe que fue un niño violado y maltratado por su padre y si nunca tuvo el tratamiento adecuado, yo puedo entender cómo 'lógico' que en su vida adulta confunda muchas cosas, que no sepa muy claramente qué es el amor y que tenga una desafortunada forma de enfrentar su propia sexualidad. No lo disculpo, pienso o pensaría que un adulto sabe comportarse, pero la actualidad nos dice que no, que no sabemos portarnos y que hay mucho adulto mierda por ahí.

    Hace 3 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí