1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

La magia de la banca

Para los gobiernos de la UE, la confianza en Rajoy descansa, entre otras cosas, en la garantía de que sus bancos cobren lo que les debe España. ¿Quiénes son los más beneficiados por ello, España al devolver esas deudas o las entidades bancarias?

Emilio de la Peña 22/11/2017

<p>Mariano Rajoy, recibe en La Moncloa al presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi.</p>

Mariano Rajoy, recibe en La Moncloa al presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi.

La Moncloa - Gobierno de España

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito, la web exclusiva de la comunidad CTXT. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí. 

El prestidigitador se paseaba entre la mesas. Mostraba, remangándose la chaqueta, que en sus brazos no escondía nada. Extraía los forros de sus bolsillos para enseñar que estaban vacíos. Del interior de su americana sacó una baraja, que desplegó como un abanico. El número iba a comenzar. Pidió a uno de los asistentes que escogiese diez cartas y las enseñase al público. Después hizo que las metiese en su bolsillo derecho. Frotó las manos por encima de su cabeza y se realizó la magia. Las diez cartas habían desaparecido del bolsillo derecho, como comprobó su improvisado colaborador, que fue invitado luego a registrar el bolsillo izquierdo. Allí estaban las diez cartas… y una más. El número era viejo, pero siempre le funcionaba sin que nadie adivinase el truco.

Son los bancos alemanes y franceses los principales acreedores españoles. A ellos les deben todavía los bancos, las grandes empresas y el Estado 173.000 millones de dólares. Supone el 43% de todas las deudas contraídas por España con bancos extranjeros

El dinero no es una baraja. Ni los bancos, prestidigitadores, pero una ojeada a la deuda exterior de España, a esa cosa tan fría plagada de cifras, hace pensar que aquí también actúa la magia. En 2011 los bancos españoles debían a los bancos extranjeros 226.000 millones de dólares en préstamos y títulos de deuda. En septiembre de este año esa cifra se ha reducido a 93.000 millones. No eran los únicos, grandes empresas españolas debían a bancos foráneos 496.000 millones en el citado 2011. Desde entonces su deuda se ha reducido a 175.000 millones. El que paga una deuda, o parte de ella, descansa, pero el que cobra descansa todavía más. Pero… ¡Ah, magia potagia! Los bancos alemanes, franceses, holandeses o británicos cobraron una parte sustancial de lo que habían prestado aquí, con el correspondiente interés, pero España debe ahora más de lo que debía. La deuda exterior de nuestro país ha aumentado un 12% en los años de Rajoy, hasta acercarse a los dos billones de euros, mientras que los bancos han reducido la suya con el extranjero en un 44% y las empresas en un 48%. Puede comprobarse en los datos que publica el Banco de España.

Podemos dar la vuelta y mirar del otro lado. Desde la posición del que quiere cobrar lo que se le debe. ¿A quién debían los bancos, y las grandes empresas semejantes cantidades de dinero? Normalmente a otros bancos, pero de fuera. También a fondos de inversión, muchos de ellos conectados con esos otros bancos. El Banco Internacional de Pagos, una institución pública que se ocupa de la solvencia y del riesgo de las entidades financieras, tiene muy bien anotadas esas deudas. Son los bancos alemanes y franceses los principales acreedores españoles. Y lo eran cuando Rajoy llegó al Gobierno. A ellos les deben todavía los bancos, las grandes empresas de nuestro país y el Estado 173.000 millones de dólares. Supone el 43% de todas las deudas contraídas por España con bancos extranjeros. Si sumamos a los bancos holandeses e italianos ese porcentaje sube hasta el 64%.

Banco Internacional de Pagos

Desde que llegó al Gobierno el principal compromiso de Rajoy con los otros gobiernos, especialmente con los de la Unión Europea, ha sido el de asegurar que España devolvería irremisiblemente lo que los bancos extranjeros habían prestado. No lo habían hecho de forma altruista, sino por dos razones más prosaicas: ganar dinero con los préstamos y conseguir que España les comprase parte de lo que producen sus países.

La confianza o la desconfianza de los españoles en Rajoy puede depender de muchas otras cosas: el incumplimiento completo de sus promesas electorales, su contribución al aumento de las desigualdades y la reducción de las prestaciones públicas, la corrupción del partido político que preside, su cobro de sobresueldos en negro con el dinero de grandes empresarios, su falta de voluntad para encontrar una solución negociada al problema de Catalunya, o para otros, su respuesta contundente al intento independentista bajo el lema de “a por ellos”, con la policía y los fiscales. Pero para los gobiernos de la Unión Europea, la confianza en Rajoy descansa, entre otras cosas, en la garantía de que los bancos de sus países cobren lo que les debe España.

Desde meses antes de que llegara al poder, las decisiones tomadas lo han dejado claro:

Septiembre de 2011: en 10 días se tramitó y aprobó una reforma de la Constitución. En su artículo 135 se estableció que  el pago de la deuda pública, una parte de la cual esperan cobrar los bancos extranjeros, “gozará de prioridad absoluta”. PSOE y PP abonaban así el terreno para que los recortes del gasto social contribuyeran a ese pago “con prioridad absoluta”. Entonces no hubo banderas en la calle ni en los balcones en defensa de la soberanía nacional frente a los mercados, o lo que es lo mismo, a los bancos extranjeros.

Diciembre de 2011: el Banco Central Europeo decidió prestar a los bancos de la eurozona una cantidad inmensa de dinero, 500.000 millones de euros, más que nunca, y a devolver a largo plazo. El BCE exige siempre a cambio garantías, por ejemplo deuda pública, o préstamos de los más seguros. En este caso aceptaba como aval incluso préstamos a las pymes. Los bancos españoles debían devolver entonces 140.000 millones de euros en poco tiempo, gran parte a otras entidades extranjeras. Así podrían hacerlo. Los acreedores cobrarían. El procedimiento era sencillo: tomaban dinero prestado del BCE y parte de ello lo entregaban a los bancos, por ejemplo alemanes o franceses, para saldar deudas.

Febrero de 2012: el Banco Central Europeo volvió a la carga para facilitar que los bancos acreedores, extranjeros en el caso de España, recuperasen parte de las deudas de otros países. Como ya había anunciado, puso a disposición de la banca otros 500.000 millones de euros.

De todo el dinero prestado por este procedimiento por el BCE al conjunto de los bancos de la eurozona en 2012, los bancos españoles tomaron el 35%. Una cantidad desproporcionada, si se tiene en cuenta que la economía española representa el 11% de la zona euro. Para los bancos extranjeros, preocupados por recuperar lo que España les debía fue un alivio. En esos 12 meses recuperaron cerca de 170.000 millones de euros de la deuda española, cifra próxima a la que las entidades financieras de nuestro país habían sacado a préstamo del BCE.

La España de Rajoy se ha convertido en un país fiable, como le gusta decir al presidente, especialmente para sus acreedores. Pero la deuda española, sin embargo, lejos de disminuir, ha aumentado un 12%

De esa astronómica cantidad de dinero, los bancos alemanes cobraron el 28%, los franceses el 20% y los holandeses el 11%. Entre las entidades financieras de esos tres países sumaron casi el 60% de los 170.000 millones.

Esto se produjo en el momento en que tanto los bancos como las empresas españolas pasaban por su situación más crítica. Recordemos, fue el año en que se nacionalizó Bankia, España pidió para su banca el rescate de la eurozona por un límite de 100.000 millones y se rebasaba por primera vez la cifra de seis millones de parados.

Marzo de 2015: El Banco Central Europeo decide actuar de nuevo. La deuda se estaba devolviendo a los bancos extranjeros, pero a mucho menor ritmo que en 2012, y Mario Draghi apostó por volver a prestar a los bancos cantidades ingentes. Anunció que compraría a las entidades deuda pública, y también privada, a razón de 60.000 millones de euros cada mes, al menos hasta 2016. De hecho, todavía sigue. El efecto se notó rápido, por el mismo mecanismo que antes, los bancos acreedores extranjeros recuperaron ese año 106.000 millones de euros que les debía España. Fueron esta vez sobre todo entidades británicas, alemanas y francesas.

Recientemente el Banco Central Europeo ha anunciado que poco a poco irá retirando parte de estos estímulos por los que las entidades pueden captar tales sumas de dinero. No es de extrañar, entre otras cosas, porque los bancos acreedores han cobrado ya una parte importante de lo que les debían los otros bancos.

¿Quiénes fueron los más beneficiados por la máquina de fabricar billetes del BCE, los países, como España que devolvieron sus deudas o los bancos alemanes, franceses y demás que recuperaron sus préstamos?

La deuda con los bancos extranjeros todavía es enorme, pero se ha reducido considerablemente, especialmente con los alemanes. Pero, lo decíamos al principio, la deuda de los bancos  y de las empresas españolas con el exterior ha disminuido con fuerza. Sus acreedores, si temían no poder cobrar, respiran ahora más tranquilos, aunque aún esperan recuperar el resto. La España de Rajoy se ha convertido en un país fiable, como le gusta decir al presidente, especialmente para sus acreedores. Pero la deuda española, sin embargo, lejos de disminuir, ha aumentado un 12%. Lo que los bancos deben al BCE se ha multiplicado por tres y lo que el Estado debe al exterior se ha multiplicado por dos. La magia bancaria ha vuelto a demostrar que lo que desaparece de un bolsillo aparece en otro.

Autor >

Emilio de la Peña

Es periodista especializado en economía.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Nui

    Cuando empezaremos a darnos cuenta de que la deuda es una herramienta del Capitalismo para subyugar a TODOS los pueblos poniendo a gobernar a sus títeres como es Rajoy y Sanchez en España, Macron y el resto de la piara??? La deuda cuantitativamente es IMPAGABLE, no hay recursos, solo es la herramienta que hace que todos sigamos siendo esclavos de una situacion que politicamente solo es eludible mediante la pedagogia politica y la eleccion de verdaderos gestores de los pueblos del mundo... Y esto no es una utopía... Se puede realizar!!

    Hace 3 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí