1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PROCESANDO LA IMPLOSIÓN (III)

Black friday de reforma constitucional

Se ofrecería a Cat la posibilidad de ser Estado, entendiendo en el nacimiento de ese Estado federado no tanto el fruto de una ambiciosa reforma política, sino de una ambiciosa reforma léxica, consistente en llamar Estado a una autonomía cutre-salchichera

Guillem Martínez Barcelona , 28/11/2017

<p>Marta Rovira, en la manifestación del pasado 21 de octubre para reclamar la libertad de Jordi Sànchez y Jordi Cuixart.</p>

Marta Rovira, en la manifestación del pasado 21 de octubre para reclamar la libertad de Jordi Sànchez y Jordi Cuixart.

Instagram

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito, la web exclusiva de la comunidad CTXT. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí. 

1- Se ha conseguido reproducir el proceso de toma de decisiones del Tercer Acto del Procés. Sinopsis. El improbable paso en cinco años a la desobediencia –septiembre, leyes de Referèndum y de Transitorietat-- se hizo buscando un objeto para negociar con el Estado, y no, respectivamente, un referéndum o un Estado. Se barajó convocar elecciones, al parecer, tras el 1O, pero el éxito del 1O fue tan bestia que los promotores de elecciones se fascinaron con ellos mismos. Es preciso señalar que el éxito, descomunal, consistió, fundamentalmente, en la reacción salvaje del Estado. La Gene trabajó en ese momento por otra improbabilidad: una negociación con mediadores internacionales. Algo que nunca jamás aceptaría el Gobierno –no lo aceptó en su día el Gobierno de Burgos en la Guerra Civil; es decir, ni su padre–. El objetivo de la negociación, me temo, no sería la indepe, sino la cosa nación y la cosa financiación. O cualquier cosa sensible de venderse como éxito ante el consumidor de procesismo en unas elecciones. Antes del 27O, Puigdemont ya sabía que negociar –con o sin mediador internacional– con el Estado era imposible. Pactó convocar elecciones, a cambio de no aplicar el 155. En las negociaciones tuvo especial protagonismo el lehendakari y el PNV. La razón: el PNV –por la cosa foral, quizás– tiene una idea clara sobre algo que se desconoce absolutamente en la cultura política cat. El Estado. Lehendakari y PNV sabían que la aplicación del 155 no sería un hecho puntual. Sería el inicio de un nueva fase en las relaciones Gobierno-periferia. Pinta, glups, que será así. El pacto fue rechazado, in extremis, por Puigdemont. Lo que ha provocado que, desde esa fecha, lehendakari y PNV juren en arameo cuando se les menta el Procés. La razón del desprecio del pacto por parte cat fue de uso interno, intraducible a otra cultura. Aproximación a una traducción: por chicken game. Es decir, el primero que se bajara de un tren propagandístico quedaba a merced de la propaganda/de los que seguían en el tren. Por dinámicas propagandísticas internas de los partidos procesistas, vamos, fue preferible para PDeCAT y ERC enviar al garete la economía, perder la autonomía y sacar de su cripta, a la que ya no volverá, el 155, que exponerse, electoralmente, a ser el malo en una película en la que, para el público espectador, Cat iba a ser indepe, de manera épica y plis-plas. De todo el tramo iniciado en septiembre y culminado el 27O, con la volatilización, zas, del Govern, sólo queda una pantalla oscura, de la que no se sabe nada. La decisión –rápida, efectiva, sin disensiones internas; en cierta manera un golpe de genio, a la vez que la Capilla Sixtina de todo este corpus de deshonestidad política que es el Procés– de diseñar una DUI asombrosamente fake que, si bien ha resultado muy rentable propagandísticamente y de forma interna, ha desprestigiado el Procés en el universo, hipotecando, por décadas, el palabro indepe en el exterior. ¿Quién tomó esa decisión? ¿Quién compuso el texto para que fuera jurídicamente anecdótico? ¿Quién fue ese genio creativo? ¿En qué topos lo diseñó? ¿En un despacho? ¿Del Parlament? ¿Era cargo electo o asesor? ¿Por qué nadie vio el trampantojo a tiempo real? Bueno, esa última me la sé. Es posible que en el Parlament, ese día, todo el mundo estuviera tan pendiente del fondo del precipicio, en verdad profundo, que nadie viera su borde. Nadie, en ningún partido, al parecer, vio esa cosa tan borde. En unos días, en todo caso, les digo. Hola. Bienvenidos a Procesando la Implosión. Vamos que nos vamos.

2- Después del tsunami –el 155 es un tsunami; nada volverá a ser como antes de él–, el procesismo ha evidenciado que carecía de chicha. Pero no de capacidad de propaganda y de sentimentalismo. Es, de hecho, propaganda y sentimentalismo, dos objetos peligrosos en la política, y que, como fue el caso, acostumbran a acabar con una ciudad cercada por el Ejército Rojo –en este caso, fue Azul–. Se sabe que en las tomas de decisiones previas al 27O, por ejemplo, hubo lágrimas y discursos sentimentales. La sentimentalización, en fin, fue importante. Más que la política. La política consiste en vencer, o en intentarlo, y no en facilitar al contrincante su victoria absoluta y gratuita, incluso con presos políticos, que es lo que ha sucedido. Se sabe que Marta Rovira lloró en reuniones internas; argumentó, en reunión previa al 27O, que si no se tiraban a la DUI “no podrían salir a la calle”. Es decir, evidenció que el proyecto es sentimental y propagandístico; se trata de ser reconocidos y respetados en “su” calle –de no más de dos millones de vecinos–, no de emitir un proyecto político sólido y con repercusiones, lo dicho, políticas. Rovira lloró incluso en su discurso del Parlament el 27O, cuando ese día ella era una de las pocas personas que estaban en el secreto de que no se estaba emitiendo ninguna DUI; es posible, incluso, que, por lo que sea, en este momento, esté llorando. Es una persona importante en la reedición de propaganda. Se sabe, por ejemplo, que la emisión del argumento de que no se implementó la República porque se quiso evitar una baño de sangre –falso; no tanto que hubiera un baño de sangre, sino que el Govern lo tuvo en cuenta; no se implementó porque, al parecer, no había nada que implementar–, fue una respuesta a la crítica interna de Clara Ponsatí, consellera d'Educació. Rovira es una metáfora importante del Procés. Empezó a hacer política con el Procés. No sólo es productora de Procés, sino que es un producto del Procés, una manera de entender la política como mecanismo sentimental y electoral. Que sea la candidata de ERC es una mala noticia para la política, si entendemos la política como transformación. Y muy buena para el mundo del culebrón/el Procés/el colirio.

3- El 21D concurren varias listas procesistas porque, básicamente, ya no se tragan. CUP ha emitido críticas al Procés, que no a sí misma, en documentos internos, en los que alude al Procés gubernamental como hecho propagandístico, y a las asociaciones ANC y Òmnium como responsables de la desmovilización social en las puntas escenográficas del Procés. En cuanto a PDeCAT y ERC, al parecer el plan mínimo en común trazado vuelve a ser propagandístico. Consiste en, si se ganan las elecciones, mantener en Bruselas un president de la República –pinta que la extradición de Puigde, en ese sentido, no se realizará, o se hará por otros delitos, menores– y, en el interior, un president del Govern Executiu. Lo que viene siendo la Gene, un gobierno autonómico de toda la vida, pero con preciosismos propagandísticos. Que rayan a los no creyentes, y excitan a los partidarios, si bien tampoco les ofrece una solución política.

4- En realidad, cuesta imaginar otra emisión de Procés en la que se produzca desobediencia. Todos los partidos procesistas, salvo la CUP, han renunciado a pecados de pensamiento y obra explícitamente. Vamos, que han asumido el 155 y la Consti. Con todas las letras. La CUP lo dicho, pues no. Pero la CUP, técnicamente, no había hecho ninguna desobediencia/no era Govern. En reconocimiento al buen comportamiento de PDeCAT y ERC, se están haciendo movimientos que dibujan una pronta salida de la cárcel de los consellers. Exemplum: la Audiencia ha dado pasos para que se coma el marrón el TS. Me dicen que los consellers saldrían para hacer campaña electoral, con lo que el Gobierno se quitaría de encima tener cargos electos en el trullo durante una campaña. Me dicen, también, que los Jordis “se pudrirán en la cárcel”, ese sitio en el que te pudres con facilidad. De hecho, está edificado para eso.

5- La propaganda procesista del futuro está edificada, por tanto, sobre la idea de ganar el 21D. Pero no está claro que lo haga. En las encuestas, la cosa está cada vez más justilla. Ya veremos. En ese sentido, parece que está creciendo la opción Iceta, el único progresista que se enfrentó al Procés desde criterios no derechistas ni nacionalistas –lo contrario a PP y C's, vamos–, si bien desde la defensa del R'78. En todo este embrollo, de hecho, no ha habido ninguna crítica nítida y sostenida en el tiempo al Procés –esa máquina para satisfacer, sentimentalmente, que no políticamente, a dos millones de personas–, desde posturas rupturista y contra el R'78, lo que dificultará un buen resultado para las nuevas izquierdas, con discurso al respecto menos reconocible que el de Iceta.

6- La sociedad cat, en fin, ha quedado muy tocada tras el Tercer Acto del Procés. En pos de un beneficio electoral, la política institucional y los medios públicos y concertados han potenciado el concepto poble, en contra del concepto sociedad. Se ha potenciado la idea de que había un proyecto para un poble de dos millones, oscureciendo en el trance una sociedad de siete millones. Hay indicios de que, en ese sentido, se ha perdido la unidad social. Sí, somos un sol poble y toda la pesca, pero sin unidad social –la joya de la no-corona cat–, se ha puesto en peligro –insisto, sólo por beneficios electorales– grandes acuerdos sociales, como los lingüísticos. Si sumamos a eso que PP y C's ya están metiendo en campaña el tema enseñanza y lengua cat, y que con el Procés se ha logrado algo que era altamente improbable, como la existencia de un nacionalismo esp organizado en cat, me temo que el conflicto está servido. Ya veremos. Sí, lo miremos por donde lo miremos, el Procés, ese ejercicio de propaganda irresponsable, ha sido una perla. Nunca ha estado tan lejos Cat no sólo de la indepe –a la que nunca se ha aproximado más allá de la propaganda–, sino del autogobierno, de las libertades ciudadanas y la capacidad de diálogo consigo mismo. La propaganda, en fin, produce crispación e intolerancia en cualquier régimen, y la capacidad de que participen en la política y se beneficien de ella los mayores virtuosos de la crispación.

7- Sobre ese chollo de tirarte a un monte propagandístico, bien provisto de léxico y electricidad, pero leve de ideas y de políticas reales. El 155, como apuntaban lehendakari y PNV, tiende a eternizarse. En un principio, el Gobierno fijó su límite para el 21D. Luego lo prolongó hasta la formación del nuevo Govern –que en Cat, visto lo visto, pueden ser meses–. Hace escasos días, Millo, el delegado del Gobierno en Cat, apostilló que el ejercicio de control sobre el territorio durará “en función de la voluntad política del nuevo Govern”. Vamos, que el 155 es un estado de ánimo gubernamental. Puede durar o, incluso, se puede aplicar en este u otros territorio “en función” –vaya forma de hablar más cutre, por cierto– de lo que considere el Gobierno que es democracia, ley o Consti. Sí, suena, muy yuyu. Pero es que es yuyu.

8- Esp estaba en pleno proceso de crisis democrática. El Procés, ese síntoma, a su vez, de crisis democrática, parece haber acelerado la reacción. Una reacción, un catálogo de actuaciones y nuevas legalidades, que en cualquier momento se puede dejar caer no solo en la frente de esta banda de trileros procesistas, sino en la frente de cualquier cosa que se mueva. Lo único que por aquí abajo se mueve –o se movía– era todo lo que vino tras el 15M. Socorro.

9- El Estado, de por sí cerrado desde el 78, vuelve a estar más cerrado. Tanto que deberá hacer algo para no parecerlo, para relajar un poco toda esa energía en cerrarse. En ese sentido, han aparecido declaraciones gubernamentales en The Guardian, en las que se habla de un nuevo pacto de financiación para Cat. Sería un pacto sin política, sin discusión, me temo. Es decir, será lo que quiera el Gobierno.

10- El Gobierno, que en momentos de duda y debilidad a lo largo de esta crisis –vamos, que no siempre dominó la situación como lo hace hoy–, emitió posibilidades de una reforma constitucional, empieza a dar marcha atrás o a ser ambiguo al respecto. En este contexto de poderío gubernamental y de cerrazón ante cambios, se ha presentado en la Real Academia de Ciencias Políticas y (aún así) Morales, un proyecto de reforma constitucional, animado por Muñoz Machado y Eliseo Aja y 10 constitucionalistas más. Datos: Muñoz Machado es un profesional que ha trabajado para todos –en su día, trabajó, incluso, para la Gene–; entre los 10 constitucionalistas los hay cat, como De Carreras, persona vinculada al nacimiento de C's y relacionada con el nacionalismo esp en Cat. Al acto y al informe le dio mucho pisto la prensa pública y concertada esp. Vamos, que los datos apuntan a que el proyecto puede tener algún tipo de aval o interés gubernamental. Sinopsis de la cosa. En la cosa prima el tema territorial. Se ofrece un tratamiento al hecho diferencial cat –dentro de la lógica de la Consti'78; posiblemente algo parecido a ser nación cultural y bla-bla-bla, o algo en la línea del Estatut de 2006; poca cosa, vamos–, se niega el derecho de autodeterminación, se redefinen las competencias del Estado y de las autonomías –lo que puede implicar que se recorten las de las autonomías– y, a la vez, se ofrecen objetos de aspecto federal, como llamar a las autonomías Estados y a los Estatutos, Constituciones subordinadas a la Constitución del Estado. Su redacción, por tanto, no estaría sometida a las Cortes Generales. Pero sí al TC –tras la Gene, el segundo cadáver que ha provocado la crisis cat–. Vamos, que no está claro que las constituciones federales tuvieran mucho margen de maniobra política en la línea federal. El federalismo, en fin, no es otra cosa que control del Estado a través de su división, una necesidad que, al parecer, ningún gran partido o institución actual tiene. También, por el mismo precio, se convertiría el Senado en algo parecido a un Senado. Resumen: se ofrecería a Cat la posibilidad de ser Estado, entendiendo en el nacimiento de ese Estado federado no tanto el fruto de una ambiciosa reforma política, sino de una ambiciosa reforma léxica, consistente en llamar a una autonomía cutre-salchichera Estado. En México, por ejemplo, los estados se llaman a sí mismo soberanos. No lo son. Son, en ese sentido, una meditación, a la baja, de los palabros Estado y Soberano. No se pierdan el punto 11.

11- Hola. Me llamo ONCE, pero no les vendo cupones. La propuesta sería recibida como agua de mayo por el procesismo, que vendería esa suerte de ser Estado mangui como un logro. Pero, no me digan por qué, no me veo al PP jugando, ni siquiera, a ese juego de cambiar el significado a las palabras. Ya lo veremos. Pero no en breve. PP y C's han clausurado durante unos meses la Comisión en la que se hablaba de reformas constitucionales y tal.

12- Datos que explican el reforzamiento gubernamental tras esta crisis. Rajoy se niega a explicar los datos sobre la represión del 1O porque “afectan a la Seguridad Nacional” de las narices. Vamos, que pueden situar al Gobierno fuera de la ley o, me temo, de los Derechos Humanos.

13- Datos que explican que estamos en un momento de recesión democrática. Es decir, también de derechos, entre los que están el de expresión y el de información. El rey, aquel que fijó la regresión de la palabra democracia en su discurso de octubre, ha abierto otra vez la boca de la cara. En esta ocasión, en el incomparable marco de una entrega de premios a periodistas –un Jefe de Estado repartiendo premios a periodistas no es muy frecuente en Occidente–. El galardonado, por cierto, fue un periodista que trataba el tema ETA, tan de rabiosa actualidad, por lo visto. Bueno. Pues allí matizó que “más información no es sinónimo de mejor entendimiento de la realidad”. Vamos, que esto puede ser otro indicio de que nos van a dar para el pelo a los que no somos sinónimo de mejor entendimiento de la realidad. Glups.

14- Vamos acabando. Con cosas de procesistas, que siempre son divertidas. Puigdemont ha renunciado a su paga de exPresi al entender que eso supondría que reconoce su substitución, es decir, el 155. Queda muy épico, si bien en la misma comunicación ha pedido que se le restituya su paga de diputado del Parlament, a la que renunció. Vamos, que asume el 155 pero por otra ventanilla menos espectacular. El eslogan electoral del Presi, todo apunta a ello, parece que será, por otra parte, dos puntos: Vota per mi. Fiel a la propaganda, tras pasarse meses diciendo que el Estado es franquista –nace con el Franquismo, tiene continuidad tras él, pero no creo que sea franquista, más allá de algunos de sus ingredientes y ADN; es una fórmula que aúna principios democráticos, autoritarismo y prevalencia del Ejecutivo, como en otros puntos inquietantes del planeta, en los que se ha empezado a laminar el Estado de Derecho–, ahora empieza a emitir que Europa es nazi. Pero al decirlo va y utiliza, él mismo, vocabulario nazi: “La UE es un club de países decadentes”. Como el jazz, o el arte abstracto. El Procés, esa corriente propagandística, evoluciona, sin prisa pero sin pausa, hacia una derecha euroescéptica al uso, que mete toda la carne en el asador de la propaganda. No hay mucho espacio para más dentro de la disciplina.

15- Esto implosiona, sí. Pero poco. Exemplums: a) hace escasas horas, Marta Rovira –de la que ya soy presidente y tesorero de su club de fans– ha emitido que “la vía unilateral no existe, es un invento del Estado”. Si todas las veces que, hasta hace poco, decía unilateralidad me hubieran dado un céntimo, ahora tendría un euro y medio. La pregunta es: esa invención del pasado inmediato, es decir, de presente, de la realidad, de la política, ¿es posible? ¿No tiene consecuencia, como las tuvo para Aznar o Acebes? La respuesta me la da el exemplum b. Una familia procesista, si bien encantadora, de mi círculo próximo, que se ha pasado cinco años informándome de que esto de la indepe estaba tirado y sería para mañana, me ha explicado, hace escasas 24 horas, que “esto ya sabíamos que era difícil”, y que “todos sabíamos que no sería en un día”. No hay –al menos, no hay mucha– resistencia social ante la propaganda. Si esta sociedad no se reúne y habla en breve de conceptos como verdad, mentira, realidad u honestidad, se irá al garete. Las sociedades sin Estado, en fin, necesitan esos conceptos diáfanos, o mueren. Nadie lo sabe/nadie se comporta como si eso fuera así, pero conceptos como indepe o catalanismo han quedado seriamente tocados. Es posible que nunca se recuperen. Pero se pueden perder objetos aún más preciosos, por los que solo vela, cuando vela, la sociedad.

16- Finalizamos con humor. Rajoy ha invitado a las empresas excat a volver a cat. Para animarlas, ha ofrecido la promesa de dar incentivos a las empresas que vuelvan. Es decir, pasta. Como cuando el gasógeno, aquí siempre, vía inventivos, ganan pasta los mismos. Rayos, esto no es humor. Brrrrr. Hasta la próxima, amiguitos.

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

18 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Fronkonstin

    Sr. Fermi: Por favor, no se disculpe. Las susceptibilidades están a flor de piel en este tiempo en que nos ha tocado vivir. Y en cuanto al posible territorio de concordia… bueno, hay un refrán castellano que dice que es mejor un mal acuerdo que un buen pleito. Creo que la sabiduría popular en este caso no va del todo desencaminada.

    Hace 3 años 4 meses

  2. Fermi

    Sr. Fronkonstin: Mis disculpas. Como usted dice: he interpretado cosas que no dice a partir de las que sí dice. Y si me ciño a las que dice, estoy de acuerdo. El contenido de mi mensaje anterior, mi soflama si prefiere, lo sigo manteniendo, pero ciertamente, no va contra Ud ni contra lo que Ud ha dicho. Como digo: estoy muy de acuerdo con su último mensaje. Esa tercera vía debería concretarse y hacer propuestas. Pero aquí están todos (insisto en el "todos") haciéndo cálculos electorales, y eso les impide ver más allá (o al menos decirnos lo que ven). Saludos.

    Hace 3 años 4 meses

  3. Fronkonstin

    Sr. Fermi. No sé si ha pretendido usted utilizarme como pretexto para pelearse con un hombre de paja, o bien es que sobreinterpreta mis intenciones. Si se tratase de lo primero, no dedicaría ni un solo segundo a debatir nada, por lo que supondré que se trata de lo segundo. Mi mensaje era bien claro, sin subtextos: la ratio indep/no-indep de la población con derecho a voto en Catalunya y que manifiesta su voluntad de ejercerlo en este tema está alrededor de 1:1 desde hace ya bastante tiempo en la medida en que se ha podido medir (mediante mecanismos, por cierto, notoriamente mejorables… por ejemplo, ¿con un referéndum?). Eso es todo: la tortura de las cifras es moral e intelectualmente deleznable. A partir de aquí podemos discutir sobre qué hacemos con estos datos y lo que implican. Un apunte: ni indep ni no-indep son bloques monolíticos que ante una propuesta de cambio de statu quo se mantuvieran inalterados. De las terceras vías se ha hablado mucho, pero no han existido porque quien debería haberlas propuesto no ha movido un dedo para ello, más bien al contrario.

    Hace 3 años 4 meses

  4. Fermi

    Señor Fronkinstin: Es obvio que no es un 2 sobre siete. Es algo en torno al 50% (10 arriba o 10 abajo, da igual). Para algunos, es obvio también que, sea un 50-50, o un 40-60, o un 60-40... no es suficiente para una DUI. ¿cuánto es exactamente? No sé... ¿hacemos **otras** "elecciones plebiscitarias" para averiguarlo? ¡Menudo /deja vu/! Yo es que soy más de votar para formar parlamentos, y que estos gobiernen para TODOS, no para los que forman una mayoría de diputados. Recordemos: democracia REPRESENTATIVA: los diputados no se representan a sí mismos, sino a sus votantes. No se puede despreciar a la mitad (punto arriba o abajo) representada por la oposición si lo que se pretende es cambiar las reglas del juego. ¿que no te gustan las reglas? A mí tampoco todas. Pero para cambiarlas habrá que convencer a mucha más gente (2/3 de la cámara es un estándar de amploa aceptación, pero también es discutible)

    Hace 3 años 4 meses

  5. Baltasar Hdez.

    Qué cándido suena eso de que hay que sentarse hablar sobre la sociedad, la mentira, la realidad... Joder, ¡cómo si lo hubiesen descubierto con el dichoso Proceso! Vamos, hombre, que la mitología de la Transición, el Rey salvador de la democracia, la inocencia de Felipe y la partipación del sistema en los GAL... Fuesen cosas que no tuviesen nada que ver con la mentira y la realidad. Nacionalismo banal ¡del que carece Iceta! ¡El único que se ha enfrentado al Proceso! De verdad, Guillem, ¿qué te tomaste hoy? Don't stop me noooow! Hasta los bebés son unionistas ya! La izquierda antes española que roja.

    Hace 3 años 4 meses

  6. Baltasar Hdez.

    Qué cándido suena eso de que hay que sentarse hablar sobre la sociedad, la mentira, la realidad... Joder, ¡cómo si lo hubiesen descubierto con el dichoso Proceso! Vamos, hombre, que la mitología de la Transición, el Rey salvador de la democracia, la inocencia de Felipe y la partipación del sistema en los GAL... Fuesen cosas que no tuviesen nada que ver con la mentira y la realidad. Nacionalismo banal ¡del que carece Iceta! ¡El único que se ha enfrentado al Proceso! De verdad, Guillem, ¿qué te tomaste hoy? Don't stop me noooow! Hasta los bebés son unionistas ya! La izquierda antes española que roja.

    Hace 3 años 4 meses

  7. Fronkonstin

    Yo no les puedo ayudar a superar el anumerismo, sobre todo porque lo causa las orejeras ideológicas que llevan voluntariamente puestas. Si algún día se sirven quitárselas, sin embargo, lo matemáticamente más complicado que tendrán que calcular son proporciones sobre votos emitidos. Verán que no son difíciles de hallar, y que están muy lejos del “2 sobre 7” de Martínez. Pero si desean seguir como el burro en la noria, hablando de lo suyo, pues adelante.

    Hace 3 años 4 meses

  8. amaia

    El Procés fake, es sólo una consecuencia, el verdadero problema es una Democracia fake Monárquica que en realidad no es más que una posDictadura.

    Hace 3 años 4 meses

  9. Fermi

    Señor "estevet" (3). En los estados de derecho, las opiniones se dan votando. Y la última se dió en esas "elecciones plebiscitarias", donde TODOS definieron previa y claramente su postura respecto a una DUI. Y los pro-DUI no sólo no sacaron la mayoría "clara y suficiente" que reclamaban incluso alguno de los suyos: no llegaron a la mitad. Ahora bien, si medimos protestas, manifas, consultas, y banderas: pues sí, parece que son los años dorados del "DUIsmo". Pero así no formas un estado de derecho, sino un estado de ánimo. Ese nacionalismo rancio-futbolero de agitabanderas, lo único que ha conseguido es avivar el -siempre latente- nacionalismo rancio que se quedaba en casa y que también tiene banderas (más banderas que libros), y que ahora está dispuesto a manifestarse. Salvo que haya futbol, claro.

    Hace 3 años 4 meses

  10. Fermi

    Guillem: Por lo que dicen, el Ulises de Joyce debe ser fácil de leer al lado de tus crónicas. Pero aportar, aportan mucho. Gracias, y espero que te mejores (pues decías estar... jodido)

    Hace 3 años 4 meses

  11. Fermi

    Sr. Fronkonstin: Las elecciones que fueron plebisciscitarias ¿ya no lo son? La "mayoría suficiente necesaria" que pedía Baños ¿ya no lo es? No sé, como la DUI ya no existe (Rovira dixit), no sé si es que yo estoy loco, o si es que -con la edad- lo segundo que se pierde es la memoria (y lo primero... ya no me acuerdo*). En fin. Propaganda a ambos bandos nacionales/nacionalistas. Pero es que el nacionalismo ES propaganda. (*) ¡ah sí! ¡la vergüenza!

    Hace 3 años 4 meses

  12. gracianito

    Muchísimas gracias, Guillem, por tus crónicas. Han sido, de lejos, lo mejor (lo más esclarecedor, lo más honrado) que se ha podido de leer sobre el procés.

    Hace 3 años 4 meses

  13. Mariano

    Los ridículos juegos con las cifras causan vergüenza, desde luego, no como el “un sol poble” y demás consignas mitológicas, que al pertenecer a lo poético-simbólico pueden significar una cosa y la contraria, según convenga y sin que nadie se sonroje. Sin el suelo de la realidad ni la verdad en el horizonte, la vergüenza o el ridículo, propios, ajenos o mediopensionistas, simplemente no se dan. Igual en Bruselas…

    Hace 3 años 4 meses

  14. estevet

    Los juegos malabares con las cifras sí que resultan ridículos. Parece que el votante independentista tiene que identificarse con nombres y apellidos, y al unionismo va a parar todo lo demás: indecisos, apolíticos, anarquistas, niños de pecho, enfermos terminales, emigrantes… Basta con no querer o poder votar para que a uno lo cuenten en la filas ¡prietas! de la España Unida Jamás Será Vencida.

    Hace 3 años 4 meses

  15. Fronkonstin

    Lo que es verdad, Gold Finger, es que los menores de edad y el resto de personas sin derecho a sufragio ni han tenido, ni tienen, ni tendrán papel político en esta obra. Pero veo que de hacer el ridículo sabe usted mucho: siga así.

    Hace 3 años 4 meses

  16. Cumbia

    Estás crónicas frívolas son como el procés. El catalanismo nunca llegará a nada si no se comportan ustedes como adultos, Señor Martínez. Deje ya de decir a medias, y reconozca su posición, defiéndala sin matices, y a lo hecho pecho.

    Hace 3 años 4 meses

  17. Gold Finger

    Es verdad...seguro que ahora son menos de dos millones, después del ridículo..

    Hace 3 años 4 meses

  18. Fronkonstin

    Lo hablar de 2 millones de independentistas sobre 7 millones de catalanes es hacer hacer una trampa tan burda con los números que causa vergüenza ajena.

    Hace 3 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí